Naruto usuario Chiton el elemento sangre @fxrobalino
Termina el Réquiem

Por fin les traigo el nuevo capítulo de este fanfic, para lo que no leen mi historia de One Piece, la cual actualicé ayer, tuve un bloqueo de autor del que me costó y mucho salir, es más este capítulo fue extremadamente difícil de escribir gracias a eso.

Escribía una página y después no podía seguir o simplemente no me gustaba, así que puedo decir que escribí como cien diferentes veces este capítulo.

Creo que al no gustarme exactamente los inicios de Naruto fue también un factor para que se me complicara mucho más que con los otros dos fics, tenía ideas, pero no sabía cómo plasmarlas correctamente.

Sea como sea espero que el capítulo este bien y sea entendible, por lo menos creo que esta aceptable.

De todos modos, respondiendo reviews para El Vagabundo no creo que un fic en el que Naruto se convierte en el amo del mundo de un día para el otro sea muy agradable, por lo menos para mí no lo es, cuando se especifica que han pasado años de entrenamiento para obtener un gran poder es aceptable, pero ciertamente de un día para el otro, no lo creo.

Aquí Naruto tenía todo para hacerse fuerte y con el entrenamiento correcto puede enfrentarse a los Genin con mucha más… facilidad, lógicamente aún no está al nivel en el que pueda luchar contra Akatsuki, por ejemplo, pero su nivel es mucho más alto que antes.

Por parte de las cosas que aún son canon, aborrezco a Sasuke con todo lo que tengo, ni en mis más locas ideas podría siquiera considerar hacer que Sasuke se redima o alcance un final feliz.

Para mi Sasuke está mejor muerto, hacemos un gran favor al mundo desapareciendo al culo de pato, por lo tanto, en cualquier historia que escriba (si escribo otra historia sobre Naruto) el idiota este terminaría muerto lo más joven posible, o si dura lo suficiente, como enemigo de Naruto y muerto al final, por lo tanto, el destino de Sasuke es y siempre será una muerte, espero que lo más dolorosa que se me pueda ocurrir.

Para leknyn ¡Sí! Me encanta torturarlos y dejarlos esperando el siguiente capítulo, es el alimento que me mantiene con vida jajaja.

Planeó leerme el manga de Deadman wonderland ya que me lo han recomendado, incluido tú, por parte del anime, Densetsu, comencé a verlo, aunque he estado algo ocupado y no he podido seguir, pero me parece bastante interesante por el momento.

Tengo que pensar bien en cuánto lo de Luffy y el Gear Second, sé que es un ataque de sangre y todo, pero se activa gracias al cuerpo elástico del Luffy.

Sería un poco complicado, además el cuerpo no podría aceptar correctamente esa enorme presión sanguínea, puede ser interesante ver la manera de hacerlo, lo tendré en cuenta, pero no prometo nada concreto.

De todos modos, son ideas bastante buenas que creo poder implementar con algo de pensamiento, quizá no para este momento, pero si para después los tres años de entrenamiento, puede ser algo factible con la ayuda de Kushina que es una Uzumaki y con Mikoto, incluso con Rin que se supone que es una médica casi tan capas como lo era Tsunade a su misma edad.

Para Flarius, la llegada de esas tres definitivamente va a causar un buen problema en especial para los consejos, bueno para el público en general también, ya que a la final los civiles e incluso los ninjas no entienden en verdad el poder de los sellos.

Nunca entenderían como es que mujeres muertas puede volver a la vida, así como nunca entendieron que Naruto era solo el contenedor del demonio y no el Kyubi.

También hay que tener en cuenta que tener dos ninjas de regreso a la vida, no cualquier ninja sino unas bastante poderosa, Konoha va a estar en el ojo del huracán con las otras Aldeas, más aún cuando recién salieron de una invasión.

Las otras Aldeas podían considerar peligrosa a Konoha ahora que "tienen" la manera de traer de regreso a ninjas muertos, aun si no es así.

En cuanto a los de tus ideas de mesclar el Chiton con otros elementos, debo decir que me intereso la idea, mucho, un poco complicado de tener ideas para mesclar la sangre con los tres elementos que tiene, pero podría ser posible, lógicamente con el fuego es más fácil, ya que podría ser algo así como un elemento tipo lava o algo así, tendría que pensarlo bien.

Por último, para SEOR BLACK no tengo ningún problema con que no sigas leyendo, es un lastimas sí, pero a la final no estoy aquí para obligar a leer el fic a nadie, cada uno tiene sus gustos, a mí en lo personal me desagrada Hinata, como a muchos en especial a los que les gusta el NaruSaku.

A ti te desagrada Sakura y puede entender porque, solo quiero decirte que Sakura no es muy diferente que Naruto, si te pones a ver en verdad las vidas de ambos los dos son prácticamente iguales.

Sakura chillando por Sasuke, Naruto chillando del mismo modo por Sakura, los dos fueron abusados en su niñez.

La diferencia radica en que Naruto fue odiado por todo el pueblo, grandes y chicos, adultos y niños, mientras Sakura fue una chica mucho más normal en ese aspecto, también hay que tomar en cuenta la crianza, mientras Naruto no tuvo a nadie aparte de Hiruzen e Ichiraku, para enseñarle a perdonar, incluso hasta el exceso y por eso se formó esa entidad oscura dentro de él, al reprimir las emociones negativas.

Sakura fue enseñada a odiar a Naruto y al final aprendió de su error y lo remedio al final.

Es como en Hunger Games, todo el mundo odia a los Capitolinos, gente como Gale los quieren muertos, solo por que nacieron en el Capitolio, pero la verdad es que fueron enseñados que los juegos estaban bien, que eran la manera de continuar con la paz.

Se les enseño que los Distritos solo eran basura y después de años y años de adiestramiento, no sabían nada mejor.

No puedes culpar exactamente a Sakura por su adiestramiento, así como no puedes culpar a los Capitolinos, hay que colocar la presión a quien la merece en verdad, los adultos que odian a Naruto solo por haber nacido y a Snow que quería mantener su régimen de opresión y poder.

Sea como sea, no te obligo a nada.

Espero que les guste este capítulo a pesar de que puede o no haber bastantes fallas.

Cap10.- Termina el Réquiem.

Maldijo por quien sabe cuántas veces mientras evitaba una nueva bala de aire, era asqueroso, el maldito mapache se arena les estaba eructando para poder atacarlos, y lo peor es que les eructaba tan rápido que no podían contraatacar.

Bueno podrían hacerlo si no tuvieran que preocuparse tanto por dañar la Aldea, ya había derrumbado un par de casas y edificios gracias a su tamaño.

Una bala de aire de ese tamaño destrozaría no solo un par sino toda una fila, habían logrado contrarrestar ese maldito ataque con balas de agua, pero de todos modos causaron un gran daño, también tenía que ver el que el poder de la bestia con cola solo estaba haciéndose más grande.

Tenían que intentar despertar al mocoso loco que contenía al Ichibi, pero no sabían dónde demonios estaba, por lo que podían decir Gaara estaba tirado en alguna parte de la Aldea y no podían buscarlo mientras peleaban contra esta maldita cosa.

Naruto se había dado cuenta de la barrera extraña esa cayendo, pero no sabía que es lo que había sucedido y estaba preocupado por su Jiji.

– Concéntrate mocoso – rugió Tokagemichi al saber que estaba distraído, lo había visto moviendo su cabeza hacia el edificio derrumbado ese – el Ichibi puede ser la bestia con cola más débil, pero siguen siendo más poderoso que cualquier invocación si no hacemos algo estaremos muertos.

– Lo sé, lo sé – se quejó mientras intentaba pensar en qué hacer para detener al mapache de una buena ves.

