Naruto usuario Chiton el elemento sangre @fxrobalino
Creando un Réquiem

Buenas, buenas… la espera ha terminado y por fin traigo el siguiente capítulo, fue algo complicado hacerlo, estaba pensando en hacer el comienzo de las finales en este capítulo pero a la final se alargó así que espero les agrade.

Pasando a lo que interesa y respondiendo Reviews para donkike07, gracias hermano parece que recibo un Review tuyo en cada capítulo y en cada fic que escribo jajaja, como sea respondiéndote, me encantan los fics de Naruto que no solo plantean al rubio como un héroe, estamos en un mundo muy oscuro por lo que me parece increíblemente raro como fue incluso en el canon.

Estamos hablando de un mundo donde niños de trece años se gradúan y obtienen una licencia para matar asi que no le veo el sentido de lo que termino haciendo Kishimoto.

Por parte de Jiraiya estoy de acuerdo en que no le enseñaría a un niño con déficit de atención un arte como ese, pero lo que si me cabrea es que ¿después de tres años entrenando con el cómo regreso? ¿con un poco más de control de Chakra, con un par de distintos tipos de Rasengan?

No sabía ataques elementales, ni siquiera sabía cuál era su afinidad maldición ¿qué demonios estuvo enseñándole?

Puede ser todo el Sannin que quiera ser pero es simplemente un pervertido que no pudo darle lar armas a su alumno para convertirse en el héroe que se supone tenía que ser.

Para todos los que querían saber si iba a seguir con la historia, supongo que el capítulo es la mejor respuesta, pero de todos modos, les aseguro que no voy a dejar de escribir, simplemente no he tenido el tiempo para hacerlo tan seguido como ofrecí.

Puede que me demore más en cada actualización pero de que la continuo lo hago no se preocupen.

Para voy a ayudar a los Jinchūriki hay algunos que no me agrado ver morir en especial Yugito Nii y , además Naruto definitivamente querría salvar a los de su especie.

Tus sugerencias para el harem Yugito, Konan, Karin y Mai si entraban en planes gracias a sugerencias de otros lectores, Samui y Guren no terminan de gustarme en especial la rubia, su forma de ser es simplemente… no compatible y por parte de Kurotsuchi ya me pidieron unirla y te diré lo mismo, no entraba en planes porque tenía planes para ella, pero puede que cambie de opinión conforme escriba así que dejare abierta la opción.

Por ultimo para Loquin la serpiente no va a estar contenta con el resultado de sus planes va salir con el rabo entre las patas y más humillado de lo que espera aunque es un poco difícil porque como ya saben Tayuya está en juego también hay que planearlo correctamente.

Como sea los dejo con el capítulo.

Cap6.- Creando un Réquiem.

Habían pasado tres semanas desde el término de la segunda etapa del examen Chūnin, dos semanas desde que salió del hospital y se sentía más viva que nunca, por primera vez en su corta vida estaba disfrutando de las cosas sin preocuparse por mantener feliz a su padre.

No le importaba si su hermana estaba siendo entrenada exclusivamente por los mejores guerreros del clan, no le importaba si al final terminaba obteniendo el sello del pájaro.

Ni siquiera había pensado mucho en Naruto, lógicamente estaba preocupada por él, después de todo era su compañero y podía decir que amigo, pero románticamente hablando no había pensado en Naruto en lo más mínimo.

Ni siquiera se había preocupado mucho por todo el aspecto ninja de su vida, no había pisado un campo de entrenamiento en esas dos semanas.

Lo único que había hecho era dormir en su aburrida casa, despertar y desayunar sola como comúnmente hacía, porque ya todo el mundo estaba despierto entrenando, y salir con Tayuya a hacer algo.

Pasear en un parque o investigar la aldea, ahora conocía lugares que nunca antes había visto.

Y Tayuya era una amiga sumamente… cálida, era como un bálsamo para su tomentosa vida, era divertida, muy graciosa cuando se ponía a insultar por cualquier razón, también podía ser seria cuando la situación lo requería y podía ser aterrado cuando la enojaban.

Pero a la final con todos sus defectos era una increíble y fuerte mujer que había logrado traspasar sus barreras como si no hubieran estado allí en primer lugar.

Le conto sus miedos, sus anhelos, le conto de su vida, le conto algunos de sus secretos, Tayuya se había convertido rápidamente en su mejor y más querida amiga, ella también le había contado muchas cosas, muchos de sus miedos y sus esperanzas.

Estar con la pelirroja la llenaba de calma y felicidad, una felicidad que nunca creyó existía.

Habían discutido mucho sobre muchas cosas y también sobre Naruto quien parecía que desagradaba a su amiga, pero no podía culpar al chico, por lo menos no completamente.

Aunque Tayuya lo insultaba con palabras que la sonrojaban hasta que su rostro podía freír un huevo cuando escuchaba su nombre.

No podía creer que no se fijara en ella y estuviera tan enamorado de una chica molesta y desagradable, no podía entender como no la había invitado a salir desde hace mucho, pero al mismo tiempo no podía entender cómo es que Hinata gustaba de un estúpido gritón como el chico.

Ninguna lo conocía en verdad o lo había visto siquiera desde el término de la segunda etapa, así que Hinata no podía contarle mucho sobre el cambio de apariencia y si seguía siendo el mismo chico.

Por lo poco que había convivido con él en las preliminares parecía haber madurado de la noche a la mañana, pero por lo demás no podía asegurar nada, Tayuya quería tenerlo al frente para darle un pedazo de su mente y por la cara que ponía cuando lo decía Hinata estaba segura que no solo lo insultaría sino que habrían también repercusiones físicas.

De todos modos esas dos semanas eran los recuerdos más preciados que tenía y con cada día que pasaba se sentía que Tayuya se convertiría en una parte fundamental de su vida.

Se convertiría en una de las personas más importantes en su vida sino en la más importante.

– ¿Entonces qué quieres hacer hoy? – preguntó Tayuya viendo de lado a lado en la calle abarrotada de gente – no pienso volver a tu casa porque tu padre me queda viendo con cara de que me quiere matar cuando me ve.

Hinata se achico en su ligar recordando cómo había llevado a su amiga a su casa hace un par de días, su padre no era muy agradable con nadie más que con Hanabi y un par de chicos del clan que eran sumamente hábiles ninjas y al parecer había cogido una aversión hacía Tayuya cuando la conoció.

Bueno también podría ser porque la chica lo insulto cada dos palabras al escuchar como la despreciaba y la decía una débil que en lugar de buscar amigos debería concentrarse en el entrenamiento.

Tuvo que llevarse a Tayuya lo más rápido posible de allí para que no comenzaran un concurso de insultos el uno contra el otro.

– Podríamos hacer algo de entrenamiento – murmuró cohibida.

La pelirroja la regreso a ver enseguida y suspiró cuando vio su cabeza baja – ¿no me digas que te pusiste así por el pendejo de tu padre? – preguntó con molestia – ya te lo dije no deberías hacer caso de la estupideces que dice un hombre que se viste con las sábanas de su cama.

Se rio suavemente, cada que decía eso se imaginaba a su padre vistiendo en verdad las sábanas y no había mucha diferencia si era sincera consigo misma – pero quiero ser fuerte – respondió tranquila, ese era el efecto que tenía Tayuya con ella.

– Ciertamente quieres serlo, pero no de la manera que piensas – mencionó la otra chica sonriendo contenta por ver la sonrisa en los labios de Hinata, por alguna razón ver sonreír a su amiga la ponía en un estado a ella misma en el que incluso no decía una sola mala palabra en todo el día.

