Naruto usuario Chiton el elemento sangre @fxrobalino
La ira del Ichibi

Aquí les traigo la continuación, sinceramente fue bastante complicado escribir este capítulo por que literalmente es pura pelea, es el comienzo de la batalla.

Como ya he explicado las peleas son lo más complicado de escribir, porque tienen que entenderse, ser llamativas y por su puesto atraer a los lectores, lo que no es fácil porque uno se puede perder mientras lee.

Por lo demás espero que este lo bastante entretenido jajaja.

Como sea respondiendo Reviews para JonasG4 a mi también me encanto la pelee entre Gaara y Naruto, la verdad me sentí muy orgulloso de ella, en cuanto a lo del Mokuton, Naruto ya tiene tres Kekkei Genkai y tiene una afinidad muy fuerte con tres elementos, no le veo sentido a darle más, en especial siendo poseedor de algunos de los Kekkei Genkai más fuertes que se han visto.

El modo Biju, me gusto pero a la final para llegar a eso aún falta mucho, con todo hay algo parecido en este capítulo que espero les agrade.

En cuanto a lo de Shino, en el canon me pareció un ninja bastante… no puedo decir patético porque no lo es, más bien, las habilidades de su clan no dan para mucho, para espiar lógicamente es el más fuerte, pero en cuanto a pelear no le veo mucho.

Por lo tanto necesitaba algo más para que sus habilidades en lucha aumenten aunque solo sea un poco.

Ya me han dado algunas ideas más y estoy seguro que veremos a un mejor y más poderoso Shino mas adelante (si alguien tiene más ideas no solo para Shino sino para los demás, no duden en decírmelas).

Por parte de Tsunade, no definitivamente no, me gustan las mujeres mayores, MILF, pero tampoco exageremos, la más se ve de esa edad solo por un Genjutsu, pero la realidad es muy diferente, a la final un Genjutsu no es una trasformación verdadera, no muestra su verdadera forma.

Por último el Dōkagan, jajajaja, no nadie se dio cuenta y eso era algo que ya tenía planeado, los consejos recibirán un pequeño golpe con eso me voy a divertir mucho.

Para leknyn si la mayoría de los ataques están basados en Deadman Wonderland, me encanto ese anime y sus ataques quedan muy bien con el mundo de Naruto, los dos ataques que mostré del pelirrojo son justamente los ataques de Ganta y la hoz es justamente el ataque de Senji.

Aún estoy bien que otros ataques puedo utilizar de allí, pero lastimosamente en el anime solo te muestran unos pocos y no he leído el manga, asi mismo en la wiki no me muestran todos los ataques que hay, lastima.

En cuanto al Dōjutsu, no tenía ni idea de que se parecía a uno de algún anime, on he visto Densetsu no Yūsha no Densetsu, pero ya llamaste mi atención asi que planeo buscarlo y verlo, lo que si es que busque el Dōjutsu como foto y debo decir que la forma esta genial.

Claro que no es la misma que en mi fic pero eso no importa jajaja.

Según averigüe, el Alpha Stigma vuelve locos a sus poseedores, lo que me parece un buen 'pero' para un poder sumamente grande, ya lo estoy utilizando aun Naruto solo tiene que utilizarlo con cuidado para prevenir ese problema.

Para silverwolf.6678 concuerdo completamente en que el clan Uzumaki quedo demasiado sobrevalorado, teniendo en cuenta la historia, fue un clan que tenía su propio país, y al cual exterminaron entre Kumo, Iwa y Kiri si no estoy mal, lo que por su puesto demuestra el enorme poder que poseía el clan al necesitarse tres de las grandes aldeas ninjas para hacerlo.

Si vemos algunos de los Kekkei Genkai que poseían algunos de los Uzumaki me atrevería a decir que tienen el potencial de hacer suyos, supongo que por medio del matrimonio, otros Kekkei Genkai, peor pueden prevenir que los mimos salgan de su clan del mismo modo.

Por ejemplo, la habilidad de Karin con un sensor Chakra y claro esa extraña habilidad para curar a sus aliados cuando es mordida, asi mismo el Rinnegan de Nagato.

En cuanto a los del Jutsu, ¡cierto! 'Espinas de sangre' o me acabas de dar una muy buena idea, me había olvidado completamente de Albafica y Los caballeros del zodiaco, tengo que ver si hay más porque me parece que por lo menos debe haber un par de ataques más basados en sangre, muchas gracias.

Cid de Capricorn ¡JAJAJAJAJAJA! Debo decir que eres muy patético, te quejas de mi ortografía y te comes letras en tus comentarios.

Qué vergüenza la verdad ¡JAJAJAJAJAJA! Si soy un otaku, aunque no llego al extremo de otros y tú solo demuestras lo asqueroso que eres insultando a los otakus porque les gusta el anime y el manga.

Para responderte, la verdad es que no me pongo a estudiar las cosas que suceden en Naruto, por si no leíste en uno de mis anteriores comentarios, no me gusta mucho que se diga Naruto, que dice de ti el que no puedas entender lo que sucede en el anime con solo verlo una vez, nuevamente solo demuestras lo patético que eres con ese comentario.

Por ultimo Kishimoto dijo que es su manga y empareja a quien quiere, simón, toda la razón, pero me mostro lo cerrado de mente y la clase de persona que es, cuando junto a Sakura con un hombre que lo más probable la pase golpeando día y noche, yo por mi parte soy de los que piensa que las mujeres merece tanto respeto como los hombres y no se las debe golpear.

¿Qué dice de ti el que apoyes esa estupidez? Soy ateo pero voy a rezar por la mujer que este con alguien como tú.

Que el NaruSaku solo tiene un 5% de apoyo ¡JAJAJAJAJAJA! Entonces que tendrá el NaruHina porque de lo que he leído la mayoría apoya a otras parejas, ya sea con Temari, con Shion, e incluso con Tsunade, no me vengas con estupideces, si no te gusta el fic no leas estúpido.

Por ultimo para SamSlayer345 quemando dos Reviews jajaja, creo que el Dōkagan te hace acuerdo al Alpha Stigma como ya me hicieron caer en cuenta algunos de los lectores.

Y por otro lado, la copia de otros Kekkei Genkai, podría ser factible, por el momento no creo, copiar algo me parece bastante patético, de allí que el Sharingan me parezca tan sobrevalorado, tengo que afinar mis propias habilidades en lugar de estar robando a otros las que ellos si afinaron, pero como los Kekkei Genkai son una línea de sangre, creo que si podría aunque no creo que vaya a utilizar ese tipo de habilidad, prefiero hacer a Naruto fuerte en lo que tiene en lugar de preocuparme en que es lo que Naruto podría conseguir de otros.

Con todo les dejo el capítulo que espero les guste tanto como a mi escribirlo.

Cap9.- La ira del Ichibi.

La Aldea poco a poco comenzó a entrar en caos, ambos ejércitos de ninjas y un trio de serpientes gigantes comenzaron a destrozar todo lo que se les ponía enfrente solo por el gusto de hacerlo.

De haber tenido a gente en su camino los hubieran matado sin un segundo pensamiento.

Por suerte la mayoría de gente se encontraba en el estadio, localizado casi en el centro de la Aldea, por tanto los ninjas en el lugar estaban logrando con relativa facilidad evacuar a la gente hacía el monte de los Hokages donde estaban los puntos de resguardo.

Los ninjas patrullando la Aldea saltaron a la acción con unos minutos de retraso debido a la sorpresa de la invasión.

Esa cantidad de ninjas debería haber sido sencilla de detectar, pero por alguna razón nadie sabía que estaban tan cerca de la Aldea y por tanto fue todo un shock, de todos modos seguían siendo algunos de los ninjas más calificados del mundo y por lo tanto reaccionaron rápidamente.

En cuestión de segundos ambos grupos de guerreros se estaban enfrentando con espadas y Kunai's o lanzándose Jutsus elementales bastante peligrosos.

El mayor problema que tenían lógicamente eran las serpientes, siendo invocaciones tenían sus cualidades que los hacían oponentes complicados y al parecer estos tres tenían un trabajo en equipo bastante potente.

En el estadio la mayoría de ninjas estaban o viendo la manera de entrar a la barrera Ninjutsu que aislaba completamente a su Hokage y el traidor Orochimaru o sacando a la gente ya que corrían un peligro enorme con el Ichibi tan cerca de ellos, el problema se agravó cuando ninjas infiltrados como civiles se hicieron presentes, lanzando Jutsus por todo el lugar.

Habiendo esperado algo como eso Hana, Kurenai, Yūgao y Anko ya se había desecho de algunos de sus rivales sin ninguna complicación.

Pero luego de unos minutos los ninjas de Oto se recuperaron de su pequeña sorpresa y comenzaron a responder, Ino y Sakura era la que más miradas se llevaban pues estaban trabajando en equipo excelentemente bien y estaban peleando contra los ninjas rivales sin ningún problema.

Ni siquiera parecían las mismas chicas que habían entrado al examen Chūnin un mes atrás y que no podían hacer nada más que chillar el nombre del último Uchiha.

El resto de los novatos que no habían logrado pasar la segunda prueba estaban ayudando como podían pero trabajando por separado como estaban en ese momento lo único que podían hacer era ayudar en lo que podían con los civiles que intentaban huir sin importarles a quien pisoteaban.

Mientras tanto el Hokage y Orochimaru llevaban una conversación que nadie podía oír mientras estaban completamente aislando del mundo exterior gracias a esa barrera que estaba siendo creada por cuatro ninjas lo bastante potentes para mantenerla y controlarla, aunque uno de ellos seguía viendo hacia los lados con aprensión como si no quisiera estar en ese lugar y menos tan abiertamente.

Por otro lado en el centro de la arena se encontraba el Ichibi meneando su cola de un lado a otro, disfrutando por un momento de su libertad.

Al frente suyo estaban dos ninjas, Genma y Naruto, estaban completamente paralizados por el potente terror que les corroía las venas, Genma a pesar de ser un Tokubetsu Jōnin nunca se había enfrentado a algo como la bestia que estaba a unos metros de él.

Por otro lado Naruto a pesar de estar más acostumbrado gracias a que tenía al Kyubi dentro de él, nunca había sentido tanta sed de sangre y el poder primigenio que estaba exudando el Ichibi.

El sello a pesar de estar "roto" nunca dejaba pasar todo el poder o el instinto asesino del Kyubi por lo tanto nunca había sentido en verdad algo como eso.

