D de Destino @fxrobalino
Buggy el payaso

Al fin, al fin logre coger la musa correcta para escribir esta historia, acabe el capítulo en un solo día, con algunos problemitas, borre tres veces las primeras cinco páginas porque no me gustaba como estaba quedando, como sea aquí está el capítulo.

Bueno tengo que reconocer que también estuve muy entretenido leyendo un par de fanfic, no me gusta para nada Crepúsculo porque el protagonista es un pobre inepto, descerebrado con delirios de poder, que tiene que estar obligando a su chica a hacer lo que él dice, y ella es una tonta, patética que no puede ponerlo en su sitio, pero me enganche es este fanfic en que la Bella esta con Alice en lugar del hada con delirios de vampiro.

Estaba muy bueno hasta donde me quede y también lo leo porque necesito variedad de géneros para poder tener ideas para mis propias historias. Como sea logre terminar el capítulo, me gustó mucho como quedo y por fin puedo publicarlo.

Como siempre respondiendo Reviews para Rikimlp gracias por los comentarios, me agrada que te guste el fic, como dije es uno de mis animes/mangas favoritos, diría que el favorito y me encanta escribir una historia paralela al original para darle más sabor a lo que se ve todos los domingos.

Pobre Sanji, el tipo es un idiota en el canon pero tiene sus lados buenos, sigo creyendo que es gay a pesar de hacerse pasar por un caballero de brillante armadura y en verdad está enamorado de Ivankov.

Larekin estoy seguro que si Oda hubiera hecho a Luffy con el poder de las tormentas y yo estuviera escribiendo a Luffy con goma me dirías lo mismo, que Luffy no podría ganarle a nadie con ese poder.

Yo creo que Luffy podría con cualquiera aún si no tuviera una fruta del diablo, es mas es el usuario quien hace la fruta no la fruta al usuario, Luffy es tan poderoso con la Gomu, Gomu no Mi porque tiene una forma de pensar diferente al resto y puede aprovechar al máximo la fruta, así que sea cual sea el poder que esta tenga, Luffy sería muy poderoso.

Solitario196 el fanfic estaba planeado al principio ser un LuNa, hasta que me leí un par de fics con Luffy/harem y me decidí hacerlo así, no voy a dejar a nadie de lado solo por eso, te lo aseguro, cada chica tiene su momento lógicamente pero Luffy siempre las querrá por igual, la unión hace la fuerza y todo eso.

Por parte de la fruta, sé muy bien que un usuario solo pierde la fruta al morir, pero esa es una trama un poco más oscura que se irá viendo más adelante, lo hice así por una razón no te preocupes.

Todo lo que va sucediendo por cuestión del cambio de fruta es por una buena razón, primero lógicamente, que Luffy cambie esa actitud de niño tonto, para que despierte y vea a las mujeres, segundo para que la trama pueda tomar una temática más profunda a lo que un pirata de verdad es, lo que Nami mas teme por ejemplo.

Pero lo más importante en este capítulo se ve un poco de a lo que quiero llegar, no quiero dar ninguna clase de spoilers así que lo dejare así.

Y si había pensado en que Luffy tenga un enemigo con la Gomu, Gomu no Mi, en especial porque tengo ideas para ampliar este fantástico mundo, no con crossovers pero si podría incluir algunas de las ideas de dibujos animados u otros animes, y una idea en específico se me ocurrió para meter en la historia la ex fruta de Luffy.

Wolfexgigax como siempre espero que el capítulo supere tus expectativas, a mí también me agrada que el prota este en plan 'puto amo', pero también es solo por el momento, una vez entren al Grand Line se irán complicando las cosas, espero que sigas leyendo y mandando Reviews.

Para todos lo que comentaron sobre las chicas que quieres en el Harem, he pensado en más chicas, e recibido algunas recomendaciones, y aún no está nada dicho he pesando en incluir a Nojiko, Kaya, Tashigi y Olvia, pero como dije no está nada dicho, a los que dieron otros nombre no se preocupen que también estoy pensando en cómo incluirlas si se da la posibilidad y logro pensar en alguna manera de hacerlo.

Con todo esto les dejo el capítulo.

Cap3.- Buggy el payaso.

Nami y Luffy se habían quedado conversando hasta entrada la noche, se sorprendieron un poco de sentir tanta familiaridad el uno por el otro, tanta confianza, bueno no una confianza lo suficientemente marcada para decir que podían ser amigos de la noche a la mañana.

Pero la suficiente para decir que lo seria con un poco de tiempo, lo cual era sumamente extraño en especial para Nami que estaba acostumbrada a no sentir confianza por nadie, ni siquiera su propia hermana.

No es que no quisiera confiar en ella, era que había tenido que pasar por tanto desde tan temprana edad que era sumamente complicado confiar en alguien aunque esta haya sido su familia por mucho tiempo, por lo menos no completamente y eso dolía mucho a pesar de poner buena cara.

Pero ahora aquí estaba este hombre que con una sonrisa y una noche parecía botar sus paredes como si no fueran nada.

Le contó un par de cosas que ni su hermana sabia, el par de cosas que no quería que nadie supiera, pero había sido fácil decírselo a él, y había sido liberador decírselo a alguien, un par de lágrimas se le habían escapado pero se sentía mucho más liberada, más liviana.

Sus momentos más oscuros por fin se habían ido, la vez que casi la violan, la vez que mato a alguien por accidente para intentar escapar.

No eran sucesos de los que estaba orgullosa, pero Luffy parecía entender, después de todo era un pirata, su vida era muy dura, no era un juego de niños, lógicamente había momentos más relajados en los que su familia, porque eso eran sus compañeros, sus Nakamas, su familia, se relajaban y podían compartir con los otros como si nada, disfrutar de un buen paisaje así sea solo el extenso mar.

Pero esos momentos eran muy pocos, generalmente la vida del pirata estaba llena de batallas peligrosas, siendo perseguidos por la marina, velando por su vida y por la vida de su familia en cada momento.

Pero Luffy lo tomaba con calma, sabía que no era invencible, que tenía que seguir trabajando para ser más fuerte de lo que ya lo era y poder vencer a sus rivales sin perdidas.

Entre conversación y conversación salió justamente que era para Luffy el ser un pirata, después de todo Nami no podía soportar la idea de que este agradable hombre sea la peor escoria del planeta, sea la clase de monstruos que le había arrebatado su vida cuando apenas si comenzaba a vivirla.

Pero para Luffy era un viaje, una aventura, llena de emoción y libertad, eso principalmente, la libertad de poder ir a donde quiera cuando lo quieras, la libertad de poder hacer lo que quieras.

No poseer nada porque ese no era su objetivo a pesar de que en papel o teóricamente el poseería un territorio, como lo era el East Blue.

Pero la verdad es que solo lo poseería para que otros piratas no ataquen a los seres queridos que iba dejando por el camino, nada más y nada menos. Eso tranquilizo en cierta medida a la peli naranja.

Incluso aunque sea solo para poder dormir con calma esa noche, lo cual fueron a hacer bastante tarde, en el reloj de pared que había en la casa se marcaba la una y un poco más cuando decidieron ir a los cuartos y descansar un poco, si algo les había dicho el grupo de piratas ineptos a los que se enfrentaron en la tarde el día anterior, era que el próximo día tendría otra batalla más.

Luffy extendió su Haki por la isla para saber dónde estaban Makino y Zoro antes de dormir, los encontró en una casa cerca al puerto, no se preocupó mucho porque ambos eran fuerte y Makino cocinaba delicioso.

Extrañaría el cuerpo de su primera chica junto a él en la noche pero como solo era una estaba tranquilo.

Escucho atentamente los sonidos de la casa, escuchando la respiración tranquila de Nami como si estuviera a su lado, por alguna razón eso era sumamente relajante, el saber que la chica estaba tranquila segura y durmiendo plácidamente lo ponía en un estado de somnolencia que no había tenido nunca.

Generalmente dormía con un ojo abierto, como se decía comúnmente por los peligros de la selva y porque su abuelo podía estar cerca para golpearlo.

Pero ahora estaba cayendo en la inconsciencia completa, lo que era satisfactorio y confuso al mismo tiempo, con el tiempo esperaba poder dormir más, ya con una tripulación sería mucho más fácil.

Se despertaron exaltados con el sonido de un cañón, la tierra tembló y una gran luz los cegó un segundo antes de desaparecer.

