Harry Potter el retorno del Rey @fxrobalino
Animagos, Animagos

Buenas, les traigo el cuarto capítulo, espero que les guste, la verdad es que siempre he tenido problemas con escribir las partes del banco, todo eso sobre economía y tal no es mi fuerte, por lo que espero este bien o por lo menos no este desastroso.

Respondiendo a algunos Reviews, albus potter-greengrass, puede que tengas razón en que Hermione es como la hermana de Harry, pero no te confundas eso no quiere decir que no haces la pareja más perfecta en todo el fantástico universo que Rowling creo.

Hermione y Harry se acoplan a lo que cada uno de ellos necesita dependiendo de la situación, pero a la final, y quieran o no verlo, ellos no son hermanos y nunca lo serán. Por otro lado Harry nunca tuvo una familia de verdad, ni siquiera Sirius, como es que él puede llegar a creer que Hermione es como una hermana y no como una potencial pareja.

Hay otros factores que también influyen en que esos dos tuvieron que haber estado juntos como pareja, se comunican con una sola mirada, una comprensión y conocimiento tal del otro que no necesitan decir una palabra.

Cuidarse y defenderse en todo momento, cada uno tiene su temporada de estupidez, Harry en el tercer libro y Hermione en el sexto, pero que pareja no tiene sus problemas de vez en cuando, cariño como ese no es solo por familia, es más ese cariño cada pareja existente debería tener, si no para qué demonios buscamos una pareja en primer lugar, además diablos si tuviera una hermana como esa me encantaría cometer incesto.

Muy aparte de lo que esos dos sienten en verdad, no sé cómo se le ocurrió a esa fantástica escritora, emparejar a la mujer más inteligente del colegio con un par de brutos sin cerebro, técnicamente Viktor no era un estúpido, pero solo pensaba en Quidditch.

Y después terminar emparejándola con Ron, con quien estuvo peleando trecientos setenta y cinco días del año, solo hay una posibilidad para que eso suceda 'pociones de amor'.

Por el lado de Harry, no creo que Ginny sea en verdad una mala chica, pero fue lavada el cerebro por su madre desde pequeña, además el emparejarla con Harry es simplemente porque no tenía idea de lo que hacía, la chica no apareció hasta el sexto libro, un día pensaba en ella como la hermana de su mejor amigo y al siguiente está enamorado locamente de ella.

Algo extraño pasa ahí, nuevamente no digo que Ginny mismo pudo haberlo hecho, pero Molly definitivamente le dosifico pociones de amor.

Donkike07, estoy completamente de acuerdo contigo, me alegro que te guste la historia, te aseguro no tendrá nada demasiado dramoso en cuanto a las parejas por lo menos, y te aseguro que tienes permitido explayarte tanto como quieras, me encanta leer un buen comentario largo.

Ayuda con la motivación, aun si tienes alguna queja, en bienvenida, definitivamente estoy seguro no soy un experto escritor y he de tener muchas fallas que no puedo ver, lo único que no acepto son insultos por el trabajo que una hace, como ya me ha pasado en 'One Piece D de Destino', no desanima pero si cabrea, si no les gusta no lean simplemente.

Con todo los dejo con el capítulo.

Cap4.- Animagos, Animagos.

Aparecieron enseguida en un pasillo de piedra, era iluminado levemente por unas cuantas antorchas, a su derecha se extendía el pasillo que parecía no tener fin, a su izquierda solo había una pared de piedra.

Un carraspeo llamó la atención de los tres, se dieron la vuelta y encontraron a dos Goblins enormes, un poco más altos que Charity, utilizaban armaduras de un material parecido al cristal y oro, sus espadas apuntándolos hechas del mismo material trasparente, brillaban bajo la luz de las llamas.

– ¿Quiénes son y qué quieren? – preguntó uno de los Goblins con voz fría, aunque con cierto tono de temor, ambos miraban a Harry nerviosos.

Los dos chicos estaban estáticos, se habían enfrentado al señor tenebroso, Hermione había visto por el reflejo un Basilisco y Harry lo había enfrentado, pero ver a esos dos enormes Goblins con espadas afiladas amenazándolos les causaba más miedo.

Charity fue quien hablo aclarándose la garganta – el señor Gradding nos ha llamado aquí, este es Harry Potter – respondió.

Los Goblins asintieron un poco más calmados y el de la izquierda se acercó a una enorme puerta de oro puro de la que recién se daban cuenta estaba detrás de los Goblins.

Abrió una de las puertas un poco y metió la cabeza diciendo algo, luego la cerró de nuevo y se quedó parado mirándolos.

No sabían que hacer así que se quedaron allí parados sin moverse un poco, después de unos tortuosos minutos las puertas se volvieron a abrir y dejaron salir a un Goblin mucho más normal, vestido elegantemente con un traje negro con rojo, y la cresta Potter bordada en su pecho del lado izquierdo – es un placer conocerlo al fin señor Potter, mi nombre es Gradding y soy su gerente de cuentas.

Hermione lo pellizco para que reaccionara y como había hablado de esto se agacho levemente – Gradding que la sangre de sus enemigos fluya por la hoja de su espada – saludó.

Los tres Goblins abrieron los ojos impresionados, muy pocos magos en verdad utilizaban sus costumbres para saludarlos con respeto, podían decir que este sería un mago muy importante para ellos, en especial por esta esencia que percibían rodeándolo, hace mucho tiempo que esperaban a este personaje – y que su hoja siempre este afilada señor Potter – respondió Gradding sonriendo, macabramente pero sonriendo al fin y al cabo – si me siguen por favor.

Tomaron el pasillo y comenzaron a alejarse de donde había estado – ¿dónde estamos? – preguntó Hermione – si se me permite preguntar.

Gradding asintió – estamos en la sección privada del banco Gringotts, solo señores de nobles y antiguas familias pueden entrar aquí.

– ¿Y esas puertas de oro? – preguntó Charity estaba muy curiosa por ellas, nunca había estado en ese lugar.

– Son las puertas que separan a nuestro mundo de este.

No preguntaron nada más y siguieron su camino. Unas cuantas vueltas más y unos minutos de silencio, llegaron a una puerta de madera 'Gradding gerente Potter' estaba escrito en letras de oro.

Entraron al despacho que era bastante grande, tenía estantes llenos de libros, estantes llenos de ingredientes para pociones, una pequeña sala de estar con unos sofás y una mesa de centro, al fondo estaba un escritorio, a su lado izquierdo había una pequeña sección para preparar pociones, pero lo que más llamó la atención de los tres fueron los cuadros colgados en la pared del fondo.

En el uno se veía a un hombre de cabellos rebeldes y negros, con ojos cafés y gafas de montura redonda, en el otro se veía a una hermosa mujer de cabellera roja como el fuego y unos ojos idénticos a los de Harry – Lord Potter y Lady Potter, sus padres – comentó Gradding.

Una ola de tristeza se sintió en la habitación como si los sentimientos de Harry se propagaran por ella haciendo a los demás sentirla como propia, lo dejaron un momento a pesar de ser cuadros no móviles era la primera vez que Harry los veía como si aún estuvieran vivos.

Unos minutos después Harry se calmó y pudieron sentarse para conversar de lo que de verdad importaba – ¿podemos comenzar por lo de Buckbeak? – preguntó Harry.

