Harry Potter el retorno del Rey @fxrobalino
La verdad sale a la luz

Aquí está la continuación de este fanfic, fue relativamente sencillo de escribir y es más o menos el comienzo de los problemas, con esto comenzamos a adentrarnos ya en lo que es todo este tema de la batalla entre Harry y Voldemort.

Lógicamente las relaciones de Harry con las chicas aun serán el foco principal pero lo iré mezclando.

Naturalmente iremos por otro camino al de los libros originales pero intentare meter cosas que si pasaron en los libros para que tenga cierta… esencia del canon, por lo demás la historia va profundizándose ella sola, la mayor parte del tiempo se me ocurre que escribir en ese mismo momento.

De todos modos tengo muchas ideas principalmente para el verano que ya se viene, puesto que ahora no tuvieron ningún problema en este tercer año, por lo menos no con relación al cara aplastada.

Dentro de estos siguientes capítulos intentare "cambiar" de pov más seguido para intentar poner puntos de vista de otros personajes, como el de Snape o el de Pettigrew, cosa así.

Comenzando respondiendo los Reviews para SaoCa es cierto que lo de las citas era bastante desesperante pero hasta cierto punto era necesario, la mayoría de las chicas no lo conocían muy bien, principalmente las Slytherin, y necesitaba algo que los ayude, tanto a ellas como a Harry, a compenetrarse, a entenderse mejor, no solo como amigos sino como alguien que puede llegar a ser tu pareja.

Lógicamente no podía hacer que todas tuvieran una cita con él antes de que llegáramos a la revelación pero por lo menos algo era algo y las chicas ya se estaban preparando para algo más romántico.

Con la cuestión de Narcissa y la mamá de Hermione, a mí también me pareció un poco raro, la verdad nunca pensé en la mamá de Hermione, pero así mismo me parece un buen reto, algo bastante complicado de hacer y que pondría a prueba mi imaginación, como sea por el momento no puedo decir si lo haré o no dejare la encuesta abierta hasta llegar al verano por lo menos.

Lo que sí puedo confirmar es que los padres de Hermione no serán tan buenos como en el canon, donde era la feliz pareja con una hija a la que amaban y todo eso.

Lo dejare allí para no dar spoilers.

En cuanto a lo del contrato entre Harry y Ginny se explica en este capítulo así que no diré nada, lo mismo con los sellos y eso que le coloco Dumbledore.

Para Yami el dragón negro, Snape y Albus ya son enemigos de Harry, pero el azabache no solo puede tener como enemigos a adultos, después de todo sigue siendo un adolescente y por lo tanto necesita su rival de, más o menos, su misma edad, como ya dije el hurón y la comadreja no sirven ni para eso, por otro lado, Ginny es una mujer muy inteligente y poderosa por lo que le papel le calza como un guante.

El que este obsesionada con Harry es solo un incentivo más que la pone en un grupo diferente del de las chicas que ya están rodeando al chico.

Por otro lado, no sé si a la final seguirá siendo del mismo modo, como ya dije soy de dos mentes con respecto a la pelirroja y en el futuro podría hacer que vea la luz, por el momento seguiré diciendo que es la verdadera enemiga de Harry, de su misma edad.

Con respecto a la idea de los Sith, me parece interesante y podría utilizarla en otro fic quizá, para mi Dumbledore en este fic no es específicamente un mago oscuro.

Sigue siendo un mago de la luz, pero como todos sabemos irse a los extremos sea cual sea siempre será perjudicial, Dumbledore se fue completamente al extremo de lo que "es la luz" y termino perjudicando a todos.

He escrito fics, los cuales no he leído en tiempos, en los que Dumbledore es un mago oscuro y no estoy siguiendo el mismo rumbo con este fic, o, al inicio tenía pensado hacer algo así como el "maestro" de Voldemort pero mientras más escribía más las cosas con el viejo se alejaban de ese camino, y creo que seguirá de ese modo en el futuro.

Para Lux Dragneel concuerdo completamente en que Remus descuido a Harry, apareció doce años después, y volvió a desaparecer hasta el quinto año, para mi hay gato encerrado en esa cuestión.

Dumbledore teniendo tantos títulos pudo haber hecho algo para confirmar, en especial a los padres de familia, que Remus no era un peligro para nadie, así mismo debió haber hecho algo con el idiota de Snape porque, si no mal recuerdo, él es el que le dice a Fudge que Remus es un hombre lobo y por lo tanto se arma todo el problema.

Así mismo creo que Dumbledore le dijo que se alejara como siempre hace, porque Harry tiene que tener niñez, según él.

Lógicamente eso no le quita la culpa al Remus, ya que pudo poner el pie en el suelo y hacerse cargo como debía, pero bueno todo sabemos lo fanático que es Remus hacia Albus, tanto o más que Hagrid.

Con cuestión a Lily, la verdad es que no tengo planeado ni revivirla, ni incluirla en la corte, o, se me ocurren muchas maneras de hacer eso posible, sin hacer demasiado problema y considerando que en este fic James es relativamente bueno, sin contar con lo abusivo que era de adolescente, también tengo la manera de hacer que Harry estuviera con ella sin traicionar a su padre.

Pero sinceramente no creo que haga eso, Lily seguirá muerta y Harry seguirá con su vida tal como está, puede que cambie de parecer no sé, pero por el momento así se queda.

Con lo de Narcissa, Andrómeda y Bellatrix, por el momento solo tengo planeado algo con Narcissa ya que me encanta la idea de ver la cara del par de hurones cuando Harry tenga a su esposa/madre, o, seria para revolcarse de la risa, pero por el momento eso está por verse de acuerdo a los lectores y sus votos.

Con respecto a Bellatrix ya respondí a alguien que me pidió que la incluyera, la verdad no la veo con Harry, por dos razones, le primera es que aún si tengo ideas para devolverla al lado bueno, de todos modos en esta mundo ella puso en el hospital a los padres de Neville, y segundo estoy más que seguro de que esa mujer está más usada que el culo de Lucius.

No me importa mucho el que la mujer haya tenido relaciones sexuales con otros tipos, sino con quienes lo hizo, esa pobre ya debe tener dientes allí abajo solo por eso.

En cuanto a Andrómeda, es una idea interesante, sería un muy buen reto, pero con la forma en la que está el fic, no creo que sea buena idea, después de todo ella está muy bien y felizmente casada con Ted Tonks.

En cuanto al problema en el que está metido Harry, jajajaja, no me preocupo por una muerte lenta y dolorosa ya que si no me quedaría sin historia, pero de que las chicas lo hacen sufrir va a sufrir, tampoco me preocuparía por algo físico pero ya lo verán más adelante muajajajajaja.

Para Leonard Sharksun, el mundo de Harry Potter está ambientado en la edad media donde el hombre era el que "gobernaba" incluso dentro de su hogar, lógicamente los títulos son patriarcados en su mayoría, por lo que sí, en teoría los títulos de las chicas pasan a ser de "propiedad" de Harry, por lo menos hasta que la pareja tenga un hijo barón el cual recibiría el título al alcanzar la mayoría de edad.

Hay sus excepciones como Amelia Bones, que ejerce como cabeza de la Casa Bones, pero no creo que en verdad ostente todo el poder que puede tener una familia tan antigua como esa.

También creo que eso tiene que ver con que los magos estarían más evolucionados en esa época con respecto a los Muggles, por lo tanto las mujeres pueden tener cierto poder pero siempre llegaran a un cierto límite en el que todo se detendría.

También puede ser con respecto a quien es su marido, los sangre pura querrían ese poder para ellos mismo, mientras alguien como Harry podría manejar las cuestiones monetarias de la casa gracias a su matrimonio pero dejaría el poder políticos y de cómo manejar la casa a su mujer, en este caso sería Susan.

Como ya explique, no, no tengo pensado incluir a Lily, aunque mi lado pervertido está saltando ante la idea jajajaja.

Tengo ideas que haría muy posible la relación, sin necesidad de preocuparnos por James, pero no, no creo que la termine incluyendo, así que no te preocupes.