Luffy y Nami salieron de los cuartos al pasillo encontrando que la mitad de la casa se había perdido completamente, el sueño desapareció como si nunca hubiera estado allí y abrieron ojos y boca al ver el rastro enorme de destrucción que dejo una simple bala de cañón.

El peli negro reacciono enseguida tomando de la cintura a Nami y saltando al techo de un edificio, la peli naranja a pesar de estar completamente despierta aún se encontraba en shock y no reacciono al toque del chico.

Dejo ir la cintura de la peli naranja y escaneo el lugar en busca de enemigos, los encontró en uno de los edificios más altos del pueblo, el capitán apuntaba una espada hacia él, y cuando el cañón modifico la dirección supo enseguida el error que cometió, se había puesto a punto de tiro.

Sabía que no podía moverse sin causar más destrozos de los que ya tenía el lugar así que estiro las manos hacia el frente y se preparó.

El cañón volvió a sonar despertando a Nami que alarmada vio como un esfera roja se acercaba a ellos con una velocidad alarmante – Arashi, Arashi no Mizu baburu – de sus manos extendidas se desprendió una burbuja con un ligero brillo azulado y comenzó a crecer.

La bala de cañón llego en segundos a su posición pero pareció detenerse enseguida cuando toco la burbuja y luego se quedó flotando en el agua.

Luffy levanto la burbuja hacia el cielo mientras la hacía flotar un poco, cuando estaba a una buena altura se preparó nuevamente, sabía que si dejaba caer la burbuja la bala explotaría de todos modos – Arashi, Arashi no Mizu hoippu – con un movimiento de su brazo este se convirtió en agua y se estiro a una velocidad de vértigo cortando como si fuera mantequilla tanto la burbuja de agua como la bala de cañón.

Enseguida exploto creando un fuerte viento y una luz que los cegó por un momento, Luffy aprovecho eso para tomar a Nami por la cintura nuevamente y salto hacia la calle para perder a sus atacantes.

Con su pequeña demostración no se arriesgarían a lanzar otra bala y atenerse a que la regrese hacia ellos.

Lo más probable es que se replegarían, de seguro hacia su barco nuevamente para cambiar de localización. Aún se sorprendía el cómo había cambiado su forma de ser, antes cuando aún era un hombre goma, la mayor parte del tiempo era un estúpido, pero en batalla su cerebro funcionaba de otro modo, ahora eso se multiplicaba por mucho.

Cuando estaban seguros en otra casa se asomó por la ventana asegurándose que no estaban aún en el edificio y suspiro – ¿cómo… cómo hiciste eso? – preguntó Nami asombrada y viendo a Luffy con otros ojos y un nuevo respeto.

Se rió un poco y se rasco la nuca – no es difícil, la bala viaja muy lento, mi abuelo me lanzaba piedras del mismo tamaño mucho más rápido.

Se le quedo viendo como si tuviera dos cabezas, era imposible para un humano lanzar una bala de cañón más rápido que el arma misma, pero recordó también como Luffy había hecho justamente eso cuando se conocieron.

– ¿Qué hacemos ahora? – preguntó mucho más calmada ahora que estaba segura – Buggy de seguro quiere su mapa de regreso.

– ¿Qué mapa?

– El que me robe, es el mapa del Grand Line, o más bien como llegar al Grand Line.

Eso le intereso, sabia más o menos como llegar al Grand Line pero definitivamente necesitaban un mapa y un navegador para hacerlo con seguridad – está bien, tenemos que mantener ese mapa – pensó un poco y sonrió – así que Buggy el payaso con una recompensa de diez millones de Beris está aquí.

– ¿Lo conoces?

Negó con la cabeza pero recordó lo poco que Shanks le había hablado de su ex compañero de tripulación – no lo conozco en persona pero me he informado de lo que pasa en el mundo pirata – se rió un poco y movió la mano con si negara algo – Buggy no es de preocupación, hay que tener cuidado porque posee una fruta del diablo pero nada muy importante, primero reunámonos con Makino y Zoro.

Con eso salió de la casa y camino hacia donde sentía la presencia de su tripulación, también sintió la presencia de los piratas de Buggy moviéndose hacia un sector del puerto.

Caminaron tranquilamente por entre las calles hasta encontrar a los dos peli verdes que estaban sentados en un pequeña plaza esperando y viendo hacia donde habían visto salir dispara la bala, sonrieron cuando notaron a Luffy, y Makino sonrió aún más cuando noto a Nami junto al mismo.

– Luffy – saludó mirando por un segundo a Nami antes de abrazar a su hombre y besarlo en los labios.

Nami frunció el ceño con molestia, se cursó de brazos y aparto la mirada, ¿qué era eso que sentía en la boca del estómago? ese extraño gruñido y molestia, además ¿por qué sentía que quería arrancarle los pelos de la cabeza a Makino? era tan extraño.

– ¿Qué fue eso capitán? – preguntó Zoro mirando el canal que se había abierto por la bala de cañón.

Se separaron con enojo y miraron el mismo canal – una bala de cañón, aunque no tengo idea de cómo le hicieron para hacerla así de poderosa.

Abrieron los ojos nuevamente viendo el canal con aún más temor, como demonios se las había arreglado para crear ese monstruo de explosivo – entonces ¿qué hacemos con Buggy y sus piratas? – preguntó la peli verde acariciando la nuca de su capitán y sonriendo a la evidente molestia que causaba en Nami.

– Diría que esperar a ver lo que hacen, pero se van a desesperar y lanzaran más de esas balas de cañón sumamente poderosas, así que prefieren atacar de frente.

Asintieron listos para partir hacia el barco de Buggy – como plus podemos apoderarnos de sus tesoros – murmuró Makino.

La molestia de Nami por fin alcanzo su máximo y con una cara de demonio apunto su dedo índice a la mujer que la había causado, Zoro y Luffy retrocedieron instantáneamente un par de pasos, nunca era bueno estar en frente de la ira de una mujer – el tesoro es mío tu… tu bruja – movía sus brazos sin saber que decir – he estado intentando robarlo por un buen tiempo.

Makino sonrió tranquilamente lo que hizo a los dos chicos dar otro paso atrás – pero nosotros somos los que vamos a pelear con los piratas por ende el tesoro nos pertenece.

Ambas se miraron fijamente mientras Luffy y Zoro veían el cielo oscurecerse y los rayos caer – maldición – susurró Luffy aterrado.

– No quisiera estar en tus zapatos Senchou.

El peli negro lo regreso a ver asustado, más aún cuando se apartó y justo en ese momento ambas chicas los regresaron a ver – Luffy dile que le tesoro es mío – dijeron ambas al mismo tiempo.

Nuevamente sus miradas se enfrentaron y para los hombres parecía que se estaban abriendo las puertas al infierno, Luffy decidió hacer gala de su valentía… o estupidez como quieran llamarlo, y tosió falsamente llamando la atención nuevamente, se achico en su lugar con miedo y levanto la mano como si pidiera permiso para hablar – por… porque no lo repartimos.

Ambas chicas gruñeron se miraron un poco más y apartaron la mirada – bien.

El cielo se aclaró, el suelo volvió a la normalidad y los demonios que ya estaban saliendo a la superficie regresaron a sus tumbas, tranquilizando a Luffy y Zoro – que mujeres – murmuró un viejo a un lado de Zoro.

El cual salto hacia un lado del susto – ¿viejo cómo te acercaste así? – gruño el peli verde con una espada lista para cortarle la cabeza.

El viejo sudando balas levanto las manos como defensa – soy el alcalde de esta ciudad, me llamo Boodle.

– ¿Por qué la ciudad esta desierta? – preguntó Nami interesada y olvidándose momentáneamente del dinero que necesitaba.

Boodle suspiro y miro la plaza, frunció el ceño cuando llego al canal – cuando llegaron los piratas de Buggy tuvimos que huir tenemos un refugio cerca de la montaña.

– ¿Qué haces aquí entonces? – preguntó Makino acercándose a Luffy y abrazándolo, algo bueno había salido de comenzar el viaje, ahora podía tocar a su hombre tanto como quisiera sin estar viendo a todos lados por si los descubrían – no deberías estar en el refugio.

