H2O @aletwilighterforever
Metamorfosis

Metamorfosis.

La Push, cerca de Forks Washington

Bella Pov

Suspiro y ajusto mi suéter. La push es el lugar más frío que he llegado a conocer.

Maldita excursión.

Maldito instituto. ¿De qué nos serviría conocer la historia de una reserva?

No es como si algún día fuera a dejar Seattle. Y si decidiera mudarme…sería un hecho que no sería al lugar más frío del planeta.

¿Por qué Charlie tenía que firmar el permiso?

— ¡Ayuda!

Giró en el momento que escucho el grito. Es una de las chicas con las que compartía el autobús. Varios chicos del instituto intentan lanzarla al mar.

— ¡Hey, suéltenla! —Mi grito hace que los chicos rían y la arrojen.

— Esta hecho, Belly-bel.

— Eres un idiota, Zayn. —Reclamó al pelinegro. Él me ve asombrado mientras comienzo rápidamente a quitarte la ropa que me impida nadar.

— ¡Alice! —Una chica rubia llama a la pelinegra e imita mi acción— ¡No sabe nadar imbécil!

Su último comentario es todo lo que necesito para lanzarme al agua. Más tarde explicaría a mamá por qué mi nuevo vestido pasó de rojo a naranja.

Mi cuerpo no tarda en tocar el agua, comienzo a flotar mientras siento como se congelan mis extremidades.

— ¡Alice! — El agua salpica junto a mí cuando la rubia cae al océano junto a mí — ¡Por ahí!

Apuntó al horizonte, el agua ésta jalando a Alice hasta el centro del océano. Lucho contra la corriente y nado hasta ella con la rubia a mis espaldas; finalmente la jaló tomándola de los brazos, la rubia me ayuda a sostener el peso de la pelinegra que está inconsciente en nuestros brazos. Toco su cuello encontrando su pulso.

— Sigue viva ¡Hay que sacarla de aquí!

Y, antes de que podamos nadar a la orilla de nuevo, una extraña niebla cubre el agua, impidiéndonos ver tierra.

— ¡No puedo ver nada! ¡No sé dónde está la orilla! —Declara la rubia, asiento en acuerdo, el agua es capaz de perderte. En especial el mar abierto.

— Tenemos que nadar en alguna dirección. Corremos riesgo sin movernos —Siento mis músculos congelarse por la falta calor. — ¡Ahí se ve una sombra, vamos!

Ella solamente asiente y comenzamos a nadar hasta la gigantesca sombra. No sé por cuanto tiempo nadamos, solo sé que es lo suficiente para que Alice despierte asustada. Ella no habla, ni nosotras lo hacemos. Debemos conservar nuestra energía hasta llegar a la orilla. Respiro con tranquilidad cuando mis pies son capaces de tocar el piso. Salgo abrazándome del agua. Mis dientes suenan y mi cuerpo tiembla, comienzo a caminar viendo a dónde llegamos.

No es la orilla de la Push. Es una isla desierta.

— ¿Es-es-tán bi-i-en? — las palabras de la rubia tiemblan a causa del frío, ella comienza a imitar mi acción mira a nuestro alrededor.

— S-í. Gra-ci-as p-por s-sal-va-var-me…

Asiento a Alice sin fuerzas para hablar.

— Te-ne-e-mos que b-bus-ca-car un lu-gar pa-a-ra l-la no-che-e —murmuro suavemente, ellas asienten y comienzan a seguirme; parte de la neblina ha desaparecido y ahora somos capaces de ver la isla. Una suave briza sopla, siento mis músculos congelarse más a causa de las ropas húmedas.

Caminamos las tres juntas con cuidado de no caer, demonios, nunca debí de haber dejado mis zapatos; al menos esperaba que para este momento ya nos estuvieran buscando, o al menos no tardaran tanto tiempo en encon….

— ¡Ayuda!

— ¡Ayuda!

Me giro ante el grito de desesperación de Alice y la rubia; las veo a ambas caer por un hoyo en el piso.

— Esto tiene que ser una broma…—murmuró para mí mientras me lanzó detrás de ellas, caigo en el piso junto a ella — ¿están bien?

— ¿Por qué bajaste? Ahora como saldremos.

— Para ayudarlas. Es claro que no lo hice para jugar a las escondidas, Barbie—respondo acallando el grito de la rubia —. Esto parece una cueva…—murmuro para mí—...vamos a buscar una salida.

— Es Rosalie— Ignoro el resoplido de la rubia y comienzo a caminar por la cueva.

— ¿Cómo demonios terminamos en esta situación? Así ya recode es su culpa, si nunca te hubieras lanzado tras noso…

— Al menos yo me preocupo por encontrar una salida, Barbie. Es mejor a quejarme como tú.

— Chicas, cálmense. Por favor. Si hay algún culpable soy yo —la vi limpiar una lágrima mientras se detenía—. Si supiera nadar…ustedes nunca se habrían lanzado a por mí…

— No es tu culpa el que Zayn y sus amigos te lanzarán —señalé—. Qué disfruten ahora, porque, te prometo que cuando volvamos se arrepentirán.

