D de Destino @fxrobalino
Armas ancestrales

Hola ¿cómo están? Aquí les traigo el capitulo de este Fic, iba a subirlo ayer, pero tuve una reunión familiar y me fue imposible hacerlo.

Este capítulo me fue algo difícil de terminar, no porque no tuviera ideas sino porque no sabia como ponerlas en el papel, especialmente porque hay tantas batallas, más los nuevos integrantes de la banda, todo eso lo hizo bastante complicado de hacer, pero aquí está y me gusto como quedo.

Estuve muy indeciso entre dejar lo más similares las peleas a lo que fue el canon o cambiarlo como lo hice con la pelea entre Usopp y Chopper vs Mr. 4 y Miss Merry christmas (Canon) que puse a Makino, Kaya y Gin contra dichos agentes.

A la final ya verán como quedaron, esperando por su puesto que les guste tanto como a mí me gusto escribirlo.

Como sea respondamos algunos Reviews, comenzando por x29 como ya dije un poco más arriba, lo más complicado es hacer que las peleas calcen junto con los nuevos integrantes, por un momento casi hago diferentes todas las peleas, cambiando los integrantes de cada una.

Pero la verdad es que ninguno hubiera podido contra Daz Bones, esa era la principal incógnita que tenía para este capítulo.

Efectivamente con Crocodile es donde las habilidades deben expandirse, es el primer rival de verdadero poder con el que se topan, así que lógicamente Luffy debe dar una excelente muestra de lo que es capaz.

Tienen que recordar que en este caso Luffy y Makino los hicieron entrenar desde el comienzo, no es como en el canon que personas como Nami y Usopp nunca entrenan, bueno Luffy tampoco entrena nada, a decir verdad, el único que entrena es Zoro, pero en este caso si entrenaron, incluso Vivi que no es parte del grupo.

Considerando eso, entonces incluso los que no son combatientes como Kaya, tienen algo más de posibilidades de defenderse.

Aun así, lógicamente esos que tienen menor habilidad en la pelea van a tener ayuda, por lo menos de principio no estarán solos en las peleas, para que tengan aún más oportunidad de vencer y aprender.

Si te soy sincero incluso con lo complicado que fue ordenar correctamente a los Mugiwara y contra quienes pelean, ver como poner todo para que las verdaderas intenciones de Robin se demuestren está siendo aún más complicado, en el canon ella va a buscar el Poneglyph con Crocodile e intenta matarlo para que no obtenga lo que yo supongo es la información del arma ancestral.

En este caso eso no sucedería entonces Luffy y Cobra no se pueden dar cuenta tan fácilmente de eso, pero ya veré que hago, algo se me tiene que ocurrir.

Para JPDOG, Si espero poner cosas como esa en el futuro, por el momento no hemos tenido nada como eso, solo momentos donde Luffy se ha visto como un tonto y como un maldito genio de la pelea, pero no hemos llegado a ningún punto donde él se muestre más "débil" más sentimental.

Pero si espero colocar cosas así. No tengo un régimen para publicar, al principio esperaba poder publicar un capitulo cada mes, de los tres fics principales que estoy escribiendo.

Lastimosamente eso fue cuando está completamente libre y ya tenía capítulos escritos desde algún tiempo.

Ahora ya no tengo tanto tiempo y escribo cuando puedo, a veces mi muso me inspira lo suficiente para poder escribir increíblemente rápido, y he podido cumplir esa meta de publicar un capítulo un mes después, pero a veces no es así y me demoro más tiempo.

Siempre trato de escribir lo más rápido que puedo, pero generalmente me demoro como mínimo un par de meses.

Agradezco cualquier otro Review que me hayan dejado y a todos los que se dan el tiempo para leer mis Fics, les dejo con el capítulo que espero les guste mucho.

Cap18.- Armas ancestrales.

Jadearon intentando recobrar el aliento mientras Nojiko veía atentamente por fuera de la ventana esperando que no apareciera nuevamente su perseguidora.

El entrenamiento que habían recibido ayudaba mucho a que aún estuvieran vivas, incluso lograron dar un par de golpes decentes, lastimosamente estaban frente a una asesina entrenada y experimentada, una asesina que incluso podría darle a Makino una buena pelea y hasta ganar.

Su trabajo en equipo por suerte era de primera gracias a todas esas horas recogiendo mandarinas.

Lastimosamente las armas comunes no parecían funcionar demasiado contra Miss Doublefinger, la mujer no solo era extremadamente hábil en la lucha cuerpo a cuerpo, sino que se había comido una extraña fruta del diablo, la Toge, Toge no Mi, que le permitía convertir su cuerpo en púas tan duras como el acero.

Los cuchillos de Nojiko y el personal de Nami no servían de mucho, y aunque la akage tenía un "arma" más no parecía ser más que un juguete o entretenimiento para fiestas infantiles.

– Voy a matar a ese narizón – gruñó la pelinaranja mirado los tres tubos azules que le entregó dicho hombre antes de que comenzaran ese viaje por el desierto.

Le había pedido un arma, un arma que le permitiera igualar las cosas con los monstruos que se habían ido encontrando, en su lugar el muy idiota le había entregado un animador de fiestas glorificado y original.

Por suerte para ellas ahora eran lo suficientemente hábiles y fuertes para mantenerse alejadas de la peligrosa mujer.

Aun así, había recibido varios ataques y por eso estaban algo lastimadas, por suerte para ellas parecía pensar que eran demasiado débiles para representar algún peligro y se estaba tomando su tiempo en… cazarlas.

– Deja de pensar en formas de matar a Usopp y concéntrate en la batalla – dijo Nojiko viendo con atención la calle afuera – a la final no importa donde nos escondamos si la mujer puede convertir su cuerpo en púas que destrozarían las paredes, necesitamos un plan y lo necesitamos ya…

Estaba terminando de hablar cuando una púa salió de la pared cerca a la cabeza de Nami, que se alejó con un grito de susto.

Nojiko la siguió poco después con lo justo ya que la pared pareció explotar cuando púas azules la atravesaron con facilidad, la peliazul logro agacharse con lo justo cuando cinco púas se estiraron hacia su cabeza.

Nami por el contrario se protegió con el clima tacto que le había dado Usopp, al menos era metálico y soportaba bastante bien los ataques de la mujer.

– Stinger Step – gruñó la agente.

Las suelas de sus zapatos se convirtieron en púas que agujerearon en el suelo y levantaron polvo, enseguida atacó con fuerza y velocidad hacia Nami, la akage estaba en un posición desfavorable gracias a que antes había evitado uno de los ataque de la asesina.

Por suerte para ella Nojiko estaba atenta, con un movimiento fluido y elegante barrio el pie de apoyo de Miss Doublefinger.

Por su puesto con sus pies convertidos en púas su tracción en el suelo mejoraba muchísimo, pero aun así la patada de Nojiko fue lo suficientemente fuerte para desacomodar su centro de balance.

Tuvo que estirar demasiado su ataque para poder poner sus manos en el suelo y no golpearse el rostro, lo que le dio tiempo a Nami no solo de acomodarse una vez más, sino que también le permitió atacar, usando el clima tacto como su personal, antes de madera.

El tubo estaba a escasos centímetros de la asesina cuando la mujer volvió a acomodarse y con un movimiento que pertenecía más a una bailarina convirtió su pierna aun en el aire en un púa gigante.

