Harry Potter el retorno del Rey @fxrobalino
Juicio justo

Buenas traigo el capítulo seis de esta historia, aunque solo sea porque un primo tenía en su flash la historia, porque mi computadora se dañó y no he podido escribir nada por el momento, peor aún corregir alguna falla que tuviera el capítulo.

Como siempre respondiendo a Reviews para Loquin Harry no tuvo mucha ingenuidad en el Lemmon no porque fuera exactamente el, sino porque dejo que sus instintos animales manejaran la situación, por otra parte habrá más cambios más adelante pero por el momento serán mínimos, como ya dije antes me parece, todo comenzara justamente en el cuarto año, cambios, más chicas, entre otras cosas.

Soul Of Demon para mi más cannon en Harry/Hermione aunque al final no haya terminado de ese modo, con parte de lo típico o atípico, supongo que a cualquiera que le guste la pareja Hermione/Harry le parecería que Ginny es la mala de la historia, aunque no te confundas tengo un par de historia de Harry Potter en las que Ginny no es mala.

Como ya esplique en una nota antes no creo que Ginny justamente sea la mala de la historia, pero queramos o no, y lo vean o no Molly obsesiono a su hija con Harry desde la cuna, no parece tan raro que la pelirroja terminara justamente como la plagan en las historias.

Y después de todo las cosas típicas es la base de Harry Potter si lo cambiara todo tendría un libro propio y no un Fanfic.

Donkike07 me alegra que te gusten mis historias, si no estoy mal también he recibido Reviews tuyos en mis otras dos historias, como sea creo que Harry desaprovecho mucho su poder dentro del mundo mágico haciéndose el mártir, eso es algo que odio de los héroes, en especial en los libros porque crean gente que en verdad no existe y siempre es agradable leer sobre un héroe no tan héroe y a pesar de tener poderes lo más humano posible... no sé si me explico pero bueno.

Harry fácilmente pudo destrozar a Fudge si hubiera usado la cabeza, pero es el típico Gryffindor, en lugar de ser valiente es temerario, es estúpido, hace las cosas sin pensarlas, supongo que tiene mucho que ver con a quien decidió hacer su amigo, "Ronald Weasley", muy mala influencia para un chico como Harry.

Creo que Harry hubiera sido un héroe mucho más astuto, inteligente y a la final mucho más útil si hubiera quedado en Slytherin y conseguía amigos como Hermione, otra Slytherin aunque no lo noten, o Daphne Greengrass.

Como último, quería preguntar a mis seguidores sobre una historia de Harry Potter como parte de un reto de un amigo, lógicamente para publicarla tendría que demorarme un poco más con todas las historias porque tendría mucho más por escribir.

Las reglas que me dieron son las siguientes:

1.- Harry debe ser mujer.

2.- Harry mujer debe gustar de mujeres.

3.- Harry mujer debe tener un harem de mínimo siete mujeres la única obligada es Hermione.

4.- Harry mujer debe ser alguna criatura mágica como las Veelas (a elección del autor).

5.- la historia debe comenzar en el tercer, cuarto o entre esos dos años.

6.- Harry mujer debe tener una relación incestuosa (relación con su madre u hermana)

El reto me pareció interesante y escribí unas cinco páginas de una idea en general, pero quería preguntar a los lectores para estar seguro si hacerla y publicarla o no.

Como sea les dejo con la historia.

Cap6.- Juicio justo.

La mañana siguiente Harry se levantó con un sentimiento extraño recorriéndole las entrañas, plenitud, realización, felicidad, todo se mezclaba, el que el cuerpo de Charity estuviera pegado al suyo con sus senos tocándole el torso solo mejoraba la cosa.

– Así que, así se siente cuando haces el amor – dijo Charity susurrando y haciendo círculos en el pecho de Harry con su dedo, se rió un poco y sintió como la piel de Harry se erizaba – lo siento… te desperté.

– Lo estaba ya – respondió Harry con el mismo tono bajo, como si no quisieran romper la tranquilidad que los envolvía, se quedaron en silencio un momento, hasta que sus estómagos rugieron – ¿siempre quedas tan hambriento después de… esto?

Charity se rió un poco más, a pesar de que la noche anterior Harry fue completamente el que controlo todo y lo hizo muy bien, de nuevo regreso a ser ese chico de trece años un poco tímido – dicen que el sexo es el mejor ejercicio que existe – respondió Charity – después de tanto ejercicio debemos estar hambrientos – volvieron a quedarse callados disfrutando de lo que había pasado – por cierto ¿tú amigo Ronald no estará como loco buscándote?

– Solo le digo que me quede dormido en la biblioteca estudiando y de seguro se olvida del tema.

Sabían lo dejado que era el peli rojo ahora que Hermione había dejado de ayudarle sus notas comenzaban a descender mucho – parece que tu amiguito también despertó – se burló Charity viendo hacia abajo donde se podía ver la erección de Harry.

– Llevo despertando así desde hace tiempo – respondió aunque extrañamente no estaba cohibido – sueños con Hermione, Penny y tú que han hecho que tenga que bañarme con agua fría cada mañana.

Charity se rió un poco más fuerte – así que te gustaría tenernos a las tres aquí e – se burló un poco, Harry jadeo ante la idea – pero sabes ahora me tienes a mí para calmar a este chico – bajó la mano por debajo de las sabanas y agarro el pene de Harry con un apretón, sonrió cuando aspiro aire sorprendido – ¿este lugar tiene baño?

Escucharon un sonido extraño y pudieron ver en la pared de en frente aparecer una puerta más – me encanta este lugar – comentó Harry sorprendido.

Charity sonrió perversamente y se levantó rápidamente, sin importarle estar completamente desnuda frente a Harry – vamos te ayudo con eso y de paso cumplo una fantasía – mencionó mientras caminaba meneando el trasero como sabía que le encantaba a Harry.

El azabache se levantó con rapidez y la alcanzó abrasándola por la espalda colocando sus manos en el ombligo de Charity se acercó a su oído y lamió un poco – no crees que deberíamos preocuparnos por otras cosas antes de eso – susurró con deseo – como asegurarnos que no quedes embarazada.

Asintió con lentitud y se agacho a tomar su pantalón, la varita salía de uno de los bolsillos, la recogió y se hecho un hechizo anti embarazo – ahora estamos listos – ronroneo con voz grave y lo jalo hacia el baño.

Abrió la llave del agua dejando se caliente un poco y revisaron que tuvieran todo lo necesario, la cámara se había encargado de darles incluso pasta y cepillos de dientes, entraron al agua y dejaron que los mojara un poco antes de que Charity se colgara del cuello de Harry para besarlo con desenfreno y pasión.

Hace un par de meses, cuando tuvo el accidente Harry era algunos centímetros más bajo que ella, pero ahora máximo lo era un centímetro o tenían la misma altura, al terminar el año sería más alto y quizá el próximo se pegaría la estirada que haría que tuviera que poner de puntillas para besarlo.

Solo de imaginarse un Harry más alto la llenaba de placer, el agua chocaba contra sus cuerpos calentándolos casi enseguida, la erección de Harry se apretaba contra el estómago de Charity.

– Me gustó el Harry de anoche – comentó la castaña rojiza entre besos – tan dominante… y poderoso.

Harry gruñó un poco y la apretó contra la pared, el contraste de la pared fría contra el del cuerpo caliente de Harry la hizo soltar un gemino fuerte – me tientas – comentó con la voz grave y profunda.

Llevo su mano hacia las nalgas de la chica y la levantó, Charity sintió sus músculos contraerse y estirarse bajo sus manos, moverse con la fuerza utilizada para levantarla, Harry se llevó un seno a la boca con rapidez chupándolo y mordiéndolo, el sabor de la piel sudada se mezclaba con el sabor ligeramente dulce del agua.