— Tranquila, Alice. Eh, la castaña tiene razón.

— Bella.

— ¿Significa que dejo de ser Barbie?

Enarqué una ceja —: Sólo sí dejo de ser castaña.

Ambas sonreímos antes de seguir caminando.

— Miren, ahí hay una salida.

Rosalie apuntó al techo, un hoyo sobre un estanque de agua, se podía ver que ya había oscurecido.

— No podemos escalar, Rose.

— Podríamos nadar, por ahí, Alice —Señaló al estanque—. El nivel del agua sube y baja puedo intentar nadar hasta el océano en busca de una salida... Iré a ver, esperen aquí.

— Esto no me gusta…— Murmuro, Alice. Nos sentábamos en la orilla del pozo, el agua se sentía extrañamente tibia — Rose, Rose —comenzó a gritar Alice después de unos minutos.

— Tranquila Alice, no tardara mucho. Dale más tiempo sino yo entrare —Ella asintió en el momento que Rosalie salía del agua.

— Hay una salida. Tenemos que nadar veinte segundos todo recto y saldremos

— Por ahí… — Apuntó Alice. Rosalie y yo asentimos — no puedo. No ser nadar muy bien…

— Vamos Alice. Todo estará bien. Rose y yo te ayudaremos — Ella tomó la mano que le tendí entrando al agua; cuando estábamos a punto de sumergirnos algo extraño sucedió: el estanque se iluminó completamente mientras el agua comenzaba a burbujear. Extraños destellos de luz comenzaron a caer sobre nosotras, mire al cielo; La luna se había posado en el centro del cráter, pequeños puntos de luz caían de ella al menos, hasta que la luna se apartó de él.

— Tenemos que salir de aquí…—murmuró Rosalie asustada.

Alice y yo asentimos sumergiéndonos por completo, entre Rosalie y yo jalamos a Alice hasta que finalmente llegamos a la superficie.

— Agh —respire aliviada cuando conseguimos salir.

No sé cuánto tiempo pasó hasta que el barco de un guarda costa nos recogió para que después un camión nos llevará de vuelta a Seattle y nuestras casas. Afortunadamente, para cuando llegue a casa mamá había caído dormida y Charlie amenazaba con dar bastantes horas de trabajo comunitario a Zayn.

Y, con esos pensamientos caí dormida.

Rosalie Pov:

Era un buen día para ir a nadar, después de toda la aventura de ayer parecía que todo iría bien. Desayune algo de Tofu y jugo, corrí a tomar mi traje de baño y como era costumbre camine a mi lugar preferido para nadar. La piscina techada que había mandado mi padre a construir para mamá.

Sonreí y deje mis cosas a la orilla, justo antes de lanzarme. El agua hizo contacto con mi piel, me sumergí sintiendo mis músculos relajarse por el contacto, definitivamente amaba el agua, me hacía sentir de alguna manera en casa, sentirme segura, podría estar lista para todo. Intente subir a la superficie, pero lo último que supe es que mis piernas se habían convertido en una cola.

— ¿Está todo bien señorita Hale? —La voz de Felicity, al otro lado de la puerta me alerto de que había escuchado mi grito.

— ¡Todo está bien! ¡Vuelve tranquila a tus deberes! —Respondí encontrando mi voz.

No podía permitir que me vieran así, pensarían que soy un demonio y me convertirían posiblemente en sardina.

Alice Pov.

— ¡Mary Alice!

— ¡Largo de aquí Cinthya! —Gritó, mientras aporrea la puerta como loca— ¡No es mi problema que te quedarás dormida!

— ¡Te odio Mary!

La escuché patalear y alejarse.

Suspiré tranquila, al fin se había marchado. No era una novedad que se comportara como una niña de diez cuando realmente ambas teníamos dieciocho, ella me odiaba desde que mis padres habían muerto hace tres años y me había mudado a vivir con ella y la tía Marie.

— ¡Mary, llevas una hora dentro! ¡Sal! —El estridente grito y aporreo de Cinthya me hizo abrir los ojos, mire el reloj a mi lado. Efectivamente me había quedado dormida durante una hora.

— ¡Largo Cinthya! ¡Dame cinco minutos!

Cinthya me ignoró y siguió aporreando la puerta, rodé los ojos ante su inmadurez.

— Oh por dios… —Contuve el grito que se formaba en mi garganta.

Mis piernas habían desaparecido y una enorme cola de pez las había remplazado. Ignoré la rabieta de Cinthya y me concentre en vaciar la bañera, esto debía de ser una broma de muy mal gusto. Me arrastre hasta salir de la bañera, se veían…y sentían tan reales…Sequé mi cuerpo y dónde solían estar mis piernas, y, sin esperarlo mis piernas habían vuelto.

Tome mi albornoz rápidamente y salí del baño corriendo a mi cuarto golpeando en el proceso a Cinthya, en otro momento hubiera disfrutado de verla caer, pero apenas había llegado a tiempo a mi cuarto con el pelo goteando, ahí caí una vez más con una cola de pez dorado en mis piernas.