Se escuchó un sonido metálico cuando el clima tacto y la pierna chocaron, lastimosamente para Nami, a ella le cimbraron los brazos mientras Miss Doublefinger sonreía y atacaba una vez más en esa posición tan… comprometedora – esta mujer debió trabajar de estríper para poder contonearse de esa manera – gruñó Nojiko alejando de la pierna con algo de dificultad.

Nami no pudo responder porque estaba siendo literalmente acosada por los movimientos fuertes y rápidos de la asesina.

Parecía que hasta el momento Miss Doublefinger estaba jugando con ellas y por fin estaba comenzando a tomar la pelear enserio, pero Nami y Nojiko no solo eran hermanas muy unidas, sino que había trabajado en equipo casi toda su vida, exceptuando los momento en que la akage salía en sus incursión para robar a piratas.

Nojiko con su agilidad y nueva velocidad, ganada gracias al intenso entrenamiento paso con algo de dificultad la guardia de la peliazul y apuntó su cuchillo hacía en cuello.

La asesina abrió los ojos sorprendida, especialmente cuando notó el movimiento de Nami que se protegió de sus dedos como púas al usar el clima tacto y se acercó también atacándola por el otro lado.

Por un segundo su mente completamente clara decidido que el ataque más peligroso era el de la peliceleste.

Pero entonces notó que la patada de la akage se acercaba mucho más rápido que antes, como si estuviera intentando realizar un ataque más poderoso y aunque aún no parecía funcionar, la pierna de todos modos se acercaba con la suficiente fuerza para romper costillas.

– Stinger Hedgehog – murmuró la asesina rápidamente.

Las hermanas abrieron los ojos cuando notaron cómo el cuerpo entero de la agente se convertía en una enorme bola de púas.

Tuvieron mucha suerte al poder cambiar la dirección de sus propios ataques del cuerpo y se alejarse al mismo tiempo – que mierda – dijo Nami sorprendida, dio un paso adelante suponiendo que esa forma era netamente defensiva.

Pero entonces la bola de púas comenzó a girar y se lanzó hacia ella a un velocidad impresionante.

– ¡Nami! – gritó Nojiko y se lanzó sobre su hermana con lo justo.

Ambas traspasaron la puerta de la casa evitando el ataque de la asesina, pero abrieron los ojos sorprendidas cuando la esfera rodante traspaso completamente la pared, casi como si ni siquiera representara un obstáculo en lo absoluto.

Cuando la esfera dio una vuelta de 180 grados para perseguirlas una vez más tuvieron que levantarse rápidamente y correr, esperando pararla con algo, pero las cajas y barriles cerca se convertían en astillas frente al poderoso ataque y ya estaba comprobado que las pared no servían para nada tampoco.

Por suerte para ellas ahora tenían la suficiente velocidad y resistencia para mantenerse alejadas del erizo giratorio de la muerte gigante que las perseguía.

Se regresaron a ver y asintieron, coordinamente salieron disparadas hacías lados diferentes, Nojiko con fuerza lanzó un barril hacia la asesina, no esperaba hacer mucho, pero esperaba que atrajera la atención de la mujer hacia ella.

Efectivamente ni bien el barril chocó contra la esfera de púas esta cambio de dirección persiguiéndola.

Nami aprovecho eso y con un salto y un gritó uso su clima tacto como un bastón, después de todo era metálico y parecía servir bastante bien frente a los ataques de la agente.

Sirvió bastante bien, pero no hizo el daño que esperaban, era como chocar una espada con otra, no causaban una daño significativo, y por lo que podían decir más se dañaría el clima tacto, las púas eran simplemente demasiado duras como para atacar de esa manera.

Aun así, la asesina se regresó hacia la akage y atacó sin disminuir un poco su velocidad, una vez más fue Nojiko quien saco del problema a su hermana.

Usar el clima tacto como arma de corto alcance la colocaba en ese peligro y como hermana mayor era su deber velar por su hermanita, lo que no espero fue que Miss Doublefinger volviera a la normalidad y la agarrara del cuello estampándola contra una pared.

Su dedo índice se convirtió en un púa extremadamente larga y la clavó en su clavícula, la peliceleste grito de dolor y usó su cuchillo una vez más en un intento por liberarse.

– ¡Nojiko! – gritó Nami preocupada y también atacó a la mujer.

Miss Doublefinger sonrió evitando ambos ataques y se alejó una vez más mirando a las hermanas. Nojiko se agarró el hombro ni bien estuvo libre y gruñó al ver la sonrisa presumida de su rival – ¿Nami tienes un manual para esa cosa? – preguntó entre jadeos.

La akage asintió rompiendo parte de la falda larga de bailarina y la coloco sobre la herida de su hermana.

– Sí, ya leí la mayoría, casi todo es para fiestas infantiles – respondió la pelinaranja con un gruñido.

Ambas apretaron la mandíbula de manera muy parecida – tenemos que matar a Usopp – dijeron al mismo tiempo y mirando con fiereza a su rival que se acercaba con esa forma tan característica de caminar.

– Si ya dejaron de cuchichear – comentó la peliazul – deberíamos continuar con la caza, Sewing Stinger.

Sus piernas se convirtieron en púas y comenzó a perseguirlas mientras dejaba un rastro de orificios perfectos en la tierra y cemento de las carreteras de Alubarna – "mientras está usando su habilidad en una parte de su cuerpo, el resto está desprotegido" – pensó Nojiko viendo atentamente el ataque de su contrincante – "aun así se mueve lo suficientemente rápido para que esto sea peligroso".

Se detuvo derrapando un poco antes de lanzarse hacia Miss Doublefinger, para asombro y confusión de su hermana y la asesina.

Aun así, Miss Doublefinger no era una de las mejores asesinas del Grand Line por que sí, sonrió cuando Nojiko se acercó y levantó su pierna con una velocidad impresionante para poder perforar el pecho de la pirata.

Nojiko también sonrió cuando evitó el ataque saltando por sobre el cuerpo de la agente, y cuando estaba cerca atacó con su cuchillo.

La asesina abrió los ojos todo lo que pudo al darse cuenta de que su rival empezaba a comprender mejor su Fruta del Diablo, evitó el ataque al cuello, pero el cuchillo se incrustó en su hombro casi hasta la empuñadura.

Gritó no solo de dolor, sino también de sorpresa y enojo ¿cómo era posible que unas mocosas sin experiencia en luchar la hirieran?

– Sea Urchin Stinger – gruñó dándose la vuelta, su cabello se levantó como si fuera un erizo e intentó darle un cabezazo a la peliceleste, fue una suerte que Nami hubiera reaccionado a tiempo y comprendiendo lo que hizo su hermana ataco por la espalda.

Usualmente Zala, también conocida como Paula, no tendría ningún problema para evitar el combo incluso si estaba siendo atacada por la espalda.

O si estuviera siendo atacada por un par, tampoco tendría problema con las dos personas, pero Nami y Nojiko no solo eran un buen par, sino que tenían una mejor comprensión de la otra y un mejor trabajo en equipo que cualquier otra persona con la que se hubiera enfrentado antes.

Pero también tenían un entrenamiento personalizado para poder mejorar sus habilidades y fortalezas.