Gemidos de parte y parte llenaban el baño, luego la bajó un poco y entró en ella de lleno, Charity lanzó un grito de placer y recargo la cabeza en la pared, definitivamente ese Harry era lo mejor para esos momentos y la posición de más erótica, con el agua de la ducha majándolos, sus cuerpos juntos y resbaladizos, el llenándola por completo, sus manos pasando por sobre los hombros y descansando sus manos en su espalda.

Sintiendo como los músculos se movían para levantarla y salir un poco, luego bajarla para llenarla nuevamente – Harry – gimió Charity, al estar parados tocaba puntos que la noche anterior no hizo, se rozaban de forma distinta – ¡Merlín!

Subió la velocidad y la castaña rojiza apretó las uñas contra la piel de su espalda, Harry lamió su cuello y lo mordió ligeramente, ni siquiera sintió como las uñas se clavaban en su carne y rasguñaban con fuerza su espalda.

No sentían nada más que el placer, enrollo sus piernas por la espalda de Harry haciendo que se peguen aún más, soltaron gemidos cuando se juntaron hasta que no había más espacio, la fricción se hizo más fuerte y el mismo cosquilleo anterior los invadió en el ombligo bajo.

Aumentó la velocidad un poco, antes de que terminaran juntos gritando el nombre del otro con deseo y excitación.

Su reparación era irregular y sentían sus músculos aún contraídos por el orgasmo – bésame – dijo Charity bajando la cabeza.

Harry no se hizo de rogar y la beso, al principio fue lento y suave pero fueron aumentado la velocidad y la pasión hasta el punto que podían hacer el amor nuevamente – debemos… bañarnos – jadeó Harry separándose un poco, y dejando suaves besos en los labios de Charity – o nos perderemos… el desayuno.

Charity asintió pero no deshizo su agarre hasta que beso a Harry una vez más igual de apasionadamente que antes, se separaron y comenzaron a bañarse, la castaña se dio cuenta de las heridas que le había hecho en la espalda y levanto la mano para tocarlas levemente – lo siento.

Harry miro un poco como pudo y se encogió de hombros – no me di cuenta y no duele casi nada, arde levemente solamente – respondió, le sonrió tranquilizadoramente y le picoteo los labios.

Terminaron de bañarse y cuando salieron al salón donde estaba la cama se dieron cuenta que ya tenían ropa lista para el día y la utilizada la noche anterior había desaparecido – los Elfos están bastante contentos y parece que su eficiencia también aumento – dijo Charity sonriendo.

Caminaron hasta la cama y comenzaron a vestirse – supongo que es su forma de agradecer – comentó Harry.

Charity asintió mientras cerraba el broche del sujetador – ¿y de aquí en adelante como vas a hacer las cosas? – preguntó mirándolo colocarse el bóxer – ya sabes ¿cuál es tu siguiente movimiento?

La regresó a ver también, solo estaba puesta el sujetador y se veía tan atrayente que se estaba tentando en saltarse el desayuno – estaba pensando en seguir uniéndome a las chicas principalmente, mi madrina ya se llevó a Pettigrew y las clases con el profesor Lupin parecen ir bien.

Charity recogió su calzón nuevo y se lo coloco lentamente, Harry trago saliva y ella solo pudo reírse un poco – ¿y cuál sería la siguiente en caer por el señor Potter?

Harry negó con la cabeza divertido – me pareció lo mejor comenzar con Selene – respondió.

La castaña frunció el ceño un poco, si quería comenzar con las mayores, definitivamente era porque al ya salir del colegio ese año después sería más difícil, pero Selene era muy tímida y si Harry hacia algo, por más mínimo que sea, mal, podía terminar perjudicándola – creo que deberías comenzar por Penny – mencionó, recogiendo sus nuevos pantalones – las chicas todas son vírgenes y Selene es demasiado tímida, necesitas una experiencia que conmigo no conseguirás, Penny por otro lado te conoce un poco más de tiempo y recibirás la experiencia con vírgenes que necesitas de ella, la noche anterior fuiste muy suave y dulce, seductor, pero no sé cómo sea para una virgen completamente.

Harry miró hacia el techo, Charity tenía razón, bueno por eso había querido que ella sea la primera en unírsele, para que lo ayudara – tienes razón, supongo que Selene puede esperar un poco, de todos modos estaba un poco nervioso porque le dije que no quería casarme por el momento y que salga con que quiero hacerle el amor sería… rudo.

Sonrió, le encantaba que Harry se preocupara por todo, hasta el más mínimo detalle lo estudiaba para no hacerles daño – sabrás que hacer cuando llegue el momento, si quieres puedo ayudarte cuando llegue el momento – se rió un poco cuando lo vio sonrojarse, volvía de nuevo a ser el Harry un poco tímido.

Terminaron de vestirse y salieron de la sala que viene y va para dirigirse al Gran Salón, agarrados de la mano y entrelazando sus dedos por el momento porque nadie iba hacia esa parte del castillo, conversaron un poco más de cómo tratar a una mujer, aunque Harry lo había hecho muy bien y el que hubiera estado hablándole mientras lo hacían, diciéndole cada cosa que le gustaba había mejorado mucho la cosa.

Tenía que ser un poco ingenioso y tratar de no repetir lo que hiciera con todas pero al parecer iba por buen camino, cuando estaba llegando a la sección más utilizada Charity lo detuvo paso sus brazos por los hombros y volvió a besarlo, se estaba haciendo adictivo y de solo pensar que no podría hacerlo por unas horas mientras estaban en clases la entristecía.

– Vamos muero de hambre – comentó el azabache sonriendo.

Se soltaron y separándose levemente para que nadie sospeche de nada caminaron hacia el Gran Salón nuevamente, cuando entraron la mayoría ya estaba sentado en la mesa de Hufflepuff, las sonrisas de las chicas aparecieron enseguida cuando lo vieron, había algo diferente, alguna clase de confianza en Harry pero que lo hacía aún más atractivo.

Algo que lo rodeaba, todas las chicas en el Gran Salón lo regresaban a ver anonadadas y extasiadas, se acercaron al grupo sonriendo – hola Harry – saludaron todas al mismo tiempo, haciendo reír a Harry y Charity.

Neville en cambio miraba un poco sorprendido a todas, cada una estaban babeando literalmente por Harry, excepto por Hannah pero esta aun así tenía un leve sonrojo – buenos días chicas – saludó Harry sentándose entre Astoria y Daphne – están tan hermosas como cada mañana.

Todas suspiraron un poco y se sonrojaron, Astoria y Daphne se apegaron un poco más al chico – nos vemos después Harry y no vuelvas a dormirte en la biblioteca – se despidió Charity guiñándole un ojo.

Todos miraron confundidos, pero Harry solo asintió – ¿te dormiste en la biblioteca? – preguntó Hermione.

– Si estaba estudiando y perdí la noción del tiempo – respondió Harry.

– Tampoco es sano hacer eso Harry tienes que tener más cuidado – dijo Susan un poco preocupada.

Harry asintió sonriendo – lo hice porque ayer en la tarde tuve una reunión con el Wizengamot y digamos que no se mucho sobre este tipo de cosas.

– ¿No leíste el libro que te regale? – preguntó Penny.

Harry negó con la cabeza disculpándose con la mirada – lo siento pero la Saeta llamó toda mi atención y me olvide de todo lo demás – se sonrojo un poco y se rasco la nuca.

Penny sonrió tranquilizadoramente – no importa, pero deberías leerlo, más aún ahora que resulto no solo tienes una sino siete casas que manejar.

– Buenos días chicos – saludaron al mismo tiempo Parvati y Padma, la gemelas se habían reunido nuevamente ahora que podían sentarse donde quisieran, fue como si los casilleros que eran las casas se abrieron y ahora no importaba si las veían juntas.

– O las bellas – dijo Harry sonriendo, ambas se sonrojaron – dichosos estos ojos que las ven, siéntense por favor.

No se hicieron de rogar, si el chico que les gustaba se los pedía ellas aprovechaban – no les parece que somos muchas mujeres – dijo Tracey dándose cuenta que solo estaban Harry y Neville en su grupo.