– Solo vengo a alimentar a Shushu – apuntó con su dedo pulgar a su espalda, todos notaron el pequeño perro blanco con cara de pocos amigos que estaba sentado frente a una tienda de mascotas – era la tienda de mi mejor amigo, él y su perro la abrieron hace diez años, tiene recuerdos muy valiosos tanto para Shushu como para mí.

Nami que estaba viendo con molestia como Makino abrazada a Luffy regreso a ver al perro – tiene que ser muy importante si arriesga su vida quedándose aquí por protegerla.

– Mi amigo murió hace un tiempo de una enfermedad – sonrió prendiendo su pipa y sentándose – pero dejo encargado a Shushu cuidar la tienda.

– Pero entonces el perro lleva solo aquí un tiempo ¿no? – siguió la peli naranja impresionada.

Boodle asintió pero estaba más orgulloso que triste – Shushu es muy inteligente, estoy seguro que sabe de la muerte de su amo, pero de todos modos cuida la tienda porque es su tesoro, su lugar más preciado.

Makino regreso a ver a Luffy sonriendo, eso le recordaba tanto a su hombre, para Luffy el sombrero de paja que le entrego, que le encargo Shanks era su preciado tesoro, pero sabía de uno aún más valioso para el chico.

Sus Nakamas, sus amigos, su familia, sus chicas si tomamos en cuenta que Nami ya estaba reclamando a Luffy como suyo a pesar de no darse cuenta.

Y sabía que el azabache haría lo que sea por cuidarlos, por protegerlos incluso llegar a matar, eran piratas después de todo si no pueden proteger lo que es preciado y atesorado por uno qué caso tiene el ir en busca de la libertad que compete el convirtiese en Rey de los Piratas.

– Este perro me agrada – murmuró Luffy acercándose, todos lo siguieron asintiendo porque aunque estúpido teniendo en cuenta que solo era un perro contra un grupo de piratas, también era muy valeroso de su parte – supongo que viniste a darle de comer cierto.

Boodle asintió y entro rápidamente en la tienda sacando un plato con comida que entrego enseguida al perro y lo dejo comer en silencio.

No había pasado ni cinco minutos cuando escucharon un rugido que les puso los pelos de punta a Nami y Boodle, Zoro los tomo de las camisas evitando salgan corriendo como pretendían, mientras Luffy y Makino veían acercarse a un enrome león blanco.

– Es… es Mohji – tartamudeó Boodle poniéndose pálido.

El león rugió una vez más poniendo más pálidos a Nami y Boodle, mientras que Luffy los veía aburrido y Makino fruncía el ceño pensando en lo que este tipo quería – así que ustedes son los piratas que se atrevieron a retar al capitán Buggy – se rió con fuerza mientras Ritchie les daba la peor mirada que tenía – así que es cierto el cazador de piratas Zoro está aquí… soy Mohji el domador, puedo domar a cualquier animal incluso este perro.

Estiro la mano para agarrar a Shushu por el pelaje cuando recibió una mordida que lo hizo gritar, el león enseguida se adelantó golpeado al perro y molestando a los demás con eso – estúpido perro – murmuró mientras volvía a sentarse encima de Ritchie – como sea, estoy aquí para matarlos.

Se volvió a reír pero Makino no estaba contenta con lo que había pasado – quien te crees que eres – murmuró con enojo, Boodle la miro negando con la cabeza intentando en vano detenerla de hacer algo que los metiera en problemas – vas a pagar por eso.

Nunca le habían gustado los abusivos por eso no le agradaban la mayoría de los bandidos de montaña que se aprovechaban de todo el mundo.

Se adelantó con sus manos cerrándose y abriéndose con rapidez – ¿y qué puede hacer una chica como tú? – preguntó con burla aunque se comía con la mirada a la hermosa mujer – sabes, si quisieras podría decirle al capitán que te acepte en la banda, si aceptas se mi mujer claro.

– Soru – murmuró Makino más furiosa aún, desapareció y volvió a aparecer frente a Mohji que abrió los ojos con sorpresa – Shigan – movió su mano a una velocidad extrema y de repente Mohji estaba escupiendo sangre y salió disparado hacia atrás por lo poderoso del ataque, Ritchie ya estaba moviéndose para ver a su amo cuando vio a Makino encima de el – Rankyaku.

Con una patada una especie de aire afilado salió disparado creando cortes en la piel del león que grito de dolor mientras caía al suelo, el ataque fue tan fuerte que el cemento incluso se cortó como si fuera mantequilla.

Una vez satisfecha regreso con su grupo, Zoro, Nami y Boodle la veían con la quijada desencajada y ojos saltones de la sorpresa – se deshizo de Mohji sin sudar – murmuró el viejo asombrado hasta la médula.

– No me gustan los abusivos – se arrodillo frente al perro y con una sonrisa le acaricio la cabeza – te has esforzado mucho por cuidar esa tienda, yo solo te ayude un poco.

Con un ladrido volvió a colocarse en la entrada de la tienda sacando pecho, Nami, Zoro y Boodle aún veían a la peli verde en shock – si ella es así, como demonios es Luffy cuando se pone serio – susurró Zoro mirando a su capitán con seriedad – además ¿qué eran esas técnicas?

Nami asintió, pero el ver actuar así a Makino reavivaba algo que pensaba muerto hace mucho, esperanza, tal vez solo tal vez estos piratas no eran como todos los demás, tal vez estos piratas podían ayudarla.

Negó con la cabeza, no, tenía que llegar a los cien millones de Beris, esa era la única forma de salvar a su pueblo no podía poner todo en manos de otros piratas.

Ella sola lo haría como lo había hecho durante años, estaba cerca, para eso necesitaba el mapa del Grand Line, estaba segura que allí habría piratas a los cuales robar fácilmente y regresaría con el dinero listo para comprar su pueblo, y una vez hecho eso podría ir a esa colina sonreír mientras bebía sake con su hermana y contarle las aventuras que había tenido, con un poco de censura claro está.

– Hay que curarlo, está sangrando – comentó Makino viendo el pelaje blanco de Shushu teñirse lentamente de color rojo.

Boodle miro al perro y salió corriendo para atenderlo, no era un médico ni nada parecido pero tenía conocimientos básicos – vamos a necesitar un médico definitivamente – suspiró Luffy, no quería correr riesgos y que uno de sus Nakamas sufriera más de lo necesario – por lo menos hasta que lleguemos al Grand Line no creo que recibamos heridas demasiado malas.

Makino asintió viendo como el alcalde curaba la perro, aunque este parecía más molesto que agradecido por ello.


Buggy miraba con molestia como sus Nakamas movían las cosas de regreso a su barco, estaba furioso y confundido, había creado la bala Buggy con la mente puesta en el Grand Line, tenía conocimiento de navegación en el mismo.

Tenía poder y Nakamas fieles y fuertes, pero no era suficiente, el mismo conocimiento que poseía lo había preparado para no confiarse al momento de pensar en el mar más peligroso del mundo, con eso en mente creo la bala de cañón perfecta, con un poder tan destructivo que haría a los marines temblar y a los piratas pensar no solo dos sino tres o cuatro veces el meterse con él.

Lo único que necesitaba era un territorio y hacerse un buen nombre para no correr demasiados riesgos.

Si no eras nadie en el mar más débil de todos, una vez entraras al Grand Line, los otros te caerían como pirañas en busca de carne, podían tener el poder para enfrentarse a una banda a la vez, pero más de una imposible.

Por ende comenzó su reinado en Orange Town, fue sencillo apoderarse del pueblo a pesar de que los residentes decidieron enfrentarlo en lugar de huir como esperaba.

Probo un poco de su bala Buggy por futuras fallas que podrían complicarle la existencia, pero parecía funcionar a las mil maravillas, incluso era mejor de lo que esperaba, podía deshacerse de todas un fila de unas diez o quince casas con facilidad, estaba orgulloso de lo que podía hacer, estaba extático, estaba confiado y deseoso de ir al Grand Line.

Con eso partió con un pequeño grupo de sus Nakamas hacia Shelltown donde había una base de la marina y como en cualquier base, poseían un mapa para llegar al Grand Line.

Podía tener el conocimiento de cómo llegar, pero necesitaba coordenadas exactas y predicción acertada del mar y el clima por parte de su navegante para entrar sin ningún problema. Fue sencillo robar el mapa, el capitán de la base era un completo idiota.

