Bionic Woman @aletwilighterforever
Sentimientos abordo pt II

SENTIMIENTOS ABORDO PT. II

BELLA POV.

— Los asientos no se encuentran numerados—Sonrío cortésmente—, pueden tomar el que deseen.

Observo desde mi puesto como los pasajeros toman su lugar, me concentro en Rudy, ha escogido uno de los primeros lugares, junto a un hombre de no más de treinta posiblemente, viste un traje hecho a su medida, en otras circunstancias podría bien, pasar por uno de mis tantos clientes en Nueva York.

— Permítame decirle que nunca había visto a un ser tan hermoso como usted pisar la tierra —Reprimo la risa que amenaza con brotar desde mi garganta—

Mi vista se dirige al hombre, piscinas azules que brillan con coquetería, y una sonrisa que no enmascara sus intenciones, niego, una sonrisa cortes en labios. En otro momento hubiera sido capaz de coquetear con él, sin embargo ahora mis pensamientos no tenían cavidad para alguien más que fuera Edward Cullen.

Edward, mi corazón se oprime al pensar en él.

En definitiva me encontraba perdida. Desde que le había conocido y permitido una ligera entrada en mi corazón todo había sido una torrencial carga de sentimientos, me sentía como una tonta enamorada en más de un aspecto, sin omitir que realmente me encontraba más allá de atraída a él, y al misterio que le envolvía.

— Buen viaje.

— Contigo es un hecho que lo tendré.

Ruedo los ojos y me concentro en Rudy, quien solo reprime una sonrisa cómplice — Cuídate de él o yo terminaré siendo tu niñero…— escucho su susurro, niego y suelto una risilla sin poderme contener.

Asegurándome que todos se encuentran ya en sus lugares me dirijo a la cabina de pilotos.

— Todo listo, Sam.

— Perfecto Izzy, da las instrucciones, despegaremos en cuestión de minutos.

Me limito asentir, suspiro y tomo el comunicador —Buen día, señores pasajeros. Soy Isobel Winters, su sobrecargo durante este vuelo, les informo que despegaremos en cuestión de minutos, por favor ajusten sus cinturones y apaguen sus celulares, de lo contrario el modo avión funciona bastante bien, gracias. De igual manera TWILIGHT AEROLINES les desea un buen viaje.

Imitando mis propias órdenes me dirijo a la zona de sobrecargos tomando mi lugar, ajusto mi cinturón de seguridad, y antes de establecer mi móvil en modo avión envío un último mensaje a Edward.

De: Bella S.

Para: Edward Cullen.

Estaré fuera el resto del día, te llamaré en cuanto tenga oportunidad; Una vez más, lo siento Edward. Te explicaré todo cuando vuelva.

Te quiero, B.

Mi dedo pulsa enviar antes de que pueda arrepentirme, y, justo antes de que ponga mi móvil en modo avión, llega su respuesta.

De: Edward Cullen

Para: Bella A.

Vuelve pronto, niña bonita.

Te quiero, Edward.

Una sonrisa se forma en mis labios al leer sus palabras.

(::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::)

Mi vista se pierde en la oscuridad del cielo ocasionalmente iluminada por rayos.

Un par de horas después de haber abordado había comenzado a llover, lluvia que se había convertido rápidamente en una tormenta, toco mi pecho cuando una extraña ansiedad me invade, no sé qué es lo que pasa, puede que solo sea el miedo a volar bajo la tormenta lo que me ha puesto así, sin embargo no puedo estar segura.

Suspiró dejando mi siento, son cerca de las ocho, momento de servir la cena a los pasajeros, lleno rápidamente el carrito y reparto las cajas a cada uno, evitando quedarme más tiempo de lo necesario junto al compañero de pasaje de Rudy, que casualmente se presentó como Vincent Montgomery, quien en mi opinión poseía más un parecido a un viejo actor de Gossip Girl, Chace Crawford. Se había presentado casualmente cuando me había pedido que le llevara una copa de vino. Sonrío cortésmente entregándole su cena y sigo mi camino a la cabina de los pilotos.

— Dejaré su cena sobre la cabina.