Nada de eso hubiera importado en verdad, si no fuera porque estaba muy enojada en ese momento, generalmente mantenía la calma y una sonrisa arrogante en todo momento, siempre llevaba el rumbo de la pelea como quería, incluso podía usar su cuerpo para su ventaja cuando enfrentaba a hombres.

Por su enojo no era la que dirigía la pelea, su frustración no la dejaba ver todo el panorama y ambas hermanas aprovecharon bien sus oportunidades.

El golpe de Nami con el clima tacto no fue solo lo suficientemente fuerte por sí solo, sino que el arma se armó de manera diferente, de repente dos de las barras se separaron crean una especie de vació y Miss Doublefinger estaban volando a toda velocidad y sin control.

Chocó contra algunos barriles y cajas antes de chocar contra una pared y gritar de dolor, el golpe había sido muy fuerte.

Nami y Nojiko se quedaron plantadas viendo como las dos piezas del clima tacto regresaban como un bumerán y se unía una vez más con la pieza faltante, la akage revisó los tubos con atención y notó como desprendían una especie de humo – entonces… las Cool Ball y las Heat Ball se fusionan al rotar de esa manera creando un tornado en miniatura con un poder similar al de una explosión – murmuró con asombro antes de que su sonrisa se expandiera – puedo arreglármelas con esto.

Nojiko se acercó viendo con cuidado los tubos azules que tenía su hermana, ahora podía resultar que si era un arma peligrosa.

– Eso… fue asombroso.

– Sí – mencionó la akage mirando el lugar donde la asesina ya estaba comenzando a levantar – parece que ahora si tenemos oportunidad.

Nojiko también sonrió y miró a su rival lista para continuar con la pelea – la hubiéramos derrotado de todas maneras – se burló la peliceleste – aunque supongo que ahora podremos hacerlo con menos problemas.

Zala se levantó adolorida, pero gruñendo su enojo, ese ataque fue mucho más potente de lo que esperaba de ese par, lo que es peor no tenía idea de que es lo que había ocurrido porque el golpe fue por su espalda, tenía que acabar las cosas rápido, las mareas de la lucha parecían estar cambiando constantemente y si no tenía cuidado podría salir derrotada o muerta.


Con su velocidad alcanzó Alubarna en segundos y aunque la tormenta aún rugía sobre ellos no podía encontrar a Crocodile por ningún lado, gruñó molesto porque el Shichibukai no continuará con la pelea.

A menos por supuesto que su último golpe le hubiera causado el suficiente daño, por su puesto dudaba que lo haya dejado inconsciente porque de otro modo la tormenta debería haber cesado, pero quizá le hizo el suficiente daño para que tuviera que resguardarse hasta recobrar un poco de fuerza.

Con un impulso saltó prácticamente la pared exterior de la ciudad y siguió buscando a su contrincante.

Ignoró los cuerpos y las casas destrozadas y siguió buscando, dentro de un minuto ya se encontró con los primeros grupos de rebeldes y guardias imperiales luchando unos contra otros.

Todos gritaron sorprendidos cuando el rayo los alcanzó más rápido de lo que podían parpadear, Luffy no tenía la paciencia para ser delicado, así que los electrocuto a todos, no lo suficientemente fuerte para matarlos, pero sí para que se desmayaran y posiblemente estén adoloridos por unos cuantos días.

Luffy ya estaba lejos del lugar antes de que los cuerpos humeantes tocaran el suelo, saltó al techo de una casa y reviso su entorno.

Por su puesto con la tormenta era imposible ver algo usando sus ojos, pero él tenía otros modos de ver las cosas, extendió su Kenbunshoku Haki y de repente estaba viendo todo lo que lo rodeaba.

No importaba que fuera, casas, personas, incluso el viento tenía una voz. Estaba por continuar su búsqueda cuando sintió el ataque caerle des encima.

Logró apartarse con lo justo, la casa en la que había estado parado de repente explotó con violencia – ¡Desert Spada! – escuchó el grito, sus ojos vieron como la arena se juntaba formando una especie de espada que fácilmente cubría toda la calle.

En cuestión de segundos cayó sobre él, no podía transformar su cuerpo en un elemento porque toda la arena estaba cubierta por Busoshoku Haki.

Su única oportunidad era apartarse del camino, pero el ataque estaba demasiado cerca y se acercaba a demasiada velocidad. Su cuerpo chispeo por un momento y justo cuando la cuchilla de arena estaba a un centímetro de él, parecía convertir todo en energía.

El suelo retumbó y varias casas fueron destrozadas, el cemento y adoquines de las calles se levantaron con si fueran polvo mientras Luffy se apartaba del lugar.

Un segundo estaba parado debajo de la cuchilla y al siguiente estaba a un par de kilómetros dejando atrás un rastro de destrucción. La espada de arena toco el suelo al segundo siguiente y toda la ciudad parecido mecerse frente a su fuerza.

La calle desapareció y las casas fueron levantadas y arrojadas lejos. Crocodile parado justo al comienzo de la zanja que creó su ataque gruñó con molestia – se está moviendo aún más rápido que antes – murmuró viendo hacia donde podía sentir a Luffy, demasiado lejos – ¿qué demonios fue eso?

El azabache lejos del ataque también estaba sorprendido, por un segundo pensó que se había convertido en una tormenta gigante que estaba a punto de partir el mundo.

Como si le hubieran mostrado un poco del verdadero alcance de su Fruta del Diablo, miró el rastro de destrucción que hizo sin darse cuenta y solo podía asombrarse del poder que podía ejercer.

Sintió a Crocodile comenzando a moverse hacia él y sabía que no podía seguir pensando en lo que había ocurrido tenía que continuar con la pelea.

Su ceño se frunció y apuntó su dedo hacia Crocodile – Arashi, Arashi no… Railgun – gruñó poniendo más energía de la que comúnmente hacía en el ataque, sus dedo se iluminó mientras una esfera de electricidad se creaba en la punta.

Segundos después dejó libre el ataque y casi fue lanzado hacia atrás por el contragolpe y el viento que causó el Railgun.

Generalmente el Railgun creaba una línea de electricidad, ahora se parecía más una bala de cañón de electricidad que literalmente destrozó todo a su paso incluso cuando no lo tocaba, el suelo y las casas eran partidas por la energía estando a un metro de tocarlos, y la arena se fundía sin dejar rastro alguno.

Crocodile abrió los ojos al notar el monstruoso ataque que se le venía encima, se lanzó desde el techo hacia la calle con lo justo, pero aun así el viento que causo esa cosa destrozó la casa y a él lo sacudió como si fuera un insecto en una tormenta.

Golpeó dolorosamente los restos de la casa en la que había estado segundos antes, y luego termino de rostro en el suelo.

Se levantó rápidamente acariciando su cara, estaba tan conmocionado que no había podido pesar en nada, mucho menos en convertirse en arena para protegerse de los golpes.

De repente Luffy ya estaba junto a él con el brazo brillando por la electricidad, el Shichibukai se apartó del camino y el puño del pirata terminó destrozando por completo la casa detrás, tuvo que esquivar el garfio dorado cuando apareció a su lado, pero Crocodile no se quedó allí, al ver su ataque evitado su brazo también se convirtió en arena y la lanzó como un pequeño tornado hacia el pirata.

Luffy logró apartarse del camino, aunque se sorprendió cuando el Shichibukai ya estaba junto a él agarrando su brazo que enseguida comenzó a secarse mientras los líquidos eran absorbidos.

