Naruto usuario Chiton el elemento sangre @fxrobalino
Reunión entre Sannin

Holas, holas, este es el último capítulo de los tres fics que tenía que publicar, como en los anteriores intentare hacer estas notas lo más cortas posible, principalmente porque son algo tediosas de escribir.

De todos modos, si no han leído mis otros dos fics ya tenía este capítulo escrito, pero me olvide de publicarlos, subí el de Harry Potter, pero este y el de one piece me demore un poco más porque estuve moviendo unos muebles a un departamento, eso me demoro ligeramente.

Como sea, respondiendo Reviews para UltronFatalis puede que tengas razón sobre el problema al usar el Mokuton por parte de Yamato, la verdad no he visto, ni profundizado demasiado en el elemento para decirte cómo funciona, pero me supongo que tu explicación debe ser la correcta, especialmente porque a diferencia de otros elementos este está vivo.

En cuanto al Rasengan si es la técnica principal para el personaje principal, a mí personalmente ni siquiera las formas más avanzadas me parecen la gran cosa, el rasen Shuriken tampoco se puede lanzar, ya que presenta la misma función del Rasengan es decir para mantener la rotación necesita estar en la mano.

Considerando que es una técnica altamente dañina terminas perjudicándote vos mismo lo que la vuelve completamente imposible de usar.

Si bien Naruto tiene su modo Bijū, sigue siendo una vergüenza que Naruto necesite continuamente del Kyūbi para hacer todo, incluso para usar la técnica, de todos modos, sigue siendo un ataque frontal que cualquier ninja con dos dedos de frente podría esquivar, más aún cuando es ese rubio tarado quien la utiliza.

Aun así, no es de eso de lo que más me quejo, sino que es prácticamente lo único que sabe, todos, absolutamente todos los enemigos a los que se enfrentó Naruto fueron vencidos por esa técnica.

Especialmente cuando Naruto la hace una y otra y otra vez es el colmo que enemigos como Pain no hayan podido con él.

Ni siquiera Goku usa un kamehameha tantas veces como para que se vuelva aburrido, no importa si le agregas viento, lava, fuego, tierra u orina para lo que importa, simplemente es el mismo viejo truco.

En cuanto a lo de Tsunade y los Sannin, definitivamente, al principio yo creía que ser un Sannin era algún rango ninja que significaba algo, casi como un Hokage, pero no llegando aun a ese nivel, fue decepcionante enterarse que solo lo había conseguido enfrentándose, los tres a un solo ninja, admito que no tengo idea del verdadero poder o nivel de Hanzō, pero, aun así, la verdad es que con cada cosa que sale me confunden más jajaja.

En cuanto a la inmortalidad, no es del todo cierto, varios personajes inmortales que no perciben cambios físicos tiende a tener cambios emocionales hacia lo peor, hacia ellos mismos, deprimirse al ver a la gente ir y venir y ellos seguir en el mismo punto.

Tienden a despreciar a los mortales, o simplemente ignorarlos, cosas por el estilo, llegando incluso al punto de intentar suicidarse en algunos casos.

El problema con Tsunade es que sabe que no es inmortal y sabe muy bien que su Genjutsu no representa su verdadero físico, y aun así cae en esos mismos bucles, en esos defectos.

Dejemos aquí ya que no quiero terminar alargándome más respondiendo a todos los Reviews que me mandaron, especialmente porque la mayoría dan sus opiniones sobre Tsunade que me parece respondí con esto.

A si casi me olvido para Angron11 leí tu fanfiction, 46 capítulos que me gustaron mucho, aunque pecaste un poco en algo que muchos escritores, incluido yo, pecan, a veces te alargas en algunas explicaciones, para que la lectura sea más fluida lo mejor es irse al punto en algunas cosas.

O también te repites, me he dado cuenta que es difícil especialmente cuando no escribes todo un capítulo al mismo tiempo, y por su puesto eso depende de lo largo que sea, también lo largo del fic mismo, por lo tanto, no es tan extraño.

De ahí en adelante todo me gusto excepto la pareja final, NaruSaku obviamente la mejor parte, el que Shion entre en la ecuación no tanto, pero me lo trago por el buen trabajo que hiciste con el fic, felicitaciones y sigue así.

Los dejo con el fic y espero que les guste.

Cap14.- Reunión entre Sannin.

El golpeteo de sus zapatillas contra el suelo parecía resonar contra la baldosa del suelo, apretó la tarrina en sus manos mirando nerviosa hacia todos lados, el pasillo era oscuro solamente iluminado por la luz de la recepción.

Caminó lentamente hasta la luz y miró dentro solamente sacando un poco su cabeza, un Jōnin estaba leyendo sentado en una silla y con sus pies sobre el escritorio frente a él – um… dis… disculpe – murmuró dando un par de pasos más, sus manos le sudaban por lo nerviosa que estaba.

El Jōnin levantó la cabeza sorprendido por un momento antes de ponerse de pie y acercarse – Hyūga-sama ¿qué puedo hacer por usted? – se encogió ligeramente cuando la llamaron por su apellido, nunca le había gustado eso.

– Yo… quiero ver a… una amiga – murmuró removiéndose en su lugar – se llama Tayuya.

El Jōnin asintió lentamente sabiendo lo nerviosa que era Hinata por naturaleza, reviso los archivos sobre los presos y se tensó cuando encontró el que le correspondía a Tayuya, después de todo era alguien que había ayudado a Orochimaru, pertenecía a Otogakure y tenía una marca de maldición.

– ¿Hyūga-sama está segura de querer ver a esta persona? – preguntó levantando el archivo – puede ser muy peligrosa.

Hinata asintió preguntándose porque el Jōnin estaba nervioso – si… ella es… es mi amiga.

– Um… bien – dijo el Jōnin algo dubitativo sin saber cómo alguien como Hinata podía ser amiga de Tayuya, lanzaba más insultos que un marinero entrenado para ello, sus personalidades no se parecían y como si eso no fuera suficiente ella pertenecía a una Aldea liderada por Orochimaru – firme aquí por favor – le extendió una tablilla con una hoja donde tenía que poner su nombre, la fecha y firmar – puede esperar en el salón.

Hinata se dio la vuelta y se topó con una puerta doble, asintió, le entregó la tablilla al Jōnin y caminó lentamente hacia las puertas, tuvo que entrecerrar los ojos cuando el sol le golpe en la cara.

Una vez se acostumbró miró atentamente el salón, era amplio completamente blanco, tenía dos paredes de vidrio reforzado, había varios Jōnin alrededor del salón observando atentamente las mesas regadas por todo el lugar, un par de personas estaban hablando con gente vestida de gris, a quienes reconoció como los presos.

Se sentó rápidamente en una de las mesas y dejo la tarrina en medio, comenzó a ver de un lado a otro mientras jugaba con sus dedos índices.

Se había enterado después de la pelea que Tayuya había sido parte del ejercito de Oto, en un principio fue un shock, incluso estaba algo molesta, y su padre parecía decidido a empeorar las cosas sacándole en cara a cada rato que había estado paseando de arriba para abajo con una espía.

Se sintió traicionada por su amiga, y comenzó a entender porque no habían pasado tanto tiempo juntas desde su pequeña… riña.

Al inicio no le presto mucha atención a lo que le dijo Tayuya, volvió a entrenarse debajo de su padre, y podía decir sin lugar a dudas que habían sido los peores entrenamientos que había tenido en su vida, aun le dolían todos los músculos del cuerpo gracias a los constantes golpes Jūken que le infringió su padre.

Pero en ese tiempo pudo ver lo que le había advertido Tayuya, Hiashi Hyūga era posiblemente uno de los ninjas más poderosos de la Aldea.

Incluso participo en la anterior guerra, así que era bastante clara la diversión que obtenía al golpear a alguien con el famoso Taijutsu de los Hyūga, si estaba feliz de golpear a su propia hija podía suponer fácilmente que recibía emociones aún más fuertes cuando se enfrentaba a un enemigo.

Fue allí que entendió en verdad lo que Tayuya le había dicho, si quería ser una ninja entonces tenía que gustarle el matar.

Casi vomito la primera vez que comprendió eso, ella no podía matar, simplemente no podía ir a una lucha ver a los ojos a otra persona y usar su Taijutsu para terminar con la vida de esa persona.

Dejo de ir a los entrenamientos después de eso, incluso si su padre había puesto el grito en cielo exigiéndole que se presentara o la degradaría a la rama secundaria.

De todos modos, ella terminaría en esa rama, su padre favorecía a Hanabi y la chica era un genio completo a pesar de tener solamente siete años, no había caso en verdad y estaba comenzando a cansarse de hacer todo lo posible para agradar a su padre, estaba cansada de rebajarse por alguien que claramente no la quería.

Pero entonces parecía otra pregunta ¿qué hacer con su vida? incluso los miembros de la rama secundaria eran ninjas, si bien ellos sabían algunas habilidades como limpiar o cocinar, seguían siendo una fuerza de ataque, una fuerza militar.

