D de Destino @fxrobalino
Recompensa

Como lo ofrecí aquí está el siguiente capítulo de este fic también, estaba esperando a completar el capítulo de mi fic de Naruto para poder subir este también pero por lo menos este cap ya lo tenía hecho.

Fue bastante sencillo en su mayoría porque me base mucho en el canon con solo algunas diferencias.

El que no hubiera peleas también ayudo bastante porque eso es lo más difícil de escribir, por lo menos en mi opinión, como sea este capítulo en su mayoría es de transición justo como lo fue en el anime y manga, la única parte importante en verdad es la recompensa de Luffy.

Una vez más respondiendo Reviews para concuerdo contigo con que un humano real de nuestro mundo estaría aterrado de algunas de las cosas que suceden en el mundo de One Piece, pero un humano real se tragaría ese miedo para poder sobrevivir por lo menos o esperar el momento propicio para huir.

No huiría a la primera de cambio incluso dejando a sus amigos y compañeros, aunque también hay que reconocer que los humanos en nuestro mundo sí podrían hacer eso.

Lo que a mí me molesta es que no estamos en un mundo como el nuestro, en One Piece lo normal es encontrar gente sobrenaturalmente fuerte, existen monstruos en todos lados, existen frutas que pueden cambiar la composición misma de nuestra existencia.

Un humano normal en un mundo como ese es solamente un desperdicio de aire como ya lo dije.

Está bien que Oda quiera ponerlo como la representación del humano normal dentro del One Piece pero eso no quiere decir que va a servir de algo, además Usopp no es un humano normal tampoco, tiene un ojo y una puntería increíbles, hasta el punto de poder darle a Spandam desde un edificio a mucha distancia con una resortera.

Pero aún con todo eso Usopp sigue siendo patético con sus mentiras y cobardía exagerada.

Su sueño es convertirse en un bravo guerrero del mar pero hasta ahora no ha demostrado absolutamente nada para respaldar ese sueño, sigue siendo un gallina de primera, como dije un humano normal en el mundo de One Piece es inservible.

Para Shiro avicii no debería ser una sorpresa la humillación de Arlong, como ya he dicho antes puede ser el mejor villano del arco East Blue pero sigo odiándolo y sigo creyendo que está muerto por lo que le hizo a Nami así que definitivamente iba a hacer algo como esto.

Con respecto a las personalidades de Makino y Nojiko, sí, espero hacer algo especial con ellas, nunca se profundizo mucho en sus personalidades así que hay margen de maniobra.

Además con esta última también hay como explotar la relación que tiene con Nami y se puede hacer algo especial por allí.

Con Gin siempre me lo imagine parecido a Zoro pero mucho menos estricto y serio que el peli verde, también hay que explotar el que sea el único miembro en ya haber estado en el Grand Line y el que le tiene miedo al mismo por lo que le ocurrió con Mihawk.

En cuanto a los del Susano, o si, eso era algo que tenía planeado desde el inicio pero no sabía cuándo y dónde meterlo.

Mientras escribía el capítulo anterior me di cuenta que calzaba perfecto con el problema de Nami y como la hizo sufrir, pum, oportunidad perfecta para colocar la representación del Haki de Luffy y además también me da una ayudita con un aspecto del viaje en el tiempo.

Por parte de los del arco de Drum, va a estar, es el arco en que entra Chopper y aunque ya tienen un médico como Kaya definitivamente no va a ser suficiente.

Kaya aún está estudiando, en el anime dice claramente que comenzaría a estudiar al momento en que Usopp se va con los Mugiwara, por lo tanto definitivamente van a necesitar un médico del calibre de Chopper y por eso la saga de Drum tiene que ocurrir sí o sí.

En cuanto a lo del número de chicas, como ya dije no voy a hacer un harem masivo principalmente porque a mi parecer el harem masivo representa a todas y cada una de las chicas que aparecen en One Piece lo que lógicamente sería imposible de hacer si estoy buscando algo más "romántico" por así decirlo.

Pero si creo que es posible tener hasta un máximo de veinte chicas, diciendo que alargue el harem hasta el extremo, y no descuidando a ninguna siendo reflexivo con cómo se forman las escenas y ese tipo de cosas.

Lógicamente no voy a poner a veinte chicas creo que máximo pondría una doce o exagerando quince, pero como dije por el momento solo tengo como siete u ocho.

La mejor muestra de que se puede hacer algo bueno con un harem sin descuidar a las chicas es un fic que recién termine de leer, se llamaba atracción Potter o algo así me parece, es un cross entre Harry Potter y Naruto, en el que Harry tiene un harem realmente enorme y está muy bien estructurado en cuanto a las relaciones.

Lógicamente hay algunas que salen más y otras que salen menos pero nunca dejan de aparecer.

Para Elchabon a mi también me encanto la masacre a Arlong y disfrute mucho escribiéndola, es el primer asesinato de Luffy y claro está la introducción al lado más oscuro de One Piece.

En cuanto a lo de Nojiko jajaja, siempre me pareció diferente a Nami por lo tanto si la akage es una tsundare que a veces esconde lo que en verdad quiere, Nojiko es lo opuesto va por lo que quiere y lo toma, claro que por el momento esa relación aún no está formalmente concluida, eso será para más adelante, pero Nojiko si aprovechara las oportunidades que tenga e incluso creara esas oportunidades.

Por parte de lo de Sanji definitivamente es una desgracia la situación en la que están metidos los Mugiwaras en este preciso momento, pero hay que ver que más sucede.

En cuanto a lo de hacerlo Okama, estoy planteándomelo, yo también creo que lo es en el anime y sigue haciéndose el caballero para esconder ese lado suyo, Okama de armario de plano.

Pero también es muy divertido escribir escenas de celos por parte del rubio así que por el momento dejemos en que es heterosexual.

Ya se verá más adelante como salen las cosas, en especial en el timeskip.

Por ultimo pero no menos importante para selkova gracias por tu comentario, la verdad veo tu punto aunque no creo que este yendo muy rápido, algunos me dicen incluso que estoy demasiado lento.

Hay cosas que quiero hacer diferente y hay cosas que quiero agregar pero tienen que ser en el Grand Line donde los piratas y las personas poderosas se encuentran, en el East Blue los peses gordos eran con lo que se enfrentó Luffy en el canon por lo tanto tenía que volver a enfrentarlos ya que solo es un viaje al pasado no a otro mundo.

Por lo demás el East Blue siempre fue un punto de partida para Luffy nada más, nuevamente todo lo importante tiene que venir en el Grand Line quizá después de enfrentarse a Crocodile porque Arabasta es prácticamente la primera parada importante que los Mugiwara tiene y entre los cabos gemelos y esta hay solo unas cuantas islas deshabitadas.

En cambio después de cada gran saga siempre hay relleno y por lo tanto se puede agregar cosas más significativas, islas de tu propia invención, otros personajes y aventuras e incluso algunos villanos que después vuelvan a aparecer para molestar nuevamente.

En cuanto a los del romance, hasta ahora hemos presentado a cinco mujeres, de las cuales Luffy prácticamente esta con dos, Makino y Nami, comencemos por Makino, ella y Luffy ya tenían una relación, no exactamente romántica pero ya la tenían por lo tanto no le veo tan descabellado que Luffy fuera a ella en… ese momento de necesidad.

Solo era cuestión de que la peli verde cambiara la forma de ver a Luffy, calibrara esa cuestión en otra onda y bum romance.

Con Nami yo siempre he pensado que ella y Luffy tienen algo especial, sin meternos en el romance, ellos tienen una conexión especial y con un Luffy más sexual la relación iría mucho más rápido hacía lo físico que en el canon.

Después están Alvida, Kaya y Nojiko, comencemos por esta última ya que supongo que es por la que me dices que las chicas están acudiendo a Luffy como si fuera la última gota de agua en el desierto, llega un chico guapo y poderoso, y te salva de tu torturador el cual te a atormentado por ocho años, no le hubieras dado un beso aunque solo sea por agradecimiento.

No puse nada sobre una relación exactamente, Nojiko solo está actuando de acuerdo a un momento de emociones fuertes.

Si después las cosas van por ese rumbo ya es otra cosa pero no es que le dio un beso y ya listo están juntos, vivieron felices y comieron perdices, era solamente eso, un beso de agradecimiento y para demostrar su felicidad y claro dejar ir todo ese sufrimiento.

Después está Alvida, la mujer ni siquiera se fijó mucho en Luffy sino más bien en que la estuvieran ignorando.

Incluso en el canon la mujer está loca y se "enamora" de Luffy solo por un golpe, no es que en verdad este enamorada y lo mismo puede o no pasar aquí en mi fic, tampoco es que estará con Luffy o por lo menos no te lo puedo garantizar hasta que no vuelve a aparecer.

