Harry Potter el retorno del Rey @fxrobalino
Y ya somos cuatro

Muy buenas tardes, noches, mañana… les traigo un nuevo capítulo que espero les guste tanto como los anteriores.

Como siempre respondiendo Reviews para carlos29 al principio yo tampoco era muy partidario de los fics protagonista/Harem me gustaban los fics Harmony como ya he dicho. Soy un acérrimo fan de la pareja Harry/Hermione. Pero no puedo negar que hay otras chicas que con un poco de interacción también habrían hecho una muy buena pareja para Harry.

Hay cuatro chicas en especial que yo pienso podrían ser las mejores parejas para Harry, Hermione por su puesto, Daphne Greengrass, Susan Bones y Padma Patil y cuando se trata de un fanfic con harem quiero ver a estas cuatro con él.

Justamente por esta razón es que me comenzaron a gustar los fanfic harem, para darles a cada una de estas chicas la oportunidad de estar con Harry sin tener que juntar a las demás con alguno de los idiotas que también conforman este universo, como Ronald o Draco solo por poner ejemplos.

Como sea me alegra que este llenando tus expectativas y espero seguir haciéndolo.

Para El Caballero Negro espero que te siga gustando el fic como hasta ahora, por parte de Bellatrix… mmm la verdad no estoy seguro, Narcissa me gusta mucho y como alguien me pidió puedo intentar incluirla, pero Bellatrix sinceramente nunca me agrado.

Esa mujer está más zafada la tuerca que el Joker y Harley Queen unidos y estoy seguro que ha pasado no solo por el zoofilico de Voldemort sino que también por todos los demás Mortífagos, lo que te puedo ofrecer es hacerla buena de una u otra forma, reformarla digámoslo así, pero no creo que te pueda complacer incluyéndola en el harem.

Para imjustmyself estoy de acuerdo en que todos tienen un lado oscuro, la verdad es que nadie por más bueno que quiera parecer es en verdad completamente bueno, la vida es toda una gama de grises no negro o blanco como lo hacen parecer algunas personas, por el lado de Snape el tipo no solo es un idiota que mato a su supuesto maestro al hombre que lo liberó solo porque este mismo se lo pidió, sino que también agrede a niños veinte años más jóvenes lo que es patético y ¿marcado por qué esta? ¿por qué la chica que le gustaba no sentía lo mismo? perdóname si difiero pero Snape es la peor clase de persona por eso y mucho es simplemente retorcido.

Por parte de Harry ser 'El Hombre' no, no intento hacerlo parecer así, el que varias chicas quieran con él no es por ser Harry son las feromonas hablando, como explique en el fic mismo, no todas las chicas gustan de Harry por ser quien es, sino que solo ven el cuerpo, la fama, el dinero y sus títulos por lo que no, no es 'El Hombre'.

Por lo demás tienes que reconocer que el mundo mágico están increíblemente atrasados socialmente no solo tecnológicamente, según tengo entendido el mundo de Harry Potter está mucho más metido la edad media, donde chicas de nueve o diez años ya eran vendidas al mejor postor o incluso vendida como prostitutas, lógicamente la edad no va a importar nunca

Y claro esta las maestras que también han sido educadas de ese modo no les va a importar, en la sociedad actual es prohibido que un maestro tenga una relación romántica con su alumno, pero en la edad media ni siquiera se planteaba la posibilidad de una escuela sino que se los educaba en casa, por lo tanto no hay problema con una relación maestro/alumno.

Como plus Harry ahora no solo ya no es un humano completo sino que va a entrar a un mundo diferente no solo al de los Muggles sino también al de los magos, ya veremos eso más adelante.

También no te equivoques Harry no ha superado sus problemas solo está controlando mejor sus emociones, aun va a ser un hombre con varios defectos solo que aún no están demasiado marcados, nuevamente se verá más adelante.

Por ultimo para donkike07 que parece ser un regular con esto de los Reviews estoy de acuerdo contigo, ¿cómo es que siendo el elegido y el único con el poder para derrotar al zoofilico no se lo entreno? ¿cómo es que Dumbledore pudo seguir con su patética excusa de 'quería que tuvieras niñez' cuando sabía que nunca tuvo una en primer lugar?

Los Dursley lo trataron peor que a un elfo doméstico y después una y otra vez estuvo peleando con Ryddle… y el colegio no es diferente, peligro tras peligro y con un horda de alumnos odiándolo un día y alabándolo otro, eso no se puede considerar niñez y con tanta perdida aún peor.

Harry nunca tuvo una niñez ni siquiera cuando era un niño así que Dumbledore y Molly deberían dejar de tratarlo como uno y dejarlo vivir su vida como él quería, eso tampoco lo entendí como Harry dejaba que Molly una mujer que solo veía un par de semanas al año dictara en su vida de ese modo.

Y Sirius debió haberse plantado mucho más fuerte mandar a Molly a pastar chirotes y comenzar a educar a Harry como debía haberlo hecho así sea solamente por medio de cartas.

Darle la tan temida charla, indicarle como conquistar a una mujer, debió haberle dicho la profecía él mismo, debió haber hecho que confiara más en el mismo no dejarlo a ser el mismo niño patético que se dejaba mangonear por todos.

Del mismo modo Remus ¿qué por ser un hombre lobo se lava las manos y no hace lo que tiene que hacer? parece estar muy contento con hacer lo que Dumbledore le dice pero James y Lily le piden que cuide a su hijo y por miedoso sale corriendo con el rabo entre las piernas.

Sinceramente me esperaba mucho más en cuanto a relación y la gota que rebaso el vaso término con las parejas canon tan patéticas que Rowling planteo.

Pero que se le puede hacer si uno no es dueño de Harry Potter aunque quisiera jajaja.

Cap8.- Y ya somos cuatro.

Cuando llegaron al departamento de Gwen en medio de Londres y escondiendo como pudieron a Sirius por su estado, ya era hora del almuerzo, Gwen mandó a Sirius a bañarse apenas tocaron el suelo del departamento mientras ella coloco la camisa favorita del azabache cuando eran novios en la cama junto con un jean desgastado que se le había quedado a uno de sus ex.

La ropa interior tuvieron que comprarla en una tienda cercana, al igual que unos zapatos.

Mientras Hestia pedía Pizza, por teléfono. Había estado estudiando diseño en la universidad Muggle y luego pasó a trabajar para una tienda de ropa, poco a poco volvió a meterse en el mundo mágico intentando que los magos y brujas acepten la ropa Muggle.

Más fácil decirlo que hacerlo, pero también iba poco a poco porque no quería encontrarse con Remus, con todo lo que paso hace doce años su relación había terminado y no de muy buena forma.

Remus había estado aterrado con su condición, había estado dolido por la muerte de sus amigos y la traición de otro más, había tenido una pelea fuerte como nunca antes y terminaron la relación.

Ella terminó estudiando en la universidad Muggle para alejarse y descubrió su fascinación por la moda, había intentado tener otras relaciones pero algo había hecho Remus con ella que le hacía imposible el ver a otro hombre, le hacía imposible desear a otro hombre.

