Naruto usuario Chiton el elemento sangre @fxrobalino
Entrenamiento para las finales

Como están, espero que bien, aquí les traigo el cuarto capítulo como siempre espero que les agrade, cumpliendo con lo prometido, quien sabe por cuánto tiempo, el capítulo esta publicado más o menos en un mes, espero seguir con este ritmo aunque sea un poco lento.

Respondiendo Reviews master godragon, no estaba seguro de eso pero creo que el que no se pueda apagar cuando es un implante solo se refiere al Sharingan, con el Rinnegan está siempre activo, pero como dije no estoy seguro. Habrá más golpes al idiota de emosuke espéralo, también si quieres algo específico sobre eso estoy abierto a ideas.

elchan-sempai estoy de acuerdo contigo con esa perspectiva como puedes ver, todo el mundo va a mejorar aunque ciertamente ciertos personajes no aparecerán tanto. Para tus recomendaciones, Karin puede ser muy buena idea, no había pensado en ella pero me agrada, por parte de Samui no estoy muy seguro pero lo tendré en cuenta de todos modos.

Shinigami dxd no te preocupes que ni se me había pasado por la cabeza emparejar a Hinata con Itachi, aún no estoy seguro con quien terminara, incluso puedes dar tu opinión si deseas, la tendré en cuenta. Por parte de que fui muy duro con Hinata, es el mundo ninja todo es complicado, duro y difícil, y si quiero que crezca el personaje tengo que darles su escarmiento en lo que fallan así como se lo di a Sakura, pero como el capítulo anterior lo explico, el problema de la peli rosa no era tanto problema porque era más físico que mental.

Si Kishimoto hubiera hecho bien las cosas al terminar la pelea con los Oto-nin Sakura hubiera cambiado su forma de pensar, pero lo hizo mal y todo siguió como siempre, con Ino fue parecido porque estaban en el mismo problema, pero también ayudo la lejanía que tuvo con el Uchiha después de la academia, por ende estoy usando eso para que crezca ambas no solo como ninjas sino también como personas.

Y si definitivamente fue decepcionante que le hubieran dado el Rinnegan al emo, como ya dije en una nota anterior, creo que Kishimoto se enamoró de su propio personaje.

Chibi-Juubi podría intentar meter a Hanabi en el harem pero sería difícil, por su edad aunque en un mundo como el ninja que carajo importa eso cierto, después de todo voy a emparejarlo con su propia madre, de todos modos está por verse porque Hanabi es un personaje aún más oscuro que su hermana, no se sabe mucho sobre ella.

Agradezco a todos los que mandaron un Review y espero que les siga gustando el fic, con esto los dejo con el capítulo.

Cap4.- Entrenamiento para las finales.

Mientras explicaban la siguiente fase del examen nadie podía prestar atención, estaban nerviosos por Gaara, estaban distraídos por lo que habían presenciado, y estaban melancólicos por cómo termino su compañero.

Pero para los ninjas de otras aldeas no era tan importante, les enseñaron desde pequeños que no había héroes en el mundo ninja, el fuerte se come al débil así era y siempre sería su mundo – ahora tomen uno de los papeles en la caja para saber contra quien les tocara pelear.

Anko paso por delante de cada uno extendiendo una caja de madera con un orificio para la mano, cuando llego cerca de Naruto sonrió un poco coqueta, le guiño un ojo y siguió su camino – ahora ábranlos y digan el número de izquierda a derecha – comentó Hiruzen.

– Ocho – dijo Dosu.

– Cinco – murmuró Naruto aburrido.

Temari bufó – uno.

Su hermano fue el siguiente – tres.

– Seis – comentó Gaara.

– Nueve – susurró Shikamaru aburrido y con ganas de echarse a ver las nubes.

– Siete – dijo Neji con molestia, no entendía que demonios estaban haciendo.

– Dos – mencionó Shino.

Hiruzen asintió aunque un poco preocupado – por ende Sasuke es el cuatro – comentó – ahora Ibiki muestra la forma en que lucharan.

El hombre con cicatrices dio la vuelta una tablilla mostrando el sistema de campeonato para las finales – así que me toca contra Gaara – sonrió Naruto.

Todos vieron contra quien les tocaba pelear, algunos molestos otros emocionados – Naruto – susurró Sakura preocupada por su compañero, el peli rojo era fuerte lo había demostrado pero ¿sería suficiente un mes para prepararse correctamente y pelear contra alguien como Gaara?

Sarutobi se acercó a Naruto sonriendo con preocupación, su nieto estaba por pelear contra alguien que le daba miedo incluso a él, y no, no era por su apariencia o por su forma de ser, o por el instinto asesino amedrentando a todos sin un control real del mismo.

Era porque sabía quién era Gaara, sabía que había sido tratado casi tan mal como Naruto por ser el contenedor del Ichibi, una bestia con cola y por lo poco que había visto una bestia con cola que tenía cierto control sobre su contenedor.

Prácticamente era un bomba a punto de explotar a la mínima oportunidad, no había querido a ese chico en su aldea, no tanto por lo peligroso que podía ser, estaba seguro que con algo de ayuda podía detener al Ichibi sin causar demasiado alboroto en la aldea y sin un daño para el trastornado chico.

Le daba más miedo que Naruto vea en Gaara alguien parecido, le daba más miedo que el Suna-nin cambie la idea de Naruto para con Konoha.

No solo veía al chico como un nieto y no querría tener que detenerlo por cualquier razón, escapando de la aldea para convertirse en ninja renegado por ejemplo, sino que también podía ser posible que el Kyubi llegue a Naruto con eso y se desate un pandemónium que pondría al causado por la misma criatura hace trece años en vergüenza.

El pelirrojo sonrió cuando vio a Hiruzen acercarse – y ¿te parece que fui lo suficiente asombroso en mi primera pelea? – aunque con su manera de actuar parecía que estaba siendo presumido, sus ojos y voz demostraban otras cosas completamente diferentes.

– Excepcional – respondió el anciano divertido – tal vez demasiado excepcional – suspiró pero se rió ligeramente – las caras de algunos de los Jonin no tenían precio.

Naruto ser rió junto con Sarutobi, impresionado porque el de todas las personas se burlara de los Jonin, generalmente lo veía bastante serio y casi no hacía mención al trabajo cuando estaban juntos en momentos más… familiares.

Pero sabía cómo podían ser de estirados algunos de los ninjas, teniendo como principal referencia a Kakashi no era de sorprenderse, así que burlarse de ellos era muy gratificante y demasiado fácil – ¿crees que el consejo intente algo? – preguntó más serio.

– Por el momento no – respondió suavemente – estoy seguro que se quejaran que eres un peligro y todas esas cosas – suspiró nuevamente y se froto el puente de la nariz – pero deben estar interesados en el Kekkei Genkai por lo que no harán nada muy drástico, eso sí de todos modos ten cuidado.

En especial porque Danzō ya debería saber que Naruto no solo era el contenedor del Kyubi sino que tenía una línea de sangre y a toda costa intentaría reclutarlo – no te preocupes – sonrió emocionado – tengo planes para entrenar y no creo que sea tan fácil atraparme con la guardia baja.

Asintió relajado, sabía que Naruto podía escabullirse de todo un escuadrón AMBU, estaría bien por este mes, y una vez lo declaren un Chūnin con todo sus derechos, nadie podría ponerle un dedo encima, con eso el estaría más relajado.

– ¿Qué planes tienes para entrenar? – preguntó interesado, había pensado hablar con Jiraiya para que lo entrenara pero conociendo al chico frente a él y con su nueva forma de ser estaba seguro terminaría matando al Sannin sapo mientras dormía.

Se estremeció de miedo, sus preciados libros no podían desaparecer, no hasta que la pequeña y dulce Kyoko logre su objetivo, sonrió mientras la baba se chorreaba por su mejilla y sangre comenzaba a gotear de su nariz.