Tokagemichi esquivó otra bala de aire y lanzó una de agua, el Ichibi la rompió como si no le representara una amenaza causando una pequeña inundación en la Aldea – se está haciendo más fuerte – dijo el Dragón – tenemos que despertar al mocoso ya.

– No sabemos dónde demonios esta – gruñó Naruto con frustración – pero creo que podemos hacerle más daño si usamos ataques de fuego.

Tokagemichi asintió antes de sonreír – pues veamos si le gusta esto – aspiró una cantidad de aire enorme antes de soltarla, una enorme corriente de fuego salió disparada de su boca hacia el Ichibi.

Shukaku tuvo que moverse rápidamente para no ser alcanzado por el potente ataque, no podía evitarlo con balas de aire ya que solo avivaría el fuego, por lo menos se estaba moviendo más rápido ahora que estaba recuperado de los ataques anteriores de ese mocoso desgraciado.

Le lanzó rápidamente Shuriken's de arena tan rápidos que Tokagemichi tuvo que cruzar sus brazos y Naruto tuvo que esconderse entre la ropa del Dragón para no terminar asesinado.

Su respiración estaba acelerada y sentía que sus brazos pesaban tanto que casi no podía mantenerse en pie, además de eso el usar tantos ataques de sangre y el haber perdido los Kagune le estaban pasando facturas ahora – ¡te voy a matar! – gritó el Ichibi con locura clara.

– ¿Estas bien Naruto? – preguntó el Dragón preocupado, ni bien había aparecido sabía que su invocador no estaba en muy buenas condiciones y ahora se notaba más.

– No tanto como me gustaría – respondió con honestidad – de todos modos, hay que seguir intentando con ataques de fuego, es lo único que le hace el suficiente daño y lo único que puede detener su movilidad.

Asintió y se lanzó rápidamente hacia delante, esquivó una bala de aire que cruzo todas la Aldea y explotó en el bosque, dándose una media vuelta rápida uso su cola como arma dándole un buen golpe en la cara al mapache que rugió de furia al ser lanzado hacia atrás.

Naruto comenzó a hacer señales de mano mientras Tokagemichi aspiraba aire – Fūton: Kazegakufu no Jutsu (Elemento viento: Gran soplo de viento) – gritó justo a tiempo para que su ataque se uniera con el de su invocación.

El fuego creció en intensidad y velocidad alcanzando rápidamente al Ichibi que solo pudo cubrirse con su cola y rugir de dolor.

Cuando el ataque termino la mitad del rostro del Ichibi se había desprendido y caído – ¡ahí está! – rugió el Dragón algo sorprendido – está en la frente.

Naruto asistió, pero no tenía fuerzas para poder seguir con la lucha – creo que voy a desmayarme – susurró colocando su mano en su frente – he perdido demasiada sangre, no puedo ni siquiera levantarme de nuevo.

Tokagemichi preocupado corrió rápidamente alejándose del ataque del Shukaku, pero la bestia estaba en verdad furiosa y al parecer su poder había aumentado lo suficiente para que comenzara a recuperarse de sus ataques mucho más rápido que antes, saltó en el aire y se agarró del monumento de los Hokages esquivando más balas de aire.

Sintió como el cuerpo de Naruto resbalaba de su cabeza y comenzaba a caer por lo que tuvo que saltar nuevamente para agarrarlo en sus patas.

Lastimosamente eso lo dejo abierto y recibió un poderoso ataque de viento en la cara que lo hizo chocar contra el monumento, sabía que su pequeño invocador estaba completamente agotado, pero por lo menos se mantenía consiente aun lo que le permitía mantenerse allí y ayudarlo.

Eso era algo que había hecho de su contrato de invocación peligroso y reconocido, siempre que eran invocados estaban alimentándose del Chakra de su invocador para poder hacerse más fuertes.

El problema en este caso es que Naruto ya estaba en lo último de su capacidad, sabía que pronto se desmayaría.

Tomó su espada desenvainándola con una velocidad envidiable y cortó la próxima bala de aire que había enviada el mapache, con la misma fluidez se lanzó hacia delante intentando cortarle la cabeza, pero el muy desgraciado a pesar de ser enorme y gordo era lo suficientemente ágil para evitar su ataque.

Gruñó con frustración y cortó otra bala de aire – quédate quieto maldita alimaña – rugió esquivando un Shuriken de arena y lanzándole una bala de agua.

El Shukaku solo se rió – quédate quieto y seré misericordioso – se rió aún más fuerte – solamente te desmembrare y esparciré tus entrañas en todo este pueblo, alégrate lo que tengo planeado para ese mocoso que tanto proteges en cien veces peor – cacareó hacia el cielo ignorando la bala de agua que le lanzaron.

Rugió de dolor cuando la bala le despedazó parte del hombro, se agachó evitando la estocada y golpeó al Dragón con su cola mandándolo a volar de regresó a la montaña.

Logro corregir su trayectoria y se sostuvo del monumento. Decidió meter a Naruto en el bolsillo de su haori, el Ichibi era demasiado fuerte y estaba en demasiada desventaja para tener otra manteniendo a su invocador en su mano, cortó rápidamente una bala de aire y se lanzó al ataque una vez más.

Escupió una bala de agua, pero el Shukaku la esquivó, la bala reventó en el suelo inundando la Aldea, tendría que tener más cuidado, tenía ataques mucho más destructivos que una simple bala de agua si volvía a cometer un falló como ese Naruto se enojaría por destruir la Aldea. Abrió los ojos cuando sintió más que vio los Shuriken's de arena que empezaban a lloverle por un lado así que tuvo que seguir corriendo intentando no ser golpeado.

La maldita arena estaba moviéndose más rápido a cada segundo y el terreno ya se veía más como un desierto que como una Aldea ninja.

Eso solo le daba otra ventaja al Ichibi ya que era su terreno natural, tenía una idea para poder detener el crecimiento del poder de la bestia, pero necesitaba un poco de tiempo para poder prepararse.

Siguió lanzando balas de agua sin ver realmente, sorprendentemente una de esas balas cruzo entre dos Shuriken's y golpeo la enorme mano desapareciéndola.

Por su puesto eso enfureció al Shukaku que rugía de dolor, por lo menos el ataque se detuvo lo que le dio oportunidad de acercarse, colocó su pata libre en el hombro izquierdo e intentó darle un cabezazo a ver si el mocoso loco ese se despertaba, pero el Ichibi no iba a dejar que lo encerrara nuevamente.

Logro girar la cabeza lo suficiente para que no lo golpeara en la frente dejando al descubierto a su contenedor.

Dando una media vuelta rápida el Dragón clavó su espada en el hombro derecho lastimado lo que lo hizo rugir de dolor nuevamente, se tiró de espaldas sorprendiendo a Tokagemichi que solo pudo soltar su espada al perder el equilibrio, no era muy bueno peleando en dos patas de todos modos.

Aprovechando eso el Shukaku se rió – Fūton: Kaimetsu-tekina Sunaarashi (Elemento viento: devastadora tormenta de arena) – bocas se abrieron por su cuerpo aspirando aire rápidamente y soltándolo con forma de tormenta de arena, una tormenta mucho más fuerte que la otra que había hecho, Tokagemichi se sorprendió al ser levantado como juguete del suelo y luego comenzó a girar al ser lanzado por el aire.

Recibió un par de golpes mientras era arrastrado por el suelo antes de poder clavar sus garras y soportar el poder asombroso del ataque.

Cuando por fin paso el vendaval busco al mapache loco, estaba riéndose estruendosamente como si no le importara estar tan abierto, sonrió al saber que esa era su oportunidad.

Sus gandulas salivales comenzaron a producir veneno rápidamente y preparo su ataque, sabía que era peligroso ya que había pocas criaturas en el mundo que pudieran sobrevivir al veneno que su especie producía naturalmente, un par de ranas y serpientes, pero era extremadamente venenoso para los demás.