Gruñó por el dolor al ser convertido en un momia, para alejarse desprendió una corriente eléctrica como cúpula.

Crocodile no tuvo más remedio que soltarlo y alejarse ya que la cúpula siguió creciendo, abrió los ojos cuando la cúpula desapareció y el brazo de Luffy no solo estaba de vuelta sino también envuelto en agua.

Intento retroceder más, pero Luffy se movía demasiado rápido, puño y rostro hicieron contacto y el Shichibukai salió volando revolcándose y chocando contra las calles y casas sin detenerse en lo más mínimo, incluso golpeó a varios rebeldes y miembros del ejército real antes de estamparse contra una casa y por fin detenerse.

Todas las personas cercanas se quedaron de piedra esperando ver algo, pero el polvo que se levantó y la tormenta de arena no ayudaban.

Después de un minuto pudieron reconocer a Crocodile saliendo de la casa con una mueca de enojo – ese es Crocodile – dijo un rebelde sin comprender nada – ¿qué hace aquí?

– ¿Acaso vino a ayudarnos? – preguntó otro emocionado con la perspectiva de que un héroe nacional los ayudara.

Nadie pudo continuar con lo que decían cuando Luffy apareció con un destello, Crocodile se convirtió en arena increíblemente rápido evitando el puño de Luffy y atacó con un patada, que le pirata también evitó.

Se pelearon a una velocidad que los que los rodeaban no podían seguir, pero también tuvieron que correr lejos para no ser alcanzados por alguno de sus ataques.

– ¿Quién demonios es ese? – preguntó un hombre del ejercito corriendo por su vida.

Nadie le hizo caso mientras corrían a cubrirse en donde pudieran. Mientras se lanzaban golpes a toda velocidad Luffy y Crocodile se iban moviendo, destrozando lo que se les atravesaba.

Destrozaron una casa cuando la atravesaron y siguieron moviéndose hacia el centro de Alubarna donde no solo se encontraban ambos ejércitos.

Sino que también se encontraba el palacio real, lugar al que Vivi, Chopper, Usopp y Carue se movían lo más rápido que podían para intentar detener la matanza que los rodeaba, y por supuesto ver si el padre de Vivi estaba allí.

– Arashi, Arashi no… Mizu-dan – dijo Luffy antes de escupir una bala de agua a toda velocidad.

Crocodile gruñó mientras cruzaba los brazos, el pirata más joven era demasiado rápido lo que equiparaba el campo de juego a pesar de que él era el que tenía más experiencia y control sobre su Fruta del Diablo.

Por su puesto que el maldito loco se hubiera comido tres Frutas o un extremadamente rara, lo hacía peligroso e impredecible.

Cuando pensaba que por fin estaba comprendiendo su forma de pelear de repente sacaba otro truco de la manga usando cualquiera de los elementos que poseía, también lo había visto combinarlos lo que lo hacía aún más peligroso.

La bala de agua reventó después de unos segundos mandando al Shichibukai a volar, Crocodile se recuperó en el aire y desapareció en la tormenta antes de que Luffy pudiera continuar presionando, volvió a formarse al final de la calle con las manos en el suelo.

– Ground Death – gruñó el Shichibukai.

Repentinamente todo comenzó a secarse a una velocidad increíble, las casas cercanas se derrumbaron gracias a esto, el suelo comenzó poco a poco a convertirse en un desierto mientras el ataque avanzaba hacia Luffy.

Sabiendo que sería muy mala idea se alcanzó por ese ataque pegó un saltó enorme esperando que el cielo sea su mejor protección.

De cierta forma lo fue, el ataque no fue tan efectivo como en el suelo, pero incluso el aire parecía secarse, toda la humedad siendo absorbida por Crocodile y dejando atrás un rastro de destrucción muy diferente a la que estaba acostumbrado.

Si se quedaba allí por demasiado tiempo estaba seguro de que se secaría completo y quedaría momificado.

Ya sentía la garganta seca y sus fuerzas flaqueaban, y estando en el aire estaba a expensas de la tormenta masiva que su rival controlaba, así que tenía que hacer algo rápido, antes de que las cosas empeorarán.

Desapareció en un destello de velocidad y volvió a hacerlo detrás de Crocodile con sus brazos envueltos por agua y rayo – Arashi, Arashi no… Kami no sabaki.

El torbellino de agua relampagueante recorrió el espacio entre Luffy y Crocodile en un fracción de segundo, gracias al aumento de poder que el usuario de la fruta de tormenta había obtenido desde que comenzó su travesía.

El ambiente árido no freno o le restó poder al ataque, Crocodile solo alcanzó a escuchar los característicos chirridos del rayo a su espalda.

Tenía mucho experiencia en las luchas así que no necesitaba darse la vuelta para saber de dónde venía el ataque, detuvo el suyo propio y se mezcló una vez más con la tormenta alejándose del lugar donde chocó el agua y terminó por destrozar todo a su alrededor, las cosas en el desierto tendían a caerse por la más mínima cosa, y con ataques como los suyos todo el barrio desapareció como si nunca hubiera existido.

Luffy gruñó al ver otro de sus ataques inefectivos, el estar en desventaja de campo no estaba ayudándolo.

Abrió los ojos cuando notó la enorme mano formándose frente a él y sólo alcanzó a cubrirse con sus brazos antes de ser golpeado por el ataque lleno de Haki, sus pies se enterraron en la arena en un intento fútil por mantenerse en su lugar.

No sirvió de mucho y fue lanzado hacia atrás una vez más, atravesó barias casas y no se detuvo al chocar contra el cemento de otra calle, el ataque de arena literalmente pegado a su cuerpo y arrastrándolo por toda Alubarna intentando causarle el mayor daño posible.

Logró separar su brazo derecho del ataque y cargándolo con electricidad golpeó el centro del enorme puño.

Y entonces la electricidad se alargó como su fuera un cuchillo, sintió el dolor que le causó al Shichibukai, el puño terminó disolviéndose en motas de polvo y su espada sobrealimentada de energía se quedó activa en su brazo, dio media vuelta usando su brazo derecho detuvo el próximo ataque cortándolo tan fácilmente como lo hizo con el puño.

Abrió una vez más los ojos al reconocer una finta, entonces el garfio de oro apareció a la altura de sus costillas al lado derecho.

El garfio se incrusto en las costillas y lo jaló hacia el suelo, estampándolo contra el asfalto, gritó por el dolor mientras sus último ataque también se disolvía. Crocodile aparecía sobre el pirata más joven con un sonrisa ensangrentada, puso su bota sobre el cuello y se burló – eres fuerte Mugiwara, pero esto es inútil, este país ya es mío y…

No pudo seguir jactándose cuando Luffy se movió, literalmente cortó un pedazo de su cuerpo al moverse, pero no solo logró desbalancear a Crocodile, sino que también lo se colocó en una posición perfecta para su siguiente movimiento.

– Hablas mucho – se burló ahora Luffy – Arashi, Arashi no… Raiu.

El puño chocó dolorosamente contra el rostro del Shichibukai y con un estruendo también fue mandado a volar.

Crocodile gruñó intentando despejar su cabeza y volver a ponerse en una posición favorecedora, pero entonces Luffy apareció sobre el con otro destello de energía, su pierna estaba envuelta por la electricidad y estirada hacia el cielo.