Por ultimo Kaya, si te pones a ver la rubia y Luffy no tienen exactamente un relación y no he escrito una escena que demuestre que la van a tener aún.

Como cualquier mujer tiene derecho a admirar el cuerpo y la forma de ser de un hombre, que le ve el trasero o los ojos o el cabello o sea lo que sea en lo que las mujeres se fijan en un hombre pero si va a haber una relación lo dejare bien en claro.

Por lo tanto Kaya puede estar viendo a Luffy, en especial con las historias de Makino, pero no llego a él como la última gota de agua en el desierto.

Así que ¿de dónde sacaste que eso estaba pasando aquí?

O habrá varias mujeres que no se sentirán atraídas en lo más mínimo por Luffy, yo que sé, porque no es su tipo y cosas así pero por el momento las cuatro chicas, sin contar a Alvida, ven en Luffy un posible candidato a ser su novio como cualquier chica haría, aunque claro dos ya lo son jajajaja.

Sea como sea les dejo con el fic.

Cap8.- Recompensa.

Cuando abrió los ojos lo primero que vio fue un cielo rojo, tenía un tinte suave extraño que le ponía los pelos de punta, las nubes eran negras como el carbón, la luna… la luna por el contrario brillaba espectralmente, blanca y tan grande que podía ver los cráteres con facilidad.

Nunca la había visto tan cerca… todo el panorama lo hacía estar nervioso, confundido… aterrado.

Se levantó con dificultad sintiendo su cuerpo extraño, pesado… el suelo del lugar era tan negro con las nubes sobre su cabeza, unos cuantos arboles esparcidos por el lugar cambiaban la silueta del cielo rojo, arboles esqueléticos sin hojas y negros como el suelo, no había nadie más en el lugar y la planicie se extendía por kilómetros en todas direcciones.

Se puso de pie mirando de un lado a otro – ¿hola… hay alguien? – preguntó, su voz se extendió por el lugar con un eco estruendoso que lo hizo taparse las orejas.

Lo único que recibió por respuesta fue un aire helado que lo hizo estremecerse, algo bastante extraño teniendo en cuenta que él mismo estaba hecho de viento, miró una vez más hacía todos lados y comenzó a caminar esperando encontrar algo o alguien.

Mientras más caminaba más confundido estaba porque la luna seguía en el mismo punto, los arboles del fondo seguían en el mismo punto.

Lo único que parecía moverse eran las nubes sobre su cabeza, escuchó un extraño chapoteo y regresó a ver hacía el suelo, había pisado una sustancia algo pegajosa de color rojo pero como ese color y el negro parecían comunes en ese… mundo no le tomó mucha importancia.

Dio un par de pasos y supo que esa sustancia no era algo hecho por el mundo, frente a él había millones de cuerpos contorsionados de todas las maneras posibles.

Unos estaban quemados, otros estaban cortados, con extremidades faltantes o incluso con las entrañas escurriéndose de su estómago, la escena casi lo hace vomitar, si no hubiera aprendido hace mucho que al ser un pirata habría veces en que tendría que ver este tipo de muerte, estaba seguro que hubiera vomitado.

Caminó evitando los cuerpos de un color grisáceo para diferenciarlos del suelo negro, la sangre se pegaba a su ropa y el sonido que se producía cuando la pisaba le ponía los pelos de punta.

Por alguna razón comenzó a respirar con dificultad y se estaba poniendo ansioso, como si esa escena era algo que el mismo había hecho o había sido participe para hacerla, el color blanco llamó su atención hacía la izquierda y se dio la vuelta rápidamente.

Con sorpresa miró la bandera de la marina agitándose como si el viento la moviera pero no había ni una sola brisa.

Caminó lentamente hacía la bandera que estaba incrustada en uno de los cuerpos pero era muy diferente a todos los otros cuerpos alrededor, lo primero que notó fue el contraste de la sangre roja con la vestimenta verde oscuro del cuerpo.

Cuando estaba a un par de pasos la bandera se movió por el inexistente viento hacía otro lado dejando ver el rostro del cuerpo, una descarga eléctrica recorrió su cuerpo y tuvo que dar un paso atrás de la sorpresa, conocía ese rostro aunque estuviera más maduro, conocía el pelo verde y el color de sus… de su ojo.

– Zoro – susurró, por primera vez en mucho tiempo el miedo se hizo cargo de su cuerpo, no se había sentido tan asustado desde que Porchemy lo había secuestrado y dado una paliza para que le dijera dónde estaba el tesoro de Ace y Sabo.

Claro que en ese momento era a duras penas un niño, ahora era un adulto, era un pirata.

Su cuerpo comenzó a temblar y retrocedió lentamente, sentía como si se moviera muy rápido el cuerpo sin vida de su segundo al mando se levantaría y… le recriminaría algo, no estaba preocupado por morir, nunca le había preocupado eso a decir verdad, pero el que sus Nakamas lo culparan por algo… en especial el no ayudarlos a cumplir sus sueños, eso sí que lo aterraba.

Casi se cae cuando tropezó con otro cuerpo, logró estabilizarse con el cuerpo entre sus piernas y miró a la casa desfigurada de Usopp.

Gritó mientras dada un paso atrás y terminó cayendo al enorme charco de sangre que salpicó su ropa y cara, levantó la mano temblando y miró el líquido rojo escurrirse entre sus dedos – no… no.

Sabía que esa sangre era de su francotirador, se levantó y corrió alejándose de sus Nakamas asesinados brutalmente, se tropezó un par de veces pero se mantuvo de pie y siguió corriendo. Eso no era cierto sus Nakamas no estaban muertos – es… es una pesadilla.

Había tenido algunas pero no las recordaba y generalmente era cuando no dormía con Makino.

Sonrió sabiendo que su novia evitaría que esta escena continuara – ¡Makino! – gritó con toda su fuerza llamando a su novia, terminó tropezando de nuevo y embarrando completamente su cara con sangre.

Se quejó adolorido y abrió los ojos para toparse con unos ojos marrones que conocía muy bien a pesar de que solo los había visto así de cerca un par de veces cando se besaban, el cabello naranja estaba chamuscado y la piel estaba llena de pústulas que sabía se producían con una quemadura grabe.

El olor a carne y cabello quemado le llego a su nariz y tuvo que poner su mano en su boca para no vomitar todo encima de su… novia, las lágrimas se escurrieron por sus mejillas y se dio la vuelta rápidamente para terminar de vomitar de una vez.

– No puede ser… Nami – murmuró gateando alejándose del cuerpo derretido de su más reciente novia – esto no es real.

Su mano tocó otro cuerpo y al mirarlo atentamente notó que también tenía color, su rostro se puso pálido sabiendo que si uno de los cuerpos no era gris pertenecía a alguien querido para él, levantó la mirada hasta el rostro y notó el cabello rubio, no sabía si el no poder ver sus ojos era bueno o malo.

La caja torácica y el cuello estaba molidos y la sangre salía de su boca como un río, se levantó y volvió a correr alejándose una vez más de sus Nakamas.

Pateó los cuerpos grises fuera de su camino y terminó destapando uno con color, claramente era mujer pero el estilo de ropa no concordaba con la ropa que usaban Makino o Kaya.

Lo siguiente fue el cabello negro y un par de ojos azules que lo veían en blanco tenía una espada clavada en su corazón, el pecho se le apretó de dolor aunque no reconociera a la mujer.

– ¿Qui… quién?

Más lejos estaba un pequeño cuerpo también a color y aunque no tenía una forma humana exactamente podía notar ciertos rasgos parecidos, era un tipo Zoan claramente, tenía un pelaje café y astas en la cabeza pero lo más característico era la pequeña nariz de color azul, lo extraño era que su cuerpo le daba la espalda mientras su cara lo miraba fijamente y de frente.

Pasó el cuerpo de la mujer intentando no ver tampoco el cuerpo del pequeño… ¿reno? más lejos había otro cuerpo, más grande que los anteriores, con unos extraños implementos metálicos que estaban destrozados, cuando estaba a una buena distancia supo que el cuerpo estaba partido por la mitad, los órganos en su mayoría eran de carne como cualquier humano aunque había algunos con partes metálicas también.

No sabía quiénes eran pero verlos de ese modo le causaba el mismo dolor que el ver a sus Nakamas anteriores.

Apartó la mirada del cuerpo robótico y terminó pateando un hueso, confundido vio donde terminó y se encontró con un esqueleto con un afro, los huesos estaban partidos en varias partes y aunque lo confundía enormemente, el resplandor de muerte que le devolvían las cuencas vacías era tan doloroso como ver los demás que poseían carne sobre sus huesos.

En ese punto su cuerpo se sentía insensible, la sangre chorreaba de cada parte de su ropa y sabía que debería estar temblando pero no lo sentía en verdad.