Pero ella no quería ser una ninja, así que ¿a qué podría dedicarse? ahora que había cocinado unas galletas para Tayuya se había dado cuenta que no era tan mala en ello, quizá podía convertirse en un chef, sabía que podía abrirse camino hablando con Chōji, pero al mismo tiempo no le agradaba tanto la idea.

Así que paso gran parte de su tiempo decidiendo que mismo hacer, lastimosamente no estaba más cerca de descubrirlo, pero tendría que apresurarse ya que su padre estaba a solo un paso de incluso quitarle el apellido.

Por lo menos se sentía mucho mejor ahora que estaba haciendo las cosas por ella misma por una vez, incluso ignoró completamente a su padre mientras salía del complejo para ir a visitar a Tayuya, por primera vez se plantó en su lugar con confianza y determinación y avanzó en lo que ella quería.

Por su puesto que esa determinación se esfumo poco a poco mientras más se acercaba a la prisión.

Su amiga no estaba en la prisión AMBU, pero estaba en una bastante resguardada que solo era conocida por otros ninjas, incluso estaba algo preocupada por si no la dejaban visitarla.

Si bien la pelirroja ayudó a Orochimaru y fue parte de la barrera que literalmente aisló a este y a Hokage-sama del resto de la Aldea, pero no mato a ningún civil, no mato a ningún ninja, gracias a eso, se enteró, no la mandaron a ser interrogada por Morino-san o Mitarashi-san.

Aun así, decían que era peligrosa, pero con los nuevos sellos de supresión de Chakra Uzumaki que se estaban vendiendo las cosas parecían menos complejas.

Dudaba mucho que fueran hechos por Naruto-kun, pero no había salido lo suficiente del complejo Hyūga como para saber quién los estaba haciendo, también se había enterado que el hijo del Kazekage que tenían preso estaba mucho mejor gracias a que se arregló el sello que contenía al Ichibi.

Eso definitivamente fue hecho por un maestro en sellado era imposible que fuera hecho por Naruto.

Levantó la cabeza asustada cuando escucho la silla metálica raspar el suelo, frente a ella estaba Tayuya con ese mismo traje gris, su cabello estaba suelto y a pesar de estar presa no parecía que estuviera mal alimentada, le faltara sueño o la golpearan – Hinata – saludó la pelirroja con fuerza.

Por fuera era la viva imagen de alguien rebelde y que no le teme a nada, por dentro por el contrario estaba muriéndose de los nervios.

– Tayuya-chan – saludó de regreso la peliazul – um… te hice unas galletas.

Le extendió el contenedor de plástico con una sonrisa apaciguadora, esperaba poder hablar sin problemas, quería saber porque se había hecho su amiga ¿solo la buscaba para conseguir información? ¿estaba buscando el Byakugan? sea cual sea la respuesta necesitaba saberla.

Tayuya tomó el contenedor y lo abrió algo reticente, el delicioso olor a galletas de chocolate recién horneadas le golpeo la cara y casi se pone a salivar.

Tomó una de las galletas y se la llevó al rostro aspirando profundamente ese olor maravilloso, abrió la boca para comerla antes de detenerse, estaba presa y había traicionado la confianza de Hinata, siempre había sido desconfiada así que miró a su amiga por un momento decidiendo si las galletas estaban envenenadas o no.

Hinata la miró confundida por un momento, inclino la cabeza hacia un lado y Tayuya no tuvo más remedio que derretirse, la Hyūga era demasiado linda e inocente, era imposible que pensara en envenenar a otra persona.

Terminó de meterse la galleta en la boca y gimió del orgasmo culinario que acababa de recibir, nunca había sido bueno cocinera así que estaba acostumbrada a comida quemada, salada o muy picante, estas galletas era el mismísimo cielo, las chispas de chocolate dentro aún estaban algo calientes, derramando el delicioso manjar por su lengua.

– Esto esta delicioso – dijo tomando otra galleta y metiéndosela a la boca rápidamente.

– Me… me alegro que te gusten.

– ¿Gustarme? – preguntó Tayuya sorprendida – estas malditas cosas son orgasmos vueltos galletas, no me gustan, me encantan, mierda.

La peliazul se sonrojó, aunque estaba más acostumbrada a lo mal hablada de su amiga, también a las connotaciones sexuales, aunque estos eran menos comunes así que siempre la estaban sonrojando hasta el cuello, pero también estaba roja porque la emocionaba que le gustaran tanto sus galletas.

– Que… que bueno.

Dejo que Tayuya disfrutara de las galletas un poco más antes de comenzar su conversación, pero la pelirroja tenía otra idea – entonces ¿qué haces aquí? – cuestionó aun disfrutando su comida – dudo mucho que el marica de tu viejo te dejara salir, especialmente a verme en prisión.

– Um mi… mi padre no estaba contento – respondió la más tímida jugando con sus dedos – pero lo ignore.

Eso detuvo cualquier movimiento por parte de Tayuya, regresó a ver a su amiga con los ojos abiertos y una galleta a medio camino de su boca – ¿tu ignoraste a esa mierda que llamas padre? – preguntó por si había escuchado mal.

– Si – respondió Hinata nerviosa.

Se quedaron en un silencio asombrado antes de que la pelirroja se lanzara a reír – wow, hubiera querido ver la expresión de su rostro – volvió a comer de mucho mejor humor – se debió haber cagado en su sabana de la furia.

Volvieron a quedarse en silencio por un momento, Hinata lo odiaba, antes no había esos silencios, la pelirroja siempre estaba diciéndole algo, aunque no fuera nada interesante, siempre estaba riendo.

Ahora las envolvía estos silencios incómodos cada que dejaban de hablar y era desesperante – ¿cómo… cómo has estado… aquí?

Se encogió de hombros haciendo un gesto desdeñoso – pues no está mal, tengo una cama, tres comidas al día y puedo golpear a cualquiera de los pendejos que están encerrados aquí cuanto yo quiera.

– ¿Por qué lo hiciste? – cuestionó Hinata antes de que su cerebro pudiera entender que su boca había soltado la pregunta.

El ambiente se enfrió enseguida, la pregunta resonó como una bomba entre las dos chicas. Al final Tayuya dejo el contenedor a un lado y miró a Hinata a los ojos, era la primera vez que lo hacían desde el momento en que llego.

– Soy una ninja de Otogakure Hinata, sigo ordenes de mi Kage, así que es lo que hice, se me pidió colocar la barrera y la coloqué, se me pidió proteger a mi Kage y es lo que hice – su ceño se frunció ligeramente – de seguro tú también lo sabes ya que eras parte de un Clan ninja…

– Ya no – susurró Hinata mirando a la mesa.

La pelirroja volvió a trabarse con su propia lengua, miró a su amiga por un minuto entero antes de recargarse en la mesa – ¿ya no?

Asintió lentamente y regresó a ver a Tayuya – después de nuestra… discusión intente volver a entrenar – comenzó la peliazul aun algo dubitativa – mi padre fue aún más duro que antes – susurró con una sonrisa adolorida, Tayuya solo pudo fruncir el ceño aún más – yo… no puedo matar a alguien si se me ordena, soy un fracaso del Clan Hyūga y de todos modos me iban a mandar a la rama secundaria.

Así que decidí que, ya que soy todo eso, bien podría dejar de intentar, dejar de entrenar – negó con la cabeza aun algo melancólica – no sé qué voy a hacer, mi padre incluso está pensando en quitarme el apellido así que no tendría casa en la cual quedarme – su mirada se endureció y apretó las manos – pero me siento libre, siento que por fin estoy haciendo algo por mí y no por los demás… y creo… creo que eso es suficiente.

Tayuya estuvo tentada en extender su mano y tomar la de Hinata, no era una chica de… contacto, de sentimientos, pero con la peliazul siempre le había salido natural, cuando salían siempre estaban tocándose, tomándose de las manos o abrazándose, eran un imán de diferente polaridad y siempre estaban atrayéndose.

Pero con todo este problema en medio decidió quedarse donde estaba – yo también creo que eso es suficiente – Hinata asintió con una pequeña sonrisa y sus mejillas rosadas – entonces ¿ya no eres ninja?

– Técnicamente aun lo soy, no tenemos Hokage así que no se puede formalizar, pero Naruto-kun estaba buscando a Tsunade-sama, ella fue nombrada Godaime Hokage.

La pelirroja hizo una mueca de desagrado cuando escucho el nombre de ese chico que la caía tan mal incluso sin conocerlo – lograron rapelear la invasión casi sin problemas, estoy impresionada.

– Perdimos a nuestro Hokage, eso no se considera sin problemas – respondió bruscamente Hinata.

– Eso es el mundo ninja para ti – mencionó Tayuya sonriendo antes el arrebato de su amiga – así que planeas darle el trabajo a la última Sannin, supongo que tienen varios ninjas fuertes de donde elegir, la invasión casi parece innecesaria si lo piensas desde ese lado.