– ¿A qué te refieres? – preguntó Hinata confundida.

Tayuya silbó un momento para molestar a Hinata, lo que logro más rápido que otras veces, pero causo la misma sensación de logro que siempre. Se rio al ver el puchero en la cara de la peli azul y negó con la cabeza – para tratar tan duro en mostrarte como una princesa Hyūga, está siendo bastante infantil – se rio aún más cuando su amiga la golpeo ligeramente en el hombro – bien, bien, lo que quiero decir es que tu no quieres ser un ninja.

Hinata dejo de caminar en ese mismo momento y frunció el ceño – yo quiero ser un ninja, nací en un clan ninja, las mujeres en mi clan son educadas desde bebes para convertirse en poderosas Kunoichis que eleven el prestigio que viene con el apellido Hyūga.

– Te estas mintiendo a ti misma nuevamente – respondió casualmente – el que me hubieras respondido que quieres ser una Kunoichi porque en tu clan así se las ha educado desde bebes, ya me dijo que te estas obligando a esto por razones externas.

– ¿Tú qué sabes? – preguntó Hinata elevando la voz, considerando que siempre hablaba suavemente era como si hubiera gritado – no eres una ninja, no eres de un clan.

Tayuya también la regreso a ver frunciendo el ceño – bien sabes que tengo habilidades ninja o no me hubieras preguntado por entrenamiento – murmuró – si bien no vengo de un clan esto es algo que yo quería, quería ser fuerte, quería poder defenderme incluso llego un momento en el que…

Hinata la miró atentamente, la pelirroja había hablado muy poco de su pasado, aunque por lo que había dicho sabía que no había sido una vida en lo más mínimo fácil – dilo.

Tayuya miró atentamente a la peli azul y suspiró – hay momentos en esta profesión en las que incluso tiene que gustarte el matar – fue casi un susurró pero Hinata tenía buen oído, abrió los ojos y la boca sin saber que decir o que pensar – yo lo he hecho y en la mayoría de las veces me gusta matar, te da un sentimiento de poder, de superioridad…

– Pero…

– Así es la vida ninja – interrumpió rápidamente – el fuerte se come al débil, no solo físicamente, no solo el que más Chakra o técnicas tiene, también el más fuerte mental y el más fuerte sentimentalmente se come al más débil – miró a su amiga con fuerza, con poder en su mirada – piénsalo bien Hinata… ¿es esto de verdad lo que quieres?

Con eso se dio media vuelta y comenzó a caminar nuevamente dejando a su amiga sola, sabía muy bien que tenía que pensar las cosas con claridad y pensarlo por ella misma.

Tenía que tomar decisiones para ella y no para los demás, no pensar en su padre, en su hermana o en su clan, simplemente para Hinata Hyūga.


Ya habían pasado tres semanas y solo faltaba una para las finales, Kin aún se encontraba reposando por el cambio del sello, mientras Naruto y las demás chicas seguían con sus rutinas.

No habían podido encontrarse todos juntos desde esa noche en el campo de entrenamiento 44, cada una tenía sus responsabilidades y las únicas que tenían tiempo libre de verdad eran Sakura e Ino, aunque se la pasaban entrenando de todos modos.

No con Naruto porque el pelirrojo tenía que comenzar a aumentar el ritmo en esas dos semanas para sus peleas además de que tenía que comenzar a estudiar a sus rivales.

Kurenai le había dicho sobre el secreto del Kage Bunshin por lo que había sido relativamente sencillo comenzar esa última parte, además ese secreto también podía aumentar la velocidad de su entrenamiento.

El único problema es que no había tomado en cuenta la sobre carga mental al momento de disipar los clones y había recibido una reprimenda bastante dura por parte de Yūgao quien lo había llevado al cuartel AMBU para que lo curaran, casi había tenido un derrame cerebral.

Desde ese día para entrenarse había tenido que hacerlo con un máximo de treinta clones.

Y si estaba entrenando su tercer Kekkei Genkai máximo con diez. Sea como sea había mandado clones a espiar a sus rivales y comenzó como no con Kakashi y Sasuke.

El ninja que copia había sido bastante inteligente y se había llevado a su aprendiz fuera de Konoha con el permiso del Hokage para entrenarlo, para su mala suerte, sus nuevos sentidos hipersensibles lo ayudaron a rastrearlos muy fácilmente y los encontró en unas montañas desiertas donde podían hacer destrozos sin preocupaciones.

Tenía que reconocer que estaba impresionado con la forma en que Kakashi estaba entrenando a Sasuke, estaba aumentando su velocidad y resistencia, claramente con la idea de que se enfrentaría a Gaara.

También lo estaba entrenando con el Chidori y con su Sharingan, el primero era relativamente fácil pero como no se había preocupado en mejorar su control de Chakra Sasuke desperdiciaba una increíble cantidad del mismo para la técnica y por lo tanto no tenía el suficiente control sobre el Ninjutsu.

Con el segundo por lo que podía ver ahora tenía dos comas en cada ojo lo que mejoraba sus capacidades, no solo dejaba que se moviera más rápido, sino que también podía ver todo más lento, copiar técnicas más rápidamente y fácilmente.

Era lo que lo había ayudado con su velocidad en tan poco tiempo, como sea una vez tenia lo que quería, el Chidori, pudo desaparecer y mandar la información recolectada hacia el original.

El siguiente era Neji Hyūga, mientras anteriormente se entrenaba con Ten-ten ahora estrenaba solo lo que perjudicaba la velocidad con la que lo hacía.

Además de que tenía que buscar sus propias formas de mejorar en especial en el uso de su Dōjutsu, le había robado su forma de entrenarse solo porque parecía impresionante y parecía funcionar muy bien no solo con el uso del Byakugan.

Amarro barios troncos pesados y macizos a sogas que al mismo tiempo estaban amarradas a los arboles alrededor y comenzaban a balancearse de un lado al otro con bastante velocidad, Neji estaba en el centro lo que lo hacía literalmente el blanco, tenía que estar muy concentrado y tenía que utilizar su Dōjutsu a todo su potencial para no ser golpeado.

Lo malo del ejercicio es que duraba solo unos cuantos minutos al no tener ninguna ayuda, pero Naruto no tenía ese problema ya que podía crear los clones que hicieran a los troncos balancearse de manera distinta y que no se detuvieran.

Por otro lado también lo había visto utilizar un par de Jutsus bastante interesantes, lógicamente eran Jutsus específicos para el clan, por lo que no necesitaba aprenderlos, pero de todos modos se enfocó en ellos para aprender sus defectos y como se los podía superar.

Para Gaara decidido ser más directo y fue a la mejor fuente de información, claro que solo recurrió a ella cuando se dio cuenta que Gaara podía burlarlo tan fácil como él había logrado burlar al chico de la arena.

Por ende no había quedado más remedio que ir en busca de Temari para buscar información.

Cuando le pidió información sobre el chico, la rubia se había negado rotundamente a hablar, no iba a traicionar a su hermano aún y cuando el que buscaba la información era el chico que le gustaba.

No tenía nada que ver el que de esa manera el pelirrojo pasaba mucho más tiempo con ella también e incluso habían ido en un par de citas aunque de eso Naruto no tenía ni la más mínima idea. Luego de un tiempo se dio cuenta que entre conversación y conversación le fue sacando la información que quería.

Solo se dio cuenta de ello cuando confeso que su hermano era el Jinchūriki del Ichibi, si antes ya la había sorprendido, ahora no sabía cómo expresar lo que sentía, sacarle información con simples conversaciones era impresionante.