Con un grito de guerra dejó que su pierna cayera con toda su fuerza, chocó contra el estómago de Crocodile y lo mandó de regreso al suelo a toda velocidad.

Derrumbó otra casa más e hizo temblar el suelo, los luchadores cercanos cayeron de trasero o cara, algunos tuvieron que lanzar sus armas para no matarse ellos mismo mientras caían, entrecerraron los ojos cuando Luffy apareció una vez más dejando una rastro de fulguritas que cayeron como lluvia.

Buscó a Crocodile rápidamente pero el Shichibukai ya había desaparecido en la tormenta ni bien tocó el suelo.

Al no encontrar a su contrincante puso su atención en la herida en su costado derecho, hizo una mueca ante el dolor que se disparó desde ese sector a todo su cuerpo, estaba perdiendo bastante sangre por todo el movimiento que estaba haciendo.

Con una mueca más cauterizo la herida para asombro y desagrado de todos los que lo estaban viendo, sin saber en verdad quien era, pero considerándolo un enemigo más.

– ¡Mátenlo! – gritó una de los rebeldes primero.

Luffy levantó la cabeza al escuchar los gritos, entrecerró los ojos al ver a todas esas personas acercándosele y podía sentir su hostilidad cayendo sobre él.

Comenzó a caminar ignorándolos olímpicamente mientras su Haoshoku Haki se hacía presente, en circunstancias normales quizá hubiera podido controlarlo lo suficiente para que se desmayaran suavemente.

En este caso no tenía ni la paciencia, ni la energía y tampoco tenía el suficiente control gracias a la adrenalina recorriendo su cuerpo, también estaba más concentrado en Crocodile que en los idiotas que Vivi quería salvar tan desesperadamente, por lo tanto, cuando estuvieron lo suficientemente cerca todos se desmayaron soltando espuma por la boca.

Una vez estaba arreglado eso, posó su mirada en el techo de una de las casas donde ya estaba comenzando a formarse Crocodile, se colocó en posición listo para continuar con su pelea.


Corrió rápidamente por entre las calles de Alubarna buscando no solo al par de asesinos sino también buscando a esas molestas brujas por la que su capitán parecía tener debilidad.

Se detuvo cuando llegó a otra intersección y miró a los lados esperando encontrarse con sus rivales.

– Esas tontas, se perdieron y ahora no sé dónde demonios están – gruñó el peliverde – como sea, dicen que la derecha es de buena suerte.

Corrió hacia la izquierda agarrando con fuerza sus espadas listo para cualquier cosa, estaba seguro que su capitán no estaría contento si Nami o Nojiko morían, bueno estaba seguro que no estaría contento si se lastimaban, pero eso sería algo normal ya que estaban luchando por sus vidas.

Siguió recorriendo las calles, por suerte desiertas sin ningún rebelde o ejercito real, y continúo llamando a su Nakamas.

Sabia más o menos quienes eran ese par, después de todo fue un reconocido cazarrecompensas y el hombre que fue enviado a reclutarlo tenía algo de conocimiento sobre Baroque Works.

Por su puesto no se imaginó que el líder fuera un Shichibukai como Crocodile cuando pidió ser él mismo el que liderará la organización, ahora habiendo reunido un poco de información sobre Mr. 1 y Miss Doublefinger, y sabiendo el poder del líder de la organización, entonces sabía que ese par eran peligrosos.

Nami y Nojiko no tendrían muchas oportunidades contra esos dos al mismo tiempo, quizá si hacia equipo contra uno o en últimas instancias si peleaban una de ellas contra Miss Doublefinger.

Mr. 1 era mucho más público que Miss Doublefinger, pero solo en una cosa, literalmente avisaban que si te encontrabas con Daz Bones corrieras por tu vida.

Eso no quería decir que Miss Doublefinger no fuera poderosa y peligrosa, pero tendrían una mejor oportunidad contra ella que contra Mr. 1, así que su prioridad era alejar a ese hombre de sus Nakamas.

Estaba concentrado en su camino cuando sintió algo en la nuca, y tenía la experiencia para reconocerlo como un aviso.

Saltó hacia un lado y se revolcó en el suelo dándose media vuelta para poder enfrentarse a su atacante, sonrió cuando notó que era Mr. 1 y ya no tenía que estarlo buscando, dudaba que se enfrentará a Nami y Nojiko y como no estaba aquí Miss Doublefinger sabía que la mujer fue detrás de sus Nakamas mientras Bones lo enfrentaba a él.

Después de eso vio el suelo donde había cinco marcas de cortes profundos, busco las espadas, pero no había ninguna, volvió a analizar los cortes y los reconoció como los que hacían las espadas.

Aun así, no encontraba ninguna en su rival, lo que enseguida prendió sus alarmas y desconfió de cualquier cosa que hiciera el hombre.

– ¿No buscabas acabar primero con los más débiles? – preguntó agarrando con fuerza sus espadas.

– Mi compañera puede fácilmente con esas dos – respondió el agente caminando lentamente hacia Zoro sin preocuparse por las espadas en sus manos – estaba más interesado en tu capitán, pero supongo que tú serás un buen calentamiento.

Zoro gruñó al ser menospreciado, pero estaba seguro de que demostraría su punto una vez comenzara la lucha, aun así, intento mantener la calma, Makino ya le había explicado varias veces lo que se necesitaba para poder cortar cosas con la espada o con un Rankyaku que generalmente no se podían cortar.

También le había explicado que su poder aumentaba cuando provenía del enojo y la furia, algo extraño en un espadachín, pero que le funcionaba, el problema es que no enfocaba correctamente ese enojo.

Cuando Daz estuvo a una distancia que le favorecía salió disparado hacia delante intentando cortarlo con su Yubashiri.

El asesino abrió los ojos al ver la velocidad del pirata y solo se salvó de morir por su habilidad, el cuello se convirtió en metal afilado, dando como resultado que se produzca un sonido metálico y que alguna chispas saltarán desde su cuello.

Eso hizo que el agente tuviera que entrecerrar los ojos lo que le permitió a Zoro continuar presionando, dando un giro sobre su pie derecho atacó el otro lado con su Sandai Kitetsu, la espada maldita literalmente cantaba en su mano en busca de sangre, haciéndose más pesada justo al momento de tocar a su rival.

Pero, así como antes la piel de Daz se convirtió en metal protegiéndolo del golpe fatal a las costillas, pero eso no evitó que fuera arrastrado lejos hasta chocar contra un casa gracias a la fuerza de Zoro.

– ¿Qué demonios es este tipo? – cuestionó Zoro confundido, era la primera vez que un ataque suyo daba en el blanco, pero no servía para nada.

El asesino salió de la casa caminando sin ningún problema visible, excepto que ahora sus ceño estaba fruncido – eres más fuerte de lo que imagine – murmuró mirando a Zoro más atentamente y con más interés – pero ese tipo de ataques no sirve de nada conmigo.

– Comiste una Fruta del Diablo – dijo Zoro completamente seguro.

Daz asintió sonriendo sádicamente y levantó su mano mientras convertía sus dedos en afilados cuchillos – comí la Supa, Supa no Mi – respondió el agente – la cual me permite convertir cualquier parte de mi cuerpo en cuchillas afiladas u obtener la dureza del metal – sonrió con desprecio y se preparó – no hay nada que puedas hacer con esas espadas que me pueda hacer daño.