– La invasión solo estaba hecha para los caprichos de Orochimaru – gruñó Hinata aun con su actitud arisca – odia esta Aldea solamente porque no consiguió el puesto de Hokage, es como un niño que no obtiene lo que quiere y hace una rabieta.

Se rio ligeramente, en frente de Orochimaru sería imposible verlo de ese modo, pero la verdad era cierto, claro que Hinata no sabía todo lo que buscaba el Otokage, el ataque no había sido solamente para acabar con el Hokage y con la Aldea, a la final no importaba ella estaba presa y todo lo que buscaba Orochimaru había sido catastróficamente erradicado.

– Yo no soy quien para cuestionar las decisiones de mi Kage – se encogió de hombros y se hecho hacia atrás para poder recargarse en la silla.

– ¿Te hiciste mi amiga solo para cumplir órdenes? – preguntó Hinata aun con ese tono duro tan extraño en ella, aunque Tayuya sabía que podía llegar a obtenerlo con la motivación adecuada.

Abrió los ojos asombrada, la verdad es que había entrado en la Aldea en busca de puntos clave que pudieran aprovechar para atacar o huir de ser necesario.

Su misión nunca tuvo que ver con nadie, pero había chocado con Hinata y desde allí todo se había vuelto más fácil y más complicado al mismo tiempo, no, su amistad con Hinata había sido extrañamente honesta y sin segundas intenciones, lo cual era raro para alguien como ella.

– No Hinata, nuestra amistad nunca tuvo la intención de ayudarme a entrar en la Aldea – la vio suspirar y sus músculos se relajaron – no se suponía que debía conocer a nadie, pero por alguna razón fui atraída por ti.

Terminó de relajarse y se sonrojó, se había preguntado cómo es que se había acercado tanto a Tayuya en tan poco tiempo, no lo había hecho con nadie en la academia, no lo había hecho con sus compañeros Genin, pero llega esta extraña y mal hablada chica y entra en su vida como si fuera un tornado poniendo todo de cabeza.

De una extraña manera ella también había sido atraída hacia esta chica de manera irremediable – me alegro…

– Hyūga-sama su tiempo se ha acabado – dijo un Jōnin detrás de ella.

La pelirroja miró con fiereza al Jōnin, aunque no podía hacer nada con el sello ese que le habían puesto en la espalda, justo entre los omóplatos, Orochimaru-sama le había enseñado algo de Fūinjutsu, pero incluso con eso dudaba que pudiera romper ese sello aun si lo pudiera ver.

La peliazul asintió le mando una sonrisa a Tayuya, mucho más relajada ahora que estaba claro que no había sido utilizada, esto no borraba el que la chica hubiera ayudado a asesinar a Hokage-sama, o que hubiera invadido su casa, pero al menos era un comienzo para recuperar su amistad – te vendré a visitar nuevamente – dijo nerviosa una vez más – espero.

La pelirroja le sonrió también, sabía que estaría algo ocupada con su nueva vida, más aún si ese hijo de puta de Hiashi le quitaba el apellido, sintió una extraña sensación en el estómago al saber que era importante para alguien.

– Te estaré esperando.

El Jōnin se llevó a Hinata viendo con interés la interacción, la pelirroja no decía más que insultos para cualquier persona que se le acercara, todos los otros presos eran constantemente apaleados por ella.

Sin embargo, aquí estaba comportándose como una chica normal en presencia de, posiblemente, la chica más introvertida de la Aldea, esto merecía entrar en un informe ya que parecía ser de relevancia, también había que avisar al resto de Jōnin para que vigilaran a este par cuando se reunieran.

Hinata se fue con una sonrisa y sin importarle que el pasillo aún estaba oscuro y tétrico, todo parecía estar mejor ahora que sabía que podía recuperar a su única amiga, sin contar a Kurenai, o sus amigos Kiba y Shino.


Se lanzó al suelo gimiendo de dolor, sus brazos palpitaban y con cada uno de esas palpitaciones se enviaban señales de dolor hacia su cerebro, eso también causaba que le doliera la cabeza horriblemente.

Ese maldito Jutsu se le estaba resistiendo, y no era porque no pudiera controlarlo, hace mucho que había descubierto los secretos de cómo realizar la técnica correctamente, el problema era que su Chakra por alguna razón no podía se contenido en una especie de burbuja como la que pedía el Rasengan.

Se formaba la esfera por unos cuantos segundos antes de temblar y reventar en su mano, intentó lanzarlo lejos, pero no sirvió de mucho ya que terminaba por reventarse aún más rápido.

Estaba seguro que era algo en su Chakra ¿el qué? no tenía ni la más mínima idea, pero era bastante claro que tenía que ver con su energía.

Odiaba tener que depender del Kage Bunshin para entrenar, era un maldito insulto para las personas que se esforzaban, siendo él mismo uno de esos, pero estaba comenzando a pensar que tendría que usar esa idea para poder controlar su Chakra de una mejor manera y por ende poder realizar la puta técnica.

Él creía que la maldita presión que le puso Jiraiya también tenía que ver, que ese viejo pervertido este desesperado por llevar de regreso a su amor platónica no le daba el derecho de hacer apuestas en su nombre, y sobre algo tan grande como conseguir un Hokage nuevo, lo único que le había impulsado a aceptar era la visita de Shizune, se rio ligeramente ya que la morena solo había conseguido que aceptar en lugar de hacerlo desistir.

Parecía ser algo bastante común el que los ninjas se resintieran por algo que creían que solo les pasaba a ellos, la verdad es que la lamentable historia de Tsunade le dio iras más que hacerlo sentir lastima.

Ya lo sabía, Jiraiya le había contado la historia mientras buscaban a Tsunade, pero contada por alguien tan cercana como Shizune cambiaba la perspectiva.

Su Jiji había sido un tonto al dejar que esta vieja se echara al lamento por tanto tiempo, ella no era la primera y no sería la última en perder a gente cercana a ella, él lo comprendía mejor que nadie ya que había recibido suficientes palizas por esa misma razón.

Así que, sí, el escuchar nuevamente la historia solamente lo había hecho aceptar la apuesta y por eso estaba allí en medio de la noche aun entrenando, no entrenaría solo esto por los caprichos de un par de viejos, pero le estaba poniendo más interés que antes, seguía pensando que el Rasengan era inútil, aunque siendo un Jutsu sin terminar quizá podía llegar a ser más interesante.

– Haber cálmate Naruto, no te desesperes, vamos paso por paso – se levantó rápidamente apretó su brazo derecho con su izquierdo y comenzó a crear una vez más el Rasengan – concéntrate, siente tu energía.

Podía sentir su Chakra moviéndose hacia su mano y como comenzaba a salir de forma física por su palma, entonces se dio cuenta, en la primera fase inicio usando dos manos para controlarlo, colocó su mano izquierda justo sobre la energía que se estaba formando en su palma derecha, sintió el cambio enseguida, seguía siendo difícil de control, pero era algo más sencillo.

La esfera comenzó a tomar forma y cuando parecía que ya lo tenía comenzó a pulsar en su mano, estaba familiarizado con eso así que apretó sus manos y contuvo como pudo la energía alocada que producía el Jutsu.

Siguió palpitando por un segundo antes de comenzar a estabilizarse, sonrió cuando por fin se creó la esfera, pero frunció el ceño al darse cuenta que no era puramente azul como el de Jiraiya, tenía unos toques oscuros, parecía negro, pero había destellos de rojo, más bien era un rojo tan oscuro que parecía negro.

Suspiró cuando por fin parecía tener la técnica, pero en ese momento sus manos se sacudieron con fuerza y fue mandado a volar gracias a que el Rasengan reventó con violencia.

Gritó lleno de frustración, sus brazos volvieron a chillar de dolor mientras palpitaban, así que se quedó echado por un momento descansando, por lo menos ahora sabia porque carajo no podía completar la técnica, cuando cambio se unió de un modo mucho más profundo con el zorro, para completar el Rasengan tenía que controlar mejor el Chakra del Kyūbi.

Había estado conteniendo su energía sin tomar en cuenta que ahora también tenía que contener la energía de un ser mucho más fuerte que él mismo.

Ahora el problema era controlar esa energía correctamente, haciendo una analogía, si una gota de Chakra humano producía una quemadura en la piel, una gota de Chakra demoniaco derretiría piel, musculo y hueso.

– Si dos manos pudieron contenerlo por un momento, quizá cuatro lo logren completamente – se dijo, creó un clon y comenzó nuevamente el entrenamiento, lastimosamente seguía sin ser suficiente para contenerlo completamente, pero estaba avanzando.

Se quedó dormido en medio de un campo repleto de cráteres y árboles caídos gracias al Rasengan, por suerte para él, su curación ya estaba trabajando en sus músculos, sus quemaduras de piel y el desgaste.