Gradding asintió y con solo levantar la mano un grueso libro voló hacia ella – este es un libro en el que se cuenta más o menos lo magníficos y especiales que son los Hipogrifos, en la antigüedad se los creía dioses, cuando son lo suficientemente maduros tienen habilidades para rejuvenecer y crear plantas, desinfectar agua para hacerla potable, entre otras cosas, también explica en detalle cómo se los debe tratar, al ser criaturas orgullosas si se los falta al respeto se puede considerar como traición y los Hipogrifos, si hay una manada cerca, pueden pedir la sangre de esa persona.

Estaba bastante impresionados, claro los Goblins sabían más sobre las criaturas que los mismos magos – eso puede ayudarnos mucho con la defensa – dijo Hermione contenta.

– El problema – siguió Gradding entregándole el libro a la castaña – no es la defensa en sí, pueden encontrar todo lo que necesiten para demostrar que el Hipogrifos Buckbeak no es peligroso, pero si Lucius Malfoy esta inmiscuido no importara.

– ¿Por qué? – preguntó Charity.

Gradding suspiro – supongo conocen como se maneja el ministerio de magia cierto – asintieron suave y lentamente – Malfoy es una de las personas más influyentes en este momento por el dinero que posee, maneja a su antojo el ministerio e incluso el colegio Hogwarts gracias al dinero.

– ¿Y entonces que podemos hacer? – preguntó Hermione dejando el libro en su regazo cerrado.

El Goblin se inclinó hacia delante en su silla y coloco las manos en la mesa – pelear bajo su propio juego – respondió con decisión, desde mucho años atrás que había sido gerente de los Potter había estado en distintas disputas, con los Umbridge, o los Nott, ahora la principal amenaza eran los Malfoy una familia sangre pura que recién se incluía entre las grande de Inglaterra hace unos ciento setenta años.

– ¿Y con eso se refiere a? – preguntó Charity ahora.

– Pagar a los miembros del ministerio como lo hace Malfoy – sabía que no les gustaría pero era su única opción verdadera – se podría pagar a los miembros para que su perspectiva fuera justa, que escuchen lo que el señor Hagrid tenga que decir, pero si Malfoy se da cuenta enseguida sacara más dinero del bolsillo y todo se derrumba en un segundo, por otro lado si les ofrece el doble para que voten a su favor así Malfoy saque un poco más de dinero en ese momento no podría hacer nada, lamento decírselo pero si no juega el juego de ellos perderá irremediablemente.

Se quedaron en silencio un momento pensando en lo que se les dijo, no les gustaba hacer trampas como a Malfoy, pero Gradding tenía razón Malfoy siempre ganaba porque tenía el dinero de su lado y si hacían las cosas por el lado de la 'luz' siempre estarían perdiendo una y otra, y otra vez.

– Pero no tenemos el dinero para hacer algo así – dijo Harry pensándolo y decidiéndose.

Gradding sonrió macabramente de nuevo – claro que lo tiene – comentó levantándose y tomando un libro bastante grande justo debajo de los retratos – este es el libro de cuentas de los Potter.

Dejó el libro en la mesa y se volvió a sentar – ¿por qué es tan grande? – preguntó Charity, nunca había visto un libro de cuentas así de grande.

– Esto contienen todo lo que es suyo, lo que tiene en su cámara bóveda aquí en Gringotts, sus residencias, joyas, armaduras, todo lo que piense que tiene valor está estipulado aquí, revíselo.

Harry tomo el libro y poniéndolo en su regazo por el peso lo abrió, con cada línea que leían más se asombraban, la cámara bóveda como la llamó Gradding tenía efectivamente siete cuantas bóvedas, cada una con millones de galeones, millones en joyas preciosas tanto sin pulir como algunos diamantes de luz, unos diamantes aún más preciosos que los normales.

También anillos, collares, había de todo en las bóvedas incluso libros, Charity le dijo que algunos de ellos eran ejemplares que se creían perdidos completamente y que valdría una pequeña fortuna.

Armaduras de distintos tipos de metales e incluso de ese cristal de los Goblins, al que Gradding llamo cristal lunar, una de las más fuertes sustancias habidas en el planeta.

Había incluso cadáveres de Dragones y Basiliscos, muchos más pequeños que con el cual lucho hace un año, pero sus partes, órganos y piel eran muy apetecidos y valiosos, se emocionó cuando leyó que existían dos cuadros de sus padres, cuadros móviles ósea que podría interactuar con ellos, no era como si fueran sus verdaderos padres pero algo era algo.

Después venían estipulados los negocios que los Potter habían tenido desde hace mucho tiempo, eran dueños prácticamente de un veinte por ciento de los locales del Callejón Diagon, y tenían porcentajes mínimo del treinta por ciento de otro cuarenta por ciento de los locales.

Tenía un porcentaje de Hogsmeade, juntos con los Longbottom y los cuatro fundadores.

Y después venían las propiedades que tenían los Potter, castillos, con más artículos que valdrían millones, mansiones, casas e incluso departamentos en las principales ciudades de Londres, en París, en Madrid, una mansión en Los Ángeles Estados Unidos, y otra en New York.

A la final cuando cerraron el libro, claro sin leerlo todo sino solo lo principal, se sentaron en sus sillas en silencio asimilando todo lo que leyeron – ¿cómo… como es que tengo todo… esto y no lo sabía? – preguntó Harry.

Gradding frunció el ceño confundido – ¿no lo sabía? se suponía que su tutor legal, Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore tenía que informarle de todo esto cuando cumpliera los once años, y como ya le dije hemos estado enviándole misivas con el manejo de sus cuentas desde ese mismo año.

– Pues no las he recibido – declaró Harry.

– ¿Ni siquiera correo de fanáticos? es uno de los magos más famosos del mundo, estoy seguro que muchos fans deben mandarle correo cada año.

Harry negó con la cabeza pero ahora que se ponía a pensarlo tenía sentido, era demasiado extraño que no recibiera nada – puede que tengas un hechizo anti correo – mencionó Charity – aunque lo entiendo principalmente por tus fans, no deberías tener uno tan fuerte para que los Goblins no pudieran contactar contigo.

– ¿Y entonces Harry puede disponer de este dinero? – preguntó Hermione, después podrían preocuparse por esas cosas.

Si iban a hacerlo lo harían bien con tanto dinero disponible podían ganar fácilmente, no dejarían que Lucius Malfoy haga lo que quiera, en especial no esta clase de injusticias – por el momento no – respondió Gradding, desanimando a ambos chicos enseguida – primero necesitamos una prueba de sangre, para declararlo heredero Potter, su Señorío solo puede ser tomado desde los quince años por ser el último Potter pero declararse como heredero es prácticamente lo mismo solo que sin considerarse un adulto.

– ¿Harry podría cambiar de residencia con eso? – preguntó Charity recordando lo que había vivido con sus familiares.

– Las salas de sus residencian quedarían completamente abiertas para él así que si podría hacerlo, Potter Mayor por ejemplo es el lugar más seguro que existe en el mundo mágico de Gran Bretaña, incluso más que Gringotts mismo.

Harry sonrió encantadoramente feliz con la simple idea de poder dejar de vivir con sus tíos – ¿cómo hacemos esto? – preguntó Hermione.