Las Kunoichis tendían a hacer eso pero utilizando el atractivo sexual, algunas veces incluso tenían que utilizar su cuerpo por completo para conseguir información, ella lógicamente al saber que Naruto era un ninja estaba más atenta a ese tipo de cosas.

Pero el pelirrojo de todos modos le saco información. Una vez sabía lo que estaba pasando puso aún más atención en lo que decía, Naruto solo le sonreía cuando se daba cuenta que estaba dirigiendo la conversación a un punto en el que inevitablemente hablaría sobre las habilidades de su hermano.

De todos modos había logrado conseguir la suficiente información para saber más o menos a que se estaba enfrentando así que no importaba y disfrutaba mucho de estar con Temari, más aún sin preocuparse por conseguir información.

También había sacado información de Kankurō, mucho más fácil porque Temari tendía a quejarse de lo presumido que era su hermano mayor y lo descuidado que era en algunas cosas.

De ahí en más sabia que tipo de habilidades tenían los demás miembros que pasaron y del único que tenía que cuidarse en extremo era de Shikamaru, era sumamente inteligente y por lo que había oído estaba prestando aún más atención a su entrenamiento, siempre y cuando tuviera tiempo para acostarse en un tejado y ver las nubes claro está.

Así que con eso se enfocó en preparar su Kekkei Genkai más complicado, era tan pesado que no podía usarlo más de unos diez minutos como mucho.

Y eso que al principio no podía utilizarlo más que unos tres como mucho antes de tener un dolor de cabeza tan grande que si no fuera por su increíblemente acelerada taza de curación se habría desmayado más veces de la que era clínicamente saludable.

Tenía que reconocer que si no fuera por el Kage Bunshin no hubiera podido aumentar el tiempo que podía utilizarlo tanto.

Lo siguiente que se había dado cuenta es que necesitaba mínimo media hora para recuperarse y volver a ocuparlo nuevamente, pero si lo activaba tan rápido el tiempo que podía utilizarlo se reducía a entre ocho y ocho minutos y medio y se iba reduciendo si nuevamente lo ocupaba después de media hora.

Anko le había recomendado no ocuparlo más de dos veces por día, se curaba increíblemente rápido pero a la larga tanta migraña tenía que causar un daño que podía ser irreparable incluso para sus genes Uzumaki y la ayuda del Kyubi.

Ella mejor que nadie sabía las repercusiones que podían causar algunos Jutsus y técnicas ya que tenía el mismo sello de maldición que Orochimaru le había dado a Sasuke solo que era más experimental y por tanto mucho más dañino, temperamental y mucho más perjudicial para los demás.

Eso también había llevado a entrenarse en Fūinjutsu mucho más, estaba decidido a aprender sobre el sello de maldición.

Quería quitarle el sello a Anko y si no se podía por lo menos mejorarlo y evitar que causara problemas tanto para el usuario como a la gente alrededor, como plus ese sello había evitado que Anko pudiera avanzar en su carrera y se había quedado estanca en Tokubetsu Jōnin.

Los consejos evitaban que fuera una Jōnin completa por miedo a que desertara o cualquier otra razón que se les ocurriera, ignorando a propósito que el Uchiha tenía el mismo sello.

La marca de maldición era al parecer mucho más complicada, no porque no entendiera el sello, sino porque no había información sobre el mismo, era una creación de Orochimaru al parecer, solo se sabía lo que se había estudiado del sello de Anko y al ser este un sello de experimentación, solo había tanto que podían estudiar sin perjudicar a la Jōnin.

Él era un principiante y aunque entendía cómo trabaja la marca, le era imposible deshacerse de él o cambiarlo sin ayuda de algún libro de ayuda.

Sea como sea había sido una semana bastante productiva y parecía que la siguiente semana sería igual – parece que estas mejorando rápido – dijo Yūgao guardando su espada – pero pareces estar distraído hoy.

Naruto suspiró mientras dejaba que su guadaña desapareciera – no sé cómo explicarlo – se rascó la nuca y miró al suelo – si sabes que los animales tienen este sexto sentido para alertarlos sobre algún peligro natural, ya sea un terremoto o un incendio… cosas así – Yūgao asintió algo confundida – bueno es algo parecido, me siento como si algo malo va a pasar hoy pero no sé qué es por lo que mi mente está vagando en todo momento.

La peli lila asintió sonriendo – no deberías preocuparte tanto, eres fuerte estoy segura que podrás defenderte de sea lo que sea que pase – luego se rio suavemente – te he visto un par de veces con Temari ¿qué está pasando allí? – preguntó para cambiar de tema y aunque parecía estar bien con ello, también sentía envidia sin saber porque.

Naruto se sonrojo y sonrió – le he estado sacando información sobre sus hermanos.

Yūgao estaba sorprendida, una parte del examen Chūnin que el Hokage nunca menciona es que en este mes se tiene que estudiar a sus adversarios para que pudiera pasar aunque no ganaran, muchos de los Genin en los últimos tiempos no lo hacían, solamente veían su propia fuerza y no les importaba nada más.

Y aunque era bueno estar preparado de ese modo, también tenían que tener información que podría hacer tu trabajo más fácil, después de todo eran ninjas y su principal trabajo era conseguir información que la gente no quería que otros supieran.

– ¿Y has estado saliendo en citas con ella solo para eso? – preguntó nuevamente divertida porque Naruto no viera lo que de verdad estaba haciendo, sabía que el pobre chico no había sido educado correctamente y desconocía algunas cosas básicas sobre la interacción entre dos personas, en especial entre personas de diferentes sexos, pero no esperaba que tanto.

El pelirrojo se sonrojo y abrió la boca para responder aunque enseguida la cerro nuevamente – ¿hemos estado saliendo en citas? – preguntó asombrado.

La chica se rió escandalosamente mientras veía al pelirrojo volverse del mismo color que su cabello – creo que has estado teniendo citas con todas las chicas desde hace un par de semanas, pero parece que Temari está ganando terreno rápidamente.

Naruto abrió los ojos y boca otra vez – no eran solo salidas para distraerse – se quejó al ser burlado de ese modo.

– Estaba más que claro que no eran simples salidas para despejarse – mencionó la chica divertida – bueno las que hemos salido todos juntos, esos sí, pero cuando vas solo con una chica, eso en una cita.

Abrió la boca para responder y se quedó quieto asombrado – he salido en citas con Sakura – susurró en éxtasis – y ella no se quejó.

Yūgao rodó los ojos, sabía que la peli rosa llevaba la delantera en ganarse el corazón del chico desde hace tiempo, pero parecía que Naruto había dejado de lado esos sentimientos, por eso Sakura se esforzaba tanto en llamar la atención del despistado chico.

Pero ahora parecía que en verdad Naruto solo estaba intentando que sus sentimientos no se notaran para hacer feliz a la chica, todas sabían que tanto Sakura como Ino antes estaban desagradablemente obsesionadas con el Uchiha.

– Bueno tengo que volver a la sede AMBU, supongo que nos veremos en la final, vamos a comenzar a duplicar rondas para mantener la seguridad en la aldea – luego sonrió macabramente – intenta invitar a las chicas formalmente, nos vemos.

Desapareció en una nube de polvo y hojas mientras se reía de la cara de Naruto. Se quejó un momento con la cara tan roja que podía servir de fogata y comenzó a caminar pensando en lo que había aprendido, la sensación de que problemas se avecinaban siendo ignorada por el momento.