A la mañana siguiente Shizune se levantó después de haber recibido un golpe fuerte y preciso de su maestra, se asustó pensando que era demasiado tarde, pero por suerte aún tenía tiempo, cuando intento salir de la habitación Jiraiya casi le clava un Kunai en la cien.

Al menos pudo sentirse mejor al no ser la única que termino siendo sorprendida por Tsunade, lastimosamente Jiraiya era necesario para detener a Orochimaru y Tsunade lo drogó así que no podía controlar su Chakra.

– Entonces Orochimaru le ofreció revivir a su hermano y Dan si le curaba los brazos – dijo el ermitaño – incuso cuando le dije que fue Naruto quien revivió efectivamente a Kushina, puede ser tan estúpida a veces – gruñó con molestia, aun se sentía desconectado como si su mente no controlara su cuerpo.

– ¿Entonces qué es lo que Orochimaru le ofreció? ¿por qué esta tan seguro de poder revivirlos? – preguntó Shizune desesperada.

– Orochimaru quiere usar el Edo Tensei, es un Jutsu prohibido, utiliza un sacrificio humano para traer un… echo de una persona muerta, el Jutsu recrea un cuerpo común y corriente, incluso su sistema de Chakra, pero no están atados a este plano de existencia – explico Jiraiya jadeando ligeramente por el esfuerzo que estaba haciendo, se sentía mejor pero no lo suficiente – no envejecen y no pueden estar aquí por mucho tiempo, nunca se ha confirmado cuanto tiempo, pero ciertamente no es una vida.

Shizune se estremeció de solo pensar en que Tsunade-sama estuviera pensando en regresar a su tío y a Nawaki de ese modo, era una pobre imitación, estaba casi segura que eso ropería completamente la mente de su maestra.

– Por cierto ¿dónde está Naruto? – cuestionó preocupada.

– O no te preocupes he entrenado con ese chico hasta llevarlo a punto de la muerte, una buena noche y sus genes, así como el zorro se encargan de dejarlo en sus mejores condiciones – se rio Jiraiya – no lo he visto en un tiempo, pero espero que aparezca será necesario.

La morena negó con la cabeza algo confundido y escéptica, era fuerte claramente, no solo por los rumores sino por lo que había hecho con su maestra hace unas noches, pero de eso a que un Genin se metiera en una pelea entre Sannin, Jiraiya o tenia demasiada demasiado drogado o ya estaba viejo.

– Entonces dijiste que Orochimaru estaba junto con alguien ¿puedes describirlo? – sabía que sintió a alguien cuando estaba hablando con la morena, pero no sabía a quién.

– Peliblanco, usaba lentes, no estoy segura de que tan fuerte es, pero parecía la mano derecha de Orochimaru así que supongo que bastante fuerte – respondió la chica intentando recordar todo lo que podía ser de relevancia – incluso sabia bastante sobre el Jutsu ese, Edo Tensei.

Jiraiya se tensó, era malo que solo uno de ellos supiera como realizar ese Jutsu, ahora resultaba que Orochimaru no era el único.

– Eso puede ser malo – susurró pensando en todos los posibles caminos – si podemos hay que eliminarlo aquí y ahora – regresó a ver a la chica con intensidad – Shizune ese chico del que hablas es Kabuto Yakushi, posiblemente tengas que pelear contra el tu sola, no estoy completamente al tanto de sus habilidades, pero no te confíes, deberían estar al mismo nivel ustedes dos.

Shizune asintió y apretó las manos, esperaba que llegaran a tiempo – después de que Tsunade-sama cure sus brazos planea atacar la Aldea una vez más – continuó con su relato.

Jiraiya se burló – por supuesto que lo intentara, solo que ahora no tiene a Suna de su lado así que podemos suponer que intentara algo mucho peor de lo que ya intento… eso si Tsunade logra encontrar el modo de eliminar el Jutsu que se usó para envenenar sus brazos.

Shizune lo regresó a ver una vez más completamente confundido – ¿lo envenenaron? – preguntó sin poder creérselo – Orochimaru es el Sannin serpiente debería tener una resistencia bastante alta a los venenos, la suficiente para que cualquier ninja medico pueda curarlo.

– Solo si pensamos en venenos… terrenales, por decirlo de algún modo – comentó el peliblanco con una sonrisa divertida – el veneno que se utilizo es algo un poco diferente, no me preguntes como, la persona que lo creo guarda muy bien sus secretos, así que no puedo ni comenzar a explicarlo, y por su puesto tampoco puede Orochimaru o cualquier ninja médico.

– Pero y si ¿Tsunade-sama logra curarlo aun así?

Jiraiya se quedó callado pensando por un momento – si eso llegara a ocurrir estaríamos en problemas – especialmente porque a la muy tonta se le ocurrió irlo a drogar, debía estar perdiendo su toque para haber caído con algo como eso – entonces lo mejor será llegar pronto y detenerlos.

Mientras Jiraiya y Shizune se apresuraban hacia el lugar donde Tsunade y Orochimaru se reunían, esos mismo dos Sannin ya estaban frente a frente – tengo una petición para curar tus brazos.

– Otra petición más Tsunade, no creerás que revivir a tus seres amados es poca cosa ¿no? – se burló la serpiente.

La rubia apretó sus manos con fuerza y mando una mirada que podría congelar el infierno hacia su ex compañero – nada puede ser más importante que ellos – gruñó con fiereza – aun así, hay algo más que necesito.

Orochimaru se rio ligeramente ignorando el dolor que le producían sus brazos, desde allí podía olfatear con claridad la putrefacción que estaba corroyéndolos, había intentado de todo, Kabuto había implementado sus mejores trucos, ni siquiera el Jutsu de muda de cuerpo parecía funcionar.

El veneno afectaba incluso a su Chakra haciendo difícil el moldearlo, esa perra, esa pelirroja desgraciada se las pagaría, la haría llorar, la haría rogar la muerte y ni aun así se lo daría – bien, dímelo ¿qué es lo que deseas?

Se quedó viendo a la serpiente midiendo si lo que decía era cierto, posiblemente podía mentir tan bien que casi todos le creerían, pero ella había sido su compañera por años y estaba siempre apostando, si bien perdía en todo momento eso no quería decir que no estuviera aprendiendo como mentir mejor y como reconocer mejor a quienes le mientes.

– Quiero que dejes en paz a Konoha – murmuró fuerte y claro.

El viento soplo con fuerza como si estuviera marcando un antes y un después, Orochimaru la vio atentamente antes de sonreía – está bien, dejare a Konoha en paz, reviviré a tus seres queridos, todos eso, si curas mis brazos.

Asintió de acuerdo y se adelantó el par de pasos que la separaban de Orochimaru, levantó sus brazos y sus manos comenzaron a brillar de color verde.

La serpiente sonrió excitado, también se adelantó y levantó sus brazos con dificultad, el nauseabundo olor lo golpeo en la cara, pero solo lo hizo sonreír aún más, estaba por deshacerse de este molesto veneno, y con eso podía comenzar a atormentar a esa mujer desagraciada, comenzando por donde más le dolería, su descendencia.

Cuando estaba a solo un metro de distancia acercaron sus manos hacia el otro y de repente sintieron el peligro, saltaron hacia atrás dejando pasar el Kunai y regresaron a ver de dónde había salido.

Kabuto estaba arrodillado en una de las paredes cercanas mirándolos a ambos con su mano extendida, luego de unos segundos saltó hacia su lado izquierdo alejándose lo más que pudo de Tsunade y luego saltó hacia el camino.

Orochimaru siseó con molestia – así que después de todo estabas pensando en traicionarme – murmuró bajo y amenazante – después de todo lo que te ofrecí, así es como me lo pagas Tsunade.

La rubia gruñó mirando a esas dos alimañas que tenía al frente – sé muy bien que mentiste, no planeas alejarte de Konoha – entrecerró los ojos con unas cuantas lagrimas ya saliendo de ellos – y no te hagas el especial conmigo, sé muy bien cómo trabaja el Edo Tensei, mi tío abuelo fue su creador, se con claridad que no puedes traer de regreso a Nawaki o Dan.

Se rio sádicamente y asintió – es cierto no son ellos verdaderamente, peor algo es mejor que nada ¿no?

– No, no lo es, traerlos con ese Jutsu solo mancharía su recuerdo – dijo derramando sus lágrimas – mancharía sus sueños y lo que estos representan, estoy segura que me odiarían si lo hiciera, aún más si lo hiciera sacrificando a Konoha, la Aldea que ellos amaban y querían proteger.

Volvió a reírse burlonamente, despreciaba este sentimentalismo asqueroso, si esta estúpida no lo hacía por las buenas… – creo que no me dejas más opción que hacerlo por la fuerza.

Tsunade no espero a que Orochimaru marcara el ritmo de la pelea, corrió hacia delante a toda velocidad, derrapó cuando estuvo cerca y levantó su pierna, la dejo caer con toda su fuerza, con una explosión de Chakra bien calculada de repente el terreno cambio, piedras enormes volaron hacia todos lados, polvo se levantó y el viento solo pareció soplar aún más fuerte.