Gradding se levantó y tomó tres objetos de una repisa, los dejo frente a Harry y sacó unos cuantos pergaminos – hay diferentes rituales para cada familia, para los Potter es esta, una daga de obsidiana con mango de hueso de Colacuerno húngaro, la copa está hecha de cristal lunar y la pluma absorbe la sangre para luego escribir en el pergamino, lo que tiene que hacer es cortarse la mano con la daga y llenar la copa con su sangre hasta que esta brille en azul, luego toma la pluma y la sumerge en la sangre para que la absorba una vez la copa este seca suelta la pluma y esta se encargara de escribir lo que necesitamos.

– Supongo que la daga es especial y si alguien que no sea un Potter intenta esto morirá al instante cierto – dijo Charity, no estaba preocupada por Harry pero debía cerciorarse.

Gradding asintió, Harry trago saliva y tomó la daga, se acercó a la copa y se cortó la mano, fue impresionante la facilidad con la que corto su piel, y el dolor fue muy fuerte y punzante.

Pronto la sangre corría por su mano y caía en la copa con rapidez, dejo la daga en la mesa aguantando el dolor hasta que la habitación se ilumino en azul, la herida se cerró sin dejar marca.

Un poco impresionado tomó la pluma y la sumergió en la sangre que ahora tenía un ligero tinte azul, empezó a absorberla rápidamente y soltó la pluma cuando no hubo más sangre.

Esta voló tranquilamente hasta que se asentó en el pergamino a un lado y comenzó a escribir – ¿qué es lo que está escribiendo? – preguntó Hermione.

– Todo lo que pueda reconocer en su sangre, títulos, habilidades, Patronus, Animago, familiares, todo se está escribiendo allí.

Se quedaron en silencio escuchando solamente los trazos de la pluma sobre el pergamino, unos veinte minutos después la pluma se posó suavemente en la madera y Gradding tomó los pergaminos.

Abrió los ojos sorprendido con lo que leía, se aclaró la garganta y procedió a informar a Harry lo que descubrió – muy bien comencemos – suspiro un poco y aclaro la garganta un vez más como si le costara hablar.

Harry James Potter

Mestizo hijo de James Charlus Potter y Lilian Abigail Potter-Evans.

Padrinos: Sirius Black, Amelia Bones, Remus Lupin, Alice Longbottom.

Señoríos: Potter, Peverell, Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff, Ravenclaw.

Animago: Zkrill.

Patronus: Ciervo.

Anclaje de alma: Ton Marvolo Ryddle.

Sellos mágicos, hechizos y pociones: lealtad, restricciones, compulsión, entre otros puestos por Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, uno de lealtad por Molly Adila Weasley-Prewett.

– Viene una explicación más extensa de esto, pero es lo más importante, resumido – dijo Gradding impresionado.

Harry se levantó furioso y comenzó a caminar por la sala – ¿que son estos sellos? – preguntó.

– Sellos de lealtad son aplicados para que la gente confié en ti por cualquier modo, es mucho más fuerte y más peligroso que un hechizo, las restricciones quiere decir que su magia está restringida lo más probable del cincuenta o un sesenta por ciento, de compulsión son explícitos para que el sellado haga lo que uno quiere sin que ponga objeción, están ligados a los de lealtad.

Cada vez estaba más furioso, ¿no era Dumbledore el líder de la luz, la persona en la que más confiaba porque lo ayudaba en todo? su magia comenzó a exteriorizarse con unos cuantos zumbidos eléctricos y de repente los rayos comenzaron a salir.

Chocaban con fuerza contra las paredes dejando círculos negros, unos cuantos chocaron contra las antorchas creando tal energía que el fuego se extinguió.

Las dos brujas sentadas se levantaron rápidamente, Charity muy impresionada, lo abrazaron rápidamente y le decían cosas calmantes al oído, su furia se fue apaciguando poco a poco hasta desaparecer.

Incluso la señora Weasley le había puesto un hechizo de lealtad, recordó el olor dulzón del saco que le mando, de seguro el hechizo olía así, se sentaron nuevamente acariciándole la espalda para que se tranquilizara, era tan relajante y sus olores mezclándose lo distraían así que todo volvió a la normalidad.

Gradding volvió a prender las antorchas un poco asustado e impresionado, magia elemental, solo con ver el nombre Zkrill en el pergamino lo supo pero ahora estaba más que confirmado, el Rey había vuelto.

– ¿Qué es este Horrocrux? – preguntó Charity.

Gradding gruño con molestia solo el pensar en eso le entraba ganas de asesinar a alguien – un contenedor de alma, generalmente son objetos, es un trozo de alma de cierto mago en este caso Tom Ryddle, el mago toma el pedazo de alma y lo incrusta lo pega en el objeto o en este caso mago, le da la inmortalidad.

– ¿Quién es Tom Ryddle? – preguntó Hermione.

– Es un anagrama – contestó Harry – Tom Marvolo Ryddle, yo soy Lord Voldemort.

Charity se puso pálida, ella vivió esa época oscura, si Harry era un Horrocrux quería decir que la misma época se repetiría en el futuro y lo peor con todo lo que había oído que Albus había hecho, solo podía pensar en que el viejo director, tenía un plan basado principalmente en este Horrocrux, abrió los ojos impresionada – ¿cómo se destruye un Horrocrux?

– En el mundo mágico, destruyendo el contenedor – respondió Gradding – en nuestra cultura, odiamos estos objetos, vivimos diez veces más que un humano, y hemos visto lo que son capaces de hacer por la inmortalidad, el Horrocrux se crea con un ritual que deja el alma lista para separarse e incrustarse en algo, se termina de separar el alma cuando se asesina a sangre fría.

Entendieron enseguida lo que pasaba, Dumbledore sabía que Voldemort no podía morir gracias al pedazo de alma en Harry, pero era algo mucho más complejo si no hubiera matado al chico cuando era un bebe, no, había algo más detrás, Charity vio el libro de cuentas de los Potter y lo comprendió, poder, los Potter eran la más fuerte potencia mágica en gran Bretaña, poder político, monetario, todo eso lo quería para sí mismo.

– ¿Hay alguna forma de deshacernos del pedazo de alma? – preguntó Hermione.

– No hay problema, tengo el modo de destruirlo – comentó Harry tranquilo a pesar de todo, ambas lo regresaron a ver confundidas, pero Harry no dijo nada mas – lo que quiero saber es ¿si hay posibilidades de que hubiera más de uno?

Comprendieron lo que decía – no estoy seguro, fragmentar el alma es algo sumamente peligroso, magos oscuros han intentado hacer dos y fallado en el intento acabando con su vida ellos mismos ¿por qué?

– El anterior año me enfrente a un recuerdo de Tom, un recuerdo contenido en un diario al que destruí con el colmillo de un Basilisco, si el alma de Tom se pegó a mi quiere decir que había hecho el ritual para crear un nuevo Horrocrux, alguien como el estoy seguro que no se detendría con uno o dos.

– Pueden ser tres es un número poderoso – dijo Charity entendiendo por donde iba.

Hermione negó con la cabeza ella había escuchado todo lo que pasó con Voldemort y sus enfrentamientos con Harry – siete – comentó suavemente llamando la atención – iba a crear siete Horrocrux, el de Harry es el último pero como murió no sabe que lo creo, el diario es otro, pero deben haber cinco más allí afuera.

– El número más fuerte, tiene sentido – mencionó Charity.