Así que sabía bastante del mundo Muggle, incluso tenía una tarjeta de crédito con la que iba a pagar la pizza y pagaron la ropa de Sirius – así descubriste a Peter impresionante – comentó Gwen – ¿pero estas bien cierto? cuando me entere que habías sufrido un accidente casi se me para el corazón.

– Bueno resultó bastante bien si me preguntas – respondió Harry ligeramente cohibido – quien sabe cómo hubieran resultado las cosas sin ese simple momento.

– Por lo menos ahora todo se está arreglando nuevamente – dijo Susan igual de cohibida que Harry.

Gwen los miró a ambos sonriendo – ¿así que son novios? ¿el deseo de Lily y Amelia se cumplió?

Harry y Susan se sonrojaron al instante y comenzaron a tartamudear, las hermanas y Amelia se rieron – ¿el deseo de Lily y mi tía? – preguntó Susan un poco más calmada pero igual de sonrojada.

– Si, cuando eran unos bebes, ellas se pasaban conversando sobre cómo sería su boda y que esperaban que al vivir tan juntos no se quisieran como hermanos y tantas otras cosas – contó Hestia riéndose nuevamente.

Harry miraba a todos impresionado, nunca se imaginó algo como lo que estaba pasando y con el comentario de Gwen se preocupó un poco, quería decirles que era, que le pasaba, que pasaría con Susan.

Pero recién los conocía, no sabía si podía confiar en ellos, contando con Sirius y Remus – "no te preocupes mocoso, huélelas, ya te he dicho guíate por el olfato, solo así podrás saberlo".

Olfateo recogiendo los olores de todos los presentes, le sacaron una sonrisa, esos olores los recordaba, le traían un sentimiento de familiaridad, un sentimiento de cariño y nostalgia – "¿sería bueno contárselo?"

– "Las recuerdas cierto, sabes que son de confianza y necesitaremos un poco de ayuda, Dumbledore y Voldemort son nuestros, pero sus seguidores son más complicados, toda la ayuda que podamos tener es bienvenida, cuéntaselo".

Se aclaró la garganta llamando la atención de todas las chicas – hay algo que tengo que contarles, supongo que puedo confiar en ustedes pero necesito que sea secreto ¿qué tan buenas son en Oclumancia?

Se miraron confundidas e impresionadas porque un chico de trece años claramente Muggle supiera sobre la Oclumancia – peleamos una guerra contra Voldemort – respondió Amelia por todas – aprendimos Oclumancia del padre de James, tu abuelo Charlus y yo le he enseñado muy bien a Susan por protección, así que puedes estar seguro que será secreto.

Harry asintió mirando a todas, justo en ese momento entraba Sirius ya cambiado, su cabello largo y limpio le llegaba hasta debajo de las axilas, se detuvo cuando sintió la tensión en la habitación – ¿qué sucede?

– Siéntate Sirius, parece que Harry nos va a contar algo importante – respondió Gwen.

Asintió y se sentó a un lado de su novia, quien enseguida se recargo contra él, parecía que viejos hábitos nunca morían en verdad, Harry volvió a aclararse la garganta y comenzó con su historia, por lo menos desde su accidente.

Ver sus caras mientras contaba todo fue bastante gracioso, para cuando llegó a la corte y como tenía que unirse a cada chica, miró solamente a Susan que era a la que le interesaba más.

Estaba sonrojada lo que parecía buena indicación pero no podía estar seguro hasta que hablara, cuando llego a lo del Horrocrux y como lo elimino todos estaban pálidos y lo estuvieron más cuando contó sobre Albus Dumbledore, sus sellos, sus mentiras y lo que poco a poco fue descubriendo con una ligera ayuda de Hermione y Charity.

– Así que por eso esas dos parecían salir de la lucha – comentó Susan con tono monótono – ya estás unido a ellas y aceptaron esto, quien lo diría de Hermione.

– Vaya cachorro nunca imagine esto a decir verdad – dijo Sirius impresionado y eso que era su primer día como hombre libre, sonrió como pervertido – sigues mis pasos estoy orgulloso y más orgulloso porque tú si podrás tener el harem de mis sueños.

Recibió un golpe de parte de Gwen, mientras Hestia y Amelia se reían ligeramente, aunque todos veían preocupados a Susan – como dije Susan, esto es decisión tuya, puedes unirte a mí pero como tenemos un bono de alma, prácticamente estaríamos casados, o podemos seguir siendo amigos.

– ¿Solo me quieres por qué te daré poder? ¿no por qué de verdad me quieras? – preguntó Susan dejando que su voz se agriete – ¿soy solo eso?

Harry la miraba impresionado y algo dolido – ¡claro que no! – casi gritó – cada una de ustedes es muy importante para mí, las quiero a todas, si de algo estoy agradecido por esto es que no tendré que lastimar a ninguna, incluso quiero mucho a Hannah y Lavender que están más interesadas en Neville, lastima un poco que creas que solo te quiero para hacerme más poderoso.

Otra vez el silencio mientras ambos chicos se miraban con intensidad, era la primera vez que Susan aguantaba la mirada de Harry tan enteramente, sin sonrojarse y con decisión – desde mi primer año, chicos me han buscado ya sea por mi apellido o porque mi cuerpo se desarrolla antes que el de las demás, no quiero ser solo una más Harry, quiero que me ames y me lo demuestres con cada una de tus acciones o palabras ¿me amas?

– Si – respondió enseguida tan claro como el agua – ya te lo dije las amo a todas por igual, no solo a Hermione, no solo a ti, pero las amo y las amare por lo que me reste de vida.

Se quedaron en silencio otra vez mientras Susan comenzaba a sonrojarse y a cada segundo su sonrisa crecía, mientras sus ojos se cristalizaban por las lágrimas – Harry – se lanzó a sus brazos sorprendiendo al azabache y tirándolo al suelo por suerte había estado sentado, sino hubiera dolido mucho – te amo, tu apariencia, tu forma de ser, tu estúpida manía por ser héroe, te he amado desde mi anterior año y siempre lo haré.

Nuevamente pudo soltar el aire, cada vez que le contaba todo a una chica lo retenía esperando… algo, no sabía que, que lo rechazaran tal vez y solo podía soltarlo cuando sabía que todo estaba bien, tomó la cara de Susan entre sus manos y la beso.

Susan se quedó quieta, su primer beso, con el chico que amaba y pasaría el resto de su vida, el único chico que besaría, abrió los labios cuando sintió la lengua de Harry y le dio paso.

Eso se sentía genial, sus lenguas tocándose y entrelazándose, se sentía como si estuviera derritiéndose, escucharon un carraspeo así que se separaron.