Naruto lo vio confundido aunque se imaginaba lo que el viejo pervertido estaba pensando – principalmente entrenar mi línea de sangre – con una mirada dejo en claro que no solo entrenaría con una – pero también pienso arreglar mis posturas de Taijutsu, practicar mucho más Taijutsu otros estilos, Kenjutsu, entre otras cosas.

Asintió aunque se interesó en la parte en que tenía que corregir sus posturas de Taijutsu – ¿a qué te refieres con corregir tu Taijutsu?

– Antes no me daba cuenta – negó con la cabeza sabiendo lo estúpido que había sido como no darse cuenta de algo tan claro, maldito el sello de su padre – me enseñaron todo mal, lo más simple lo hago mal, con lo que me enseñaron he tenido una suerte endemoniada para poder sobrevivir, para lo único que sirve es para hacerme daño yo mismo.

Frunció el ceño con molestia, eso tenía que investigarlo, la academia ninja estaba a cargo del consejo ninja, pero su representante era Hiashi Hyūga, no podía hacer nada para cambiar la enseñanza o ese tipo de cosas, pero para los ninjas que saboteaban a un alumno eso si tenía todo el derecho a castigarlos como mejor le parezca y si Hiashi sabía de esto y no hizo nada para arreglarlo iba a estar en muchos problemas también.

– Vamos te llevo a la aldea – dijo Sarutobi sonriendo, ya se preocuparía por todo eso más adelante – tienes que ir al hospital para que te revisen, y después puedes ir a donde te plazca para entrenar, aunque ya sabes siempre manteniéndote en los límites de la aldea.

Naruto asintió aunque rodó los ojos, poso su mano en el brazo de su abuelo y desaparecieron con un estallido de humo, cuando abrió los ojos estaban en la aldea en la entrada de la torre Hokage.

Hizo nota mental para aprender ese Jutsu que resultaba muy útil, agradeció el paseo y se encamino hacia el hospital, de seguro Kakashi ya estaba allí revisando a su precioso, hermoso y tantas otras cosas, Uchiha, no le interesaba, lo único que el ninja tenia de interesante era el Chidori que lo había visto utilizar en su misión en el País de las Olas.

El mismo se entrenaría, solo necesitaba uno que otro consejo por aquí y por allá, necesitaba consejeros, no un maestro que lo más seguro no lo entrene en lo más mínimo.

Solo podía hacer mucho más que estar esperando a que alguien se digne en entrenarlo como debía.

Buscaría a quien pedir consejo de todo lo que quisiera aprender, por ejempló Gay por más loco que estuviera era el mejor ninja especialista en Taijutsu que había, o Neko la ninja AMBU sería la mejor para pedir consejo en Kenjutsu.

Si eso sería mucho mejor que tener un profesor, además le convenía porque podía avanzar a su propio ritmo en lugar del ritmo que marcara su instructor.

Por ultimo podía robar los Ninjutsu que le gustaran, por algo eran ninjas, se especializaban en robar información, seria sencillo robar el Chidori cuando estuviera haciéndolo o lo más seguro enseñándoselo a Sasuke.

Sonrió ante la idea, ya quería ver la cara de Kakashi cuando utilizara su Jutsu sin habérselo enseñado.

Además tendría que enfrentarse a su peor enemigo, pero estaba seguro a la final valdría la pena, la tan temida y odiada biblioteca, liderada por el peor monstruo que podría existir en la naciones elementales, la directora, no estaba seguro de cómo diablos seguía viva.

Era mucho más vieja que el Hokage y mil veces más fuerte, pero tendría que superar a ese demonio para poder estudiar, hizo una mueca de asco, prefería mil veces la práctica, pero que se iba a hacer, estaba seguro que en ese antro de mala muerte encontraría información valiosa para su formación, tenía que hacer de pecho corazón y soportar la tortura que venía.

Llego al hospital un par de minutos después justo cuando Sakura e Ino salían del lugar, con un par de vendas por aquí y por allá, pero por su forma de comportarse parecía que su amistad estaba resurgiendo muy bien.

Estaba contento por ellas, cuando lo vieron sus ojos brillaron y salieron corriendo para hablar con él – ¿también bienes al chequeo? – preguntó Ino sonriendo.

Asintió mirando a ambas – veo que se encuentran bien – sonrió tanto como Ino haciendo que ambas se sonrojen – me alegra que su amistad este resurgiendo, nunca debieron haberse separado en primer lugar.

El rosa pálido de sus mejillas subió de tono levemente pero sonrieron un tanto melancólicas – algo cambio en esa pelea – susurró Sakura – pero me alegro mucho que lo haya hecho – miró a Ino y luego regreso su mirada a Naruto, aún estaba impresionada por lo alto que era, su cara no había cambiado drásticamente pero se lo veía mucho más maduro, no estaba segura si era el cabello solamente o sus facciones en verdad había cambiado.

Sea como sea se veía muy bien – no solo nuestra amistad – se jacto Ino sacando pecho, lo que atrajo la mirada de Naruto inevitablemente, se sonrojo y tuvo que apartar la mirada rápidamente – hemos decidió tomar enserio el entrenamiento ninja.

Naruto miro a Sakura que asentía contenta – genial – comentó tan emocionado como si nunca hubiera cambiado, pero no podían culparlo eso era algo para festejar, por fin podría ver a esas dos comportándose como lo que eran, Kunoichis de la aldea oculta de la hoja – tal vez podríamos entrenar un par de veces juntos.

Asintieron rápidamente, por alguna razón estaban desesperadas por pasar tiempo con el chico frente a ellas – sería muy bueno – dijo Sakura ya pensando en lo que podrían hacer, era extremadamente inteligente, la parte teórica de ser un ninja la tenía grabada en el cerebro, su problema era la parte práctica, pero al parecer Naruto era todo lo contrario podrían complementase muy bien – ¿pero no habría problemas con tu entrenamiento? – se preocupó instantáneamente, Naruto peleaba contra Gaara – ya sabes tú pelea en las finales es muy peligrosa.

Agitó su mano desechando la idea – no te preocupes, además no solo ustedes mejorarían mucho con eso, me serviría mucho entrenar con alguien más, es diferente que hacerlo solo.

– ¿Pero y Kakashi-sensei? – preguntó Ino confundida – ¿no se supone que tiene que entrenarte para las finales?

Naruto se rió un poco, pero no de burla, por lo menos no para ellas – crees enserio que Hatake se tome incluso el tiempo para considerar entrenarme a mí y no a Sasuke – se rió más fuerte aún – no, lo más seguro es que ya está pensando en cómo entrenar al Uchiha… por mi mejor.

Sakura pensó un poco en todo lo dicho, no se había dado cuenta hasta que Naruto lo había mencionado en las preliminares, pero ahora pensando en cómo habían sido esos primeros meses como Genin se daba claramente cuenta de cómo su sensei asignado los había descuidado completamente.

Diablos ahora se preguntaba como mierda sobrevivió a la misión en el País de las Olas, lo único que podía hacer era lanzar unos cuantos Kunai's con buena precisión, y lo único que aprendió después de eso era a escalar un árbol con Chakra y aún solo con eso se cansaba después de unas cuantas escaladas.

Maldición no era una ninja en lo más mínimo, pero estaba decidida a mejorar dejaría de ver como Naruto iba hacia delante mientras ella se quedaba allí estancada, caminaría a su lado sea como sea – ¿y quién te va a entrenar entonces? – preguntó la peli rosa interesada.

– Solo, no necesito de nadie, solo me encasillaría y me dirigiría hacia un único punto, si entreno solo puedo entrenar lo que se me dé la gana, el mundo es el límite y planeo superarlo incluso – hablaba con tanta fuerza y confianza que se quedarse allí estáticas fascinadas por el chico – solo necesito unas cuantas pautas para saber que estoy haciendo lo correcto claro – se sonrojo un poco y se rasco la nuca.