– "Nosotros podemos buscarlos" – dijo el Zkrill en su mente – "el olor a oscuridad se distingue fácilmente pero necesitamos más fuerza".

– Bueno entonces ¿ahora puedo ver las bóvedas? – preguntó Harry pensando en los cuadros de sus padres.

Gradding sonrió – solo necesitamos su firma aquí – extendió uno de los pergaminos donde se estipulaba que era heredero de la familia, no solo la Potter sino de las otras cinco – tendrá que esperar un poco para saber qué es lo que viene con sus otros cinco títulos, pero de la Potter, podremos ir a ver su cámara en este momento.

Firmó el papel con una pluma de sangre, el pergamino brillo un poco, apareció otro completamente igual y desapareció – ¿que fue eso? – preguntó Harry.

– Una copia se transportó al ministerio con eso todo queda claro – comentó Gradding guardando el pergamino entre las últimas páginas del libro – ahora si me siguen.

Se levantaron y siguieron nuevamente a Gradding, salieron del despacho y caminaron por el corredor que luego de un tiempo se abría y los dejaba entrara al Gringotts que todos había visto en su primer año, caminaron por el salón evitando gente y Goblins y entraron por la puerta hacia las cuevas de las bóvedas.

El carro llegó con rapidez se sentaron agarrados con fuerza sabiendo lo veloz que era y partieron, subían y bajaban, giraban hacia los lados, pronto entraron a una sección que no había visto antes, una cascada helada los baño – lo siento está encantada por si alguien que no es quien dice ser entrara.

No importaba Charity como pudo les lanzo hechizos de secado, llegaron a una cueva larga, por la que siguieron a Gradding hasta que se toparon con una criatura de pelaje dorado, enormes patas de león con garras, el cuerpo musculoso y una cola con pelos castaños en la punta.

La cabeza era de mujer, con una cabellera rubia hermosa, aunque sus ojos era gatunos y un par de colmillos sobresalían de sus labios – ¿quién eres? – preguntó.

– Harry Potter – respondió Harry adelantándose un paso.

– ¿Cuántos años tienes?

– Trece.

– ¿Quiénes son tus padres?

– James y Lily Potter.

La enorme Esfinge se hizo a un lado sonriendo y se volvió a acostar, pasaron aún un poco asombrados, Gradding se reía un poco por sus caras – deberían haber visto las preguntas que le dio a Dumbledore cuando intento entrar.

– Tienen un extraño sentido para saber quién es y quién no es malo ¿cierto? – preguntó Hermione.

– Exactamente, y ha sido la guardiana de los Potter por milenios, solo a los Potter da preguntas fáciles, pero mientras más despreciable sea la persona más difícil la pregunta.

– Si son dañinas para la familia a la que sirve, es más difícil – asintió Charity.

Llegaron a una sala enorme con colores rojos y dorados, siete puertas rodeaba la sala – le recomiendo tomar mucho dinero si lo que quiere es pelear contra Lucius Malfoy, aparte claro de los cuadros de sus padres – dijo Gradding guiándolos hacia la bóveda donde estos estaban.

La puerta se abrió con un sonido metálico y pronto quedó al descubierto un cuarto abarrotado hasta el tope con joyas, oro, plata, bronce, justo al lado derecho de la puerta estaba los cuadros, James se removió un poco abriendo los ojos por la molesta luz, hasta que vio a Harry y sonrió – ¿Harry eres tú? – preguntó contento – Lily, Lily amor mira es Harry.

El otro cuadro con la imagen de su madre se despertó y sonrió de una forma que les calentó el corazón – o mi pequeño Harry, bueno no tan pequeño mírate nada mas – comentó Lily.

– Debes romper corazones ¿no? campeón.

Harry se puso rojo enseguida pero no le importo estaba hablando con sus padres – no lo molestes James aún es un niño – se quejó Lily.

– Tú misma lo dijiste Lily, además míralo sacó mi apariencia es imposible que no rompa corazones.

Gradding les dijo que podían conversar después, que por el momento lo mejor era que se apresuraran, así que achico los cuadros y los metió en una mochila que según el Goblin había pertenecido a su padre, estaba encantada con peso pluma y el espacio dentro estaba agrandado pudiendo meter casi cualquier cosa.

Luego comenzaron a tomar el oro, solo era una bóveda, y estaba hasta el techo de este así que no se reprimió y tomó de todo – ¿no van a tomar nada? – preguntó Harry mirando a ambas chicas.

– Claro que no Harry son tus cosas – dijo Hermione rápidamente.

Viro los ojos – por favor, si ves cuanto oro hay, porque ustedes tomen algo no creo que importe, vamos si les gusta algo adelante.

Aun un poco reticentes se adelantaron e inspeccionaron todo, era increíble lo que estaban viendo, Hermione empezó a pensar en todo lo que sus padres tuvieron que hacer para meterla en el colegio, ganaban bien como dentistas pero la escuela era muy, muy cara, dio una vuelta y tomó unos cuantos galeones, más de lo que sus padres la había dejado tener en la vida, pero lo que más llamó su atención fueron unas pequeñas joyas que brillaban intensamente se acercó y los tocó, eran pequeños cada uno tenía el tamaño de la punta de su dedo anular.

– Esos son los diamantes de luz – comentó Gradding, cuando Charity se acercó, la castaña rojiza jadeo – los Potter tienen la única mina donde se encuentran, comerciaban con ellos en el pasado, pero como el lugar a estado sellado.

– Esos son los diamantes, nunca había visto tantos juntos – dijo Charity – son muy caros, en Estados Unidos vi uno, decían que era el último que quedaba.

Harry también los vio, se notaban lo bellos que eran, se acercó tomo cuatro de las pepitas y le dio dos a cada una – no podemos esto es… – comenzó Hermione.

Harry la detuvo enseguida – tengo una mina según Gradding, tómenlos.

Luego agarro el mismo un puñado y los metió en su monedero de piel de topo, salieron de las bóvedas y regresaron hacia el banco mientras ambas chicas veían los diamantes embelesadas – ¿cuánto… cuánto cuesta unos de estos? – preguntó Hermione.

– Unos ochenta mil galeones cada uno – respondió Gradding.

Jadeo sorprendida, sus siente años en Hogwarts costaban la mitad, estaba estudiando con ayuda del colegio, pero eso quería decir que estaban endeudados casi de por vida, si lo vendía ya no tendrían problemas, pero era un regalo de Harry – Herms – dijo el chico – te di dos.

Hermione asintió, se comunicaban como siempre, vendería uno para ayudar a sus padres y pagar sus estudios y se quedaría con el otro.

Charity pensaba más o menos parecido, había tenido que hacer muchos esfuerzos, para pagar sus estudios en Hogwarts, después la universidad Muggle, su trabajo como profesora ayudaba mucho, pero ahora con esto estaría tranquila.


Fudge estaba en medio de una reunión en el Ministerio, Albus había pedido que se le permita volver a traer a la vida el torneo de los tres magos, un torneo que era muy peligroso, ¿porque quería que se vuelva a realizar? no sabía ni le interesaba – ya quedo demostrado que el torneo no puede volver a hacerse es muy peligroso – se quejó Amelia Bones.

– Es un pedido expreso de nuestro querido director Albus Dumbledore – se burló Lucius, no le agradaba el viejo pero si podía molestar a Amelia que mejor – no veo cual es el problema quiere hacerlo que lo haga, los estudiantes entran bajo sus propios riesgos.