Recordaron enseguida que no estaban solos, se levantaron rápidamente muy sonrojados, Sirius sonreía como idiota, mientras Gwen y Hestia tenían la boca abierta de la sorpresa y Amelia los veía con severidad – ya que vamos a hacer esto y Harry pasaría a ser Lord Bones, tenemos que tener una conversación – comentó con voz dura – no sé si sabrán esto, pero tener relaciones es algo bastante complejo y mientras se demuestran sentimientos muy profundos, también deben saber que se tiene que hacer con cuidado, no queremos sorpresas cuando recién tienen trece años…

Harry levantó la mano como si estuviera en Hogwarts – Cha… Charity me enseño el hechizo anti embarazo – comentó suavemente.

Amelia abrió la boca impresionada, parecía que era más responsable de lo que parecía, menos mal no se crió con Sirius o sería un mujeriego empedernido con nada más en la cabeza que tener sexo sin preocuparse por las consecuencias – bien, me parece muy bien y según parece las tratas excelente en la intimidad así que un problema menos, ahora con respecto a tu poder político – suspiró suavemente, esto por lo menos era más fácil de hablar pero complicado de comprender para un chico de trece – vi en tu grupo chicas de familias poderosas Harry, Bones, Greengrass, Patil, debes saber que una vez estés casado con ellas todo el poder político y monetario recae en ti.

Se puso pálido, ya estaba partiéndose la cabeza pensando en seis, siete si Sirius le deja el Señorío Black, no se diga otras más – ¿qu… qué?

– Como lo oyes, serías el hombre más poderoso parado en el Reino Unido, Lord de… no se trece casas por poner un ejemplo – comentó, sonrió cuando lo vio pálido – para eso nos tienes a nosotros claro te ayudaremos en todo lo que podamos, para los asientos en el Wizengamot, lógicamente como la última vez muchas personas querrán ser tus proxis, cuando estén en edad yo te recomendaría, por ejemplo darle a Susan los asientos Bones, principalmente porque es una Bones, pero también porque te ayudará y te quitará mucha carga, así mismo puedes quedarte con tus asientos Potter, mientras le das a esta chica Hermione por ejemplo, los asientos Peverell, tienes que pensar que tus esposas serán tu mejor ayuda.

Se calmó bastante, claro no lo había pensado así, suspiró más calmado, tenía ayuda, mucha ayuda – pero el dinero lo manejaría yo, yo tengo que velar por cada una de ellas y mis hijos a su tiempo ¿cierto?

– Correcto, debes ser muy responsable en ese aspecto, serás el hombre, el Lord de una enorme casa, así mismo tienes ayuda en tus esposas, pero a la final quien decide qué mismo hacer eres tú.

Asintió, por lo menos tenía tiempo, no pensaba aceptar los Señoríos hasta que terminará la escuela y gracias a Charity y Hermione también había decidido ir a la universidad Muggle, así que aún tenía tiempo para preocuparse por eso.

– Bien ¿qué vamos a hacer con el Señorío Black? – preguntó mirando a Sirius – Fudge me dijo que yo era el Lord o heredero Black pero decidí sellar los asientos y todo lo referente a la casa Black para cuando Sirius estuviera libre.

Amelia abrió los ojos recordando eso, vaya el chico era muy inteligente, Sirius miró a Gwen sonriendo – al ser libre puedo reclamar el Señorío y aunque eres mi ahijado y en mi testamento te acredita a ti como heredero Black aún no sé qué vaya a pasar en un futuro – comentó mirando a Gwen mientras la chica se sonrojaba – puede que te quite un poco de presión con la casa Black, pero primero – se levantó ayudando a Gwenog a hacerlo – lamento mucho ser un idiota que no piensa antes de actuar, lamento mucho haberte dejado por doce años… pero tienes… tienes que saber que tú y Harry fueron mi principal fuerza den… dentro de esa prisión Gwen… ¿quieres ser… quieres ser mi novia nuevamente?

Gwen asintió mientras lloraba, como siempre Sirius era todo un caballero cuando quería serlo – sí, estúpido idiota cara de perro – dijo mientras se lanzaba para abrazarlo y besarlo, menos mal ya estaba limpio y con la boca lavada.

Bueno eso le quitaba una casa de la cual preocuparse y si estaba en lo correcto Sirius pronto formaría su propia familia.

– Y entonces ¿tengo que unirme a ti? – preguntó Susan con voz ronca en el oído de Harry mientras los demás estaban demasiado metidos en su felicidad por Gwen y Sirius.

Harry la miró mientras sentía subir el calor de su cuerpo, sus ojos se juntaron haciendo a Susan sentir lo que Charity y Hermione ya habían sentido, la electricidad entre ambos subía rápidamente.

Negó con la cabeza despejándola y sonrió un poco, la tomó de la mano y haciéndole un gesto para que no hiciera ruido la hizo levantarse y comenzaron a caminar hacia la salida – porque no nos vamos – comentó Harry suavemente sonriendo.

Susan lo siguió, lo haría hasta el fin del mundo, además era emocionante la idea de tener una escapada con Harry y nunca había visitado Londres, la mayor parte de su vida la paso en Bones Mayor y para lo único que salía era para eventos importantes de otras casas.

Salieron del departamento y subieron al ascensor, la electricidad de antes volvió a aparecer y subió mucho más mientras descendían ¿qué demonios pasaba? solo estaban encerrados en un lugar pequeño y… si solos.

Pero les extrañaba como la tensión y el olor a chocolate que solo Harry podía oler aumentaba, casi se abalanza contra Susan, pero justo en ese momento las puertas se abrieron.

Bajaron del ascensor y dejaron subir a una pareja – ¿qué fue eso? – preguntó Susan casi llega al orgasmo solo con tener a Harry a un lado suyo en ese pequeño espacio.

– No tengo idea – respondió Harry sonriendo encantado con la experiencia – como sea, que tal si vamos a comer algo y luego vamos a visitar un departamento que mi madre compró aquí en Londres.

– ¿Cómo lo sabes?

Harry se encogió de hombros quitándole importancia – Gradding me mostró todo lo que tenía, mi madre era hija de Muggles como sabes, así que compró este departamento, aunque no se mucho de Londres así que tocara buscarlo.

Se sonrieron y caminaron por la calle hacia la derecha, evitando gente con trajes, Harry noto un olor que los seguía, apestaba horriblemente así que enseguida supo no era alguien bueno.

Giro un poco la cabeza y miro de reojo sus ojos mucho mejores que los de cualquiera captaron al hombre enseguida, vestía un traje elegante de color azul oscuro, su cabello estaba bien peinado hacia un lado y llevaba un maletín negro, mientras hacía como que leía algo en el celular, pero notaba sus ojos posados en ellos a cada momento.

– "Por su olor quiere a Susan" – comentó el Zkrill riéndose suavemente – "lo evitas o puedes asustarlo un poco, creo que lo segundo sería mejor puedo darte una ayudadita ahora que estas más fuerte y la unión con Susan se empieza a formar, sería una buena muestra de lo que puedes hacer".

Harry lo pensó un momento pero no le gustaban los hombres que veían de ese modo a Susan, no le gustaban los hombres que veían de ese modo a ninguna de sus chicas, las protegería a todas y si la ayuda del Zkrill era como se imaginaba esto le gustaría mucho – "bien hagámoslo".