Se rieron, definitivamente parte del antiguo Naruto seguía presente, lo que era muy gratificante, Naruto había sido como el sol, le daba alegría a todo el mundo con su forma de ser.

El que hubiera madurado bastante no significaba que eso se había perdido – bueno entonces nosotras te podemos ayudar mucho – dijo Ino golpeando la espalda de Sakura – incluso la frente aquí es una biblioteca andante – se rió cuando recibió la mirada molesta de su amiga – nosotras somos la teoría y tú la práctica, el entrenamiento ira bien.

Naruto asintió con una sonrisa de medio lado, se encargaría de enrumbar correctamente a estas dos al mismo tiempo que lo ayudaban, esperaba con ansias comenzar el entrenamiento – como sea, será mejor que entre para el chequeo de una vez.

Asintieron y con una despedida se alejaron, Naruto entro al hospital pero no había pasado los diez metros cuando Kakashi apareció enfrente a él leyendo su novela porno como siempre – Naruto pienso entrenar a Sasuke pero no te preocu… – levantó la cabeza al darse cuenta que Naruto ya lo había rodeado y caminaba hacia el mostrador.

– Señorita quiero hacerme el chequeo después de las preliminares del examen Chūnin – la enfermera abrió la boca impresionada con el chico que veía frente a ella, extrañada levemente saco unos cuantos papeles y se los entrego.

– Por favor llene este formulario y enseguida un doctor lo atenderá.

Asintió y se alejó nuevamente – Naruto como te decía… – nuevamente tuvo que callarse por Naruto caminando lejos – escúchame maldición – explotó furioso.

– No necesitas decirme nada Hatake – respondió el pelirrojo mirándolo con esos ojos violetas tan penetrantes y aterradores – me interesa poco lo que hagan tú y tú noviecito, no necesito que me consigas un instructor y no necesito que me vuelvas a hablar, a menos que quieras que te corte la lengua.

Con eso se alejó nuevamente y se sentó en uno de los cómodos sofás de la sala de espera, Kakashi estaba tan sorprendido que ni siquiera se quejó por lo dicho o la forma en que se lo dijo.

Al ver a gran parte de los médicos y pacientes viéndolo decidió alejarse rápidamente, desaprecio tan rápido como pudo, apareció en un pasillo del hospital y comenzó a caminar hacia la habitación de su novi… de Sasuke – ese muchacho cada vez está peor, descubre que tiene una línea de sangre y ya cree que es el rey de las naciones elementales, tendré que hablar con Hokage-sama para que haga algo.

Giro en una esquina y vio a dos AMBU tirados en el suelo, se acercó rápidamente y les tomo el pulso, estaban muertos, apresurado abrió la puerta de Sasuke y encontró al peli blanco que se rindió en las preliminares cerca de su pupilo.

Rápidamente levanto la mano para atrapar el bisturí que Kabuto había tenido en su mano hace unos segundos – ¿qué es lo que quieres con Sasuke? – preguntó adelantándose listo para una batalla.

– Eso es para mí saber – respondió Kabuto con una sonrisa dándose la vuelta – eres muy bueno ¿no? ninja que copia.

Parecía estarce burlando de él lo que lo molestaba mucho – no hablaría mucho, o tendré que enseñarte buenos modales – levantó un Kunai y dio un paso más cerca – ¿estas aliado con Orochimaru?

Kabuto sonrió – quien sabe – respondió encogiéndose de hombros – de todos modos te enteraras más adelante aunque no esté en este lugar – sacó su propio Kunai especial y lo coloco cerca a la garganta de Sasuke – pero no estaría tan confiado, claramente tengo toda la ventaja aquí.

Con un movimiento rápido Kakashi logro hacer que Kabuto quedara en el suelo, enseguida noto como se levantaba uno de los AMBU supuestamente muerto, sonrió mientras su clon entraba al lugar y rodeaban a Kabuto.

Estaba por atacar nuevamente cuando el otro cuerpo se levantó y huyo por la ventana, se asomó solo para darse cuenta que era el verdadero – al ser hijo del jefe de médicos del hospital le dio una ventaja – murmuró mirando a los dos cuerpos en el suelo – es demasiado bueno, sería muy peligroso si está trabajando para Orochimaru.

Regreso a ver a Sasuke suspirando al verlo bien, aún inconsciente por todo lo que había pasado pero bien al fin y al cabo, reviso la marca de maldición dándose cuenta que estaba completamente bajo control.


Era impresionante aun estando dormido podía dominar perfectamente la marca, definitivamente no había ninja más impresionante que Sasuke, sonrió un poco colocando una mano en la frente del azabache y se relajó por el momento.

Salió de la consulta completamente igual a como entro, el doctor había estado tan impresionado con su cambio que lo reviso aún y cuando quería que se alejara del hospital tan rápido como pudiera.

Después de todo ese cambio podía convertirse en el descubrimiento más importante hecho por un médico, solo tenía que estudiarlo, pero cuando entraron al consultorio y sintió esos ojos violetas viéndolo atentamente se aterro tanto que simplemente lo reviso.

Casi se orina del miedo al tener a Naruto tanto tiempo viéndolo atentamente, era extraño porque ciertamente el pelirrojo no hizo nada para hacerlo sentir así, había atendido a suficientes ninjas para saber cuándo lo intentaban.

Mientras salía del hospital recogió un olor que reconoció enseguida, sonrió un poco y se encamino al cuarto donde más concentrado estaba ese delicioso olor.

Abrió la puerta con cuidado y poso sus ojos en la belleza de cabellos azabaches, estaba dormida y suspiraba suavemente entre sueños, nuevamente capto el olor extraño que percibió en las preliminares.

Se preguntó que era así que se acercó para revisar a la chica, solo esperaba no despertara y lo crea un acosador o un pervertido, estaba completamente seguro que ni su explicación lo salvaría de una paliza, hizo una mueca cuando percibió el olor más fuerte – huele a muerto – se quejó mientras tosía suavemente – pero de donde viene.

Era como si ese olor se pegara al delicioso olor que Kin desprendía, con algo de miedo y temblando estiro la mano hasta tomar la manta y la levanto, se parto rápidamente sonrojado al notar que solo estaba usando su ropa interior.

Respiro rápidamente intentando tranquilizar su acelerado corazón, era la primera vez que veía una chica de ese modo y aunque la vista había sido magnifica no quería convertirse en un pervertido, bueno por lo menos no cuando la situación no lo requiera.

Se volvió a acercar y levanto la cobija respirando pesadamente por lo que sabía que vería, escaneo el fabuloso cuerpo de Kin, su ropa interior negra contrastaba contra la pálida piel, pero la hacía verse muy bien, antes de que su mente se fuera por la cuneta noto una especie de tatuaje en el ombligo plano de la chica.

Extrañado toco el extraño símbolo, enseguida noto que el olor a muerte venia de eso, recordó enseguida el sello que tenía el mismo en el mismo lugar – así que esto es Fūinjutsu – estudió atentamente el sello trazando cada patrón y cada runa grabada.

– ¿Qué haces? – preguntó una voz entre enojada y avergonzada.

Naruto sintió como su piel se salió de sus huesos mientras saltaba hacia atrás – yo… yo solo… estaba – miraba para todos lados tan rojo como su cabello y movía las manos de un lado a otro intentando explicar con gestos lo que no podía con palabras – olor… delicioso… olor… muerto.

Se calló cuando escucho las risas, regreso a ver a Kin que estaba sentada en su lugar aún medio desnuda, riéndose de él, no se quejaba la vista de la hermosa chica vestida de ese modo con el sonido de su risa como fondo lo tenía en un extraño trance, como si su cerebro se hubiera convertido en puré – eres muy gracioso – dijo Kin, cuando se dio cuenta de cómo el chico la estaba viendo se sonrojo un poco y se tapó – que hacías aquí y viéndome desnuda.