Para Myron63 te entiendo y creo que responderé a tu Review de mejor manera algo más adelante con el fic mismo, Harry no es descendiente de todas las casas de las que es heredero, pero no quiero dar spoilers así que tendrás que seguir leyendo para llegar a ese punto.

Con todo espero que les guste el fic.

Cap12.- La verdad sale a la luz.

Harry estaba temblando visiblemente en su sitio mientras esperaba a que todos sus amigos, pero principalmente sus amigas, llegaran, no se había sentido así de nervioso nunca, ni siquiera en su primer juego de Quidditch en el colegio.

Diablos las potencialmente letales acrobacias y situaciones del Quidditch no parecían tan peligrosas como varias brujas molestas y celosas.

Charity, Hermione, Susan, Hannah, Neville, Lavender, Parvati y Katie ya estaban allí y por su puesto todos podían decir que Harry parecía a punto de desmayarse, estaba blanco como la tiza y sudaba profusamente.

Su profesora ya se había burlado de él diciendo que parecía hombre dando a luz por lo fuerte que estaba apretando las manos tanto de ella como de la castaña, fue un intento por calmar el ambiente nada favorable ya que Harry no parecía hacerle ningún tipo de caso y por su puesto ellas y las otras dos chicas no solo estaba nerviosas sino también estaban recibiendo las miradas molestas de Parvati y Katie.

La verdad es que los cuatro estaban nerviosos, no sabían cómo reaccionarían una vez que les contaran todo y no solo podían preocuparse por como sus amigos reaccionarían a la noticia.

También tenían que preocuparse de que la información no saliera de su círculo, ni Dumbledore ni Voldemort podían obtener esa información o las cosas podrían complicarse mucho, en especial con el viejo queriendo controlar todo lo que ocurría en la vida de Harry.

Había pensado en contener la información con juramentos o contratos mágicos pero eso era demasiado restrictivo para ellos y también demasiado abierto.

Alguno podía decir algo y que alguien lo escuchara, la información se regaría y podían terminar asesinando inadvertidamente a sus amigos, por lo tanto la única opción que tenían era Oclumancia.

Según Susan todas tendrían unas buenas barreras mentales como para mantener la información escondida, pero también sabían que Snape y Dumbledore eran algunos de los maestros más calificados en el arte de la mente y podía conseguir sacarles la información sin que se dieran cuenta.

Amelia, Sirius, Remus, Hestia y Gwen podrían enseñarles pero eso solo era posible en el verano y de todos modos no tendrían las paredes mentales necesarias para mantener lejos a esos dos.

El Zkrill fue el gran salvador en este caso, el poseía conocimientos que ni siquiera Merlín había poseído cuando el antecesor de Harry le había enseñado.

Por el momento a Harry le era imposible lanzar ese tipo de magia antigua por lo que el Zkrill tendría que poseer el cuerpo de Harry por un momento, no sería como la trasformación de Animago ya que en este caso el espíritu del dragón haría uso del cuerpo de Harry.

Esto le permitiría lanzar un hechizo que restringía la información en sus mentes como si fuera un hechizo Fidelius y un hechizo para ignorar al mismo tiempo.

Claro que era solo aplicable para algunos recuerdos y se tenía que hacer en cadena, ósea que la información sellada solo podría ser hablada con otra persona que estuviera unida al hechizo.

Para cualquier Legilimens sería como si la información no existiera y lo hacía perfecto para este caso en particular.

Las desventajas eran dos, la primera es que era un hechizo que utilizaba bastante magia por cada individuo al que estuvieran ligando al secreto y la segunda es que era un hechizo en un idioma extinto.

La simple posesión del espíritu del dragón al cuerpo de Harry sería un problema ya que Harry aún no tenía el suficiente poder para hacer algo como eso y luego estaba el desgaste mágico que tendría, lógicamente el espíritu del Zkrill por sí solo no poseía magia por lo que utilizaría solamente la magia de Harry.

Eso dejaría a Harry desgastado y cansado después de terminar y lo más probable es que estaría dormido por un par de días.

Por lo tanto tendrían que hacerlo el viernes para que tuviera ese tiempo de descanso luego del hechizo, como estaban jueves tendría que cruzar los dedos y esperar a que Dumbledore no intentara nada por lo menos hasta el fin de semana.

Lo que era, por suerte, poco probable, ya que el viejo había estado evitando cualquier tipo de interacción entre Harry y su persona.

No era raro teniendo en cuenta que Harry se había separado de muchos de los planes que el viejo tenia, debería estar planeando como controlarlo nuevamente y al mismo tiempo intentando no molestarlo para no terminar de patitas en la calle y sin uno de sus títulos tan reconocidos.

Sus nervios solo parecieron aumentar cuando el grupo de Ravenclaw llegó con las chicas mirándose molestas pero mucho más comprensivas que las Slytherin, la única completamente imperturbable era Luna que les sonrió y saltó alegremente hasta abrazar a Harry con fuerza y cariño, para molestia de las demás chicas celosas que lograron morderse las lenguas por muy poco.

– Hola Harry – saludó Luna sonriendo emocionada mientras se paraba de puntas y le daba un beso en los labios.

Eso calmo un poco a Harry que estaba bastante divertido por la forma de ser de la rubia, pero al parecer el beso no les gusto ni un poco a las demás chicas.

– Podrías soltarlo – se quejó Padma frunciendo el ceño, estaba de pie junto a su hermana que también los veía con fiereza – no sé cómo puedes estar tan tranquila mientras sus novias – escupió prácticamente la palabra – están junto a él.

Harry nervioso tragó saliva y se alejó de las chicas, no quería saber que le harían si pensaban que estaba prácticamente restregándoles su relación en la cara, cosa que no estaba haciendo – o ya lo sabía – respondió Luna sin ningún problema.

Las chicas que no conocían esa información la miraron como venados encandilados antes de ponerse nuevamente furiosas – ella lo sabía – dijo Parvati con ojos llameantes – entonces supongo que Penny también ya que al parecer se separó del grupo… de seguro no le gustó nada esta… situación.

Parecía que les estaban lanzando ácido de la forma en que les estaban hablando, Charity como profesora decidió detener lo que estaba ocurriendo – ¡suficiente! – gruñó y miró a las chicas tan furiosa como ellas mismas se sentían – no saben toda la historia, entiendo que estén furiosas pero con su forma de actuar solo parecen mocosas malcriadas que no reciben lo que quieren, cuando lo quieren – se estiró en toda su extensión y golpeó su pie en el suelo – esta información se les iba a dar a cada una cuando sea el momento adecuado, no de este modo, así que espero que se comporten de ahora en adelante ¿entendido?

A regañadientes asintieron y trataron de tranquilizarse, además aún querían saber ¿qué pasaba y cómo es que estos cuatro tenían un bono de almas?

– Los Changelings no son buenos para la salud – dijo Luna rompiendo el silencio una vez más.

Todos la regresaron a ver confundidos y desorientados, hasta que Harry comenzó a reírse suavemente, sabía que Luna se había inventado en ese momento esta nueva "criatura" pero en verdad se estaba refiriendo a los celos que las chicas estaban sintiendo.

Pronto Hermione, Charity y Susan lo estaban siguiendo y poco a poco los demás también lo hicieron.

La risa después de todo era una de las cosas más contagiosas que había. De ese modo los encontraron Remus y los Slytherin e incluso Penny había aparecido, había escuchado sobre esta reunión y a pesar de que aún no estaba muy segura de que hacer con la información que tenía, quería estar allí para Harry.

Como plus la forma de ver las cosas de las demás chicas quizá podrían aclarar un poco sus pensamientos y sentimientos.

– Um… ¿qué está pasando? – preguntó Blaise confundido.

Poco a poco las risas comenzaron a desaparecer gracias a que ahora el grupo estaba completo. Harry se aclaró la garganta y les hizo una seña para que lo siguieran.