El Shukaku al ser una criatura hecha de Chakra puro no solo no podía morir por veneno, sino que protegería a su contenedor.

Por lo menos serviría para que dejara de aumentar su poder, quizá incluso logre hacer que comience a disminuir nuevamente lo que era muy bueno en su libro, cualquier cosa que pudiera detener un Bijū era bueno en su libro.

Cuando estaba seguro que no lo esquivaría se levantó un poco y rugió – Yūdoku dangan (bala venenosa) – escupió una bala de líquido lila de la mitad del tamaño de una bala de agua, recorrió el espacio entre Tokagemichi y el Shukaku increíblemente rápido, golpeó a la bestia y reventó suavemente.

En lugar de esparcirse por todos lados el veneno se pegó al cuerpo del Ichibi como si fuera una especie de goma.

La arena enseguida absorbió la sustancia y comenzó a ponerse violeta – ¿qué me hiciste? – preguntó Shukaku con furia mientras trastabillaba, tuvo que utilizar su enorme cola para poder mantenerse en pie.

Se rió suavemente – te envenene claro – respondió algo burlón.

– ¡Te voy a matar! – gritó con furia antes de comenzar a lanzar balas de aire por todo lado, no esperaba que su veneno le afecte tanto, pero parecía haber hecho un buen trabajo ya que las balas salían disparadas por todos lados sin acercarse a él.

Sabía que sería un problema cuando se acostumbrara al veneno, suponía que eran ventajas de ser un ser de Chakra, por eso tenía que seguir presionando.

Corrió por la arena velozmente y tomó su espada con fuerza, jalándola con toda la fuerza de su carrera y su cuerpo corto el brazo de arena limpiamente, ni siquiera el Chakra salvaje de un Bijū podía haber detenido eso.

Volvió a rugir molesto al ver como su brazo salía volando está ves desapareció desde el hombro lo que lo dejaba con medio brazo solamente, tendría que valerse con su cola.

Tokagemichi se deslizo por la arena dándose la vuelta y aspiró aire, no podía dejar de presionar – Katon: Kaen hōsha-ki (Elemento fuego: Lanzallamas) – la llama rugió desde su boca tan caliente como el mismísimo sol, todo a su paso se derretía por la fuerza del ataque.

El Shukaku sabía que no podía ser golpeado por esa cosa, si un ataque de fuego normal lanzado por esos pestilentes humanos podían hacerle un buen daño, uno de ese tamaño y poder no solo le haría daño.

– Fūton: Kaimetsu-tekina Sunaarashi (Elemento viento: devastadora tormenta de arena) – rugió también, las bocas aspiraron aire y lo soplaron igual de rápido, intentó poner todo el Chakra que podía reunir en tan poco tiempo, pero fue suficiente para crear la madre de las tormentas de arena.

Ambos ataques chocaron con fuerza titánica, el suelo debajo se partió mientras la Aldea entera temblaba como si hubiera sido sacudida por algo aún más grande.

El monumento se partió por el movimiento dejando caer unas cuantas piedras de tamaño considerable, los refugiados dentro de los bunkers gritaban aterrados, habían sentido temblores por la batalla, pero ese definitivamente era el más grande de la historia.

Solo gracias a los varios ninjas allí ninguno de los refugios se derrumbó, aunque tendrían que hacer barias renovaciones.

Los dos ataques se cancelaron entre si levantando humo y cubriendo todo el terreno no dejando ver que es lo que pasaba, cuando por fin el humo se disipo Tokagemichi comenzó a escanear el terreno en busca de su oponente, pero no estaba en ningún sitio.

De repente la arena a su lado se movió dejando ver al Shukaku nuevamente que riéndose levantó su poderosa cola para darle un golpe en el estómago que le saco todo el aire.

Fue levantado del suelo nuevamente y el Ichibi siguió con su ataque, su mano izquierda estaba en su mayoría recuperada por lo que tomó del cuello al Dragón y lo estampo contra el suelo con fuerza, la arena se levantó por todos lados mientras la invocación sentía como estaba por desaparecer.

Qué fuerza bruta de esta bestia del infierno, no lo dejaba respirar, uso sus últimos segundos pasa poner a Naruto en el suelo nuevamente.

Estaba pálido como fantasma, pero parecía que por lo menos podía estar de pie nuevamente, Naruto entendió lo que sucedía enseguida así que asintió y comenzó a moverse lejos para poder mantener una buena distancia con el Shukaku.

No había recorrido diez metros cuando Tokagemichi desapareció en humo. ahora tenía el problema de que el Shukaku estaba deteniendo todos sus intentos por derrotarlo, estaba bajo de Chakra y por ende estaba sufriendo de anemia, el zorro estaba ayudando, pero aun así era demasiado lento y sin Chakra no podía producir más sangre lo que lo dejaba prácticamente indefenso.

Trastabillo por lo débil que se sentía y terminó de rodillas en la arena, golpeó el suelo frustrado consigo mismo y se levantó rápidamente para poder darse la vuelta.

El Shukaku estaba riéndose desquiciadamente como había estado haciendo desde que fue liberado, su color era un poco gracioso, pero el que estuviera allí parado sin preocuparse por el veneno le preocupaba.

Lógicamente no creía que le afectara a largo plazo al ser una entidad compuesta por Chakra, pero de todos modos no podía entender cómo podía estar allí riéndose cuando estaba envenenado en medio de una aldea ninja, como la bola de pelos dijo, este mapache sobre alimentado enserio que había perdido todas las tuercas hace mucho.

– Dōkagan – murmuró canalizando lo poco de Chakra que tenía hacia sus ojos.

Enseguida le llego toda la información de todo lo que tenía a su alrededor, pero se concentró especialmente en el Ichibi, su brazo izquierdo estaba completamente recuperado, el derecho estaba comenzando a crecer nuevamente y su rostro solo tenía unas pequeñas marcas de su anterior herida.

Lo más importante estaba sufriendo de envenenamiento de Chakra, por lo menos eso estaba ayudando a que su poder disminuyera y no aumentara.

Comenzó a respirar rápidamente y se tomó la cabeza por el intenso dolor que sintió, no tuvo más remedio que apagar su Dōjutsu, abrió los ojos y se encontró con los del Shukaku que lo veían sanguinariamente – ¡te encontré! – rugió antes de estirar su cola y atacarlo, no tuvo tiempo de esquivar o pensar en esquivar cuando ya estaba siendo enterrado en la arena.

Por suerte para él la arena amortiguo la mayor parte del daño, pero lo dejo enterrado, uso las cadenas para poder salir antes de terminar ahogado.

Pero no pudo mantenerlas por mucho tiempo – maldición, no pensé que me quitaría tanto Chakra – se quejó, no tuvo tiempo de decir nada más cuando el Ichibi lo estaba atacando nuevamente.

Se apartó del camino, pero no lo suficientemente rápido la ola de arena que creo el golpe lo mando a volar por el aire.

– Me has hecho mucho daño – dijo Shukaku sonriendo – nadie nunca me había lastimado tanto y eso no me gusta – se quejaba como un maldito niño a quien le quitaron su caramelo – así que te voy a matar y de ese modo el dolor desaparecerá… pero primero, quiero jugar un poco más.

Estiró su largo y grueso brazo y lo atrapo antes de que chocara contra la arena, volvió a lanzarlo por el aire ahora mucho más rápido que antes.

Sobrepaso rápidamente el nivel de la cabeza del mapache, ni bien comenzó a caer la cola lo golpeó, se sintió como chocar contra una pared de ladrillos, pero sabía que no había usado nada de fuerza simplemente lo había levantado una vez más y estaba utilizándolo como una pelota.

Estaba por hacer señales de manos para lanzar un ataque de fuego cuando sintió un par de brazos alrededor de él y unos globos calientes y cómodos apresando su rostro.