Despertó rápidamente y negó con la cabeza y las manos al mismo tiempo – no, yo no te estaba viendo – respondió – bueno si te estaba viendo, pero no vine por eso – se calló respirando hondo para no confundirse el mismo y a la chica – bueno seguí este olor hasta aquí, pero de repente olí otro como… como a muerto.

– ¿A qué te refieres con oliste? – preguntó levemente molesta, pensando con que le estaba diciendo que olía mal.

– Bueno mis sentidos están mejorados – comentó suavemente para no molestar más a la chica – olías delicioso la verdad – susurró sonrojado – pero al mismo tiempo de ti venia ese olor a muerte muy extraño, así que revise un poco y note ese sello – apuntó a su ombligo – de ahí viene ese olor.

Kin inclino la cabeza confundida – este sello, me lo dio Oro… – se calló enseguida sabiendo que no podía decir nada.

Naruto entrecerró los ojos sabía que trabajaba para Orochimaru por el olor suave a serpiente – sea lo que sea – dijo Naruto para que no siguiera retorciéndose en su lugar – no debe ser nada bueno si desprende olor a muerte.

Miro al chico con atención – crees que es malo – mencionó confundida – ¿por qué me daría algo malo?

Se encogió de hombros – supongo que conoces a Orochimaru mucho mejor que yo – murmuró ignorando la mirada asombrada de la chica – pero de lo poco que lo conozco no le interesa nadie más que él mismo, si te dio ese sello es por algo sumamente malo, por lo menos para ti – se acercó un paso y movió su mano nerviosamente – puedo verlo, yo tengo algo parecido.

Mando Chakra a su ombligo para que se mostrara el sello, pasaron en silencio un minuto estudiándose mutuamente antes de que Kin retirara la cobija y se levantó para que Naruto vea el sello atentamente – ¿sabes Fūinjutsu?

Naruto negó con la cabeza levemente, distraído por el sello – no puedo decir que se sobre Fūinjutsu, pero de cierto modo parece que lo entiendo, no tanto como para decirte exactamente que es o como funciona – se encogió de hombros y paso el dedo por una runa, mandaba pequeñas cantidades de Chakra, utilizándolo como sonar, se le había ocurrido en ese momento, utilizando su habilidad sensorial, fusionando ambas podía reconocer de cierto modo qué clase de sello era.

Paso el dedo por la runa en el centro y enseguida se sintió mareado y le dieron ganas de vomitar, justamente era como si el sello exudara muerte.

Kin vio a Naruto ponerse pálido y se asustó – ¿qué sucede?

– No estoy completamente seguro de lo que es – comentó levantándose y sentándose en la cama, le costaba mantenerse en pie – al principio parecía algún sello de invocación, pero después note que se conectaba a tu vida y a… algo, no sé cómo decirlo – negó con la cabeza – pero al estudiar la runa del centro, me di cuenta que es un sello de sacrificio de algún tipo.

La azabache se sentó junto a Naruto igual de pálida – es… estas diciéndome que me van a utilizar de sacrificio – susurró.

– Si, es a lo único que puedo llegar, aunque no se mucho sobre sellos – suspiró colocando una mano en el hombro de la chica y sonrió – no te preocupes, mi familia ha sido experta en Fūinjutsu desde hace tiempo, voy a estudiar e investigar sobre este sello y veremos la manera se deshacerlo, o por lo menos pasarlo a alguien más.

Lo abrazo por alguna razón sintiéndose mucho mejor, la presencia, la voz y la mano de Naruto en su hombro la tranquilizaban y le daban la seguridad de que estaría bien – ¿por… por qué haces esto?

El pelirrojo se encogió de hombros y sonrió – supongo que está en mi naturaleza el ayudar a la gente cuando puedo – sonrió y negó con la cabeza – por lo menos cuando esa persona me agrada.

Se despidieron acordando encontrarse en la entrada al bosque de la muerte para seguir estudiando sobre el sello y Naruto se marchó, se dirigió directo a su apartamento, estaba cansado y quería dormir un poco, descansaría el resto del día y podría comenzar con su entrenamiento al día siguiente.

Mientras caminaba muchas personas lo regresaban a ver, claramente no lo reconocían como el chico demonio, pero lo más sorprendente era ver a las mujeres suspirar por él, no estaba acostumbrado a ese tipo de reacciones.

Lo ignoro lo mejor que pudo y siguió su camino, en el trayecto hacia su departamento decidió entrar a Ichiraku Ramen para comprar un poco del mas delicioso platillo sobre la faz de la tierra, con una sonrisa entro al local y se hizo presente aunque mucho más calmado que antes.

Ayame salió de la parte trasera sonriendo, pero se quedó completamente de piedra cuando vio al guapísimo hombre parado en la entrada, estaba por comenzar a babear cuando noto las marcas en las mejillas, como si fueran bigotes – ¿Naruto eres tú? – preguntó confundida.

El pelirrojo sonrió y asintió acercándose – muchas cosas han cambiado Ayame-chan – mencionó sentándose – pero si soy yo.

La castaña lo miro de arriba abajo, por lo menos lo que podía ver y recordando lo que había visto, Naruto era de su estatura, su cuerpo estaba musculoso, el rostro parecía haber perdido toda la grasa de bebe, el cabello largo, rojo con manchas negras lo hacía parecer un chico malo – estas caliente – soltó sin darse cuenta.

Enseguida se sonrojo tanto como el cabello de Naruto y se tapó la boca con las manos, Naruto la miro un poco parpadeo un par de veces y sonrió – gracias – dijo contentó, era la primera vez que alguien le decía algo así en lugar de a Sasuke – tu eres muy hermosa.

Asintió mientras miraba al tablero felicitándose por haber respondido tan bien y tan rápido, incluso sin tartamudear, no noto como Ayame se estaba sonrojando por andar metido en su propio mundo – ¿entonces que te doy? – cuestionó la chica intentando apartar ideas extrañas por el momento, hasta hace una semana pensaba en el rubio idiota como un hermano bastante molesto y ruidoso y ahora que se había convertido en ese dios pelirrojo en lo único que podía pensar era en cometer incesto.

Tenía que calmarse, después podía ponerse de acuerdo con sus sentimientos e ideas, por el momento lo mejor era no ver a Naruto o terminaría jalándolo detrás de la barra y violándolo – dame diez tazones de ramen de cerdo para llevar.

Asintió aun viendo hacia otro lado y comenzó a preparar la comida, estaba tan acostumbrada a preparar ramen para Naruto que lo hacía a una velocidad increíble y sin siquiera fijarse, suponía que era un de las ventajas de tener un cliente tan exigente, los demás parecían simplemente caminar a pasos de tortuga.

De todos modos no pudo evitar ver a Naruto de reojo, comiéndose con la mirada ese cuerpo y salivando mientras se imaginaba pasar su lengua por los pectorales y morder el hombro.

Agitó su cabeza rápidamente y se amonesto mentalmente, termino de preparar la comida, la empaqueto y se la entrego – gracias, voy a comenzar a entrenar para las finales así que supongo no nos veremos durante este mes – se despidió agitando la mano y se marchó.

Ayame no se había dado cuenta de nada, Teuchi entro en ese momento y se extrañó al ver a su hija parada como estatua en la barra, toco su hombro y la movió un poco – ¿hija estas bien?

Ayame estaba completamente roja – papá creo que quiero cometer incesto – mencionó haciendo al pobre hombre ponerse pálido, luego rojo como tomate, dio un par de pasos lejos y se agarró el pecho donde su corazón martillaba rápidamente.

– Yo… yo… – tartamudeo – no creo que siento igual que tu hija, tu madre ella es lo más importante para mí.