Nadie hablo mientras caminaban por los pasillos de la escuela dirigiéndose hacia la Habitación de los Requerimientos, claro que la mayoría de los que estaban allí no sabían sobre la misma y estaban bastante confundidos cuando se detuvieron frente al tapiz de los Trolls bailando.

Así mismo la mayoría nunca había estado allí ya que en esa parte del castillo no había aulas y tampoco había habitaciones.

Para su sorpresa una puerta apareció una vez el tapiz se hizo invisible, incluso Remus estaba con la boca abierta, él había conocido muchos sitios del castillo gracias al mapa que había hecho con sus amigos pero nunca había encontrado esta habitación.

Parecía que Harry estaba superando a su grupo con cada año que pasaba en Hogwarts, según había escuchado también había visitado la Cámara de los Secretos que nadie nunca había logrado encontrar, ni siquiera el más grande mago aún con vida, Albus Dumbledore.

Entraron uno por uno asombrados por lo que estaban viendo, era prácticamente una Sala Común solo que parecía fusionar las características de las cuatros casas, usando los colores de cada una, así como algunos diseños que representaban claramente a dichas casas.

Tejones, águilas, serpientes y leones se encontraban en donde miraras, ya sea como pequeñas estatuillas o como bordados.

Una especie de fogata se encontraba en el centro calentado el lugar, ya que estaba anocheciendo, y el frió comenzaba a ser un problema a pesar de que el día había sido bastante soleado.

Se fueron sentando en los sofás increíblemente cómodos que estaban esparcidos por la sala y se vieron a las caras, a pesar de todo, todo el mundo estaba bastante incómodo con lo que estaba a punto de pasar.

Estaban nerviosos, celosas y muchos otros sentimientos – entonces comiencen – dijo Daphne por todos, estaba bastante molesta y quería saber cómo es que se había perdido algo como un bono de almas, también se le estaba oprimiendo el corazón de solo pensar que Harry tenía tres esposas gracias al bono de almas y ella no era una de ellas.

Harry suspiró y miró a Hermione, Charity y Susan, las tres le estaban sonriendo y dándole su apoyo.

– Muy bien, supongo que tendría que comenzar por el principio – dijo Harry enfocándose en el fuego en lugar de sus amigos y tío – todo esto comenzó el día del juego de Quidditch, el día en que tuve el accidente…


Salió corriendo hacia el baño y comenzó a vomitar mientras intentaba respirar al mismo tiempo, cosa que solo lo hacía vomitar nuevamente.

Sintió una mano delicada y caliente en su espalda acariciándolo y reconfortándolo, sabía que Gwen estaba preocupada ya que por lo menos en lo que a alimentación se refiere no parecía estar mejorando mucho.

Podía comer cosas suaves, como puré de patatas o sopas pero cuando se trataba de cosas solidas aún vomitaba la mayoría de lo que ingería.

Así mismo otro tipo de problemas se habían ido presentado, como que sufriera episodios de pánico cuando estaban a punto de tener relaciones sexuales, nunca se le habría ocurrido pensar que los recuerdos felices traerían pesadillas una vez que estaba alejado de los Dementores.

Se había despertado algunas veces completamente aterrado, temblando como si estuviera completamente desnudo en una tormenta de nieve y buscando a los Dementores.

Había veces que la luz del sol le dañaba tanto los ojos que tenía que pasar metido en el departamento de su novia todo el día hasta que el sol se ocultara, casi parecía un maldito vampiro solo que no tenía el más mínimo deseo por morder cuellos y drenar la sangre de las personas hasta dejarlas como pasas deshidratadas.

Por lo menos había descubierto que podían solucionar en algo su problema de no sentir el frió e incluso algunas veces el calor.

Gwen se había pegado el susto de su vida cuando vio salir vapor del baño y al entrar literalmente se había puesto a sudar mientras buscaba a tientas su camino hasta la ducha, donde claro esta había encontrado a su novio rojo como langosta con ronchas de quemaduras por toda su piel.

Sirius ni siquiera se había dado cuenta que se había quemado hasta que Gwen lo había tomado del brazo y lo había sacado de la ducha antes de ponerse a gritar.

Lo había llevado a San Mungo enseguida donde le había hecho algunos estudios más. Los Dementores dejaban unas secuelas bastante malas en especial para gente como el, que había sido colocado allí siendo inocente.

Ni siquiera podía disfrutar correctamente de su libertad gracias a estos malditos síntomas, y considerando que su novia tenía que estar fuera seguido, gracias a que tenía entrenamiento con las Arpías de Holyhead o él tenía que ponerse a arreglar todo el problema que había en su Casa al no tener un Jefe durante demasiado tiempo, generalmente no se daba cuenta que estaba sucediéndole algo hasta que era demasiado tarde.

Gwen ya había salido corriendo un par de veces fuera del entrenamiento por lo mismo y Kreacher, ese elfo domestico desgraciado, ya lo había llevado a San Mungo del mismo modo, aunque de mala gana.

Era un hombre libre recientemente, así que en teoría no debería sorprenderlo que sus problemas no se solucionaran de la noche a la mañana, lo más probable es que tardaría meses, incluso años para poder volver a tener una vida algo más normal a la que estaba teniendo.

Pero era alguien impaciente por naturaleza, el no poder comer cosas que antes disfrutaba enormemente, el no poder tener relaciones sexuales cuando lo quisiera y como lo quisiera también era un problema.

Se desesperaba, se sentía completamente atrapado y sin salida, sentía que las paredes del departamento de Gwen, que no era nada pequeño, se le venían encima.

Más arcadas hicieron que su cuerpo convulsione ligeramente mientras las lágrimas se regaban por sus mejillas. Cuando había planeado salir de Azkaban para poder atrapar al verdadero traidor, nunca se imaginó que al lograrlo tendría una vida casi tan mala como la que había tenido en esa celda.

– Ya tranquilo estoy aquí – susurró Gwen a su lado acariciándole la cabeza – recuerda que no estás solo, me tienes a mí y tienes a Harry a pesar de que no esté aquí.

La voz de Gwen logró atravesar la espesa barrera de desesperación que envolvía la cabeza de Sirius cada que pasaba algo como lo que estaba sufriendo en ese momento, el recuerdo de dos de las personas más importantes en su vida era lo que lo mantuvo cuerdo en esa prisión y sería lo que lo ayude a superar todos sus problemas y deficiencias.

Regresó a ver a su novia respirando erráticamente y le mando una sonrisa lamentable – ya… ya estoy bien.

Gwen asintió, le besó la frente sudada, apartó el cabello mojado de su cara y le limpió las mejillas – vamos a estar bien – le susurró nuevamente – ya veras, unas buenas vacaciones, algo de sol y estar todos reunidos arreglara aunque solo sea un poco las cosas.

Sirius sonrió con cariño, Gwen siempre había sido algo… idealista, también pensaba que unas vacaciones arreglaban todo, pero no podía negar que unas vacaciones en una playa caribeña se escuchaban bien.

Sabía que el reunirse con su "familia" serviría de algo, una vez todos estuvieran reunidos estaba seguro que se sentiría mejor, en especial si podía ver a Harry nuevamente, era su hijo en todo menos en la sangre después de todo, quizá tener su propio hijo también serviría.

Los médicos ya le habían dicho que tendría que hacer nuevos recuerdos felices unos que no estuvieran empañados por el poder de los Dementores.

Las emociones positivas por el momento serían su mejor remedio, se rió cuando escuchó a Gwen divagar sobre las playas que tendrían que visitar ese verano – creo que deberíamos hablarlo con Harry primero no te parece – murmuró de mejor humor a pesar de aún estar arrodillado en ese baño que empezaba a apestar gracias a la sustancia en el inodoro – después de todo ahora tiene muchas novias a las cuales consentir.

Se rieron mientras Gwen ayudaba a levantarse a su novio y limpiaban todo lo que necesitaba ser limpiado.