Tosió un par de veces mientras se ajustaba el chaleco de la aldea para conservar el calor, ese día no le tocaba el turno nocturno pero había apostado con su amigo y había perdido, por lo que no había más remedio que trabajar doble turno sin paga.

Para empeorar las cosas se suponía que ese era el último día tranquilo de su novia y no podía pasar con ella por estar en el frio vigilando que nada que perjudique a la aldea suceda.

Más aún cuando cinco aldeas ninjas estaban allí, podían estar con permiso dentro de la aldea pero eso no negaba el peligro que representaban.

Por un par de meses habían tenido que estar en completa guardia, por lo menos nada había pasado y parecía que las cosas terminarían bien para todos, con unos cuantos Genin muertos gracias al examen, pero era bastante normal en un pueblo ninja.

Estaba por comenzar a toser nuevamente cuando noto una sombra moviéndose rápidamente por los tejados, con mucha fuerza de voluntad logro mantener su pésimo estado de salud escondido y comenzó a seguir a la sombra. Se detuvo después de un par de minutos escondiendo su presencia lo mejor que pudo y prestó atención a lo que sucedía al frente.

Reconoció a Kabuto Yakushi y Dosu Kinuta, ambos participantes de los exámenes, pero estaba bastante extrañado en por qué se estaban reuniendo.

– ¿Deseas algo? – preguntó Kabuto, con aburrimiento pero a pesar de todo parecía saber que esto iba a ocurrir.

– Se lo que están haciendo – respondió el enmascarado mientras tensaba sus músculos – nos dieron este extraño sello diciendo que nos daría fuerza, pero no veo ningún beneficio, en especial porque casi morimos contra esos asquerosos Genin que nos encargaron matar, incluso le dieron una marca de maldición a uno de ellos – gruño con molestia – investigue un poco y sé que este sello nos va a matar.

Kabuto siguió viéndolo con aburrimiento – felicidades por descubrirlo.

Dosu gruño nuevamente – ¿qué es lo que esperan lograr con este sello? – preguntó mientras dejaba al descubierto el brazo metálico – se suponía que seriamos fuertes para cuando la invasión comience, no que nos matarían como carne de cerdo.

– ¿Enserio crees que Orochimaru-sama se tomaría el tiempo con gente como ustedes? – preguntó Kabuto divertido – en especial con alguien que no nota cuando lo están siguiendo y habla de más.

El peli blanco lanzo un Kunai hacia donde estaba Hayate escondido haciéndolo saltar lejos y mostrarse – así que después de todo estas trabajando para Orochimaru – murmuró el Jōnin tosiendo, desenvaino su espada y se preparó para la pelea – tendré que atraparte para sacarte información.

– Quien dice que saldrás vivo de aquí para siquiera decir algo sobre esta reunión – dijo Kabuto también poniéndose en posición.

Dosu por el contrario maldijo su mala suerte, solo suponía que podía tener algo de oportunidad contra Kabuto, pero ahora también se estaba enfrentando a un Jōnin de Konoha.

Con un impulso fuerte Hayate llego en segundos hasta la posición de Kabuto y lanzo una barra diagonal esperando conseguir un corte en todo el pecho, pero Kabuto era rápido y no solo lo evito sino que lanzo un Kunai hacia una de sus pierna, tuvo que mover su espada con una mano para defenderse mientras con su brazo libre se protegió del golpe de Kabuto.

– Kakashi tenía razón, eres muy peligroso – dijo Hayate.

– Es mala idea evitar mis golpes de ese modo – murmuró Kabuto con una sonrisa – ahora ocurrirá eso.

Para asombro de Hayate sintió como su brazo se dormía y enseguida cayo inerte, se agacho evitando un nuevo ataque y salto lejos, comenzó a revisar rápidamente su brazo, por lo que podía decir tal vez había cortado nervios o ligamentos, no estaba seguro porque con tanta adrenalina recorriendo su cuerpo no sentía dolor.

Sea como fuera Kabuto tenía una habilidad impresionante para haber hecho lo que hizo con un ataque tan simple y sin que se diera cuenta.

Ahora podía decir claramente que estaba en desventaja – hay que tener mucho cuidado contigo – murmuró tosiendo mientras veía las manos de Kabuto brillar.

– Son bisturís de Chakra – comentó divertido, casi enseguida se agacho evitando el golpe enviado por Dosu, así como Hayate se sorprendió al sentir como sus oídos sangraban y como se quedaba sordo.

– No se olviden de mi – gruñó el enmascarado, levantó el brazo para detener la espada de Hayate y lo pateo en el pecho – los voy a matar a ambos…

Pero para su asombro vio como la sangre que salía de los oídos de Kabuto se detenía y parecía que el ninja medico estaba como nuevo – yo no estaría tan seguro – se burló el de lentes – olvide la habilidad de tu brazo pero no volverá a ocurrir.

Hayate se quedó quieto analizando que hacer, sin un brazo estaba desbalanceado, algo que para un espadachín como él era muy importante, para empeorar las cosas Kabuto era demasiado bueno como para enfrentarlo en desventaja, la mejor opción que tenía era escapar de algún modo y buscar ayuda.

Kabuto gruñó cuando Dosu volvió a evitar su bisturí de Chakra con su brazo metálico, pero sonrió cuando lanzo una patada y el Genin no fue lo suficientemente rápido para evitarlo – sigues siendo un simple Genin – la patada le saco todo el aire y lo mando a volar un par de metros.

Cuando se detuvo escupió sangre, la patada había sido increíblemente poderosa y su velocidad no se comparaba con la del peli blanco, había creído que sería fácil vencerlo porque a pesar de ser la mano derecha de Orochimaru al inicio de los exámenes lo había ridiculizado fácilmente, ahora se daba cuenta que solo era un muy buen actor.

Salto lejos cuando Kabuto ataco con un par de Kunai´s y corrió hacia donde estaba el Jōnin de Konoha, si iban a tener una oportunidad de vencer tendrían que trabajar en equipo por el momento.

Hayate lo vio acercarse y se preparó para atacar pero enseguida se dio cuenta que no buscaba pelear con él, miró a Kabuto que se acercaba mucho más rápido y se preparó, cuando estaba a una buena distancia se impulsó con Chakra para subir su velocidad y preparo su espada.

Kabuto a duras penas si logro verlo y evito el primer intento de ataque pero enseguida le llego otro desde abajo, llámenlo loco pero parecía que había más de una espada, evito esa estocada y enseguida tuvo que agacharse y seguido inclino el cuerpo hacia la derecha para evitar otro corte.

Se dio cuenta que gracia a la falta de un brazo tenía una ventana de dos segundos entre cada ataque, por lo que tenía posibilidad de contraatacar en ese tiempo. Estaba por realizar su movimiento cuando apareció Dosu.

Se maldijo mentalmente por no recordar a esta molestia y presto especial atención a su brazo sónico para no terminar con los oídos reventados.

Se curaba increíblemente rápido pero de todos modos era molesto y lo dejaba desequilibrado el tiempo suficiente para que el Jōnin lo matara. Empujo el brazo entrante de Dosu que termino por golpear a Hayate y salto lo más fuerte que pudo mientras esos dos estaban enredados.

Comenzó a hacer sellos de mano rápidamente y aspiro la mayor cantidad de aire que pudo, nunca fue muy bueno para Ninjutsu pero se defendía y este ataque era uno de sus favoritos.

– Katon: Funsai-ki (Elemento fuego: Desintegrador) – exhalo todo el aire que enseguida se calentó y ardió en llamas mientras se formaba un enorme serpiente de fuego.