Ayame lo regreso a ver frunciendo el ceño – que demonios piensas viejo pervertido – lo golpeo en la cara tirándolo al suelo, luego se sonrojo de nuevo y miro hacia la salida – crees que a Naruto le gusten las mujeres mayores.

El adolorido hombre se quedó en el suelo mirando a su hija como si estuviera loca – ¿por… por qué no le preguntas? – comentó suavemente para no atraer de nuevo la furia de su hija, de todos modos estaba más tranquilo ahora que sabía a qué se refería Ayame – en cuanto a lo de incesto…

No termino porque Ayame lo volvió a golpear – estoy segura que si me pongo ropa un poco más reveladora atraeré la atención de Naruto – sonrió alejándose ignorando a su padre gimiendo de dolor en el suelo – no puedo creer que seas ese tipo de pervertido papá, eres el colmo.

Teuchi solo podía pensar en que las mujeres estaban completamente locas. Naruto llego a su apartamento con tranquilidad, por algunas razón los tipos que solían molestar en el barrio rojo salieron corriendo cuando los miro.

Mejor para él, así no tenía que estarce preocupando por darles una paliza, su ramen se enfriaría si se demoraba.

Entro al austero y destartalado apartamento de una habitación, una sala, un baño y una cocina, dejo el ramen en el mesón que separaba la cocina del comedor porque la mesa tenía una pata remendada y no quería que su comida se regara por accidente.

Se sentó y comenzó a comer pensando en cómo iniciar su entrenamiento, además tenía que investigar sobre ese sello en el ombligo de Kin y tenía que mejorar muchas deficiencias, sería un mes bastante cansado estaba seguro, ahora que lo pensaba iba a pasar mucho tiempo con varias chicas hermosas, estaba de suerte, siguió comiendo sin darse cuenta de cómo el zorro se reía en su cabeza.

– "O mocoso, no sabes la suerte que tienes" – se rió un poco más – "al principio dolerá, pero al final me lo agradecerás, estoy seguro" – terminó con una risa macabra antes de atorarse y tener que detenerse para poder respirar.


Danzō estaba estudiando atentamente los papeles que le había entregado uno de sus AMBU raíz, la primera parte trataba sobre Orochimaru apareciendo en los exámenes Chūnin en busca de Sasuke Uchiha.

Estaba frustrado porque resultaba que la serpiente traidora había logrado implantarle una marca de maldición, ese tipo de Fūinjutsu puede dotar al portador con una gran cantidad de poder, un poder impresionante que te tentaba te hacia adicto por lo que buscabas más, necesitabas obtener más poder, pero llegaba un punto en que el cuerpo ya no lo soportaba y… morías, así de simple.

El Uchiha ya tenía problemas mentales, por eso le había dicho a Sarutobi que él lo tomaría para destruir todos sus sentimientos y razonamiento, para que se convierta en una máquina de matar fiel a la aldea… pero principalmente fiel a él.

No acepto del mismo modo que se negó a que tomara al Jinchūriki, hubieran sido dos asombrosas y poderosas armas útiles para Konoha, pero el idealismo de Hiruzen era un problema, tenía que desaparecerlo de algún modo para tomar el puesto de Hokage y llevar a la aldea a donde debería estar.

Ahora tenía un problema, si conocía tan bien como creía a Orochimaru, el muy estúpido dejo parte de su Chakra en la marca de maldición, lo que haría que el Uchiha lo buscara para más poder.

No sabía que quería con el mocoso pero estaba seguro no era nada bueno para sus planes, pero no podía hacer nada, si movía un dedo contra Sasuke Uchiha tendría a Hiruzen y los consejos sobre él, cosa que no quería, así que deshacerse de esa peste por el momento estaba negado.

La segunda parte del reporte era lo que más le interesaba, podía estar matando dos pájaros de un tiro si jugaba correctamente sus cartas.

Naruto Uzumaki, ese niño hubiera sido su obra maestra, pero no pudo atraparlo a tiempo, no solo era el contenedor del Zorro de las nueve colas, sino que era un Uzumaki, y ahora era un Uzumaki completo al parecer, siempre pensó que algo salió mal cuando el escuincle nació porque no tenía el cabello color rojo de su madre.

Ahora estaba… arreglado y mejorado, y tenía una línea de sangre impresionante, defensa absoluta, ataque rápido, certero y poderoso, con un poco de entrenamiento seria aún mejor de lo que pensaba.

Ya demostró una habilidad impresionante en los exámenes y eso que solo había descubierto su habilidad recientemente, en un mes sería fantástico verlo.

Si lograba controlar ese Kekkei Genkai, junto con el poder del Zorro, no solo podría llevar a la aldea a lo más alto sino que podía llegar a conquistar las otras grandes naciones elementales.

Si actuaba bajo las sombras también podría hacer que el Uzumaki se deshaga del Uchiha antes de que Orochimaru pueda llevárselo.

Como decía dos pájaros de un solo rápido y precisó tiro, además con eso podía llegar a asesinar a Sarutobi y una vez alcance el puesto que se merecía atacaría a las otras aldeas y haría lo que nunca se había hecho, unir en una sola a las naciones elementales, todo liderado por él.

– Quiero que espíen a Naruto Uzumaki noche y día – comentó dejando los papeles en su escritorio – quiero saber qué es lo que está haciendo cada segundo de su vida, es necesario que sepan todo acerca de él, y quiero un reporte detallado sobre lo mismo cada día.

– Hai – dijo el AMBU raíz con la máscara de un lobo.

Con eso desapareció dirigiéndose al departamento de Naruto para espiarlo como se le dijo que haga, Danzō tomo otros papeles a su lado derecho y los leyó rápidamente – así que Suna ha estado aumentando su armamento militar – murmuró leyendo atentamente – Oto también.

Se quedó pensando un momento en que podía representar esto, si ambas aldeas estaban elevando su armamento quería decir que intentaban algo, el problema era ¿qué?

Podía ser que ambas aldeas tuvieran un desacuerdo y estaban preparándose para atacar a la otra, tampoco sería la primera vez que un Kage atacaba por puro capricho, había tantas variables que era difícil saber cuál podría ser la verdadera, pero si ambas se atacaban entre sí podría ser algo bueno.

Había escuchado que Oto era una aldea impresionante que estaba subiendo de nivel rápidamente, nadie sabía quién era su líder, pero para tener tan impresionantes Shinobis en sus filas en tan poco tiempo era alguien muy poderoso e inteligente.

Si estaba en lo correcto Suna tenía todas las de perder esa batalla, y podría necesitar ayuda de Konoha, podía aprovechar ese altercado para asesinar a Hiruzen, sería la excusa perfecta, solo tenía que pensar en cómo conseguir la mayoría de botos para ser el próximo Hokage.

– Sigan investigando, si esto va a llegar a una guerra quiero saberlo – dijo mirando a los dos AMBU frente a él, uno con mascara de halcón y otro con mascara de búho.

Ambos desaparecieron para acatar órdenes mientras Danzō sonreía por cómo estaban resultando las cosas, con cada día que pasaba parecía que le resultaría más fácil conseguir lo que quería, solo necesitaba una cosa.

Una cosa sumamente importante, Naruto Uzumaki era la clave, era la llave que abriría las puertas a algo sumamente grande e importante, se quedó viendo la foto del ahora pelirrojo, había esperado años para esto y por fin, con un solo cambio todo parecía encajar donde debería, solo tenía que esperar un poco más.


Habían pasado un par de días desde el término de las preliminares, Naruto había encontrado un buen lugar para entrenar, era alejado de la aldea, cerca tenía unas aguas termales naturales que servían para refrescar sus músculos después del intenso entrenamiento.

Estaba prácticamente escondido entre una ladera y los enormes y gruesos arboles del bosque así que nadie lo molestaba allí.