Con eso regreso a su isla personal y comenzó a prepararse para zarpar nuevamente, pero entonces apareció esa maldita gata ladrona.

No la había visto hasta que noto el cabello naranja alejándose y noto que el mapa había desaparecido, mando a cinco de sus Nakamas a atraparla y estaba muy molesto por que no había regresado en todo el día.

A eso de las cinco de la mañana del día siguiente regresaron con quemaduras graves y casi inconscientes.

Informándole de que la gata desgraciada era un pirata y su capitán los había derrotado con facilidad, lo que lo puso de un humor de perros, mando a los ineptos al médico mientras otro grupo traía un cofre con las balas Buggy relucientes y listas para causar la destrucción que su amo y creador deseaba.

Con todo listo la primera bala se disparó y con regocijo vio como las casas desaparecían como si nunca hubiera existido.

Esperaba que el capitán de la ladrona apareciera y si no que hubiera muerto en la explosión, lastimosamente ocurrió lo primero y vio como apareció en el techo de una casa.

Sonrió y mando a calibrar ligeramente el curso del cañón, la bala salió disparada nuevamente pero para consternación, confusión y enojo de Buggy, la bala fue apresada en una burbuja extraña y luego destruida como si fuera nada, frente a sus ojos su orgullo había sido pisoteado.

Sabía que el idiota era un usuario como él, no había otra forma de explicar la burbuja y el látigo, pero para detener su bala Buggy debía ser muy peligroso.

Como no lo vio más decidió actuar rápidamente y ordeno enseguida que recogieran todo y se replegaran al barco donde estarían más seguros y tendrían mucha más ventaja, además de que tenían diez cañones apuntando al pueblo y poseía muchas más balas Buggy, podía acribillar el pueblo con ellas para que el tipo no tenga posibilidad de detenerlas.

Mientras Mohji se ofreció para ir a buscar a los desgraciados piratas que osaban retarlo, ellos se movieron con rapidez e hicieron su camino al barco.

– Muévanse inútiles pestilentes remedos de estiércol, tenemos que cargar el barco antes de que Mohji regrese, lo más probable ya se hubiera desecho de por lo menos el cazador de piratas – sonrió pensando en la recompensa que podía obtener por ello – después de eso será fácil recuperar el mapa, o desaparecemos este pueblo del mismo y buscamos uno nuevo para entrar al Grand Line.

Todo el mundo se rió mientras seguían subiendo las cosas al enorme buque con la cara de un payaso en el mascaron del mismo – Buggy-Senchou – murmuró uno de los piratas mirando hacia el pueblo – creo que Mohji está regresando.

Efectivamente Mohji regresaba o más bien Ritchie regresaba cargando a un Mohji inconsciente mientras intentaba no desmayarse por el dolor de sus heridas, y lo peor de todo ahora le tenía un trauma a las mujeres.

Cuando llego al buque miro asustado a uno de los piratas hasta que se dio cuenta que solo era un hombre muy femenino.

– ¿Qué demonios ocurrió? – preguntó Buggy con molestia mirando a ambos.

Ritchie asustado retrocedió un poco y comenzó a mover las patas intentando explicarse, pero claramente nadie lo entendía en lo más mínimo – Bu… Buggy-Senchou – gimió adolorido Mohji – Mugi… Mugiwara es peligroso – escupió un poco de sangre y levanto la cabeza para ver a su capitán – deberíamos irnos.

El lugar se quedó en silencio un momento, antes de que todos estallaran en risas, Buggy incluso se puso tan rojo como su nariz – que escapemos – se rió un poco más fuerte – Mohji claramente te golpeaste muy fuerte en la cabeza, somos los piratas más poderosos en el East Blue, no hay de qué preocuparse – miró a sus Nakamas sonriendo diabólicamente aunque Mohji ya se había desmayado nuevamente – preparen los cañones y las balas Buggy, vamos a deshacernos de este pueblo y de los Mugiwaras.

– Hai – gritaron todos mientras salían corriendo preparándose para su ataque final.

Se demoraron un par de minutos en colocar los cañones en posición y cargarlos con las balas más peligrosas de todo el mundo, cuando levantaron las cabezas lastimosamente para ellos, notaron las figuras de los Mugiwaras acercándose.

– Senchou aquí vienes.

Buggy miro hacia donde apuntaba su Nakama y sonrió – así que el mocoso viene a su muerte – sonrió con desprecio – por mi bien, no tiene la más mínima oportunidad contra el gran y poderoso capitán Buggy.


Se quedaron un momento viendo como Boodle curaba a Shushu, pero pronto el viejo comenzó a temblar – ¿está bien? – preguntó Nami confundida y preocupada.

Boodle asintió intentando controlar los temblores y controlar las lágrimas que amenazaban con salir de sus ojos como cascadas de impotencia y furia, no poder hacer nada para salvar el pueblo que tanto trabajo, sudor y lágrimas les había costado, el pueblo que amaba no solo porque él lo creo, sino también porque era el pueblo donde vivían muchos de sus seres queridos, muchos de sus amigos, y donde había nacido y crecido varios niños y niñas que formarían un futuro para dicho pueblo.

– Es solo que me avergüenzo de mí mismo – murmuró limpiándose los ojos – no puedo luchar contra un maldito pirata por mí mismo y sacarlos a patadas de este pueblo, soy el alcalde maldición, como tal debería dar el ejemplo – levanto la cabeza al cielo sonriendo y se levantó con decisión – esta decidió, luchare contra ese…

Antes de que diera el primer paso cayo desmayado, para asombro de Nami y Zoro – ¿qué paso? – preguntó el peli verde acercándose.

– Lo deje inconsciente – respondió Luffy como si nada.

– Lo dejaste inconsciente – gritó Nami entre asombrada y molesta – es un hombre viejo podría pasarle cualquier cosa, como se te ocurre hacer algo así…

Makino le tapó la boca con la mano y sonrió cálidamente, Nami sabía muy bien que esa sonrisa no era exactamente por qué sintiera mucho aprecio por su persona – es un hombre viejo bien lo dijiste, si hubiera ido a luchar ahora estaría muerto, Buggy no iba a dejarlo vivir así como así, en especial no si lo reta o insulta.

Se tranquilizó porque no quería molestar más a la mujer que fácilmente se deshizo de un león enorme y su maldito y ridículo domador, asintió rápidamente y Makino la soltó – por cierto donde esta ese idiota con traje de oso – murmuró Zoro aburrido.

Regresaron a ver a donde debería estar Mohji y no lo encontraron – ¡escapo! – gritó alarmada Nami – porque no lo dijiste antes, ahora debe estar avisando a su capitán y podría matarnos con esa bala súper cargada de antes.

Zoro la ignoro, mientras Luffy sonreía, por alguna razón el que Nami y Zoro pelearan le traía un sentimiento de nostalgia.

No sabía que le pasaba, desde que había visto a Nami en el pequeño barco esos sentimientos le llegaban de sorpresa, eran desconcertantes porque al mismo tiempo le daban un sentimiento de pertenencia, pero estaba seguro que no había conocido antes a ninguno de los dos.

Definitivamente muchas cosas raras ocurrían en esos mares, ya averiguaría que es lo que le pasaba, o por lo menos esperaba poder saber que le pasaba.

– Como querías que te lo diga si recién me acabo de dar cuenta – gruñó Zoro, Nami no se amedrento en lo más mínimo y con cara de demonio dio un paso adelante lista para golpearlo.

Zoro disimuladamente, porque tenía una imagen que mantener, comenzó a retroceder como si no sintiera el más mínimo miedo por la peli naranja – ya cálmense – dijo Luffy con voz de mando – solo tenemos que ir al barco de Buggy y patearle el trasero antes de que decida atacar.

– Como se te ocurre ir directo a la boca del lobo – comentó Nami asustada.

– Si no quieres ir mejor para nosotros nos quedamos con todo el tesoro – mencionó Makino sonriendo diabólicamente.

Nami el regreso a ver furioso – ni hablar ese tesoro es mío.

Volvieron a verse furiosas, mientras Luffy suspiraba – vamos a ir o se van a quedar allí discutiendo todo el día.

Luffy comenzó a caminar hacia donde sentía a los piratas de Buggy, con Zoro siguiéndolo de cerca, Nami y Makino se miraron un momento más antes de separarse y seguirlos.