– Ya lo veremos – mencionó Zoro también sonriendo.

Colocó su Wado Ichimonji en su boca y se preparó para la lucha. Daz fue el primero en moverse acercándose a Zoro a toda velocidad con sus manos convertidas en espadas, por suerte para el peliverde su velocidad era superior, podía moverse más fluidamente y más fácilmente que antes.

Evitó las manos y volvió a atacar con fuerza – Gazami Dori – gruñó cerrando sus espadas desde arriba y desde abajo, similar a una tijera o una pinza de cangrejo.

Una vez más su ataque fue recibido con la resistencia del acero, Daz respondió con una mano hacia la cara del pirata, solo se salvó al colocar su Wado en el camino, pero fue empujado hacia atrás con la suficiente fuerza para revolcarse por la calle.

Logro ponerse de rodillas una vez más a tiempo para recibir el nuevo ataque de Daz con sus espadas – Spar Break.

Los brazos de Mr. 1 se cerraron con sus manos y dedos brillando a la luz del sol, volvieron a saltar chispas entre los dos y la calle detrás de Zoro se cortó como si fuera queso, Zoro notó como incluso el viento que creaba podía cortar todo a su paso, muy similar al Rankyaku.

Abrió sus brazos también abriendo los del asesino y sonrió – Rankyaku.

La cuchilla de viento se creó justo sobre el estómago de Daz, su espada resbalo sin hacer daño, pero el ataque de artes marciales casi se quedó pegado sobre su estómago y comenzó a empujarlo.

No tenía el suficiente filo para cortar en verdad ya que Zoro no tenía la suficiente habilidad para hacerlo, aun así, noto como causo cierto daño.

Igual que con humitos y Koala o él mismo, sus ataques normales y físicos parecían no hacer mucho contra usuarios de ciertas Frutas del Diablo, pero el Rankyaku estaba formado por algo diferente, algo que podía causar daño a los usuarios que normalmente no serían afectados.

El asesino también lo notó y no pudo hacer más que abrir los ojos y soportar como podía el ataque que lo arrastro hasta estámparlo en un edificio cercano.

Después de unos segundos más por fin la fuerza del Rankyaku disminuyo y Daz salió disparado hacia Zoro, no diría que lo cortó, pero había algo en ese ataque que lo afectaba como nada antes lo había hecho.

El peliverde comenzó a pensar en una de las lecciones de su maestro y el padre de Kuina.

Una en especial resaltaba, una donde le explicaba que no siempre la espada más fuerte o afilada era la que podía cortar más o mejor, algo similar también le había explicado Makino siendo la usuaria del Rokushiki.

Y habiendo visto como Koala podía golpear a humitos, Crocodile y Luffy, tres usuarios de Fruta del Diablo tipo Logia, entonces comenzaba a entender lo que querían decir, no solo necesitaba fuerza física para hacer cosas sorprendentes como esas, se necesitaba algo más, algo que estaba más relacionado con cómo podían las Frutas convertir a alguien en una tormenta o en arena.

Daz sabiendo que no podía alargar mucho la pelea se adelantó a toda velocidad estiró sus brazos y atacó con sus palmas – Sparkling Daisy – gruñó.

Detuvo el ataque directo con sus espadas, pero la fuerza del agente estaba comenzando a aumentar, parecía que estaba comenzando a tomarlo enserio al menos, escucho el edificio a su espalda ser cortado y se sorprendió cuando la tierra comenzó a temblar cuando el edificio comenzó a caer.

– Ahora vuela – dijo Daz Bones.

Abrió los ojos cuando fue vencido en fuerza física y termino enterrado en el edificio en estaba cayendo.

Con algo de dificultad logro evitar ser aplastado y con un movimiento de su brazos cortó el enorme pedazo que le caía encima al mismo tiempo que mandaba esos pedazos hacia el asesino.

Corrió rápidamente hacia Daz sin sorprenderse con que el agente pudiera cortar los pedazos que le lanzó sin ninguna dificultad.

– Oni-giri.

El ataque golpeó, pero como antes no sirvió de nada cuando el torso del asesino brillo con el característico color metálico.

Zoro gruñó no era suficiente, necesitaba averiguar cuál era la fórmula para copiar el Rankyaku, pero usando su fuerza física, de otro modo no podría cortar el acero y por lo tanto no podría derrotar al asesino.

Corrió nuevamente hacia Daz y se metieron en una pelea de corta distancia a toda velocidad, Zoro era un experto y después de entrenar con Luffy que era endemoniadamente rápido, podía seguir sin problemas los movimientos del asesino, aun así, sus ataques eran infructuosos aun si lograba pasar los brazos y piernas convertidos literalmente en espadas.

Logró inclinar su cabeza hacia una lado, evitando los dedos y el golpe fatal, aunque recibió un corte doloroso a la altura de su cien izquierda.

Tuvo que cerrar el ojo por un momento para evitar que la sangre que chorreaba desde el corte perjudicara su vista, movió las tres espadas en lo que abriría el estómago de cualquier otro adversario, pero solo resbalaron por el estómago con algunas chispas volando de un lado a otro.

Con una semi vuelta pateó al asesino en el estómago enseguida, no le hizo daño, pero puso algo de espacio entre ellos, el suficiente para volver a hacer un Rankyaku.

Daz ahora preparado para ese ataque logró evitarlo en su mayor parte, aunque su gabardina fue cortada limpiamente dejándolo solo con los hombros y parte de su espalda cubiertos.

Con un gruñido lanzó el resto de la gabardina a un lado – me estás molestando – murmuró Daz frunciendo aún más el ceño.

Zoro lo copió notando que seguía sin hacerle ninguna clase de daño, miró las espadas en sus manos intentando descifrar lo que su maestro y Makino le habían dicho, por su puesto el comentario, una espada que no corta nada, no le decía mucho, pero supuestamente una vez que su espada no cortara nada, podría cortar todo.

– Atomic Spar – murmuró Daz acercándose hacia Zoro con los brazos cruzados.

El peliverde se alejó dando un salto justo cuando el asesino abría los brazos, el suelo se levantó al ser cortado y algunos de los trozos del edificio de antes fueron convertidos en polvo, Zoro gruñó cuando recibió un corte profundo en su muslo derecho.

– Santoryu Hogi… – murmuró suavemente mientras comenzaba a mover sus espadas como molinos – San Zen Sekai…

En segundos estaba junto a Daz, que una vez más abrió los ojos impresionado por verlo aparecer en su cercanía, las tres espadas parecieron vibrar en sus manos y boca y por un momento sintió… algo, algo parecido a cuando Luffy le hizo cerrar los ojos y "sentir" a Mihawk.

El asesino gruñó, no solo por la fuerza física, pero algo estaba pasando, no sintió el corte, pero algo sucedió.

Era como si las espadas de Zoro hubiera abollado o raspado ligeramente el metal, abrió los ojos al darse cuenta que el peliverde efectivamente estaba aprendiendo mientras luchaban, estaba haciéndose más fuerte y de algún modo, quizá podría llegar acortarlo.

Salió volando por la fuerza del ataque, chocó varias veces contra la tierra y cuando finalmente pudo colocar sus pies en el suelo derrapó hasta que atravesó la columna de una especie de puente.