El lugar estaba tan alejado de la aldea que a duras penas cumplía la condición del Hokage para no salir de los límites de la misma y se lo había encontrado por pura casualidad.

El día siguiente de las preliminares se había dado cuenta de un ninja espiándolo, nadie sabía de su habilidad sensoria, así que podía sentir el Chakra del espía, pero se escondía muy, muy bien, tanto que algunas veces había tenido que basarse solamente en sus sentidos hipersensibles.

Había estado huyendo del ninja, intentando perderlo sin que se diera cuenta, para cuando lo logro estaba sumamente alejado de la aldea y miraba con asombro a las aguas termales escondidas.

Se aseguró de que el lugar se mantuviera en completo secreto porque parecía un pequeño paraíso.

Después de admirar un poco el lugar decidió comenzar a entrenar, comenzando con control de Chakra, sus reservas eran tan grandes que caminar por los arboles no era suficiente, fue en ese momento que recordó la pelea de Hatake con Zabuza.

Habían estado peleando sobre el agua, como si fuera suelo sólido, intento hacerlo con el mismo método de la caminata sobre árboles y pronto se dio cuenta que no servía de nada.

Termino empapado y levemente frustrado, se desnudó para que su ropa se secara y se metió al agua, después levanto un pie y concentro Chakra para ver cómo funcionaba en el agua, se dio cuenta enseguida cual era el problema, al concentrar cierta cantidad de Chakra en la planta del pie solo permitía que un pequeño punto se mantenga estable, pero como el agua estaba en constante cambio ese punto desaparecían enseguida y por ende perdía el apoyo.

Estuvo todo el día cambiando de pie constantemente para ver como tenía que concentrar el Chakra en sus pies para mantenerse sobre el agua.

Cuando regreso a su departamento, estaba sumamente cansado y los músculos de las piernas le dolían como nunca antes, pero también estaba decidido a pararse sobre el agua.

Así pasó dos días completos más pero para la noche del tercer día estaba parado en el agua tranquilamente.

Lo siguiente era el caminar, pero lo entendió muy rápido, solo faltaba práctica y más práctica, de lo que si se dio cuenta es como su control de Chakra mejoraba con cada día que practicaba, el problema es que su Chakra aumentaba y otra vez tenía que comenzar.

Así que se le ocurrieron barias ideas para mejorar su control rápidamente, eran métodos prácticamente suicidas, como hacer flexiones, apoyado en la punta de un Kunai.

Con su Chakra tenía que mantener el Kunai perpendicular al suelo en todo momento, al mismo tiempo tenía que mantenerse él sobre el Kunai, con una fina capa de Chakra para no hacerse daño y al mismo tiempo hacia las flexiones.

Como decía métodos suicidas, pero no tenía otra opción a menos que quisiera tener problemas, sus tremendas reservas no solo afectaban a su control, sino que desperdiciaba cantidades anormales del mismo con cada técnica que hacía y al desperdiciar Chakra la técnica utilizada también perdía poder.

También paso tiempo practicando con sus tres Kekkei Genkai, si quería hacer un buen papel en las finales y no solo ganar sino demostrarle a Gaara lo que era el terror, entonces tenía que manejar sus habilidades lo mejor que podía, si podía llegar a combinarlas aún mejor.

Pero no solo paso tiempo entrenando, también se aventuró al averno, esa vieja parecida a Cerbero lo mato del susto cuando entro, pero lo dejo pasar prácticamente amenazándolo con no hacer ruido o conocería un dolor más grande que la peor tortura hecha por Ibiki.

Quiso salir corriendo hacia las estanterías para alejarse de la vieja, pero cuando su zapatilla chirrió en el suelo limpio, incluso podía ver su reflejo, la mujer le mando una mirada que le heló la sangre.

No sabía cómo es que Konoha necesitaba ninjas con esa vieja, si al Hokage se le ocurría utilizarla en primera línea para alguna guerra tenían la victoria en el bolsillo.

De todos modos comenzó a buscar todo lo que pudiera encontrar en la biblioteca que le sirviera, y como espero se encontró una sección repleta de tomos para ninjas, envejecidos y polvorientos, parecía que nadie los había tocado en décadas.

La mayoría eran Ninjutsu categoría C, nada muy impresionante pero si se utilizaban correctamente podía ser tan efectivos y dañinos como Ninjutsu categoría A.

Había todo tipo de técnicas, desde fuego que era el más común, hasta viento que era el que menos tenia, en uno de los libros se enteró que cada ninja poseía una afinidad, había pocas personas que podía utilizar dos, como Haku que fusionaba viento y agua para hacer hielo.

Lógicamente no solo se necesitaba la afinidad para poder hacer el hielo, por lo menos no a un nivel tan impresionante como el de Haku, se tenía que tener una afinidad al hielo mismo.

Entendió por qué había tan pocas técnicas de viento ya que en Konoha la afinidad era casi nula.

Para saber que afinidad tenia se necesitaba un papel especial, hecho a base de un árbol que se alimentaba de Chakra, si el papel se cortaba era viento, si se arrugaba era rayo, si se hacía pedazos tierra, si se mojaba agua y si se hacía cenizas fuego.

Enseguida busco donde comprar el papel, lo encontró en una de las tiendas especializadas para ninjas pero era una de las tiendas que lo odiaban, si no lo mandaban sacando le cobraban las cosas más simple al precio de las cosas más costosas, no quería saber cuánto le cobrarían el papel.

Pensó en entrar y probar suerte con su cambio de apariencia pero se había dado cuenta que se había corrido la voz y ya todo el mundo sabía del mismo, es más había escuchado un rumor de que el Kyubi era el que estaba en posesión de su cuerpo ahora.

Pobres ilusos, estúpidos, de todas formas tuvo que buscar otra manera de conseguir el papel, y la única que se le ocurrió y serviría, era tragarse el orgullo y pedir ayuda a alguien.

Enseguida pensó en su figura de abuelo, pero debería estar muy ocupado si los gritos que escucho cuando se acercó a la torre le decían algo.

Por suerte un hermosísimo ángel bajo del cielo, literalmente, y lo ayudo, técnicamente Kurenai le había caído encima, al estar saltando de techo en techo sin darse cuenta, no es que se quejara estar apresado por esos grandes y suaves pechos había sido una experiencia igual a comer Ramen.

Conversando un poco se le había salido lo que quería y Kurenai muy molesta al enterarse lo que hacían en la tienda se ofreció a comprarle todo lo que necesitara, solo tenía que decirlo y estaba hecho.

Le coloco un Genjutsu lo suficientemente fuerte para los civiles pero no para los ninjas y entraron a la tienda tranquilamente, a la final no solo compro el papel sino que prácticamente le desfilo un sin número de prendas a una sonrojada y casi babeando Kurenai que parecía estarce divirtiendo mucho, él lo único que estaba era mortificado.

En especial porque incluso lo hizo probarse ropa interior, cuan avergonzado había estado al salir casi a media tienda puesto solo un bóxer negro con unos cuantos zorros naranjas.

¿Por qué tenía ese tipo de ropa si odiaban a los zorros? no sabía, pero le había gustado.

Al parecer a Kurenai le gusto más e incluso se aparecieron Anko y Hana sus dos mejores amigas que la habían visto mientras caminaban fuera de la tienda, entre las tres lo había hecho ponerse tan rojo que no estaba seguro como no hizo combustión espontánea allí mismo.

Por suerte la tortura no había durado mucho más y pudo irse a su apartamento para dejar la ropa nueva y enseguida probó el papel, cargo un poco de Chakra y espero un par de segundos.

El papel se partió por la mitad, una de las mitades se arrugo y la otra si hizo cenizas, estaba asombrado porque tuviera no solo una sino tres afinidades, según sabia era muy raro más aún a su edad.

A la final el viento era su más fuerte afinidad, pero con la práctica podía hacer de esas tres afinidades sumamente poderosas.