El Ichibi solo estaba allí de pie, moviendo su cola mientras disfrutaba de los gritos de todo el mundo en la aldea, pero de todos modos su presencia parecía amedrentar a todo el que osara posar sus ojos en él.

Naruto reacciono cuando notó que la bestia estaba empezando a exudar más sed de sangre de lo que nunca había sentido – será mejor que vayas a ayudar con la invasión – dijo mirando atentamente a la bestia que poco a poco bajaba la cabeza para verlo, sabiendo que era el que lo había liberado.

– No puedo dejarte peleando solo con esa cosa, además yo soy el Jōnin tu eres solo un Genin – respondió Genma del mismo modo que Naruto.

– Eso no importa, yo soy el que le hizo daño así que me cazara si me marcho, tengo que pelar con él quiera o no quiera, por otro lado necesitaremos a todos los ninjas posibles ayudando con la invasión – lo regresó a ver rápidamente y le mando una mirada seria – vete.

Genma reconoció lo que decía pero de todo modos estaba en conflicto, su cuerpo quería correr lo más rápido posible escapando de esta cosa frente suyo, pero por el contrario su mente le decía que como un Jōnin tenía el deber de pelear en lugar de un Genin o por ultimo ayudarlo.

– Bien – dijo al final, seguía sin gustarle la idea pero sabía que no tenía nada en su arsenal que pudiera causarle dolor a una bestia con cola, por el contrario Naruto podía hacerle daño con el Chiton – pero ten cuidado y pide ayuda a los Jōnin cerca de ser necesario.

Con eso salió del lugar rápidamente dejando atrás al pelirrojo, eso llamo completamente la atención del Ichibi hacía Naruto, chilló nuevamente y movió su cola a una velocidad que no concordaba con su tamaño, para atacar a Naruto.

El pelirrojo se lanzó al suelo con lo justo esquivando el ataque y se levantó pensando en un manera de vencer.

Su mente parecía trabajar a mil por hora y al mismo tiempo a la velocidad de un caracol, no podía concentrarse, miles de ideas flotaban en su cabeza sin conexión alguna. Volvió a lanzarse al suelo evitando la cola y comenzó a improvisar, lo mejor sería intentar seguir con lo que había hecho en su pelea con… Gaara, por lo menos para ir probando las aguas antes de que su mente se reiniciara y pudiera planear correctamente que hacer.

Estaba por comenzar a hacer sellos de manos cuando un remolido de viento y hojas apareció entre él y el Ichibi.

Abrió la boca asombrado cuando aparecieron Sasuke y Kakashi con sonrisas presumidas en sus rostros, sonrisas que desaparecieron ni bien notaron el caos en la Aldea y especialmente cuando notaron la enorme bestia de arena que ahora tenía puestos sus ojos en ellos específicamente.

– ¿Qué demonios es eso? – preguntó Sasuke dando un paso para atrás.

– ¿Es el Ichibi? – cuestionó Kakashi al mismo tiempo.

Lógicamente la bestia no les presto el más mínimo caso, lo único que le interesaba era derramar en el suelo la sangre de ese pelirrojo desgraciado que le había hecho tanto daño, estas pulgas no eran de su interés en lo más mínimo, necesitaba derramar la sangre de gente fuerte, poderosa que demuestre correctamente que estaba vivo, que existía.

Nuevamente con esa velocidad pasmosa estiró su grueso brazo hacía el par de insectos que aparecieron y se rió al sentir como algo se rompía bajo su fuerza.

Kakashi había logrado salir del camino estando acostumbrado a peleas increíblemente complicadas como, al parecer, sería está, Sasuke por el contrario, nunca había enfrentado un instinto asesino como ese, Zabuza ni siquiera se comparaba un poco a esto.

Su cuerpo reacciono como esa vez quedándose completamente quieto a pesar de que su mente le gritaba que se moviera.

Recibió el golpe titánico que lo mando a volar como si fuera una mosca, a una velocidad de vértigo, sintió algunos de sus huesos romperse pero por suerte era algo instintivo llenar sus músculos y huesos de Chakra por lo que sabía no sería tan malo como hubiera sido de otro modo.

De cualquier manera estaría gravemente lastimado y lo más probable es que estaría en el hospital por un buen tiempo.

Kakashi dándose cuenta de lo que había ocurrido corrió a toda velocidad hacía la pared contra la que chocaría su alumno, lo atrapó justo antes de que chocara, lastimosamente no tuvo en cuenta el poder detrás de ese golpe haciendo que ambos chocaran contra la pared e incluso la cruzaron hasta aparecer en una de las calles de la Aldea donde chocaron contra una casa y por fin se detuvieron.

Naruto silbó impresionado, intentando decidir entre la diversión o aterrarse frente al poder de la bestia con cola.

No tuvo mucho tiempo para pensar ya que el Ichibi se regresó nuevamente hacía él atacando igual de rápido que antes, el pelirrojo logró salir del sitio en el que estaba parado antes de que el enorme puño chocara contra el suelo.

Hizo rápidamente un sello de mano y con una nube de polvo varios clones aparecieron, iba a necesitar mucha ayuda para vencer al Ichibi pero no podía hacer demasiados porque su Dōjutsu haría que se deshicieran mucho más rápido de lo normal, además presentía que simples números no representarían nada para la bestia.

En total había diez peleando contra el Ichibi, antes de intentar acercarse lógicamente atacaría de lejos y rogaba porque algunos de sus ataques por lo menos lo hirieran un poco.

Cinco comenzaron hacer un juego de sellos mientras los otros cinco hacían uno diferente – Fūton: Kazegakufu no Jutsu (Elemento viento: Gran Soplo de Viento) – gritaron los primeros.

Casi enseguida los otros cinco abrieron la boca también – Katon: Ki no Jutsu (Elemento fuego: Torbellino de Fuego) – tornados de viento y fuego se juntaron en el centro y se dispararon como un masivo ataque de fuego, era casi tan caliente como el Shakuton y el tamaño de la técnica era enorme gracias a la combinación de barias técnicas.

El enorme torbellino de fuego choco contra el Ichibi que rugió de furia mientras era empujado por la devastadora técnica, el calor era tal que algo de la arena se cristalizo.

Pero al parecer no era muy efectiva, al parecer solo sirvió para molestarlo más – Fūton: Kaimetsu-tekina Sunaarashi (Elemento viento: devastadora tormenta de arena) – barias bocas se abrieron por el cuerpo del Ichibi y aspiraron aire, un segundo después soplaron con fuerza creando una tormenta de arena literal que no solo termino con la técnica de Naruto sino que hizo a los clones desaparecer y al verdadero lo mando a volar hasta chocar con fuerza contra la pared de concreto.

Por lo menos su ataque había disminuido mucho el poder de la técnica y no atravesó el estadio como Sasuke y Kakashi.

– Maldición – se quejó saliendo de la pared nuevamente – una técnica y acabo con todos los clones y una de las técnicas más poderosas que tengo – corrió por la pared evitando Shuriken's de arena tan grandes que si uno lo golpeaba estaría muerto antes de registrar el dolor.

Saltó alejándose de la pared y comenzó a hacer sellos de mano nuevamente – Katon: Karyuudan (Elemento fuego: Soplido del dragón llameante) – escupió un chorro de fuego a alta temperatura que golpeó al Ichibi en la cara.

Gritó y se retorció por un momento dando un par de pasos hacia atrás mientras la mitad del rostro de la bestia se deshacía, intento seguir con su ataque pero fue detenido por varias balas de arena que chocaron dolorosamente contra su cuerpo y lo mandaron a enterrar en el suelo del estadio.

Salió rápidamente del camino antes de que el Ichibi lo golpear nuevamente, con la fuerza que tenía quedaría hecho una pulpa sanguinolenta.

Las cadenas de Chakra aparecieron en su espalda y atacaron rápidamente, sabía que podía reprimir hasta cierto punto el Chakra de otras personas y de las bestias con cola pero ese era un paso que no había logrado dar.

Por el momento podía calentarlas con Chakra Katon lo que al parecer afectaba mucho más que el rayo y el viento por sí solo.

Las cadenas se envolvieron en las extremidades del Ichibi que grito y se zarandeó mandándolo a volar – bien, eso fue mala idea – dijo Naruto recobrándose lentamente.

– "Vas a tener que utilizar eso" – le dijo el zorro por medio de sus pensamientos – "o mi pequeño hermanito lunático te va a matar" – se rió oscuramente, esta sería la primera de muchas pruebas que tendría su contenedor porque sabía en el futuro solo tendría batallas mucho más difíciles.

Naruto sabía a qué se refería pero no quería usarlo, se podría decir que la técnica era un Kinjutsu para el Chiton, diablos quizá fuera algo aún peor que un Kinjutsu, si lo utilizaba no solo estaría en problemas más adelante porque forzaría todas sus células hasta el máximo.

Ganaría fuerza, velocidad, incluso Chakra, era muy parecido a las puertas que Lee utilizaba, pero no sabía en cuanto tiempo terminaría la técnica o si al final terminaría en un estado peor que la muerte.

Tenía que seguir como estaba hasta ese momento por lo menos un poco más, el Kinjutsu tendría que ser su último recurso – no, aún no – respondió.

El zorro se burló pero lo dejo, si era necesario podría forzar la técnica el mismo, después de todo se había formado gracias a esa extraña unión que tenían junto con su Kekkei Genkai, no moriría aquí y en especial no moriría en manos… o garras sería más preciso, de su hermanito idiota.

Ya que las cadenas no servían mucho gracias a la tremenda fuerza física del Shukaku tendría que ser con la guadaña y Jutsus de fuego.

Esquivó otro ataque de la bestia y se acercó rápidamente hacia esos enormes pies que tenía, por lo que podía decir no tenía muy buena movilidad así que tendría que aprovecharse de eso.

Evitó una vez más sus garras ya que no quería salir volando y con toda la fuerza que le fue posible corto el pie del Ichibi.

Shukaku gritó nuevamente mientras sentía el calor que desprendía esa arma hecha de Chakra puro, en su mayoría era inmune a ataques físicos pero el calor cristalizaba la arena haciéndole doloroso el moverse siquiera.

Intentó aplastar al mocoso pelirrojo pero era los suficientemente rápido para evitarlo aunque sea con lo justo – Katon: Gōkakyū no Jutsu (Elemento fuego: Gran bola de fuego) – gritó Naruto justo por debajo del Ichibi soltando una enorme bola de fuego sobrealimentada con Chakra.