– La última vez que se realizó hubieron siete muertos – dijo Augusta con molestia.

– Sin mencionar el extraño brote de viruela morada gracias a la tercera prueba con la que casi mueren tres personas más – agregó Cloud Greengrass – ¿para qué quiere Albus realizar un evento tan peligroso en su escuela?

Cornelius levantó la carta y se aclaró la garganta – estoy pidiendo se me permita realizar el torneo porque sería una excelente forma de animar a mis estudiantes, pero también porque las relaciones exteriores se han deteriorado con el tiempo y este podría ayudarnos con ese objetivo.

– Pienso igual que Lucius déjenlo hacer el torneo – comentó Fidgeral Nott.

Antes de que se diga nada más una luz los cegó a todos haciéndolos taparse los ojos, cuando pudieron volver a ver, encontraron un pergamino flotando frente a Amelia, extrañada lo tomo.

Carta Señorial.

Como último descendiente vivo de la muy noble y antigua casa Potter, bajo pruebas y bajo sangre se le permite a Harry James Potter ser reconocido como heredero Potter dándole poder sobre sus fortunas y propiedades.

Así como se le concede la herencia y en un futuro Señorío sobre las casas Peverell, Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff y Ravenclaw, bajo pruebas y bajo sangre.

Los proxis para liderar sus asientos, tres por cada casa, al ser muy antiguas y muy nobles, se decidirá en los próximos días.

Gradding Gerente Potter.

Harry James Potter.

La sala se quedó en silencio un momento algunos como Lucius Malfoy completamente pálidos, hasta ahora había sido el que mandaba en Inglaterra gracias a su fortuna, principalmente no necesitaban ser demasiado allegados con los demás cuando podían sobornarlos con dinero.

Pero ahora que las bóvedas Potter estaban abiertas eso quería decir un cambio de marea definitivamente – eso no puede ser permitido, es un mocoso de solo doce años – gritó furiosos el rubio.

Amelia lanzo hechizos sobre la misiva para verificar su autenticidad – es totalmente legal, el señor Potter podía reclamar su herencia desde los once años, tiene trece y toda la carta está escrita con su sangre como lo dictan las leyes Potter – dijo Amelia.

– ¿Qué sucede Lucius te da miedo el chico? – se burló Augusta.

Debería temer porque estaba decidida a ayudar al último Potter como sus antepasados lo había hecho, como había hecho con Charlus, y como hizo con James, sonrió complacida este era el primer paso para algo grande.

Amelia estaba igual, su ahijado había desaparecido durante diez años, y aunque apareció en Hogwarts a los once años, con Albus a la cabeza le era imposible acercarse – traigan el libro señorial – gritó Cornelius, la única forma de verificar que fuera verdad era con ese libro.

Se actualizaba solo, y era el que dictaba a quien perecían los asientos del Wizengamot por ende quien era el Señor de la casa – ¿a quién pertenecían los asientos de los fundadores? – preguntó Cade Davis.

– A Albus hasta ahora, al ser el Director y no haber descendientes este los toma – respondió Cloud.

– ¿Y los de los Peverell? – preguntó Fidgeral.

El libro llego, y Cornelius lo soplo para quitarle el polvo, luego lo abrió y comenzó a leer rápidamente – si mal no recuerdo los asientos de los Peverell estaba siendo ocupados por ti Umbridge – comentó Amelia mirando con burla a la mujer sapo.

Estaba completamente pálida, su casa solo poseía un asiento, pero como los Peverell, se suponía no tenían descendientes, se las arregló para reclamar los tres asientos, ahora los estaba perdiendo por un mocoso con aires de grandeza.

– Efectivamente Potter posee ahora los dieciocho asientos – dijo Cornelius, luego miro más abajo y se puso pálido, carraspeo un poco – en verdad tendría bajo su posición veintiún asientos.

– ¿De que estas hablando? – preguntó Cade.

Cornelius miro a Lucius y luego al resto de la sala – Sirius Black es el padrino de Harry Potter, el prófugo nunca fue retirado de la herencia a pesar de que su madre lo intento, además Potter al ser el ahijado y Black estar preso automáticamente pasa a ser Lord Black.

Si antes Lucius ya estaba preocupado ahora peor, el controlaba esos asientos gracias a su mujer Narcissa, y ahora le venían con esto, Amelia lanzo una risotada, algo presentía ella que había intentado meter a Sirius preso para quedarse con la fortuna Black que casi eran tan extensa como la Potter, pero ahora gracias a eso solo le dieron más poder a los Potter.

Algunos de los Mortífagos se rieron del rubio, alardeando sobre como su hijo era el verdadero heredero Black y cuando atraparan a Sirius y lo mataran sería aún más poderoso de lo que ya era y ahora todo eso se iba al caño.

Mientras las discusiones aumentaban de tono en una sala de reuniones del ministerio, en el mismo gracias a Charity, entraban ella, Harry y Hermione, como siempre el lugar estaba a tope de gente caminando de un lado a otro.

Como ninguno sabia a donde ir, detuvieron a un hombre que por su vestimenta y utensilios era de limpieza – ¿disculpe sabe a dónde podemos ir para encontrar la Comisión para las Criaturas Peligrosas? – preguntó Hermione.

– Claro niña, está en la planta seis del lado derecho – respondió, estaba cansado y con tanta gente su trabajo no era tan fácil como para ganar cinco míseros galeones por mes, a ese paso su hija no entraría a Hogwarts.

– Gracias – comentó Harry dándole la mano, cuando se marcharon y el hombre abrió la mano de nuevo se encontró con un enorme diamante que le hizo abrir los ojos y saltar de alegría.

Entraron a uno de los ascensores y apretaron el botón con el número seis, enseguida este comenzó a moverse no solo para arriba o abajo sino en cualquier dirección posible.

Unos minutos después con un suave 'pin' y las puertas abiertas salieron a un corredor largo con una única puerta de caoba al fondo, caminaron hasta ella y la tocaron.

Un hombre de traje negro abrió de mala gana y bufo aún más cuando vio a dos niños – ¿qué es lo que quieren mocosos?

Fruncieron el ceño, Harry dio un paso adelante, de alguna forma dejando que su magia se exteriorice y haciendo retroceder al hombre, cuando entraron al despacho encontraron a unos nueve o diez hombres más, claramente estaban divirtiéndose si las botellas de whisky de fuego y fundas de frituras decían algo.

Se aclaró la garganta llamando la atención y sonrió un poco – muy buenas soy Harry Potter – todo el mundo abrió los ojos sorprendido – estoy aquí, porque mi amigo Rubeus Hagrid recibió una carta pidiéndole venir el veinte de febrero, para el caso de su Hipogrifo.

– A, sí, ese bicho – comentó uno de ellos, pero cuando el ceño de Harry se frunció, uno de sus compañeros lo codeo.

– Ese bicho es inocente, pero hay idiotas que no entienden por las buenas como Draco Malfoy y su padre – a la mención de Malfoy empalidecieron más – mi amigo Hagrid va a venir el día veinte de febrero con Buckbeak y quiero un juicio, sino justo ya ganado, entendido.