Mientras que las chicas eran diez y solo una parecía estar interesada en el pobre Neville, solo eran dos hombres – pues podríamos incluir un chicos más – comentó Daphne mirando a la mesa de Slytherin, en una parte de la mesa se encontraba sentado Blaise Zabini, a quien Malfoy había dejado solo porque dejó de seguirlo como Crabbe y Goyle, él era de una familia antigua y respetada.

Así como los Malfoy llegaron a Gran Bretaña hace unos cientos de años, procedentes de Italia, aunque su llegada no fue huyendo sino por un contrato matrimonial, no se rebajaría a lo que Draco quería solo porque tenía más dinero.

Y cuando busco amistad en alguien con aún más poder como Potter tuvieron una pelea en la sala común de la que todo el mundo hablo por al menos una semana – Blaise ha estado solo desde que se peleó con Malfoy – complementó Astoria.

– Según escuchamos te mandó un abrigo de piel de tigre, su familia es famosa por los abrigos de piel que hacen, incluso de alguna forma lograron imitar la piel de los animales casi tan exacta que no te das cuenta si es falsa – siguió Daphne – que te hubiera regalado una es como un símbolo de amistad para la familia Zabini y a Malfoy no le gustó porque nunca recibieron un regalo así, es mas no creo que hayan recibido nunca un regalo.

– Pero ustedes también me mandaron un regalo – dijo Harry confundido mirando a las hermanas Greengrass y Tracey, las cuales se sonrojaron un poco.

– Si bueno, nosotras no soportábamos a Malfoy de todos modos, mientras que Blaise se unió a Malfoy en primer año y ahora lo ven como un traidor o algo así – respondió Tracey.

Harry asintió y miro nuevamente a Blaise, sonrió un poco porque se parecía mucho a su madre, no solo como amigo, para sus planes le servía mucho tener como aliado siquiera a alguien como él.

Se levantó rápidamente – ¿a dónde vas? – preguntó Neville, a pesar de estar rodeado de chicas que claramente gustaban de Harry, le encantaba por fin pertenecer a un grupo, más teniendo en cuenta que pertenecía al grupo de Harry.

El azabache les guiño un ojo a las chicas y le sonrió a Neville – a buscar un amigo que comparte deprecio por un hurón albino – se alejó mientras escuchaba como se reían, Draco se parecía mucho al animal así que le quedaba como anillo al dedo, todas las cabezas se levantaron para mirar al dueño de Hogwarts, cada que hacía algo atraía mucho la atención, llego junto a un Blaise que claramente no lo había notado – señor Zabini un gusto conocerlo.

El Slytherin se dio la vuelta rápidamente un poco asustado, se sorprendió cuando vio a Harry – señor Potter un gusto de igual manera – saludó mirando de reojo como Malfoy se ponía rojo de furia, sonrió un poco – ¿a qué debo esta visita?

– Unas amigas que al parecer lo conocen un poco me dijeron lo que su regalo representa y lo que hizo con Malfoy así que estoy aquí para ofrecer mi amistad cara a cara e invitarlo a sentarse con nosotros.

Levantó la mano con un sonrisa de medio lado, Blaise no tuvo que pensarlo dos veces, su madre le había pedido que se acercara a Potter porque era una alianza mucho más jugosa que con los Malfoy, tomó la mano de Harry levantándose – sería un gusto.

De ese modo caminaron hacia la mesa de Hufflepuff, Harry se sentó donde había estado, Astoria y Daphne se le acercaron instintivamente, mientras Blaise se sentó junto a Penny.

Se presentaron y saludaron como se debía y pudieron desayunar, escuchaban claramente a Malfoy maldecir en su mesa, no solo ahora era una paría para el mago más poderoso del Reino Unido, sino que perdía una alianza muy rentable con los Zabini, su padre no estaría contento.

Enero dio paso a febrero demasiado rápido para el gusto de Harry, su pequeña no tan pequeña tarea con Penny estaba bastante estancada no sabía cómo acercarse y decir 'ten sexo conmigo' ni él era de esos que solo buscan esas cosas, ni Penny se merecía algo así.

Todas las noches se escapaba de su cuarto en la torre de Gryffindor para pasar la noche en la sala que viene y va junto con Charity, no necesariamente haciendo el amor, simplemente estar abrazados les era suficiente, como el vínculo se reforzaba conforme Harry tomaba fuerza, Charity comenzó a tener sueños.

O pesadillas sería más preciso, vivía lo que Harry vivió en su infancia, a veces no eran gráficas no veía nada, pero sentía todo lo que Harry sintió, esas eran las peores, ¿cómo un niño vivió de esa forma? ¿cómo Dumbledore dejó que pasara? se sentía furiosa y frustrada.

Charity le daba consejos a Harry para que hablara con Penny pero definitivamente era más fácil hablarlo que hacerlo, Penny era en toda la extensión de la palabra una princesa, delicada, alegre incluso le era difícil enojarse con Ron y eso que el peli rojo… bueno era Ron.

Era muy complicado a pesar de que, de alguna forma, que él no comprendía había terminado ganándose una cita con la rubia, habían estado conversando sobre algo que si bien recordaba eran dulces de Honeydukes, todo el grupo paseaba por los jardines de Hogwarts, se desconcentro un poco viendo a Daphne y Hermione reírse de algo que había hecho Astoria, suponía que había dicho algo porque en segundos tenia a una rubia colgada de su cuello y le dio un gran beso en el cachete.

Penny le dijo que entonces se veían a las siete de la noche en el cuadro de las cocinas el viernes y que era una cita, después de eso se marchó contenta, todos sabían de sus reuniones de Prefectos.

Regresó a ver a Neville confundido pero este solo se encogió de hombros sonriendo, le parecía sumamente gracioso como había conseguido una cita sin siquiera darse cuenta, solo necesitaba ser el mismo y las atraía magnéticamente.

Quizá él debía hacer lo mismo para que Hannah lo notara, aunque notaba que había algo más, no era solo por su forma de ser, había algo animal que llamaba la atención, lo sabía porque Harry generalmente se veía muy amenazante para ellos, no como Snape que pasaba furioso todo el tiempo, no, Harry era amenazante con su simple presencia con su tranquilidad, con su forma de hablar.

Blaise también se había acoplado bastante bien al grupo, para Harry y Neville era un poco refrescante tener un amigo más, un hombre con el cual bromear sobre otras cosas o hablar sobre deportes.

Cuando comenzaba febrero Harry recibió una carta que leyó junto con el profesor Lupin, era de Amelia diciéndoles que el juicio de Sirius seria en unos días, no había logrado convencer al idiota de Fudge ni siquiera habiéndole mostrado a Pettigrew, sospechaba que algo tenía que ver Lucius, pero a la final lo consiguió y ese fin de semana seria el juicio, lo publicarían antes en el periódico y esperaba que con eso Sirius asistiera.

Sus clases con Remus, para lograr el encantamiento Patronus no habían ido muy bien no sabía que recuerdo podía ser un recuerdo feliz, que le sirviera para eso.

El día antes del primer partido de Harry con la Saeta de fuego tenían la reunión con el joyero y Ollivander, no creían que el fabricante de varitas tuviera el dinero para pagar un diamante de luz pero de todos modos lo intentarían, Charity abrazo emocionada a Hermione diciéndole lo que podía hacer con el dinero.

Pagar tantas deudas y por fin ser libre de comprar lo que quisiera, desde siempre había querido comprar un coche Muggle por ejemplo, pero no tenía la más mínima oportunidad de hacerlo hasta ahora.

Hermione por otro lado estaba saltando en un pie, aún no les decía a sus padres sobre nada pero ya quería ver sus caras cuando se enteraran que podían remodelar su consultorio como querían e incluso comprar esos aparatos tan costosos con los que solo soñaban poseer.

Cuando llego la hora se encaminaron al salón donde se reunirían, despidiéndose de sus amigos, Ron no había aparecido desde el momento en que grito a los cuatro vientos que definitivamente Crookshanks se había comido a Scabbers, había encontrado sangre y un mechón de pelo naranja que decía era de su rata y el gato.