Pero la bestia no era tan tonta aspiró aire rápidamente y se aplasto el estómago – Fūton: Dangan no kūki (Elemento viento: Bala de viento) – ambos Jutsus chocaron en el centro pero la bala era más poderosa.

Naruto tuvo que aprovechar el enorme cuerpo del Ichibi escondiéndose entre sus patas para evitar ser calcinado por su propio fuego.

Aprovecho su escondite y salió por detrás cortando las pantorrillas, eso ralentizaría aún más a Shukaku dándole un poco más de margen de maniobra, aunque con la taza de recuperación de Jinchūriki no estaba tan seguro de que tanto serviría.

El Ichibi movió su cola intentando aplastar a Naruto pero el pelirrojo ya había previsto esa clase de ataque.

Logró saltar lejos a pesar de que la cola era endemoniadamente gruesa, lo que no tuvo en cuenta fue el largo de sus brazos, mientras estaba en el aire el Shukaku logró girar el cuerpo y golpeo a Naruto con tanta fuerza como pudo con el incómodo movimiento y con el dolor en sus pantorrillas por los cristales clavándose en su cuerpo.

Escupió más sangre mientras sus cadenas se clavaban en el cemento de la pared del estadio descendiendo la velocidad con la que se movía hasta que logro llegar a la pared sin sufrir más daño.

Comenzó a hacer rápidamente sellos de manos antes de que la bestia pudiera volver a atacarlo – Chiton: Fukurō no gankyū (Elemento sangre: Ojos de búho) – de sus heridas la sangre comenzó a levantarse rápidamente como tentáculos y de esos tentáculos se desprendían esferas de sangre que brillaban ligeramente por unos segundos.

Las esferas flotaban lentamente plagando la arena con luces parpadeantes rojas, Shukaku se quedó viendo el extraño ataque por un momento sin saber qué es lo que harían.

Una de las esferas lo tocó en el hombro y enseguida explotó violentamente haciéndolo gritar de dolor, había algo en esos ataques de sangre que le causaba más dolor que cualquier otra cosa que había sentido antes. Ni bien la primera explosión termino, comenzó la segunda y enseguida comenzó una reacción en cadena.

Las malditas bombas explotaban al mínimo contacto pero no explotaban por la explosión de las otras.

Eran potentes haciéndolo retroceder poco a poco, había tantas que ni siquiera podía moverse libremente evitando que atacara o se deshiciera de las bombas de un modo menos doloroso.

Su furia solo pareció aumentar mientras las bombas de sangre seguían explotando una tras otras sobre su cuerpo, parecía que no se acababan las malditas cosas.

Cuando una le explotó en todo el rostro su furia por fin llego a su máxima expresión y con un rugido creo una inmensa tormenta de arena que fue haciendo explotar las bombas y al mismo tiempo lanzó lejos todo a su paso, el estadio entero se meció por la furia de la bestia deteniendo momentáneamente las peleas en el sector.

– ¿Qué demonios hizo ese chico para molestar a esa cosa de este modo? – preguntó Gay golpeando a un Oto nin en la nuca y dejándolo inconsciente.

Todos se preguntaban lo mismo pero pronto tuvieron que regresar a sus propias peleas porque los Oto-nin y Suna-nin no se detenían, esas serpientes también estaban siendo todo un problema ya que era lo que estaba deteniendo el avance de los ninjas de Konoha.

Naruto juró mientras se sostenían de la pared con sus cadenas, la fuerza del Ichibi estaba fuera de toda proporción si no hacía algo y pronto lo más probable es que lo asesinaría y destruiría la aldea.

Cuando la tormenta de arena se detuvo el Shukaku lo veía con esos ojos amarillos sedientos de sangre, el campo se había convertido en un pequeño desierto y las paredes del estadio a duras penas se mantenían de pie gracia al grosor que tenían pero sabía que pronto estarían abajo tal como uno de los graderíos.

– "Te lo dije mocoso" – se burló el Kyubi dentro de él – "es imposible que logres vencerlo sin esa técnica, es más, lo más probable es que ni siquiera con ella lo logres".

Comenzó a reírse escandalosamente, pero eso no era lo peor, sino que la bola de pulgas tenía razón, su Chakra estaba casi agotado y ya podía comenzar a sentir los problemas de la anemia, los ojos se le cerraban del cansancio y sus extremidades le pesaban como si aún estuviera usando sus sellos de peso aumentado.

Suspiró sintiéndose un preso del miedo, lo que estaba por hacer le daba terror incluso a él, solo esperaba no hacer algo de lo que se arrepintiera después.

En su mayoría seria él mismo pero con un instinto asesino más grande y sediento de sangre, cuando intento hacerlo en un entrenamiento el Kyubi había tenido que detenerlo antes de que se dirigiera a la Aldea a destrozar todo lo que encontrara en ella.

Un par de animales del bosque de la muerte no había tenido tanta suerte y habían terminado literalmente eviscerados.

– Bien aquí voy – susurró y comenzó a hacer sellos de manos rápidamente. Para un Kinjutsu tan problemático, tenía un conjunto de sellos bastante corto y sencillo de hacer – Chiton: Kagune (Elemento sangre: Liquido brillante).

El ambiente pareció aquietarse, aislando los sonidos mientras el viento helado recorría el estadio de manera anormal.

El cuerpo de Naruto pulso un par de veces antes de que comenzara a ponerse pálido rápidamente, las partes negras de su cabello se pusieron blancas rápidamente y sus ojos tomaron una coloración roja con la pupila rasgada, sus marcas de nacimientos como bigotes se engrosaron aún más y sus colmillos se alargaron.

Sus músculos se inflaron y el Chakra comenzó a mostrarse visiblemente, Naruto poseía más Chakra que nadie en la Aldea, no solo por pertenecer a un clan que poseía por si solo toneladas del mismo, sino también por la ayuda del zorro, pero nunca nadie podía haber pensado que el pelirrojo podría exudar tanto Chakra en tan poco tiempo y tan espeso.

Se escuchó un sonido macabro como la carne rasgándose antes de que en la espalda de Naruto aparecieron unos extraños… tentáculos, nueve para ser más precisos de un color rojo mostrando la sangre de la que estaba hechos pero también parecían estar hecha de cabellos rojos con el color del cabello de Naruto.

Se movían como si tuvieran vida propia y para cualquiera que estuviera viendo en ese momento al chico, juraría que era el Kyubi en una forma mucho más pequeña, más humana pero que aún mostraba sus imponentes nueve colas.

Naruto miró a su adversario y sonrió mientras se lamia los labios – vamos a jugar – murmuró antes de desaparecer con una explosión de velocidad que incluso levantó la tierra por la fuerza de la misma, el Ichibi recibió un potente golpe en el estómago que le sacó el aire y lo lanzó hacia atrás chocando con fuerza contra la pared del estadio, destrozándola en el camino.

Ahora si todas las peleas cerca se detuvieron gracias al shock de ver a una bestia con cola ser lanzada de ese modo.

Abrieron la boca impresionados al ver a Naruto parado donde antes había estado el Ichibi con esa nueve colas hechas de sangre meneándose detrás de él, su primera impresión era que el Kyubi también se había liberado pero no podía sentir el Chakra del zorro y las colas estaban hechas de sangre justamente del elemento que Naruto lograba controlar.

A pesar de eso sabían que había algo raro en el pelirrojo, como si fuera él pero no lo era al mismo tiempo.

– Chiton: Shuriken chi (Elemento sangre: Shuriken de sangre) – gritó Naruto, las nueve colas en su espalda se movieron a una velocidad que a duras penas pudieron seguir y pronto Shuriken tan grandes como un torso humano estaban volando hacia donde el Shukaku estaba intentando levantarse.

La bestia rugió de dolor al recibir el poderoso ataque y barrió su cola hacía Naruto, el pelirrojo saltó fácilmente la cola y se acercó rápidamente, las colas se estiraron envolviendo la pierna del Ichibi y pronto lo estaban levantando para asombro de todos, dos de las colas se separaron de las demás y con un fuerte impulso cortaron la pierna limpiamente.

La enorme pierna salió volando chocando contra un par de casas y se deshizo en arena.

El Shukaku furioso mando a la arena en todo el estadio a atacar, pero Naruto era lo suficientemente rápido para evitar lo que le enviara, es más algunos Jōnin estaban celosos con la velocidad con la que podía moverse el pelirrojo.

Por estar concentrado en evitar la arena no se dio cuenta que el Shukaku se estaba levantando con ayuda de su cola y estaba mirándolo maniáticamente – Kyubi, te siento allí – dijo molesto – quiero tu sangre, quiero tu sangre, quiero tu sangre… – siguió repitiendo la misma frase como un mantra.

Había algo diferente en ese chico, no era el mismo con el que había comenzado a pelear ni bien dejo inconsciente a su contenedor, había algo peligroso en esa técnica que había hecho, todo su comportamiento había cambiado.

Tenía que terminar la pelea rápidamente, su poder estaba saliendo con cada segundo que estaba en control pero así mismo había estado recibiendo unos ataques que lo lastimaban como nada nunca lo había hecho, no podía seguir de este modo, tenía que deshacerse del Kyubi y de ese mocoso.

Con la velocidad con la que se movía no podía arriesgarse a hacer una Bijūdama a plena potencia, tendría que ser una pequeña para hacerla más rápida.

Abrió la boca donde comenzó a concentrar su poder y pronto una esfera negra apareció, cuando estaba seguro que su ataque tenía un buen tamaño para hacerla veloz pero también poderosa miró al chico y calculó cuando soltarla, sonrió cuando lo vio saltar evitando una ola de arena y atacó – ¡Bijūdama! – rugió y soltó la esfera negra.

Naruto regresó a ver el ataque que se dirigía hacia él a una velocidad endemoniada, solo tuvo tiempo de envolverse con sus colas completamente antes de recibir el ataque directamente.

El poder detrás del ataque era tal que lo mando a volar atravesando la pared del estadio que comenzó a derrumbarse completamente bajo la presión.

Siguió atravesando todo lo que se le pusiera en frente hasta que chocó contra algo que lo quemo por un par de segundos, la Bijūdama explotó con fuerza titánica haciendo temblar la aldea por completo.

Gritó de dolor pero su Kagune lo protegió mejor que cualquier barrera que hubiera podido colocar.