Vio de un lado a otro y notó un restaurante con alguna especie de diseño antiguo, lleno de flores por todo lado y las paredes estaban hechas de ladrillos y madera, la guio hasta el restaurante y la regreso a ver aun teniendo el olor del hombre presente para no perderlo – este lugar es muy bonito – comentó la peli roja – ¿ya habías venido?

– Es la primera vez – dijo Harry con cariño – porque no entras y pides una mesa para los dos, si me demoro mucho pide por mí.

Se acercó y la beso en los labios, Susan confundida acepto y se metió en el restaurante, mientras él se dio media vuelta y miró a los ojos al hombre que se asustó en un principio al recibir al instante la mirada de Harry.

Pero luego sonrió, aún lo veía como un niño, Harry sonrió también y le hizo un gesto para que lo siguiera mientras caminaba a un callejón un par de locales más lejos, el hombre confundido y asombrado al no saber qué pasaba siguió a Harry.

De todos modos podía deshacerse del chico y regresar por esa hermosa peli roja, cuando llego al callejón noto enseguida que algo no andaba bien, al instante en que puso un pie dentro del callejón la temperatura subió considerablemente – ¿qué sucede? – susurró comenzando a asustarse.

Escuchó un gruñido, pensó que era un perro pero los ojos blancos que lo veía desde la sombra no eran de perro, además el gruñido era producido por algo mucho más grande, el lugar se ilumino cuando un rayo azul salió disparado de donde estaban los ojos y carbonizo un basurero cercano.

Dio un paso atrás asustado, pero los ojos se acercaron también – es mi chica a la que veías y querías – comentó una voz gruesa, demasiado gruesa – y no me gustó como la veías.

Otro rayo ilumino el callejón mostrando al chico un poco más alto con el cabello largo hasta los hombros, sus ojos blancos espectrales y dientes afilados, las garras negras de sus manos y esa voz gruesa y seseante le dieron tanto miedo que termino por orinarse en sus pantalones – ¿qué… qué eres? – preguntó con voz chillona y a punto de lanzarse a llorar.

– Tu peor pesadilla – respondió Harry mientras corría hacia el frente.

El hombre gritó del miedo y se cubrió la cara con los brazos, cuando no pasó nada levantó la cabeza pero todo había vuelto a la normalidad, el basurero a su lado estaba completamente normal y lo único que quedaba allí, era él y su pantalón negro por su orina.

Temblando y pálido salió corriendo del callejón gritando por ayuda, Harry lo veía desde al frente riéndose – "¿qué fue eso?" – preguntó asombrado.

– "Cuando logres convertirte en mí, cuando tengas la suficiente fuerza, aprenderás a amenazar a tus enemigos con instinto, ustedes lo llaman instinto asesino, nosotros marcar territorio, con un poco de eso y nuestra imagen amenazante, puedes hacer que tu enemigo vea una especie de espejismo por eso el basurero, ahora ve con Susan".

Harry sonrió encantado con lo que había hecho, ahora el hombre se lo pensaría dos veces antes de intentar raptar o peor violar a otra chica, pero no fue donde Susan enseguida se metió en la florería detrás de él y compro una flor que le recordaba a su más nueva novia.

Después de eso se encaminó hacia el restaurante y sonrió cuando se sentó frente a Susan – ¿qué hiciste? – preguntó estrechando los ojos.

Harry sonrió un poco más – te conté que huelo a todas y cada una de ustedes con un olor especifico cierto – Susan asintió confundida – Hermione huele a vainilla, Charity a manzanilla y tu – sacó sus manos de su espalda y le tendió la hermosa flor rosa.

Susan abrió los ojos sombrada con la hermosura de la flor y lo bien que olía – un loto – susurró Susan asombrada – es hermoso ¿así te huelo yo?

Harry asintió – el loto se cree que es la absoluta pureza, la elegancia, la belleza y la gracia, está asociada con los atributos femeninos perfectos – explicó Harry mientras disimuladamente sacaba su varita y formaba un circulo perfecto alrededor de la flor, mientras pasaba la varita se iba formando una especie de escarcha a su alrededor. Susan sentía el frió en sus dedos y supo enseguida que había sido un hechizo de congelación, pero algo diferente a lo que estudiaban ellos – sóplalo.

Susan se acercó y soplo, dejando que toda la escarcha se esparciera por la mesa y dejando una esfera perfecta cristalina de hielo y en el centro como si estuviera allí para ser admirada la flor de loto brillaba – gracias Harry – comentó Susan impresionada y encantada.

Cuando la mesera trajo la comida, pudieron separar sus ojos para enfocarse en comer, hablaron un poco más de todo lo que respectaba a su estado actual y a quienes quería incluir en su corte porque no solo sabía que las chicas sentían algo por él, sino él lo sentía por ellas.

Era un grupo grande, pero a Susan le intereso por el momento un poco más sus experiencias con Hermione y Charity.

Le gustaba lo que oía, el cómo las había tratado, el cómo se sentía ante la perspectiva de sentir lo mismo o que Harry le hiciera sentir lo mismo, cuando hablaban de hacer el amor podían sentir la electricidad recorriendo sus cuerpos y uniéndolos, era algo muy aparte de su habilidad elemental.

Cuando terminaron de comer salieron del restaurante y se encaminaron hacia la calle principal – bien según recuerdo el departamento está en un edificio llamado Escorpio – comentó Harry mientras evitaba que la gente lo separe de su peli roja novia.

– ¿No sabes la dirección? – preguntó Susan.

Harry negó con la cabeza, pero sonrió de todos modos – pero puedo oler la magia y puedo saber qué edificio está cargado con esta – sonrió un poco más – es como la búsqueda del tesoro, será divertido.

Susan negó con la cabeza divertida con la forma de ser de Harry, sería un poco más complicado, solo tenían unas horas como máximo, de seguro su tía ya estaba llamando a todo el cuartel de Aurores para que los busquen.

– ¿Por dónde comenzamos capitán? – molestó Susan abrazándose a Harry.

Harry se rió nuevamente, olfateo un poco y giraron hacia la derecha – por aquí – susurró mientras corría jalando levemente a Susan y como podían avanzaban.

La gente los veía como locos pero a quien le importaba no los volvería a ver nunca, llegaron a una urbanización con algunas casas bastante bonitas aunque todas iguales, le hacían acuerdo a Privet Drive – parece que no – dijo Susan sonriendo.

Volvió a olfatear mientras se alejaban, Harry volvió a sonreír y corrió nuevamente, llegaron a un enorme parque, bordeando había varios edificios, de algunos podía oler la magia, más fuerte o más débil.

Caminaron bordeando el parque viendo el nombre de los edificios, hasta que se encontraron con un edificio apartamental, con el nombre en grandes letras doradas – aquí estamos – sonrió Harry nuevamente – fue fácil no lo crees.