Cuando levantó la cabeza para ver quién era esa persona se sorprendió al ver un rostro hermoso enmarcado por el cabello por un par de mechones de su largo cabello rojo, era unos tonos más oscuros que el suyo propio y por supuesto no tenía ningún rastro de otro color, la mujer poseía unos impresionantes ojos violeta y su cuerpo firme y curvilíneo se pegaba al suyo.

Se preguntó ¿quién era? pero al ver el Hitai-ate se relajó, la mujer sonreía divertida a pesar de estar enfrentando al Shukaku y parecía irradiar potencia en bruto.

– ¿No te han dicho que no es bueno ser un matón? – preguntó la mujer con una vos que destilaba peligro, pero al mismo tiempo calidez – no me gustan los matones, que tal si esta vez peleas con alguien de tu tamaño.

El mapache inclinó la cabeza confundido por esta interrupción y lo peor de todo ¡estaban utilizando su cola como soporte! ¡su cola era sangrada maldición! odiaba cuando la gente no respeta a las deidades.

Intentó lanzarlos lejos, pero la pelirroja ya se había desplazado, saltando rápidamente y cayendo con suavidad y gracia al suelo – ¿quién eres? – preguntó Naruto confundido pero agradecido – no creo que nunca te he visto y dudo mucho que serias alguien fácil de olvidar.

La mujer se rió suavemente y le acaricio la cabeza – me llamo Kushina – respondió fácilmente – y tú eres un chico bastante guapo también – le guiñó un ojo haciendo que el rostro del chico se pusiera tan rojo como su cabello, lo que solo la hizo reírse más – por el momento tengo que deshacerme de una plaga, así que espera aquí por favor, no soy una médico pero está claro que no tienes Chakra y estas demasiado pálido, tienes que comenzar a comer mejor – le guiñó un ojo nuevamente – quizá te permita invitarme a comer después de esto.

Naruto balbuceó un par de palabras que no se entendieron, sorprendido por lo… coqueta de esta mujer. Kushina por otro lado solo tomó su espada y se dio la vuelta para enfrentarse al Ichibi.

El mapache claramente estaba furioso mientras gruñía y acariciaba su cola como si estuviera viva, sabía que las colas de los Bijū eran importantes, pero este estaba claramente demente, frunció el ceño cuando notó una presencia mucho más débil en su frente, la cual supuso era su contenedor, pero lo más importante, había una presencia envolviendo la de Shukaku que no parecía normal.

De todos modos, aprovecho la locura del Ichibi para ponerse en posición y comenzar a canalizar Chakra – Sutairu Uzumaki: Kaze Kattingu (Estilo Uzumaki: Viento cortante) – con un movimiento de su espada el viento pareció cortarse por un momento antes de comenzar a soplar con fuerza y crear una especie de tornado.

Shukaku regresó a ver el tornado acercándose a una velocidad de vértigo y se burló él era el amo del viento no había manera de que ese ataque lo dañara, en especial si estaba hecho por una humana.

Pagó muy caro su error y el tornado lo golpeó en el estómago y no solo le quitó el aire por completo, sino que comenzó a destrozar su cuerpo a una velocidad a la que no podía regenerarse aun con toda la arena cerca, por un par de segundos el tornado solo se quedó allí rugiendo antes de atravesar el cuerpo de arena dejando atrás un enorme orificio donde antes había estado el abultado estómago.

El silencio plago el pequeño desierto por unos segundos antes de que el chillido de dolor del Ichibi se escuchara por toda la Aldea.

Naruto se quedó con la boca abierta viendo el ataque impresionante atravesar a una bestia a la que él no había podido hacerle mucho daño a pesar de sus mejores intentos y técnicas, esta mujer era de miedo.

– ¡Maldita! – gritó al viento colocando su brazo donde debería estar su hermoso estómago.

Kushina no perdió tiempo corrió rápidamente por la arena levantándola por su velocidad antes de trepar por el cuerpo del Ichibi con facilidad, en cuestión de segundos estaba sobre el hombro del Shukaku – Sutairu Uzumaki: Girochin (Estilo Uzumaki: Guillotina) – con un movimiento fluido de su brazo su espada pareció estirarse antes de rebanar limpiamente la cabeza de sus hombros.

– ¿Qué? – preguntó Shukaku confundido cando vio su cuerpo desde un ángulo del que nunca lo había visto, luego vio a la perra que le hizo mucho daño sobre su nariz – ¡tú, maldita… te voy a matar!

La pelirroja solo se rió nuevamente – ahora… cae.

Saltó nuevamente dejando que la cabeza comenzara a caer hacia el suelo, por supuesto aún tenía que sacar al contenedor de la frente y si estaba en lo correcto y habían puesto un desastroso sello al Jinchūriki entonces tendría que despertarlo.

Siguió al Shukaku hacia abajo y vio como la cabeza chocaba contra el suelo de arena, por su puesto la bestia no moriría por ello así que tenía que despertar rápido al contenedor

Tomó una página del libro de Tsunade y cuando estaba cerca a la cabeza canalizo Chakra refinado a sus músculos, huesos y piel, ni bien tocó la nariz del Ichibi la arena explotó por la fuerza bestial que había utilizado, nunca había sido bueno con el control de Chakra, Tsunade lo más probable es que hubiera podido partir todo el cuerpo del Bijū con un golpe.

Vio el cuerpo de un pelirrojo salir volando así que corrió para atraparlo y revisar como estaba.

Parecía que el veneno no le había hecho casi nada, tenía un par de ronchas en la piel, pero eran fácilmente tratables, levantó su mano derecha con dos dedos sobresaliendo y con rapidez y precisión hizo presión en el pecho lo que hizo al pelirrojo aspirar aire y abrir los ojos como si hubiera sido electrocutado.

Enseguida sintieron la presencia del Ichibi marcharse y la arena pareció perder cualquier rastro de Chakra.

Kushina hizo un par de sellos de mano antes de colocarlas en el estómago del chico. Garra gritó de dolor mientras sentía como si fuera quemado antes de que todo regresara a la normalidad, la única diferencia era que no podía escuchar en lo más mínimo a su madre.

– ¿Qué… qué hiciste? – preguntó con la vos ronca.

– Acabo de bloquear el paso del Chakra del Ichibi hacia tu cuerpo, en otras palabras, corte tu conexión con el Bijū – respondió con facilidad – hay una tercera presencia allí que necesitamos purgar antes de poder arreglar ese sello tan desastroso que te colocaron.

Gaara abrió y cerró la boca sin poder comprender lo que le estaba diciendo, de todos modos, antes de que pudiera decidirse por alguna palabra estaba desmayado, sin la cantidad de Chakra extremo del Ichibi recorriendo su cuerpo no tenía manera de mantenerse despierto, sus propias reservas de Chakra eran grandes, pero no lo suficiente, mucho menos cuando recién había peleado.

Kushina lo cargó y comenzó a caminar hacia Naruto que la veía con la boca y los ojos abiertos cómicamente – tu… – apuntó con su dedo antes de cambiar hacia el cuerpo de Shukaku que estaba desapareciendo con el viento, luego apuntó a Gaara y luego de nuevo a la arena – tan rápido… tan fuerte.

Se rió de lo asombrado del chico y asintió – por supuesto, estuve a punto de ser Hokage, por si no sabías – hinchó su pecho, orgullosa.

Naruto la miró aún más impresionado – ¿por qué no lo fuiste? – preguntó confundido, como es que esta mujer pudo ser Hokage ¿acaso su Jiji no la dejo después de la muerte del cuarto?

Se desinfló enseguida, pero infló las mejillas haciendo puchero – no podía hacer todo ese papeleo ni para salvar mi vida.

Se quedaron en silencio por un minuto antes de que Naruto comenzara a reírse suavemente, lo que claro hizo que Kushina se sonrojara avergonzada – o bueno, el papeleo debería estar en el libro bingo por su peligrosidad – murmuró aun completamente divertido.