Como sabían que la rata no podía haber muerto porque estaba presa en una celda del Ministerio, lo dejaron despotricar, intentó que Harry le diera la razón pero como venía sucediendo, Harry le dio la razón a Hermione y no solo porque supiera la verdad detrás de Scabbers.

Se alejó completamente de ellos y pasaba su tiempo con Dean y Seamus, quienes al parecer tampoco le tenían mucho agrado.

Ese día Hermione le dio su segundo beso en los labios, suponía había estado demasiado emocionada porque se pusiera de su parte, claro antes no es que hubiera sido un excelente amigo, no sabía porque aunque creía tenía que ver con los sellos de Dumbledore.

Así que la dejó, no solo ella disfrutaba con el beso sino también él. Cuando llegaron al salón donde ya estaban Ollivander y un hombre de traje azul claro y cabellos falsamente rubios relamidos hacia atrás, usaba unos pequeños lentes rectangulares y llevaba un maletín.

Ollivander a su lado parecía un pordiosero, el hombre viejo llevaba sus túnicas verdes desgastadas y ya se encorvaba levemente – buenos días – saludó Hermione entrando primero sonriendo emocionada por lo que se venía.

Ollivander dio su respuesta casi en un susurro mientras el otro hombre solo bufó exasperado, les molestó su actitud enseguida – no tengo todo el día podrían apresurarse, una tal Charity Burbage me mandó una carta para venderme una valiosa joya, pero no creo que un trió de mocosos tengan algo importante.

Se sentaron tranquilos porque ciertamente se mordería la lengua muy pronto – me presento soy Harry Potter – saludó Harry, el hombre lo regreso a ver rápidamente sorprendido – los hemos invitado aquí hoy para la venta de una valiosa joya – siguió y movió sus manos para que Hermione y Charity sacaran su respectivo diamantes.

Los ojos de ambos hombres se abrieron hasta donde podían al ver la joya – diama… diamantes de luz – susurró el joyero, luego sonrió y se sentó de nuevo – mis disculpas por el trato anterior, ya saben mucho trabajo poco tiempo.

Asintieron pero no le creyeron ni una palabra – las chicas quieren vender estos diamantes de luz.

– Les ofrezco veinte mil galeones por cada uno – dijo el hombre rápidamente.

– Está seguro, mi amiga Charity ha estado en Estados Unidos y está segura que cada uno de estos se venderían muy bien por unos ochenta mil – comentó Harry con voz dura, claramente el tipo intentaba estafarlos – le diré algo señor, no me gusta que me estafen, pero más me molesta que las estafen a ellas, así que piense bien la próxima vez antes de hablar.

El hombre tragó saliva y asintió un poco asustado – mis queridas niñas – murmuró Ollivander – lamento decirles que no puedo darles esa cantidad, a lo máximo que podría llegar es a darles cincuenta mil por cada uno.

Su negocio era rentable y no solo tenía una sucursal, sino tenía otras cuatro en distintos puntos de Inglaterra, mejoraría con una sola varita de diamante de luz, mejor si fueran dos, pero no tenía el dinero para hacerlo, ya no por lo menos, en tiempos antiguos hubiera podido darles cien mil por cada uno.

Harry sonrió y se acercó al viejo hombre, le hablo al oído unos segundos antes de retirarse y asentir – ja, bien entonces qué tal si les doy sesenta mil por cada uno – habló el hombre ya frotándose las manos.

– Como dijo el señor Potter habrá personas que pueden pagarnos mejor – comentó Charity, Hermione asintió frunciendo el ceño – tengo amigos en Estados Unidos que podrían contactar con la gente necesaria y podríamos vender los diamantes en cien cada uno.

Frunció el ceño molesto, no esperaba que unos mocosos supieran sobre el diamante y más o menos cuanto valían – bien les doy ochenta mil por cada uno – dijo de mala gana, por lo menos sabía que eran los únicos dos diamantes en Inglaterra los podría vender muy, muy caros.

– Porque no ofrece los cien mil – susurró Harry sonriendo macabramente – después de todo son los únicos diamantes en Inglaterra los venderá muy rápido por el doble.

El hombre gruñó molesto, ese mocoso por más Potter que fuera le estaba viendo la cara, que le habrá dicho a Ollivander que ya no se esforzaba por conseguir los diamantes, como sea en parte tenía la razón vendería los diamantes en el doble – bien pero ni un Knut más.

Harry les sonrió un poco y ellas pudieron acercarse a darle la mano al hombre, levantó el maletín y lo abrió, comenzó a buscar en él, así que supieron el interior estaba agrandado mágicamente, luego sacó un par de bolsas de cuero negro y se las dio a las chicas.

Charity se encargó con magia de contar los galeones, cien mil cada uno, después de eso el hombre tomó los diamantes sonriendo, los examinó detenidamente y se levantó despidiéndose, corrió hacia la salida sin preocuparse por más – ahora señor Ollivander como le dije tengo interés en comprar una parte de su negocio, a cambio yo podría proveerlo de lo necesario para crear las varitas en especial uno tan raro y atesorado como el diamante de luz – sacó de su bolsillo una fundita parecida a las de las chicas y sacó unos cuantos diamantes más.

Ollivander abrió los ojos nuevamente, nunca había visto tantos juntos – ¿por qué quiere comprar una parte de mi negocio en específico?

– Porque es rentable y porque es un negocio de larga duración, todo el mundo necesita varitas ¿estamos de acuerdo?

Ollivander vio una vez más los diamantes y sonrió, asintió y le dio la mano a Harry – tiene el cuarenta por ciento de Ollivander varitas señor Potter.

Harry sonrió un poco más – perfecto entonces en estos días mi gerente de cuentas Gradding, se acercara a su negocio con un contrato para que lo firme, por ahora usted puede tener estos – le entrego dos diamantes – hasta una próxima señor Ollivander.

– Gra… gracias – dijo el viejo hombre saliendo del salón.

Charity y Hermione lo veían impresionadas – no sabía que tenían intención de comprar una parte de Ollivander – dijo Hermione.

– Bueno como dije es un negocio rentable y me entere de que en el pasado mis parientes ayudaron a algunas de las tiendas del callejón Diagon del mismo modo, supongo es algo familiar.

Salieron del salón y se marcharon a buscar a los otros, ahora sin la reunión de por medio y con dos chicas sumamente emocionadas, Hermione ya estaba pensando cómo les daría el dinero a sus padres, Harry comenzó a ponerse nervioso por el juego de mañana.

Tenía confianza en sus habilidades, tenía una Saeta de fuego que definitivamente era la mejor del mercado pero aun así estaba sumamente nervioso, cuando llegaron al Gran Salón todos estaban sentados ahora en la mesa de Ravenclaw.

Todo el mundo preguntó cómo les fue pero como no podían revelar la existencia de los diamantes por lo menos no ahí, solo les dijeron que bien y pronto les dirían de qué se trataba.

Harry olfateo un poco y cuando regreso a ver se dio cuenta que Cho Chang lo veía desde un poco más lejos, le guiñó un ojo y le mando un beso, fue un poco extraño porque ciertamente Cho era muy hermosa y su olor era agradable pero no causo mucho más en él.

Le sonrió un poco también y le guiñó un ojo, la coreana se sonrojo y aparto la mirada rápidamente, luego regreso a su comida – ¿ese es Froilán? – preguntó Susan mirando hacia arriba.

Una lechuza negra con manchas cafés descendió rápidamente y se paró frente a Harry extendiendo una pata – ¿llamaste a tu lechuza Froilán? – preguntó Padma.

Susan se sonrojo un poco – bueno no, fue mi tía le encantan las novelas Muggles y sacó de alguna el nombre.

Harry tomó la carta y la abrió rápidamente si era de parte de la tía de Susan quería decir que era algo con relación a Sirius, pero cuando abrió la carta salió disparado un periódico de ella, claramente Froilán era más pequeño que otras lechuzas así que no le vio de otra más que meter el periódico en un sobre de carta.