El par de serpientes ya no estaban allí, habían saltado lejos en el último segundo trepando a una de las paredes que marcaban el camino y vieron la destrucción que podía causar esta mujer.

– No ha perdido ni un poco de su fuerza – dijo Orochimaru con esa sonrisa siempre plasmada en su cara – un golpe y estás acabado.

– No hay que estar en el camino de su puño entonces – secundó Kabuto.

La rubia ya estaba corriendo hacia ellos nuevamente y tuvieron que saltar una vez más para evitar la explosión de la pared – voy a acabar con ustedes dos aquí y ahora – gruñó la Sannin con fiereza.

– Es increíble que esta sea la primera vez que nos enfrentemos Tsunade – dijo Orochimaru como si no acabaran de amenazarlo – este debe ser un buen momento para medir nuestras habilidades, por su puesto sería mejor si me curaras los brazos ¿no crees que estoy en desventaja?

– No te preocupes, en un segundo te los voy a arrancar así que no los necesitas de todos modos.

Volvió a reírse emocionado con este debate entre él y Tsunade – tan duras palabras en boca de una hime – susurró lamiéndose los labios – tu abuelo debe estar tan decepcionado de ti.

La rubia gruñó furiosa y de una patada corto el árbol en el que estaban parados Orochimaru y Kabuto – no creo que este sea un buen lugar para pelear – dijo el peliblanco mientras retrocedían por la fuerza de la mujer – especialmente porque alguien peligroso debe estar por llegar en cualquier momento.

– ¿Alguien peligroso? – preguntó la serpiente.

– El Sannin faltante.

– O Jiraiya, ya veo – sonrió nuevamente y se dio la vuelta comenzando a saltar aún más rápido y alejándose de la mujer enloquecida a su espalda – entonces será mejor tener un cambio de ubicación pronto, mientras más lejos mejor así podremos encargarnos de ellos uno a la vez.

Tsunade los vio alejarse y comenzó a correr detrás de ellos, no dejaría que escaparan, tenía que matarlos o la Aldea nunca estaría fuera de peligro.

El problema era que cada que intentaba golpearlos, si bien estaba cerca, siempre lograban alejarse, ese chico Kabuto era muy bueno incluso sin la flexibilidad de Orochimaru había logrado evadir cada uno de sus golpes, ella era más rápida pero aun así no podía golpearlo.

Mientras más se alejaba más se cansaba, no había usado tanto Chakra desde hace bastante, si bien estaba midiéndolo cuidadosamente para no desperdiciar de más, aun así, estaba usando lo suficiente para representar un problema.

Y Orochimaru ni siquiera había respondido, posiblemente si no tuviera prácticamente inservibles los brazos entonces ya la hubiera matado.

Dejar de entrenar había sido una mala idea, claro que no podía hacerlo cuando estaba continuamente en movimiento, ya sea porque se trasladaban a un nuevo lugar o porque estaban huyendo de esos molestos cobradores.

Pero aun así debió haberlo hecho por lo menos un poco, ahora estaba peleando contra dos ninjas, el uno discapacitado y el otro sin poder alcanzar su nivel y de todos modos estaba perdiendo, por su puesto ni ella ni ellos habían conectado un golpe, pero el que ella estuviera tan cansada demostraba quien estaba a cargo de la pelea.

Si seguía atacando con Taijutsu no había manera de que ganara, necesitaba algo más, especialmente si Orochimaru lograba usar Jutsus aun con su discapacidad.

Llegaron a un campo abierto alejado de Tanzaku-gai sus golpes dejaban un rastro de destrucción, pero también le dieron una idea, ella nunca había sido muy hábil con el Ninjutsu, por su puesto como cualquier Senju tenía una buena afinidad con el Suiton, pero no le llegaba ni a los talones a su tío abuelo.

Pero ella tenía una pequeña ventaja, no podía usar la humedad del aire para crear Jutsus, pero podía usar su sello para ayudarla a producir más agua desde su propio cuerpo sin problemas.

Kabuto estaba burlándose de ella así que aprovecho el momento, el rombo en su cabeza brillo mientras ella comenzaba a hacer sellos de manos y aspiraba aire – Suiton: Fukuramu (Elemento agua: Marejada).

Cuando soltó el aire se produjo una gigantesca ola furiosa que rugió como una gigante, su sello siguió ayudándola a producir el agua a velocidades endemoniadas lo que solamente hizo a su Jutsu más destructivo.

Kabuto no tuvo tiempo de nada, litros y litros de agua furiosa le cayeron encima en cuestión de segundos, lo único que atino a hacer, más por reflejo que nada, fue aspirar la mayor cantidad de aire que pudo, justo después fue arrastrado con violencia por el agua, golpeó varias veces el suelo, algunas piedras grandes que sobresalían del terreno e incluso algunos árboles.

Orochimaru por el contrario si logro apartarse del camino antes de ser arrastrado por la enorme montaña de agua, no espero esto por parte de Tsunade ya que sabía no era muy aficionada al Ninjutsu, pero por lo menos sabia de sus habilidades y no fue golpeado por el Jutsu.

No le preocupaba mucho Kabuto sus habilidades medicas deberían no solo ayudarlo a sobrevivir sino también a curarse de cualquier daño.

Su sello dejo de brillar al mismo tiempo que cancelo el Jutsu, respiraba con dificultad, pero sonreía con prepotencia, el cuatro ojos había sido golpeado de lleno, lastimosamente Orochimaru no lo fue, pero supuso que no se podía tener todo en esta vida.

– Fufufu no me esperaba esto de tu parte Tsunade – dijo Orochimaru viendo la destrucción que causo el Jutsu, sabía que la rubia no podía hacer este tipo de Jutsus con simple humedad en el aire, y aunque no podía volver a hacerlo por el desgaste de Chakra si le dio una ventaja al llenar de agua los cráteres que había hecho con su fuerza – pensar que usarías una Jutsu como ese en alguien lastimado con yo.

– Te voy a matar, si estas lastimado solo lo hace mucho mejor – murmuró la rubia crujiendo sus nudillos y ya saboreando el momento en que destrozaría la cara de la serpiente.

Los dos se quedaron viendo por un segundo antes de que la rubia se lanzara al ataque, intentó darle un puñetazo, pero el Sannin serpiente utilizo su flexibilidad para evitarlo, de su boca salió la cabeza de una serpiente y de ella la punta de Kusanagi atacando al mismo tiempo a su ex compañera.

Con el dorso de su mano brillando azul alejo la espada e intento aplastar a Orochimaru, la plaga escurridiza se alejó con facilidad.

Tsunade gruñó furiosa por no poder tocar a la serpiente de mierda, volvió al ataque, pero tuvo que alejarse cuando una serpiente apareció detrás de una piedra, podía decir con facilidad que era venenosa por las extraña vetas lilas que recorrían sus escamas verdes.

Dando media vuelta la pateo en la cara y de paso la mando a volar justo hacia Orochimaru quien tuvo que agacharse para evitar los colmillos dirigidos a su rostro.

– Suiton: Mizu no muchi (Elemento agua: Látigo de agua) – dijo Tsunade, el agua cerca se levantó formando una especie de tentáculo que se pegó a su mano, con un nuevo movimiento el látigo salió disparado hacia Orochimaru con la intención de cortarle la cabeza.

La serpiente logró evitarlo en el último segundo, pero no pudo evitar que su brazo fuera apresado, lanzó un grito de dolor no solo por cómo su extremidad fue jalada y movida sino porque al apretarse el agua froto las llagas abiertas.

Antes de que Tsunade pudiera jalar aún más fuerte y atraer a la serpiente hacia su puño, un Shuriken paso cortando el látigo.

Regresó a ver de dónde salió el arma y se topó con Kabuto mucho mejor de lo que esperaba, el Jutsu que hizo debería haberlo roto, sino es que, asesinado, pero allí estaba el cuatro ojos con una sonrisa desagradable, estaba sucio, pero ni siquiera parecía tener cortes o moretones.

– No me espere un ataque como ese – dijo el peliblanco – sabia de tu fuerza, pero debo decir que estoy asombrado y confundido por el que puedas hacer Ninjutsu Suiton.

– Soy una Sannin eres un idiota al no esperar que supiera Ninjutsu – se burló Tsunade – supongo que el estar pegado a la entrepierna de Orochimaru no te ha permitido ver más allá de lo que te dice.

La serpiente se rio no así Kabuto que solo frunció el ceño molesto por lo que estaba implicando – parece que aun posees esa lengua viperina Tsunade – dijo Orochimaru – siempre fuiste tan vulgar cuando estabas molesta, aunque trataste de esconderlo bastante bien de Dan.