– Eso digo yo – comentó la pelirroja emocionada.

Lastimosamente la conversación se cortó cuando por fin el cansancio venció a Naruto y se quedó dormido a media palabra.

Kushina solo se rió, después de todo había visto más o menos lo que este chico había hecho y estaba bastante impresionada, o tendría que averiguar que más había hecho porque estaba segura la lucha contra este chico debía haber sido impresionante.

Pero por el momento lo mejor era dejar a este par en el hospital y volver a repeler la invasión, con la pérdida del Ichibi las otras dos Aldeas deberían retirarse sin mucho problema, pero lo más seguro tendría que usar algo de fuerza para ello, en especial con esa extraña Aldea que no conocía.

Ya que Orochimaru era el que estaba peleando contra Hiruzen sabía que esta nueva Aldea era de él, y si les había implementado su pensamiento lo más probable lucharían hasta estar muertos.

Comenzó a hacer su camino al hospital, esperando no encontrar a ningún enemigo que le complicara las cosas.

No es que le preocuparan en verdad, pero no sabía lo que tenía el chico de cabello largo para estar tan pálido por lo tanto lo mejor era llevarlo rápido a que lo curaran, por lo menos estaba segura de que el contenedor del Shukaku estaría controlado por el momento.


Se limpió el sudor y la sangre del rostro mientras se sentaba para poder descansar, Ino a su lado estaba en las mismas, su cabello rubio estaba teñido de rojo, su ropa estaba embarrada con sangre y lodo.

A su otro lado Temari estaba en iguales condiciones, su abanico se había perdido hace mucho completamente destrozado.

No sabían cómo habían terminado en medio de la batalla, donde más enemigos estaban, generalmente los Genin están o en los refugios protegiendo y ayudando a los civiles o en la parte alejada de la batalla ayudando en lo que podían a los ninjas más experimentados.

Pero ellas tres de alguna manera había terminado junto con Kurenai, Yūgao, Anko y Hana en todo el centro del problema, Kurenai había enviado a Kin haca el hospital con un par de Chūnin también heridos, después de haber recibido un corte en el abdomen bastante grande y profundo.

Parecía que el que Kin haya sido una de sus integrantes antes había hecho que intentaran matarla con más decisión, parecía que algunos pensaban en la traición más que en la invasión.

– Tenemos que hacerlos retroceder hasta las murallas – dijo Yūgao viendo fuera por la ventana de la casa.

– Mas fácil decirlo que hacerlo – se quejó Anko – ese desgraciado de Orochi parece que entreno bastante bien a sus Jōnin – hizo una mueca de desagrado al tener que pensar en que su antiguo maestro hubiera hecho algo correctamente – parecen preferir la muerte a retroceder.

Afuera la batalla seguía en su apogeo, y lo más importante los temblores sacudían la Aldea bastante seguido, sabían que la pelea entre el Ichibi y Naruto estaba escalando – ¿cómo estará Naruto? – preguntó Sakura preocupada – esa cosa solo se hace más fuerte.

– Debe estar bien – dijo Temari – es bastante fuerte, me preocupa más mi hermano dentro de esa cosa.

Ino simplemente cerró los ojos intentando descansar, ya sabía que después de todo eso tendría que hablar de lo que había ocurrido con su padre, en sus misiones no había matado a nadie, la misión más complicada que había tenido era un trasporte de algún rico excéntrico.

Los había atacado un par de bandidos mal preparados a los que Asuma-sensei apresó y envió a la Aldea con un clon.

Después en el examen había visto algunas muertes, pero nada demasiado malo, sin contar a Gaara, ahora no solo había visto muerte, sino que también había visto a gente que conocía por lo menos de pasada morir, y por su puesto había matado para poder sobrevivir.

Por el momento la adrenalina estaba bombeando en su cuerpo con fuerza, no sentía dolor, no sentía tristeza, solamente había pensamientos sobre cómo moverse, como atacar, como esquivar, donde golpear, donde clavar un Kunai.

Después de esto, Sakura, Temari, Kin y ella, necesitarían terapia y ayuda psicológica ¿quién mejor para el trabajo que su padre?

Escucharon un jadeó y regresaron a ver a Hana que observaba fuera de la casa con los ojos abiertos de la sorpresa – ¿qué sucede? – preguntó Kurenai esperando un ataque o algo parecido.

Hana se frotó los ojos antes de ver nuevamente hacia fuera – dime que no me estoy volviendo loca – le dijo a Kurenai mientras apuntaba a la ventana.

Confundidas las mayores se acercaron y jadearon del mismo modo – esa… esa es – dijo Kurenai tan o más sorprendida que su amiga – esa es Rin Nohara – susurró como si no pudiera creerlo, la chica que había estado en su clase de la academia, la chica que había muerto realmente joven – ¿cómo?

– Y esa a su lado es la Kuroi Akuma – murmuró Anko con un tono que les hacía acuerdo a una fangirl.

Efectivamente Mikoto estaba a su lado eliminando enemigos como si no fueran nada, sus ojos Sharingan brillando y girando metiendo en Genjutsus a los ninjas de Oto para luego cortarles la cabeza, era impresionante lo sádica de la mujer, sinceramente les daba algo de escalofríos.

– ¿No Kuroi Akuma tenía su contraparte roja? – preguntó Hana entre confundida y alarmada, después de todo en la academia habían aprendido sobre la dupla más peligrosa de las naciones elementales, aunque no estaba segura de cuál era el apodo de la pelirroja que acompañaba siempre a la prodigio Uchiha.

Anko asintió con una sonrisa y un poco de baba cayendo de su labio – o, si la tenía, las dos mujeres más poderosas de las naciones elementales, capaces de diezmar ejércitos enteros cuando estaban juntas, las dos mujeres que hacían a los hombres más poderosos orinarse en sus pantalones – estaba comenzando a jadear de la pura emoción y excitación – Kuroi Akuma o Mikoto Uchiha y Akai Akuma o Kushina Uzumaki – ¡Las más grandiosas Kunoichis que hubieran pisado las tierras elementales! – gritó por ultimo estirando sus brazos hacia el techo.

Se quedaron en silencio por un minuto – no se supone que están muertas – dijo Sakura recordando esos apodos de sus clases de historia.

Volvieron a quedarse en silencio mientras veían a Anko tartamudear y ponerse pálida – fan… fantasmas – murmuró viendo con horror hacia la mujer, antes de fruncir el ceño con enojo – o alguien está suplantando a mi modelo a seguir – gruñó aún más molesta con el pensamiento y tomó un Kunai – ahora si me va a escuchar – dijo mientras caminaba hacia la salida – nadie ¡nadie! suplanta a una mujer como Mikoto Uchiha en frente de mí y vive para contarlo.

Kurenai la abordó rápidamente, si la habilidad que estaba mostrando esa mujer era verdad, Anko no tendría oportunidad, esa mujer estaba en nivel Kage, era imposible que Anko pudiera hacerle algo.

Como plus creía que sabía cómo es que esa mujer estaba allí – espera Anko – comentó la pelinegra intentando contener a una Anko claramente cabreada – creo que se porque estamos viendo a dos mujeres supuestamente muertas.

La peli purpura dejo de retorcerse y miró a su amiga – habla.

– Según Naruto, Orochimaru quería invocar algo con ese sello que tenía Kin, no estoy del todo segura, pero puede ser que haya intentado invocar a estas personas, aunque dudo que quisiera invocar a Rin, lo más probable es que al hacer el cambio de sello Naruto hizo que en lugar de invocar lo que quería trajera a estas dos.

– Pero había tres sellos – dijo Ino.