Prefirieron dejar la comida en lugar de volver a intentar que el estómago de Sirius aceptara más que solo alimentos suaves. Se sentaron en el sofá de la sala y vieron televisión, era algo que ocupaban muy de vez en cuando, pero también era un distractor bastante efectivo.

Gwen se recargó contra Sirius, sintiéndose más feliz que en mucho tiempo, había extrañado mucho el poder acurrucarse con él de ese modo.

Sirius también lo había extrañado, había muchas cosas que antes daba por sentado que ahora atesoraba, desde que había estado libre no había perdido una sola mañana sin decirle cuanto la amaba.

Después de todo se vendrían tiempos oscuros así que mejor demostrar todos los días, cada segundo de su vida, el cariño profundo que sentía por ella.


Se retorció en su lugar mientras sentía como cada recuerdo feliz lo torturaba, le causaban dolor físico mientras eran enterrados en su subconsciente para dar paso a los recuerdos horribles y tristes.

Esos por el contrario le causaban dolor emocional, lo que era muy confuso ya que mientras los felices siempre eran recuerdos más apegados a sus emociones, los recuerdos horribles eran mucho más de dolor físico causado por la maldición Cruciatus lanzada por su maestro.

Parecía una contradicción, casi una paradoja. Se removió ligeramente y las pulseras que tenía en su muñecas soltaron descargas eléctricas no lo suficientemente potentes para paralizarlo, pero si para causar un inmenso daño.

Se las habían puesto para que no pudiera convertirse en su forma Animago, después de todo cambiar de forma era muy parecido a la Aparición, se necesitaba una concentración muy fuerte para poder realizar el cambio sin terminar convirtiéndose en un revoltijo de órganos y piel retorcida.

Estas descargas hacían que no pudiera concentrarse, aún más que el aura causada por los Dementores.

Si intentaba moverse en lo más mínimo las runas en las pulseras, reaccionaban lanzándole las descargas eléctricas, pero según sabia había otras runas para detectar un cambio, una trasfiguración, al menor intento de hacerlo la descarga seria diez veces mayor, si no lo dejaba inconsciente lo mataría antes de que la trasfiguración pudiera fallar, dejándolo como una masa sanguinolenta.

Suspiró cuando por fin los Dementores salieron de su sección dejándolo nuevamente solo y tranquilo, bueno tan solo como se puede estar cuando estas encerrado a un lado de la lunática de Bellatrix.

La mujer estaba loca antes de que entrara a la prisión, y podía atestiguar en lo que se había convertido.

Era casi infantil pero con un matiz tan… sediento de sangre que parecía en verdad una de esas muñecas asesinas que salían en esas extrañas imágenes móviles de los Muggles, no recordaba como las había llamado Lily.

Estaba tan desquiciada que se reía como niña pequeña cuando los Dementores estaban prácticamente frente a ella.

Como si disfrutara de la desesperación y dolor que le causaban, no quería saber qué es lo que pasaba por esa cabeza suya, y no quería saber qué es lo que ocurriría cuando su amo los liberara.

Por lo menos él sabía muy bien qué haría, buscaría a Sirius y lo mataría… no, mucho mejor, lo dejaría casi muerto y lo haría ver como violaba a Gwen, o, disfrutaría eso, la rompería hasta que no quede nada de la mujer que era antes, hasta que sea suya y solamente suya.

En su adolescencia no se le hubiera ni siquiera pasado por la cabeza ese tipo de pensamientos, pero lo que había hecho y visto mientras estaba al servicio del Lord Oscuro Voldemort.

Había cambiado, había cambiado tanto que ni siquiera el mismo se reconocía, el chico tímido e inútil había desaparecido para dar paso a un mago poderoso y confiado gracias a las enseñanzas y el entrenamiento que había recibido por parte de su maestro, sabía que podía con Sirius y sabía que podía conseguir a Gwen, solo necesitaba salir de allí.

Miró su antebrazo izquierdo, sonriendo al ver como la marca estaba oscureciendo, su amo estaba recobrando fuerza, sabía que no estaba ni siquiera a media camino de recuperar su fuerza, pero también sabía que tendría un plan para regresar aún más fuerte que antes.

Movió lentamente sus manos para que las pulseras no le den choques eléctricos nuevamente, y se levantó la camiseta a rayas que le habían dado.

Fue tocando lentamente la piel de su ombligo intentando encontrar lo que estaba buscando. Sonrió aún más maniáticamente cuando encontró un orificio en su propia carne.

Con una mueca apretó ligeramente y enseguida sintió como la madera dentro se movía, siguió apretando hasta que apareció la punta de una varita blanca como la cal, aunque tenía unos rastros rojos gracias a su sangre, no podía utilizarla hasta que su señor este más fuerte, pero una vez su tatuaje este un par de tonos más oscuros, saldría de esa pocilga y buscaría a su amo.

De todos modos tenía que sacarla de su ombligo, la había metido allí porque dentro de su cuerpo era el único lugar donde no podrían buscar, ahora que los malditos Aurores estaban dejándolo más tiempo a solas podía sacarla para limpiarla y darle mantenimiento.

No sería bueno que la varita de su maestro se dañara, no conocería el final de la historia si eso sucedía.

Gimió de dolor mientras iba sacando la varita poco a poco y lentamente para no romperla, se detuvo a medio camino y se movió lo más rápido que pudo bajando nuevamente la camiseta cuando escucho pasos acercándose.

Pronto vio a uno de los Aurores, no debería tener más de veinte años, recién graduado de la academia lo más probable.

Temblaba bajo el esfuerzo de mantener su Patronus por tanto tiempo, lanzó una mirada rápida en su celda antes de ir con la siguiente, y enseguida comenzó a oír sus pasos alejándose a otra sección de la prisión.

Suspiró y volvió a subir su camiseta, se revisó la herida que estaba sangrando profusamente pero nada que no pudiera arreglar.

Volvió a empujar la varita de su amo intentando no rasgar más la carne, cuando por fin salió completamente y tenía la pieza de madera blanca en sus manos dio un suspiro de alivio y comenzó a limpiarla rápidamente.

Una vez estaba completamente limpia asegurándose de que hasta el más mínimo resquicio estaba libre de sangre, regresó a ver su herida, acercó su dedo que enseguida se puso rojo gracias a la magia que estaba utilizando, no era tan fuerte como antes por lo que se demoró en cauterizar la herida pero a la final lo logro.

Se quedó acostado en su cama respirando rápida y profundamente, magia sin varita era demasiado para él, incluso si el hechizo era uno que cualquier primer año podría aprender rápidamente.

Lo habían encontrado en un libro de medicina cuando descubrieron que Remus era un Hombre Lobo.

No sabía cómo su maestro podía hacer magia sin varita por horas, e incluso lanzar la maldición asesina, pero suponía que esa era la diferencia entre un ser supremo y un simple plebeyo.

Volvió a mirar la varita ahora descansando en esa… especie de almohada, si aún se le podía llamar así, sonrió nuevamente, en poco tiempo podría escapar y pagarían por haberlo metido allí, como un ex Merodeador era un hombre muy vicioso y esa característica había aumentado cuando se unió a los Mortífagos.

Tal vez no sabía demasiados hechizos y no era extremadamente poderoso como James o Sirius, pero sabía cómo utilizar lo que tenía hasta el punto máximo.

Era, después de todo, una rata en todo el contexto de la palabra, podía hacer mucho con poco, James, Sirius e incluso Remus lo trataban como un inútil cuando eran adolescentes, ahora era el momento de demostrar quién era en verdad.

Planeaba tomar las cosas que más amaban sus "amigos" y retorcerlas hasta que ya no puedan reconocerlas, la venganza era dulce después de todo.


Molly se paseaba de arriba a abajo por la sala de estar de su casa, su marido estaba en el Ministerio lo más probable entretenido con algún artefacto Muggle.

Enserio, siempre le había desagradado esa obsesión que tenía Arthur con los Muggles, por eso todas sus cosas siempre iba al desván donde no causarían estragos en la armonía de su hogar.