Hayate y Dosu vieron con asombro como se creaba una serpiente enorme de fue amarillo, el espadachín sabía que en especial con las técnicas Katon el color del ataque podía variar dependiendo de lo que hayas comido.

Pero eso se suponía era solo aplicable para técnicas categoría D, ósea las más débiles, el que esta técnica fuera de color amarillo solo le daba una mala sensación, ambos ninjas saltaron lo mar rápido posible hacia los lados intentando evitar ser calcinado por la serpiente.

Pero lo asombroso de la técnica no solo era el color y Hayate lo noto enseguida cuando su brazo completamente inservible roso la serpiente y casi enseguida vio como sus dedos comenzaban a hacerse cenizas y pronto le siguió la mano, sabía que no se detendría hasta quemarlo por completo por lo que actuó con rapidez y se cortó el brazo a la altura del bícep.

Vio con sorpresa como el brazo se quemó por completo antes de tocar el suelo, pero no se quedó allí, tuvo que saltar lejos cuando sus sentidos le alertaron del peligro.

La técnica lo estaba siguiendo como si fuera una serpiente de verdad cazándolo, salto nuevamente asegurándose de ni siquiera acercarse en lo más mínimo al fuego para que el resto de su cuerpo no termine como termino su brazo, lo único bueno es que ahora no tenía el peso muerto de su brazo inservible, lo malo como ninja y espadachín necesitaba ambos brazos.

Dosu noto como el brazo del ninja de Konoha desaprecia así que se aseguró de no estar cerca, el problema es que ya estaba cansado y su velocidad no se comparaba a la de un Jōnin.

Ni siquiera se dio cuenta cuando la serpiente dio la vuelta a una velocidad de vértigo y lo ataco antes de que tocara el suelo.

La serpiente cerro la boca a la altura de su hombro desprendió su brazo con suma facilidad, ni siquiera alcanzó a gritar antes de estar muerto, el resto del cuerpo comenzó a hacerse cenizas igual de rápido y cuando había pasado un minuto ya no existía el ninja de Oto.

Hayate se dio cuenta que Kabuto seguía exhalando fuego para mantener la técnica, lo que quería decir que no podía dejar de hacerlo o la serpiente desaparecería, además para ser una técnica tan devastadora quería decir que absorbía grandes cantidades de Chakra, viendo una ventaja mientras la serpiente se comía a Dosu se adelantó hacia Kabuto listo para matarlo.

El peli blanco ya había tomado en cuenta la reacción de Hayate por lo que ni bien se movió termino la técnica y salto lejos lanzando dos Kunai's con papel bomba atados a ellos.

Ni bien tocaron el techo del edificio explotaron, por suerte para Hayate había notado los Kunai's entrantes y decidió alejarse, de todos modos recibió unos cuantos cortes de parte de los restos del edificio, levantó la espada rápidamente y detuvo el Kunai en la mano de Kabuto.

– Eres muy bueno Jōnin-san pensar que notarias el papel bomba.

– Es un movimiento clásico cuando te alejas de ese modo – respondió mientas tosía ligeramente – tú no te quedas atrás, pero ese último Jutsu debió haber gastado mucho de tu Chakra.

– O no te preocupes me recupero rápido recuerdas – sonrió divertido – para hacer esa clase de técnica se requiere mucho Chakra por lo que me asegure de mantener una reserva.

Sintió más que vio como la mano libre de Kabuto se llenaba de Chakra y se alejó rápidamente para no ser cortado por el bisturí nuevamente – eso estuvo cerca – susurró cansado.

Kabuto aprovecho ese momento para sacar un pedazo de pergamino con un sello en el – este es un sello de contención especialmente hecho para el Chakra, Orochimaru-sama me lo dio – se lo coloco en el antebrazo y lo activo – contiene un cuarto de mi Chakra completo, lastimosamente no puedo ocupar más de uno por día pero es suficiente para matarte.

Nuevamente se lanzó contra Hayate que a duras penas alcanzo a evitar el primer ataque pero no la patada que lo mando lejos y le saco todo el aire.

Clavo la espada en el techo y se impulsó hacia un lado para evitar los Shuriken's que lanzo el peli blanco y enseguida levanto su pierna para soportar la patada le hubiera roto un par de costillas – maldición ahora es más rápido – murmuró Hayate tosiendo.

Él era más rápido pero se estaba cansando y el perder un brazo tan rápido le había costado mucho en la pelea, lo había forzado a esforzarse el doble con cada ataque y el baile de pétalo, la técnica que había ocupado antes de que Kabuto lanzara la serpiente también consumía Chakra.

– ¿Qué pasa Jōnin-san ya estás cansado? – preguntó burlón Kabuto – el estar enfermo no debe serte de mucha ayuda cierto.

Hayate tosió nuevamente como si estuviera confirmando lo que decía el traidor, pero el verdadero problema es que había subestimado a Kabuto, se lanzó al ataque sin pensar creyendo que sería un simple Genin bastante malo considerando que había repetido varias veces el examen Chūnin.

Como plus debió haber hecho caso de lo que dijo Kakashi, pero Yūgao le había dicho lo que había hecho con sus alumnos y decidió no prestarle mucha atención a un idiota como ese.

Debió actuar más como el ninja que se supone debía ser en lugar de estar pensando en cuestiones personales.

Ahora estaba pagando el precio y cómo iban las cosas pagaría con su vida – solo respóndeme ¿qué es lo que quiere hacer Orochimaru? – preguntó levantándose.

– No tiene importancia no vas a estar presente cuando lo haga – dijo Kabuto mientras se lanzaba nuevamente hacia el espadachín, en su mano derecha tenía su Kunai especializado mientras en su mano izquierda tenia activo el bisturí de Chakra.

Contuvo con su espada el Kunai y tuvo que retorcer su cuerpo de forma extraña para evitar el bisturí, el problema es que tenía resentidas las costillas de la patada anterior y lo hizo aflojar el agarre en su espada.

Kabuto aprovecha y pateo de nuevo en el punto donde sabia tenía problemas, con gran satisfacción escucho como las costillas terminaban por romperse.

Hayate volvió a salir volando pero ahora su espada se escurrió por sus dedos por lo que tuvo que bombear Chakra a su mano para agarrarse del techo y no terminar cayendo.

Cuando se detuvo comenzó a hacer sellos de manos rápidamente – Doton: Chikyū doragon (Elemento tierra: Dragón de tierra) – frente a él se formó un dragón bastante grande que salió disparado hacia Kabuto con la intensión de comérselo.

El ninja medico salto lejos impresionado con que el Jōnin aún pudiera darle batalla después de lo que había pasado y más aún con que forma una técnica bastante avanzada con solo una mano, lanzo algunos Kunai's con papel bomba que se clavaron en la cabeza de dragón y al explotar terminaron con la técnica.

Se distrajo lo suficiente para que Hayate lo atacara por la espalda, logrando conectar un potente golpe justo debajo de las costillas, siguió presionando levantando su pierna golpeando la cara de Kabuto y mandándolo a volar.

Corrió rápidamente y saltando dio un par de vueltas antes de dejar caer su talón en el pecho de traidor enterrándolo en el techo.

Se alejó para retomar algo de aire porque el Jutsu había ocupado un poco de más de su Chakra al tener que hacer con una sola mano, pero por lo menos había logrado hacer un buen daño.

Comenzó a hacer señales de mano rápidamente listo para el drenaje de Chakra – Doton: Ishi no haka (Elemento tierra: Tumba de roca) – colocó su mano en el techo y este comenzó a partirse rápidamente dirigiéndose directamente hacia Kabuto que comenzaba a levantarse.