Comenzó a leer sonriendo con la nota que abarcaba toda la primera plana. Sirius Black encarcelado sin juicio hace doce años y encuentran vivo a Peter Pettigrew.

Todo el mundo abría los ojos cuando veían la nota y las fotos – ¿es inocente? – preguntó Parvati.

– Claro que lo era – dijo Hermione suspirando un poco – el otro día lo descubrimos con Penny, bueno ella más que nada.

– Fue solo cosa de prestar atención, leer entre líneas – respondió la rubia – si escuchabas o leías la historia te dabas cuenta de las incongruencias que tenía.

Procedieron a explicarse y todo el mundo les dio la razón, ahora lo veían, luego Harry explico cómo encontraron a Pettigrew claro evitando hablar del mapa por el momento.

Un chico que pasó por ahí miro el periódico – oye yo vi a ese hombre, hace unas dos semanas los Aurores se lo llevaban – comentó – ¿quién es?

– Peter Pettigrew – respondió Harry y le entregó el periódico para que lo leyera, pronto el colegio entero sabia de la nota, Dumbledore maldecía a gritos en su oficina, mientras McGonagall no sabía cómo sentirse, se había lamentado tanto cuando escucho la historia de cómo había muerto Peter mientras despreciaba a un hombre que ahora resultaba ser inocente.

El resto del día se pasó entre conversaciones sobre Sirius Black y si era o no inocente, el siguiente día amaneció y Harry se puso nervioso enseguida, Charity abrazada a él lo tranquilizo, se ducharon con juegos y uno que otro beso, se arreglaron y partieron hacía el Gran Comedor, les había dicho que estaba saliendo temprano para ejercitarse.

Pero notaba como Hermione no le creía, siempre había sido muy cercanos y se entendían de esa manera tan especial, lógicamente no le creería – pienso que deberías explicarle todo y que se una de una vez, ciertamente necesitas apresurarte con Penny y Selene, pero Hermione es tu mejor amiga y entenderá – dijo Charity cuando entraron al Gran Salón y vieron a su castaña amiga mirarlos frunciendo el ceño.

Harry asintió – hoy en la noche creo que sería lo mejor ¿estarás allí?

Charity asintió y le sonrió un poco – para apoyarte y guiarte un poco con ella.

Harry se sentó en su lugar ya vestido para el partido y con la Saeta de fuego en la mesa porque Dobby se la había llevado la noche anterior, por lo menos todo eso de tener que decirle a Hermione la verdad había hecho que se olvidara del juego y pudo comer.

Pronto llegaron Wood y el resto del equipo, cuando lo vieron con la Saeta sonrieron con más confianza – ¿estás seguro que podrás montarla? – preguntó Malfoy detrás de él – de seguro te caes a medio camino.

Harry lo ignoro completamente y se decidió a ver junto con su equipo la Saeta, los celos de Malfoy no le importaban, el Slytherin siguió despotricando pero como nadie le hizo caso se marchó.

Desayunaron y a eso de las once el equipo estuvo en los camerinos – solo hagan lo que hacemos en el entrenamiento, con eso tenemos el partido ganado – dijo Wood – y Harry demuestra porque eres el mejor buscador de toda la historia.

El azabache asintió y salieron al campo de juego, Ravenclaw ya estaba en el campo, Cho le sonrió coqueta, no sabía si lo que intentaba era que se desconcentrara, pero no le estaba funcionando, le sonrió de regreso causando su sonrojo y que apartara la mirada, estaba siendo todo lo contrario.

Los capitanes se dieron la mano y todo el mundo se sentó en su escoba, Madam Hooch hizo sonar el silbato y como antes Harry salió disparado hacia el cielo levantando el césped y tierra, en cuestión de segundos ya estaba a una altura considerable buscando la Snitch.

– Aquí estamos para el partido de Gryffindor contra Ravenclaw, claramente la atracción principal es la Saeta de fuego que conduce Potter, según la revista el mundo de la escoba la Saeta es la escoba elegida por las selecciones este año.

– Jordán, dedícate a narrar el partido.

Se escucharon unas risas como siempre – lo siento profesora solo estaba dando información adicional, por cierto la Saeta tiene frenos automáticos…

– ¡Jordán!

Harry pasó como un rayo a lado de Katie que llevaba la Quaffle, evitó magistralmente una Bludger y siguió su curso, el estadio lo ovaciono, o por lo menos su casa, sus amigos y claro sus fans.

Miró hacía atrás dándose cuenta que Cho estaba bastante cerca, volaba muy bien – enséñale como se acelera Harry – dijo Fred pasándolo por un lado.

Harry sonrió emocionado con esas palabras y volvió a salir disparado dejando atrás a Cho que tuvo que sostenerse de la escoba con fuerza por la corriente de viento, bordeo los postes de Ravenclaw con rapidez y por el rabillo del ojo vio como Katie anotaba la primera del partido.

Sonrió contenta y le lanzo un guiñó, Katie no había estado muy cerca de él, pero como se conocían mucho gracias al entrenamiento podía decir que cada vez estaba más atraída por él, sonrió.

Alcanzó a ver la Snitch en ese momento a un costado del estadio y voló con rapidez para alcanzarla, Cho se dio cuenta y lo siguió pero claramente no tenía la velocidad para seguirle el paso así que no importaba.

Las gradas gritaban ya cantando victoria cuando uno de los golpeadores de Ravenclaw lanzo hacia él una Bludger, la vio antes de que llegara a donde el, como si se moviera en cámara lenta, inclino el cuerpo hacia un lado girando en su propio eje, evitó la Bludger fácilmente, pero cuando miro la Snitch ya no estaba allí,

El estadio volvió a gritar con entusiasmo ante lo que había visto, Ravenclaw claramente estaba sorprendido, creyeron que sería imposible para Harry seguir hacia delante, se atenía a un golpe de hacerlo pero con una jugada magnifica lo hizo.

George furioso lanzó una Bludger hacia el golpeador, que alcanzó a esquivarla por poco – y otra vez demuestra porque Harry Potter es el mejor buscador de la historia del Quidditch – murmuró Jordán con emoción – Gryffindor tenía que ser.

– Jordán se supone que eres imparcial – gruñó McGonagall.

– Lo siento profesora.

El juego continuo y las tres cazadoras se encargaron de mantener arriba a Gryffindor, estaban ganando ochenta a cero, claramente Ravenclaw estaba a la defensiva pero atacaban como podían.

Un nuevo comentario hacia su persona y su escoba, hicieron que a McGonagall se la escuchara incluso si no hubiera estado utilizando un Sonorus.

En poco tiempo Ravenclaw marco tres veces achicando la diferencia de ochenta a cincuenta, evitó un cazador azul con maestría y alcanzo a ver el reflejo dorado cerca a la portería de Gryffindor, salió disparado hacia allí evitando jugadores y una Bludger, ya la tenía en sus manos.

Pero de repente apareció a quien notó era Chang, con un nuevo movimiento fantástico la evito y siguió adelante pero la Snitch ya no estaba, nuevos abucheos se escucharon en el estadio.

Miro a Cho quien le sonreía, achico los ojos no estaba buscando la Snitch ella misma, estaba bloqueándolo por unos simples segundos para que la Snitch desapareciera y no la atrapara.

Bien pues si así quería jugar que se atuviera a las consecuencias, voló por el centro del campo más rápido que cualquier otra vez, evitando todo lo que se le metiera en medio, Cho ya había chocado un par de veces.

Por el rabillo del ojo vio la Snitch nuevamente, ahora hacia arriba, descendió para que Chang lo siguiera y aminoro la velocidad un poco, lo suficiente para que no se diera cuenta, un segundo después se detuvo por completo, haciendo que la chica lo pasara hacia abajo sorprendida, luego se elevó rápidamente y siguió la Snitch.

