H2O @aletwilighterforever
H2O 2008 DECPRIMERL

Todos somos presos de nuestras propias palabras y deseos, pero son nuestros pensamientos y acciones los que nos condenan—.

ALICE POV.

— ¿Podrían dejar de comportarse como jodidos conejos?

Sonrió ante la ironía, no hace mucho eran Rosalie y Emmett quienes se comportaban como tal, a pesar de ser incomodo el observar a mi hermana conservadora mostrarse más abierta con Edward no cambiaba nada, solo el hecho de que ahora podía estar segura que su vida ya no corría riesgo alguno.

— Eras tú quien solía decir que necesitaba liberarme un poco —La voz de Bella destila reproche, no me sorprende en absoluto—, deberías agradecer que finalmente he decidido seguir tus consejos.

Pongo los ojos en blanco y me dejo caer sobre el duro pecho de Jasper, un solitario suspiro abandona mis labios, tal parecía que mi visita a Logan había resultado inútil, a fin de cuentas Bella y Edward habían consumado su relación, tuerzo mis labios, aún sorprendida de no haberlo visto venir, no obstante agradecida de no tener todos los detalles de sus noches juntos.

Observo el anillo de plata que descansa sobre mi dedo índice. Juego con él, lo giro descuidadamente.

La piedra brilla, lo encuentro divertido e irónico.

De cierta forma se encontraba dónde pertenecía desde un principio.

Aún no sabía porque lo usaba, ¿posiblemente en un intento de recordarme todo el mal que había hecho para dañar a alguien inocente?

¿O era acaso por la carga de la culpa que poseía al saber que había arruinado a la vida de un buen hombre por completo?

Alguien que merecía en más de un aspecto ser feliz.

Logan.

Un extraño sentimiento de tristeza se instala oprimiendo mi pecho, Logan había esperado toda su vida por mí. Si él nunca fue capaz de ser feliz con alguien a fin de cuentas fue mi culpa.

Su único error había sido enamorarse de mí, un ser inmortal que no comprendía la magnitud de sus acciones, un ser que creía que por ser capaz de ver el porvenir estaba exenta de equivocarse, de cometer errores que pudieran no ser remediables.

"Yo decidí esperarla querida Isobel, a pesar de que sabía que nunca volvería a mi vida"

Sus palabras se reproducen en mi mente, amargas y tan dolorosas como puñaladas. De alguna forma arruine su vida, y posiblemente no solo la de él, sino la de más personas, entre ellos posiblemente también se encuentra Justin, el único hombre, además de Jasper que había conocido mi más profundo secreto y me había amado incondicionalmente.

Nunca había creído que Logan hubiera sido capaz de llegar a amarme de la forma que hoy lo manifestaba, sin embargo, todo apuntaba ahora a que me había equivocado completamente.

Justin, Logan. Si ambos habían tenido la suerte de vivir en la soledad era mi culpa, todo por causa del egoísmo que había profesado al querer tener algo, o en este caso a alguien quien no me pertenecía a fin de cuentas. Ahora entendía por qué Rose nunca tomaba nada en serio, siempre buscaba la manera fácil de no lastimarles al darles a conocer el terreno en el cual se encontraban plantados.

Los brazos de Jasper se ciñen a mí alrededor. Giro sobre mí, y le regalo una tranquilizadora sonrisa, me encojo de hombros. El cambio drástico de mis emociones lo altero más de lo que creía posible, lo compruebo tan pronto su ceño fruncido me devuelve la mirada, me estiro un poco y deposito un suave beso sobre él, es apenas un ligero roce de labios contra su cálida piel.

— ¿Cuánto más tendremos que esperar? — Resoplo, Bella solo buscaba excusas para volver a la cama con Edward.

Muerdo mis labios suprimiendo la vigorosa carcajada que amenaza con escapar, cuanto tiempo había pasado desde que había deseado que ella fuera así, ahora sin embargo solo me percataba que había creado un monstruo a fin de cuentas.

Observo a mi cuñado, me estremezco cuando una visión de ambos juntos me golpea.

Ambos yacen desnudos sobre una cama de roble de arce completamente destruida, cientos de plumas vuelan a su alrededor, trago, en ocasiones como esta odiaba mi don más que nada en el mundo, había imágenes que no estaba dispuesta a tolerar, al menos no de mi familia.