Pasó la pila de huesos sin lanzarle una segunda mirada y caminó hasta una colina que tapaba una parte de la luna, quizá fuera un acantilado por el que podría lanzarse al agua y terminar de morir.

¿Podría morir como otros usuarios de frutas del diablo? ¿el agua lo afectaría como a todos? en verdad nunca había probado el meterse al agua porque podía caminar por ella así que era una buena pregunta, sabía que el Kairoseki lo afectaba porque no tenía una consistencia parecida al agua sino que solo producía un aura, una voz como la del mar, pero ¿el agua en si podría matarlo?

Valía la pena la prueba y si no lo hacía siempre podía buscar otro tipo de muertes, lo que sea con tal de terminar con ese dolor en el pecho que no lo dejaba respirar.

Llegó a la cima de la colina y para su horror no encontró un acantilado sino varios postes negros con partes rojas por la sangre que se escurría por la… madera. Allí prácticamente crucificados de cabeza estaban el resto de sus Nakamas.

En el centro estaba Makino a su derecha estaba Kaya y a su izquierda estaba Gin, sorprendentemente también estaba Nojiko a la derecha de la rubia y a un lado de Gin estaba un cuerpo azul claro mucho más grande que un humano y con dos dientes sobresaliendo de su boca.

Tampoco sabía quién era pero le parecía tan conocido como los últimos cuerpos que vio hace un momento.

Estaban colgados como una pieza de carne y frente a ellos riéndose como maníaco había alguien… alguien con la capa de la marina, tan blanca como había visto la luna y la bandera, ondeando con ese viento inexistente y con la palabra justicia mostrándose con orgullo.

La furia plagó su cuerpo en ese instante – "quieres matarlo ¿cierto?" – dijo una voz extraña, chirriante y ronca al mismo tiempo – "él fue el que mato a todos."

– ¿Quién eres? – preguntó aun mirando con odio puro a la figura riéndose.

La voz se rió en su cabeza tan fuerte que podría partir vidrio templado – "soy tú" – respondió con simpleza – "soy una parte de ti que aún duerme… esperando el momento justo para salir… esperando la oportunidad de demostrar a quien pertenece este mundo."

– Yo no quiero conquistar nada.

Lo voz volvió a reírse como si se estuviera burlando de él – "no necesitas conquistar nada para ser dueño de ello en verdad" – parecía divertido con todo lo que estaba sucediendo – "cuando llegues al final de tu camino… poseerás todo y yo estaré allí compartiéndolo contigo" – un impulsó asesinó le recorrió el cuerpo – "solo necesito sangre… necesito destrucción y dolor… dame eso y te daré el título que deseas… Rey Pirata."

En ese momento la figura frente a él se dio la vuelta y lo miró a los ojos con una sonrisa – te voy a matar a ti también – comentó suavemente – eliminare tu sangre demoníaca de este mundo…

– No sabes lo que es un verdadero demonio – lo cortó Luffy dando un paso delante – pero te lo mostrare en este momento…

Se lanzó a toda velocidad hacía la figura que aún le sonreía burlón pero antes de que su puño conecte con su cara todo se volvió negro y sintió como si estuviera dando vueltas en el aire.


– ¡Te voy a matar! – el gritó recorrió todo el huerto asustando a todo el mundo que estaban esperando a que Luffy se levantara.

Una ola enorme de viento se produjo en el lugar, conteniendo una presión que hizo a los más débiles desmayarse enseguida, los únicos que quedaron de pie fueron Makino, Zoro, Sanji y Gin aunque estos tres últimos lo hacían con dificultad.

Sudaban profusamente y las rodillas les temblaban por el enorme esfuerzo que estaban haciendo al mantenerse de pie.

Las mandarinas del huerto incluso comenzaron a desprenderse de las ramas y caían al suelo como si se estuvieran arrodillando ante un ser superior – ¿qué… qué es esto? – preguntó Sanji cuando sus piernas por fin cedieron y terminó a cuatro patas en el suelo respirando con dificultad.

Zoro y Gin se movieron dentro de la casa solo para terminar igual a Sanji porque la espesa aura emanada por su capitán solo se hacía más fuerte mientras más cerca estaban.

– Es Luffy – dijo Makino con algunas gotas de sudor en su frente – debió tener una pesadilla.

Caminó lentamente hacía la casa pasando todo los cuerpos que estaban regados en el suelo, entró al cuarto donde estaba el azabache agarrándose el pecho con dolor pero mirando a todos lados con ojos desenfocados y alarmados.

Había peleado con varios animales en el bosque donde ella y Luffy entrenaron y sabía que esos ojos solo los tenía un animal arrinconado con nada más que perder, una sola muestra de peligro y atacaría a todo y todos sin importar absolutamente nada, simplemente con la idea de asesinar a los que se le pusiera en frente.

– Luffy – susurró mientras levantaba las manos para mostrar que no era un peligro, también agacho la mirada como muestra de sumisión, no quería que Luffy la creyera una amenaza de cualquier manera – soy yo Makino...

El azabache la miró sin ver en verdad – ¿dónde está? – preguntó levantándose con dificultad, su mente podría querer pelear pero su cuerpo aún estaba débil por la gran cantidad de energía utilizada antes, una cantidad que el cuerpo físico de Luffy aún no podía soportar.

Vendas estaban envueltas en su tórax y brazos por las quemaduras que se había hecho a él mismo y la peli verde podía ver como las pierna le temblaban como gelatina – ¿dónde está quién? – preguntó suavemente aún con la cabeza gacha, su novio podía estar literalmente catatónico pero aún era increíblemente más fuerte que ella.

– Ese bastardo – gruñó dando un paso al frente, una hazaña impresionante – ese hijo de puta de…

Se detuvo como si no supiera que más iba a decir y gruñó con frustración, el aire vibró y un rayo salió volando hacía una de las paredes, la madera del cuarto ya estaba destrozada por la presión ejercida del Haoshoku Haki, el rayo solo terminó por destrozar una de las paredes ya dañadas.

– Aquí no hay nadie más que yo – respondió Makino dando un pasó cerca, Luffy la miró de arriba abajo como si no la reconociera, por lo menos la dejo acercarse – no te voy a hacer daño…

Levantó las manos hasta el rostro de Luffy que aún la veía con el cuerpo tenso, listo para atacar de ser necesario pero una vez las manos tocaron su cara una ola de paz y tranquilidad voló por el cuarto calmando enseguida a Luffy. Sus músculos se relajaron y el Haki dejo de plagar el huerto.

El esfuerzo que estaba haciendo por mantenerse en pie por fin se acabó y cayó hacía delante sobre el cuerpo de su novia – Ma… Makino – susurró.

Le acarició el cabello tarareando una canción lenta y relajante mientras ambos terminaban arrodillados en el suelo de madera de la casa – está bien… estoy aquí – murmuró antes de seguir tarareando – solo estamos tu y yo.

Luffy volvió a dormirse justo cuando entraban Zoro, Gin y Sanji asombrados, estaban agotados solo por intentar mantenerse de pie frente a esa increíblemente pesada sensación.

– ¿Cómo está? – preguntó Zoro viendo atentamente a su capitán, pocas personas se había ganado su respeto y Luffy lo había hecho con creces.

– Agotado – respondió Makino mientras lo levantaba y lo dejaba en la cama nuevamente.

– No es para menos – murmuró Gin viendo a Luffy con ojos asombrados – pelear contra ese Gyojin de ese modo y aun así tener la fuerza para hacer algo como lo que acaba de hacer… no sé si Luffy es un humano más.

La peli verde asintió sonriendo – no sé si en el Grand Line hay humanos más.

– Nami-chan, Nojiko-chan, Kaya-chan – murmuró Sanji con ojos como corazones recordando al resto de la banda ahora que sabía Luffy estaba bien – como pude olvidarme de mis damiselas… allí voy mis amores.

Salió corriendo por la puerta más rápido que nadie mientras los otros tres lo veían como si tuvieran que mandarlo al manicomio – por favor asegúrense de que no haga nada que haga enojar a Luffy y lo termine matando – mencionó Makino mirando nuevamente a su novio – además Nojiko ya tiene suficiente con su hermana.

Ambos asintieron sonriendo, mientras se alejaban recordando la ligera pelea entre Nami y Nojiko.

A la akage no le había agradado nada que su novio y hermana se besaran, claro que sabía que Luffy tendría posiblemente más de tres novias y teniendo en cuenta que ella era la segunda no podía quejarse mucho, pero de eso a que tenga que compartirlo con su hermana aún si no eran hermanas de sangre era mucho tramo.

La peli azul claramente no sabía que responder a su hermana furiosa, había sido un impulsó del momento, aún si a cualquier chica le encantaría tener de novio a un hombre tan poderoso como Luffy.