Caminaron en silencio hasta que notaron a Buggy y sus Nakamas mirándolos y apuntando los cañones – nosotras vamos a buscar el tesoro – dijo Makino sonriendo – solo necesitamos el gong de entrada.

Luffy también sonrió y asintió – con gusto – murmuró mirando atentamente a Buggy, parecía que el payaso estaba mirándolo directamente a él, de seguro recordaba el sombrero – Arashi, Arashi no Kami no sabaki – sus manos se convirtieron una en rayos y la otras en aguas y salieron disparados al mismo tiempo hacia el frente con una velocidad increíble.

Comenzaron a entrecruzarse formando una especie de torbellino de agua eléctrica, giraba a tal velocidad que parecía formarse un taladro en la punta y los rayos silbaban con poder.

El viento hacía temblar todo a su alrededor incluso las casas, mientras Buggy veía con ojos saltones el ataque acercarse – ¡agáchense! – gritó desesperado.

Cuando el ataque golpeo el buque este se meció hacia un lado mientras los maderos lloraban por el esfuerzo de mantener el navío a flote, pronto una explosión meció el mar levantando una enorme ola que baño el pueblo y que levanto el buque unos cuantos metros sobre el nivel del suelo.

– Creo que me excedí un poco – dijo Luffy rascándose la nuca, a pesar de haber pasado tres años entrenando, su poder era demasiado para controlarlo fácilmente, si se equivocaba un poco podía causar daños de magnitudes indescriptibles, después de todo él era una fuerza de la naturaleza ahora, y a la naturaleza nadie la controla.

Nami y Zoro se había quedado quietos, con la boca llegando al suelo y los ojos a punto de salirse de sus cuencas mientras Makino se reía levemente, era divertido cuando a Luffy se le salían de control las cosas – qué… qué demonios – susurró Zoro temblando.

Se había excedido, dijo, eso no era excederse, eso era malditamente fuera de ese mundo, como mierda levantas ese buque y creas un pequeño tsunami solo con excederte – eres un monstruo – murmuró Nami aunque ahora sí que estaba pensando enserio en pedirles ayuda.

– Como sea el gong sonó muévete Nami – comentó Makino agarrando de la muñeca a la peli naranja y apresurándose hacia el buque que aún se mecía por el fuerte oleaje.

En el barco por otro lado, algunos estaban vomitando mientras otros estaban completamente derrotados ya sea por algún golpe causado por la explosión, la explosión misma o las corriente eléctricas que recorrieron la nave ni bien el ataque lo toco – ¿qué mierda fue eso? – gruñó Buggy levantándose como pudo después de haber salido volando.

Solo se había salvado porque termino chocando contra las cortinas de circo que le había colocado a su altar del trono por capricho simplemente.

Ahora ven lo útiles que era, ja, y se burlaron de su genialidad – creo que el barco está hundiéndose señor – comentó uno de los pocos piratas que aún quedaban de pie.

El daño era extremo pero estaba seguro que no se hundiría, por lo menos no antes de que puedan repararlo – ¡quiero que lancen la bala Buggy a ese grupo de cabrones! – gritó el capitán con la cara roja nuevamente.

– Señor los cañones fueron lanzados ya sea al mar o al pueblo – susurró con miedo otro de los piratas.

Buggy vio por la cubierta esperando que su estúpido Nakama estuviera equivocado, recorrió un par de veces el lugar y luego miro furioso al pobre tipo que se estaba orinando en su lugar – entonces hagan algo para que no se acerquen, malditos idiotas muévanse.

Pero justo en ese momento Luffy y Zoro saltaban a la cubierta sonriendo como desquiciados en busca de sangre – así que Buggy el payaso – dijo el peli negro viendo a su alrededor – lindo barco.

– Tu asquerosa rata inmunda, como te atreves a hacerle esto a mi barco.

Luffy se encogió de hombros – de la misma forma que te voy a golpear en la narizota – Zoro intento aguantarse las ganar de reír, en especial porque Buggy abría y cerraba la boca mientras se agarraba la nariz roja con su mano derecha y apuntaba con la izquierda a Luffy.

– Insulto al capitán – murmuró uno de los piratas.

– Sobre su nariz – comentó otro asustado – está muerto.

– Me las vas a pagar maldito Mugiwara… – se quedó viendo el sombrero nuevamente olvidándose momentáneamente del insulto – ¿por qué ese sombrero me parece familiar?

Luffy sonrió mientras se preparaba para pelear – Buggy-Senchou déjeme encargarme de ellos, no debería ensuciarse las manos con estos simples ladrones.

– Esta bien Kabaji – comentó Buggy sentándose en su precioso torno, aunque abrió la boca asombrado cuando noto que le faltaba todo el respaldo – ¡mi trono!

Kabaji se adelantó montando un monociclo y sonriendo, luego abrió la boca y saco una katana, tanto Zoro como Luffy hicieron una mueca de asco – soy Kabaji el acróbata… estaba deseoso de matarte Zoro Roronoa el cazador de piratas.

El peli verde desenvaino dos de sus espadas y sonrió – no he perdido contra un espadachín nunca – se adelantó listo para su luchar – ¿está bien si me encargo de este cierto?

Luffy sonrió y asintió – demuéstrale lo que es un verdadero espadachín.

Kabaji se burló antes de salir disparado a gran velocidad gracias a su monociclo, intentando clavar como una aguja su espada justo en el pecho de Zoro, pero el peli verde detuvo el ataque sumamente fácil solo con su propia espada.

Kabaji estaba impresionado, lo había detenido en seco como si nada – Kaji oyaji – comentó mientras aspiraba aire, luego exhalo con una corriente de fuego directo a la cara de Zoro.

Se agacho evitando la mayor parte del fuego pero pudo sentir el calor que producía y pudo oler como sus pestañas se quemaban levemente, el ligero humo que causo hizo que le ardieran los ojos, por lo que tuvo que cerrarlos rápidamente – maldición – gruñó.

Sintió el filo de la espada golpeando en su costado y abriendo una pequeña herida, no lo suficiente para ser un problema pero si picaba como el demonio.

– Como cazador de piratas tal vez eras muy reconocido – se burló Kabaji pateando justo en la herida – pero contra verdaderos piratas no eres más que un patético espadachín.

Zoro se revolcó un poco al sentir el dolor punzante que le recorrió el cuerpo al recibir la patada en el costado abriendo un poco más la pequeña herida de arma blanca – un espadachín… no necesita de otros trucos para vencer… eres patético – mencionó levantándose sonriendo aunque adolorido.

Kabaji sonrió un poco más – tu amigo nos dejó en bastante desventaja con ese ataque, pero no tienen oportunidad contra mi capitán y yo – volvió a moverse hacía Zoro aplicando más fuerza en los pedales para moverse más rápido – ahora muere Zoro Roronoa.

Buggy ya estaba poniéndose de pie para felicitar a su segundo al mando cuando Kabaji recibió un golpe de puño en la cara que lo mando a volar, por suerte se había amarrado al monociclo – cállate de una puta ves – frunció el ceño cuando sintió la herida sangrar, molestaba.

Se levantó molesto y mando una mirada de muerte al espadachín – patético ladrón de segunda, vas a pagármelas.

Zoro bufó molesto porque siguiera llamándolo ladrón, desenfundo su tercera espada colocándola en su boca y sonrió – te demostrare que es un espadachín.

– Kamikaze hyaku koma gekijou – gritó Kabaji mientras lanzaba trompos rodando hacia Zoro.

Abrió los ojos desconcertado antes de comenzar a mover sus espadas evitando cada trompo que llegaba hacia él, mientras Kabaji comenzó a escalar la pared del buque con habilidad practicada antes de saltar para estar justo encima de Zoro – ¿qué demonios está haciendo? – preguntó Zoro confundido.

Era fácil de evitarlo a esa altura y podía matarlo fácilmente si esquivaba su ataque – Ichirin zashi.

Comenzó a descender con sus espada lista para incrustarse en el cuerpo de Zoro, cuando Buggy se levantó y se adelantó rápidamente – Bara, Bara cannon – gritó mientras su mano se desprendió de su brazo como si fuera una parte completamente distinta y se dispara hacia Zoro.

El peli verde abrió los ojos sorprendido – mierda.

– Kabaji yo lo sujeto y tú lo matas – comentó Buggy ya saboreando la victoria.

– Roger – susurró el acróbata sonriendo.