Escuchar el nombre de su novio de la boca asquerosa de Orochimaru solo la molesto más, regresó a ver a Kabuto cuando comenzó a hacer sellos de mano rápidamente – "esos sellos, bisturí de Chakra" – pensó estrechando sus ojos – "entonces es un medio, eso explica porque esta tan bien después del ataque que recibió, será mejor tener cuidado… especialmente hay que tener cuidado de los venenos, más aún con Orochimaru en medio de esto".

Orochimaru llamo su atención y al mismo tiempo Kabuto desapareció en una explosión de velocidad.

A duras penas pudo levantar su guardia, pero eso no evitó recibir el bisturí en su hombro, sintió como su musculo era cortado, la piel no sufrió ningún cambio, pero le costaba mucho más levantar su brazo derecho.

Uso Chakra rápidamente comenzando a curar el musculo, era más lento que usar Ninjutsu médico, lastimosamente eso estaba descartado cuando estaba en medio de una batalla. Para asombro de Kabuto la rubia comenzó a hacer los mismos sellos y pronto sus manos brillaban con bisturí de Chakra, y aún más sorprendente era el no podía ver ningún desperdicio de Chakra.

– "Es la mejor ninja medico después de todo" – pensó Kabuto frunciendo el ceño.

Se lanzó al ataque una vez más, los puños envueltos en energía chocaron repeliéndose, un sonido parecido al que se hacía cuando dos espadas chocaban se producía cada que sus manos se acercaban lo suficiente, pero nunca llegaron a tocarse.

Estuvieron chocando por un par de minutos antes de que la fatiga de Tsunade la hiciera trastabillar, Kabuto se aprovechó tocando el muslo y las costillas del lado izquierdo. Tsunade gritó de dolor y pateó al peliblanco alejándolo para poder hacer un diagnóstico – "maldición, tiene un muy buen control y una precisión que ni siquiera yo podía presumir a su edad".

Reviso rápidamente su cuerpo dándose cuenta que corto su musculo dorsal izquierdo, así como el abductor del mismo lado.

Curar el hombro ya era lo suficientemente malo, tenía tres músculos resentidos y el cansancio estaba pasándole factura, escucho como Kabuto se lanzaba a explicar algo que ya sabia y no le interesaba, ni bien cerro los ojos se lanzó al ataque, golpeó con fuerza el cuello en un punto que los pondría en igualdad de condiciones.

Mando una descarga eléctrica que altero su sistema nervioso completo, eso sí había logrado apuntar al lugar correcto, de otro modo solo una parte del mismo fallaría.

Sonrió cuando vio la sorpresa en el rostro del cuatro ojos, debía ser desesperante no poder moverse porque cuando pensaba en mover una parte de su cuerpo su cerebro mandaba la señal equivocada.

Mientras el mocoso trataba con su problema hizo un par de sellos y sus manos comenzaron a brillar de color verde, colocó la izquierda en su hombro derecho y la derecha en sus costillas izquierdas, sintió el alivio cuando comenzó a curarse más rápido, pero mantuvo sus oídos enfocados a Orochimaru por si decía atacar.

Se alarmó al sentir el peligro, abrió los ojos y se encontró con un Kunai a un metro de su cara, se inclinó hacia un lado, pero sintió el corte en su mejilla.

Se tensó enseguida y sintió un escalofrió cuando sintió la sangre escurrir por el corte, el Ninjutsu medico desapareció de sus manos y terminó arrodillada a punto de lanzarse a gritar del terror, los recuerdos de Dan tirado en el suelo embarrado de sangre comenzaron a nublarle la vista.

La visión desapareció cuando sintió el golpe en su pecho y enseguida comenzó a tener problemas para respirar, levantó los brazos protegiéndose de la patada, pero aun así fue mandada a volar.

Pudo ver la sonrisa burlona de Kabuto y se preguntó cómo se había recuperado tan rápido de lo que le había hecho.

Sus manos brillaban nuevamente de azul, se lanzó a toda velocidad hacia Tsunade, pero antes de que llegara un destello negro con rojo cruzo por en medio de los dos abriendo una zanja en la tierra y por poco le saca un brazo al peliblanco.

– No te enseño tu mami que a las mujeres no se las toca – dijo una voz justo encima de Tsunade, la rubia levantó la cabeza con dificultad solo para asombrarse con lo que estaba viendo.

– Naruto – gruñó Kabuto.

Efectivamente el pelirrojo estaba en cuclillas sobre la piedra, una guadaña de miedo en su mano derecha que parecía producir por si misma sed de sangre, un aura oscura que podía hacerte tener pesadillas, y el pelirrojo parecía la mismísima muerte cargándola y sonriendo.

– Lo siento, pero no puedo dejarte matar a esta vieja, veras tenemos una apuesta y aún tiene que pagarla.

Los ojos de Orochimaru se dilataron enseguida, aquí estaba, no solo con quien quería hacer pagar a esa pelirroja desgraciada, sino también su cuerpo, el cuerpo que le daría la inmortalidad que tanto deseaba, el poder en bruto y las habilidades, solo le faltaban los ojos, necesitaba el Sharingan, necesitaba el Dōjutsu y seria el cuerpo perfecto.

– Debí haber imaginado que estarías aquí – murmuró Kabuto – supuestamente el Sannin sapo es tu nuevo maestro – sonrió condescendientemente – se dice que Kakashi prefirió a Sasuke ¿qué se siente ser el segundo en todo?

Se quedaron en silencio por un momento antes de que Naruto comenzara a reírse descolocando a Kabuto por un momento – primero que nada, Kakashi no eligió a Sasuke, o bueno si lo hizo, pero no es que me importé, lo único que tiene de valor es el Chidori y ya lo aprendí – sonrió al ver la confusión de Kabuto, luego miró a Orochimaru – segundo, Jiraiya no es mi maestro solamente es un pervertido que sabe Fūinjutsu… ¿qué te parecieron?

Todos lo miraron confundidos por la pregunta, no tenía nada que ver con la conversación, especialmente porque estaba viendo a Orochimaru – ¿de qué hablas? – preguntó Kabuto dando un paso al frente.

– Los cambios que le hice a tu sello ¿qué te parecieron?

Abrieron los ojos, tanto Kabuto como Orochimaru se habían pasado horas pesando en qué demonios pudo haber salido mal, ni en sus más locos sueños se imaginaron que hubiera sido Naruto quien trastoco todo – fuiste tú… – siseó el Sannin serpiente – Kabuto rómpele todos los huesos si es necesario, pero…

Fueron interrumpidos ese mismo instante con la nueva llegada en este caso de Jiraiya y Shizune – bueno Orochimaru debo decir que estas más feo que la última vez que nos vimos – murmuró Jiraiya.

Las cosas se complicaban, Naruto tenía un nivel alto, y estaba seguro que solo había mejorado al estar entrenando con Jiraiya, podía con el pelirrojo fácilmente, pero con Jiraiya y la mocosa Katō, no, esto podía ponerse muy mal demasiado rápido, estaban en demasiada desventaja, y él ni siquiera podía hacer Jutsus sin la ayuda de Kabuto.

– Parece que estamos en problemas Lord Orochimaru – murmuró el peliblanco retrocediendo hasta la posición de su maestro.

Asintió de acuerdo con su subordinado, levantó su brazo izquierdo con dificultad y mordió las vendas para poder retirárselas, su brazo estaba negro con pústulas violetas infladas que al reventar creaban un olor nauseabundo.

– No tenemos más remedio que subir el nivel de la pelea.

Kabuto se mordió el dedo colocando sangre en el tatuaje desfigurado en el brazo de Orochimaru, hizo sellos rápidamente y colocó las manos en el suelo – Kuchiyose no Jutsu – susurró y enseguida fueron tragados por una nube de humo.

Cuando se disipo todos pudieron ver dos enormes serpientes y encima de ellas estaban Orochimaru y Kabuto.

Maldiciendo Jiraiya comenzó rápidamente a hacer sellos de manos – ¡Kuchiyose no Jutsu! – gritó de igual modo, después de una pequeña nube de humo apareció un pequeño sapo naranja.

– ¿Qué pasa? – cuestionó el sapo.

Todos, incluso las serpientes se quedaron viendo al pequeño sapo por unos segundos – ¿qué demonios haces aquí? – preguntó Jiraiya sorprendido por haber fallado en la invocación – ¿dónde está tu padre?

Orochimaru comenzó a reírse – así que Tsunade tan malvada como siempre te enveneno Jiraiya, sigues siendo el mismo tonto de siempre, unos pechos, una cara bonita, una sonrisa y tu caes como el estúpido que eres – lanzó una risotada hacia el cielo – posiblemente quería usarte como sacrificio para traer a su novio muerto.

Naruto vio al sapo antes de enfocarse en las serpientes, eran peones nada más, nada de qué preocuparse además de su enorme tamaño, pero con Jiraiya en esa condición podía ser peligroso, suspiró y se preparó para intentar algo que hablaron con el pervertido pero que no había podido hacerlo muy bien hasta ahora.