El peli blanco al ver el ataque entrante intento levantarse más rápido pero noto como su mano derecha se había quedado atascada entre dos maderos, no pudo hacer nada cuando la tierra se lo trago. Hayate vio como Kabuto era enterrado y como el techo volvía a cerrarse formando una cúpula de piedra.

Empezaba a relajarse cuando la cúpula exploto y de ella salió Kabuto mal herido, con su brazo izquierdo roto en dos partes distintas pero completamente vivo y coleando – maldición es como un cucaracha – mencionó listo para seguir con la pelea.

– Debo decir que estoy impresionado – dijo Kabuto mientras agarraba su brazo roto y lo volvía a colocar en su lugar sin ninguna muerta de dolor – hacer no solo uno sino dos Jutsus con solo una mano es asombroso… pero no me gustó nada que me enterraras vivo.

– La idea es que te quedaras enterrado y te murieras.

– Claro, pero no sigo mucho las reglas de esta aldea – sonrió de forma sádica y se encogió de hombros para hacerlos sonar mientras sentía como se curaba rápidamente aunque se estaba quedando sin Chakra nuevamente por lo que tenía que apresurarse – prefiero enterrarlos a ustedes y que se queden muertos.

Creo un clon que se disparó hacia Hayate a la misma velocidad de siempre como si no estuviera cansado, como si no estuviera quedándose sin Chakra nuevamente y como si no hubiera sido gravemente herido hace solo unos segundos.

Se encontraron en el medio enfrascados en una lucha de Taijutsu a alta velocidad, pero pronto el clon desapareció y dejo a Hayate parado en el medio que busco rápidamente a Kabuto con la mirada.

– ¿A dónde se fue? – preguntó confundido no se había demorado nada en acabar con el clon.

– Aquí – dijo Kabuto a su espalda y logro cortarlo con su bisturí.

Hayate gritó de dolor mientras se agarraba el costado contrario a sus costillas rotas donde ahora había una increíblemente grande y profunda herida, se alejó tropezando ligeramente y lanzó un Kunai que Kabuto agarro sin problemas por lo débil que había sido lanzado – mierda – se quejó tosiendo sangre ahora.

– Creo que rose un pulmón – dijo Kabuto – debería revisarte un doctor.

Sentía como se acumulaba la sangre en la garganta y le costaba mucho respirar, su visión se ponía negra cada pocos segundos y sentía como perdía fuerza, lo último que vio fue como Kabuto se reía antes de que la oscuridad se lo llevara.

El peli blanco se acercó al cuerpo del Jōnin y lo reviso para asegurarse que estuviera muerto, como dijo había rosado un pulmón lo que había terminado por matar al ninja, pero se podría decir que ya estaba muerto desde antes con todas las heridas que le había hecho.

De todos modos no podía descuidarse, se suponía que debería estar ya en las afueras de la aldea, pero el idiota de Dosu lo había encontrado y se había enfrascado en esa pelea.

Se encogió de hombros y comenzó a marcharse dejando el cuerpo allí, tenía que reconocer que el ninja de Konoha le había dado una excelente pelea hace mucho que no se esforzaba tanto y hace mucho que no ocupaba tanto Chakra para curarse, si había más ninjas como ese en Konoha había sido bueno que engañaron a Suna para pelear con ellos.

Saltó hacia otro tejado y comenzó su largo camino para encontrarse con Orochimaru, por suerte Orochimaru debió haber recibido el aviso de que el contenedor de su sello había muerto y por tanto ya estaría viendo otro para remplazarlo.


Naruto se despertó en la mañana sintiéndose extrañamente cansado, irritado, las cosas solo parecían ir empeorando cuando al salir de la cama fue pateando el pequeño y destartalado velador que tenía.

No solo termino con un dolor del pie agudo sino también perdió su velador, después buscando ropa se dio cuenta que al estar demasiado enfrascado en el entrenamiento no había lavado nada y por tanto no tenía que ponerse, lo único limpio era uno de sus horrendos trajes naranjas.

Con un gemido tomo la ropa y se la puso, se sentía incómodo y expuesto, sabía que podía escabullirse de cualquiera aun con un color tan llamativo pero de todos modos sentía que era un gran llama en medio de la noche, además ya le quedaban chicas.

Tomo toda la ropa sucia y la guardo en bolsas de basura para poder llevarla a lavar, dejo las bolsas en la puerta de entrada y procedió a buscar comida.

Para su desagrado y molestia, no había absolutamente nada para comer excepto por un cartón de leche y como no sabía desde cuando estaba allí no se arriesgaría a tomar leche caducada… nuevamente.

Muriéndose de hambre y con la irritación solo aumentando con forme pasaban los minutos tomo su monedero con forma de rana que por suerte estaba completamente lleno hasta el tope, tomo las fundas llenas de ropa y salió del departamento, su primera parada fue la lavandería del edificio.

Era un cuarto con una lavadora y una secadora tan destartaladas como el resto del edificio, pero que por lo menos seguían trabajando.

Se molestó aún más cuando noto que alguno de los inquilinos no había recogido su ropa y por algunos días ya que apestaba a humedad, tuvo que sacar todo esa ropa pudriéndose y meterla en una de las bolsas que el mismo había traído sacando su ropa primero.

Luego cuando estaba por salir de la habitación la chapa se rompió dejando a la puerta moverse por sí misma y por las malditas fuerzas superiores de ese maldito mundo la puerta lo golpeo en la cabeza.

Tuvo que respirar hondo tres veces para no arrancar la puerta de la pared de una patada pero si salió del lugar tirando la puerta tan fuerte como pudo sin destrozar el edificio.

Sonrió con satisfacción cuando escucho como la madera crujía ante el fuerte golpe que recibió.

Comenzó a caminar por la avenida principal buscando un buen lugar donde comer con el ceño fruncido y con su estómago quejándose, los pueblerinos a su alrededor se apartaban aterrados al verlo furioso, no querían estar en el camino del demonio cuando se pusiera destructivo.

Llego a un restaurante y entro sin importarle nada, el mesero que lo iba a atender al darse cuenta de quién era estaba por echarlo rápidamente cuando noto su mirada molesta.

Trago saliva y realizó una pequeña reverencia – desayuno – fue lo único que dijo Naruto, su capacidad de razonamiento estaba siendo dirigida por dos cosas, comida y lucha.

Si no conseguía la primera podía comenzar a destrozar lo que se le pusiera en frente, el mesero tragó saliva al escuchar el tono con el que le hablo y asintió dirigiéndolo a una de las mesas vacías del lugar, lo dejo con un menú en las manos y se fue corriendo a la cocina para decirles a los cocineros lo que había sucedido.

Era bien sabido que algunos de los restaurantes dejaban entrar al mocoso demonio para cobrarle mucho más que a los demás y para darle de comer las sobras o cocinaban con lo que les llegaba dañado.

En este momento no sería muy recomendable si aún querían tener un restaurante donde trabajar.

El pelirrojo por el contrario se enfocó en las imágenes del menú hasta que decidió que es lo que quería comer, espero un minuto hasta que el mesero regresó y apuntó con su dedo a tres imágenes diferente.

En la primera habían panqueques, café y huevos revueltos en la segunda había un plato de carne con papas y una ensalada y en la tercera había un par de sándwiches con jugo de naranja. El mesero vio las imágenes un momento antes de regresar a ver a Naruto.

Se encogió de hombros, anoto la orden en una pequeña libreta y se dirigió nuevamente hacía las cocinas, no sabía si el chico podía comerse todo eso pero mientras le pagaran y no destrozara el restaurante estaba bien con él.