Lástima que no había tenido una combinación, le había gustado el elemento lava o tormenta, pero con sus tres Kekkei Genkai para que quería más. Ahora sabiendo cuales eran sus afinidades se enfocó en encontrar técnicas de ellas, pero no descuido las otras dos porque aún si no eran muy fuertes podía hacer técnicas que podían salvarle la vida si era necesario.

A la final una semana después de comenzado su entrenamiento aunque pareciera que no avanzo mucho, lo había hecho con creces, tenía una gran variedad de técnicas de Ninjutsu, su control de Chakra mejoraba rápidamente y su manejo de sus Kekkei Genkai aumentaba considerablemente.

Y como último pero no menos importante esa pequeña cita con Kurenai le había abierto los ojos y se fijaba en las mujeres con otra perspectiva.

Es como si hubiera estado viviendo en una cueva y por fin encontraba la salida para ver en todo su esplendor la más grande creación en la tierra, llámenlo pervertido si quieren pero ahora si se fijaba en los… atributos de una mujer.

Los pechos, los glúteos, las piernas, las curvas, los ángulos del rostro, el color de ojos, el color del cabello, la lista seguía y seguía, estaba parado en el edén y no se había dado cuenta nunca.

Lo único malo es que lo distraía de su entrenamiento, en especial en ese momento que estaba entrenando no solo a una sino a dos hermosas chicas – ¿cómo encontraste este lugar? – preguntó Ino mientras estiraba los músculos para no sufrir ningún desgarro o algo parecido.

Eran las cinco de la mañana y aún estaban medio dormidas, pero a esa hora había quedado con Naruto y no podía desperdiciar una oportunidad como esa – sí, es bellísimo – terminó Sakura haciendo lo mismo que la rubia.

– Fue pura suerte – respondió Naruto solo esperando por las chicas para comenzar, no tuvo que hacerlo mucho – bien comencemos por lo básico, control de Chakra – se acercó a la laguna de aguas termales y sonrió – si bien los llamamos ejercicios de control de Chakra, también aumentan el mismo de forma exponencial mientras más lo practiques, el escalar un árbol es lo más básico y por ende aumenta poco Chakra pero caminar sobre el agua…

Se calló mientras daba unos cuantos pasos delante, para asombro de las chicas Naruto estaba caminando sobre ella como si fuera el suelo mismo – ¿cómo haces eso? – preguntó la peli rosa emocionada.

– Es al mismo tiempo parecido y diferente a escalar un árbol, es parecido porque tienes que conectarte con el agua como si fuera el tronco de un árbol para saber cómo y cuánto Chakra tienes que canalizar, pero es diferente porque varía a cada segundo y tienes que estar cambiando la cantidad constantemente alrededor de la planta del pie.

Asintieron comprendiendo a medias lo que Naruto le decía – ¿y entonces como lo hacemos? – preguntó Ino.

– ¿Trajeron los trajes de baño? – cuestionó de regreso el pelirrojo, sonrió cuando las chicas asintieron – bien porque pasaran metidas mucho tiempo en el agua, al principio solo lo harán con un pie para que se vallan dando cuenta por ustedes misma como tienen que canalizar el Chakra.

Se fueron a cambiar rápidamente y regresaron puestas, Ino un traje de dos prendas en color azul oscuro y Sakura uno parecido de color lila, no se había dado cuenta pero ambas estaban comenzando a crecer, la rubia un poco más que Sakura pero ya ambas tenían pecho y crecía con forme ellas lo hacían, además las cuervas comenzaban a asentarse deliciosamente y sus piernas parecían infinitas.

Estaba con la boca abierta viendo a esas dos bellezas, pero se despertó cuando escucho las risitas de ambas, se sonrojo y aparto la mirada rápidamente para no seguir haciendo el ridículo – puedes ver Naruto – dijo Sakura emocionada, después de todo el pelirrojo era guapo, fuerte y a pesar de apreciarlas no estaba siendo un acosador – de que otra manera piensas enseñarnos si no lo haces.

Asintió y se encamino hacia ellas mirando hacia la laguna – eres lindo cuando estas sonrojado – murmuró Ino, los tres se sonrojaron por el comentario, y por extraño que parezca a Sakura no le importaba que Ino dijera eso.

– Ustedes son muy hermosas – susurró el pelirrojo de regreso, ambas se sintieron muy cálidas por el sincero e inocente, en cierta medida, comentario – como sea entren al agua y comencemos.

Se metieron al agua y bajo la penetrante mirada de Naruto fueron siguiendo sus indicaciones, era muy complicado, muchísimo más que escalar un árbol pero estaban seguras que con Naruto enseñándoles pronto lograrían hacerlo y mejorarían rápidamente.


Había salido por fin del hospital, su primo en verdad la había dejado herida, casi había dañado por completó unos cuantos Tenketsu, sus músculos estaban por desgarrarse completamente… pero lo más importante, su corazón casi había sido dañado sin reparación.

Si se hubiera quedado peleando podía haber terminado muerta con seguridad, y si no lo hacía hubiera terminado con problemas del corazón de por vida, y según lo que le dijeron hubiera tenido que usar un respirador artificial constantemente para que su corazón no se sobrecargue y su sangre permanezca oxigenada.

Después de algunas sesiones dolorosas para reparar todo el daño con Chakra curativo por fin pudo salir del hospital, donde los únicos que la había ido a visitar eran sus compañeros y Kurenai-sensei.

No sabía porque había esperado que Naruto fuera, después de todo ella misma se había encargado de alejarlo un poco, no, no de mala forma, pero con sus constantes desmayos era entendible que no se acercara, podía ser para no hacerle daño o simplemente porque no podía hacer una conversación con alguien que estaba dormida instantáneamente.

De todas formas estaba segura estaría ocupado con su entrenamiento para poder vencer a Gaara, si era sincera consigo misma estaba aterrada por lo que eso representaba y ni siquiera estaba compitiendo.

Pero Naruto se había vuelto muy fuerte en esos seis meses que casi no se habían visto y nunca se rendía, por eso lo seguía constantemente para ver si algo de esa seguridad y confianza se le pegaban, pero no servía de nada, quizá esas cualidades eran algo con lo que se nacía y no se podía pasar a alguien.

Pero estaba cansada de ser como era, estaba cansada de tartamudear todo el tiempo, estaba cansada de todo lo que ella representaba, el haberse enterado que casi murió le había abierto de cierta manera los ojos.

Y no solo porque casi muere, de cierto modo sabía que podía pasar si se convertía en Kunoichi, lo que más la había impactado era que casi la mata su propio primo.

Había pensado mucho esa semana en el hospital, se quejaba de Sakura siendo una fangirl de Sasuke, aunque nunca lo hubiera dicho en voz alta, y ella era lo mismo, se preguntó si en verdad amaba al rubio, ahora pelirrojo.

Se preguntó si lo seguía solo por qué era todo lo que ella quería ser y no podía, pero no había respuesta para esas preguntas, por lo menos no si no hacía algo para responderlas y la única manera era o hablar con Naruto, cosa difícil hasta que se acabaran los exámenes o ver si una relación con alguien más podía cambiarla.

Había leído en algún lugar, que no era amor cuando la otra persona no lograba sacar lo mejor de ti, al mismo tiempo que complementaba lo peor.

Suponía que si Naruto fuera de verdad su otra mitad, ella tendría que tener el valor para por lo menos hablar con él, cosa que no pasaba y como iban las cosas no pasaría en el corto plazo.

También había leído que si era amor, no se tenía que esconder en algo que no era, sino que tenía que sacar a flote como verdaderamente era, otra cosa que no hacía, no había muchas personas que la conocieran de verdad ni siquiera su sensei que prácticamente había sido su madre.