Orochimaru y Sarutobi dentro de la barrera veían asombrados como alguien chocaba contra la barrera Ninjutsu y luego un ataque asombroso explotaba meciendo el edificio en el que estaban parados, incluso con esa barrera que los aislaba de todo lo exterior pudieron sentir la fuerza detrás de ese ataque.

Sea quien sea que había recibido la Bijūdama de seguro estaba muerto. Para su asombro, cuando el polvo se despejo encontraron una especie de capullo creado por sangre que ponto se separó en nueve colas que estaban humeando por el poder detrás del ataque que recibieron.

Naruto se despejo la cabeza e intento oír algo más que solo un pitido cegador, sabía que sus tímpanos habían reventado, también tenía unas cuantas quemaduras y sus Kagune habían recibido un daño considerable.

Pero por suerte había logrado soportar el ataque en su mayoría, claro que ahora sabía que esa forma que estaba utilizando duraría menos tiempo.

Desapareció rápidamente listo para hacerle pagar por el dolor que le había causado dejando atrás a barias personas impresionadas por lo que habían visto, nunca había esperado que alguien sobreviviera a una Bijūdama, también estaban asombrados con esas colas que salían de su espalda y por su puesto con la velocidad con la que se estaba moviendo.

Volvió a aparecer justo encima del Shukaku que se reía emocionado por haber asesinado al Kyubi – ¿de qué te ríes? – preguntó Naruto cayendo rápidamente y utilizando sus Kagune como un martillo golpeó a la bestia en la cabeza mandándolo a enterrar en el mismo campo de arena que había creado.

El Shukaku por su puesto estaba libido ¿cómo demonios había sobrevivido? había recibido el ataque directamente, un simple humano no debería haber podido hacer algo como eso.

Vio los tentáculos en su espalda y sabía que tenía que ver, sea lo que sea que había hecho para hacer que crezcan esas cosas, lo había hecho mucho más resistente.

– Te voy a matar – rugió molesto usando nuevamente su cola para ponerse de pie – te voy a matar.

Lanzó varios Shuriken's de arena a gran velocidad que Naruto evitó fácilmente y alargando sus Kagune le dio otro golpe poderoso en la cara mandándolo unos cuantos metros atrás, las casas debajo de la bestia se derrumbaban incluso cuando no estaba cerca.

– Fūton: Dangan no kūki (Elemento viento: Bala de viento) – gritó nuevamente y se apretó el estómago soltando varias balas de aire.

Eran mucho más complicadas de evitar que la arena, logro esquivar dos pero la tercera le dio de lleno y lo hizo revolcarse por las calles de Konoha por varios metros antes de detenerse al incrustar sus Kagune en el suelo.

– Esto no está funcionando – gruñó con molestia, se habían estado golpeando por varios minutos y la maldita cosa no parecía estar disminuyendo su poder – tiene que haber otra manera que solo estar malgastando mi Chakra.

El Kyubi en su prisión se rió – "ese sello que contiene a mi hermanito está sumamente mal hecho, pero lo que tiene a su favor es que si despiertas al contenedor, Shukaku regresara a su prisión" – se rió aún más fuerte – "quien sea que hizo ese sello ni siquiera era un aficionado, incluso tu padre pudo haberlo hecho mejor".

Naruto sonrió – parece que no eres tan inútil bola de pulgas – murmuró Naruto ahora teniendo una idea de cómo derrotarlo.

El zorro molesto comenzó a insultarlo pero lo ignoro mientras ideaba cómo hacer para despertar a Gaara, estaba por moverse cuando sintió una gran acumulación de Chakra en su ombligo, acumulación que desapareció como si nunca hubiera existido, sus Kagune desaparecieron y pronto sintió todo el peso de la batalla reciente en su cuerpo – ¡Hijo de puta! – gritó con molestia, estaba por derrotar a ese mapache sobrealimentado y justo ocurre esto.

Sintió el peligro cerca y logro saltar a un lado con lo justo para evitar una ola de arena, las cosas parecían haberse puesto muy pero muy mal.


Sonrió mientras veía a su sensei revisar su entorno, claramente estaba sorprendido con su barrera Ninjutsu, no había nada que pudiera hacer, la barrera los aislaba completamente, nadie podía entrar y nadie podía salir.

Si tenía que ser arrogante, y lo era por naturaleza, esta fina pieza de arte era una de sus mejores invenciones.

Había tenido unos cuantos problemas porque se necesitaba cuatro puntos de Chakra para formar la barrea, pero cada que lo hacían esos cuatro puntos quedaban desprotegidos y si uno de esos puntos se perdía todo se desmoronaba.

Le había costado muchas noches sin dormir para poder solucionarlo pero lo había hecho y allí estaban, sus cuatro juguetes aislándolo de la aldea que pronto seria destruida gracias a que Naruto-kun había desatado el infierno en medio de ella, pero mientras eso sucedía él quería jugar unos minutos con su sensei.

Le tenía una sorpresita pero eso era para más adelante, era su última arma, aunque podría sacarla en caso de emergencia no creía que en verdad la fuera a necesitar.

Por lo menos no de emergencia porque de todos modos la utilizaría, o, sería tan divertido ver a su sensei ser destruido por quienes lo entrenaron, sería tan excitante ver la desolación y conmoción de los habitantes de Konoha mientras eran destruidos por las mismas personas que un día juraron protegerlos.

Le picaban las manos de la simple emoción, tanto que quería desatar ese poder lo más rápido posible.

Pero así mismo quería disfrutar de cada momento y siempre había un momento para todo, cuando su sensei estuviera más desesperado los invocaría para ver su rostro llenarse de desolación al comprender que la derrota era lo único que conseguiría.

– ¿Qué te parece sensei? – preguntó con una sonrisa – no es hermoso, todos esos gritos de agonía, todas esas explosiones – sonrió como niño pequeño – toda esa sangre pintando las calles de Konoha con el color más hermoso que se puede encontrar.

Sarutobi apretó sus puños – tan retorcido como siempre – susurró.

El pálido hombre se colocó una mano en la mejilla y sonrió – que forma de alagarme sensei – se rió un poco más sonoramente – creo que me estoy sonrojando.

Hiruzen gruñó molesto – deja ya tus juegos estúpidos – sacó un Kunai de una funda en su muslo y tomó una pose de Taijutsu – no te entrene para esto, te entrene para que defendieras a la gente de esta Aldea, para que defendieras sus ideales, debí haberte matado cuando encontré tus asquerosos experimentos.

Siguió riéndose sin importarle en verdad lo que le decían – por favor, si todo lo que hice fue para el bien de la Aldea, una Aldea que se suponía yo tenía que liderar, pero en cambio le diste el puesto a un mocoso que ni siquiera entendía bien su trabajo, como puedes quejarte de mí cuando el hizo algo mucho peor – se rió y se colocó en posición – colocarle el zorro a su propio hijo, no sé si impresionarme o tenerle lastima, no sé si creerlo un genio o era tan estúpido que no vio los problemas en los que metería a su hijo.

Apretó los puños molesto con que hablaran de ese modo de su sucesor, pero sinceramente pensaba parecido, cierto es que si no podía darle esa vida a su propio hijo como podía dársela a cualquier otro.

Pero la simple verdad es que, esa vida no se la merece nadie, ni siquiera gente tan retorcida como la persona que tenía al frente.

De todos modos lo hecho, hecho estaba y sabía que Minato no había querido hacerle un mal a su hijo, o por lo menos eso creía, no podía estar seguro si no lo podía ver y hablar con él, algo lógicamente imposible.

– ¿Cómo sabes de eso? – preguntó rápidamente – eso es información clasificada.

Negó con la cabeza aún más divertido – por favor ¿no me digas que eran tan tontos para no ver que el parecido entre el mocoso y su padre? era increíblemente claro, no solo eso, si no que le diste el apellido de la muerte roja, todo el mundo sabía que Namikaze babeaba por Kushina, o como yo pensaba babeaba por los secretos del arte de sellado de los Uzumaki.

Siendo Kushina la única Uzumaki en la Aldea, me sorprende que la gente sea tan estúpida para no verlo, ya me imagino las caras que pondrán cuando se enteren que por años intentaron una y otra vez asesinar al hijo de dos de sus héroes – se rió estruendosamente – o, como quisiera verlo, todos esos idiotas buscándolo, queriendo casarlo con sus hijas, besando el suelo que pise, claro que con el trato que recibió lo más probable es que Naruto solo los odie más, recuerdo que los Uzumaki eran viciosos con sus enemigos y también sé que nunca olvidan – volvió a colocar una mano en su mejilla y sacó su extremadamente larga lengua lamiéndose los labios – ¿crees que si le ofrezco poder se marche conmigo tranquilamente? estoy casi seguro de que si le ofrezco esta Aldea me seguirá.

Sarutobi se rió – no entiendes en verdad a los Uzumaki, cierto que nunca olvidan, cierto que son viciosos con sus enemigos, pero olvidas que se pegan a su familia, la familia es lo más importante para ellos, y Naruto es un Uzumaki ahora más que nunca, tiene familia en esta Aldea y por lo tanto hará lo imposible para protegerlos, está es su casa a pesar de que haya gente que no puede ver más allá de su nariz, y como protegerá la casa de su seres queridos, protegerá a los aldeanos aunque no lo merezcan.

Su sonrisa nunca desapareció aunque si le molesto lo que se le dijo, las habilidades que poseía Naruto-kun serían excepcionales de su lado, ese Kekkei Genkai que podía controlar la sangre era algo… impresionante.

No solo eso, sino que tenía dos Kekkei Genkai, el cuerpo increíble de los Uzumaki, su longevidad y reservas casi interminables de Chakra, como plus tenia al zorro de las nueve colas, Naruto-kun estaba solo un paso por delante de Sasuke-kun, o, el Sharingan le permitía copiar los Jutsus que quisiera, pero el Chiton le permitía controlar a cualquier persona.

Con las reservas de Chakra de Naruto-kun solo necesitaba implantar el Sharingan al cuerpo del Uzumaki y tendría el cuerpo perfecto.

No importaría en lo más mínimo que no pudiera desactivar el Dōjutsu, sí, necesitaba atraparlos a los dos a como diera lugar. Miró a su sensei y sonrió, primero necesitaba deshacerse de esta plaga y acabar con esta Aldea maldita.