Se levantó rápidamente, pero por suerte Zoro no continúo atacando, quizá eso le causaba más preocupación, especialmente cuando estaba viendo sus espadas con atención, reconocía la fuerza del pirata y no dudaba en que él también se había dado cuenta de lo que pasó.

Esta pelea solo parecía hacerse más peligrosa y contrario a lo que podrían pensar algunos, eso le emocionaba, como asesino usuario de la fruta Supa, Supa no Mi, no había encontrado nadie que pudiera darle una verdadera pelea.

– Veamos si puedes herirme, Zoro Roronoa – murmuró dando una sonrisa sanguinaria.


Corrió con habilidad practicada por entre los techos de las casas y edificios de Alubarna, no era una de las principales espías y agentes de infiltración del Ejércitos Revolucionario por nada.

Podía haber encontrado a su presa mucho antes si no fuera por esa maldita tormenta de arena que había comenzado de buenas a primeras.

Lo que era peor es que sabía que era obra de Crocodile, por lo tanto, no podía usar sus habilidades normales para buscar al Rey Cobra como le hubiera gustado, toda la tormenta estaba plagada de energía y confundía sus sentidos, aunque tenía que reconocer que el hombre era poderoso incluso sin haber entrenado o luchado enserio en mucho tiempo.

Aun así, el Shichibukai debía estar en una pelea bastante reñida con Luffy ya que podía sentir como la tormenta disminuía en intensidad por momentos antes de volver a tomar fuerza.

También había sentido los ataque francamente aterradores del capitán pirata, tenía que reconocer que había sacado mucho del lado de su padre, aunque estaba segura que se lado algo tonto que había demostrado era parte de su madre.

De todos modos, su búsqueda estaba resultando bastante infructuosa, sabía perfectamente que sacaron a Cobra de la ciudad para poder iniciar esa guerra, el problema es que no sabía en donde pudieron haberlo escondido antes de que llegue el momento para matarlo.

Después de buscar por algunos lugar desde las paredes que rodeaban la capital decidió ir al palacio, de seguro podía conseguir algo allí que le diera alguna pistas.

Paso cerca de donde estaba luchando el cocinero pervertido y asqueroso con alguien bastante poderoso, pero decidió no meterse, primero porque sabía que los hombres eran orgullosos y no les gustaba cuando se metían en sus pelear y segundo porque su prioridad era encontrar al Rey.

También evitó a la mayor parte de luchas en las calles, sabía que Luffy tenía la intención de dejarlos a todos inconscientes para que Vivi estuviera tranquila.

Pero supuso que la llegada de Crocodile había frustrado ese plan, estaba tentada en hacerlo ella, pero nuevamente su prioridad era el Rey, si podía asegurarse de que estuviera a salvo y cuidado entonces sabría que las ambiciones de Crocodile no llegarían a buen puerto.

Por eso tomó los techos y se disparó a toda velocidad hacia el palacio, llegó rápidamente a la plaza al frente de la puerta del enorme y opulento palacio y gruñó.

Los rebeldes ya habían tomado la plaza y para poder llegar al palacio estaba obligada a cruzar ese mar de gente – por aquí – escuchó la voz característica de la princesa.

Regresó a ver hacia abajo desde el techo y efectivamente se encontró con la peliceleste, Carue, Usopp y Chopper, los hubiera confundido con guardias reales sino fuera porque la princesa hablo y porque hacían un pobre intento de pasar desapercibidos.

Las ropas tampoco es que les quedaran demasiado bien que se diga, además Carue estaba a un lado de Vivi, si eso no declaraba a gritos quien era, la gente era estúpida.

Con una sonrisa saltó del edificio y cayó justo frente a Usopp que lanzó un grito nada masculino y terminó con el culo en el suelo – yo – saludó felizmente.

Chopper y Carue que estaba prácticamente listos para pelear se relajaron cuando la reconocieron, aunque Usopp siguió quejándose – ¿no se suponía que buscarías a mi padre? – preguntó Vivi algo molesta y nerviosa.

– Esperaba entrar al palacio para buscar algunas pistas, con la tormenta me es imposible buscar su Voz.

Se la quedaron viendo confundidos sin saber a qué demonios se refería con eso, lógicamente sería imposible escucharlo con esa tormenta y tanta gente gritando, incluso si estuvieran a unos pasos de él.

– Bueno podemos entrar por aquí – dijo Vivi mientras les hacía algunas señas – el palacio tiene algunos pasadizos que son conocidos solamente por mi familia, se construyeron para escapar de un asedio cuando nuestra pueblo recién estaba naciendo, antes de que Arabasta se convirtiera en un reino poderoso.

Bordearon la plaza con facilidad y llegaron a lo que parecía una alcantarilla común y corriente.

Vivi levantó la tapa y los hizo bajar rápidamente, Usopp entró quejándose por su puesto, pero enseguida hizo silencio cuando no bajaron a una cloaca maloliente sino a una especie de túnel bien mantenido, aunque algo húmedo para estar en el desierto.

Caminaron rápidamente por el túnel, allí abajo alcanzaban a oír los gritos y la lucha, algo de polvo caía del techo que temblaba ligeramente por toda la gente moviéndose en la superficie.

Se demoraron quizá unos quince minutos en alcanzar el otro extremo del sinuoso túnel, Vivi activó una palanca y la pared se movió hacia un lado raspando piedra contra piedra.

Salieron rápidamente del túnel y se toparon de lleno con un hombre de cabello negro y la ropa típica de Arabasta en color verde.

Los regresó a ver sorprendido por un momento antes de volver a poner sus ojos hacia la entrada al palacio en sí, lo imitaron y se encontraron con Robin cargando a un Cobra casi muerto.

– ¡Oto-san! – gritó Vivi corriendo hacia Robin.

Chaka se adelantó rápidamente logrando atrapar a Vivi y evitando que la princesa se pusiera en peligro, contra una mujer que literalmente había desarmado y derrotado a todos los guardias reales en el patio en cuestión de un minuto, la princesa estaría indefensa.

– Así que la princesa llego a Alubarna – murmuró Robin con su sonrisa característica – aunque no a tiempo.

Vivi gruñó intentando zafarse del agarre de Chaka sin conseguir nada – tranquila princesa, no serviría de nada ponerse en peligros usted también.

Cobra comenzó a toser y pareció despertar, su rostro ensangrentado se levantó con algo de dificultad, se enfocaron poco a poco y sonrió ligeramente cuando notó a Vivi, aunque estaba demasiado adolorido para hacer algo más.

– Al fin despierta Rey Cobra – murmuró Robin caminando sensualmente y alejando un poco del cuerpo colgándolo en la pared gracias a sus habilidades – supongo que podemos saltarnos los saludos y los protocolos e ir directo al punto – siguió pero estaba atenta a todo lo que hacía cada persona en el lugar, tenía información sobre todos excepto la castaña, lo que la preocupaba un poco, pero tenía la ventaja de tener un rehén – mi jefe quiere saber algo… no está aquí en este momento, pero me encargo que lo preguntara por él… ¿dónde está Plutón?

Cobra y Koala abrieron los ojos sorprendidos y algo aterrados, mientras Chaka gruñía y el resto de presentes fruncieron el ceño confundidos – ¿Plutón? – preguntó Usopp divertido – te refieres a la antigua deidad…

Recibió una mirada fría y plana por parte de Robin haciéndolo atragantarse y retroceder con miedo – Crocodile quiere saber dónde está el arma ancestral que aterró a todos en la antigüedad, sabe que está durmiendo en este país.