Asintió decidida, si no podía aprender con Naruto buscaría alguien que la hiciera comprender si el ahora pelirrojo era o no verdaderamente el hombre para ella.

Dio el paso más seguro que había dado en su vida, lástima que no llego muy lejos porque choco con alguien que la tiro al suelo de trasero – eso… eso duele – murmuró con los ojos cerrados, se había golpeado la frente contra algo duro y su trasero sufrió en la caída al suelo.

– Mierda – gritó claramente una chica – carajo eso duele.

Claramente era muy mal hablada, fue la primera impresión de Hinata y eso que no había visto a la chica en lo más mínimo, levanto la cabeza sonrojada por ser tan torpe – "y justo cuando me decidió a cambiar" – pensó mortificada – lo… lo siento, no te vi.

La chica eran casi media cabeza más alta que ella, con el cabello rojo pálido hasta la altura de los glúteos, estaba vestida con unos pantalones cortos negros ajustados, una camisa roja y sandalias ninjas negras, estaba tomándose del mentón mientras se agachaba levemente, agito su mano como si quisiera que se callara – tienes la cabeza muy dura – gruñó mientras miraba a la sonrojada chica, cuando el dolor se detuvo lo suficiente pudo pararse correctamente a mirar a Hinata con más atención, estaba en una misión y tenía que mezclarse así que sería bueno comenzar por hacer un… amigo – lo siento, tiendo a ser mal hablada cuando me siento frustrada, asustada, molesta, adolorida…

Se detuvo con su lista cuando escucho una suave pero musical y bella risa – prácticamente todo el tiempo entonces – se sonrojo un poco más al darse cuenta que había hablado de más.

La pelirroja se rió un poco y se sonrojo – bueno si – agachó la mirada por alguna razón nerviosa – como sea ¿qué hacías tan distraída?

– Bueno estaba pensando… en cosas… si eso – respondió rápidamente.

La pelirroja inclino la cabeza levemente confundida, lo que la hacía verse muy linda, pero asintió – bueno – miró para todos lados pensando en que más decir y restregó sus manos en el filo de su camisa.

Hinata la veía interesada, la chica era linda y como su cabello resaltaba quería decir que no era de la aldea o la habría visto por lo menos una vez – ¿no eres de por aquí cierto? – preguntó levantándose y sacudiendo su ropa.

– No estoy solo de paso, quería conocer la famosa aldea de la hoja.

Hinata asintió sonriendo, estaba contenta con poder hablar con alguien sin tartamudear, era extraño pero muy refrescante – si quieres te puedo enseñar la aldea – murmuró con confianza – no es como que tuviéramos muchos lugares turísticos que se diga pero conozco varios sitios hermosos.

La pelirroja sonrió y asintió – eso me encantaría – se sonrojo levemente sin saber qué es lo que le pasaba.

– Entonces sígueme – mencionó Hinata emocionada por hacer una nueva amiga, ahora que se daba cuenta no tenía amigas mujeres, Sakura e Ino siempre le habían parecido muy banales para juntarse con ellas, quizá esto es lo que necesitaba una amiga para variar, además no es como si sus compañeros fueras sus amigos tampoco, su padre era muy estricto con a quien consideraba amigo, su estómago rugió haciéndola poner tan roja como el nuevo cabello de Naruto – lo siento.

Se rió un poco, pero por alguna razón no podía apartar la mirada de la peli azul, ese sonrojo hasta el cuello le quedaba muy bien – supongo que la primera parada será un restaurante entonces.

Hinata asintió y sonrió ligeramente, había superado algo más, no se había desmayado de la pena – gracias, no he comido muy bien últimamente – hizo una mueca pensando en la comida del hospital – pero conozco el mejor restaurante de la aldea, te encantara – se encamino a su restaurante favorito decidida a hacer que la pelirroja también lo considere así – por cierto me llamo Hinata, Hinata Hyūga.

La regreso a ver dándose cuenta que la pelirroja se había sonrojado de nuevo, y se rascaba la nuca, le sonrió con pena y estiro su mano – yo soy Tayuya, mucho gusto.


Explicaciones para el capítulo, este fue mucho más fácil de escribir que los anteriores porque no hubo tanta pelea, generalmente se me viene a la cabeza una escena y es sencillo rellenarla con un dialogo y una explicación de cómo actúan los personajes.

Ciertamente los tiempos y alinear correctamente los cambios de escena para que no se confundan y para que a pesar del punto de vista desde otro personaje, tenga un sentido cronológico y sea continuo, eso es un poco más complicado pero más fácil si recuerdas correctamente esos mismo tiempos o simplemente anotaste todo lo importante en un libreta.

Pero las peleas, santa mierda escribir una pelea es mucho más difícil, tiene que ser bien explicada para que se entienda, tiene que ser bien explicada para que la imaginación del lector pueda captar todo lo que quieres trasmitir, y también tienes que tener una imaginación endemoniada para que sea asombrosa y vistosa.

Espero que la parte del entrenamiento se haya entendido como me lo imagine en la cabeza porque eso también un poco complicado.

De ahí en más el capítulo se escribió solo y muy rápido.

Como sea aquí nos damos cuenta un poco más del alcance real de lo que represento el entrar en ese examen para algunos, Sakura e Ino comienzan a comportarse como Kunoichis respetables y veremos mucho más de esto e próximos capítulos.

Entra un nuevo personaje en el juego, uno mucho más pesado que simples Genin, después de todo el nuevo nivel de Naruto atrae a más gente y las cosas se le van a complicar definitivamente.

¿Se entendió la parte del sello con Kin? ruego porque así sea, esta parte en especial tiene mucho significado para los próximos eventos, va a ser un cambio de marea completamente y lo tengo que llevar con cuidado o podría joder todo lo anteriormente escrito.

Las cosas se van entrecruzando y lo más seguro es que cambiaremos un poco más de POV en próximos capítulos para poder abarcar todo lo que esté pasando.

Espero no me maten por como termine el capítulo, mostré el comienzo del cambio para Hinata, creo que la chica necesita una buena amiga, no estoy completamente seguro pero no tenía una, Sakura e Ino obsesionadas con emosuke, Kurenai es más una madre que una amiga.

Creo que el acercarse a alguien de su propio sexo la ayudara a superarse ella misma, eso y dejar de pasar tanto tiempo con un pervertido como Kiba, además también replanteo un pregunta que en este tipo de animes y creo que incluso en libros y películas debe haber ¿qué es en verdad el amor?

Hay una película que me encanta, se llama "Imagine me and you", hay una parte en que se ponen a discutir como de verdad se da el amor.

Véanla es muy buena y creo que Luce, así se llama la chica, da justo en clavo, para no aburrirlos más, Hinata no demostró en ningún momento que esa relación se podía dar de ninguna manera, pero tampoco hay como culpar solo a la chica Naruto también tiene la culpa.

Como sea espero que les haya agradado el capítulo, Reviews, Follows y Favorites please and thanks. Mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Kekkei Genkai 8594 0 0 2. Peleas uno a uno 8699 0 0 3. Terminan las preliminares 8582 0 0 4. Entrenamiento para las finales 9459 0 0 5. Un sello muy peligroso 9470 0 0 6. Creando un Réquiem 9436 0 0 7. Comienzan las finales 8988 0 0 8. La capacidad de controlar la sangre 9194 0 0 9. La ira del Ichibi 11772 0 0 10. Termina el Réquiem 8473 0 0 11. Akatsuki 8845 0 0 12. El legado del Yondaime 8811 0 0 13. ¿Una mujer legendaria? 9000 0 0 14. Reunión entre Sannin 10056 0 0 15. Matrimonio 9200 0 0 16. Medicina y sellos 8662 0 0 17. Una princesa de hielo 8656 0 0 18. el tesoro de Yuki no Kuni 8047 0 0 19. Medicina milagrosa 8640 0 0 20. Naruto vs Sasuke 9201 0 0