Uno a uno comenzaron a reírse hasta que todos parecían continuar con la fiesta, Harry sin inmutarse camino hasta la mesa y saco su monedero de piel de topo, lo abrió y con unas palabras y su varita saco una cantidad de galeones impresionante repartidos por igual para cada persona presente – estoy pagando por ello – comentó mientras los veía abrir los ojos ante la cantidad de dinero que les estaba dando – pero si no es suficiente.

Estiro la mano hacia un lado y de ella salió disparado un rayo negro, alimentado principalmente por su furia, no le gustaba nada lo que había presenciado, no le gustaba que solo por pedir un juicio justo se rieran.

El rayo impacto contra un estante de libros y lo desintegro al instante dejando atrás solamente cenizas, los miembros de la comisión tragaron saliva audiblemente, al ver lo que paso – por si acaso – dijo Charity llamando la atención, estaba sumamente excitada pero contenta más por la forma en que Harry estaba manejando las cosas, además quería agregar su granito de arena – este es el heredero de la casa Potter, Peverell, Gryffindor, Slytherin, Ravenclaw y Hufflepuff.

Se rieron un poco porque los once hombres de la comisión estaban a punto de orinarse – ¿entonces tenemos un trato? – preguntó Harry.

Todos asintieron de acuerdo y los tres visitante pudieron marcharse tranquilos – ¿y ahora que hacemos? – preguntó uno de ellos – si Malfoy se entera.

– Al diablo Malfoy, mira la cantidad de dinero que nos dio, además no sé qué demonios hizo pero no quiero terminar como ese librero.

Estuvieron de acuerdo, con eso se pusieron a trabajar, tenían que conocer lo que había ocurrido, así que comenzaron a sacar todo lo necesario para el caso.


Las vacaciones de navidad terminaron con el único cambio que Charity compartía más con el trió de oro, y con que Albus Dumbledore maldecía interiormente a Harry, de alguna forma había logrado enterarse de todo lo que tenía y activo su herencia, lo que no sabía él era que Harry fuera descendiente de los cuatro fundadores y los Peverell.

Ahora con más razón tenía que tenerlo bajo su ala y atado al matrimonio con Ginevra Weasley, los cinco señoríos le daban mucho poder en el Wizengamot además de muchos, muchos millones y cosas de las que nadie tenía idea.

Como Harry no podía sentarse en sus asientos tenía que tener un proxi, alguien que vote por él, al tener veintiún asientos era la persona con más influencia.

Por ende inicio su ataque para que Harry lo nombre su proxi, pero no era el único, Lucius Malfoy, Fidgeral Nott entre otros ya habían mandado sus cartas pidiéndole reunirse, eso solo quería decir una cosa, querían esos asientos también, en especial Lucius que había perdido los tres asientos Black.

Snape también había estado furioso porque el que Harry sea el heredero de los fundadores le daba poder sobre lo que suceda en la escuela, todo, desde sus salas hasta el profesorado.

Por la forma en que trataba a Harry y su prole, no solo porque le encantaba tratarlos mal, sino porque Albus mismo le había pedido que lo hiciera, no estaba teniendo el resultado esperado últimamente pero valía la pena el intento, Snape estaba muy preocupado.

Así que ahora tenían que tener cuidado con lo que pasaba alrededor de los terrenos, por otro lado Ron cada vez estaba peor en su actitud para con Harry, el enterarse que había activado su herencia y tenía millones a su disposición lo puso loco, el que fuera descendiente de los fundadores aun peor, aunque ya estaba planeado como poner en ridículo a Malfoy.

Con esa actitud, Harry y Hermione cada vez se distanciaban más, solo se los veía juntos porque Charity pasaba conversando con ellos y Ron claramente estaba encandilado por ella.

Sven había intentado un par de veces invitar a salir a la profesora también pero como las otras cincuenta veces que lo había intentado desde el inicio del año, recibió un 'no' frió.

Ron seguía alardeando que era porque estaba enamorada de él, pero todo el mundo sabía que no era cierto y simplemente lo dejaron ser.

Harry salía a volar casi a diario bajo la vigilancia de Hermione y Charity, la castaña también había recibido las respuestas de Penny y sus padres.

Penny había estado un poco aburrida y deseaba regresar a la escuela, pero por lo menos la había pasado con sus padres y al vivir en el mundo mágico se había enterado de lo que paso con Harry, era de lo que todo el mundo hablaba.

Lo peor de su estadía en casa de sus padres fue cuando su madre intento ligarla con uno de sus vecinos, el chico no era feo y no era tan odioso, pero la mayor parte del tiempo solo alardeaba de sus logros y ni sé que deporte extraño que se había inventado.

Por otro lado sus padres le habían comentado como había tenido una extensa charla de seguridad bucal con el señor Prinwel, el dueño de una librería cerca a su casa, el hombre no la había dejado comprar el tomo sobre física y matemáticas que había querido comprar el verano pasado así que esperaba lo hubieran torturado como se debía.

Después de eso solo le deseaban una feliz navidad y suerte con Harry.

Porque le deseaban suerte estaba fuera de su conocimiento así que solo se sonrojo y guardo la carta junto con las demás.

También estuvieron revisando un poco los regalos que Harry había recibido por navidad, algunos eran simplemente geniales, como la piel de tigre que le envió Zabini, en verdad había sido un abrigo de piel de tigre falsa, pero muy realista que se acoplaba a su cuerpo.

Los días de frió extremo, mejoraban considerablemente con tan buen y caliente abrigo, la planta de Neville había crecido un centímetro, gracias a que la alimentaban bien con carnes de distintos tipos y siempre estaba recibiendo sol, o por lo menos el sol que el cielo nublado de invierno le permitía.

Charity se encargó de hablarles sobre el contrato matrimonial que había recibido de Selene Crimson, era común en el mundo mágico enviar contratos así para asegurar que su hija termine en buenas manos, o simplemente para beneficio económico y político.

A Harry y Hermione eso molestó mucho, aunque Charity se encargó de decirle que la chica en cuestión era muy buena persona, era agradable y aunque algo tímida muy divertida y bella.

Al ser tímida no tenía muchos amigos, por lo que de seguro su padre no vio otra posibilidad más que mandar un contrato matrimonial, y Harry era un buen partido incluso si hubiera sido feo.

De ahí en más lo único relevante en sus vacaciones fueron la quema "accidental" del saco que envió la señora Weasley y las peleas constantes de Hermione y Ron.

La noche en que todo el mundo regresó al castillo la atracción principal era Harry, ahora no solo era famoso y tenía un aspecto que derretía corazones, sino también poder político y monetario.

Al parecer Malfoy no era tan tonto y se mantuvo alejado como su padre se lo recomendó, por otro lado chicas hacían fila para poder verlo, y aunque sorprendió que la profesora Burbage estuviera con ellos, no desanimo a Penny principalmente para acercarse.

– Hola chicos – saludó sonriendo, abrazando a Hermione y dando un beso en la mejilla a Harry.

– "Aquí tenemos a otra chico" – dijo el Zkrill en su cabeza – "y esta preciosa".

Pero Harry no le hacía caso, tantos olores y el chocolate bien marcado por tanta chica cerca, embotaban sus sentidos y nublaban su cabeza, vainilla, manzanilla, frambuesa, canela, rosas, fresas, café, manzanas, mora, limón, lilas, violetas, kiwi.

La cena de esa noche prácticamente tuvo que pasar con los ojos cerrados e intentar alejar todo los olores, había tantos, tan diferentes pero tan deliciosos, que lo mareaban.