Volvieron a quedarse calladas antes de que Anko chillara de emoción – ¡Naruto trajo a Akai y Kuroi Akuma! – chilló agudamente haciendo que todas se taparan los oídos – o ese hombre acaba de ganarse una buena noche de pasión solo por eso.

El ambiente se espesó enseguida – y por qué crees que Naruto va a tener una noche de pasión contigo – dijo Hana sombríamente, mientras los trillizos gruñían apoyando a su dueña.

– Sí, sí hay alguien con quien Naruto tendrá una noche de pasión es conmigo – murmuró Temari casi aburrida pero claramente con un borde macabro.

Estaban por ponerse a pelar cuando Kurenai silbó deteniendo a todas – después podemos pelear por quien le hincara el diente a Naruto… que creo seré yo – abrieron las bocas para quejarse, pero Kurenai siguió sin importarle – pero por el momento tenemos una invasión que detener.

Estuvieron de acuerdo, aunque todas estaban algo tensas, era la primera vez que todas declaraban abiertamente su atracción por el pelirrojo.

Salieron de la casa con Kunai's en las manos listas para seguir la pelea cuando sintieron un nuevo temblor que las hizo regresar a ver hacia donde estaba el Ichibi, abrieron las bocas sorprendidas al ver no solo aparecer un orificio enorme en el estómago del Bijū sino también al ver como su cabeza era cortada.

– Kushina parece estar bastante animada – comentó Mikoto sonriendo antes de regresar a ver hacia sus enemigos – no puedo dejar que solo ella se luzca – sonrió de una manera tan inocente que estremeció a todos del puro terror, comenzó a hacer sellos de mano tan rápido que nadie pudo siquiera captar alguno de ellos – Katon: Hi no ame (Elemento fuego: Lluvia de fuego).

Aspiró tanto aire que se preguntaron si no reventaría antes de soltarlo hacia el cielo, enseguida el calor se hizo presente y la Aldea si ilumino cuando vieron una gigantesca pared de fuego naranja subir evitando a la mayor cantidad de ninjas de la hoja antes de que comenzara a caer como si de verdad fuera lluvia.

Los gritos se hicieron presentes enseguida y el olor a carne quemada casi los hace vomitar.

La mitad del ejército de Oto estaba en llamas creando una fogata gigante, las casas a su alrededor también estaban en llamas lo que solo estaba haciendo a la mitad restante comenzar a correr alejándose de ese infierno.

Una de las serpientes de invocación, la que no estaba peleando contra Jiraiya regresó a ver a Mikoto y siseó furiosa.

La Uchiha solo sonrió antes de ponerse a hacer señales de mano nuevamente, los de Konoha tragaron saliva antes de salir del camino corriendo hacia el centro de la Aldea – Raiton: Hikari ryū (Elemento Rayo: Dragón de luz) – su cuerpo se cubrió de electricidad por un momento antes de comenzar a elevarse hacia el cielo y formar una figura bastante clara.

Podían sentir la enorme cantidad de Chakra usada sin ninguna clase de restricción, el Dragón eran casi tan grande como la serpiente y rugió furioso por un segundo antes de lanzarse hacia la invocación y envolverse en ella.

Por supuesto la invocación chilló y siseó de dolor mientras comenzaba a ser cocinada por la potencia prima del rayo.

Menos mal no era Manda, el jefe de las serpientes no solo hubiera causado mucho más daño, sino que sería muchísimo más difícil de eliminar o por lo menos mandar de regresó a su mundo.

Una vez estaba lo suficientemente dañada desapareció en humo y su hermano le siguió al quedarse completamente solo.

El silencio se propago por todo el lugar sorprendidos por la facilidad con que esta mujer no solo había acabado con la mitad de sus fuerzas de ataque, sino también con la facilidad con la que se deshizo de una invocación que incluso a Jiraiya había costado vencer ya que se había pasado peleando contra ella en todo momento.

El enorme sapo también desapareció y Jiraiya pronto estaba a su lado viendo todo el destrozo causado – para ser un Sannin definitivamente eres un tonto, pudiendo utilizar Jutsus potentes para acabar con esto decidiste hacer el vago – dijo Mikoto mirando al viejo.

– A diferencia de Kushina y tú, yo veo por el bienestar de la Aldea… – se calló mientras la regresaba a ver con los ojos saliéndose de sus cuencas – ¡Mikoto! pe… pero ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? ¡no deberías estar viva!

No sabían si ponerse a reír por la sorpresa de Jiraiya o aterrarse porque un Sannin estuviera prácticamente hiperventilando.

– Parece que esta batalla termino – dijo Rin apuntando hacia los ninjas invasores que ahora estaban huyendo, después de haber perdido al Ichibi y las dos invocaciones se dieron cuenta que no durarían mucho peleando cuanta un Sannin y una mujer que había matado a la mitad de ellos con una facilidad pasmosa.

– ¡Rin tú también! – gritó Jiraiya nuevamente aún más sorprendido, cerró la boca sabiendo que es lo que había pasado, había hablado con Naruto sobre el extraño sello, nunca le hablo exactamente de qué sello se trataba porque no lo sabía, pero ahora él tenía una muy buena idea – Edo Tensei.

– Según Kushina algo diferente – respondió Mikoto – estamos ligadas a alguien más no ha Orochimaru, y al parecer de una manera diferente a como describe el Edo Tensei.

Antes de que siguieran hablando o que Anko se lanzara a suplicar por un autógrafo un AMBU apareció – Jiraiya-sama se lo necesita en la sala de emergencias – dijo con la voz monótona, aunque pudieron notar un poco de desesperación – Hokage-sama no se encuentra bien.

Eso alertó a todos los ninjas en la cercanía, todos se lanzaron en estampida hacia el hospital preocupados por su Hokage.

Por su puesto los más rápidos eran el Sannin y Mikoto, era impresionante la velocidad con la que podían moverse, ni siquiera los AMBU podían igualarlos y eso era decir mucho ya que se suponía ellos eran los más rápidos en las fuerzas ninjas.

– ¿Cómo puede ser posible que Hokage-sama este grave? – preguntó Ino preocupada – es el ninja más fuerte que existe.

– Puede ser, pero Orochimaru no es un Sannin por nada – respondió Yūgao igual de preocupada – y considerando lo retorcido que es pudo haber hecho muchas cosas que Hokage-sama no pudo prever.

Llegaron rápidamente hacía el hospital y se encontraron con aun más ninjas esperando por las noticias, no tuvieron que esperar demasiado para que un médico saliera – Jiraiya-sama por favor acompáñeme – dijo moviendo su mano para que lo acompañara, el peli blanco confundido lo siguió, cuando estaban a una buena distancia el medico se detuvo – hemos intentado todo lo que se nos ocurrió, parece que Hokage-sama fue envenenado con alguna clase nueva de serpiente, posiblemente una invocación, pudimos extraer algo del veneno para intentar encontrar una cura pero no tenemos manera de, bueno… salvarlo – suspiró agotado y sus hombros se encorvaron – Hokage-sama a pedido verlo.

Jiraiya apretó las manos intentando controlarse, no solo de soltarse a llorar porque alguien que consideraba su padre estuviera muriendo, sino también por las ganas de estrangular a Orochimaru.

Si no fuera porque sabía a esas instancias ya etaria debajo de alguna roca escondiendo su asqueroso trasero, lo buscaría y lo mataría de una buena ves.

Entró a la habitación donde su maestro estaba descansando, respiraba erráticamente, estaba completamente pálido y por el pitido de la maquina a un lado sabía que su corazón latía a una velocidad que no era nada buena.

– Mírate, no te ves nada bien – comentó intentando aligerar el ambiente, aunque su vos se cortó a medio camino y no sirvió de nada.