Si salía bien se deshacía de una de las serpientes, lastimosamente si salía mal podía incapacitarlo a él también.

Realizo sellos de manos a gran velocidad llamando la atención de todos – Chiton moeru: Purazuma-dan (Elemento sangre ardiente: Bala de plasma).

Sintió una gran cantidad de su Chakra ser absorbida por la técnica, más Chakra de lo que cualquier técnica que haya dominado pedía, no sabía si era porque estaba en plena batalla o no, pero por primera vez sirvió, su Kekkei Genkai Chiton se mezcló a la perfección con el Katon y desde un pequeño corte en su dedo salió una sola bala de sangre envuelta en llamas amarillas.

Podía sentir el calor que producía la técnica, pudo sentir como su mano se quemó por ello, su piel se puso roja hasta la altura del codo.

La bala viajo a toda velocidad y chocó contra la cara de una de las serpientes y de repente esta fue envuelta en una cúpula de fuego increíblemente caliente, la sangre pareció multiplicarse envolviendo la cabeza y derritiendo piel y musculo tan rápido que la serpiente estaba muerta en cuestión de segundos.

El cuerpo enorme golpeó el suelo con un estruendo y todo volvió a quedarse en silencio, Orochimaru y Kabuto estaban anonadados por la potencia del Jutsu, Jiraiya, Tsunade y Shizune también, pero estaban más enfocados en Naruto.

El pequeño sapo abrió la boca dejando que una mosca volara por ella sin preocuparse por comerla – bi… bien hecho Naruto – susurró Jiraiya con algo de temor por la técnica que presenció – pero dejemos ese tipo de técnicas como categoría S, solo están permitidas en casos extremos ¿bien?

Naruto asintió jadeando ligeramente – sí, esa técnica tomo mucho de mí de todos modos.

Shizune se acercó rápidamente viendo la quemadura en su mano – es demasiado daño incluso para ti, es prácticamente una quemadura de tercer grado, no creo que tengas que volver a utilizar nunca esas técnicas – amonestó la morena frunciendo el ceño, su Ninjutsu medico estaba ayudando a la curación acelerada de Naruto, pero estaba segura que aun necesitaría de una pomada contra quemaduras por algunos días.

La serpiente regreso a ver a Naruto y frunció el ceño – ese poder destructivo, definitivamente debí haberle puesto una marca.

– No es el mismo niño tonto que conocí en la primera etapa – murmuró Kabuto viendo aun el cuerpo de la serpiente – ese niño rubio carecía de cualquier habilidad ninja, pero ahora, ahora es peligroso ¿debería matarlo Lord Orochimaru?

– No, quiero que madure un poco más, cuando esté listo quiero su cuerpo como mío – se burló y se lamió los labios – además, no queremos ganarnos la enemistad de Akatsuki, no tenemos posibilidad de enfrentarlos por ahora.

Con un movimiento de cabeza la serpiente restante se lanzó hacia delante, abrió la boca gigante e intento comérselos a todos de una sola, Naruto y Jiraiya se aparataron sin ningún problema, Shizune por otro lado tuvo que recoger a su maestra para poder escapar.

– Naruto encárgate de la invocación yo lo hago de esos dos – dijo le Sannin sapo, aunque aún estaba preocupado por la droga en su cuerpo.

– Bien Ero-sennin, pero más te vale no morir – murmuró el pelirrojo – como fuiste tan tonto para caer en esa artimaña está más haya de mí, deberían llamarte tonto Sannin en su lugar.

– ¡Cállate mocoso, necesitas cien años más antes de poder decir algo como eso del gran Jiraiya-sama! – gritó furioso antes de esquivar nuevamente a la serpiente – ahora haz lo que te digo, después podemos arreglar cuentas tu y yo.

Naruto bufó, pero asintió, el Sannin siendo el más rápido fue el que llegó sobre la serpiente primero, Kabuto saltó lejos mientras Orochimaru simplemente esquivó el ataque con su flexibilidad, algo que Jiraiya siempre odio, pudo mover su cuerpo contorsionándolo y atacar con una patada a la cabeza del su ex compañero.

Apretó la pierna entre sus brazos y sonrió – idiota esperaba algo como esto – se burló el peliblanco ante de lanzarlo lejos dejando a la serpiente desprotegida.

– Oiga vieja bruja – llamó Naruto, Tsunade aun temblando por la sangre que Shizune ya había limpiado levantó la cabeza para verlo – más le vale pagarme lo que me debe – dijo sonriendo antes de crear un solo clon, aun no podía controlar las dos energías juntas que poseía en su cuerpo, pero por lo menos logro completar el Jutsu con un clon.

Cuatro manos se unieron para contener el poder del Rasengan, pero todos los que conocían la técnica de antes pudieron notar la diferencia, no solo era azul blanquecino, también tenía esas vetas negras con destellos de rojo.

– No puede ser – susurró la rubia.

– ¡Rasengan! – gritó Naruto cayendo justo en la cabeza de la serpiente con la técnica por delante, la serpiente siseó de dolor mientras su cerebro era licuado.

Jiraiya se detuvo a ver el poder detrás del Rasengan – "es diferente, no solo en apariencia sino también en poder" – la serpiente comenzó a girar junto con la técnica, su enorme cuerpo siendo levantado por la fuerza de rotación – "tiene que ser gracias al poder del zorro, está haciendo evolucionar la técnica… o simplemente la potencia".

El Rasengan súper potenciado enterró a la serpiente y dejó un cráter alrededor de su cabeza aplastada, Orochimaru sonrió, el mocoso había completado una técnica que era prácticamente imposible de dominar, peor aún para un niño.

O con cada encuentro que tenía con Naruto se emocionaba más y más, cada vez deseaba más ese cuerpo, el único que podía contener y controlar el poder del Zorro de las nueve colas, el único que poseía dos Kekkei Genkai poderosos – "serás mío Naruto-kun, quizá no ahora, pero lo serás" – pensó antes de ver a Jiraiya, el muy idiota tenía la boca abierta por la sorpresa.

Extendió su lengua extremadamente larga atrapándolo por el tobillo – ¿qué… – no pudo terminar de hablar cuando fue levantado en el aire y azotado contra el suelo.

Kabuto también aprovecho la desconcentración de Tsunade y Shizune se lanzó hacia la rubia apuntando su bisturí de Chakra hacia el corazón, las dos mujeres reaccionaron demasiado tarde al estar demasiado sorprendidas, por suerte para la rubia una mancha roja apareció en el camino agarrando la mano de Kabuto con fuerza y retorciéndola hacia un lado.

El peliblanco gruñó al ver a Naruto nuevamente interfiriendo, enfocó sus ojos en el antebrazo del chico y se sorprendió de ver un sello roto – "sello de gravedad, por eso pudo alcanzarnos, ahora se está moviendo más rápido, pero…" – sonrió sabiendo del defecto que tenían esos sellos al inicio especialmente, si estaba en lo correcto y el pelirrojo no había tenido tiempo de entrenar sin el sello.

– No lo creo cuatro ojos – se quejó Naruto aguantando el dolor que le producía el bisturí – esa en la Godaime Hokage, mi deber es protegerla – luego miró por sobre su hombro y le mando una sonrisa petulante – aunque la vieja bruja parece demasiado gallina para mi gusto.

Otra vez ese apodo, una vena se levantó en la frente de Tsunade que se levantó con una velocidad impresionante y atacó al pelirrojo, el cual ya estaba agachado, Kabuto abrió los ojos cuando recibió el golpe y fue mandado a volar hasta chocas con una piedra y destrozarla también – tu mocoso…

– Esa es la actitud que espero de alguien que va a liderar a Konoha – interrumpió Naruto – espero que no se te olvide esa furia, esa chispa, porque de otro modo siempre serás una vieja bruja.

La rubia abrió la boca cuando se dio cuenta de algo, la sangre, su mano estaba embarrada de ella y aun así su cuerpo no estaba paralizado – yo… como es…

– Eres un médico – respondió Naruto – no le puedes tener miedo a la sangre, no realmente, solo necesitabas superar la imagen que te causaba miedo – le sonrió más cálidamente lo que la sorprendió ya que siempre estaba sonriéndole con desprecio o burla – ahora puedo ver lo que Jiraiya me dijo, ahora puedo ver porque está enamorado de ti.

La rubia se sonrojó y comenzó a tartamudear, el pervertido había intentado espiarla en los baños cientos de veces desde que era un niño, pero de eso a estar enamorado de ella… aun así, dudaba que Naruto le mintiera, no parecía ser del tipo de hacerlo o poder para el caso.

Orochimaru frunció el ceño al ver a Tsunade recuperarse de su fobia, vea como lo vea estaba en desventaja – Kabuto – llamó, estaba cerca de donde la Sannin enterró a su subordinado – necesitamos algo más de poder.

Y una forma de escapar mucho más sencilla de ser necesario – si Lord Orochimaru – dijo el peliblanco con dificultad.