Así mismo cuando entraron a la sala común y todo el mundo vio la Saeta de fuego soltaron jadeos impresionados, el equipo de Quidditch estaba que saltaba en una pierna y proclamaba ya su victoria ese año.

Wood estaba tan emocionado por comenzar las prácticas y verlo volar en ella, que parecía otro Weasley caminando por allí con la cara roja y una sonrisa idiota como si alguna chica linda lo hubiera besado.

La primera clase fue en verdad entretenida, Hagrid los hizo buscar leña para prender fuego mientras las salamandras se pasaban por entre los maderos, había sido una excelente clase casi sin peligros y divertía ver a las salamandras.

Después con Trelawney el ánimo se había evaporado, no entendía que lo había llevado a inscribirse en esa clase pero estaba seguro a final del año le pediría a McGonagall cambiarla, con un poco de ayuda de Hermione de seguro entraba a Aritmancia o Runas.

A la final término con un designio de que su línea de vida era muy corta, lo que llevaba enseguida a que moriría muy joven o según Trelawney a finales de año.

La clase de DCAO estuvo un poco más apagada porque a pesar de verse mucho mejor, el profesor Lupin aún se notaba enfermo, Harry y al parecer Hermione ya sabían que le pasaba así que el azabache trato de no ponerlo en un aprieto para sus prácticas.

A la final quedaron el jueves a las ocho y Hermione también tenía permitido ir, principalmente para hablar sobre Sirius Black, pero también porque la castaña no se perdería el aprender algo nuevo de ningún modo.

Aunque Lupin le dijo que ella solo observaría, se lo enseñaría a Harry porque los Dementores lo buscaban con saña, ahora entendía un poco el porqué, un Zkrill era el único Dragón de escamas negras como el carbón, por ende un Dragón al que relacionaban con el lado oscuro.

Lupin iba a investigar más, solo lo que le dijo Harry no lo satisfacía, y a pesar de que sabía un poco del Dragón tenía que investigar a fondo.

El jueves en la noche llego y Harry estuvo en la puerta del profesor no solo con Hermione sino con Penny y Charity junto a él.

La profesora porque de ese modo no tendrían problemas de ningún tipo y Penny porque era parecida a Hermione y en cuanto le contaron lo que iba a hacer quiso estar allí, los cuatro estaban bastante unidos, a pesar de que no gustara mucho que una Ravenclaw estuviera con dos Gryffindor.

Remus abrió la puerta y se sorprendió al ver a tanta gente, los dejo pasar y caminaron hacia el fondo de la clase donde ya estaba un baúl – ¿qué es? – preguntó Harry.

– Un Boggart – respondió simplemente – lo encontré dentro del archivador de Filch, es lo más parecido que podemos encontrar y tengo un armario bajo mi mesa que le gustara para cuando no lo necesitemos.

– De acuerdo – respondió Harry un poco más tranquilo, estaba bastante nervioso frente a la idea de tener que luchar con un Dementor de verdad.

Remus saco su varita y se sonrojo un poco cuando las tres chicas se rieron un poco de él, no era su culpa que tenía mañas de joven aun y se ponía en esa pose heroica cada que sacaba la varita – el hechizo que tratare de enseñarte es magia muy avanzada, muy por el nivel corriente, se llama encantamiento Patronus.

Hermione estuvo a punto de interrumpir pero Penny le cerro la boca, solo quería decir que el Patronus de Harry era un ciervo – ¿cómo lo hago? – preguntó Harry concentrado.

– El Patronus es una especie de fuerza positiva, una manifestación de las cosas de las que un Dementor se alimenta, esperanza, alegría, deseo de vivir, no puede sentir desesperación como los humanos así que el Dementor no le afecta, muchos magos cualificados tienen problemas con él.

– ¿Cómo se invoca?

Remus suspiro un poco de ahí en adelante venia lo difícil – con un encantamiento que solo funcionara si le das fuerza con tu memoria más feliz.

Lo pensó un poco, muy pocas cosas había sido en verdad felices en su vida, se decidió por el primer momento en que voló una escoba – bien – asintió listo.

– Ahora repite Expecto patronum – comentó Remus.

Harry lo hizo por unos momentos hasta que salió un pequeño humo plateado, las chicas en las bancas aplaudieron felices.

Remus levanto un ceja confundido, eso le recordaba a Sirius y sus payasadas para conseguir chicas, negó con la cabeza no era momento para pensar en eso.

Se acercaron al baúl Harry preparado, un poco nervioso e intentando mantener el recuerdo feliz en su memoria, Remus libero el sello del baúl y enseguida un Dementor salió a la superficie.

Con su capa cubriéndole el rostro, esas manos largas, negras con pústulas y viscosas, el frió se extendió por el lugar, las velas que estaban prendidas se apagaron, y el Dementor comenzó a avanzar hacia delante exhalando un aliento profundo y vibrante.

– Expecto patronum – gritó pero no fusiono, lo intento nuevamente – Expecto patronum.

El mundo se volvió negro y comenzó a escuchar a su madre gritar nuevamente – Harry.

Regresó a la normalidad y se dio cuenta que estaba echado en el suelo boca abajo, el sudor hacia que se le pegara la camiseta a la espalda, las tres chicas frente a él lo veían preocupadas – lo siento – se disculpó con las tres por preocuparlas y con Lupin por no lograrlo.

– No hay problema si lo hubiera hecho a la primera me hubieras impresionado – respondió Lupin encendiendo nuevamente la última vela – toma.

Harry tomo la rana de chocolate y se la comió rápidamente – cada vez escucho más fuerte a mi madre y a… Voldemort.

Se quedaron en silencio un poco – parece que tu recuerdo no era lo suficientemente fuerte, porque no escoges otro – dijo Remus para cambiar de tema.

Nuevamente hicieron lo mismo, pero ahora con otro recuerdo, el resultado fue parecido – Lily coge a Harry y vete, es el, corre, vete, yo lo detendré.

Nuevamente se despertó en el suelo del aula, Hermione había tenido que tocarle el cachete un poco fuerte – ahora escuche a mi padre – comentó en un susurro.

– ¿Oíste a James? – preguntó el profesor Lupin.

Asintió un poco limpiándose las lágrimas que había salido de sus ojos, sin importarle que lo vean, ya lo habían hecho de todas maneras – volvamos a hacerlo – comentó con determinación.

Necesitaba un recuerdo más feliz, pensó un poco sin hacer caso de los comentarios de las chicas para que lo dejara, de repente se le ilumino la cabeza ya tenía un recuerdo feliz.

Se volvieron a posicionar y el Dementor salió del baúl, esta vez cuando lanzó el hechizo, la niebla plateada salió de su varita deteniendo al Dementor lo suficiente para que el profesor lanzara el Ridikkulus.

Las chicas comenzaron a aplaudir y una por una lo abrazaron felicitándolo, Remus le dio un chocolate más y se sentaron a descansar, luego de algunos minutos felicitando a Harry, aunque este aún se sentía que podía hacerlo mejor comenzaron con otra cuestión primordial – profesor, si conoció a mi padre, también lo hizo con Sirius Black ¿cierto?

Remus se puso un poco pálido, mientras que las chicas se volvieron serias – si lo conocí o creí que lo hacía, Harry…

– Creemos – dijo Penny interrumpiendo al profesor – que lo que dicen de él es mentira.