Susan sonrió ligeramente, entraron al edificio y fueron recibidos por un impresionante hall, con pequeñas salas de estar con sofás negros, llegaron al escritorio de piedra que estaba al fondo del vestíbulo y saludaron al hombre vestido con el uniforme verde oscuro – soy Harry Potter, recién me entere que mis padres tenían un departamento aquí.

El hombre sonrió y revisó en la computadora frente a el – si aquí esta, un dúplex a nombre de Lilian Potter, permítame un momento – se levantó y entro por una puerta al fondo, un par de minutos después salió con un llavero y dos llaves – estas son las llaves de su dúplex, esta tal y como lo dejaron hace unos catorce años, tome el ascensor número siete.

Asintieron y tomaron las llaves, se encaminaron al ascensor, ni bien las puertas se cerraron la misma electricidad de antes se disparó, Harry no pudo evitar dar un paso rápido hacía Susan empujarla suavemente hasta que tocó la pared de cristal y luego la beso con desesperación.

Susan respondió inmediatamente subiendo sus brazos hacia el cuello de Harry y entrelazando sus dedos en la nuca del azabache.

Movió su pierna derecha metiéndola entre las piernas de Susan, el vestido que estaba usando se levantó dejando al descubierto sus muslos y cuando la pierna de Harry tocó su centro la peli roja se separó lanzando un jadeo impresionada – ya estas húmeda – comentó Harry con la voz completamente ronca y baja.

– Que… que esperabas – se quejó la peli roja – po… podemos esperar a… que lleguemos… lleguemos al departamento.

Estaba a punto de quejarse y decir que no aguantaría cuando sintieron como el ascensor se detenía y abría sus puertas, regresaron a ver asustados cuando notaron un pequeño corredor con una única puerta al fondo.

Se separaron y caminaron rápidamente hasta la puerta, Harry metió la llave en la rendija y le dio la vuelta, la puerta se abrió con facilidad pero cuando entraron las bocas se les fueron al piso.

No era un departamento como en el que había estado recientemente perteneciente a Gwen, este tenía dos pisos, estaba completamente pulcro, con elegantes muebles una cocina espaciosa, una sala con una chimenea central, al fondo un ventanal de puertas corredizas que daban acceso a un enorme balcón.

Un poco a la derecha estaban las gradas que les daba acceso al segundo piso – mi madre tenía buen gusto – comentó impresionado.

Susan asintió y comenzó a recorrer el lugar, lógicamente en la cocina no habría nada, la sala era enorme con sofás negros al igual que abajo solo que estos parecía de más cómodos.

Uno que otro cuadro y varios tipos de flores que supuso los encargados del edificio cuidaban ya que los dueños no venían, no sabía si sabían de su muerte, pero habían cuidado muy bien del departamento – veamos que hay arriba – dijo Susan encaminándose hacia las gradas.

Harry sonrió perversamente y asintió mientras la seguía, se había fijado en que no había cuartos en el primer piso.

Subieron encontrando otro corredor con algunas puertas, olfateo un poco encontrando la magia recorriendo todo el departamento, protegiéndolo, pero también capto un extraño olor que le trajo recuerdos a la mente.

– "Te gusta Harry, es un muy bonito departamento no crees" – escuchó en su cabeza.

– "Lily amor, solo tiene un par de meses como esperas que te responda" – escuchó ahora la voz de su padre.

– "Leí en un libro que decía claramente que era muy bueno hablarles desde pequeños, sus cerebros ya te reconocen como la madre y en tu caso un muy mal padre" – captó un bufido y como su madre se reía.

Volvió a la realidad cuando vio la preocupada mirada de Susan frente a él – ¿Harry por qué lloras?

Levantó la mano sorprendido y se tocó las mejillas – tuve un recuerdo – respondió suavemente – mis padres me hablaban, fue… muy parecido a lo que me pasaba con los Dementores pero… bueno.

Susan lo abrazó con fuerza – ¿quieres seguir? – preguntó suavemente, cuando Harry asintió lo jalo de la mano y comenzaron a recorrer el departamento nuevamente, hasta que llegaron a la última puerta, justo de donde venía ese olor, la peli roja abrió el cuarto y se encontró con un enorme dormitorio, una cama enorme con cobijas azules a la derecha, a la izquierda dos puertas y al fondo otro ventanal con puertas corredizas tapado por unas cortinas de un azul más oscuro – este debió ser el cuarto de tus padres, se tiene una hermosa vista de Londres.

Harry asintió pero cuando vio a Susan en el cuarto pasando su mano por las cobijas en lo único que pudo pensar fue en ella y no en el departamento o el cuarto.

Se adelantó rápidamente y pasó su brazos por la cintura de la chica – porque no continuamos con lo que iniciamos en el ascensor – murmuró con voz ronca, el olor a chocolate le golpeo la cara con fuerza haciéndolo sonreír, la dio la vuelta y la volvió a besar.

– Me encantaría mi hermoso señor – respondió Susan mientras retrocedía hasta caer en la cama – tiene que darme una parte de lo que ya dio a Charity y Hermione.

Harry sonrió y se adelantó mientras comenzaba a desvestirse, la camisa quedo en el suelo mientras Susan lo veía recostada mordiéndose el labio inferior, el azabache se detuvo a los pies de la cama y bajó sus manos hasta el cinturón, lo zafó por completo y lo lanzo sobre su cabeza.

Luego abrió el botón del pantalón, Susan lo veía atentamente ya pasándose la lengua por lo labios cuando Harry se detuvo, levantó la cabeza confundida, el chico sonreía, retrocedió un par de pasos y busco por el cuarto.

Encontró una silla a su lado izquierdo, formaba parte de un peinador con un gran espejo, caminó, tomó la silla y regresó a su sitio, se sentó y levantó la pierna derecha – porque no me sacas el zapato y la media – pidió.

Susan asintió aún confundida y se acercó al zapato, lo desato rápidamente pero cuando tiro para sacarlo se quedó allí, volvió a tirar sin el más mínimo resultado, levantó la cabeza y vio sonreír aún más a Harry, este le hizo una seña con el dedo para que se diera vuelta y se sentara en su regazo.

Saltó de la cama y se sentó donde le decían, pero al momento de agacharse se dio cuenta que es lo que pretendía el azabache, su vestido subió un poco más, Harry aprovecho y estiro sus brazos comenzando a acariciar los muslos de Susan.

Soltó un jadeo cuando apretó levemente la parte interna, lo sintió subir un poco más, se puso nerviosa al instante, era la primera vez que hacía algo como eso, pero al mismo tiempo estaba sumamente contenta y la expectación crecían mientras más cerca de su sexo estaba Harry.

Cuando estaba segura la tocaría allí donde empezaba a picarle, las manos de Harry viajaron hacia sus caderas llevando su vestido con ellas, jadeo otra vez pero no tanto de placer – Harry – se iba a quejar, cuando un gemido salió de su boca.

Harry le había agarrado un seno en toda su mano, prácticamente estaba semi desnuda con su calzón, su sujetador y su vestido como segundo sujetador – los zapatos – dijo en su oído, sacó la lengua y lamió el borde de la misma – tu preocúpate por mis zapatos.