— Gracias, Izzy —Responde Sam, apretando los dientes, su voz tensa—. Antes de que te vayas necesito que tranquilices a los pasajeros y los prepares en caso de que tengamos que forzar un aterrizaje.

Contengo la respiración y asiento lentamente.

Regreso a la zona de los pasajeros y tomo el comunicador meditando mis palabras antes de informar de los posibles problemas—: Buenas noches, señores pasajeros —Comienzo, mi voz plana al hablar— Estamos teniendo unos cuantos problemas técnicos, debido a la tormenta y las turbulencias, es probable que tengamos que forzar un aterrizaje, necesito que ajusten sus cinturones y se pongan el chaleco salvavidas que se encuentra bajo su asiento.

Observo a los pasajeros buscar sus chalecos hasta que finalmente se los ponen, cuando me aseguro de que todos visten sus chalecos y han abrochado sus cinturones regreso a la cabina de los pilotos, un gemido abandona mis labios cuando me golpeo contra los muros, puedo sentir el avión tambalearse más de lo normal.

— Sam… ¡Despierta! — le llamo cuando me percato de que él y su compañero se encuentran inconscientes.

— Maldición… —murmuró bajo mi aliento mientras aparto su cuerpo del control— Espero no encontrarme tan oxidada.

Mojo mis labios, mi cuerpo tiembla, y sudor frío cubre mi frente. Tomo el lugar principal y comienzo a descender el avión, jalo la palanca de control contra mí, el avión se mueve violentamente, me sostengo a esta evitando caer. Un suspiro de alivio me abandona cuando el avión finalmente deja de estar en el aire. Intento ver en la oscuridad de la noche, un rayo ilumina el cielo, estamos en mar abierto.

Regreso con los pasajeros, Rudy se encuentra fuera de su lugar, corriendo a encontrarme.

— ¿Qué ha pasado Bella?

Sus rasgos surcados por la preocupación son palpables, controlo mi respiración antes de hablar, mi cuerpo tiembla por la adrenalina.

— He forzado el aterrizaje del avión, Sam y el otro piloto se desmayaron, necesitamos salir de aquí antes de que el avión se hunda. Checa a los pilotos, tenemos que sacarlos de aquí.

Asiente y corre a la cabina.

Controlo mi voz.

— Necesito que todos me escuchen, tenemos que salir de aquí. Hay una puerta en la cola del avión, tenemos que abrirla.

En cuestión de segundos los pasajeros correr a la parte trasera, tambaleando la estabilidad del avión, cuando ya no hay testigos golpeo puerta de abordaje, esta cae inmediatamente al agua, saco el bote de emergencias y lo lanzo a la oscuridad de la nada.

— Solo sobrevivió uno, los otros dos fallecieron al instante —Giro, encontrándome con Rudy quien arrastra a Sam con dificultad— ¿Dónde están todos?

— Intentando abrir la puerta de emergencia, saca a Sam de aquí, yo iré a por ellos.

Dejo a Rudy bajando con Sam y corro a por el resto, todos se lanzan contra la puerta.

— ¡En el frente hay una puerta abierta! ¡Síganme!

Corro de regreso con ellos a mis espaldas, les ayudo a bajar del avión, finalmente cuando ya no queda nadie, tomo el botiquín de emergencia, tomo mis tacos fuera y me lanzo al bote con ellos.

Nunca volveré a volar bajo una tormenta, y mucho menos a subir en un avión como sobrecargo.

— ¡Remen hacia el horizonte! —Grito llamando la atención de todos— ¡Puedo ver una pequeña forma!

El movimiento de la pequeña lancha no se hace esperar, y antes de que lo que espero nos encontramos en camino a tierra firme, suspiro, veo al cielo, espero que Oscar nos encuentre pronto.

(::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::)

— ¿Cómo sigue?

Rudy suspira y niega antes de responder.

— Ha pasado mala noche, pero sobrevivirá —El cansancio en su voz es palpable, y más el de su rostro, hay oscuros círculos alrededor de sus ojos.

— Rudy, deberías descansar. Has estado despierto toda la noche cuidando y tratando a todos.