– Dejemos esta charla para más adelante sensei – dijo antes de comenzar a hacer sellos de manos a una velocidad impresionante.

Sarutobi comenzó a hacerlas también incluso más rápido que Orochimaru – Katon: Goenkyū (Elemento fuego: Bola de fuego) – expulso rápidamente el aire que había estado reteniendo en sus pulmones causando enseguida una bola de fuego que puso a cualquier otra que una de los ninjas de Konoha hubiera hecho en vergüenza.

La gigantes esfera de fuego voló a gran velocidad hacía Orochimaru que tuvo que saltar lo más alto posible para poder escapar.

El Hokage ya había previsto esto y estaba en el lugar justo donde Orochimaru había aparecido – Fūton: Fuuryudan no Jutsu (Elemento viento: Dragón de viento) – gritó Orochimaru que también esperaba que su maestro hiciera algo como eso.

Escupió un enorme dragón de viento que se lanzó hacía Hiruzen rugiendo listo para tragárselo vivo – Fūton: Atsuga (Elemento viento: Daño de prisión) – sopló un tornado hacía el dragón que ni bien lo recibió se desvió haciendo que terminara chocando contra la barrera y despareciera.

Con eso Hiruzen llego rápidamente hacía donde estaba Orochimaru sonriendo e intento clavar su Kunai en el corazón.

La serpiente uso su mano para contener el brazo de su maestro, abrió la boca dejando fuera su lengua y se convirtió en una serpiente lanzándose hacía el cuello de Sarutobi que con su palma la desvió, enseguida atacó nuevamente dándole un cabezazo con la suficiente fuerza para lanzarlo hacía el techo del edificio nuevamente.

Dio media vuelta en el aire y cayó de pie fuertemente, alzó la cabeza para ver a su maestro que ya estaba haciendo sellos de manos – Doton: Doryu dan (Elemento tierra: Cañón de tierra) – justo debajo del Hokage se levantó una cabeza de tierra parecida a un lagarto.

Abrió la boca y disparó barias balas de lodo a alta velocidad – Doton: Fukakaina kabe (Elemento tierra: Pared impenetrable) – puso sus manos en la tierra y enseguida se levantó un muro de tierra que detuvo completamente las balas – por favor, enserio pensaste en vencerme con técnicas tan débiles.

Sarutobi cayó en el techo suavemente y volvió a colocarse en posición de pelea – eres tan arrogante que se te olvida que las técnicas más básicas pueden ser más rápidas de realizar y bien utilizadas pueden causar un daño importante.

– No sirve de nada si no puedes acabar con tu enemigo de un solo ataque, tu siendo el profesor Shinobi debería saberlo.

– Y tú siendo mi alumno deberías saber que cuando se pelea a este nivel todo el daño que puedas hacer es importante, aún si no puedes acabar con un enemigo de un solo ataque.

Orochimaru sonrió – o creo que lo sé mejor que nadie – en ese momento Sarutobi sintió algo en su pierna, regresó a ver solo para encontrar a una serpiente pequeña con colores brillantes mordiéndolo, la agarró rápidamente de la cabeza y la aplastó, conociendo a su alumno, la mordida de esa serpiente no era nada bueno.

Estaba por volver a hablar cuando escucharon un estruendo y cuando regresaron a ver una esfera negra masiva se acercaba a una velocidad impresionante.

Ambos sabían que esa era una Bijūdama aunque mucho más pequeña, a pesar de eso cuando chocó contra la barrera y explotó pudieron sentir el poder detrás de ese ataque, tanto que incluso esa clase protección se meció por su ferocidad.

Pudieron ver como los cuatro que estaban manteniendo la barrera en el lugar gritaron de dolor, lo más probable porque la barrera tenía que estar conectada a ellos para poder incluirlos en su protección, vieron asombrados como Naruto con nueve colas hechas de sangre, estaba gravemente lastimado y quemado pero era sorprendente que hubiera sobrevivido a una Bijūdama.

De seguro es que solo lo haya hecho porque el ataque era muy pequeño para poder subir su velocidad.

Abrieron los ojos aún más cuando lo vieron literalmente desaparecer, esa velocidad no podía ser natural, no lo habían visto moverse así de rápido nunca, pero era una muestra más del poder que comenzaba a ejercer el chico.

– Si Naruto-kun, sobrevive para que pueda hacerte completamente mío – dijo Orochimaru sonriendo excitado – serás perfecto para mis planes.

Sarutobi lo escuchó y frunció el ceño, no permitiría que le hiciera nada a su nieto, nuevamente comenzó a hacer sellos de manos rápidamente aprovechando que su ex alumno estaba distraído – Katon: Hoen ka (Elemento fuego: Meteoros).

Saltó lo más alto posible y pronto estaba lanzando meteoros gigantes hacía Orochimaru, la serpiente ni bien se dio cuenta del ataque entrante comenzó a retorcer su cuerpo como el de una serpiente de verdad para poder esquivar, el problema era que el ataque era demasiado fuerte y habían demasiados meteoros de fuego.

Ni bien recibió el primer ataque comenzó a recibir los demás haciéndolo gritar de dolor, hizo rápidamente un Jutsu de sustitución que logró salvarlo de terminar cocinado.

Se arrodillo sosteniendo su brazo derecho que había terminado quemado completamente, no podía seguir luchando de esa manera, su maestro lo derrotaría rápidamente, por lo tanto hizo un sello de mano y pronto estaba vomitando un cuerpo perfectamente sano.

Se limpió la baba de la cara y sonrió nuevamente – valla, valla, parece que sensei se enojó.

– Ya te lo dije, no permitiré que toques a Naruto y no dejare que dañes más a esta Aldea – estaba por hacer más sellos de manos cuando vio a Orochimaru abrir la boca y enseguida estaba soltando miles de serpientes que al mismo tiempo abrieron la boca sacando espadas.

Las serpientes se movían increíblemente rápido así que tuvo que saltar hacia atrás para poder esquivar una ola de serpientes.

Pero eso no las detuvo por mucho tiempo, sus cuerpo eran como las de las serpientes reales, se retorcían del mismo modo a pesar de tener espadas completamente rígidas en la boca.

Dieron vuelta a alta velocidad y siguieron atacándolo sin dejarlo recobrar un poco el aliento.

Intentó hacer sellos de mano con un Jutsu Katon listo para acabar con las serpientes pero Orochimaru saco una serpiente más grande de su brazo que lo atacó rápidamente haciéndolo cortar el Jutsu para poder esquivar.

Ni bien tocó el suelo, saltó nuevamente esquivando las más chicas, creo un clon de sombra que se lanzó a pelear con Orochimaru mientras él hacia los sellos de mano – Katon: Kaen hōsha-ki (Elemento fuego: Lanzallamas) – aspiró aire rápidamente y enseguida lo soltó creando una manguera gigante de fuego a presión.

Las serpientes se volvieron cenizas sin dejar rastró y Sarutobi giró la cabeza para apuntar su ataque hacía Orochimaru, el muy desgraciado uso su propio clon para poder esquivar el ataque.

El cuello pálido de Orochimaru se estiró y abriendo la boca de la que salió una serpiente, la cual también abrió la boca y la punta de una espada salió estirándose tanto como el cuello.

Saltó lejos dejando que la espada se clavara en el techo, sorprendentemente lo atravesó como si no le representara nada y llego a chocar contra la barrera, pensó que se haría cenizas igual que uno de sus AMBU, pero para su sorpresa la espada chocó contra la pared violeta con un sonido metálico y regresó hacía su propietario sin ningún problema.

Desapareció una vez más en su boca y Orochimaru sonrió divertido – ¿qué sucede sensei? pareces algo cansado.

No lo estaba, estaba seguro que podía seguir luchando sin ningún problema, pero por alguna razón el lugar se sentía muy caliente, su respiración se hacía más pesada – te faltan cien años para poder decirme algo como eso mocoso.

Volvió a reírse disfrutando con el escenario, se acercaba el momento en que revelaría su arma secreta.

Se acercaba el momento de la destrucción de la Aldea, solo necesitaba divertirse un poco más con su sensei, hasta ahora la pelea había sido muy entretenida, como se esperaba de Hiruzen Sarutobi, era todo un reto y tenía tal conocimiento de Ninjutsu junto como un control de su Chakra que cualquier error por más pequeño que sea le podía costar otro cuerpo.

Los cuatro Oto-nin que estaban viendo todo desde sus puestos, estaban impresionados y aterrados de lo que estaba pasando en esa barrera.

La velocidad y la fuerza de los ataques estaban en una escala que ellos no podían soñar en tener, o, quizá en el futuro, pero en ese momento tal poder solo podía ser algo sacado del mismo infierno.

Tayuya estaba más desconcentrada que los demás, miraba a la batalla sí, pero más importante era su alrededor, no quería que cierta oji perla la viera allí, ayudando a alguien que quería destruir su Aldea y que al parecer odiaban allí lo conozcan o no ¿qué demonios le importaba lo que pensara una chica que había utilizado? no podía entender.

Le había cogido cariño a la chica, pero eso no quitaba que ella era una Kunoichi de Oto y Orochimaru como su Kage era quien mandaba.

A la final su relación, o sea lo que sea que tenía con Hinata no importaba en lo más mínimo, para el final del día la Aldea estaría hecha cenizas y ella estaría en su camino de regreso a Otogakure.

Por lo que sabía Hinata ya estaría muerta en ese preciso momento, era una Hyūga y todo pero no estaba al nivel de un ninja de su Aldea.

Más por que preferiría estarlos ayudando que matarlos. El simple pensamiento de su amiga estando muerta hacía que le doliera el corazón, nunca había tenido alguien tan cercano como Hinata.

Sus compañeros no contaban porque en su mayoría lo único que les importaba era pelear, saber cuál de ellos era el más fuerte, entrenar y por su puesto hacer todo lo que Orochimaru les pedía, había algo en su interacción con Hinata que la llamaba, que tenía su cabeza desenfocada y pensando en todo lo que habían estado haciendo esas semanas que había sido amigas.

Su Chakra fluctuó causando un ligero e imperceptible agrietamiento en la barrera, frunció el ceño y se concentró nuevamente, no podía estar pensando en Hinata en ese momento, tenía que ayudar a su Kage en todo lo que pudiera.

La barrera volvió a reforzarse sin que nadie se diera cuenta de su pequeño lapso y comenzó a ver más atentamente la lucha entre los dos Kages, después de todo incluso si no participaban podían aprender un par de cosas, además se acercaba el momento en que el llamado se haría y seria todo un espectáculo.