Hiruzen no le tomó importancia y sonrió ligeramente – cuando comencé a entrenarlos, tenía muchas expectativas en ustedes tres, pero debo confesar que de los tres tú eras el que más me preocupaba, tenías la cabeza en otras cosas no te ponías serio en nada, nunca te atreviste a decirle como te sentías en verdad a Tsunade y por su puesto eras tan hiperactivo que no creía que ser un ninja fuera para ti – comenzó, su voz salía suavemente Jiraiya casi tenía que esforzarse para poder escucharlo.

Sonrió al ver la indignación en la cara de Jiraiya – pero lo sorprendente es que cuando tenías la mente en algo siempre seguías hacía delante sin importar cuales fueras los obstáculos… y henos aquí, tu siendo considerado el más poderoso de los tres Sannin el único sano mentalmente, aunque tengas tantas cicatrices como los otros dos.

Me has hecho tan orgulloso que estaba pesando en pasarte la batuta como Hokage – volvió a sonreír cuando escuchó la negativa implacable de su alumno – pero sé que no es para ti, así que te tengo una última misión, quiero que busques a Tsunade y la traigas aunque sea a patadas para sucederme, también quiero que le digas la verdad sobre tus sentimientos y si es lo suficientemente estúpida para no aceptarlos… entonces quiero que la superes de una vez y te consigas una mujer que si te aprecie como te mereces, hay cosas mucho más impresionantes y gratificantes que ser un Hokage o convertirse en un famoso escritor Jiraiya y te estas perdiendo de una de ellas… no te pido que te olvides de Tsunade porque eso es imposible pero date una oportunidad de ser feliz.

El peliblanco no tuvo la fuerza de decirle a su maestro que lo había intentado y no había servido, pero de todos modos asintió – lo haré maestro.

– Ahora quiero que me digas como es que sentí el Chakra de Naruto cuando Orochimaru intento usar el Edo Tensei para traer a los tres Hokages – comentó mientras se recostaba – debo decir que no estaríamos teniendo esta conversación si no fuero por eso.

El Sannin sonrió un poco divertido, pero al mismo tiempo impresionado por lo que había hecho su alumno… o quizá era más preciso decir que era su amigo.

– Bueno debo decir que me sorprendió lo hábil que es para el Fūinjutsu, aprende tan rápido que en unos pocos años lo más probable es que me superara, descubrió sobre él un extraño sello en una de sus amigas y ha estado trabajando para poder cambiarlo desde entonces…

Siguió conversando sobre lo impresionante que era Naruto en esa complicada rama de las artes ninjas.

Pero después de unos minutos que parecieron horas el silencio se hizo presente en el pequeño cuarto, Jiraiya sabía que debería estarse escuchando el palpitar de su corazón en esa máquina, pero ahora no se escuchaba nada. Regresó a ver hacia donde estaba su maestro y lo encontró con los ojos cerrados.

Si no fuera porque su pecho no subía y bajaba diría que estaba dormido, se permitió llorar por la muerte de su maestro mientras nadie más lo estuviera viendo.

Después de unos cuantos minutos más allí se levantó le acaricio la cabeza y se dio la vuelta, caminó decididamente hacia la puerta y la abrió para que el medico pudiera pasara – murió tranquilo – susurró Jiraiya.

– A qué hora exactamente – pidió para poder llenar los papeles, aunque sus lágrimas ya estaban derramándose.

Eran una Aldea ninja, lógicamente todo el mundo apreciaba y conocía al hombre que los lideraba, que los mantenía seguros, y por tanto todo el mundo sentía profunda tristeza al saber de su muerte.

Hablaron por un tiempo antes de que el medico entrara al cuarto y Jiraiya caminó lentamente hacia la sala de espera donde sabia una Aldea entera esperaba por noticias.

Efectivamente cada rostro en el lugar lo regresó a ver ni bien dio un paso fuera del pasillo, cada uno más expectante que el otro.

Estaba seguro que esto sería más duró de hacer que cualquier misión que hubiera tenido con anterioridad, después de todo estaba anunciando la muerte de un hombre venerado y querido por mucha gente.


Sonrió divertido mientras leía los informes que había recibido de sus leales ninjas, la Aldea había logrado repeler el ataque de otras dos con relativa facilidad a pesar de haber sufrido algunas bajas.

El mocoso Kyubi demostró ser más hábil de lo que había esperado, no solo eso, sino que poseía un Kekkei Genkai impresionante, añadiendo eso a que de alguna forma poseía un contrato de invocación de los Dragones de Komodo, parecía que el atrapar al mocoso y hacerlo su siervo ahora era aún más imperativo.

Lastimosamente no había podido aprovechar la invasión ya que lo había tomado de sorpresa.

Ese estúpido de Orochimaru lo había engañado, le había dicho que intentaría asesinas a Hiruzen, pero nunca le dijo cuando y donde, también fue una sorpresa que usara a Suna para potenciar su pequeño ejército.

Por lo menos el idiota había logrado lo que se proponía, ahora solo tenía que mover unos cuantos hilos y el sería el siguiente Hokage, después de todo no había nadie más para el puesto, todos sabían que Jiraiya era demasiado impetuoso y además de eso lo necesitaban fuera de la Aldea gracias a su enorme red de espionaje.

La siguiente seria Tsunade, pero la muy tonta no iba a regresar por nada del mundo, se había asegurado que eso ocurriera.

Kakashi era popular y lo suficientemente poderoso, pero era demasiado joven o se aseguraría de que la gente pensara que era demasiado joven, no importaba que el tercero hubiera tomado el puesto siendo incluso aún más joven.

No había otros Jōnin que pudieran convertirse en Hokage y los AMBU estaban prohibidos para el puesto mientras aún estuvieran en el puesto, es más no podían tomar el puesto de Hokage si no había vuelto a ser Jōnin por lo menos por seis meses, lo que dejaba a los más poderosos ninjas de la Aldea fuera de la lucha.

Hubiera preferido tomar el puesto con menos lastre de por medio ya que la invasión les traería problemas, habían estado teniendo pocos pedidos últimamente lo que dejaba las reparaciones que se necesitaban hacer siendo un problema grave.

Además de eso se tenía que tener en cuenta los funerales de los ninjas y los civiles que tendrían que hacer, en especial el funeral de Hiruzen.

Para conseguir el dinero suficiente necesitaría enviar hasta a los AMBU en misiones lo que dejaría la Aldea demasiado abierta para un nuevo ataque, Iwa principalmente podía aprovecharse de esto y atacarlos en su momento de debilidad.

Por último, tendría que pensar correctamente en qué hacer con Suna, era sus aliados y eran una potencia lo suficientemente considerable para que fueran un aporte si una guerra se venía, pero el problema era que su traición había golpeado muy fuerte a Konoha, después de todo el Ichibi es el que más daño había causado a la infraestructura de la Aldea.

Podría terminar por aplastarlos, o aún mejor, podría hacer que ninjas de Suna tengan que servir en Konoha como muestra de arrepentimiento.

Quizá tendría que arreglar un par de contratos matrimoniales para asegurar la obediencia de Suna, según sabia el Kazekage tenía tres hijos, la de medio seria perfecta para atar a Suna con Konoha para después eliminarla como una Aldea separada y unirla con la suya.

– ¿Qué desea que hagamos Danzō-sama? – preguntó uno de los AMBU frente a él.

Lo pensó por un momento, lo mejor sería mantener la cabeza gacha, no quería que nadie lo relacionara con Orochimaru – por el momento manténganse en las sombras, pero quiero que sigan vigilando al mocoso Uzumaki, cualquier oportunidad que tengan, quiero que lo atrapen y me lo traigan… por lo demás, intenten que nadie los vea y nadie averigüe sobre ustedes.

Tres AMBU asintieron y desaparecieron en una explosión de velocidad, mientras Danzō regreso a ver los papeles en su mesa.