Se estiró nuevamente para tirar del zapato cuando sintió como su vestido subía un poco más y la mano derecha de Harry dejaba su seno para pasar hacia atrás, acariciando su piel suave y lentamente escucho el diminuto clic que indicaba su sujetador estaba suelto y luego sintió el mismo subir hasta casi su cuello donde estaba su vestido.

Harry tomó sus senos en sus manos masajeándolos y apretando lentamente los pezones, de vez en cuando los tiraba hacia delante o los empujaba contra su seno, cada una de esas acciones le dificultaba concentrarse en sacar los zapatos.

Su respiración se volvió errática, su cuerpo se sentía como gelatina y tenía que agarrarse de la pierna de Harry para no caerse – se… se siente bien – susurró, era mucho más placentero que tocarse ella misma y sus senos eran bastante sensibles.

– Mi zapato sigue allí amor – murmuró Harry mientras iba dejando besos por la dulce y tersa espalda de Susan – no te tocare… allí, mientras no me los quites.

Bajó su mano izquierda acariciando su ombligo, aspiró aire con anticipación cuando paso un poco más abajo, pero la mano cruzo por completo y el dedo pulgar se engancho con la tira de su calzón, se ataban a los lados así que solo tuvo que tirar un poco fuerte para que el nudo se deshiciera y dejara libre parte de su entrepierna.

Harry beso un poco más la espalda y los omóplatos de Susan antes de subir hacia su hombro derecho y morderlo suavemente, la peli roja soltó un gemido un poco más fuerte, mordió más arriba ganándose una reacción parecida, cuando llegó al cuello lamió y chupó con fuerza el lóbulo de la oreja.

Su mano derecha siguió acariciando ambos senos, mientras pellizcaba los pezones y los tiraba, su manos izquierda siguió acariciando los muslos y el ombligo bajo de Susan, su dedo pulgar se engancho un par de veces con la tira izquierda del calzón pero no lo desato.

Susan suspiraba y se retorcía en su lugar – ¿cómo… cómo quieres que me concentre? – comentó entre suspiros.

– Tira del zapato – mencionó chupando el pulso de su cuello.

Gimió un poco más fuerte, se agacho y como pudo tiró el zapato, al principio no salió, principalmente porque se le resbalo el zapato cuando sintió los nudillos de la mano de Harry tocar su sexo.

Pero cuando volvió a intentarlo sintió con la pierna se relajaba bajo su cuerpo y el zapato salía con facilidad – estabas haciendo fuerza – comentó, aunque no estaba molesta porque le encantaba estar donde estaba y le encantaba sentir lo que estaba sintiendo.

Harry se rio – si no, no sería un juego – murmuró en su oído, presiono sus nudillos en la vagina húmeda de Susan, haciendo que soltara otro gemido, luego presiono su dedo pulgar en el clítoris bastante duro.

Susan abrió los ojos mientras gritaba un poco – eso, ahí, si ahí por favor – gimió con fuerza.

Volvió a reír y levantó a Susan mientras cambiaba de pierna – aún te queda un zapato – molestó y volvió a apretar en el muslo interno de Susan.

Gimió con fastidio sabía que no la volvería a tocar donde quería que la toque hasta que le sacara el zapato – pero no haga… hagas fuerza – respondió mientras tragaba saliva y se agachaba.

– No prometo nada.

Cuando terminó de desatar los cordones intentando concentrase e ignorar las deliciosas caricias de Harry, sintió como la pierna se tensaba, frunció el ceño y lo golpeo en la misma – no hagas fuerza.

Harry se rió y relajo los músculos, Susan tiro el zapato que salió fácilmente, la otra tira de su calzón se desato y pronto estuvo como vino al mundo frente a su pronto a ser esposo.

Sintió como un dedo de Harry entraba levemente en su vagina y soltó un gemido más mientras se levantaba ligeramente – los pantalones – dijo con la risa en su voz.

Sintió como el dedo salía y la mano apretaba su muslo – te odio – comentó como niña pequeña, paso sus brazo como pudo debajo de sus piernas bajo la cremallera del pantalón y lo tiro para sacarlo, se sentó en las piernas desnudas de Harry y sintió el dedo nuevamente adentro – pero te amo – gimió.

Harry rió – yo también te amo – respondió mientras sentía a Susan sacarle con dificultad el pantalón y al mismo tiempo las medias – como recompensa.

Con su dedo pulgar apretó el clítoris, su dedo índice salía y entraba de la vagina, su mano derecha apretó su seno aprisionando su pezón entre su dedo medio y anular y chupó nuevamente el pulso en su cuello con fuerza.

Todo mezclado llevaron a Susan a su primer orgasmo, se paró nuevamente gritando el nombre de Harry, cuando terminó se sentó y recargo su cuerpo contra el de Harry – eso, eso fue genial.

– Aún no terminamos, siéntate en la cama un momento – comentó levantándola y dejándola en la cama.

Sintiendo piernas y brazos temblarle se dio la vuelta para ver que hacía Harry, el azabache se sacó el bóxer y tomo su varita, esa funda de piel de Basilisco era muy útil ya se le ocurriría que hacer para agradecer a las gemelas, apuntó la varita a Susan y le lanzo el hechizo anti embarazo.

– ¿Qué haces? – preguntó Susan.

– Prevención, no quiero a tu tía cazándome por no cuidarte de cualquier cosa – se rieron ligeramente mientras Harry se sentaba nuevamente en la silla – ahora ven aquí – Susan se levantó y volvió a sentarse en el regazo de Harry – te va a doler, pero mientras más rápido lo hagas menos tiempo durara, así que intenta hacerlo en un solo esfuerzo.

Asintió con suavidad y llevo la mano hacia abajo para tomar el pene de Harry, primera vez que veía uno, primera vez que tocaba uno, suspiró dándose valor y lo llevo a la entrada de su vagina, entró un poco pero no era molesto por el momento, contó hasta tres y se sentó con fuerza y rapidez.

Gimió dolorosamente mientras abrazaba a Harry y lo mordía en el hombro, Harry sintió el dolor que causaron los dientes de Susan entrando en su carne, la abrazo dándole a entender que no importaba y se quedaron quietos un momento.

Sentía el sabor a sangre en su boca, pero el dolor le impedía abrirla, un minutos después pudo abrir ojos y boca separándose de Harry – lo… lo siento, pero dolió bastante.

Harry asintió y la beso en los labios, aún tenía su sangre en la boca – es un poco diferente para cada chica, por lo menos fue un solo dolor y no estuviste sufriendo mucho – se removió haciéndola suspirar – ¿estas lista o nos quedamos así un momento más?

Susan se levantó un poco, pero ciertamente solo había sido un dolor – podemos movernos – gimió.

– Bien tú mandas mi lady, estas arriba, adelante – sonrió mientras tomaba sus brazos y llevaba las manos a sus hombros.