Bella Pov

¡No vuelvas tarde, cariño!

— Estaré a tiempo para comer, papá—respondo con una sonrisa antes de salir, mamá había estado un poco histérica y papá comprendía que ahora deseará alejarme por un tiempo de casa—.

Caminé por las desoladas calles de Seattle, era domingo y la mayoría de las personas estarían en la iglesia escuchando el sermón del reverendo Smith. Era una suerte que después de mi reciente experiencia a la muerte mamá no me hubiera hecho ir con ella a misa, no me sentía con ánimo. Camine a lo largo del parque, estaba solo considerando que era domingo. Camine a través de los espesores de agua, amaba correr a través de ellos cuando era niña, pero al crecer lo había dejado porque René siempre decía: "No es propio de una señorita el correr como una niña inmadura"

Estaba segura que no habían pasado más de cinco segundo cuando caí al piso. Intente ponerme en pie llevándome la sorpresa de que mis piernas habían desaparecido, ahora en su lugar una enorme cola de pez estaba. Contuve el grito que amenazaba con brotar de mi garganta, ahora tenía que encontrar la manera de salir sin ser vista, debía actuar rápido.

En poco tiempo el reverendo Smith terminaría su sermón.

Alice Pov

¡Era dorada y llena de escamas…! —Dijo Bella histéricamente mientras se sentaba en el sofá rosa preferido de la tía Marie, su rostro estaba rosado por la agitación.

Rose la cortó y comenzó a hablar entre silabas, era una suerte que Marie y Cinthya hubieran salido a buscar marido. Rose, respiró y habló finalmente como una persona normal —: ¡Entre a la piscina! ¡Felicity casi me descubre!

— Lo sé. Me pasó lo mismo al tocar el agua —Agregué—. Tenemos que pensar esto, no podemos seguir así.

— Alice tiene razón —añadió Bella—. Hay que ver que es lo que sabemos: Nos convertimos en s…sirenas —arrastró la lengua al hablar— después de pasar ¿cuánto? ¿Cinco segundos en contacto con el agua?

Me dedique a asentir.

¿Cómo podía ser una sirena si temía al agua?

Suspiré y vi a las chicas frente a mí; ahora compartía más con ellas de lo que creía llegar a compartir con alguien algún día. — ¿Qué creen que sucedió? —preguntó escogiendo cuidadosamente mis palabras.

— El estanque —Miré a Rose—. Ayer el estanque brillo sobre nosotras, cuando la luna se posó en él, el agua cambio — No puedo con esto…—murmuró Rose— Iré por agua. ¿Quieren…?

Bella le lanzó una mirada.

— Olvídenlo.

Vi a Rose entrar en la cocina, esto era demasiado. Frente a mí Bella fruncía su ceño y veía fijamente a la horrenda alfombra verde almizcle de la tía Marie.

— ¡Agh! ¡Mierda!

Corrí hasta la cocina, el grito de Rose nos puso en alerta a Bella y a mí.

— ¿Rosalie qué pas…? – No terminé de hablar. Frente a mí, mi grifo se encontraba congelado y Rosalie apuntando.

Éste no resistió más y explotó, levante mis manos intentando cubrirme del agua, pero nunca llego.

Miré al frente.

El agua estaba suspendida en aire. Giré mi muñeca y el agua la imitó. Sonreí.

— ¡Santos pepinillos…! —La exclamación de Bella me hizo reír. Perdí el control del agua y cayó sobre ella, en menos de cinco segundos tenía sushi vivo en mi cocina.

— ¡Alice! —Bella me vio molesta mientras tocaba su cola, intentando secarla— ¡Debes de tener más cuidado! Imagina si alguien nos hubiera vis…

Su voz se cortó cuando vapor comenzó a salir de su cola hasta que desapareció por completo dando paso a sus piernas.

— Al parecer tu poder es algo parecido a la evaporación…—susurró Rose— ¡No importa sí te mojas, puedes deshacerlo en segundos!

— Bueno chicas…—comencé mientras ayudaba a Bella a pararse—esto es solo el principio.

Las tres nos sonreímos mientras veíamos lo que habíamos conseguido en segundos. Nuestras vidas acababan de dar un giro de 180°

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. DISCLAIMER 493 0 0 2. Metamorfosis 2130 0 0 3. 1959 2156 0 0 4. 2008 PL 3765 0 0 5. 1963 3115 0 0 6. 2008 SL 4302 0 0 7. 1969 2316 0 0 8. 2008 TL 3699 0 0 9. 1972 3219 0 0 10. 2008 CL 3343 0 0 11. H2O EL ORIGEN 2766 0 0 12. H2O 2008 QL 1574 0 0 13. H2O 2008 SL 1904 0 0 14. H2O 2008 SETL 1605 0 0 15. H2O 2008 OCTL 1745 0 0 16. H2O 2008 NOVL 2716 0 0 17. H2O 2008 DECL 803 0 0 18. H2O 2008 DECPRIMERL 1985 0 0