Una pequeña sonrisa crece en sus labios mientras ve alrededor, varios de los pasajeros habían salido heridos, sin embargo, Sam y una pareja eran quienes lo habían tenido peor. Rudy, con ayuda de la Sra. Robertson, y Vincent Montgomery, quién termino siendo un ex estudiante de medicina, que solo había estado dentro por dos años hasta que se revelo contra su padre y le dijo que estudiaría leyes se habían encargado de cooperar con Rudy para asegurar el bienestar de todos.

— Tranquila Bella, estoy acostumbrado. Es como andar en bicicleta.

— Huh.

Resoplo sin poderlo evitar, Rudy nunca cambiaría.

— ¡Un avión! —Me giro cuando uno de los pasajeros grita.

Veo al cielo, una avioneta cruza el cielo — ¡Hagan crecer el fuego!

La ayuda para incrementar el humo no se hace esperar, y en menos de cinco minutos diversos paracaídas comienzan a caer. Corro con Rudy a mi lado hasta el que ha caído más apartado de todos.

— Es un comunicador —Sonrío, si contactamos con la avioneta nos ayudarán— Aquí vuelo 248 ¿nos escuchan? Respondan por favor.

— Aquí Oscar Goldman, ¿me escuchan?

Sonrío agradecida—: ¡Oscar! Soy Bella, te escucho fuerte y claro.

— Bella, ¿cómo están?

— Mejor ahora que escuchamos tu voz, Rudy está aquí conmigo.

— Perfecto, escucha, hemos dado parte a la marina brasileña y un barco llegará por ustedes al amanecer. Manténganse juntos, no quiero que nadie se aparte.

— Claro, Oscar. Estamos salvados Rudy. — Sin contenerme le abrazo, finalmente podríamos salir de aquí.

Podría volver con Edward.

Edward.

Ya habían pasado más de veinticuatro horas desde mi último mensaje. Una lágrima traicionera abandona mis ojos, pronto le vería de nuevo, inhalo y exhalo lentamente, tranquilizando mi respiración.

Pronto estaría con él de nuevo, sus brazos me sostendrían mientras inhalaría su dulce esencia, y probablemente sus labios depositarían suaves besos sobre mi rostro, justo después de susurrar suaves palabras de amor, o de tararear en mi oído alguna dulce melodía.

— ¿Qué ha pasado señorita Winters? —Me aparto de Rudy, observo a Vincent con una sonrisa en labios — ¿Por qué llora?

Sus ojos se posan en Rudy, una chisma de molestia destella en ellos volviéndoles un poco más oscuros.

— ¡Viene a por nosotros! ¡Avisa a todos que un barco nos recogerá mañana al amanecer!

— ¡Maravilloso! ¡Alertaré a todos!

Lo escuche gritar alegremente hasta que finalmente se fue corriendo a dar aviso.

(::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::)

— Disculpe ¿Ha visto al doctor Wells? —Pregunto por enésima vez, no he sido capaz de encontrarle en la última hora.

— Ha ido a buscarla —responde, su entrecejo elevándose con picardía—. Corrió el rumor de que lo vería cerca de un pequeño río, al oeste.

— Gracias…—murmuro confundida, mis sentidos se alertan. Nunca lo había mandado a llamar, así como tampoco le hubiera pedido a alguien que lo busque por mí.

Corro al oeste como me ha indicado el hombre y comienzo a llamarlo, se encuentra bastante oscuro, no amanecerá hasta dentro de un par de horas posiblemente. Corro entre la selva hasta concentrándome en los sonidos que me rodean.

— ¡Maldición, dónde te has metido Rudy! —murmuro sin saber durante cuánto tiempo le he estado buscando.

— ¡Be…!

— ¡Joder Justin, una maldita víbora! ¡Creo que me mordió!

Elevo la vista al escuchar mi nombre ser cortado tan abruptamente, comienzo a correr hasta que finalmente le encuentro tumbado sobre un árbol.

Con cuidado tomo su rostro, golpeándole ligeramente— Rudy, despierta… ¡vamos despierta!

Me aparto y camino hasta el riachuelo, tomando un poco de agua entre mis manos regreso a él vertiéndola sobre su rostro, sus ojos lucen desenfocados, al menos eso es lo que la luz de la luna me permite ver, comienza a toser descontroladamente, doy unas cuantas palmaditas sobre su espalda hasta que se recupera.