Remus se quedó un momento en silencio, asombrado por que le dijeran eso – ¿por qué suponen eso?

– Su historia tiene muchas incongruencias – siguió Hermione y procedió a contarle lo que había oído, como lo había oído y cuáles eran sus impresiones.

A la final de la explicación Remus estaba asombrado, Harry tenía el mapa que ellos habían hecho, había descubierto todo de la peor manera, y a pesar de ser menores tenían una forma de ver la historia que él nunca pensó existiera.

Ahora con esa información veía todo un poco más claro – es cierto que como dicen, Sirius hubiera escapado con la explosión después de matar a Peter, hubiera huido tan rápido que no lo hubieran atrapado, no entiendo porque se quedó allí, con lo de la ropa tienen toda la razón… – abrió los ojos con sorpresa, James, Sirius y Peter era Animagos no clasificados, y Peter era una rata perfecta para el escape – una rata.

– ¿Qué? – preguntó Charity sin entender a su compañero.

– James, Sirius y Peter era Animagos no clasificados, Peter era un rata, en un momento como ese perfecto para escapar – se puso aún más pálido de lo que ya estaba – ¿ti… tienes el mapa?

Estaban un poco confundidos, pero Harry sacó el mapa del merodeador y lo abrió – ¿para qué lo quiere? – preguntó Harry.

– Lunático aquí – mencionó tocando el mapa con la varita – busca a Peter Pettigrew, Colagusano.

Con asombro miraron como el mapa se movía solo hasta detenerse en un sitio que Harry reconoció enseguida y se puso igual de pálido que Remus – es… es la rata – dijo como pudo llamando la atención de todos – allí deje a Scabbers, me olvide de recogerla y la deje encerrada en una jaula justo detrás de un cuadro.

La realización los golpeo con fuerza, Sirius Black después de todo no era culpable – por eso esa rata fea ha vivido tanto – murmuró Hermione.

– Esta aquí buscando – Remus miro a Harry listo para lanzarse a llorar – no te está buscando a ti, sino a él, para demostrar que es inocente.

Se puso a reír y llorar al mismo tiempo, diciéndose tonto por no confiar en quien claramente era el mejor amigo tanto de él, como de James y Lily – ¿cómo es que un Animago claramente partidario del señor oscuro ha estado viviendo en las narices de Dumbledore todo este tiempo? – preguntó Charity.

– No lo sé, no lo sé – mencionó Remus aun llorando y riendo, luego se puso serio, les preocupo un poco que se hubiera vuelto completamente loco – vamos a recoger un Mortífago capturado.

Se levantaron y con ayuda del mapa caminaron hasta donde estaba quien ahora sabían era Pettigrew, cuando entraron en el cuadro que ninguno de ellos excepto por Remus sabia era completamente falso, encontraron una rata panzona con algunos lugares donde faltaba pelaje.

Como Harry predijo los Elfos habían estado alimentándolo, pero no podían evitar el estrés que el traidor estaba sintiendo al saber cerca a Sirius Black.

Cuando lo vio y supo quién era, lo que había hecho la furia lo invadió, uno de sus ojos se volvió blanco y los rayos saltaron de su cuerpo, chocando contra la rata, no eran lo suficientemente fuertes para matarlo pero si para torturarlo.

– Cálmate Harry lo necesitamos vivo – dijo Charity abrazándolo.

Lo intentaba de verdad pero no podía calmarse, sus padres murieron, Sirius fue encarcelado injustamente durante doce años, y vivió una tortura continua con sus familiares, mientras el traidor vivía la gran vida.

Remus estaba realmente feliz con lo que ocurrió, con un movimiento de varita agrando la jaula, sin preocuparse porque escapara, el rayo lo había dejado completamente derrotado.

Luego lanzo el hechizo para deshacer la trasformación y ante sus ojos pudieron ver a un gordo, más gordo de lo que recordaba, calvo y con rasgos de roedor Peter Pettigrew.

Echado en el suelo de la jaula, con la pansa afuera y murmurando incoherencias por el dolor que sentía, un nuevo rayo impacto en su cuerpo, verlo solo había puesto más furioso a Harry – Dobby – llamó.

Con un chasquido el Elfo domestico ahora usando ropas elegantes negras con rojo y la cresta Potter bordada en el lado izquierdo de su pecho, apareció – señor Harry Potter señor mando llamar – saltó con alegría el Elfo.

– Podrías por favor decir a los otros Elfos que no alimenten a este, y por favor pon hechizos para evitar que escape de cualquier forma posible, así se transforme en un acaro.

Chasqueo los dedos y Pettigrew quedó atrapado allí donde estaba, luego desapareció dirigiéndose a informar que el dueño de Hogwarts tenía prohibido que alimentaran a un hombre panzón con cara de rata – tengo que comunicarme con Amelia – dijo Remus.

Todos asintieron y salieron del lugar dejando atrás a Peter, tenían cosas que hacer, alguien que liberar, y podía oler nuevamente el chocolate, un baño de agua fría le serviría para la noche.


Como estuvo, bien, mal, espero sus Reviews, Favorites y Follows.

Mas cambios vienen con este capítulo, Pettigrew atrapado al fin, se conoce la herencia de Harry, le traerá problemas, la verdad no tanto, asi mismo salen con una idea para acabar con la supremacía del hurón mayor, y las peleas con Ron comienzan a escalar.

No sé cómo Harry perdono tanta estupidez del pelirrojo en el canon, el cuarto libro fue sumamente gracioso, Ron se comporta tan o más mal que Malfoy pero solo tiene que decir una patética disculpa y Harry lo perdona, es más termina en el lago como su persona más importante.

Ja eso fue para el libro de record guinness como la peor broma de toda la historia, y lo peor fue tan mala y tan agria que termino dando gracia.

Yo en su lugar le hubiera dado un buen golpe en la cara y me hubiera ido riendo.

Como sea la historia principalmente, tiene como objetivo hacer que Harry consiga sus chicas, por el momento se enfoca en eso, tengo ideas para comenzar todo la cuestión de guerras y peleas justamente en el cuarto libro, y espero poder continuarlo aún más por lo menos hasta el quinto.

El único problema es que, la musa se marcha y no vuelve hasta tiempo después, es tan frustrante, pero no desistiré y terminare esta historia sea como sea.

Nos leemos más adelante.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Accidente 8853 0 0 2. Despertando 8911 0 0 3. Una navidad especial 8965 0 0 4. Animagos, Animagos 8757 0 0 5. La primera vez 10727 0 0 6. Juicio justo 9753 0 0 7. Sirius Black 9199 0 0 8. Y ya somos cuatro 7944 0 0 9. Una fuerza muy importante 8382 0 0 10. Perder y ganar, ganar y perder 9873 0 0 11. Pociones de amor 8362 0 0 12. La verdad sale a la luz 8659 0 0 13. Magia antigua 8650 0 0 14. Li 8543 0 0 15. Un Dios serpiente 9363 0 0 16. Un nuevo escape 9447 0 0 17. Errores Weasley 9724 0 0 18. Cambios 12596 0 0 19. Dursley 9613 0 0 20. Problemas familiares 9537 0 0 21. Clanes 9023 0 0 22. Vacaciones 9612 0 0 23. De Veelas y Vampiros 9336 0 0