Luffy apareció en el trayecto de su mano como si de un fantasma se tratase y agarro la misma con una fuerza impresionante que parecía a punto de romperle los huesos, Buggy gritó de dolor – no te metas en la pela – murmuró con voz oscura y sádica.

Soltó la mano y se regresó a ver justo cuando Zoro se apartaba del camino, había estado más preocupado por lo que pasaba entre los capitanes y se olvidó de moverse, por lo que estuvo a punto de ser empalado – me canse – murmuró Zoro respirando con dificultad, la herida había sido en un lugar muy problemático.

– Normal, no puedes llevarme el ritmo – respondió Kabaji sonriendo – ¿ya te rindes? no me sorprende, no eres rival para mí, y esa herida es en un punto muy complicado cierto.

Se levantó y pateo el monociclo haciendo que Kabaji se cayera al suelo nuevamente agradeciendo que se lo había amarrado a las piernas, pero molesto por que lo tomaran por sorpresa – quería decir es que estoy cansado de tus trucos de circo – gruñó Zoro aplicando la misma vos que su capitán y mirando con la muerte grabada en los ojos a Kabaji.

– Entonces quédate quieto para que te mate – mencionó Kabaji furioso.

– Oni… giri – murmuró mientras movía sus espadas traspasando la defensa de Kabaji y creando tres grandes cortes en el pecho del acróbata.

Buggy abrió la boca sorprendido, mientras Luffy sonreía – ¿cómo he perdido contra un vulgar ladrón? – preguntó Kabaji al cielo mientras caía inconsciente.

– No somos ladrones – gruñó nuevamente Zoro ¿qué se creía este artista de cinco mal pagado? – somos piratas – cayó al suelo agarrándose la herida, era pequeña cuando se la hicieron pero ahora estaba sangrando mucho – tu turno Senchou.

Luffy sonrió se dio la vuelta para ver a Buggy – ¿son piratas? – preguntó Buggy aún molesto por ver su segundo al mando perder – ¿qué creen? ¿qué esto es un juego?

– Mira quien lo dice, el que tiene la narizota.

Buggy frunció el ceño molesto y molió los dientes juntos, como se atrevía a burlarse de su nariz, era perfecta, lo haría pagar, lo haría retorcerse en su miseria y sangre – eres un estúpido.


Nami y Makino entraron al buque por un enorme orifico de madera y metal fundido mirando a todo lados, había unos cuantos cuerpos chamuscados pero se los podía escuchar respirar o quejarse de dolor así que no se preocuparon.

El ataque de Luffy había casi cruzado todo el barco, y solo se había detenido porque llego a la bóveda de pólvora lo que causo la explosión.

Aun así la electricidad potenciada por el agua había logrado recorrer todo el metal que poseía la nave trasmitiéndolo hacia la madera y por ende todo pirata en contacto recibió una fuerte descarga eléctrica.

Nami no podía creer todo el daño hecho por el ataque, era simplemente… sobrehumano – ¿qué demonios es Luffy? – preguntó mirando el metal doblado cerca de la puerta por la que cruzaron.

Es más, todas las puertas estaban abiertas gracias a la electricidad que fundió el metal de las bisagras.

– Es un hombre tormenta – respondió Makino moviendo una puerta medio caída y pasando al cuadro del tesoro, parecía que lo tenía en sacos así que la mayoría se salvó de fundirse, pero no importaba porque al ser oro y enfriarse solo quedaba una masa deforme del precioso metal – pero es difícil de controlar así que tiene que tener mucho cuidado.

– Se comió una Akuma no Mi, pensé que eran puros cuentos.

Makino negó mientras contaba los sacos llenos de oro y joyas, pero pronto se dio cuenta que no todo era tesoro, sino también había ropa o cuadros, lo único que les interesaba era el dinero por lo que tomaron dos sacos cada una y comenzaron a caminar hacia la cubierta para ver cómo les iba a los chicos.

El buque era bastante grande y pasaron por el mismo pasillo un par de veces antes de encontrar el que los dirigía a donde querían.

Se quedaron escondidas para no causar problemas, como que el idiota del payaso las use de rehenes, más por Nami que Makino, y observaron los acontecimientos, parecía que Kabaji no era del todo un inútil, tenía buenos trucos y causo un par de problemas a Zoro.

También notaron que era muy mala idea burlarse de la nariz del payaso, por lo menos para Nami era mala idea, a Makino solo le causaba gracia, Luffy siempre tendía a burlarse de sus adversarios para desconcéntralos.

Lo más divertido es que siempre terminaba dándole en el blanco y pegaba en donde más les dolía.

– Quieres empezar a pelear o vas a seguir con tus payasadas – se quejó Luffy molestando más a Buggy, que tuviera cara de payaso no quería decir que era uno.

Volvió a moler los dientes intentando con todas sus fuerzas no lanzarse y matar demasiado rápido a su oponente – maldito Mugiwara, cuando te miro me recuerdas a un tipo que conocí hace tiempo – frunció el ceño al recordar a su mayor enemigo, y no solo porque lo odiara sino porque el desgraciado había llegado a ser un pirata reconocido mientras él había tenido que volver al East Blue para componer una banda – ese maldito loco de Akagami.

– Sí, Shanks me contó sobre ti – dijo Luffy como si no fuera nada – un idiota incompetente desde el principio.

Buggy saco una par de cuchillos colocándolos entre sus dedos – sí, ese idiota siempre pensó que era mejor que yo – sonrió mientras las venas saltaban en su frente – y ahora aquí estas tú, con la misma actitud arrogante, te voy a matar.

Más cuchillos salieron de sus zapatos – en serio crees poder, eres demasiado débil, incluso con una Akuma no Mi.

– Cállate… Bara, Bara Senbei – gritó mientras la parte baja de su cuerpo se separó y salió volando hacia Luffy quien solo veía como se acercaba con una sonrisa – te cortaré en pedazos.

Sus piernas giraban con velocidad haciendo que las cuchillas en sus zapatos cortaran el aire creando un sonido extraño, pero cuando llego al cuerpo de Luffy lo atravesaron sin causar el más mínimo daño, para asombro de Buggy – eso no me hará nada.

– Eres un Logia – murmuró ahora si un poco asustado – ¿cómo encontraste una Logia en este mar?

Luffy se encogió de hombros antes de desaparecer, Buggy lo busco por todos lados antes de sentir como un par de manos se colocaban en sus hombros – eso no es de tu incumbencia.

Saltó hacia delante moviendo sus brazos para poder cortar la cara de Luffy, pero este solo se retiró un poco hacia atrás evitando el ataque y siguió sonriendo – maldición – murmuró Buggy respirando con rapidez, sentía su corazón palpitar rápidamente en su pecho – tenía que encontrarme un Logia tan pronto, esto es lo peor.

– Entonces ¿qué vas a hacer? – preguntó Luffy aun sonriendo – ¿te rindes?

– Nunca – respondió con molestia y se lanzó nuevamente hacia delante – Bara, Bara Festival.

Se separó en varios pedazos todos los cuales se lanzaron hacia Luffy que estaba ligeramente sorprendido, pero ¿de qué serbia separarse en tantas partes? no es como si todas podían causar algún daño, solo los pies con los zapatos de cuchillo sus manos y en todo caso la boca podía causar algún daño a un adversario.

Y peor aun considerando que era un usuario tipo Logia, al parecer el payaso perdió la tuerca.

Por pura diversión comenzó a esquivar todos los pedazos que se acercaban, burlándose constantemente de Buggy que cada vez estaba más furioso sin entender que eso solo lo perjudicaba – eres peor que Akagami, nadie me había molestado tanto – gruñó mientras atacaba – solo deja que te ponga las manos encima – miró el sombrero de paja y abrió la boca – ahora lo recuerdo, ese sombrero pertenecía a Akagami.

– Exactamente – murmuró Luffy aun esquivando sin dificultad alguna, hasta que tropezó con el pie de Buggy, el payaso gritó de dolor al ser pisoteado mientras Luffy trastabillaba y caía al suelo – mierda, no me fije… creí que los pies también estaban en el aire.

Se levantó y llevo su mano a la cabeza para tocar su sombrero y ver si estaba bien, pero no encontró nada – buscas esto – mencionó Buggy aunque con dolor también con satisfacción al tener en sus manos el sombrero tan apreciado de este idiota.