De todos modos había sido solo el impulsó y no planeaba en verdad hacer nada más adelante, pero unos minutos después al ver al chico dormido contra sus pechos el calor le recorrió el cuerpo y sabía que estaría ligada a ese hombre por el resto de su vida, aún si tenía que compartirlo y pelear con su hermana.

Quizá era otro impulsó y no estaba pensando bien las cosas pero hasta el momento seguir esas corazonadas siempre le había servido.

Su hermana era más de las que pensaba excesivamente en las cosas y después se arrepentía, ella por otro lado seguía a sus instintos y lo que su cuerpo y corazón le decían por lo que se mantendría firme y estaría con Luffy.

Eso hasta que Nami le dijo que Makino era la primera novia y tendría que hablar con ella, claro que se lo dijo rumiando y echando humo.

Se había puesto pálida cuando vio hacía Makino con los dedos llenos de sangre y a diferencia de los demás completamente ilesa, de seguro era la más fuerte sin contar al chico en sus brazos.

Tragó saliva y se lo pidió rápidamente, Sanji había gritado como niña quejándose sobre las injusticias de la vida al enterarse que Makino, Nami y ahora Nojiko estaría con su capitán monstruoso, Kaya había visto a les tres chicas roja completamente jugando con sus dedos pulgares y sintiéndose extrañamente nerviosa y celosa.

Makino había aceptado siempre y cuando le diera tiempo a la relación para que ambos se conocieran.

Había logrado educar a Luffy lo suficiente para que tomara enserió la relación que tenían y las relaciones que tendría, así que el azabache tomaría su tiempo para conocer a la hermana de Nami y de ese modo que su relación sea más fuerte y más estable.

Nojiko había aceptado rápidamente con una sonrisa más tranquila, Nami se había alejado molesta pero luego se regresó hacía su hermana con un pequeña sonrisa y le dijo que necesitarían un carpintero y ya que ella era buena en ese tipo de cosas quizá podía ayudar, la peli azul sonrió cálidamente y asintió aceptando el puesto contenta con que su hermana no estuviera tan molesta y porque tendría la manera perfecta de conocer al que dentro de poco sería su novio.

Todo el mundo comenzó a despertar nuevamente, Kaya gritó del susto cuando se encontró a Sanji frente a ella tan cerca que podía sentir su respiración en la cara – o mi hermosa rubia te ves encantadora cuando gritas de ese modo…

Recibió un golpe en la cabeza por parte de Usopp – deja de estar coqueteando con ella y mejor explica qué es lo que paso – dijo mientras se acariciaba la nariz que había terminado enterrada en la tierra después de que se desmayara – escuche un gritó y luego me desmaye… que raro.

Sanji se regresó a ver a Usopp molestó y listó para patearlo pero notó a Nojiko acomodándose la camisa que estaba puesta y alcanzó a ver parte del sostén, salió volando por una hemorragia nasal.

Todos miraron al rubio confundidos cuando salieron Zoro y Gin – bueno por lo menos no debemos preocuparnos por el pervertido – dijo el segundó.

– ¿Qué paso? – preguntó Nami molesta porque no recibieran respuesta.

– Se desmayaron bajo la presión ejercida por Luffy – contentó Zoro aburrido, estaba más interesado en saber que era esa cosa que hacía su capitán, ya lo había sentido un par de veces.

– ¿Presión? – preguntó Kaya sacándose el polvo de encima.

Se encogieron de hombros porque no sabía cómo más explicarlo – solo nosotros nos mantuvimos despiertos pero con gran esfuerzo – dijo Gin sentándose completamente agotado – Makino logró calmar a Luffy… aunque no sabemos qué demonios paso en verdad.

– ¿Luffy-aniki se encuentra bien? – preguntó Johnny.

– Parece que solo tuvo una pesadilla – respondió Makino saliendo de la casa más tranquila – las tiene de vez en cuando – murmuró mirando a todos y alzando una ceja cuando vio a Sanji muriendo lentamente desangrado – no deberías revisarlo Kaya.

La rubia regresó a ver a Sanji y se levantó corriendo – ¡cierto!

Se rieron mientras esperaban a que Kaya terminara de curar al otro rubio, por suerte la chica había sido precavida y había pedido a todo que estuvieran donando sangre cuando pudieran para siempre tener el tipo que cada uno de ellos necesitaba.

Sanji había sido uno de los últimos en unirse pero había donado sangre constantemente solo para poder estar cerca de Kaya.

Ahora que veía al pervertidos de ese modo estaba segura que era una buena cosa el que tuviera tanta sangre lista por alguna emergencia, lo más seguro es que esto fuera una constante de ahora en adelante.

– ¿En cuánto tiempo se despertara? – preguntó Nami preocupada por su novio.

– No lo sé, pero supongo que en un par de días debe estar bien.

– Se perderá todo la fiesta – comentó Nojiko con un puchero, había querido sacarlo a bailar para de ese modo comenzar a conocerse y seducirlo claro está.

El pueblo Kokoyashi pasó de fiesta desde esa tarde, luego de que los Mugiwaras trataran con Nezumi nuevamente que intentaba obtener el dinero y el reconocimiento por vencer a Arlong.

Después de amenazarlos por lo que habían hecho y por lo que su capitán le había hecho antes, se largó corriendo.

Luffy se despertó en la noche del segundo día de fiesta confundido en cuanto a lo que había ocurrido, no recordaba absolutamente nada después de haber alimentado a Cerbero con Arlong.

Makino estaba a su lado como lo había estado desde siempre, le contó más o menos lo que había pasado y se rió cuando supo que Nojiko también quería estar con él.

Se preocupó un poco por Kaya que había estado evitando a todos pero Makino le dijo que se tranquilizara, que hablaría con ella cuando estuvieran nuevamente en el mar, luego de eso por su puesto pudieron unirse a la fiesta.

Luffy comió la mayor parte del tiempo pero también se la paso recorrido la villa junto a Nami y Nojiko.

Ambas amaban su pueblo a pesar de no haber nacido allí mismo por lo que podían decir, le contaron algunas de las anécdotas que recordaban e incluso lo llevaron a la lápida donde descansaba en paz su madre.

Se quedaron allí la mayor parte de la noche con ambas contándole a su madre todo lo que había ocurrido y llámenlo loco pero estaba seguro que sintió como alguien le tocaba la cabeza en un momento, el efímero toque no duro más de un segundo pero lo lleno de un sentimiento de gratitud que sabía no le pertenecía a él.

Luego de acabar de hablar con su madre lo llevaron hacía el huerto para tomar un par de árboles de mandarina y colocarlos en el barco, eran después de todo los arboles de su madre.

Eran su tesoro y querían llevarlos con ellas sabiendo que Genzō, Johnny y Yosaku que había decidido quedarse y cuidar de la isla, cuidarían del huerto como si fuera suyo propio.

Cuando el sol comenzaba a caer nuevamente Nojiko se quedó dormida en la sala de estar de su casa mientras Nami se llevaba a Luffy hacía su cuarto.

– No ha cambiado nada… – murmuró Nami tocando todo, no se había atrevido a pisar ese lugar desde la muerte de su madre, si iba a la casa dormía en la sala – no me he atrevido a pisar este lugar así que pensé que Nojiko lo comenzaría a utilizar…

– Es un nuevo comienzo Nami – dijo Luffy abrazándola por la espalda – si tienes que llorar las ultimas lágrimas de sufrimiento hazlo, yo estaré aquí a tu lado en todo momento, de ahora en adelante yo te sostendré y te protegeré no volverás a llorar de este modo nunca más.

La akage se dio la vuelta para abrazarlo por la cintura y verlo a los ojos, tenía lagrimas pero no las dejaría salir – ya no quiero llorar más – susurró besándolo – he llorado por ocho años… ahora quiero sentirme libre y completa.

Tomó la camisa de Luffy y comenzó a desabrocharla lentamente – quiero sentirme amada… – siguió besándolo en la quijada – y quiero ser dueña de ti.

Luffy dejo que su lado lujurioso salga a pasear por primera vez sin que Makino estuviera a su lado sino alguien igual de importante – sabes que si tú eres mi dueña yo seré tu dueño ¿cierto?

Nami asintió mientras se sacaba la camisa blanca que había estado usando y lo dejaba admirar su cuerpo, estaba usando ropa interior naranja con encajes que hacia juego con su cabello y parecía que a Luffy le gustaba – no lo quisiera de ningún otro modo.

Llevó sus manos hacía su espalda pero Luffy la tomó de las muñecas para que se detuviera – quiero que te quedes puesto eso – murmuró cerca de su oreja antes de morderle la misma.