Unos quince minutos después regreso con los primeros platos, panqueques con miel de maple, café negro con un poco de leche y huevos revueltos. El pelirrojo ataco la comida ni bien los platos tocaron la mesa, el mesero tuvo que alejarse rápidamente para que no le sacara una mano y se la comiera también.

Regresó con el resto del pedido y se marchó rápidamente para no tener que soportar al demonio mucho más.

Naruto estaba comenzando por el primer sándwich cuando llego un AMBU – Hokage-sama quiere verte Uzumaki-san – murmuró antes de desaparecer tan rápido como llego.

Su irritación solo pareció aumentar por la interrupción y más aún el que tuviera que salir sin acabar la comida, se encogió de hombros tomando un rollo de uno de sus porta Kunai's y metió la comida en él, luego dejo el dinero en la mesa y salió del restaurante sin más.

Había logrado engañar a su estómago con el poco de comida que le había proporcionado y por ende su razonamiento y procesamiento de pensamientos estaban comenzando a funcionar nuevamente.

Eso lo hizo preguntarse ¿qué es lo que quería el viejo? tenía que ser importante si mando un AMBU a buscarlo.

Acelero el paso dirigiéndose hacia la torre Hokage mandando miradas mordaces a cada uno de los pobladores que lo miraba mal o hablaba a su espalda, entro a la torre sin preocuparse por el par de ninjas en las puertas a pesar de que podía sentir sus ojos llenos de odio bien puestos en su espalda.

Llego a la puerta del Hokage y abrió la puerta sin llamar aunque si le dio un leve asentimiento de cabeza a su secretaria, siempre lo había tratado bien y recordaba que siempre le había tenido algo cuando iba, ya sea un simple caramelo o incluso un tazón de ramen instantáneo, le agradaba mucho a pesar de que nunca había preguntado por su nombre, hizo una nota mental para hacerlo al salir.

Ni bien entro en la habitación pudo sentir la tensión que plagaba el pequeño espacio, reviso a todo los que estaban allí, reconociendo a Asuma y Gay, así como a Yūgao aunque ahora estaba trabajando por lo que sería mejor llamarla por su… título, gato.

Los demás eran miembros Jōnin y uno que otro AMBU que él no conocía en persona – a por fin llegas Naruto-kun – dijo Sarutobi dándole una tensa sonrisa – ahora si podemos comenzar – suspiró mientras se recargaba en su asiento – la noche anterior ocurrió un lamentable suceso, uno de nuestros Jōnin murió – Naruto abrió los ojos asombrado – estaba de guardia en ese momento, no sabemos concretamente que es lo que ocurrió pero por lo que hemos encontrado Hayate Gekkō y Dosu Kinuta fueron asesinados por Kabuto Yakushi, ayudante y aprendiz de Orochimaru.

Su cuerpo fue encontrado poco después por algunos de sus compañeros pero no pudieron llegar a tiempo, dos Jōnin dieron caza a Kabuto pero su rastro desaparecía incluso antes de salir de la aldea – suspiró nuevamente con cansancio – como saben Hayate no es miembro de un clan y su familia murió hace tiempo, sabemos que tenía novia pero tampoco es miembro de un clan por lo tanto los he reunido aquí para preguntarles ¿qué quieren hacer? se lo podría cremar o se lo podría enterrar en el cementerio nacional, lo que es bastante caro…

Naruto dio un paso adelante llamando la atención, no conocía mucho a Hayate e incluso le molestaba el tipo por que constantemente estaba tosiendo, pero sabía que era el novio de Yūgao y por ella haría lo que fuera, después de todo era una de sus personas más queridas – aún no existe el clan Uzumaki en Konoha, pero eso está a solo una semana de ocurrir, quiero que preserven el cuerpo hasta que me convierta en Chūnin y una vez que lo sea quiero que lo entierren en el panteón familiar.

Sintió la mirada de Yūgao en el y sabía que estaba sumamente agradecida con él, le hecho una mirada rápida sonriendo con cariño, Sarutobi también estaba sonriendo contento – está bien Naruto-kun, agradecemos lo que haces – asintió y con eso dos AMBU desaparecieron.

Con eso dicho todo el mundo comenzó a salir, todos habían sido amigos de Hayate excepto por Naruto pero todos así mismo habían perdido a mucha gente querida y por lo tanto cada uno tenía su manera de sobrellevar el dolor.

Naruto siguió a Yūgao, incluso cuando empezaron a saltar de techo en techo, la peli lila lo llevo hacía su lugar de entrenamiento, todo el camino estuvieron en completo silencio, pero cuando llegaron notaron algo extraño, la barrera que había creado Naruto para que nadie encontrara el lugar estaba palpitando.

Se tensaron listos para pelear si era necesario pero solo vieron a un extraño viejo asintiendo y viendo los sellos que Naruto había creado – estos son unos magníficos sellos – susurró estudiándolos atentamente – incluso hay margen de mejora, quien los hizo definitivamente es un experto.

Naruto tosió falsamente asustando al viejo que trastabillo y cayo de trasero mientras se daba la vuelta – ¿quién eres y qué haces aquí? – preguntó Naruto entrando en modo ninja completamente.

El viejo levanto las manos sonriendo – me topé con esta barrera hecha de sellos y tenía que estudiarla – sonrió un poco más – por otra parte soy el legendario sapo Sannin, maestro de sellos y el súper pervertido Jiraiya – terminó con una pose excéntrica y una sonrisa pervertida viendo a Yūgao.

Ambos se quedaron allí parados sin saber cómo reaccionar, Naruto no sabía quién demonios era este tipo pero sabía que algo tenía que ver con Orochimaru por lo que debía ser bastante fuerte, Yūgao por otro lado conocía muy bien la reputación de este hombre – está bien… – dijo Naruto pensando en que decir – este es mi lugar de entrenamiento así que te voy a pedir que te marches.

– O por favor no sabes lo impresionantes que pueden ser los sellos soy un maestro y nunca se me había ocurrido este tipo de sellos quiero estudiarlos… – miró de uno a otro y luego capto lo que había dicho – espera ¿tú hiciste estos sellos?

El pelirrojo asintió comenzando a molestarse – ¿algún problema con eso?

– Pelirrojo, ojos violetas y una increíble capacidad para los sellos – miró atentamente a Naruto estudiándolo, sabía que el único Uzumaki allí era Naruto su ahijado pero se suponía que era rubio – no, no puede ser… ¿o sí? – se acercó mirando atentamente, la verdad es que este chico tenía un parecido increíble con Kushina – ¿cuál es tu nombre?

Suspiró con cansancio – Naruto Uzumaki – dijo para complacer al viejo y que se marchara.

Pero Jiraiya solo sonrió aún más – Naruto, no puede ser ¿qué te paso? antes eras rubio o por lo menos eso me dijo sensei – comenzó a reírse emocionado – soy tu padrino, la verdad es que debería haber venido antes para entrenarte por los exámenes Chūnin pero me entretuve con mi investigación – la nariz le comenzó a sangrar para molestia de Yūgao – puedo ver que lo has estado haciendo bien pero yo el más increíble y poderoso hombre en esta tierra te llevare a la sima serán el Hokage más poderoso de todos los tiempos…

– No quiero ser Hokage.