Me concentro en Edward, sé que lo ha visto cuando acuna a mi hermana más cerca de él depositando un beso en su frente. Observo sus ropas, son las mismas que se encontraban regadas en mi visión.

Ruedo los ojos una vez más, tal vez le pediría a Jasper que me acompañara a nadar, a fin de cuentas restaban un par de semanas para la siguiente luna llena, aún era seguro salir.

— Esme llegará pronto, dijo que había alguien que deseaba que conociéramos —La voz de Jasper retumba suavemente en mi espalda.

— Alice… — Ruedo los ojos ante la nueva insistencia de Emmett. Siempre era peor que algún niño pequeño— ¿No has visto nada?

Me encojó de hombros restando importancia, hace días había tenido una visión donde una mujer de largos cabellos negros y rizados aparecía en nuestra vida, solo había visto su perfil, pero había sido suficiente para Esme al describirla, ella le había reconocido, una sirena que conoció una vez cuando vivió en alguna parte de Asia.

La misma de la cual no había hablado cuando Bella fue secuestrada por el extraño ser de agua, o al menos como ella aún lo llamaba, tritón.

— Su nombre es Cassandra, Esme la ha mencionado antes —Respondo—. No sé cómo o dónde se han encontrado, solo sé que son buenas amigas.

— ¡Están aquí! — No me sorprendo cuando Emmett grita tal cual niño en plena mañana de navidad cuando el auto se detiene en la puerta.

Las risas son claras, la felicidad destila en la voz de Esme, escucho la cerradura girar suavemente, y la puerta abrirse apresuradamente, el tintinear de las llaves le acompaña, en pocos segundos una pareja sonriente entra a la sala sosteniéndose de las manos, amo ver la imagen de serenidad y felicidad que proyectan ambos al estar juntos, Carlisle sostiene la mano de Esme con una sonrisa mientras ambos guían a la mujer de mi visión hasta la sala.

Apreció sus suaves facciones, no había sido capaz de hacerlo en mis visiones, su piel es casi tan pálida como la de Bella, viste un vestido corto de color melocotón que le da un tono casi tan sonrojado como el de mi hermana, observo sus ojos, son de un extraño chocolate muy parecidos, casi se podría pensar que se encuentran relacionadas, casi. A no ser por el cabello se podrían confundir por ser hermanas.

El sentimiento de tristeza que antes me embargaba desaparece inmediatamente siendo remplazado por incomodidad, mis sentidos se encuentran inmediatamente alerta. Hay algo que no me agrada, algo que no fui capaz de percibir antes en mi visión, no soy capaz de identificar lo que sucede, solo sé que algo pasa.

"Edward" —le llamo, su rostro se inclina un poco— "Lee su mente, hay algo que no me gusta"

Sus labios se fruncen en una línea recta, niega lentamente, un movimiento que pasa desapercibido para todos en la sala.

Menos para mí.

No es capaz de leer su mente.

O ella le bloquea.

Me concentro en el futuro.

Solo hay suaves destellos, todos ellos borrosos, no hay nada definido aún.

Casi pareciera que me encuentro bloqueada.

— Cassadra, ellas son mis hijas y sus compañeros—La voz de Esme deja claro el orgullo que siente al decirlo, sonrío amablemente—Alice y Jasper, Rosalie y Emmet e Isabella y Edward.

Los ojos de Cassandra nos observan detenidamente, enfocándose más en Bella, me concentro en seguir buscando. Algo ha cambiado, el ambiente se siente diferente, no es lo que solía ser, y mucho menos lo que percibía en mis visiones sobre ella. Hay algo que no me gusta, que no sé interpretar aún.

Más tarde tendría que pedir a Jasper que me explicara sus emociones, las olas de calma no tardan en llegar, Jasper ha sentido mis emociones y ahora está completamente alerta mientras me manda ondas de calma.

Sonrío cortésmente — ¡Esme ha hablado en varias ocasiones de la época que viajaron por Asia juntas! —Me escucho decir, mi garganta se encuentra seca— Es un gusto conocerte finalmente.

— ¡Es un placer! —Me sorprendo ante el entusiasmo en su voz— Cuando me encontré con Esme nunca imagine como había cambiado su vida, y ahora que lo veo no puedo estar más feliz de ver que se haya reencontrado con el amor de su vida, y además de que ahora tenga una familia.