Sonrió una vez más y abrió la boca haciendo que la serpiente saliera nuevamente, enseguida la punta de una katana salió una vez más de ella, solo que en este momento siguió saliendo hasta que se mostró una empuñadura.

La tomó y miró a su sensei – continuemos con este juego tan divertido – murmuró antes de lanzarse a toda velocidad, sus piernas juntándose y convirtiéndose en la cola de una serpiente para aumentar aún más su velocidad y flexibilidad. Sarutobi tomó un Kunai para defenderse pero sabía que no serviría de mucho.

Esa espada era muy especial y sabía que podía cortar casi cualquier cosa, una vez había hablado con su amigo Enma, el viejo mono le había dicho que incluso en su forma de arma de diamante podía ser dañado por esa katana.

Chocaron armas en el centro y como Sarutobi esperaba el Kunai fue partido por la mitad, se agachó y con un fuerte gancho se levantó, conectando el potente ataque en el estómago de su alumno, lo alejó un poco pero no lo suficiente, ese cuerpo parecido al de una serpiente también era un problema.

Podía moverse como dicho animal y tenía ciertas características… inusuales, una de ellas era justamente hacerlo más resistente a los ataques físicos.

Otra era hacerlo más flexible, justas eran una complicación para poder hacerle cualquier tipo de daño, saltó ligeramente esquivando a Kusanagi, embarro sus dedos con sangre y comenzó a hacer sellos de mano – Kuchiyose no Jutsu (Jutsu de invocación) – murmuró colocando sus manos en el suelo donde se formaron unos par de sellos.

Hubo una pequeña explosión y del humo salió un mono de pie y mucho más alto que Hiruzen, tenía el cabello canoso y su cola se movía de un lado a otro.

– Orochimaru – murmuró con una vos profunda – eres un tonto Sarutobi, esto te sucede por no haberlo acabado en ese momento – escupió en el suelo bastante molesto con lo que estaba sucediendo, después de todo podía sentir el Chakra del Ichibi también en las cercanías y ni que decir que el Chakra de Orochimaru era mucho más poderoso que años atrás cuando intentaron capturarlo.

– No habrá una más – respondió Hiruzen.

Enma regresó a ver a su amigo que estaba respirando rápidamente y tenía el rostro rojo y sudado, sabía que Orochimaru con todos sus experimentos debía haber hecho algo en su cuerpo para no mostrar cansancio, tal vez la batalla había sido más difícil de lo que creía, pero de todos modos le preocupaba lo cansado que estaba Sarutobi.

– Acaba de aparecer alguien peligroso – dijo Orochimaru sin su usual sonrisa.

Se lanzó una vez más al ataque, Hiruzen y Enma esquivaron rápidamente, el rey mono se sorprendió cuando la katana de Orochimaru casi lo toca, la reconoció enseguida – Kusanagi – dijo suavemente – tu alumno es muy peligroso Sarutobi.

Hizo una pose que Orochimaru conocía muy bien y enseguida se trasformó en un bastón enorme de color negro que Hiruzen tomó y movió intentando golpear a la serpiente, nuevamente su flexibilidad le dio una ventaja porque pudo evitar el golpe, de todo modos tuvo que retroceder porque Sarutobi manejaba el bastón con maestría y casi le parte la cabeza cuando estaba por moverse más cerca.

Rápidamente rodeó a su maestro y atacó con su espada intentando cortarle la cabeza, Sarutobi uso el bastón para defenderse y apoyándolo en el suelo lo uso como un impulso para poder patear a su alumno en el rostro.

Orochimaru salió volando unos cuantos metros gracias al poderoso golpe, no tuvo tiempo ni de recuperarse un poco cuando vio el bastón negro cayendo rápidamente hacia él, se retorció rápidamente envolviéndose en el arma y atacó con Kusanagi, hizo un corte pequeño en la mejilla.

Agitó el bastón mandando a volar a Orochimaru que se dio la vuelta en el aire y callo de pie, elegantemente.

Para los cuatro subordinados de Orochimaru solo había pasado un par de segundos, no habían logrado ver nada, pero podían sentir el choque de fuerzas que se estaba dando, estaban tan impresionados que no podían ni cerrar los ojos.

Nuevamente se lanzaron hacía delante, el bastón se adelgazo para un mejor agarre dejando a Sarutobi una mejor maniobrabilidad aunque con lo afilada que era Kusanagi tendrían que tener cuidado, chispas saltaron cuando la katana y el bastón chocaron y pronto estaban aumentando la velocidad tanto como se podían permitir.

Tal como Kusanagi el bastón podía alargarse y achicarse tanto como Sarutobi quisiera así que le daba un poco más de espacio para no estar cerca en caso de que Orochimaru tuviera algo escondido bajo la manga.

Siguieron chocando sus armas por un par de minutos hasta que Sarutobi encontró un espacio y lo aprovecho.

Conecto dos fuertes golpes en los brazos de Orochimaru que gruñó de dolor al sentir sus huesos romperse, antes de que pudiera reaccionar recibió un golpe más en la cabeza que lo enterró en el techo.

Hiruzen se alejó solo un poco y comenzó a hacer sellos de manos – Doton: Ishi no haka (Elemento tierra: Tumba de roca) – colocó sus manos en el suelo y enseguida las tejas se partieron con un estruendo y una zanja se abrió camino hacia donde estaba Orochimaru.

El ataque lo alcanzó y lo jaló hacía el suelo antes de que se formara una enorme cúpula de tierra.

Sarutobi se quedó viendo todo atentamente, no creía haber acabado con Orochimaru con una técnica categoría B, o, lo más probable es que le hizo un buen daño pero Orochimaru era como la mala yerba.

Sintió temblar el suelo y tuvo que saltar rápidamente para no terminar empalado por Kusanagi, vio a donde había estado parado y encontró a Orochimaru con los brazos curados saliendo del techo, viéndolo allí casi podía decir que no había recibido un solo ataque desde que la pelea había comenzado.

– Sensei es de mala educación enterrar a la gente – dijo sonriendo divertido – recuerdo que podías hacer esa técnica mucho más fuerte, la vejes te está dando problemas.

Cayó en el techo y trastabillo un poco, estaba más cansado que nunca antes y podía jurar que su visión se estaba poniendo ligeramente borrosa – ¿te encuentras bien Sarutobi? – preguntó Enma, un ojo apareció en el bastón – estas sudando mucho y tu respiración es demasiado acelerada.

– Estoy bien, aunque creo que la vejes enserio me está pasando factura.

– Odio la vejes – dijo Orochimaru – incluso a ti te cuesta hacer las cosas por ella, el llamado Dios Shinobi ya no puede enfrentarse a su alumno gracias a la edad – sonrió macabramente – pero yo no me tengo que preocupar por ella – levantó la mano y rasgó la piel de su rostro mostrando otro completamente diferente – ¿qué te parece sensei?

Sarutobi abrió la boca impresionado al ver que el rostro de su alumno ya no era el mismo, tenía ciertas características parecidas como los ojos, pero por lo demás era completamente diferente.

– Lo terminaste – gruñó molesto – terminaste ese Jutsu prohibido.

Orochimaru se rió de la sorpresa de Hiruzen – este Jutsu me mantendrá vivo para siempre, trasfiriendo mi alma al cuerpo de una nueva persona, me mantendré joven y bello por la eternidad, este es solo mi segundo cuerpo y aún estoy perfeccionando el Jutsu pero dentro de poco estará listo.

– Quieres a Sasuke Uchiha – dedujo Sarutobi al haber conectado el sello de maldición con este nuevo desarrollo – lo quieres como tu nuevo cuerpo.

Se volvió a reír aún más fuerte – exacto, aunque ahora estoy un poco indeciso, Naruto-kun tiene unas habilidades asombrosas y ese cuerpo Uzumaki seria impresionante, además hay que verle el lado irónico, yo Orochimaru poseyendo completamente el cuerpo de Naruto Uzumaki, el hijo del cuarto Hokage… suena delicioso no lo crees.

– Eres asqueroso – murmuró Sarutobi – pensar qué harías esta clase de cosas.

– O no me vengas con eso ahora, sabias muy bien la clase de persona que era, tú decidiste hacer la vista gorda ¿creíste que por tener un amigo como Jiraiya, el incesante acoso de Tsunade o porque tú eras mi maestro, mi odio y ansias de poder desaparecerían? – se burló jugando infantilmente con Kusanagi – ¿sabes que es lo más divertido? – mandó un mirada a su maestro – que estás haciendo exactamente lo mismo con Sasuke, o, puedo decir con claridad que es peor que yo y aun así lo dejaste en la academia, aun así lo dejaste vivo ¿si sabes que los Uchiha son todos lo mismo no?

Creo que el único que ha superado sus limitaciones ha sido Itachi, pero los demás son cortados por la misma tijera, Sasuke se parece tanto a su padre, con el suficiente talento para decir que es un Uchiha, pero con el ego tan inflado que nunca podrá alcanzar a su hermano – se rió estruendosamente de solo pensar en que Sasuke pudiera vencer en verdad a Itachi, eso era imposible, no lo lograría ni siquiera entrenando mil años, pero él se aprovecharía de eso, podía darle poder, el poder suficiente para que se creyera invencible y después él se apoderaría de su cuerpo y cumpliría su deseo, mataría a Itachi solo para él.

– Puede ser cierto, lastimosamente no pude hacer mucho legalmente gracias a los Consejos, pero una vez esto acabe ten por seguro que mantendré un ojo en ese chico y ahora no dudare, a la menor muestra de que esté pensando en desertar de la Aldea, tendré su cabeza en mi escritorio.

La serpiente volvió a reírse – mírate Sarutobi, a duras penas puedes seguir en pie, no saldrás de esta pelea con vida y yo tendré tanto a Sasuke-kun como a Naruto-kun como mis juguetes.

– No permitiré que toques a mi nieto.

– Valla, pensar que te encariñarías con el contenedor del Kyubi, años atrás lo hubieras visto solamente como un arma, un arma que hubieras utilizado, si eso era necesario para que la Aldea venciera… parece que la vejes te ha ablandado también.

Agachó la mirada sabiendo que esa había sido su intención al principio, hasta que comenzó a cuidarlo más que solo como su arma.