— ¿Bella? ¿Qué pasó? Alguien me golpeo en la cabeza…aparentemente querías verme aquí

Toco su cráneo con cuidado, una extraña viscosidad cubre mis dedos, la acerco a mi nariz, es sangre.

El olor a oxido y sal me causa por un par de segundos nauseas. Controlándome le ayudo a ponerse en pie.

— Yo nunca pedí verte a solas, te hubiera buscado personalmente.

— Parece que me engañaron, han intentado dejarme fuera.

— Mientras corría aquí escuché a un hombre llamar a alguien más, le llamo Justin…

— Bien, ahí está la respuesta. Tenemos que alejarnos, aparentemente son dos. ¿Identificaste la voz?

Niego pese que es incapaz de verme—: No. Solo escuché que le mordió una serpiente.

— No podemos regresar, si ya me atacaron una vez, lo volverán a intentar.

— De acuerdo, pasaremos lo que resta de la noche aquí. Tenemos que buscar un lugar para quedarnos. Vamos Rudy, en unas horas nos vendrán a buscar y esta pesadilla habrá terminado.

Ayudó a Rudy a ponerse en pie mientras sostiene un su cabeza con una mano, y caminamos hasta que finalmente nos detenemos en unas rocas.

— ¡No! —Gritó cuando escucho un cargador, en la oscuridad de la noche. Rudy cae en mis brazos, una mancha roja cubre su pecho.

Lo recuesto con cuidado en la roca.

— Bella….

— No hables — Lágrimas brotan sin detenerse, su respiración se encuentra agitada— buscaré ayuda…

— Sólo aprieta la herida, haz presión sobre ella.

— No…no soy médico

— So…solo pre…s…iona.

— ¡Señorita Winters!

Mi corazón da un revuelo al escucharle— Vincent… ¡Vincent! Traiga a la señora Robertson…

— ¿Para que la ocupa? ¿Está herida?

— ¡Vincent! ¡Tráigala ya!

No sé cuánto tiempo pasó hasta que finalmente llega, su dulce rostro palideció tan pronto su linterna apunta a Rudy, se hincó junto a nosotros y puso el botiquín de primeros auxilios junto a él.

— Ayúdelo, por favor…—Ruego, Rudy había ido perdido la consciencia poco a poco justo después de escuchar a Vincent, las respiraciones de Rudy habían dejado de ser continuas.

— ¡Santos cielos! ¿Qué ha pasado mi niña?

— No…no lo sé —admito—. Caminábamos de regreso a con el resto y de repente cayó.

— Sigue haciendo presión en la herida ¿Cuánto tiempo tiene inconsciente?

Obedezco inmediatamente he incremento la presión.

— Cerca de cinco minutos —murmuro bajo mi aliento— Su frecuencia respiratoria ha disminuido a cada minuto… él…él ¿estará bien?

— No lo creo cariño…—Giro ante su respuesta, observo como clava una jeringa con alguna extraña sustancia amarilla en mi brazo.

La aparto de un golpe, retiro la jeringa de mi brazo, una parte de la punta queda dentro de mi piel.

— ¡Señorita Winters! —Ignoró a Vincent, él también puede ser un traidor.

— ¿Qué pasó, Bella?

Me giró al escuchar la voz de Rudy, es un suave murmullo adolorido —: Shhh…No hables, todo estará bien. La señora Robertson intento matarme —digo entre sollozos—. Rudy, no sé qué hacer.

— Vin…cent… él…es…tudio… me…dici…

— Shh…. ¡Vincent! ¡Necesito tu ayuda!

Escucho sus pasos acelerados hasta que finalmente llega, su linterna nos apunta su rostro palideciendo al ver a Rudy tendió en el piso con la sangre cubriendo su pecho, a unos pocos metros ve a la Señora Robertson desmayada.

— Ella intento matarme y a él le dispararon —digo entre sollozos—. Ayúdalo, por favor.

— No sé…no sé si pueda.

— ¡Vincent Montgomery! ¡Estudiaba medicina! ¡Y ayudo a Rudy! ¡Ahora ayúdelo a él…! Por favor, no puede morir.