Como pudo Cho lo siguió pero claramente la velocidad a la que volaba Harry era muy, muy superior, un gritó llamo la atención de Harry, vio hacia abajo encontrando una capa negra, sacó la varita que tenía escondida y agarrándose del primer recuerdo que encontró lanzo el hechizo.

Su primer encuentro con Charity, se había olvidado por completo de esos recuerdos tan escondidos como quería dejarlos para que nadie lo descubriera, podía utilizar el beso con Hermione pero lo veía un poco más forzado por el muérdago, en cambio su primera vez con Charity había sido todo tan, premeditado, tan querido, tan apreciado.

La neblina plateada salió disparada de su varita con fuerza y de repente ondas de luz plateada también salían, no se paró mucho tiempo a ver que era o si lo Dementores se detuvieron o se marcharon voló hacia arriba y con la mano que sostenía la varita atrapo la Snitch.

Madam Hooch pitó y Harry pronto estuvo siendo envuelto por seis manchas rojas, Alicia y Angelina le dieron besos en los cachetes, Fred y George lo abrazaron tan fuerte que lo dejaron si aire, Wood también lo abrazo a punto de ponerse a llorar.

Katie en cambio lo agarró del cuello de su capa lo acerco y le planto tremendo beso en los labios, que dejo a todos los otros sorprendidos – al fin pude hacerlo – comentó la morena sonriendo.

Cuando bajaron al césped de nuevo, toda la casa se acercó para felicitarlos, las chicas se lanzaron a su cuello tirándolo al suelo, mientras lo felicitaban con besos por toda la cara.

Cuando Remus se acercó y lo llevo a ver los Dementores se enteró que había sido Malfoy, Crabbe, Goyle y Flint.

– Los asustaste, en especial porque, bueno, tu Patronus tomo forma.

Harry lo miro confundido – ¿a qué se refiere?

– Como ya te lo explique, el Patronus toma forma de animal según el mago, si el poder del mago y el recuerdo es lo suficientemente fuerte.

Entendió, su Patronus se había alimentado de su recuerdo con Charity que era lo suficientemente fuerte para causar esa reacción sonrió complacido.

La fiesta que le siguió fue como haber ganado la copa de Quidditch, Ron estuvo saltando alrededor de él como si no se hubieran peleado, mientras Hermione lo miraba molesta.

Un poco más tarde Harry tomó la mano de Hermione y la jalo hacia la entrada – ¿qué sucede Harry? – preguntó la castaña.

– Tengo que contarte algo y para eso necesitamos estar en otro lugar.

Salieron de la sala común sin que nadie se diera cuenta y comenzaron a caminar por los pasillos completamente desiertos del castillo, la luz de la luna entraba por el más mínimo resquicio que las piedras tuvieran – ¿esto que tienes que contarme es por qué has estado apareciendo con la profesora Burbage cada mañana y no duermes en el cuarto de varones de Gryffindor?

Su mejor amiga definitivamente era demasiado inteligente – de cierto modo si tiene que ver con eso – comentó Harry sonriendo un poco – es algo bastante complicado y como ella es mayor, decidí acudir a ella.

– ¿Tan complicado como para no contármelo a mí? – preguntó Hermione con tono lastimado.

Harry la regresó a ver mirándola a los ojos con seriedad – no fue porque no confiara en ti, eres la persona en la que más confió, pero el problema tenía otra clase de características a las que comúnmente hemos tenido, algo mucho más… algo diferente y necesitaba ayuda diferente, allí entró Charity y ahora con el problema un poco resuelto te lo voy a contar porque eres mi mejor amiga, la única que me ha dado todo sin recibir nada a cambio, la única que ha estado allí en todo… todo momento.

Le calentó el corazón oírlo hablar así, pero aun así se sentía un poco traicionada porque Harry hubiera preferido a Charity por sobre ella en algo, sabía muy bien que la profesora tenía los mismo sentimientos por él que ella y algo había cambiado desde hace un par de semanas ya no era tan intensa en su coqueteo y de vez en cuando podía verla más… feliz, satisfecha.

Siguieron caminando y Hermione pronto se dio cuenta que nunca antes había estado en esa sección del castillo, no reconocía los cuadros ya dormidos, o los pasillos, fue como si hubieran entrado por algún pasadizo secreto y todo le era diferente.

Se detuvieron frente a un tapiz, Charity ya estaba allí y les sonrió cuando los vio – hola Hermione – saludó.

Hermione frunció el ceño un poco extrañada y un poco molesta, se suponía que sería su momento con Harry, si era un poco sincera estaba bastante celosa, muchas chicas hermosas se habían estado uniendo al grupo y excepto por Hannah que parecía un poco más interesada en Neville al igual que Lavender, todas estaban atraídas por Harry.

La que más miedo le daba era justamente Charity por todo lo que había visto en esas dos semanas, estaban llegando a una comprensión tan buena como la suya, con tan solo mirarse y sabían lo que el otro pensaba.

– Charity – saludó Hermione, ambos la miraron un poco asombrados, Hermione a pesar de ser una mandona con el único que en verdad utilizaba un tono furioso era con Ron o lo había utilizado.

Era la primera vez que lo hacía con alguien más, Harry se paseó tres veces por en frente del tapiz y la puerta apareció, tan molesta como estaba ni siquiera le importo el que una puerta apareciera de la nada.

Como su cita con Charity el salón tenía una cama un poco escondida, que Hermione ignoro completamente y se sentó en la mesa con tres sillas, las velas iluminaban todo de nuevo – está bien entonces comencemos – suspiró Harry nervioso, Hermione era una de las que le preocupaba, no sabía cómo tomaría la noticia por eso pensaba dejarla para después.

– Si comienza – dijo Hermione, seguía molesta y mucho.

Charity estaba nerviosa también, no pensó que Hermione de todas las chicas se pondría así – bien primero tengo que decirte que desde mi accidente y mi cambio de cuerpo soy una especie de Animago de un Dragón, un Zkrill.

Comenzó a contarle todo, que habilidades y porque las tenía, como Dumbledore había puesto sellos en él desde niño, el Horrocrux que tenía en su cuerpo y como eliminarlo, cuando pasaron a lo de la corte Hermione dejó de reaccionar.

Con todo lo dicho sus expresiones iban cambiando pero cuando llegaron a ese aspecto dejó de expresarse con la cara, no podían saber que pensaba – decidí que primero iría con Charity porque me daba miedo lastimarlas, a cualquiera de ustedes, necesitaba un poco más de experiencia para saber que estaba haciendo lo correcto.

Se levantó y caminó hacia Harry, luego comenzó a golpearlo – como se te ocurre idiota – Harry se levantó y la agarro por la manos, sabía que la había jodido, Hermione seguía diciendo idiota una y otra vez – ¿y si yo quería ser la primera?

Se confundió mucho con eso, el pensando lo peor y de repente dice eso – ¿qué?

– Que yo quería ser la primera – murmuró sonrojada y enterrando su cara en el pecho de Harry – quería que me dieras tu virginidad y yo darte la mía.

– ¿No… estas molesta por que tendrás que compartirme?

Se quedó callada un momento, si le hubieran preguntado antes del accidente si querría compartirlo, les hubiera gritado 'claro que no' pero ahora viendo como más de una chicas tenia sentimientos por Harry casi tan fuertes como los de ella, solo podía pensar en lo contenta que se sentía por ellas.

– Supongo que no tanto como debería – respondió.

– Bueno entonces, nosotros preocupándonos por nada, creíamos que sería complicado contigo porque vienes del mundo Muggle donde el matrimonio polígamo no es legal y todo – dijo Charity recostándose sobre la silla.

Hermione se rió un poco – compartir con tanta chica enamorada de Harry, supongo que me hizo ver de otro modo las cosas – luego levantó la cabeza y miró a Harry a los ojos, no lo resistió más y lo beso, por fin era de ella, bueno no solo de ella, pero era suyo.

Charity se levantó y caminó hacia ellos empujándolos un poco para que cayeran en la cama, agitó su varita para colocarle a Hermione un hechizo anti embarazo – los dejare solos, este es su momento – sonrió Charity mientras caminaba a la puerta – nos vemos mañana tortolitos recuerden despertar temprano tienen clases.