Pero por el momento su preocupación no era Arthur y los artefactos extraños, no, su preocupación era Harry Potter, había estado tan furiosa cuando se enteró que Ron y él se había peleado y dejaron de ser amigos, incluso le había mandado un Howler pero por lo que sabía nunca había llegado.

Sus hijitos estaban desesperados, Ginny, o su preciosa Ginny que lo único que quería era ser la esposa del niño que vivió.

Había estado soñando con eso desde que tenía ocho años, por suerte su dulce Ron se había hecho amigo del chico y gracias a eso no solo su hijita lo conoció, haciendo mucho más fácil la tarea de reunirlos, sino que como la veía a ella como una madre no necesitaría de otras persuasiones, había sido complicado atraer a Arthur, no pensaba casarse con un hombre que no tenía los pies sobre la tierra, por más deuda que tuvieran con los Weasley.

O su Arthur había sido mucho peor en la adolescencia, persiguiendo a esa hija de Muggles ¿cómo se llamaba? no recordaba.

Pero con Harry había resultado bastante sencillo, darles tareas juntos o hacer que comieran uno junto al otro, Harry era un buen chico y por lo tanto la obedecía en todo lo que decía, si solo esa hija de Muggle no se hubiera aparecido.

Pero estaba tranquila, su Ron parecía apetecerle y aunque ella no aceptaría una Muggle como esposa de su hijito, estaba bien como concubina o si lo que su hijo le dijo es verdad y le debía una deuda de vida entonces se quedaría como esclava, el problema comenzó cuando Harry y Hermione comenzaron a ser más… cercanos.

Y ahora que su hijo no estaba cerca las… furcias parecían estar arrimándose al chico a una velocidad que ella no pudo prever.

Conocía muy bien a su hijo para saber que su orgullo no le permitiría disculparse con Hermione aunque solo sea para acercarse nuevamente al niño que vivió, por lo tanto, tuvo que tomar medidas más… drásticas.

La poción que le había dado a su hija era una poción inventada por su abuela cuando tuvo que… darle un pequeño empujoncito a su abuelo para que se diera cuenta de lo que se estaba perdiendo.

Por su puesto su madre también la utilizo, después ella la utilizo para darle ese mismo empujoncito a su Arthur, y ahora su hija la utilizaría para atraer a Harry.

Ginny había mandado cartas constantemente para asegurarse de que la poción estuviera haciéndose correctamente, podía ser relativamente sencilla de hacer, pero si te equivocabas podías crear un potente afrodisíaco que mandaría a quien la bebiera en un frenesí sexual en el que violaría a absolutamente todo lo que estuviera en su camino.

O su madre había aprendido a las malas este pequeño factor, el hombre con quien probó los efectos al hacer mal la poción, término violándola y violando incluso a un elfo doméstico y una vaca antes de que el efecto terminara.

No había vuelto a caminar después de eso, por lo que tendría que tener cuidado, quieran a Harry con Ginny no con cualquier cosa que se le cruzara por al frente.

El problema ahora era que la poción debería haber estado hecha ese mismo día en la mañana, ya había pasado la hora de la cena y aún no había escuchado noticias de su hija y de lo feliz que estaba porque Harry la quería a ella y solo a ella.

Se detuvo un momento pensando en lo que representaría para su familia, tanto poder político y tanto dinero, no solo por parte del apellido Potter sino también por parte de los otros cinco, serian familia de los fundadores, su estatus subiría como la espuma, ya se veía vistiendo ropas sumamente elegantes y asistiendo a los bailes donde estarían las personas más importantes del país.

Negó con la cabeza y se concentró en lo que pasaba, no creía que su hija hubiera fallado en hacer la poción.

Había detallado casi gráficamente los pasos a seguir y Ginny tenía las habilidades en pociones para hacerla perfecta, no era por presumir pero su familia siempre había sido reconocida por sus grandes fabricantes de pociones.

Ginny por suerte había heredado más de su lado de la familia que la de Arthur, por lo tanto era increíblemente extraño el aún no haber recibido las buenas noticias.

Volvió a pasearse por la sala nerviosamente y casi se cae cuando escucho una lechuza detrás de ella, corrió y le arrebató la carta al animal que chilló indignado antes de despegar nuevamente hacia el cielo de Inglaterra.

Abrió la carta rápidamente sonriendo y esperando oír las hermosas palabras de su hija, contenta por al fin tener al chico por el que había suspirado por años, incluso antes de conocerlo oficialmente, pero frunció el ceño confundida cuando las palabras que leyó solo hacían referencia a que al parecer la poción aún no estaba haciendo efecto.

Eso por su puesto no podía ser posible, la poción tenía la suficiente concentración para hacer que el chico en cuestión se acercara a su hija, si no enseguida por lo menos en unos cuantos minutos.

Era arte hecho líquido, ya que no mostraba ningún efecto, más que Harry comenzaría a ver a su hija con otros ojos.

Si la poción hubiera salido mal, sabía que el castillo hubiera estado en un caos, y lo más probable es que Harry hubiera terminado en Azkaban por la violación de incluso las estatuas de la escuela.

No, la poción salió correctamente, pero por alguna razón no surtió el efecto de siempre.

– Esta chica, de seguro olvido poner un poco de su sangre – era el único motivo por el que podía ver que la poción no funcionara como normalmente hacia – tendré que hacerla yo misma – frunció el ceño – o podría darle algo un poco más potente – negó con la cabeza – no puedo arriesgarme, después de todo una de esas… señoritas es la sobrina de Amelia.

Suspiró y escribió rápidamente una carta, tendría que mandarla de algún modo, diciéndole a su hija que ella haría la poción y se la enviaría, aunque tendría que estar atenta porque la mandaría en el momento que se esté enfriando.

Se aseguraría que Harry este con su hijita, o, tenía el contrato firmado por Dumbledore, pero ahora con Black libre pendía de un hilo muy fino el que llegara a buen puerto, por lo menos pusieron una cláusula que lo hacía indisoluble si Harry llegaba a los diecisiete años sin romperlo.

Era casi imposible que lo descubrieran ya que los contratos matrimoniales solo se trataban entre las familias.

Ni siquiera los Goblins sabían sobre el contrato, pero había maneras de descubrirlo, Sirius solo tendría que pedir los contratos ligados a la familia Potter como guardián de Harry y automáticamente copias de los contratos aparecerían mágicamente frente a él.

Una leída al contrato y prácticamente condenaba sus planes, sabía que por el momento Lord Black no estaba en posibilidad de encontrarlo.

Después de todo tendría que arreglar mucho papeleo de su propia Casa y también estaba la cuestión de su estado físico, todo el mundo sabía de la locura que causaban los Dementores.

Sirius debería estar delirando y pensando en otras cosas por lo que no se daría cuenta de nada, pero así mismo aún había cuatro años, tres si tomaban en cuenta que el verano se acercaba, en los que podían descubrir el contrato y romperlo.

Albus ya no era el guardián de Harry, por lo tanto no podría hacer nada para evitar la disolución de su trato.

Por suerte se habían asegurado de que no tendrían problemas legales si eso pasaba y si los planes de Albus para formar nuevamente la Orden del fénix llegaban a buen puerto, Sirius estaría dentro de ese grupo y podían cerciorarse de que no descubriera nada.

Negó con la cabeza para concentrarse en lo que tenía que hacer, una poción estaba en orden y tenía que ser perfecta.

Solo esperaba que ninguna de esas furcias se acercara a Harry mientras ella hacia la poción, Hermione era preocupante ya que era increíblemente cercana al niño que vivió, quizá debería informar a Ronald para que reclame la deuda de vida que Hermione le debía, de ese modo la sacaba del camino sin tanto problema.

También tenía que buscarle una buena novia a su hijito, lástima que la poción en la chica Bones no había servido, o bueno, aún tenía un poco de tiempo, Ron aún estaba más interesado en comida y Quidditch que en chicas.

Sabía que quería a Hermione solo por poder tener algo que Harry no podía, pero por lo demás seguía siendo su niñito.