Lo más probable es que Orochimaru tenía razón, años atrás cuando aún era joven, cuando aún era el Hokage con todo lo que ese nombre representaba, no hubiera dudado ni un segundo en utilizarlo como eso mismo, pero había algo en Naruto, algo tan parecido a Kushina que era imposible no llegar a encariñarte con él.

– Eso no es importante ¿cierto? – flexionó sus rodillas y llevo el bastón hacía su espalda para continuar con su pelea.

Orochimaru sonrió – cierto, muy cierto – dijo sádicamente mientras volvía a poner su propio rostro – pero ha llegado el momento de que te muestre el alcance de mi poder, ha llegado el momento de que esta Aldea desaparezca y será hecho por quienes la cuidaron una vez.

Comenzó a hacer sellos increíblemente rápido antes de colocar sus manos en el suelo – Kuchiyose: Edo Tensei (Invocación: Reencarnación del mundo impuro).

Tanto Hiruzen como Enma abrieron la boca del asombro, nunca esperaron que Orochimaru realizara una técnica como esa, pero Sarutobi no se movió, podía sentir el Chakra de su alumno en la técnica, pero más claro aún, podía sentir el Chakra de Naruto en la misma.

– Muévete Sarutobi, si completa la técnica estamos acabados – gritó Enma intentando hacer que reaccionara.

– Espera hay algo extraño aquí – respondió sin moverse, mientras veía como el primer sarcófago salía del suelo, se agarró el pecho adolorido y callo de rodillas, Orochimaru se rió mientras Enma terminaba su trasformación para poder sostener a su amigo.

– Parece que el veneno por fin esta regado por todo tu cuerpo – murmuró divertido – desde el comenzó esta pelea estaba decidida, ahora observa mientras le doy vida a los antiguos líderes de la Aldea solamente para destruirla por completo.

El tercer sarcófago termino de salir del suelo – estamos en problemas – dijo Enma colocándose al frente de Sarutobi para poder protegerlo.

– No, no lo estamos – murmuró Hiruzen.

Las tapas de los sarcófagos salieron volando llenando el lugar de humo, Orochimaru estaba disfrutando mucho del momento, su sonrisa nunca había sido tan extensa como en ese momento, pero los segundos pasaron y su sonrisa pronto había desaparecido, frente a él no estaban los tres Hokages que había estado invocando, no, frente a él había tres mujeres.

La primera con el cabello rojo largo hasta las rodillas agarrado en una cola de caballo, la segunda con el cabello negro hasta los omóplatos y la tercera era una adolescente de cabello corto y castaño.

– ¿Que está pasando? – preguntó furioso – ¿cómo es que llame a estas mujeres?

– Has silencio dattebane – se quejó la primera estirándose como si hubiera estado mucho tiempo en la misma posición – ¿dónde estoy?

La segunda figura la regresó a ver rápidamente – ¿Kushina? – preguntó asombrada – ¿pe… pero cómo? – ella tampoco sabía que estaba pasando, pero estaba segura que ver a su amiga varios años muerta no era posible.

Kushina regresó a ver hacia su lado y sonrió – Mikoto-chan hola – saludó antes de enfocarse en la última figura y abrir la boca – Rin-chan como es que estas tan grande dattebane – murmuró adelantándose para tocar a la alumna de su esposo, las cosas cada vez estaban más extrañas.

– Ku… Kushina-sama – dijo Rin mirado a una mujer que respetaba mucho – ¿qué está sucediendo? ¿por qué parece que no ha envejecido nada? – recordaba a la esposa de su sensei, la mujer era hermosa y estaba fuera de las filas Shinobi pero ahora frente a ella estaba una Kushina que parecía tener unos veinte años con un uniforme Jōnin.

Orochimaru rumiaba mientras veía a las tres mujeres interactuar, alguien se había entrometido con su Jutsu, pero no había tanto problema, reconoció a dos de las mujeres.

La Akai Chishio no Habanero y por su puesto la otra era Kuroi Akuma, eran dos Kunoichis bastante reconocidas en su tiempo, la Uzumaki por su puesto se decía que era la única con el poder suficiente para vencer a Minato y la Uchiha era el verdadero prodigio del clan.

Sí, definitivamente no importaba que había traído a estas dos, aunque no sabía quién era la chica de cabello castaño, de todos modos le servirían.

– Yo las traje a la vida – dijo Orochimaru llamando la atención de las tres chicas – y ahora tendrán que destruir la Aldea bajo mi mando, pero comenzaran asesinando a mi querido sensei.

Lo miraron un momento antes de mirar hacia atrás para ver a Hiruzen – Jiji, que te sucedió, te ves realmente viejo dattebane – dijo Kushina sorprendida.

– Acaba de decir que nos regresó a la vida y eso es lo que preguntas – se quejó Mikoto.

– Bueno velo, está más arrugado que un pergamino… arrugado – comentó ligeramente divertida.

Orochimaru tomó tres Kunai's con pergaminos rojos atados a ellos – ahora obedecerán todo lo que diga – lanzó los Kunai's hacia las tres chicas – justo con ustedes destrozare por fin esta maldita Aldea…

Se calló cuando ningún Kunai entro al cuerpo de la chicas como se esperaba, las tres tomaron en sus manos los Kunai's – estas equivocado – dijo Kushina – primero tú no eres el que nos trajo y segundo a pesar de que el Jutsu está basado en el Edo Tensei este es diferente, tu no nos puedes controlar de ninguna menara.

Orochimaru comenzó a ver sus planes completamente destrozados y estaba furioso por ello, las cosas habían ido por el peor camino, ahora no era el que tenía la ventaja sino que su sensei la tenía.

No podía enfrentarse a esas dos al mismo tiempo después de haber peleado con el Sarutobi.

– Bajen la barrera pronto – gritó saltando lejos y poniendo algo de espacio entre él y las dos Kunoichis letales – el plan fracaso tendremos que huir – terminó mientras hacía sellos de manos rápidamente, abrió la boca y dejo que todo un ejército de serpientes saliera de la misma.

Los cuatro levantaron las manos del suelo y la barrera pronto descendió, los AMBU cerca corrieron a ver a su Hokage mientras los cuatro Oto-nin se reunían con el suyo para poder huir a como diera lugar – no lo creo – dijo Kushina apareciendo detrás de Orochimaru y con un fuerte patada lo mandó hacía donde estaba Mikoto con su Sharingan activo.

– Morirás aquí mismo – dijo la peli negra con el Kunai que él mismo les había entregado lista para matarlo.

Vio el lugar donde se suponía que sus serpientes estarían solo para encontrarlas completamente dormidas hechas una bola de escamas, lo más probable las había metido en un Genjutsu.

Antes de que Mikoto pudiera atacar alguien se metió en medio – no lo creo – comentó mientras caía desde el cielo, Mikoto se apartó a tiempo y vio con asombro como el techo explotaba bajo la fuerza del ataque de un chico que no debería ser más que un Genin.

Estaban por volver a huir pero la más peligrosa en el lugar apareció nuevamente, con una nueva patada Tayuya quedo incrustada en el techo completamente inconsciente, comenzó a hacer sellos de manos más rápido de lo que nadie había visto nunca – Shīru Uzumaki: Ekitai satsujin-sha (Sello Uzumaki: Asesino líquido).

Un sello brillo azul en su garganta y escupió un substancia de color azul brillante tan rápido que ninguno de los subordinados de Orochimaru pudo reaccionar, la serpiente levantó los brazos instintivamente recibiendo el ataque, el líquido se quedó pegado allí sin causar mayor daño por lo que Orochimaru simplemente se lo retiró y sonrió – parece que te sobreestime – estiró la mano donde ahora había una serpiente que al mismo tiempo abrió la boca y Kusanagi se estiró atacando a Kushina.

La pelirroja saltó esquivando fácilmente pero no esperó que la espada cortara por completo el edificio.

Mikoto ya estaba sosteniendo a la rehén que habían atrapado mientras los AMBU ya estaba alejándose con el Hokage, ella y Rin saltaron de un escombro a otro para poder escapar pero no pudieron hacer nada con Orochimaru, mientras veían como él y los otros tres ninjas escapaban.


Las chicas estaban en medio de Konoha peleando y abriéndose camino por las calles como podían, las que más problemas tenia por su puesto eran Sakura, Ino, Kin y Temari, que se había escapado de la mirada atenta de Kankurō para poder ayudarlas.

Ninguna de las cuatro había estado en una batalla como esa, diablos incluso las mayores no había estado en una batalla como esa.

Tanto los Oto-nin como los Suna-nin los superaban en número y gracias al pedido de Temari no estaba matando a ningún ninja de Sunagakure, solamente los estaban dejando inconscientes y los escondían, claro que siempre dejándolos amarrados con cable ninja para que no pudieran escapar.

Desde allí podían ver al Ichibi peleando contra Naruto y la verdad estaba completamente aterradas y sorprendidas con lo que estaban viendo.

Con las batallas cercanas no podían desconcentrarse tanto tiempo como para ver exclusivamente la pelea pero cuando podían tomar un respiró se aseguraban de echar un vistazo para ver cómo estaba Naruto.

Pronto llegaron a una plaza donde no solo se encontraban ninjas de las tres Aldeas sino también se toparon con las enormes serpientes que había traído consigo Orochimaru, sabían de la técnica de invocación ya que Naruto y Jiraiya les habían hablado de ella pero era otra cosa ver a animales de ese tamaño en persona.

– ¡Cuidado! – escucharon un gritó.

Todo el mundo se apartó como pudo antes de que una enorme explosión meciera la Aldea por completo, cuando regresaron a ver un enorme sapo estaba encima de una de las serpientes que se retorció por un par de segundos antes de que su cabeza se posara en el suelo y sabían que estaba muerta.

Miraron a uno de los edificios donde alcanzaron a ver a Jiraiya con pose heroica sonriendo, saltó hacia ella e hizo una reverencia – el gran súper pervertido Jiraiya-sama está aquí – comentó sonriendo.

Ninguna le hizo caso mientras se levantaban y se limpiaban el polvo de la ropa – creo que deberías estar ayudando a Naruto – dijo Kurenai con la voz dura.

El viejo regresó a ver hacía donde estaba el Ichibi y se encogió de hombros – creo que estará bien, el Ichibi aún no tiene todo su poder, eso sí debería hacer algo para meterlo nuevamente dentro de ese mocoso o estaremos en problemas…

No terminó de hablar antes de que tuvieran que saltar lejos evitando el ataque de una de las serpientes.