Realizó rápidamente los sellos para una nueva invocación, Jiraiya y Tsunade se dieron cuenta enseguida de los que pasaba y lo copiaron – ¡Kuchiyose no Jutsu! – gritaron los tres al mismo tiempo.

Tres enormes nubes de polvo se presentaron y de ellas salieron tres gigantescos animales, las dos serpientes antes invocadas parecían gusanos a un lado de estos tres, Manda jefe de las serpientes, Katsuyu jefa de las babosas y Gamabunta jefe de los sapos.

Los tres Sannin se quedaron viendo intensamente – Manda y Orochimaru, Katsuyu y Tsunade, Jiraiya tienes un pañuelo creo que se me escapan la lagrimas por esta emotiva reunión.

– Orochimaru porque me has con… – los gritos de Manda fueron silenciados por una nueva nube de humo gigante.

De la nube salió Naruto sonriendo – nos permiten entra a la fiesta – murmuró altanero, estaba de pie en la cabeza de un gigantesco Dragón de Komodo – les aseguro que podemos ofrecer un buen espectáculo ¿cierto Tokageten'nō?

El enorme Dragón estaba repleto de cicatrices, tenía dos espadas atadas a la espalda con unas tiras de cuero y similar a Gamabunta fumaba, pero en este caso era un puro enorme – Naruto por fin pudiste convocarme – dijo el Dragón con una voz ronca y gruesa, sus ojos violetas recorrieron a las otras tres invocaciones – ya veo, Manda, Katsuyu y Gamabunta, esto parece interesante.

– Lady Tsunade ¿quién es el niño que logro invocar a Tokageten'nō? – preguntó Katsuyu alarma e impresionada.

– Ese es Naruto ¿por qué?

– Esto se volvió peligroso – dijo Manda con molestia – Orochimaru será mejor salir de aquí, estamos en inferioridad numérica y dudo mucho que podamos contra Tokageten'nō.

Los tres Sannin miraron al enorme Dragón de Komodo preguntándose porque demonios los ponía nerviosos – es porque él es posiblemente el más viejo y experimentado de todos nosotros – dijo Gamabunta – él ya estaba peleando cuando nosotros éramos unos bebes, y mantenerse al frente de los Dragones de Komodo no es fácil.

Orochimaru reviso a todos sus adversarios y asintió, no esperaba de ningún modo que Naruto también tuviera un contrato de invocación, maldijo por lo bajo, enfrentarse a sus ex compañeros era una cosa, enfrentarse a ellos y a una invocación de la que no tenía información al mismo tiempo era otra completamente distinta.

– Están de suerte, parece que consiguieron superarme esta vez, no esperen que los deje vivos una segunda – dijo Orochimaru extendiendo su brazo hacia Kabuto.

– Espero doscientas vidas humanas como pago Orochimaru o te comeré a ti – murmuró Manda ya previendo la convocación inversa.

– ¡No podemos dejarlos partir! – gritó Jiraiya, pero no sirvió de nada la invocación inversa tuvo lugar y Manda desapareció junto con Orochimaru y Kabuto – maldición, planeaba acabarlo aquí de una vez por todas.

– Lastima, Naruto convócame una vez más cuando estés en problemas, he estado esperando luchar contigo – Tokageten'nō desaparición en una nube de humo siendo seguido por Katsuyu y Gamabunta con sus respectivas despedidas.

Jiraiya siguió quejándose por un tiempo hasta que Naruto decidió callarlo – vele el lado bueno conseguimos a la vieja bruja, incluso supero su fobi…

El pelirrojo no termino de hablar cuando estaba volando por el cielo producto de un poderoso golpe de Tsunade, la rubia regresó a ver hacia su compañero Sannin, el pervertido dio un paso atrás y levantó sus manos con gesto apaciguador – voy a quitarle de la cabeza ese apodo así tenga que matarlo y regresarlo a la vida – gruñó Tsunade.


Como siempre la explicación para el capítulo al final, muchos querían saber que terminaría pasando con Hinata y Tayuya, su amistad continuaría o se rompería, bueno aquí está el comienzo de eso.

¿Las cosas están resueltas? no, no lo están, tienen un largo camino por recorrer si lo que quieren es volver a tener esa amistad tan fuerte que tenían.

Pero por lo menos se puede decir que están por el camino, también incluyo algo que a mi parecer debió haber sucedido, Hinata saliendo del servicio ninja, la chica no es una ninja, no es una luchadora, así que no le veo el punto de seguir con eso.

¿Qué terminará haciendo? no estoy completamente seguro aun, pero esta decisión traerá consecuencias y cambios, especialmente para los Clanes Mayores.

Hiashi claramente no está contento y esto podría llegar a hacer que le quite el apellido a Hinata, que es lo mismo que decir que no es hija suya, no estoy seguro si esto se puede hacer en el canon, pero en un mundo donde tu apellido significa prácticamente todo, me incline a hacer esto porque parece algo grave.

Especialmente su sucede con alguien con un apellido como el Hyūga, después de todos los Hyūga, Senju y los Uchiha son los apellidos más poderosos.

Espero poder hacer de esto algo un poco más problemático en el futuro, y por supuesto tendrá connotaciones políticas, en lo que no soy muy bueno, pero se hace lo que se puede jajajaja.

Después entramos ya en la lucha entre los Sannin, el cuatro ojos de Kabuto y Naruto, fue desesperante de ver estos capítulos, me daban iras, ganas de gritar, golpear algo o incluso arrancarme el cabello, fue horrible de ver, por suerte uno se puede adelantar y no necesitaba ver todos los capítulos.

En un principio estaba pensando en alargarme un poco y poner la lucha entre los Sannin en el capítulo siguiente, pero mejor decidí apurarme y sacar esto del camino.

Por lo menos la pelea entre las invocaciones fue genial, pensaba hacer algo grande con eso, pero luego me di cuenta que Naruto también tiene su propia invocación y Orochimaru estaría en desventaja clara, tres contra uno, así que alguien como el definitivamente metería la cola entre las patas y saldría corriendo.

Aun así, espero que haya sido lo suficientemente entretenido, las partes más importantes y las que sí quiero comentar son, Tsunade haciendo Suiton, Tsunade superando su fobia y Naruto uniendo dos de sus Kekkei Genkai.

Este último es algo que me pidió alguien, no recuerdo quien, me pareció muy interesante así que lo incluí aquí.

Las técnicas de este ¿elemento, sub elemento? No tengo idea de que es, serán muy destructivas y gastarán mucho Chakra así que no esperen verlo tanto, pero posiblemente serán utilizadas en momentos muy importantes.

En cuanto a la superación de Tsunade, ya que ella es la mejor ninja médico, y su miedo a la sangre estaba profundamente arraigado a la imagen de su novio muerto, me supongo que podría ser factible que, usando la sangre, pero en este caso haciéndola enojar, entonces eso podría hacer que la imagen de su novio se rompa como algo que le causa temor.

Ahora no soy Psicólogo, menos mal, pero me suena algo al menos plausible, también hay que agradecer que esto es un fanfiction y no necesariamente tiene que tener sentido jajajaja.

Por ultimo Tsunade usando Suiton ¿soy el único al que le parece extremadamente extraño que alguien del Clan Senju no usara nunca una técnica Ninjutsu?

Por su puesto que tiene técnicas de Ninjutsu médico, pero son completamente diferentes a técnicas de ataque, la única técnica de ese tipo que posee es su súper fuerza, considerando que se convertirá en una Hokage ¡es malditamente inconsistente!

No sé cuál era el elemento más común dentro del Clan, pero me supongo que Tsunade, aunque no sea buena del todo, podría usar Suiton y Doton, eso como mínimo ya que ninjas de su calibre generalmente deberían poder usar los cinco unos con mejor control que otros, dependiendo de su afinidad, como es el caso de Kakashi que es afín al Katon y al Raiton, pero aun así puede usar los otros tres elementos.

Como sea, espero que les gustara el capítulo, espero sus Reviews, Follows y Favorites, mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Kekkei Genkai 8594 0 0 2. Peleas uno a uno 8699 0 0 3. Terminan las preliminares 8582 0 0 4. Entrenamiento para las finales 9459 0 0 5. Un sello muy peligroso 9470 0 0 6. Creando un Réquiem 9436 0 0 7. Comienzan las finales 8988 0 0 8. La capacidad de controlar la sangre 9194 0 0 9. La ira del Ichibi 11772 0 0 10. Termina el Réquiem 8473 0 0 11. Akatsuki 8845 0 0 12. El legado del Yondaime 8811 0 0 13. ¿Una mujer legendaria? 9000 0 0 14. Reunión entre Sannin 10056 0 0 15. Matrimonio 9200 0 0 16. Medicina y sellos 8662 0 0 17. Una princesa de hielo 8656 0 0 18. el tesoro de Yuki no Kuni 8047 0 0 19. Medicina milagrosa 8640 0 0 20. Naruto vs Sasuke 9201 0 0