— Nos gustaría saber de ti, Cassandra —Agradezco cuando es Edward quien pregunta, el ambiente sigue frió, lo sé tan pronto observo a todos, sonrisas corteses adornan sus rostros.

Me detengo en nuestra nueva invitada tomar asiento en un sofá individual, una extraña sonrisa juega en sus labios, sus manos descansan sobre sus piernas mientras juega con el dobladillo de su vestido, parece nerviosa. Me niego a creerlo así, hay algo que no me convence aún de lo que está pasando realmente.

.

Antes de que cambiara por completo.

— Eso será sencillo —comienza—. Cambié cuando tenía tan solo veinte años en 1749. Una época baste difícil a decir verdad. Creaba tónicos de hierbas para tratar diferentes heridas, en consecuencia fui acusada de brujería.

"Un juicio se llevó a cabo y tuve que huir tan pronto escuche la sentencia y se presentó la oportunidad. Recuerdo haber corrido lo que me parecieron horas hasta que caí por un risco, aun no sé cómo sobreviví. ¿El destino quizá?"

Los movimientos de sus dedos parecen algo simple, no obstante también calculados. Su manía me recuerda a la misma que Bella poseía antes de viajar sola por el mundo, antes de que huyera al océano.

"Lo último que sé es que cuando desperté mi cuerpo había sido arrastrado por la marea hasta lo que parecía una isla, recuerdo haber estado asustada por que tenía una enorme cola de pez por piernas, no negaré que fue difícil, pero aprendía a lidiar con ello hasta que descubrí que desaparecía cuando me encontraba seca, irónico a decir verdad, nunca imagine que en el peor de los casos no era una bruja, sino lo que antes era considerado un demonio. Con el tiempo viaje, conocí diferentes lugares hasta que una vez en uno de tantos viajes me encontré con Esme, desde entonces estuvimos juntas por un tiempo hasta que nos volvimos a separar"

— ¿Qué has hecho desde entonces? — La voz de Esme suena diferente, con una ternura mucho más profunda de lo que alguna vez haya escuchado— ¿Qué paso con aquel chico que conociste?

Una extraña sombra cruza por sus ojos desapareciendo con la misma rapidez.

— Lo intente cariño, juro que lo hice, pero nunca habrá nadie como él.

Suspiro comprendiendo, todo era debido a un amor perdido, no había nada extraño en ella, sólo el profundo sentimiento de soledad que profesaba ante la pérdida del amor.

Una mueca de pena se forma en el rostro de Cassandra, me sorprendo poniéndome en pie y acercándome a ella, aún más cuando sostengo suavemente sus manos. Conocí el sentimiento una vez, uno que desapareció tan pronto Jasper entró en mi vida.

Nuestras miradas se encuentran y la sombra regresa, desapareciendo con la misma rapidez que apareció la primera vez, ahora una mirada de sorpresa le acompaña por completo.

— No era el indicado —me escucho decir—, siempre hay alguien que lo es. Cuando estamos con esa persona creemos que será el único que nos complementara, pero entonces llega alguien que nos cambia.

"Alguien que cambia nuestro mundo por completo poniéndolo de cabeza de tal forma, que es cuando vemos que siempre estuvimos equivocados, quien es tu verdadero compañero del alma lo es, y cuando llega te corresponde y te ama sin reservas"

"Nadie ama más que nadie, se aman por igual de distinta forma, si él se perdió por alguien más, no te merecía".

¡Así es querido lector! Nos volvemos a leer después de tanto, solo quiero decir que sigo viva y escribiendo al paso de una tortuga, nos volveremos a leer en una semana en BW.

¡Feliz inicio de semestres! Si es que aún lo eres como yo.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. DISCLAIMER 493 0 0 2. Metamorfosis 2130 0 0 3. 1959 2156 0 0 4. 2008 PL 3765 0 0 5. 1963 3115 0 0 6. 2008 SL 4302 0 0 7. 1969 2316 0 0 8. 2008 TL 3699 0 0 9. 1972 3219 0 0 10. 2008 CL 3343 0 0 11. H2O EL ORIGEN 2766 0 0 12. H2O 2008 QL 1574 0 0 13. H2O 2008 SL 1904 0 0 14. H2O 2008 SETL 1605 0 0 15. H2O 2008 OCTL 1745 0 0 16. H2O 2008 NOVL 2716 0 0 17. H2O 2008 DECL 803 0 0 18. H2O 2008 DECPRIMERL 1985 0 0