– Serás aún más gran… – regresó a ver al pelirrojo impresionado según lo que su sensei le había dicho Naruto quería ser Hokage para que todo lo reconozcan – ¿cómo que no quieres ser Hokage? pero… pero sensei…

Se encogió de hombros – sabrías que deje de querer ser Hokage cuando mi cuerpo cambio… – lo pensó un momento y decidió que este hombre podría enseñarle sobre sellos en especial sobre el sello de su padre y el sello de maldición – mira no me importa el pasado, si eres mi padrino debería odiarte por dejarme a vivir como viví, pero tengo un interés en sellos en especial este estúpido sello que creo mi padre – se levantó la camiseta dejando ver el sello que estaba muy diferente a como Jiraiya lo recordaba.

Me he estado auto entrenando pero ya me di cuenta que no puedo seguir aprendiendo sellos sin un maestro y al parecer tu eres el único maestro de sellos, puedo perdonar pero no olvidar, no doy respeto gratis, tienes que ganártelo y por el momento intentando entrar en mi lugar de entrenamiento no te lo estas ganando – miró a los ojos del viejo – un comienzo seria que te marcharas y me dejaras procesar esto, además de que mi amiga aquí necesita mi ayuda… un segundo paso para ganarte mi respeto es que no se te ocurra venir aquí nunca, ni siquiera cerca entendido – terminó pensando en las muchas mujeres que venían aquí y no queriendo que un pervertido las vea, en especial porque solían entrenar con poca ropa.

Jiraiya quedo impresionado con lo que le estaba diciendo Naruto, la verdad es que lo entendía había dejado al chico en Konoha completamente solo y por lo que sabía había sido abusado de todas las maneras que se lo podían ocurrir.

No es como si no hubiera querido hacer algo, pero su trabajo como espía no era un lugar seguro para un niño tampoco.

Tenía la esperanza de que Naruto lo perdonaría y según lo que Sarutobi-sensei le había dicho el chico nunca era de guardar rencor, pero ahora según parecía perdonaba pero no olvidaba y no era el mismo chico idiota y confiado del que había escuchado.

El mundo ninja era muy duro y tenía la esperanza de cambiar la forma de pensar de Naruto mientras estuvieran entrenando, parecía que ahora no era necesario pero sería mucho más difícil hacer que lo reconozca como algo más que solo un maestro – está bien estoy de acuerdo – comentó suspirando, quería seguir estudiando esos sellos porque eran muy diferentes de lo que había visto nunca, pero también quería estar en buenos términos con su ahijado – nos vemos mañana en la sima de la montaña Hokage a las diez de la mañana.

Con eso desapareció dejando solos al par, Yūgao suspiró y se sacó la máscara mientras entraban a la barrera y desaparecían para el mundo exterior.

Naruto estaba preocupado, Yūgao parecía normal por fuera pero él podía sentir las emociones viniendo de ella en holas – llora – comentó suavemente y llamando la atención de la peli lila.

– ¿Qué?

Se acercó y le levanto la cara tomándola ligeramente del mentón, ambos pares de ojos violeta y marrón se juntaron y los marrones enseguida se cristalizaron por las lágrimas – llora Yūgao, no te lo guardes, no es bueno para ti te lo aseguro yo mejor que nadie lo sé – susurró.

Yūgao suspiró antes de dejar que sus lágrimas caigan, se abrazó a Naruto intentando soportar la presión de la perdida, la tristeza y la depresión – nos… nos íbamos a cazar – susurró en el hombro del pelirrojo.

No dijo nada simplemente dejo su mano izquierda en la espalda y con la derecha comenzó a acariciarle la cabeza, nunca había sido bueno consolando niñas pero había visto hacer eso a los padres cuando sus hijos lloraban así que supuso que era la manera correcta de hacerlo.

Sintió como su furia aumentaba en su interior, tenía muchas ganas de ponerle las manos enzima a Kabuto y destrozarlo parte por parte, pero por el momento dejo eso bien enterrado esos sentimientos serian necesario más adelante.

Decían que los mejores ninjas no tenían ningún sentimiento para poder soportar sus peligrosas y marcadas vidas, pero para él era diferente sentía que sus sentimientos eran la mejor arma, no solo el odio y la furia claro está, también la felicidad y la protección, pero cada uno tenía que ser utilizado en su momento.

En una pelea podría necesitar ese odio y furia que ahora estaba sintiendo por quien había hecho daño a la chica en sus brazos, pero habría otras peleas en la que necesitara la felicidad y protección que sentía por todas sus amigas.

Dejo que la chica se desahogue todo lo que quería ya vería como hacerla feliz más adelante, pero por ahora tenía que soltar toda esa tristeza que había estado conteniendo por la muerte de no solo su prometido sino de un muy buen amigo y un compañero que había conocido por mucho tiempo.

Eso si Orochimaru pagaría, primero tenía que encontrar al nuevo contener del sello para volver a cambiarlo, quería que los planes de la serpiente estén destrozados y si en el proceso podía causarle un gran daño a esa serpiente de mierda mejor.

Y después sería el turno de Kabuto y como lo disfrutaría, lo haría rogar por la muerte y solo se la daría cuando ya ni siquiera se reconozca.


Explicaciones para el capítulo como siempre, en este capítulo decidí ahondar un poco más en la vida de Hinata, no demasiado pero lo justo, su relación con Tayuya parece ir por buen camino y la ayuda a pensar por ella misma y convertirse solamente en lo que su padre quiere.

También utilice este capítulo para juntar a Naruto con dos de las chicas que no habían estado muy incluidas hasta ahora, me parece que con la mayoría he escrito interacciones bastante decentes excepto con estas dos y Anko creo que me faltaría.

Además escribí la escena de Hayate que me parece es un punto bastante importante en la historia a la final porque es la marcha completa de Kabuto al lado de Orochimaru y su salida definitiva de Konoha.

Además estaba seguro que querían un poco de acción, después de tanto entrenamiento y ese tipo de cosas un poco de pelea venía bien.

Y por último Jiraiya al fin apareció, el viejo pervertido entra en la vida de Naruto, pero no será tan fácil que se gane su respeto y confianza, en el canon me pareció raro que el rubio no preguntara por lo menos porque su padrino no estuvo involucrado con su vida y porque no lo cuido como debía hacer.

Yo por lo menos le hubiera dado un par de golpes, el tipo dándose la gran vida mientras yo era literalmente torturado por una aldea completa.

No me jodas, como mierda puedo perdonarlo como si nada, nuevamente Kishimoto no quería un héroe con un patético borreguito besando el suelo que pisaba Sasuke Uchiha, por dios no me jodas.

Me estoy yendo del tema, espero que les haya gustado el capítulo y espero que en el siguiente ya entremos en las finales, nos leemos.

Como siempre espero sus Reviews, Follows y Favorites.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Kekkei Genkai 8594 0 0 2. Peleas uno a uno 8699 0 0 3. Terminan las preliminares 8582 0 0 4. Entrenamiento para las finales 9459 0 0 5. Un sello muy peligroso 9470 0 0 6. Creando un Réquiem 9436 0 0 7. Comienzan las finales 8988 0 0 8. La capacidad de controlar la sangre 9194 0 0 9. La ira del Ichibi 11772 0 0 10. Termina el Réquiem 8473 0 0 11. Akatsuki 8845 0 0 12. El legado del Yondaime 8811 0 0 13. ¿Una mujer legendaria? 9000 0 0 14. Reunión entre Sannin 10056 0 0 15. Matrimonio 9200 0 0 16. Medicina y sellos 8662 0 0 17. Una princesa de hielo 8656 0 0 18. el tesoro de Yuki no Kuni 8047 0 0 19. Medicina milagrosa 8640 0 0 20. Naruto vs Sasuke 9201 0 0