Susan estaba algo asustada porque no sabía qué hacer, pero las manos de Harry la ayudaban indicándole como moverse y con cada rose que daban era mejor, además ver a Harry bajo ella susurrándole como moverse, con los ojos cerrados su boca entre abierta era un gran placer.

Bajó sus manos hasta el pecho y el ombligo de Harry sintiendo los músculos moverse, retirando y haciendo un camino con las gotas de sudor, se agacho y lo beso, Harry profundizo rápidamente el beso.

– Me… me siento ex… extraña.

– Déjalo suelto preciosa, libéralo – susurró Harry.

Susan perdió todo control cuando lo oyó y ambos terminaron al mismo tiempo, una luz azul los envolvió y quedaron desparramados en la silla, sudorosos, con su respiración irregular e hilos de sangre salían de la herida de Harry – creo que hay que curarte eso – mencionó la peli roja – mi tía debe estar muy preocupada.

Se rieron cansados – duchémonos, arreglémonos y vamos a verlos.

Se levantaron y caminaron hacia las puertas, abrieron la primera encontrando un enorme closet completamente vacío, la otra era un baño igual de enorme que la habitación.

– Me está doliendo un poco ahora – comentó Susan tocándose la entrepierna.

– Es normal, Charity ayudó a Hermione, cuando lleguemos al colegio hablamos con ellas.

Se ducharon rápidamente, Harry se limpió la herida y Susan su sexo, como no había toallas usaron hechizos de secado, salieron al cuarto y volvieron a vestirse, luego salieron del departamento y como antes, en el ascensor sintieron la misma electricidad pero la soportaron por su reciente actividad – ¿qué sucede con los ascensores? – preguntó Harry extrañado.

Se despidieron del hombre en el escritorio y salieron hacia Londres, caminaron de la mano, admirando como el sol comenzaba a ponerse naranja dándose uno que otro beso y conociendo un poco más la ciudad en la que vivían y no había visto nunca.

Cuando llegaron al departamento de Gwen se llevaron su buena reprimenda, pero había valido completamente la pena.

Hestia le hecho un hechizo a su herida para que dejara de sangrar pero no podía cerrarla – Susan no sabía que fueras tan brusca – se burló Sirius, se notaba él también había tenido su momento de felicidad con Gwen.

La peli roja se sonrojo mientras Gwen y Amelia lo golpeaban – por lo menos no les paso nada, estábamos muy preocupados – dijo Hestia.

– ¿Y qué les pareció el departamento? – preguntó Gwen – cuando nosotros lo visitamos para que Lily lo comprara, nos encantó, además cuando veníamos a Londres lo utilizábamos porque era bastante grande y todos podíamos vivir allí.

– U si no me recuerdes cuando Remus y yo rompimos ese jarrón de Lily – dijo Sirius con un estremecimiento.

Los demás se rieron porque recordaban la casi muerte de ambos hombres, pero entendían la furia de Lily porque había sido un regalo de sus padres y el par de idiotas lo habían roto, nadie quería ver a una Lily completamente furiosa.

En esa época según Sirius, Remus y James, Lily parecía algún demonio que venía a llevárselos al infierno, el cabello rojo se movía con vida propia, los ojos le brillaban espectralmente con un augurio de muerte y la lengua parecía la de una serpiente, o por lo menos así la veían ellos, porque ellas solo veían una muy furiosa y roja pelirroja con un excelente manejo de la magia.

– Nos gustó ¿cierto? – respondió Susan mirando a Harry y sonriendo.

– Más de lo que pueden esperar – respondió Harry mirando a Susan y sonriendo con una sonrisa que parecía indicar que él sabía algo que ellos no – en especial me gustó una silla del cuarto de mis padres.

Susan se sonrojo desde el cuello hasta el cuero cabelludo, mientras Harry sonreía y los otros cuatro no entendían a qué se refería el chico, miraban de uno a otro como buscando respuesta pero no la encontraron.

– Bueno será mejor regresar a Hogwarts, han pasado afuera lo suficiente – mencionó Amelia – por cierto, linda flor Susan.

– Un loto, es hermoso – secundó Gwen – supongo que la esfera evitara que se dañe, muy buen regalo Harry.

Se despidieron rápidamente, prometiendo hablarse y cuando salieran a vacaciones podrían conocerse como deberían. Amelia tomó de las manos a los chicos y se apareció en Hogsmeade – tomen la carrosa y cuídense mucho, Harry ya no eres solo mi ahijado, por favor cuida mucho de Susan.

Harry asintió – con mi vida.

Se despidieron y ambos se subieron a la carrosa para regresar al castillo, hablando un poco de los recuerdos, tanto de Harry, Hermione y Charity que había recibido Susan, como de los de ella que los otros tres habían tenido.

Conversaron gracias a su conexión mental y ambas chicas felicitaron a Susan por unírseles, además estaban emocionadas por compartir la cama, Susan y Hermione se pusieron rojas mientras Charity se reía.

Cuando entraron al castillo su grupo de amigos ya los esperaba, había recibido esa misma tarde el periódico con una inmensa explicación de lo que había pasado en el juicio, estaban felices por Harry y asombrados por saber que Gwenog Jones era la novia de Sirius.

– ¿Entonces la pasaste bien? – preguntó Penny sonriendo aunque veía algo celosa a Susan – te ves feliz.

– Si, debiste visitar Londres después del juicio cierto – dijo Hermione rápidamente, aunque ella sabía exactamente y con lujo de detalles que había pasado.

Harry asintió sonriendo y agradecido con Hermione – visitamos un parque Muggle y de paso visite el departamento que mi madre había comprado.

– ¿Y esa flor? – preguntó Neville interesado.

Susan la extendió para que el chico la tomara, conocía muy bien a Neville y su cariño por las plantas así que no la dañaría – es un loto ¿hermoso cierto?

Hermione y Charity se rieron suavemente detrás de todos – "por cierto Harry, necesitamos hablar con Luna, sabe mucho más de lo que parece" – dijo Hermione por medio de su conexión.

– "Es cierto, estuve hablando con ella y sabe cosas que solo ustedes conocen, definitivamente tiene una extraña habilidad" – comentó Charity.

– "¿Qué clase de habilidad?" – preguntó Susan.

– "Algo que puede ser muy útil y peligroso" – respondió Charity.

Todos estuvieron de acuerdo en que conversarían con ella – podemos comer, muero de hambre – mencionó Harry tocándose la barriga – fue un día largo e interesante – sonrió de forma perversa pero a todas las chicas les encanto, en especial a las tres que conocían qué clase de perversidad tenía en mente.

Con eso se encaminaron al comedor, estaba por comenzar la cena por suerte. Se sentaron en la mesa de Gryffindor, Harry miró a los dos pelirrojos que se reían un poco más allá, así que estaría atento.

La cena pasó entre conversaciones de su día, aunque aún podían oír cosas sobre el juicio de la mañana – felicitaciones Susan – comentó Luna sentándose a un lado de Harry.