Bajó sus manos por sus costados acariciándola suavemente, reverenciándola con cada toque. Llegó a los pantalones cortos y abrió el botón para poder ver el calzón a juego que como pensaba se veía increíblemente erótico pegado a su piel suave y tersa, comenzó a bajar lentamente besando cada parte de su cuerpo y haciendo que la akage se retorciera.

No tenía experiencia en estas cosas por más que utilizara su atractivo para robar a los piratas, por suerte Arlong nunca había pensado en usarla sexualmente porque pensaba que los humanos eran inferiores a ellos.

Luffy se concentró bastante en el ombligo de la peli naranja saboreando correctamente la piel que poco a poco comenzaba a perlarse – Luffy – susurró Nami pasando sus dedos por entre el cabello negro – ¿qué fue lo que me hiciste? – preguntó confundida, el azabache siguió tocándola pero la regresó a ver igual de confundido – yo solo me fijaba en los hombres para robarles, pero tu… había algo en ti que me llamaba – le acarició el rostro con suavidad – no me refiero a lo físico exactamente… simplemente… no sé cómo explicarlo.

Sonrió mientras bajaba un poco más y lamió su vagina por sobre el calzón que estaba empapado, Nami soltó un gemido que la hizo sonrojarse – tú también – respondió contra la tela naranja – al momento en que puse mis ojos en ti cuando nos alejábamos de ese barco… algo hizo clic y sabía que tu estarías en mi vida, que la compartirías y que haría todo lo posible po mantener una sonrisa en ese hermoso rostro.

Siguió bajando sus manos por las piernas tersas hasta llegar a las zapatillas y desabrocharlas para poder dejarla descalza.

Una vez realizado eso la cargo rápidamente y la depositó en la cama, no importaba que era una cama pequeña con diseños infantiles, este momento marcaba el nuevo inicio de la vida de Nami, desde este momento dejaba de ser esa niña pequeña que vio morir a su madre y vivió con miedo por ocho años bajó el pulgar de un monstruo.

Era momento de que Nami la adulta y una de las Reinas Pirata aparezca y se muestre al mundo tan fuerte como debía ser.

La miró a los ojos sonriendo y viéndola más hermosa que nunca allí debajo de él con el cabello revuelto, el sudor en su frente, los ojos acristalados, el rosto rojo y la respiración irregular – eres mía de ahora en adelante Nami y lo serás incluso cuando muramos.

Sonrió algo divertida pero asintió de todos modos, había algo en los ojos de Luffy que merecía respeto y admiración – y tú serás mío incluso cuando muramos.

Con eso dicho Luffy abrió la boca y la mordió en el hombro hasta sacarle sangre, jadeó de la sorpresa pero enseguida recordó la marca en el hombro de Makino. El dolor solo duro unos segundos antes de convertirse en una sensación muy parecida a cuando se tocaba en el clítoris.

Las descargas eléctricas pulsaban desde su hombro hasta su sexo nublándole la mente y haciéndola jadear pesadamente.

– Ahora si podemos comenzar – dijo Luffy terminando de sacarse la camisa roja mostrando cicatrices de batallas, su entrenamiento no había sido nada fácil en especial cuando su abuelo había estado presente, pero la más clara era la del pecho una enorme 'x' de piel enrojecida que parecía muy vieja.

Nami no estaba pensando exactamente en cicatrices así que lo ignoró por el momento – yo… no se mucho sobre esto.

Se rió ligeramente y negó con la cabeza – esto es de dos Nami – sonrió como pervertido – tres, cuatro o cinco si quieres invitar a Makino, Nojiko o Kaya.

La akage lo golpeo sonrojada – cállate.

– Como decía es de dos… si no sabes no hay problema yo te enseñare todo lo que necesitas saber – se agachó para besarla y comenzó ese increíblemente dulce, atractivo y adictivo ritual que hace mucho había estado practicando con Makino.

Bajo besando su piel nuevamente y cuando llego al sostén solo levantó las copas para mostrar los pezones de un color melocotón que le hicieron agua la boca, olían como a mandarinas por extraño que sonara, pasó su lengua por sobre uno de los pezones antes de morderlo suavemente y metérselo en la boca.

Nami jadeó sintiendo el placer que producían sus pezones cuando eran tratados con diligencia, era muy diferente a tocarse ella misma, las sensaciones aumentaban por cien.

Si se sentía tan bien en sus pechos no quería saber en su trasero, siempre había sido sensible en esa zona en particular. Pensó algo muy, muy sucio que podían hacer con esa parte de su cuerpo pero negó enseguida dejándolo para más tarde, esta era su primera ves así que otro tipo de sexo podía ser dejado para cuando estuvieran mucho más compenetrados físicamente hablando.

Luffy dejo que sus dedos jugaran con esos deliciosos pezones y siguió lamiendo su caminó hacía la entrepierna de la chica que tanto lo llamaba.

Ese olor era tan parecido y a la vez tan diferente al de Makino que se moría por probarlo y ver qué diferencias tenían, sabía que sería igual de deliciosos pero quizá podía tener otro sabor.

Mordió el filo del calzón que sabía muy bien estaba empapado a esa altura y enseguida lo soltó para que chocara contra la piel de la akage, Nami chilló ligeramente de la sorpresa y miró a Luffy que le sonreía pícaramente, descendió un poco más y apartó el calzón mojado con la lengua todo bajo la atenta y ardiente mirada de Nami.

El olor de su sexo casi lo hace perder el sentido, había algo en Nami… no podía ponerle nombre pero desde que había puesto sus ojos en ella había querido poseerla, el que estuviera así de mojada lo estaba volviendo loco.

Casi se pierde allí mismo y la toma con toda la fuerza que tenía pero sabía que su primera vez debía ser suave y atenta, Makino le había enseñado bien, ya habría momentos para ser más arriesgados para disfrutar de todas las ideas que se les pudieran ocurrir.

Metió su lengua rápidamente y gimió al probar por primera vez ese elixir de los dioses, Nami chilló y se retorció al sentir esa lengua entrando en ella.

Siempre pensó que cuando algo entrara allí sentiría dolor pero nada de eso estaba ocurriendo, simple y puro placer sin adulterar era el único sentimiento que estaba recibiendo de las acciones de Luffy.

Eso hasta que su lengua topó la barrera que indicaba su virginidad, el dolor la recorrió por un segundo antes de detenerse nuevamente por el placer al sentir la lengua alejarse y una extrañas corrientes eléctricas le recorrieron el cuerpo haciendo que su cuerpo se vuelva increíblemente sensible – ¿qué fue eso?

– Un pequeño truco que aprendimos Makino y yo – respondió Luffy sabiendo que le dolor que le había producido se había detenido, había hablado con la peli verde sobre las chicas vírgenes pero nunca esperó que esa barrera estuviera tan cerca. Levantó su mano dejándola ver unos pequeños rayos azules – mi fruta del diablo puede ser muy placentera.

Tocó sus muslos con las manos de ese modo y la akage gritó y se retorció de puro placer, se había venido con fuerza, lo que hacía a Luffy sonreía de placer también.

Dejó que descasara mientras terminaba de desvestirse y se colocó sobre Nami una vez más – ¿te has probado antes? – preguntó sensualmente.

Nami negó con la cabeza ya que nunca se le había ocurrido pero la forma en la que Luffy lo decía lo hacía parecer como si lo disfrutaría enormemente – no – susurró como si el movimiento de cabeza no hubiera sido suficiente.

Su sonrisa creció y volvió a bajar lamiendo lentamente desde el comienzo de la vagina hasta el clítoris y de regresó, la miró cuando su lengua se deslizo un poco más abajo tocando un terreno que Makino aún no lo había dejado tocar y sonrió al saber que a Nami no le desagradaba la idea.

Eso sería después. Metió su lengua nuevamente y aspiró todo el líquido que pudo hacía su boca.

Cuando estaba seguro que sería suficiente se acercó a su cara y la besó, Nami gimió cuando sus labios tocaron y más aún cuando el azabache le abrió la boca para dejarla probarse, era un poco extraño si se ponía a pensar en ello, pero no le desagrado en lo más mínimo y el que se estuviera probándose en los labios de su novio solo la excitaban aún más.

El beso terminó con Nami jadeando y mirando a Luffy con un fuego que estaba seguro si fuera físico los habría calcinado – ¿te gusto? – preguntó acariciándole la cara.

– Mucho – respondió Nami sonriéndole cálidamente – ya estoy lista.

Asintió y se colocó sobre ella completamente le encantaba sentir la ropa interior acariciar su pene antes de que tocara piel suave y cálida, parecía que había cogido un fetiche con el color naranja en especial cuando estaba siendo utilizado por la akage.

Había cogido algunos con el tiempo gracias a Makino, los pies era uno que su primera novia había disfrutado mucho.