Sí, aún tenía tiempo, pero se encargaría de buscarle la esposa perfecta, quizá la chica Abbott sea una buena idea, después de todo pertenecía a una familia sangre pura adecuada pero no sería tan riesgoso darle pociones como con la chica Bones… ese era un pensamiento para más adelante.


Las manos le sudaban y su cuerpo temblaba ligeramente al sentir la presión de los celos de las chicas sobre él.

Hace unos cuantos minutos que había terminado de contarles su historia y la mayoría de sus amigas lo estaban viendo como si quisieran matarlo, no sabía si era por la cuestión de que tendría varias esposas, ellas incluidas si es que estaban de acuerdo con esto, o era porque no les había dicho nada antes.

Después de todo ya eran varios meses desde que se hicieron amigos oficialmente y podía decir que las conocía lo suficiente para confiar en ellas.

Los chicos por otro lado parecían más… sorprendidos, conmocionados por la revelación, Remus sabia del Dragón pero escuchar lo que podía hacer lo que necesitaba hacer era todo una… fantasía, diablos ya se imaginaba la sonrisa pervertida de Sirius alabando a Harry por tener el harem de sus sueños.

Blaise, por otro lado comenzó a comprender porque parecía que todas las chicas acudían como abejas a la miel en torno a Harry, lógicamente no podía decir que todas las chicas se acercaban buscando a Harry, había algunas, quizá la mayoría, que se acercaban solamente por la potente feromona o porque Harry era rico y poseía varias Casas que tenía que regresar a la vida.

Así mismo comprendieron porque demonios es que los cuatro tenían un bono de almas, lógicamente no comprendían muy bien esa cuestión pero ahora sabían que era posible el compartirlo entre más de dos personas.

– Así que este bono… del dragón es lo que hizo que el bono de almas sea compartido – murmuró Penny inclinando la cabeza ligeramente.

Harry asintió rápidamente – la unión hace la fuerza – dijo sonriendo a pesar de todo – eso es lo que me dijo el Zkrill.

– ¿Enserio necesitas tantas esposas? – preguntó Padma, a pesar de todo su naturaleza curiosa estaba hasta el frente – incluso en nuestra cultura donde los grandes magos se casan varias veces, no ha habido un harem tan grande desde hace mucho.

– Corte – respondió Hermione haciendo una mueca – somos una Corte, harem se escucha tan… despectivo, como si solo fuéramos unos pedazos de carne.

Todas las chicas asintieron – según el Zkrill nosotras somos… – Charity se detuvo pensando bien en cómo explicarlo – somos como un ancla para el poder de Harry, por lo que puedo decir es muy poderoso tanto mágicamente como físicamente, nosotras somos quienes lo ayudamos a controlar ese poder, le damos estabilidad – se encogió de hombros sonriendo – por lo menos eso es lo que puedo entender, así que sí, necesitará varias esposas, por si no se han dado cuenta Harry es un mago bastante poderoso por sí solo.

– También hay que tener en cuenta esos sellos que lo contenían y el Horrocrux – dijo Susan entendiendo mucho mejor que las demás el verdadero alcance de Harry – los había tenido desde que tenía un año, si hiciera un estimación Harry estaba viviendo tal vez con solo un cuarto de su magia, quizá menos, y de todos modos era más poderoso que cualquiera en nuestro año.

Asintieron de acuerdo, era escalofriantemente impresionante, todo ese poder contenido en un solo ser, y se suponía que Voldemort estaba a la par ¿cómo demonios le hizo ese ser retorcido para conseguir ese poder?

– ¿Que sucedió con los sellos? – preguntó Daphne manteniéndose bastante civil por el momento – el Horrocrux lo destruyeron, pero ¿qué sucedió con los sellos y quien los puso? – el solo decir la palabra Horrocrux le causaba ganas de vomitar.

– Por el momento los sigo teniendo – respondió Harry cruzándose de brazos – están… aislados digámoslo así, gracias a mis poderes elementales, no puedo deshacerlos ya que primero aún están fuera de mi alcance y segundo, por lo que sé, deben estar ligados a una alarma que alertara a quien los puso de su desaparición, lo que claro esta no me conviene, en cuanto a quien los puso, solo puedo pensar en Dumbledore.

Eso había sido otro shock, sí, algunos de los presentes no confiaban mucho en el hombre, pero habían sido enseñados a verlo como el gran líder de la luz.

Ahora sabían que así como la oscuridad, la luz también podía ser retorcida y no siempre era algo bueno, irse a los extremos sea cual sea el lado no era lo correcto, siempre tenía que haber un balance.

Dumbledore claramente había perdido el rumbo, demasiada luz podía cegarte y no dejarte ver lo que en verdad ocurría o estabas haciendo.

– ¿Cómo pudo haber hecho esto? – cuestionó Remus impresionado, nunca hubiera esperado que el mismo Albus Dumbledore que lo había ayudado, que había dejado que estudiara y trabajara sin preocupación, había prácticamente torturado a Harry, tanto física como mentalmente, llegando al punto incluso de ponerle sellos para contener su magia.

Se encogieron de hombros sin saber en verdad como pensaba el viejo, dirían que ya estaba senil, pero la verdad era que Dumbledore siempre había sido excéntrico.

Además de eso tenía años de experiencia sobre ellos así que no podrían llegar a pensar como él, tal vez podrían acercarse pero nunca podrían estar cien por ciento seguros, por eso mismo es que habían decidido dejarlo en su puesto como Director, para poder saber cuáles eran sus planes.

Claro que gracias a la poción de amor tenían que comenzar a tomar unas cuantas medidas drásticas.

Sabían que no podían prohibirlas legalmente ya que eso era un trabajo para el Wizengamot, o, Harry, Charity, Hermione y Susan ya tenían una muy buena idea para hacer que pasara esa ley sin mucho esfuerzo, pero tendría que esperar hasta el verano ya que su prioridad por el momento era ver este problema de la Corte y claro está la reunión que tendrían con los amigos de los padres de Harry.

– ¿Por qué no nos dijiste todo esto antes? – preguntó Blaise, parecía relajado sentado en su asiento pero podían ver que estaba pensando, analizando todo lo dicho.

Suspiró cansado – el Dragón en mi… cambió mi magia, tengo una especie de Oclumancia natural que cuida mis pensamientos y recuerdos mucho mejor que incluso la Oclumancia de un Hombre Lobo, esa información es muy importante, si se llega a saber y Dumbledore o peor Voldemort se enteran, estaré en problemas y ustedes conmigo.

– Por eso estaban diciéndonoslo por separado y una a una – dijo Penny – pero a mí me lo dijiste y no estoy… bueno, unida a ti – murmuró sonrojada.

– Te lo dije porque esperaba que te unieras – respondió Harry algo sonrojado y melancólico – había tenido tanta suerte hasta ese momento, Charity, Hermione y Susan aceptaron, así que supongo estaba confiando en que también aceptarías, supongo que tuve suerte de que Dumbledore no esté intentando nada por el momento y que Snape no puede arriesgarse a hacer algo para que lo saque del castillo.

– Supongo que tienes toneladas de suerte para haber mantenido todo esto en secreto, cuando has sido tan descuidado sobre ello – siguió Selene retirándose el cabello de la cara completamente y dejando por primera vez que los demás vieran su belleza.

Harry asintió sonriendo divertido – hasta ahora he sobrevivido gracias a la mezcla, entre mi suerte y la inteligencias de Hermione, así que supongo que sí.

Estaban completamente de acuerdo en que hasta ahora había sobrevivido gracias a la suerte, enfrentarse a un Basilisco de mil años con solo una espada y vivir para contarlo, tenía que haber sido suerte, Harry estaba demasiado mermado en ese momento para atribuírselo a algo más.

– Eso no te salva – se quejó Astoria cruzando de brazos molesta – sabias que todas estábamos literalmente peleando por tu atención y dejaste que lo hiciéramos sin decirnos que podíamos estar tranquilas.