Mientras los cuatro se veían, los otros se preguntaban porque Luna felicitaba a Susan, pero ya conocían lo rara que era la chica así que lo dejaron pasar – ¿podemos hablar después? – preguntó Harry en un susurro.

– No vemos en la habitación que viene y va – dijo Luna sonriéndole.

Se sorprendió un poco con eso pero lo dejó por el momento. luego de cenar todo el mundo se fue a sus respectivas salas comunes, Harry, Hermione, Susan y Luna tuvieron que esperar un poco para poder ir a la habitación que viene y va, mientras Charity pudo ir enseguida y pidió la habitación con una gran cama para poder dormir todos juntos.

Se encontraron más tarde todos en el tapiz, Susan sabía cómo llegar gracias a los recuerdos de los otros tres porque era la primera vez que iba.

Harry abrió la puerta dejando entrar a las tres chicas. Charity ya estaba sentada en un sofá de una sala parecida a la que había visto en el dúplex de Harry, todo el mundo comenzó a sentarse en un sofá – bueno Luna – comenzó Harry – hay algunas cosas que queremos saber.

– Hay cosas que nadie sabe de nosotros y tú las conoces por alguna razón – siguió Charity.

– Como el que supieras que a Penny le gustaba cocinar – dijo Hermione.

– O que me felicitaras hoy – mencionó Susan.

Luna veía de uno a otro divertida – saben que se ven muy lindos cuando hablan así – comentó riéndose – los bonos de alma son muy divertidos.

Abrieron los ojos asombrados porque supiera de eso – ¿cómo… cómo sabes del bono? – preguntó Hermione.

– No más bien ¿qué eres para saberlo? – preguntó Charity.

Se quedaron en silencio esperando a que Luna dejara de reírse para que pudiera explicar que es lo que pasaba porque nadie podía darse cuenta del bono de alma era algo que les atañía solamente a ellos cuatro.

Luna se rió por un momento largo, la gente la creía loca, la insultaba, la golpeaba, le robaban la ropa o dañaban su tarea, porque podía ver cosas que otros no, había mucha magia aún por descubrir en el mundo.

Había magia en la misma magia, personas excepcionales, personas extrañas, uno de ellos podía ser Harry mismo, quizá él era el más raro de todos.

Los elementales no habían existido desde la época de los fundadores, Harry era el primero en aparecer después de mil años y más, el que sea el Rey de los Dragones lo hacía aún más especial, el antiguo Rey había muerto combatiendo a la bruja oscura Morrigan.

Merlín había sido uno de sus grandes amigos, es más el Rey había sido profesor de Merlín y sus amigos.

Así que Harry definitivamente era el ser más raro, extraño y especial sobre la faz de la tierra, pero había otro tipo de personas, aún faltaban por llegar, Veelas, Ninfas, Occuluss.

Nadie le creía pero ella sabía mejor, ella también era rara y extraña y especial, cuando terminó de reírse Hermione la veía molesta mientras que Susan y Charity ligeramente confundidas, Harry en cambio con paciencia y divertido también.

– Entonces vas a hablar – dijo Hermione.

– Para contarles que soy tengo que retroceder hasta mis nueve años – comentó suavemente cambiando su forma de ser completamente, su voz salía profunda y vibrante, su cabello y ojos brillaban a la luz del fuego dándole un aire misterioso – en esa época mi madre murió, le gustaba experimentar, murió frente a mí.

El lugar quedo en silencio, estaban completamente pasmados, nunca imaginaron que algo así le ocurriera a la chica a tan corta edad – lo siento – dijo Harry entendiendo su sentir, él mismo nunca había conocido a sus padres.

– No te preocupes, a veces viene a visitarme en las noches y hablamos mucho.

Miraron confundidos a la chica – no se puede hablar con los muertos a menos que sea un fantasma – comentó Hermione.

Luna negó con la cabeza – como decía, desde ese día yo… cambie – mencionó mirando en especial a Harry – mi lado Bwytatgofion despertó – no entendían de lo que hablaba pero de cierta forma era parecido a lo que le sucedió a Harry así que esperarían para saber que estaba pasando y conocer toda la historia.

Si le dejaba de cierto modo leer la mente de otros, era un poder que podía ser muy útil, pero en las manos equivocadas podía ser muy peligroso, por el momento escucharían atentamente y después sacarían sus conclusiones.


Explicaciones para el capítulo como siempre, como lo dije más arriba Susan es otra de las chicas que me encantan y que quiero que estén con Harry por lo que la uní en este momento, además el que estuvieran juntos cuando se los dijo a los adultos, a su familia era casi obligatorio que la uniera en ese momento.

Algunas de las habilidades de Harry empiezan a mostrase, las habilidades que comenzaran a aparecer y fortalecerse con forme las chicas se unan al chico.

Con forme pasen el tiempo Harry se unirá de verdad con su familia en especial cuando lleguen las vacaciones porque es un poco difícil ahora con ellos en el colegio pero eso sí, ahora Harry si se unirá con ellos en especial con Sirius, no solo serán padrino y ahijado de nombre.

También me puse a pensar y me di cuenta que en la época donde eso de los apellidos y títulos de ese modo el hombre era el que manejaba en verdad todo aunque supongo que las mujeres ayudaban a sus maridos.

Según tengo entendido en Harry Potter una que otra mujer ya no son simplemente esposas trofeo aunque la mayoría si lo son.

Por tanto el consejo de Amelia que aunque Harry tomaría como suyo el título Bones por ejemplo, Susan podría ayudarlo en todo lo que necesitaría y por supuesto tomar voz y voto con su asiento.

Por ultimo tenemos el poder de Luna, sé que algunos querrán matarme por dejar el capítulo donde lo deje pero no pude evitarlo, era simplemente el momento justo para cortarlo.

En el próximo capítulo sabrán exactamente qué es lo que pasa con la pequeña Luna y porque sabe los secretos de la mayoría sino todos los que viven en Hogwarts. Espero que el capítulo les haya gustado y nos estaremos leyendo.

Como siempre espero sus Reviews, Follows y Favorites.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Accidente 8853 0 0 2. Despertando 8911 0 0 3. Una navidad especial 8965 0 0 4. Animagos, Animagos 8757 0 0 5. La primera vez 10727 0 0 6. Juicio justo 9753 0 0 7. Sirius Black 9199 0 0 8. Y ya somos cuatro 7944 0 0 9. Una fuerza muy importante 8382 0 0 10. Perder y ganar, ganar y perder 9873 0 0 11. Pociones de amor 8362 0 0 12. La verdad sale a la luz 8659 0 0 13. Magia antigua 8650 0 0 14. Li 8543 0 0 15. Un Dios serpiente 9363 0 0 16. Un nuevo escape 9447 0 0 17. Errores Weasley 9724 0 0 18. Cambios 12596 0 0 19. Dursley 9613 0 0 20. Problemas familiares 9537 0 0 21. Clanes 9023 0 0 22. Vacaciones 9612 0 0 23. De Veelas y Vampiros 9336 0 0