Los ninjas de Oto volvieron a agruparse y la lucha reanudo, Sakura, Ino, Kin y Temari trabajaron en equipo para poder enfrentarse a los ninjas que eran mucho más experimentados y poderosos que ellas.

Mientras tanto, Yūgao estaba cortando lo que se le pusiera en frente, aunque se estaba controlando bastante.

Kurenai intentaba meter, en especial a los ninjas de Suna, en Genjutsus que los dejen sin poder pelear pero estaba usando algunos mucho más letales en los ninjas de Oto ya que de ellos no tenía que preocuparse.

Anko estaba disfrutando de la batalla y mucho, si había algo que tomó de Orochimaru y lo hizo suyo era justamente su sed de sangre, la mayor parte del tiempo le daba problemas pero en ese tipo de situaciones estaba segura que los ninjas de su Aldea le agradecerían.

Hana por otro lado estaba mucho más tranquila, se había hecho ninja veterinaria, pero eso no quería decir que no supiera como defenderse y atacar, no le gustaba matar en su mayoría, pero cuando amenazaban su casa y a sus seres queridos sacaba dientes y garras, no era la hija de la cabeza del clan Inuzuka por nada, como plus los ninjas de Oto eran liderados por Orochimaru que había hecho daño a Anko y a Naruto.

Todo el mundo saltó cuando sintieron la Bijūdama ser disparada y luego explotar con una fuerza como nada que hubieran visto antes.

Las chicas se asustaron, ya que Naruto era el que estaba peleando con esa cosa y muy pocos o nadie había sobrevivido a una Bijūdama directamente nunca, no pudieron seguir pensando en cómo estaría el pelirrojo cuando fueron atacadas nuevamente y tuvieron que concentrarse en su propia batalla.

Sasuke y Kakashi estaban cerca también peleando contra los invasores, claro que el ataque que recibieron por parte de Shukaku los había lastimado lo suficiente para que no pudieran pelear correctamente.

Como equipo estaban haciendo las cosas bastante decentemente, pero se notaba a kilómetros que estaban demasiado lastimados para representar un gran aporte, otros ninjas ya los había salvado un par de veces y también se habían salvado porque los Oto-nin tenían órdenes directas de no matar al Uchiha.

Si podían lo atraparían vivo aunque inconsciente, pero si llegaban a matarlo estarían en un infierno peor que el infierno.

Un par de minutos después nuevamente escucharon un estruendo, está vez más cerca al estadio derrumbado, donde antes había estado una barrera color purpura ahora el edificio se estaba derrumbando por un fuerte ataque.

Todos los ninjas en el lugar sabían que allí estaban peleando Orochimaru y el Hokage por lo que todo el mundo intento moverse hacía el sector pero fueron detenidos por el chillido del Shukaku, era una risa claramente aunque a duras penas se la podía considerar así ya que parecía que se estaba atragantando con algo.

Un segundo después otra nueva explosión se hizo presente pero esta era una explosión de humo que todo el mundo conocía.

De entre el humo apareció un enorme… lagarto, con lengua bífida como las serpientes, ojos verdes y escamas que parecían esmeraldas, su cola se movía de lado a lado y parecía estar vestido con un extraño tipo de kimono de batalla, o por lo menos tenía más o menos esa apariencia.

Pudieron ver a duras penas a Naruto sobre la cabeza del lagarto que enseguida se levantó sobre sus patas traseras dándole un imponente tamaño, incluso sobre el Shukaku.

Aspiró aire y con un rugido soltó una gigantesca bola de agua a alta velocidad, el Shukaku rápidamente se aplastó el estómago y una bala de aire chocó contra la de agua, la lluvia cubrió la Aldea completamente por un par de segundos, empapándolos a todos – ¿qué es eso? – preguntó Ino con la boca abierta.

– Una invocación – respondió Temari.

– Eso ya lo sabía – dijo la otra rubia frunciendo el ceño.

– Creo que… es un Dragón de Komodo – dijo Anko – aunque no sabía que había una invocación para ellos.

– La había – dijo Jiraiya que también tenía la boca abierta de la sorpresa – pero no se ha escuchado de ella desde las guerras entre clanes, es decir desde antes de la creación de Konoha.

¿Cómo demonios Naruto había conseguido esa invocación? antes de que cualquiera pudiera intentar responder esa pregunta, vieron como el Dragón de Komodo se movía a una velocidad impresionante rodeando al Shukaku que estaba lanzando bolas de aire intentando golpearlo.

Ver esa lucha había levantado el ánimo de los ninjas de Konoha que se lanzaron rápidamente a pelar contra los invasores.

Tenía que repelerlos y mantenerlos ocupados mientras Naruto luchaba contra el Shukaku, la verdad sea dicha estaban bastante asombrados con la capacidad de lucha de Naruto, dejaron en sus manos el controlar a la bestia y la batalla continuo.


Comenzando con las explicaciones, madre santa valla que hay acción en este capítulo, la pelea de Naruto con Shukaku y por su puesto la pelea del pedófilo contra Hiruzen.

Con relación a esta segunda, la verdad la pelea que vi para escribir este capítulo, Orochimaru prácticamente se valió de los dos primeros Hokages para hacer algo, es lamentable, yo creía que al ser el asqueroso ser que es, por lo menos pelearía contra el Sarutobi por un tiempo antes de convocar a los Kages para de ese modo disfrutar mucho más de la desesperación de su rival.

Orochimaru resulto ser tan lamentable como Sasuke, que desgracia, con razón se fueron agarraditos de la mano hacia el sol poniente.

Como sea, espero que hayan disfrutado de las peleas, me gustó mucho como resultaron, Naruto aquí demuestra más de su poder, como ya dije arriba, la mayoría de los ataques de Naruto están basados en Deadman wonderland, el ataque de las bombas es el que utiliza Owl su nombre real es Nagi.

Pero lo que más me emocionaba de este capítulo era el Kagune de Tokio Ghoul, me fascina ese anime y ya tenía planeado hacer un ataque con ello.

Claro que aquí le cambio un poco, Naruto no es un Ghoul y el ataque es una reacción, un creación hecha gracias al Chiton y a su extraña unión con Kurama, es una muestra más de que Naruto dejo de ser un Jinchūriki para convertirse en algo un poco más cercano a un Biju humano.

Seguirá siendo Naruto pero como ya he mostrado que tendrá ciertas características de Kurama, por ejemplo la vista y oído aumentados.

La idea es que sea un Kinjutsu, es decir un Jutsu muy peligroso que solo se debe usar en casos extremos, el Kagune es como sacar todo el potencial letal de Kurama y plagar el cuerpo de Naruto con ello, por lo tanto es increíblemente peligroso usarlo, pudiendo con el destrozar a Konoha sin proponérselo, ya que Naruto está en modo batalla, sus pensamientos se enfocan solo a eso.

La adrenalina llena su cuerpo y las endorfinas hacen que no racionalice lo que está haciendo, como si estuviera borracho o drogado.

Así mismo la forma del Kagune, nueve colas, hacen referencia a la influencia de Kurama dentro del cuerpo de Naruto, no me preocupe tanto por el aspecto ya que no es un Cross entre Naruto y Tokio Ghoul, solo estoy tomando la habilidad.

Aquí demuestro la invocación de Naruto, los Dragones de Komodo, no recuerdo quien me pidió que como invocación de Naruto le diera los Dragones, como ya explique no me gusta mucho mesclar algo como eso con un mundo donde las criaturas increíbles tienen formas de animales normales.

Pero le concedí de cierto modo lo que quería, como plus siempre me han encantado los Dragones de Komodo.

En el siguiente capítulo planeo seguir con la batalla para mostrar las habilidades y el poder de los Dragones de Komodo, así como también planeo poner algo más de las batallas entre las chicas y los dos ejércitos de Oto y Suna.

Después esta la batalla entre Orochimaru y Hiruzen, sinceramente me siento bastante orgulloso de ella, como ya dije espere más de esa batalla en el canon, como esta ves Orochimaru no iba a poder convocar a los Kages tenía que alagar la pelea hasta que sea un buen momento para que los planes del gay se derrumbe estrepitosamente.

Me encanto esa parte, y disfrute aún más golpeándolo, casi tanto como el golpe de Shukaku a Sasugay.

Así mismo el nivel de la pelea aumento, porque según lo que vi la mayoría de los Jutsus usados son de relativamente baja categoría, considerando que era un pelea entre Kages, espere mucho más, por lo tanto creo que logre subir ese nivel satisfactoriamente.

Me complique un poco porque los Jutsus tuve que buscarlos en internet, así mismo me complique con los ataque de Shukaku porque no hay esos ataques en la wiki.

Y por fin aparecen tanto Kushina y Mikoto, incluí a Rin con quien voy a disfrutar mucho golpeando a Kakashi jajajajajaja, más adelante voy a explicar porque es que estas tres son las que fueron invocadas, porque Orochimaru no podía controlarlas y porque no han desaparecido aún.

Como último punto, Tayuya terminó siendo apresada y por su puesto Orochimaru salió corriendo con la cola entre las patas aun así.

Ya veremos cómo reacciona Hinata a la noticia y que es lo que sucede con ella y con la pelirroja, supongo que ambas van a sufrir por esto pero era algo inevitable ya que Tayuya pertenecía a Otogakure.

Sea como sea espero que hayan disfrutado del capítulo.

No leemos, como siempre manden sus Reviews, Follows y Favorites, meta ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Kekkei Genkai 8594 0 0 2. Peleas uno a uno 8699 0 0 3. Terminan las preliminares 8582 0 0 4. Entrenamiento para las finales 9459 0 0 5. Un sello muy peligroso 9470 0 0 6. Creando un Réquiem 9436 0 0 7. Comienzan las finales 8988 0 0 8. La capacidad de controlar la sangre 9194 0 0 9. La ira del Ichibi 11772 0 0 10. Termina el Réquiem 8473 0 0 11. Akatsuki 8845 0 0 12. El legado del Yondaime 8811 0 0 13. ¿Una mujer legendaria? 9000 0 0 14. Reunión entre Sannin 10056 0 0 15. Matrimonio 9200 0 0 16. Medicina y sellos 8662 0 0 17. Una princesa de hielo 8656 0 0 18. el tesoro de Yuki no Kuni 8047 0 0 19. Medicina milagrosa 8640 0 0 20. Naruto vs Sasuke 9201 0 0