Como sea sabía que en el futuro tomaría más y que todas y él mismo los disfrutarían muchísimo. Se colocó en la entrada de Nami y metió su pene solo un poco, no sabía que es lo que sucedería con Nami una vez esté completamente adentro porque nunca lo había hecho con una virgen.

– Respira hondo – recomendó.

Nami asintió y respiró lentamente sabiendo que dolería por ser su primera vez. Entró de un solo golpe haciendo que Nami abriera la boca con un gritó que se atraganto en su garganta.

Se quedó quietó esperando a que Nami se acostumbrara mientras le acariciaba el rostro y besaba sus labios, las lágrimas caían de sus ojos por el dolor pero de alguna manera también lo hacía por una enorme felicidad, Luffy era el hombre para ella, él había sido hecho para ella.

No sabía si se había conocido en otra vida, pero sentía una conexión con él que no podía comparar con nada, el estar unida de ese modo a él la hacía sentirse como que había alcanzado algo que había deseado por años.

Como que por fin había conseguida lo que buscaba y como que por fin había alcanzado uno de sus sueños más profundos.

– Puedes moverte – susurró pasando sus manos por los pectorales, los hombros, la cara, el cabello, le hacían falta manos para poder tocarlo porque le picaban por hacerlo en cada parte de su cuerpo, quería tocar su cabello y quería que sus dedos estuvieran entrelazados.

Volvió a bajar tocando la espalda ancha y fuerte, le agarró el trasero y lo apretó emocionada y feliz con el gemido que lanzó.

Atrajo su cara para besarlo mientras cruzaba sus piernas hasta que estuvieran bien apretados contra ese trasero que desde ahora podían decir sería una de las cosas que más estaría tocando.

Jadearon cuando esa misma acción hizo que sus sexos se tocaran de otra manera completamente.

El azabache comenzó a lamer los pechos de Nami y a mordisquear sus pezones mientras ella seguía tocándolo por todos lados. Aceleró el paso haciéndola jadear y mandó corrientes eléctricas pequeñas por su pequeño y delicado cuerpo.

La sintió apretarse con toda su fuerza y sabía que estaba a punto de correrse, aceleró el paso nuevamente para coincidir con ella y en un gritó que casi hace temblar la casa ambos llegaron al clímax juntos por primera vez.

Se quedaron acostados, relajados y contentos mientras cerraban los ojos y dejaban que el sueño los alcance no importaba si se perdían el final de una fiesta que había durado tres días, su propia fiesta había sido iniciada cuando entraron a ese cuarto que marcaba un inicio y un después.

Incluso para la chica que estaba viendo todo desde el pasillo por una rendija pequeña gracias a la puerta abierta.


Se levantó cuando el sol comenzaba a salir pintando la habitación con colores naranjas y rosas, miró a Nami junto a él abrazada como si fuera a escaparse y la besó en los labios, se sentía muy relajado y contento.

Pero había cosas que hacer antes de partir nuevamente así que se levantó suavemente para no despertarla y se vistió rápidamente.

Salió del cuarto y caminó por el pasillo hacía la sala de estar, Nojiko parecía haber salido también así que salió de la casa rápidamente y fue a buscar a su tripulación, la mayoría estaba dormidos por la resaca, Makino debería estar en el barco porque ella si sabía lo que iba a pasar con Nami.

Quizá estuviera ya hablando con Kaya, le preocupaba el que se estuviera alejando de ellos.

Llegó a la lápida de la madre de Nami y vio allí sentado a Genzō, se acercó lentamente y se sentó junto a el – era una buena mujer – susurró Genzō bebiendo sake de una botella – era una ex-marine, se retiró para poder cuidar de Nojiko y Nami… pero no tenía la fuerza para luchar contra ese monstruo – miró a Luffy con una sonrisa triste – sé que se van a marchar contigo… solo quiero que me prometas que las cuidaras y no dejes que sus sonrisas desaparezcan nuevamente.

Luffy se quedó callado un minuto viendo la lápida – no puedo prometer que no van a sufrir porque soy un pirata y el sufrimiento es algo bastante común en nuestras vidas… pero si te prometo que dentro de mi capacidad voy a hacerlas muy felices y sus sonrisas no desaparecerán

Genzō levantó la botella sonriendo – salud por eso chico.

Se bebieron mitad de la botella antes de que Luffy se marchara – tus hijas consiguieron un hombre peligroso y poderoso para cuidarlas Bell-mère – susurró mientras dejaba que el resto del sake bañara la cruz de madera, luego se agachó y colocó el molinillo de viento que había ocupado todos esos años en su sombrero a un lado de la lápida, se dio la vuelta y comenzó su camino hacía su casa.

Nami y Nojiko comenzaron a guardar las pocas cosas que en verdad apreciaban en esa casa, lo cual no era mucho pero era lo suficiente para contar toda una historia llena de amor.

– ¿Estamos listas? – preguntó la peli azul.

– Estamos listas – dijo Nami mirando la casa antes de darse la vuelta – listas para este nuevo comienzo.

Nojiko sonrió y asintió mientras salía de la casa a un lado de su hermana, ambas se detuvieron cuando sintieron que algo les tocaba la espalda, un sentimiento de tranquilidad y cariño las envolvió antes de que ese toque las empujara fuera de la casa.

Regresaron a ver confundidas y con lágrimas en los ojos pero no encontraron nada solo la misma mesa de madera pequeña que había recibido muchas de sus lágrimas y un pasillo vacío.

– Vamos – murmuró Nojiko colocándose la mochila correctamente – adiós mamá.

– Adiós Bell-mère… adiós mamá.

Cerraron la puerta con suavidad y comenzaron su viaje hacía el puerto donde ya los estarían esperando todos.

La isla entera estaba allí para verlos partir, pero ninguna era muy buena con las despedidas así que Nami gritó para que Cerbero comenzara a marcharse y comenzaron a correr.

Los pueblerinos claro esta querían despedirse correctamente por lo que estaban intentado evitar que se marcharan, algo completamente inútil con la agilidad que tenían esas dos, Nami más que Nojiko al haber sido entrenada por su capitán. Llegaron al filo del puerto y saltaron, Luffy movió su mano haciendo que el viento las levante y las traiga con cuidado hacía el Merry Go.

Se despidieron a gritos que hicieron a ambas chicas llorar ligeramente antes de perderse en el mar, lo suficientemente lejos para solo poder ver la isla y no a sus ocupantes.

Luffy pasó los brazos por sus hombros y las acercó, para disgusto de Sanji ambas se pegaron al azabache – los volverán a ver cuando hayamos dado la vuelta al mundo.

Asintieron lo besaron en las mejillas y Nami arrastró a Nojiko para que se acomodara en el barco. Después de unas horas todos estaban haciendo lo que siempre hacían cuando no estaban entrenando con Luffy.

Makino habló con Nojiko para saber más o menos como se acomodaría con el entrenamiento ya que no podían dejarla así como así y esperar a que en algún punto muriera si no la cuidaban. Kaya se paseaba de un lado a otro dudando en acercarse a Luffy y hablar con él.

Había hablado con Makino pero era muy diferente a hablarlo con él causante de sus temores y celos.

Suspiró y se marchó nuevamente a la enfermería intentando tomar valor de donde sea, cuando no pudo fue con Usopp para ver que hacía, desde que estaban en el barco se había acercado más y hasta podía decir que eran tan hermanos como Nojiko y Nami.

Hablaron un rato de cualquier cosa antes de que Kaya decidiera entrar en el tema que le carcomía por dentro.

Estaba preocupada porque no sabía si Usopp la veía como ella lo veía o estaba enamorado de ella, esperaba sinceramente que fuera la primera. Al principio la reacción de Usopp no fue la que esperaba, pero al final de la conversación sabía que Usopp la veía como una hermana también porque le dijo que se había vuelto lo suficientemente fuerte para superar estas cosas y tenía que agarrar el toro por los cuernos.

Con esa motivación y unos cuantos empujones por parte de Usopp fue hacía Luffy y se lo llevó a la enfermería para conversar, sus dudas nuevamente aparecieron pero con las palabras de Usopp en la cabeza se confesó.

Estaba tan roja que Sanji la podía utilizar de sartén, lógicamente recibió la misma respuesta que Makino le había dado a Nojiko, comenzar a conocerse primero, no había sido exactamente los más cercanos en la banda y el gustó de Kaya por Luffy al momento era más físico y platónico que nada.

Más tranquila y con un beso en los labios que la puso aún más roja, Kaya se tranquilizó y volvió a ser la misma cariñosa chica de antes.

Luego de eso Luffy lo tomó tranquilamente para ellos, en especial por que Nojiko tenían que irse acostumbrando al entrenamiento pesado como ese, por eso entrenaban solamente dos horas en la mañana y dos en la tarde.