– Es cierto – continuó Tracey – escondieron algo bastante grande y al final nos causaron mucho dolor emocional ¿cómo creen que nos sentimos al descubrir que el chico que nos gusta, no solo tiene tres novias, sino que está literalmente casado con ellas?

Los cuatro se sonrojaron porque si lo veían de ese modo, si habían sido un poco crueles en escondérselo y dejar que siguieran "peleando" como lo habían estado haciendo – no solo eso – dijo Remus interviniendo – fue muy arriesgado que lo escondieran de ese modo porque Harry a la final ahora es un criatura muy mortífera, quizá el ser más peligroso en existencia, por lo que nos contaron Harry ya está sintiendo los instintos de ser un Dragón ¿qué hubieran hecho si llegaba al punto en que se sentía lo suficientemente amenazado como para terminar asesinando a alguien como Percy Weasley?

Se pusieron pálidos enseguida, sabían que en algún momento tendrían que matar para protegerse y proteger a sus seres queridos, después de todo se venía una guerra por lo que podían decir.

Pero de eso a asesinar a un inocente por más odiosos que sean, como Percy, eso estaba fuera de la cuestión.

– No… no pensamos en eso – respondió Charity sintiéndose más culpable que nadie porque a la final era la más madura, claro, prácticamente no era demasiado mayor, pero ya era una adulta.

– Lo hecho, hecho esta – dijo Remus pasando su mano por su cabello – si lo que dicen es un indicación, con cada chica que se una, tus instintos y poder irán aumentando, hay que tener mucho cuidado, no sé qué tan ciertas sean esas historias Muggles de Dragones robándose a chicas indefensas pero podría ser una posibilidad y no queremos que eso ocurra…

Harry se quedó mirando el techo un momento antes de sonrojarse profusamente, pronto le siguieron las tres chicas – ¿qué sucede? – preguntó Parvati.

– Pues las historias son ciertas, pero solo para los de mi tipo – respondió Harry – en la antigüedad había más de mi clase, aunque según el Zkrill nos hemos extinto, los instintos hacían que raptaran a las mujeres por las que tenían sentimientos o la mayoría de las veces raptaban a las chicas cercanas que estuvieran en época de apareamiento.

No dijeron nada sobre las imágenes que el Zkrill les había proporcionado sobre los raptos y la subsiguiente… violación en muchos casos.

También fue… impactante porque generalmente violaban a las chicas en forma Dragón, eso había hecho que muchas de las mujeres murieran después del coito o incluso más probablemente durante el mismo.

Muy pocas de las mujeres raptadas sobrevivían y la mayoría de las que lo hacían eran las mujeres raptadas por la que el Dragón tenía sentimientos por la chica, aun así había veces en que ni siquiera ellas sobrevivían, los instintos era una cosa muy útil pero también muy peligrosa.

Los instintos de un Dragón eran mucho más fuertes que los instintos de cualquier otra raza mágica, incluso más fuertes que los instintos de una Veela o una Sirena, los cuales eran seres sexuales por naturaleza.

– Entonces… ¿cómo vamos a esconder todo esto? – preguntó Neville algo nervioso.

Harry, Hermione, Susan y Charity se regresaron a ver un segundo antes de ver al grupo más grande – tenemos un método pero tendrá que esperar hasta mañana – respondió Hermione.

– ¿Cuál es este método? – preguntó Katie, al ser la más nueva en todo esto era la más confundida y la que más se preocupaba por como harían las cosas.

– Es magia antigua – respondió Charity – magia antigua muy complicada.

– En otras palabras el Zkrill poseerá el cuerpo de Harry mientras realiza el hechizo, solo podremos hablar de lo que este sellado entre nosotros, para cualquier otra persona será como si no tuviéramos voz, ni siquiera por accidente podrán escuchar nada – siguió Susan.

– ¿Nos afectará de algún modo? – preguntó Blaise.

Negaron con la cabeza – según el Zkrill solo sentirán dolor de cabeza por un par de minutos ya que esconder información de este modo es muy complicado, pero por lo demás no tendremos ningún efecto adverso o algo por el estilo – respondió Hermione.

Todo el mundo se quedó en silencio sin saber cómo proceder, en su mayoría era porque las chicas aún estaban molestas, entendían por qué había actuado como lo hicieron, pero aun así les habían ocultado información muy importante, además esto abría unas cuantas preguntas más y abría muchos caminos.

Tenían que pensarlo correctamente y justamente como Harry quería que hicieran, tenían que pensarlo completamente solas.

Después podrían reunirse en especial con las tres chicas que ya estaban unidas para que pudieran responder a las preguntas que tuvieran – entonces si es mañana que tenemos que hacer este hechizo, sugiero que vayamos a nuestras camas y pensemos todo esto con la almohada – sugirió Remus – es mucha información para una sola noche.

Todo el mundo estuvo de acuerdo y comenzaron a levantarse, por su puesto el "matrimonio" de cuatro se quedaría allí a dormir por lo que solo tenían que salir para poder pedir una nueva habitación.

Los chicos, Remus, Hannah y Lavender se marcharon sin ningún problema aunque aún estaban asimilando todo lo que estaba pasando.

Por su parte las chicas se quedaron mirando al grupo de cuatro con los ceños fruncidos poniéndolos incómodos – entonces…

Se calló cuando Daphne comenzó a caminar hacía el lentamente, por alguna razón le ponía los pelos de punta, abrió la boca para decir algo más pero fue silenciado por una sonora cachetada que le viró el rostro, la rubia mando miradas molestas hacía las tres chicas que ya estaban intentando acercarse para quejarse – debería hacer algo mucho peor por haberme mentido y esconder esta información – suspiró y comenzó a alejarse – pero también entiendo porque lo hicieron así que hasta que tenga mis ideas en orden lo dejare pasar.

Astoria apretó las manos tentada a hacer lo mismo pero a la final desistió y siguió a su hermana.

Miraron a las demás chicas – entonces creo que no solo Harry se lo merece – dijo Hermione dando un par de pasos hacia delante – no es el único que les escondió cosas después de todo.

Padma fue la que se acercó, estaba mucho más tranquila pero sentía que tenía que hacer esto para poder pensar las cosas racionalmente, la cachetada fue tan sonora como la que recibió Harry y Hermione casi se arrepintió de haberlo sugerido, casi enseguida recibió un beso en el lugar por parte de Ravenclaw – creo que eso es suficiente – le susurró.

La castaña se sonrojó, divirtiendo a Padma que pronto estaba en caminó a su Sala Común, Susan y Charity también se adelantaron y recibieron el mismo trato por parte de Tracey y Selene que como buenas Slytherin podían ser bastante viciosas.

Solo quedaban Katie, Parvati, Penny y Luna, claro que dos de ellas ya sabían todo y al ver a su cuatro amigos en esa situación tan… especial, dieron el paso adelante valientemente aunque algunos dirían que estúpidamente ya que no tenían nada que ver, aún si sabían la verdad.

– Entonces falto yo – dijo Penny y regresó a ver a Luna que solo asintió.

Katie la miró un momento y negó con la cabeza – yo no puedo hacer eso, solo me uní recientemente, he sido amiga de Harry por años y me molesta que no me lo dijera, pero la verdad es que a pesar de gustarme mucho nunca pensé en intentar algo – vio a Hermione y sonrió – tenía una castaña mejor amiga que parecía ya lo había acaparado para ella sola, así que no voy a golpearlas.

Parvati por otro lado si se acercó, decidió que Luna no sería golpeada primero porque es lo que otras personas ya le había hecho desde su primer año, pero también porque recién estaba unida a ellos igual que Katie.

Penny por otro lado fue una de las primeras, y al haberse alejado quería decir que llevaba un buen tiempo de conocer la verdad, como último punto en contra de ella, era la que estaba causando que los instintos de Harry se descontrolen por los… celos, por lo tanto ella era la que en cierta medida merecía el golpe.