Ahora, había algunos problemas no previstos y si era sincero bastante grandes, no sabía cómo demonios es que Orochimaru lo había hecho, pero había traído a tres mujeres muertas, y no solo por unos momentos, hasta ahora no había desaparecido como deberían.

Sea lo que sea que haya hecho claramente no era el Edo Tensei, ni siquiera sabía si en verdad había sido la serpiente el causante de esto, después de todo por lo que sabía Orochimaru quería traer a los Hokages.

El que en su lugar hubieran aparecido tres chicas, una de las cuales dudaba seriamente que Orochimaru hubiera querido traer de cualquier manera, le decía claramente que alguien se había metido con el Jutsus y por su puesto había hecho algo imposible, pero también había hecho que sus planes se compliquen.

Kushina y Mikoto no solo estaban de regresó, sino que estaban en su mejor momento, como si nunca hubieran salido de las filas ninja.

Ese poder solo levantaría su Aldea, pero ponía en peligro todos sus planes, esas dos tenían pensamientos muy perecidos a ese tonto de Sarutobi, no podía dejar que ninguna de ellas interfiriera con sus planes.

Con lo hábiles que eran sus AMBU no tendrían oportunidad contra ellas, también tenía que mantener el que Kushina era la madre de Naruto completamente a oscuras, sería difícil ahora que se parecían tanto, y conociendo a Jiraiya sería aún más difícil ya que él sabía ese dato, pero tenía un par de maneras de hacerlo.

La más sencilla seria acabar con su vida una vez más. Ahora tenía que incluir otro plan, el que Mikoto estuviera viva le permitiría renacer el clan Uchiha, pero esta vez seria renacido para ser fieles y leales a Konoha.

El problema era la dificultad de atrapar a un ninja nivel Kage, con su manejo del Sharingan sus AMBU no tenían oportunidad.

Tampoco quería revelar sus habilidades tan temprano en este juego, suspiró mientras se recargaba en su cómoda silla, necesitaba preparar algunas cosas para que todo estuviera en orden.

– Orochimaru solo pareces causar problemas – susurró recargando su cabeza en el espaldar de la silla – te recomiendo no darme más problemas o tendré que eliminarte – sonrió divertidos y cerró su único ojo visible – por el momento te quitare a ese chico que tanto deseas, espero que el medico ese te satisfaga, no creo que consigas otro cuerpo como el que tanto deseas.

Se rió ligeramente pensando en Orochimaru y el Uchiha, por su puesto sabía que el mocoso no tenia en verdad ninguna clase de talento, sus "fantásticos" logros eran solamente lo que los consejos le habían regalado.

Bueno Orochimaru se metió con sus planes él se metería con los de la serpiente, claro que Orochimaru no tenía manera de arreglarlos mientras él solo necesitaba mover unas cuantas piezas de aquí para allá, además ahora podía conseguir fácilmente lo que quería.

– Planea y más planes – susurró – unos fallan, pero a la final siempre tengo planes de contingencia.


Comenzando con las explicaciones, como pueden ver el Chiton puede ser un elemento extremadamente útil pero también peligroso, ya que se está utilizando su propia sangre seria potencialmente peligroso para la vida si no se tiene cuidado.

Mientras la anemia en si es que la sangre no tiene suficientes glóbulos rojos para oxigenar la sangre, en este caso en más un desangrado autoimpuesto que otra cosa, por lo tanto, llegara un momento en que no tendrás suficiente sangre, los sistemas dejan de funcionar y… se acabó.

No estoy seguro si en el mundo de Naruto se puede morir por falta de Chakra, sé que hay como hacer infusiones de Chakra, pero no estoy seguro si este es como con la sangre.

Pero supongo que una mezcla de ambos problemas puede ser aun peor que solamente uno de ellos, aun si fuera en menores proporciones.

También mostré un poco más del alcance de las habilidades de los Dragones de Komodo.

Explicare un poco de sobre ellos y en este caso sobre Tokagemichi en el próximo o en los próximos capítulos, por su puesto los Dragones de Komodo tienen una saliva… especial por lo tanto tome eso como base y saque algunas otras cosas que me parecieron interesantes, no hay un Elemento Veneno en Naruto, o por lo menos no que yo sepa, pero me imagino que esto sería lo más cercano a eso.

También aproveché y mostré las habilidades de Kushina y Mikoto, diablos me encanto hacer eso y espero que este tan emocionante como me lo imaginaba.

Aunque debo decir esas dos dan miedo, me imagine que en su tiempo serian de las ninjas más poderosas, Kushina lógicamente tendría que ser poderosa no solo por ser la contenedora del Kyubi, en este caso ambas partes de su Chakra, sino también tendría que serlo para haber llamado tanto la atención del supuesto prodigio.

Cuando vi el flash back o por lo menos pedazos de un flash back, me pareció que Minato tenía una actitud parecida a la de Sasuke, solo que con algo más de carisma para ganarse sus seguidores y amigos.

No digo que en verdad lo sea, pero esa impresión me da si solo lo veo una vez.

Mikoto, no estoy del todo seguro, pero creo que era ella de la que en verdad venia la línea de líderes de su clan, y me imagino que tendría que ser una orgullosa Kunoichi y al tener sangre de líder, debería entrenar hasta el cansancio para poder no solo ser lo suficiente poderosa, sino también para poder demostrar que los Uchiha son poderosos.

También siendo amiga de Kushina me indica claramente que no es la típica Uchiha que se mete la escoba por el culo cada mañana.

Yo la veo como alguien con la actitud más parecida a la de Itachi, que sabe que un excelente ninja, pero no alardea, que sabe cuáles son sus capacidades y como aprovecharlas hasta el máximo.

También hay que tomar en cuenta que ellas dos vivieron en una época de guerra entre varias Aldeas y por lo tanto deberían ser fuertes para poder sobrevivir.

En este capítulo lastimosamente llega la muerte de Sarutobi, estuve tentado en dejarlo vivo porque me agrada, pero creo que este momento solo impulsaría más a Naruto, a mejorar y cuidar más de sus seres queridos.

Mientras veía un par de capítulos del entrenamiento de Jiraiya mientras iban a buscar a Tsunade, me esperaba mucho más del rubio, esperé que cambiara de actitud que se pudiera más serio, pero no vi nada diferente, era el mismo rubio gritón que alardeaba de cosas de las que ni siquiera sabía.

También esperé mucho más de Jiraiya como ya mencioné antes, en mi opinión no le enseño lo suficiente.

Naruto seguía usando los clones para todo y su único método de ataque real era el Rasengan, un supuesto ninja con dos Jutsus, uno de los cuales no sirve de mucho ya que son simplemente un montón de motas de humo bulliciosas y el otro a pesar de ser poderoso no lo puede usar si no es con uno de esos frágiles clones.

Espero poder hacer justamente que Naruto use este momento, esta muerte, como un impulso para mejorar.

Sea como sea, espero sus Reviews, Favorites y Follows, nos leemos.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Kekkei Genkai 8594 0 0 2. Peleas uno a uno 8699 0 0 3. Terminan las preliminares 8582 0 0 4. Entrenamiento para las finales 9459 0 0 5. Un sello muy peligroso 9470 0 0 6. Creando un Réquiem 9436 0 0 7. Comienzan las finales 8988 0 0 8. La capacidad de controlar la sangre 9194 0 0 9. La ira del Ichibi 11772 0 0 10. Termina el Réquiem 8473 0 0 11. Akatsuki 8845 0 0 12. El legado del Yondaime 8811 0 0 13. ¿Una mujer legendaria? 9000 0 0 14. Reunión entre Sannin 10056 0 0 15. Matrimonio 9200 0 0 16. Medicina y sellos 8662 0 0 17. Una princesa de hielo 8656 0 0 18. el tesoro de Yuki no Kuni 8047 0 0 19. Medicina milagrosa 8640 0 0 20. Naruto vs Sasuke 9201 0 0