Luffy lo miro frunciendo el ceño y estiro la mano – devuélvemelo y no te destrozare parte por parte.

Buggy se rió – al parecer no sabes que estoy a cargo aquí ¿no está cosa es preciada para ti? – sonrió un poco más cuando Luffy asintió – pues ya ves puedo destrozar el sombrero – levantó su mano derecha con un cuchillo e hizo un ligero corte en la paja, lo que hizo a Luffy dar un paso adelante – se me resbalo.

Luffy sin moverse vio como Buggy traspasaba su sombrero con el cuchillo que tenía en la mano, y sintió la furia corriendo por sus venas, sintió como algo se removía dentro de su cuerpo exigiendo salir y destrozar al idiota que tenía en frente.

El lugar se enfrió instantáneamente, mientras una atmósfera pesada se esparcía como si fuera el aire mismo, Buggy abrió los ojos asustado, recordaba lo que estaba sintiendo o por lo menos era algo parecido, su capitán la utilizaba contra sus enemigos… pero no era igual.

Recordaba como las personas caían desmayadas bajo esa presión pero esta parecía exprimirte sin dejar que pierdas la conciencia, como si se alimentara de tu miedo.

Dio un paso atrás cuando sus ojos chocaron directo con unos rojos sangre, abrió la boca para gritar de terror mientras pensaba en cómo demonios es que Mugiwara ahora tenía ojos rojos en lugar de negros, y porque su globo ocular era justamente de ese color.

Makino y Nami escondidas también dieron un par de pasos atrás, la peli verde recordaba esos ojos muy bien, no se había preguntado qué había pasado hasta ahora porque no se acordó hasta ese preciso momento, pero ahora que lo hacía estaba más que curiosa por saber qué es lo que le pasaba a su novio.

– ¿Qué es… qué es eso? – preguntó Nami.

– No lo sé – respondió Makino con honestidad – no tengo la menor idea.

Buggy dio otro paso atrás cuando vio a Luffy dar uno hacia él, seguía sin saber que era lo que pasaba, pero esa atmósfera lo hacía sentirse cada vez más débil y si era sincero consigo mismo estaba más aterrado que nunca en su vida, y eso que había visto mucho en su viaje como aprendiz junto con Shanks – como te atreves – murmuró Luffy caminando lentamente hacia Buggy

Se movía como si fuera alguna clase de depredador casando a su presa, la gente a su alrededor desmayada comenzó a gritar como si estuvieran teniendo pesadillas y Zoro viendo todo con ojos bien abiertos se sentía a punto de vomitar – "¿qué es lo que está pasando?" – se preguntó mentalmente aún con todo intentando mantener su imagen.

– Como te atreves a hacerle eso a mí tesoro – su vos salía como si fuera otra completamente, como si estuviera mezclando dos o tres voces al mismo tiempo.

– Esto… esto no es… – tragó saliva sin poder hablar más, le estaban temblando las piernas.

Makino soltó un gemido que hizo a Nami regresarla a ver, por alguna razón se sentía muy caliente, podía ver y sentir el miedo que Buggy y en menor medida Zoro estaban sintiendo, pero para ella era muy excitante.

La peli naranja al darse cuenta de eso se sonrojo, pero enseguida comenzó a sentirse parecido a Makino, era como si Luffy la estuviera llamando, como si la estuviera tentando.

Luffy era una montaña gigante de oro rociada en un afrodisíaco que hacía que su entrepierna doliera, mientras la garganta se le secaba y la baba le chorreaba por la comisura de la boca, sintió como sus pezones se pusieron erectos intentando romper la tela de su sujetador.

Ambas jadearon cuando un gruñido salió profundo y vibrante desde el fondo del pecho de Luffy, y se llevaron una mano a la entrepierna que comenzaba a chorrear.

– Debería matarte – dijo Luffy con voz oscura – pero eres tan patético que no merece la pena… devuélveme mi tesoro y solo te dejare con los huesoso rotos.

Buggy soltó un gemido de miedo y sus manos se abrieron instintivamente soltando el sombrero, ni bien toco el suelo, Luffy desapareció y Buggy solo pudo sentir el dolor en su cara cuando una enorme pared de hierro lo golpeo y lo mando a volar chocando contra lo que quedaba de su trono.

Luffy levanto su sombrero y se lo puso, aún sentía la rabia pulsando por todo su cuerpo pero estaba más tranquilo ahora que en su cabeza estaba su objeto más importante, de todos modos haría sufrir al payaso.

La atmósfera comenzó a derretirse una vez que Luffy recupero su tesoro, los gritos de los inconscientes dejaron de escucharse, mientras Zoro podía volver a respirar sin sentir que su peor pesadilla se lo tragaría al momento de hacerlo.

Y ambas chicas aún escondidas pudieron volver a respirar, aunque ahora tenían un problema entre las piernas que pulsaba dolorosamente con ganas de Luffy. Nami estaba sorprendida y confundida por sentir ese deseo enorme por el pelinegro y eso que no tenía sentimientos por el chico, le parecía guapo pero nada más.

Buggy salió de entre los escombros con la cara literalmente rota, incluso había perdido la conciencia momentáneamente.

– ¡Eso dolió maldición! – gritó con furia, sintiéndose más valiente ahora que no tenía ese sentimiento de ser casado por una criatura imparable.

Luffy lo vio y sonrió sádicamente mientras se pasaba la lengua por los labios – menos mal aún estas consiente – mencionó con satisfacción – quiero hacerte sufrir más, para que no vuelvas a tocar mi tesoro… o tesoros – terminó pensando en Makino y Nami.

Buggy termino de salir de los escombros como pudo casi cayendo en el camino, agarrándose la nariz que sangraba profusamente – como te atreves…

Tragó saliva con sangre al ver a Luffy y sentir temor por que ocurriera de nuevo sea lo que sea que había pasado – no te preocupes será rápido… Soru – apareció nuevamente frente a Buggy que intento gritar del miedo pero se atraganto con más sangre – Arashi, Arashi no Ea haka – abrió los brazos como si fuera a abrazar al payaso.

Se quedaron un momento quietos preguntándose qué iba a pasar cuando vieron una especie de brillo negruzco rodeando al peli azul y enseguida comenzó a achicarse, Buggy gritó de dolor al sentir el abrazo de la muerte.

Con cada segundo que paso el brillo ligeramente negro se hacía más pequeño y notaron que excluyendo la cabeza, el cuerpo de Buggy se iba contrayendo, como si una serpiente estuviera enroscada en su cuerpo y lo estuviera estrujando, un segundo después escuchar el primer hueso roto.

Casi un minuto de música macabra después vieron como Buggy se desmayó y Luffy termino su ataque.

El cuerpo cayo como saco de patatas, con huesos rotos y sangre fluyendo de los sectores donde recibió algún corte por los escombros, o la cara rota, Makino y Nami salieron de su escondite sintiendo que estaban seguras – Luffy – dijo la peli verde acercándose.

– Toco… mí… tesoro – susurró Luffy antes de caer inconsciente a los brazos de Makino y comenzó a roncar.

– Bueno – dijo Zoro levantándose y acercándose a ambas chicas – me alegra de estar de su equipo.

Nami tragó saliva no solo por estar de acuerdo y por asombro por lo que vio sino también por la excitación que hacia palpitar su sexo, tenía las pupilas dilatas y miraba a Luffy con hambre.

– Será mejor irnos, tenemos todo lo que queríamos – mencionó Makino cargando aunque con algo de dificultad a su novio, se moría por hacer el amor con Luffy pero sabía que no era el mejor momento, no solo porque el chico estaba dormido.

Zoro asintió tomo los dos costales que les pertenecerían y siguió a la mujer. Nami troto un poco para alcanzarlo aun llevando su parte del botín – sería bueno que viajaras con nosotros – dijo Makino viendo a la chica que aún se encontraba abstraída con Luffy – al parecer quieres dinero y te aseguro que con nosotros lo conseguirás más rápido.

Lo pensó un poco pero era cierto, si lo que había visto era solo una muestra, estaría mucho más segura recolectando dinero con ellos que por ella mismo.

– Esta bien – susurró con la voz ronca – pero solo hasta que consiga los cien millones de Beris.