Para el tercer día dirigiéndose hacia Loguetown todos estaban descansando después del entrenamiento cuando el News Coo llegó con su gorra y la bolsa de cuero, extendió un periódico hacía Nami que estaba bronceándose usando un bikini mostrando a todo el mundo el nuevo tatuaje que se encontraba en su brazo izquierdo y la marca que Luffy le había hecho.

Claro que solo Makino y Nojiko sabían que era esa marca pero nadie dijo nada – esto es un robo – se quejó la akage mientras era alejada por Makino del pelícano que la miraba con miedo.

– Lo lamento – dijo Nojiko mientras colocaba las monedas en la pequeña cartera de su cuello – listo, puedes irte.

Nami siguió quejándose mientras Nojiko abría el periódico y leía que había de interés, no notó cuando unos papeles cayeron al suelo pero Nami si lo hizo, reconoció enseguida que eran y gritó de la impresión y el susto al ver el primero de la lista.

– ¿Qué sucede? – preguntó Kaya asustada, usaba un traje de baño completo de color amarillo y Sanji se paseaba a su alrededor más que de las demás al creer que sería la única libre.

– Si Nami-swan que puede ponerte de ese modo – comentó Sanji caminando hacia ella con paso galante.

– Fíjate por donde vas ero-cook que no ves que estoy durmiendo – gruñó Zoro al ser pisado por el rubio.

– ¿Cómo me llamaste marimo de mierda?

Ignoraron a los dos peleándose y miraron a Nami que aún estaba con los ojos abiertos viendo el cartel.


En un imponente edificio estilo japonés se llevaba a cabo una reunión con gente muy importante, todos ocupaban capas blancas con la misma palabra en su espalda, el único hombre de pie era el de más bajo rango de cabello verde, usaba una camisa azul y unas gafas negras, estaba de pies en frente a un pizarrón con unos cuantos carteles.

–… Es el mismo hombre del que fuimos informados que derrotó al Capitán mano de hacha Morgan… después de eso ha ido por los peses gordos del East Blue, comenzó con Buggy el payaso con una recompensa de quince millones de Beris – apuntó su dedo al primer cartel – luego se supo que peleó contra el líder de la flota de cinco mil hombres, Don Krieg con una recompensa de diecisiete millones de Beris y convenció a Gin el demonio de unirse a él – sabían que había peleado contra Mihawk pero no les convenía decir eso porque causaría pánico – y por último fue tras el capitán de los piratas Gyojin, nariz de cierra Arlong con una recompensa de veinte millones de Beris… hizo esto sin recibir daño e incluso se sabe que derrotó a Krieg de un solo golpe, además también hay reportes que dicen es un usuario Logia.

– Estos son piratas por sobre los diez millones de Beris que tiende a ser el tope del East Blue – dijo uno de los hombres en la sala.

– Exacto por eso me pareció que el monto de su recompensa no es demasiado alto aún si marca un récord para el East Blue – golpeó el nuevo cartel de recompensa contra el pizarrón dejando a todos ver la cantidad.


Todo el mundo gritó con los ojos abiertos a todos lo que podían, mientras Luffy se reía bastante emocionado y alegre – cin… cincuenta millones de Beris – dijo Usopp con los ojos saliéndose de sus cuencas y un moco escurriéndose de su nariz. La imagen de Luffy era increíble parecía amenazante con una sonrisa de medio lado y su sombrero se mostraba claramente dejando ver solo un ojo, sería increíblemente fácil reconocerlo.

– Genial, parece que marque un récord – comentó Luffy.

– Luffy no entiendes lo grave que es esto – gruñó Nami caminando hacia él con cara de demonio – ahora somos buscados…

Luffy detuvo sus quejas besándola en los labios, todo el mundo se sorprendió porque era la primera muestra de afecto en público de esos dos, Sanji por el contrario se desmayó con la cara morada – ese es el objetivo, si voy a ser el Rey de los Piratas voy a tener una recompensa muy grande.

Nami asintió mucho más sumisa con un ligero sonrojo y todos se rieron – entonces ¿a dónde vamos ahora? – preguntó Gin viendo con asombro a Luffy, su recompensa aplastaba la de Krieg.

– Nos estamos dirigiendo hacía Loguetown – respondió Makino caminando hacía la proa – no deberíamos estar lejos.

– Dicen que Smoker está a cargo de Loguetown no recomendaría ir allí – dijo Gin sentándose.

– No tenemos más remedio, es la ciudad más cercana a la entrada al Grand Line además necesitamos recoger algunas cosas – dijo Luffy caminando a un lado de Makino – les voy a dar a cada uno de ustedes una lista para que recojan después de eso pueden hacer lo que quieran.

– ¿Por qué este tipo Smoker es tan peligroso? – preguntó Usopp.

– No lo sé exactamente, dicen que nunca ha dejado ir a un pirata que ha pisado Loguetown y que tiene algún tipo de poder extraño – murmuró Gin – Krieg no dijo mucho simplemente nos ordenó que no pasáramos por la ciudad y partiéramos directo al Grand Line.

– Si es tan bueno como dicen quizá sabe el Rokushiki lo que lo colocaría en otra liga completamente – dijo Makino.

– ¿Crees poder vencerlo? – preguntó Kaya.

Se encogió de hombros sin saberlo realmente – Kaya deberías revisar a ese idiota – murmuró Zoro bostezando y pensando en lo que vendría ahora que estaban ellos mismos en otra liga, una cosa era ser piratas sin nombre y otra muy diferente ser los piratas con el capitán que acaba de romper cualquier récord habido en el East Blue con su primera recompensa.

La rubia miró a Sanji, gritó y salió corriendo para ayudarlo – ¿qué fue lo que le paso ahora?

– El pervertido murió cuando Luffy beso a la bruja – respondió el peli verde aburrido.

La akage se sonrojo y mandó una mirada de muerte hacía el espadachín – podemos concentrarnos, estamos dirigiéndonos a donde un marine muy peligroso se encuentra, creo que me está dando la enfermedad de soy alérgico a los marines – murmuró Usopp mientras se escurría hacía el suelo.

Lo ignoraron aunque Luffy y Kaya se rieron por lo melodramático que podía ser el narizón – ¿qué es lo que necesitamos? – preguntó Nami.

– Ropa para todo tipo de climas – comenzó Luffy pensando un momento – necesitamos comparar lo que le sirva a Nojiko como carpintera, implementos para limpiar las armas que tenemos – miró a Zoro, Gin y Usopp especialmente – comida porque se estaba acabando.

– ¡De quien crees que es la culpa! – gritaron Zoro, Gin y Usopp mientras las chicas se reían.

– Bueno me da hambre que esperan – respondió Luffy aburrido y nada amedrentado por los tres chicos – además no me culpen solo a mí, Sanji cocina todo lo que se le ocurre para las chicas.

Estaban por gritar nuevamente pero se callaron dándole la razón al capitán, Sanji se desvivía por las chicas así que les cocinaba todo lo que se le ocurriera con tal de llamar su atención, algo que a duras penas lograba solo por ser un Nakama.

– También necesitamos algunas cosas para los cañones y necesitamos un par de refrigeradores para poder guardar la comida – miró a Kaya que parecía por fin estaba teniendo resultados con Sanji – lo lamento Kaya pero creo que la falta de uso daño el refrigerador que estaba aquí y la mesa tiene termitas.

La rubia se sonrojo un poco – lo lamento…

– No te preocupes no es nada que no podamos arreglar con algo de dinero y una buena mano – miró a Nami y Nojiko, en especial a la peli naranja que era toda una tacaña – ¿cierto?

Nojiko le sonrió – claro, cuenta conmigo, puedo hacer una nueva mesa en un santiamén.

Miraron a Nami que parecía estar intentando ignorar a todos en especial a Luffy – Nami – dijo tomándola del mentón para que lo viera a los ojos.

Intentó resistirse pero sabía que no le podía decir no a su capitán, no exactamente porque fuera extremadamente guapo sino porque Luffy te daba este aire de mando y tenías que seguirlo, así de simple – bien… pero más les vale que no gastemos mucho.

Todos menos Luffy y Makino levantaron las manos en defensa propia – ¿entonces cuanto falta? – preguntó Kaya dejando a Sanji que por fin estaba recuperando su color de piel normal.

Nami revisó el cielo y una brújula – deberíamos estar llegando en un par de horas.

– Bueno entonces regresen aquí en dos horas para poder darles una lista a cada uno, Cerbero cuidara del barco sin ningún problema lo que nos facilita las cosas.

Con eso todo el mundo se separó comenzando a hacer sus propias cosas, esperando al momento en que llegarían a la ciudad y podrían comenzar por fin su camino por el Grand Line el mar más peligroso de todo el mundo.


En una isla apartada en el Nuevo Mundo los piratas del Pelirrojo estaban disfrutando de una buena fiesta como lo hacían cada semana… o cada día si el sake, el ron y el vino no se acababan, todo podía faltar menos esas tres cosas.