La cachetada sonó dolorosamente por el pasillo vacío antes de que las dos Gryffindor se dieran la vuelta y caminaran hacía su Sala Común.

– Bueno, no salió tan mal como esperé – dijo Harry suavemente cortando el silencio enloquecedor que los había envuelto – me sorprende que solo quisieran darme una cachetada en lugar de descuartizarme y lanzar mis restos a los lobos.

– No seas tontito, te hubieran entregado a las Acromántulas, no hay muchos lobos en el Bosque Prohibido – dijo Luna sinceramente.

Se le quedaron viendo a la rubia que se mecía delante y atrás sonriéndole antes de que Harry se lanzara a reír, pronto todos estaban riéndose – eres muy extraña – dijo Harry acercándose a Luna y dándole un beso en los labios, era raro porque le parecía tan natural, como cuando lo hacía con sus tres esposas – pero supongo que tienes razón después de todo el único lobo que he visto es el Profesor Lupin.

Penny aprovechó el momento, e ignorando sus celos se aclaró la garganta – yo… lo siento Harry por lo que cause, no sabía nada de tus instintos, no me aleje para causarte problemas solo… solo necesitaba pensar.

Le sonrió y se acercó a abrazarla – lo sé Penny, yo tampoco sabía de mis instintos, no hay culpa en nadie, además mejor descubrirlo ahora en lugar de más adelante, cuando sea más fuerte y ponga en peligro a mucha gente, incluidas ustedes – negó con la cabeza y se alejó – solo tendré que aprender a controlarme.

La rubia asintió y le sonrió escondiendo su decepción, también quería que Harry la besara, pero suponía que se había ganado eso al alejarse como lo había hecho – Charity… quisiera hablar contigo… ya sabes… sobre todo esto.

La profesora le mandó una sonrisa y asintió – mañana, un par de horas antes de que comencemos con el hechizo, ven a mi despacho y hablaremos.

Asintió y tomó la mano de Luna para llevarla consigo, conociéndola, aún si era bastante poco, estaba segura de que se metería al cuarto con esos cuatro y sabía que necesitaban un tiempo a solas, había sido un día bastante difícil.

Las vieron marcharse mientras se relajaban, se sentían mucho más tranquilos después de haber sobrevivido a la reunión, pero también sentían un nuevo peso en sus hombros.

En la noche del día siguiente harían el hechizo, pero un día con esa información en las cabezas de sus amigos que no podían protegerla aunque quisieran, era un peligro para todos si salía y Dumbledore la encontraba, el viejo tonto podía confiar en que los Mortífagos se redimirían.

Pero ellos sabían muy bien que no era así, cualquier información que tuvieran haría que fueran corriendo a su amo a decirle lo que había descubierto.

Harry no tenía ni la fuerza ni el control para poder enfrentarse a Voldemort, no podían dejar que esa información saliera así que rogaban a Merlín, Morgana e incluso al antiguo Rey para que los ayudara, pero conociendo a Harry y su suerte ni siquiera con ellos de su parte podrían evitar un problema.


Comenzando con las explicaciones, como dije estaremos cambiando de pov un poco más seguido que antes, aquí pongo tres pov de otras personas, primero Sirius, en este intento mostrar los problemas que pueden acarrear por la exposición a los Dementores.

Sinceramente me sorprende que Sirius se haya recuperado tan rápido de sea lo que sea que causaban los Dementores.

Siendo una de las criaturas más oscuras que existen no creo que lo único que causen sea depresión, Rowling fue algo ingenua con relación a eso, lo que si le reconozco es que esas cosas son geniales.

Como sea, aquí explico algunas cosas más con relación a lo que está sufriendo Sirius y se demorara mucho en recuperar por lo menos algo de normalidad.

Son cosas que se me van ocurriendo con respecto a lo que sé que causa el aura, o sea lo que sea que desprenden los Dementores, si se les ocurre algo más, no duden en mandarme un Review, seria de mucha ayuda.

Segundo esta Peter Pettigrew, la verdad estaba tentado en simplemente matarlo una vez estuviera dentro de Azkaban, pero creo que puedo alargar las cosas un poco más con él para hacerlo sufrir aún más, como plus recordé que él es el que guarda la varita de Ryddle, eso me dio un poco de maniobra para unas cuantas cosas más.

Así mismo al ser un merodeador, creo que debió haber aprendido algunos trucos, lógicamente no era tan fuerte como sus amigos pero supongo que por lo menos pudo haber aprendido a utilizar hasta el máximo lo poco que tenía a su alcance.

Una vez se unió a Voldemort debería haber mejorado mucho sus habilidades, conociendo al cara aplastada, debió haber hecho un par de rituales para mejorar a sus Mortífagos.

Justamente planeo hacer de algunos Mortífagos lo suficientemente aceptables para representar un problema verdadero, en el canon me parece que entre esos llamados magos oscuros los únicos que sirven son Voldemort y Bellatrix, así que mi idea es mejorar a algunos más para que el grupo tenga verdaderos rivales y Voldemort no sea su única preocupación.

Lógicamente esto tiene que hacer que el grupo de Harry también valla mejorando para poder mantenerse a la par con los Mortífagos que si sirven.

Por ultimo está el pov de Molly, la verdad esta mujer me desagrada casi tanto como Ronald, por ejemplo en el quinto libro cuando no deja que Harry, siendo el que se había enfrentado a Voldemort cuatro veces antes, entre en la reunión del pollo frito, más aún cuando estaban en la casa de Sirius.

Los dos peli negros debieron haberse puesto firmes y mandarla al diablo, la mujer no tiene ni voz ni voto en la casa de los Black y Harry tiene todo el derecho de entrar a esas reuniones porque es a la final quien tiene que pelear contra Voldemort.

Así mismo creo que allí es cuando comienza la dosificación de pociones o por lo menos seria el momento más propicio.

Aquí explico un poco más sobre la poción que utilizaron los Weasley, así mismo incluyo algunas de las ideas de la baca para con Harry y Hermione, la pelirroja cree que Ginny no coloco su sangre pero lo que no sabe es que Harry tiene medio para defenderse.

Por último, está la reunión, la verdad no puse la historia porque es algo que ya había puesto antes y no quiero ser repetitivo.

Pero claro esta si hubo una pequeña conversación sobre todo lo sucedido, también utilice la reunión para comenzar a acabar con la lealtad ciega que Remus le tiene a Dumbledore.

Más adelante veremos las reacciones de algunas de las chicas y también planeo poner la reacción de los Weasley a su falla.

Y claro también está el castigo, físicamente las chicas no pueden hacerle mucho daño, Harry ya ha sufrido eso por años a manos de los Dursley, pero lógicamente un par de cachetadas estaban en orden.

En próximos capítulos veremos un poco más del castigo para el pobre de Harry, las mujeres son de miedo y pueden salir con ideas dolorosas a pesar de que no sean físicas, la principal será, como no, Daphne y secundada por las otras Slytherin, Harry tendrá que trabajar para poder volver a la normalidad con todas.

Como siempre espero sus Reviews, Follows y Favorites, nos leemos.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Accidente 8853 0 0 2. Despertando 8911 0 0 3. Una navidad especial 8965 0 0 4. Animagos, Animagos 8757 0 0 5. La primera vez 10727 0 0 6. Juicio justo 9753 0 0 7. Sirius Black 9199 0 0 8. Y ya somos cuatro 7944 0 0 9. Una fuerza muy importante 8382 0 0 10. Perder y ganar, ganar y perder 9873 0 0 11. Pociones de amor 8362 0 0 12. La verdad sale a la luz 8659 0 0 13. Magia antigua 8650 0 0 14. Li 8543 0 0 15. Un Dios serpiente 9363 0 0 16. Un nuevo escape 9447 0 0 17. Errores Weasley 9724 0 0 18. Cambios 12596 0 0 19. Dursley 9613 0 0 20. Problemas familiares 9537 0 0 21. Clanes 9023 0 0 22. Vacaciones 9612 0 0 23. De Veelas y Vampiros 9336 0 0