Zoro silbo ante la cantidad, mientras Makino sonreía con complicidad, no, estaba segura que no se quedaría solo hasta que consiga el dinero, vieron una mancha en el horizonte que se acercaba y sabían que eran los pobladores – será mejor irnos rápido – comentó Zoro.

Asintieron de acuerdo y trotaron como podían hacia el bote de Nami, era más grande que el suyo y tenía por lo menos un dormitorio que podían ocupar las chicas momentáneamente hasta que consigan un barco de verdad.

Una vez tuvieron todo en el barco zarparon rápidamente, para no conseguir el lado malo de los aldeanos de lugar, de seguro encontraban al pobre de Boodle tirado en el suelo aún inconsciente y como piratas estaban asegurados de ser los culpables digan lo que digan, tengan la culpa o no.

Cuando estaban lo suficientemente alejados Makino se acercó al borde del barco – Cerbero – llamó y enseguida el rey marino apareció.

Nami se quedó viendo a Zoro, Makino solo le había puesto de nombre a un rey marino el nombre de un perro de tres cabezas mitológico, peor como se supone tiene que cuidar de sus tesoros, como que le pegaba, el peli verde se encogió de hombros sin importarle.

Amarró la cuerda al cuello del animal y dejo que los alejara un poco más rápido de la isla – entonces – comenzó Zoro mirando a Luffy acostado por el momento en la cama del pequeño cuarto – ¿puedes decirnos que sucedió allí?

– Créeme Zoro, si lo supiera te lo diría, pero no creo que ni el mismo Luffy lo sabe.

– Vamos a tener que investigar con forme sucedan las cosas – dijo Nami asintiendo.

– Parece que nada es muy normal con Luffy alrededor cierto – siguió el espadachín ya acomodándose para dormir.

Makino se rió ligeramente – nada nunca es normal – acordó.

– ¿Cuál es la siguiente isla entonces? – preguntó el primer oficial a Nami como navegante.

Saco de un pequeño bolso un mapa y lo reviso momentáneamente – una isla con un pequeña Villa llamada Syrup – levantó la cabeza para ver el cielo – un poco más al norte – le dijo a Cerbero, el rey marino enseguida corrigió un poco el curso, le serviría muy bien, Nami sonrió, como animal estaba en sintonía con la naturaleza y con una simple orden cambiaba el curso fácilmente – estamos a un par de días.

– Luffy debería dormir como máximo un día así que estaremos bien – dijo Makino sonriendo – por suerte tenemos suficiente comida, cuando despierte va a estar muerto de hambre.

– Más aún con esa demostración – murmuró Zoro, Makino y Nami no podían decir si estaba dormido o no.

– Espero que no tengamos más problemas como este – suspiró Nami cansada y eso que no había hecho nada.

Makino negó con la cabeza sonriendo – cuando vallamos al Grand Line nos toparemos con piratas mucho más problemáticos que Buggy y mucho más peligrosos.

Nami asintió conociendo eso muy bien, ella solo quería ir allí para conseguir el dinero, pero sabía que estaba acabada ella sola, otra razón más para quedarse con Luffy, Makino y Zoro que eran fuertes, el Grand Line poseía a los peores piratas del mundo.

Quizá incluso podían enseñarle esas técnicas extrañas para poder defenderse ella sola, de ese modo no correría tanto peligro y podía defender a quienes amaba.

Si no se hubiera encontrado con Luffy, Buggy la hubiera matado, había sido la primera vez que se enfrentaba a un pirata de ese calibre, la mayoría a los que robaba solo eran piratas de poca monta.

Eran piratas en nombre nada más y Buggy había sido el primero que tenía una recompensa de más de cinco millones de Beris.

Si así era este relativamente débil pirata no sabía cómo eran otros con una recompensa mayor, ni siquiera sabía en cuanto estaba la cabeza de su torturador, definitivamente Luffy era su mejor opción, aún si eran piratas, los seres que más odiaba y que quería ver muertos, ni siquiera parecían piratas en primer lugar.

Miro a Makino un momento preguntándose cómo alguien como ella se había vuelto tan fuerte.

No daba esa imagen de ser ni una pirata, ni una poderosa contrincante como había demostrado contra el domador con traje de oso, podía ser porque era amante de Luffy, o algo así, después de todo le había escuchado decir la misma técnica, quizá él le había enseñado, pero seguía sin parecer esa clase de persona que podía ser un pirata.

Por eso estaba tan confundida y no sabía si confiar en Luffy o no, podía llegar a ser tan oscuro, peligroso y sádico como un pirata normal, como su torturador, pero al mismo tiempo parecía solo un tipo con ganas de aventura y al parecer cuidaba mucho a sus seres queridos, su tesoro.

Solo el tiempo le diría, pero de una cosa estaba segura tenía que hacerse más fuerte si quería cuidarse y cuidar su propio tesoro, y no se refería al oro en lo más mínimo.


Explicaciones para el capítulo ¿sigue siendo lento? espero que no, he leído muchos fics en que se demoran de tres a cuatro capítulos por saga, en este caso la saga de Buggy, yo decidí hace todo el arco East Blue en pocos capítulos que mostraran más o menos a donde vamos a llegar.

Por ende espero poder hacer cada saga en un capitulo o máximo en dos para que no se alargue mucho el arco.

Me encanto como quedaron los celos de Nami, ella es un persona muy segura de sí misma y de su belleza, sabe que podría tener a cualquier hombre que quisiera, y la forma en que vivió todos esos años la han endurecido, pero nunca la hemos visto actuar de verdad a favor de un chico que le agradara, solo aquí y haya levemente con Luffy en el canon.

Por ende me pareció correcto hacerla un poco tsundare, siente los celos y la envidia por Makino, por tener a Luffy pero no sabe que en verdad está sintiendo celos.

Siempre me parecieron graciosas las peleas de Zoro y Sanji en el canon y ahora lo incluí un poco con Nami, que mierda esa mujer da mucho miedo cuando quiere, y Makino no se queda atrás, si bien es una dulce y bella mujer, también puede ser cruel y aprovechar lo que tiene a la mano para conseguir lo que quiere.

En este caso dinero, no, no es una tacaña como Nami pero necesitan dinero como piratas para comprar lo que necesiten, o también conseguir que Nami se ponga celosa.

Makino creo que será la mayor de todas las chicas de Luffy, por lo menos por un momento si se me ocurre alguien aún mayor, así que la veo como la hembra alfa.

También demostré lo que el poder de Luffy puede hacer, comenzamos con las combinaciones, se imaginan un tobogán de agua a presión girando a una velocidad alarmante formando un taladro en la punta y para rematar el agua esta electrificada y al ser agua aumenta la conducción de la electricidad.

Mal… di… ción me encanto escribir esa parte, estaba tan emocionado imaginando la escena que creo casi daño mi teclado de lo rápido que estaba escribiendo.

Y como punto de quiebre, lo que ya explique, las muestras de todo lo que va a acarrear el cambio de fruta y el viaje en el tiempo, siempre me gusto como Luffy protege su tesoro, sabemos muy bien que sus Nakamas son aún más importantes que el sombrero, pero el mismo es un símbolo de lo que Luffy quiere ser, represente la libertad que quiere para su futuro y representa la fuerza que necesita para proteger lo que es precioso para él.

Por eso las consecuencias de dañar ese símbolo, es el despertar de algo tan monstruoso y poderoso que hará temblar la tierra misma… ya me estoy yendo por las ramas, como sea.

Espero que les haya agradado el capítulo y espero con ansias sus Reviews, Favorites y Follows.

Mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Regreso 8839 0 0 2. Comienza el camino 8723 0 0 3. Buggy el payaso 9876 0 0 4. Un día más, una lucha más 11437 0 0 5. Un cocinero 9432 0 0 6. El poder de un Shichibukai 10247 0 0 7. Mi navegante y mi carpintera 12022 0 0 8. Recompensa 9642 0 0 9. Tormenta 9802 0 0 10. Weaskey Peak 9459 0 0 11. Jefe de doctores 13268 0 0 12. Baroque Works 10008 0 0 13. Hiken no Ace 9018 0 0 14. Arabasta un país de cuidado 8560 0 0 15. Utopía 9034 0 0 16. Los pecados de Crocodile 8793 0 0 17. Guerra 8843 0 0 18. Armas ancestrales 10079 0 0 19. La suplica de una Princesa 16204 0 0 20. Adiós a un Nakama 9361 0 0