Salió de la habitación un poco triste se había acostumbrado a dormir abrazada a Harry, desnuda o con una camisa dependiendo de sus actividades pero siempre abrazada a él y con el sonido de su corazón en el oído.

Bueno de todos modos tendrían que hacerlo cada que una nueva chica se uniera, era lo justo que tuvieran su primera noche por lo menos en la privacidad, que sintieran todo lo que ella sintió, que se unieran a él en más de un sentido.

Dentro del cuarto estaban Harry y Hermione jadeando un poco después de los besos que se había dado – ¿entonces qué es lo que Charity te enseño? – preguntó la castaña.

– ¿Ya no estas molesta con ella?

– Aún no me gusta que se lo dijeras primero a ella, yo… – Hermione agacho la mirada y la escondió en la camisa de Harry – desde primer año yo he sido la que te soporta y sostiene, la que te ayuda en cualquier cosa y a la que acudes cuando tienes un problema.

Harry la tomó del mentón y la hizo levantar la cabeza – Mione, tu siempre lo serás todo para mí, desde mi primer año tú fuiste la única que me dio su cariño sin esperar nada como Ron o mis fans – comenzó sonriendo conciliadoramente – si comencé con Charity fue justamente por ti, para no hacerte daño bajo ninguna circunstancia ¿o tu sabes algo sobre esto?

– Pues he leído mucho.

– Si yo también, incluso leí un libro sobre algunas poses que hemos practicado Charity y yo – dijo Harry con calma – pero no es lo mismo leerlo que hacerlo, por eso quería aprender de alguien que ya tuviera experiencia para darles a ustedes la mejor experiencia que podía.

Hermione sonrió un poco comprendiendo pero como aún estaba algo dolida decidió mejor enfrascarse en su momento, se estiro un poco y lo beso en los labios – entonces enséñame – susurró sobre ellos.

Harry sonrió y se movió para quedar sobre Hermione – te va a encantar – respondió de la misma manera mientras subía las manos de Hermione hacia su cabeza – no te muevas o iré desde el comienzo de nuevo.

No entendió a qué se refería, lanzó un jadeo impresionada cuando Harry coloco sus labios en su cuello justo donde se podía sentir el pulso y chupo con fuerza, sabía que a la mañana siguiente tendría una marca pero por ahora no le importo.

Fue desabrochando su camisa mientras repartía más besos y chupones por su cuerpo, se sonrojo mucho cuando llego a sus pechos era muy pequeños porque recién empezaban a desarrollarse.

Intento mover sus manos para taparse, pero el agarre de Harry no se lo dejó, subió su cabeza de nuevo y la miró a los ojos – no te muevas – comentó suavemente.

– Mis pechos – comentó entre jadeos – son muy pequeños.

Harry sonrió un poco – Herms tienes trece años casi catorce, recién empiezan a crecer – comentó – además Charity me dijo que si hacemos esto crecerán.

Le apretó un poco el pecho derecho, Hermione soltó un jadeo más fuerte impresionada, se sentía muy bien a pesar de lo avergonzada que estaba – ¿estas… estas seguro?

– Mione no me importa el tamaño de tu pecho, serían perfectos aún sí no los tuvieras – comentó Harry en su oído suavemente – ahora no te muevas o comenzare desde cero.

Bajó nuevamente hacía su cuello y le chupo el mismo punto anterior, entendió enseguida a que se refería y se desesperó un poco, le estaba costando mucho el mantenerse quieta, se sentían demasiado bien los labios de Harry en su piel expuesta.

Pronto su camiseta desapareció de su cuerpo y su sujetador moldeador quedo descubierto, sintió las ganas de mover sus manos y taparse de nuevo pero lo aguanto con desespero.

Harry metió la mano detrás de Hermione y desabrocho el sujetador luego lo jalo un poco y lo dejo por sobre la cabeza de Hermione, miro sus pechos un poco hinchados ya, poso su boca por sobre el delicado, endurecido y rosado pezón y lo chupo.

Hermione jadeo levantando un poco la cintura, sintió una corriente eléctrica que le recorrió la espalda cuando los labios tocaron su pezón.

– Te moviste – comentó Harry mirándola a los ojos, sintió lo que Charity sintió en su primera vez, su poder, su seguridad, su confianza, todo en una mezcla que le quitó el aliento – comenzamos de nuevo.

– Por favor – gimió Hermione, con lo que le había hecho ya estaba más que mojada.

Harry subió a su cara y la beso en los labios metiendo su lengua y jugando con la de Hermione, había aprendido bien definitivamente porque se sentía exquisito – no te muevas – repitió cuando se separó.

Gimió un poco pero asintió y todo comenzó de nuevo, los pezones le picaban y el más mínimo roce, incluso del viento la hacía gemir, Harry soltó sus manos mientras bajaba por su ombligo, repitiendo que no se moviera.

Lamia y daba pequeños mordiscos por los sectores que iba descubriendo, haciéndola temblar, cuando llegó a la falda sonrió un poco y comenzó a bajarla mientras dejaba besos en su cintura, luego bajó más y comenzó a hacer lo mismo por sus muslos, suaves y carnosos, blancos y delicados.

Mordió la parte interna del muslo haciendo que Hermione gimiera más fuerte, sonrió porque la castaña no se movió, podía oler su excitación pero concentrándose en su trabajo lo dejó por el momento, algo más de autocontrol había ganado con Charity.

Sacó la falda y luego tomó la pierna derecha y la hizo doblar la rodilla, subió el pie hasta su cara y comenzó a sacar la media negra, Hermione abrió los ojos mirándolo confundida, cuando sacó la media y no dejó caer su pie se alarmo un poco.

Había sudado bastante durante el día, en especial en el juego de Quidditch que siempre la ponía nerviosa – no – jadeó como pudo.

Pero Harry no le hizo caso y pasó su lengua por la planta del pie, sorprendentemente se sintió de las mil maravillas, subió un poco más lamiendo cada dedo del pie, chupándolos y mordiéndolos un poco, su respiración acelerada era plagada por gemidos y jadeos.

Mientras seguía concentrado en el pie, subió su mano suavemente por la pierna hasta llegar a sus muslos y los apretó un poco por la parte interna, lanzó un grito, subió un poco más y volvió a apretar, otro grito, subió de nuevo, otro más.

Tocó el mojado y erecto clítoris de Hermione por sobre su ropa, la castaña grito aún más mientras se deshacía sobre la cama, su primer orgasmo con Harry, se había tocado una que otra vez en los baños o en su cama con hechizos silenciadores, pero esto había sido épico.

Harry cambio de pie, Hermione lo miró de nuevo – ya… no Harry – suspiró.

El azabache no hizo caso y siguió lamiendo, la respiración de Hermione se aceleró nuevamente y viéndolo chupar su pie era aún peor, se sentía demasiado bien y con la estimulación visual aún mejor.

Cuando terminó con el pie fue subiendo por la pierna de Hermione, mordiendo y lamiendo suavemente, Hermione no podía apartar la mirada de la cara de Harry.

Cuando llegó a su entre pierna la miró a los ojos y sonriendo olfateo con fuerza, ya estaba sonrojada y acalorada pero con eso todo eso subió varios grados más, se tentó en mover sus manos y taparse el sexo, aunque aún estaba con sus ridículos calzones con caras de ositos.

Pero recordando que le dijo no moverse o comenzaría de nuevo se contuvo, Harry sonrió un poco más y levantó las manos comenzando a bajar el calzón y dejando al descubierto su vagina, unos cuantos vellos sobresalían sobre su sexo y sus labios vaginales ya estaban completamente abiertos.

Harry se acercó y lamió el sexo húmedo, Hermione sorprendida lanzo hacia atrás la cabeza, se había quedado sin aire por lo que no pudo salir nada de su garganta, Harry lamia y metía un poco su lengua por su vagina, tocaba su clítoris con suavidad, su respiración contra los labios mayores le encantaba.