Vincent suspira y se sienta junto a él — Haré lo mejor que pueda.

Le veo abrir la camisa de Rudy, cuando lo hace exclama sorprendido…— La bala golpeo la arteria pulmonar izquierda posiblemente…aquí no puedo hacer nada.

Suspiro —: ¿Si estuvieras en un hospital qué harías?

— No sirve de nada…

— Vincent —le corto entre dientes.

— ¿Qué harías?

— Cauterizaría la herida. Señori…

— Izzy — le corto, no tengo tiempo de escucharle llamarme por un estúpido y largo apellido. — llámame Izzy.

Él suspira —: Izzy, necesito energía, electricidad. Algo para cauterizar.

— ¿Qué tanto?

— Lo suficiente para detenerla hemorragia, pero aquí no hay nada…

— Si ves algo, dame su palabra de que no dirás nada.

— ¿Qué?

— Por favor…—Suplico.

— La tienes.

Suspiro tomando un bisturí del botiquín médico, y, ante su sorpresa corto las yemas de mis dedos índice y medio. Los cables que conectan mi brazo aparecen inmediatamente ante él.

— ¿Qué….?

— No hables. En estos cables hay suficiente energía para cauterizar la herida, ahora hazlo.

Con temor toma mi mano, poniéndola con cuidado sobre herida, un ligero toque eléctrico me recorrió, reprimo una mueca.

— La hemorragia se detuvo —declaro segundos más tarde con una sonrisa— Ahora, ¿Por qué tienes cables en tu mano?

Ignoro su pregunta, más tarde lidiaría con él u Oscar lo haría

(::::::::::::::::::::::::::)

— Se hicieron pasar por pasajeros para seguir a Rudy y terminar con él —declaró Oscar mientras caminábamos al enorme barco de rescate—. Ahora Margaret Robertson y sus cómplices irán a prisión.

— ¿Qué pasará con Vincent? Vio mi mano.

Oscar me ve atentamente antes de responder —: Prometió que no dirá nada, y lo hará por qué, y cito literalmente: "Isobel Winters es la mujer de mi vida, tiene todo lo que cualquier hombre desea, ella será mi esposa señor Goldman, guardaré su secreto a cambió de una cena romántica".

— Oscar…—mi voz tiembla cuando pronunció su nombre.

— Vamos Bella, dale una oportunidad. Es un chico joven, tiene veintisiete y es tu tipo.

— Era mi tipo —recalco—, posiblemente hace un mes lo era, pero ahora todo ha cambiado.

— ¿Es por lo que Steve dijo? El chico de Forks.

El chico de Forks.

Vaya manera de llamarlo.

Sonrío tristemente al recordar a Edward—: Es por él. No sé qué me ha hecho, pero me ha cambiado, con él mi mundo es diferente.

El rubor inunda mis mejillas.

— Entonces, es momento de que huyamos de Vincent y regreses Forks cuanto antes. Viajaré contigo, quiero conocer a este chico del que tanto he oído hablar.

— Gracias Oscar, si esto resulta bien…puede que deje la OSI, no me gustaría que Edward y su familia corrieran riesgo alguno.

— Es un gran paso, hija.

— Lo sé, y estoy lista para correrlo. He huido de las relaciones durante mucho tiempo, y ahora que conozco a Edward…siento que él es el único por el cual estaría dispuesta a arriesgar mi corazón.

— Bueno, parece que es un chico que vale la pena conocer. Pero, si intenta pasarse de listo…

— Te lo haré saber inmediatamente —completo con una sonrisa antes de añadir—: No lo hará, él es un perfecto caballero.

— Seré yo quien lo juzgue, pero por lo pronto saldrás con Vincent —Enarco una ceja, no había forma de que saliera con él.

(::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::….:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::)

¡NOS LEEMOS PRONTO!

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Chapter 1 510 0 0 2. Forks, Washington 3386 0 0 3. Libro abierto 1317 0 0 4. Misión peligro 1325 0 0 5. Punto muerto 3015 0 0 6. Sentimientos abordo pt I 3372 0 0 7. Ira 998 0 0 8. Sentimientos abordo pt II 2891 0 0 9. Aislados 2342 0 0