Como sea Shanks estaba bebiendo y contando algunos chistes, muy malos si Benn tenía algo que decir al respecto, mientras los nuevos reclutas de la banda estaban de guardia en la playa por si algún enemigo se acercaba, teniendo en cuenta que eran la banda pirata de un Yonkō no muchos se atrevían a atacarlos.

Una de esas personas justamente se acercaba en su pequeño bote sin ningún problema con que lo vieran, no era como si cualquiera de estos tipos pudiera contra él, tenía que preocuparse mucho más por los principales miembros de la banda.

– E… es Mihawk – dijo uno de los piratas aterrado.

Salieron corriendo para avisar a su capitán pero el pelirrojo estaba borracho y tan metido en su chiste que no les prestó la más mínima atención.

Mihawk caminó por la isla tranquilo sintiendo a todas las personas en el lugar y dirigiéndose hacia la presencia titánica en el centro, lástima que había perdido un brazo porque hace mucho que no encontraba un rival como Shanks.

– O, hola ojos de halcón – dijo el pelirrojo poniéndose serió en el momento en que lo vio – cuanto tiempo ¿vienes por un duelo?

– No tengo ningún interés en combatir contra un hombre sin un brazo – respondió Mihawk dando un paso más cerca – vengo porque me encontré con unos piratas muy interesantes en el East Blue… me recordó a algo de lo que me hablaste hace mucho tiempo… una historia sobre un chico divertido en una villa pequeña.

Extendió el cartel de recompensa para que todos lo vieran, todo el mundo vio la foto y el monto de recompensa con sorpresa, pero luego de unos minutos todos comenzaron a lanzar gritos de alegría – así que Luffy por fin está en camino – murmuró Shanks contento – bueno entonces… es hora de ¡fiesta! – Shanks jaló a Mihawk y lo sentó en uno de los arboles tendidos para que pudiera beber y festejaran como es debido el que su pequeño discípulo estuviera siguiendo su camino por fin.


Mientras el cartel y la recompensa de Luffy se esparcían por todo el mundo los Mugiwara ya podían ver el puerto de Loguetown, la cual era una de las ciudades más grandes que todos ellos habían visto.

Claro está que el único interesado de verdad era Luffy porque allí es donde el infame y famoso Rey Pirata nació y murió.

Mientras tanto los demás estaban más preocupados por el cómo entraban al Grand Line – según parece solo se puede entrar atravesando la montaña llamada Reverse Mountain – dijo Nami apuntando a la montaña en el mapa.

– ¿Cómo podemos entrar a través de una montaña? – preguntó Kaya confundida.

– En el medio hay una enorme corriente que te impulsa hacía arriba – contestó Gin con un estremecimiento – casi no la contamos desde allí, se necesita una increíble precisión porque si fallas por solo un segundo terminas estrellándote contra la montaña, es literalmente un viaje sin regreso, pasas o mueres.

Se quedaron en silencio un momento asimilando lo dicho – que complicado ¿por qué no vamos por el mar? – preguntó Zoro.

– Es imposible el Grand Line está rodeado en ambos lados por el Calm Belt – respondió Nami confundiendo a la mayoría.

– ¿Y eso qué es? – preguntó Nojiko.

– Es un mar donde no pasa ni una sola briza de mar, es imposible para un barco moverse por allí sin ayuda.

– Tenemos a Cerbero – dijo Usopp.

– No nos ayudaría mucho – respondió Makino en este caso – el Calm Belt es un nido de Reyes Marinos tan grandes que se tragarían a Cerbero y el barco como si fuéramos una botana.

Tragaron saliva de solo imaginarse un enorme Rey del Mar comiéndoselos – entonces Reverse Mountain es – dijo Kaya con la voz temblándole ligeramente.

– Estamos cerca – murmuró Luffy llamando la atención de todos – el pueblo del principio y del fin… por fin voy a conocer el pueblo donde Gold Roger nació – comentó emocionado, se dio vuelta viendo a cada uno de sus Nakamas – bien cada uno tiene cosas que hacer… nos encontraremos en el barco después de obtener todo lo necesario – luego miró a Cerbero – asegúrate que nada le pase al Merry Go es una ciudad con una base marina después de todo.

El Rey Marino asintió mientras se acercó a un punto donde podían desembarcar pero no se mostrarían a los marines fácilmente – entonces comencemos – dijo Makino igual de emocionada que Luffy.

Sonriendo comenzaron su camino hacía Loguetown una ciudad que podía ser muy peligrosa para piratas como ellos, en especial teniendo en cuenta que el Cazador Blanco es quien resguarda a sus habitantes y el primero de muchos usuarios poderosos con los que se toparían.


Comencemos con las explicaciones, la primera parte del capítulo es un repercusión del viaje en el tiempo, como ya dije en anteriores notas hay cosas que sucederán por ese viaje que podría complicarles la vida a los Mugiwara y por los que tendrán que tener mucho cuidado.

Después del timeskip sabemos que el mayor temor de Luffy es perder a sus Nakamas sin poder hacer nada justamente como perdió a su hermano y sus Nakamas, así que este es algo así como un remanente del final de su "anterior vida".

Y claro esta aparece quien le dara muchos problemas a Luffy en el futuro y de quien más tendrá que cuidar a sus Nakamas.

Así mismo doy un pequeño flashback de lo que sucedió antes del despertar de Luffy, Nami con una buena tsundare no estaría contenta con el beso que su hermana le dio a su novio así que allí hay un pequeño problema.

Pero como dije Nojiko en más aventurera así que aceptaría mucho más rápido lo que ocurría que su hermana, además la akage no tiene mucha voz en esta cuestión ya que a la final es la segunda en unirse a Luffy, sin el permiso e incluso la incitación de Makino no hubiera podido estar con Luffy.

Después está lo prometido, escena lemon, había esperado mucho para la oficialización de la relación entre Nami y Luffy y esta era.

O, estas escenas son muy difíciles de escribir pero también son algo… excitantes jejejeje (ignoren la risa pervertida) como decía la relación por fin es formal pero eso no quiere decir que Nami dejara de ser Nami aunque tal vez su lado suave saldrá más seguido, solamente con Luffy claro está, seguirá siendo igual de tacaña con los demás.

Aquí si por primera vez Kaya muestra su atracción por Luffy, así como con Nojiko principalmente solo comenzaran a conocerse así que no es de ningún modo una relación.

Y por último la recompensa lo más importante del capítulo, al principio pensaba en poner una más alta pero hay algunos piratas en el Grand Line que se supone tienen que creerlo menos que ellos, por ejemplo Bellamy que tiene una recompensa de unos 60 millones de Beris cuando lo encuentran quizá, no recuerdo.

Bellamy cree que Luffy tiene una recompensa inventada de treinta por lo que lo ve de menos al inicio.

Por lo tanto no podía subirme demasiado, pero tenía que subirle porque a la final está vez Luffy venció a los terrores del East Blue con relativa facilidad y sin recibir una herida más de las que se hizo el mismo al usar más poder del que su cuerpo podía soportar.

Así mismo la marina no haría público que Luffy se había enfrentado a Mihawk por nada del mundo, no les convenía decirle al mundo que había un novato ni más ni menos con el suficiente poder para enfrentarse a un Shichibukai.

Y peor que dicho Shichibukai lo dejo ir sin haberlo matado.

Por lo tanto ponían una recompensa lo suficientemente jugosa sobre su cabeza pero no algo que podría llamar demasiado la atención por un novato del East Blue como Luffy.

También tiene que ver que sepan que Luffy es un Logia aunque por el momento no sepan que Logia tiene o hubiera sido una recompensa mucho mayor, esto claro esta llamara la atención de Smoker ya que Loguetown es la siguiente parada que tendrán antes de llegar al Grand Line.

Como sea espero sus Reviews, Favorites y Follows, nos leemos, mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Regreso 8839 0 0 2. Comienza el camino 8723 0 0 3. Buggy el payaso 9876 0 0 4. Un día más, una lucha más 11437 0 0 5. Un cocinero 9432 0 0 6. El poder de un Shichibukai 10247 0 0 7. Mi navegante y mi carpintera 12022 0 0 8. Recompensa 9642 0 0 9. Tormenta 9802 0 0 10. Weaskey Peak 9459 0 0 11. Jefe de doctores 13268 0 0 12. Baroque Works 10008 0 0 13. Hiken no Ace 9018 0 0 14. Arabasta un país de cuidado 8560 0 0 15. Utopía 9034 0 0 16. Los pecados de Crocodile 8793 0 0 17. Guerra 8843 0 0 18. Armas ancestrales 10079 0 0 19. La suplica de una Princesa 16204 0 0 20. Adiós a un Nakama 9361 0 0