Su segundo orgasmo fue aún más fuerte que el anterior, prácticamente lanzo todos sus jugos en la boca de Harry pero le había encantado como se sintió.

Harry subió lentamente hacia la cara de Hermione y la beso nuevamente, dejando que se saboree ella misma – muy bien hecho Herms – susurró.

Hermione lo abrazo por los hombros encantada, sintió la tela de la camiseta de Harry sudada y se dio cuenta que el chico no se había desvestido, en lugar de enojarse solo pudo sentirse aún más excitada, había algo en que Harry la hiciera llegar al clímax vestido que le encantaba – ¿ahora si… podemos comenzar? – preguntó esperanzada – ¿y… me puedo mover?

Harry se rió ligeramente y asintió – puedes moverte – respondió mientras se levantaba y comenzaba a desvestirse lentamente, Hermione no le quitaba la mirada de encima, aún se asombraba del cambio de Harry pero viéndolo desnudo era aún más impresionante.

Los fuertes músculos perlados por el sudor, el ligero tono pálido de su piel y su erección al descubierto, era la primera vez que veía un pene y no tenía con que compararlo pero suponía era bastante grande.

Se acercó a ella una vez desnudo y la beso – ¿lista?

– Desde que me arrastraste de la sala común – respondió sonriendo encantada.

Harry se colocó encima de ella y con un fuerte y rápido movimiento estuvo dentro completamente, Hermione abrió los ojos adolorida por la intrusión pero sorprendida porque no doliera tanto como imagino en su primera vez – no… no duele demasiado – comentó entre jadeos.

– Cha… Charity me dijo que mientras más… lento entre… más te dolería.

También se dio cuenta que mientras más abriera las piernas el dolor se alejaba dejándole solo el placer, luego de quedarse un momento quietos para que Hermione se acostumbrara un poco, Harry comenzó a moverse con lentitud.

Probando el terreno por si tenía que detenerse para no causarle dolor, pero Hermione se aferraba con más fuerza a su cuerpo y gemía deliciosamente en su oreja, la castaña cada vez sentía más cerca su tercer orgasmo, era su primera vez y Harry sabía lo que hacía.

Mientras empujaba para adentrarse en su cuerpo se movía hacia arriba o hacia abajo tocando puntos que la excitaban aún más, además cada que llegaba hasta el fondo, la punta de su pene besaba la entrada a su útero, haciendo que una corriente eléctrica se disparara desde allí hasta su nuca.

Unos segundos después no pudo aguantar más y llego a su clímax con un grito, se volvió a derretir sobre la cama, Harry apretó la mandíbula intentando controlarse, mientras Hermione tenía su orgasmo las paredes de su sexo se apretaban con fuerza alrededor de él.

Cuando terminó suspiró un poco y la giro hacia un lado levantando su pierna derecha para que se apoyara en su hombro – ¿qué… qué haces?

– Aún no terminó – susurró Harry y comenzó a moverse nuevamente.

Hermione lanzó un gemido más alto, la nueva posición hacia que tocara nuevos lugares que le producían más placer, sin contar con que aún estaba sensible de su último orgasmo.

Harry también comenzó a jadear y Hermione sentía como se calentaba un poco dentro de ella, también se estaba hinchando ligeramente, Harry dejó que el nudo en su ombligo bajo se liberara llegando al clímax y derramando su esperma dentro de Hermione.

La castaña al sentir como algo caliente se derramaba dentro de ella golpeando la puerta de su útero y entrando en él, volvió a tener otro orgasmo más fuerte.

Harry soltó la pierna dejando que Hermione volviera a recostarse de espaldas contra la cama y luego se derrumbó suavemente sobre ella.

Ambos jadeaban recuperando el aliento, su sudor se mezclaba, Harry intentó apartarse pero Hermione no lo dejó enrollando sus piernas y brazos en el cuerpo de Harry – por favor… quedémonos así – susurró la castaña.

Harry suspiró un poco pasando sus brazos por la espalda de Hermione y levantándola abrió las cobijas metiéndolos a ambos y se recostó sobre su espalda para dejar a Hermione encima.

– Así está mejor – comentó él riéndose un poco – ¿te gustó?

Hermione asintió levemente con su cabeza recargada sobre el pecho de Harry – ¿entonces ahora soy tu novia?

– Eres más que eso – comentó Harry besándola en la cabeza.

Cerraron los ojos quedándose dormidos un poco después, no se dieron cuenta de cómo comenzaban a brillar con una intensa luz azul, Charity en su cama hacia lo mismo, fruncía un poco el ceño, no le gustaba dormir sin Harry cerca, pero cuando la luz se disipo, el ceño regreso a la normalidad y una sonrisa se plasmó en sus labios.

Ninguno descubriría que había pasado hasta el día siguiente, una magia muy poderosa, especial y antigua se había desatado sobre los tres.

Algo que no había existido en mucho tiempo y que generalmente se refería a solo dos personas.

Charity suspiró suavemente relajada, mientras parecía que estaba durmiendo con Harry y Hermione en la habitación que viene y va a pesar de estar a muchos metros lejos.

Sus sueños fueron bastante agradables esa noche, una de las pocas en la que no había tenido pesadillas con la vida pasada de Harry, ahora su sueño mostraba un imponente castillo con árboles enormes rodeándolo, ella y Hermione estaban junto a Harry sonriendo y unas cuantas sombras detrás paradas como esperando que las iluminasen.

Aunque a ninguna la reconocía, ya se vería más tarde quienes eran.


Explicaciones para el capítulo, no creo que haya mucho que explicar, las cosas se van colocando en su lugar, una vez apresado Peter y conociendo a Amelia era cuestión de tiempo que Sirius consiguiera un juicio.

Siempre me pareció raro que siendo la cabeza del Wizengamot y teniendo poder político incluso en el exterior con la confederación internacional de magos, Dumbledore no pudiera darle un juicio a Sirius sabiendo que era inocente.

Lógicamente Fudge y Lucius serían una astilla molestosa, pero con un poco de ayuda de un par de otros miembros se podía hacer y listo Sirius libre y Harry fuera de Durskaban.

Como sea en este capítulo vemos como Harry conoce a Cho muy parecido al cannon, sinceramente nunca pude entender como Harry se fijó en la coreana en lugar de la fantástica mujer que tenía a su lado pero también sabemos que Rowling no tiene ni la menor idea en relación románticas.

Por fon llego el momento entre Harry y Hermione, quería unirla lo más rápido posible y me di cuenta que con su conexión y la inteligencia de la castaña, se daría cuenta que algo raro pasaba.

Una pequeña excusa para que se uniera de una vez, mientras escribía simplemente salió como salió, ni siquiera tuve que borra algo y cambiarlo, simplemente se dio de forma natural, tendrán que esperar un poco para saber concretamente que es lo que ocurrió al final pero supongo que ya lo saben de todos modos.

De todas formas espero Reviews, Follows y Favorites, y espero su opinión sobre el reto.

Nos leemos.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Accidente 8853 0 0 2. Despertando 8911 0 0 3. Una navidad especial 8965 0 0 4. Animagos, Animagos 8757 0 0 5. La primera vez 10727 0 0 6. Juicio justo 9753 0 0 7. Sirius Black 9199 0 0 8. Y ya somos cuatro 7944 0 0 9. Una fuerza muy importante 8382 0 0 10. Perder y ganar, ganar y perder 9873 0 0 11. Pociones de amor 8362 0 0 12. La verdad sale a la luz 8659 0 0 13. Magia antigua 8650 0 0 14. Li 8543 0 0 15. Un Dios serpiente 9363 0 0 16. Un nuevo escape 9447 0 0 17. Errores Weasley 9724 0 0 18. Cambios 12596 0 0 19. Dursley 9613 0 0 20. Problemas familiares 9537 0 0 21. Clanes 9023 0 0 22. Vacaciones 9612 0 0 23. De Veelas y Vampiros 9336 0 0