– ¿Cómo… cómo sabes eso? – preguntó Cobra temblando del puro terror.

– ¿Un arma antigua? – cuestionó Vivi por un momento antes de ver a su padre – ¿sabías de esto? ¿sabías que algo como eso se escondía aquí?

– Es algo que se pasado de generación en generación entre los miembros de la familia real – respondió Chaka con los ojos entrecerrados y la mano apretando la empuñadura de sus espada.

Robin rio suavemente colocando su mano sobre su boca – el plan de Crocodile, el verdadero siempre ha tenido como objetivo obtener esa arma – respondió divertida – quiere crear en este país su utopía, su nación militar, una nación que no tenga rival o comparación.

– ¿Qué es exactamente Plutón? – preguntó Vivi.

– Te responderé con otra pregunta – dijo Robin mirando a la princesa – ¿por qué un arma llevaría el nombre de un dios antiguo?

– Porque es un arma de tal poder que podría borrar un país de la faz de la tierra sin problemas – respondió Koala – las armas ancestrales se crearon con el fin de eliminar todo lo que está a su paso sin dejar nada detrás.

Cobra vio entre Robin y Koala sorprendido porque estas dos mujeres conocieran las armas ancestrales, no le sorprendía tanto de Crocodile después de todo debería haber registros de esas armas en algún lugar, o lo escucho del mismísimo Gobierno Mundial, pero mientras más personas supieran de ellas, más se corría el riesgo de despertar alguna, y entonces lo único que conocerían sería el caos.

– No tengo idea de cómo averiguaron sobre eso – dijo Cobra llamando la atención – pero no tengo idea de si esta en este país o siquiera si existe.

– Eso puede ser cierto – murmuró Robin cruzando sus brazos e inclinando ligeramente la cabeza – pero debe haber un Poneglyph aquí escondido – terminó mucho más duro que antes, ella estaba más interesada en la historia que el arma, no sabía si existían, no le interesaban, pero quería saber, quería averiguar qué es lo que había ocurrido en el pasado, en todos esos años de oscuridad.

Cobra volvió a abrir los ojos – ¿cómo sabes… – negó con la cabeza y frunció el ceño – se dónde está el Poneglyph, pero no sirve de nada, ya no existen personas capaces de leerlos.

Robin se rio una vez más – por supuesto que existe alguien.

La cabeza de Cobra se levantó tan rápido que casi parecía que se le caía, vio atentamente a la mujer frente a él y sus ojos también se abrieron – eso… eso, no es posible, tú… pero ¿cómo?

Las manos que lo retenían lo soltaron por un momento antes de que aparecieran en su espalda y pusieran sus brazos detrás de él.

– Ahora porque no me llevas al Poneglyph…

Una espada apareció en el camino deteniendo lo que estaba por decir Robin – suéltalo en este instante – dijo Chaka convertido en una especie de perro, no podía especificar qué clase de perro por ser parcialmente un hombre.

– Enserio crees que es una buena idea – dijo la morena sonriendo, dos manos más aparecieron en el cuello del Rey, deteniendo efectivamente al guardia de élite – además creo que tienen otras cosas de las cuales preocuparse – dio media vuelta para ver a los piratas y Vivi – Crocodile escondió una bomba gigante en la plaza de Alubarna, dentro de poco explotará, si no se dan prisa no podrán detenerla.

Comenzó a caminar nuevamente llevándose con ella al Rey, mientras el resto de presentes se quedaron completamente quietos – una… una bomba.

– Capaz de desaparecer la mitad de Alubarna si explota – terminó Robin como despedida.

Usopp y Chopper se abrazaron mientras chillaban y lloraban, Vivi se arrodillo con la cabeza gacha, Koala era la única que estaba tranquila y pensando rápidamente en que hacer, se adelantó rápidamente y tomó a Vivi del brazo jalándola – vamos, no tenemos tiempo para lamentos, hay una bomba que buscar – miró a Chaka por un momento – si es tan grande como dice entonces no debe haber muchos lugares en los cuales esconderla.

Vivi y Chaka se regresaron a ver y asintieron entendiendo – pero que va a pasar con mi padre.

– Estará bien – respondió Koala caminando hacia la entrada secreta, no dijo nada más, pero estaba segura de que Cobra estaría bien, el Ejército Revolucionario tenía información sobre Robin Nico y sabían del interés de esta mujer con los Poneglyph, si tenían información sobre las armas ancestrales o no, no lo sabían, pero ella no las buscaba en específico.

Además, no les hubiera contado sobre la bomba sino quisiera que la buscaran, por la forma de actuar de Robin, aunque sus palabras indicaban diferente, estaba buscando el Poneglyph, pero no por eso quería usar el arma o ver destruida Arabasta.

Aunque ahora tenía otra pregunta ¿por qué demonios seguir a Crocodile si no estaba interesada en su plan utopía?


Jadeó adolorido y uso una pared para poder mantenerse en pie, si bien le había ido bastante bien al principio de la pelea, cuando el Okama se puso serio y decidió dejar de jugar había resultado en un verdadero dolor en el culo.

Nunca había escuchado sobre el Okama Kenpo, pero tenía que reconocer que era un arte marcial increíblemente potente.

Aunque Bon Clay le dio algunos giros e incluyó el valet en todo eso, servía para el desgraciado, y cuando estaba usando todas sus habilidades al máximo, no sabía que tan fuerte era Mr. 1 pero este Okama del demonio tenía que ser tan fuerte como él, especialmente cuando usaba esos malditos cisnes en sus piernas.

Estaba algo molesto porque sus formas de pelear se parecían mucho, lo que había empeorado la situación.

Y si a eso le sumaban la habilidad de su fruta del diablo, era un maldito problema, no tuvo ningún impedimento para golpear a cualquiera de esos bakas de sus Nakamas, pero cuando cambiaba con las mujeres, allí estaba el lío.

– ¡Muere! – gritó Mr. 2 sonriendo.

El rubio se agachó rápidamente y levantó su pierna derecha en un intento por golpear la cara del Okama, lastimosamente el alcance mucho más largo de Bon Clay gracias a esos cisnes le dificultaba alcanzarlo sin recibir daño.

Por suerte para él sus piernas estaba mucho mejor preparadas para los choques constantes gracias al entrenamiento.

De otro modo sabía que sus huesos ya se habrían roto por los constantes choques y golpes que recibieron del Okama, su velocidad mejorada también era buena o ya estaría muerto.

Se alejó con un salto, pero enseguida estaba nuevamente atacándolo con un vuelta de valet que dudaba profesionales pudieran imitar.

– Okama Kenpo: Bombardier – dijo Bon Clay y atacó con un velocidad y precisión de miedo.

Sanji tuvo que saltar a un lado para evitar el aluvión de patadas, pero no pudo hacer nada cuando llegó la patada voladora que incrusto el pico del cisne en su pecho y lo mandó a volar hacia un pared.

Se levantó una vez más y revisó su pecho, logró saltar hacia atrás en el último momento por lo tanto no recibió todo el poder del ataque, aunque dolía de todos modos, por suerte su movimiento sirvió y no tenía más que un corte en su camisa azul, no había atravesado la piel ni nada.

Corrió una vez más hacia Bon Clay que ya lo esperaba, evitó la patada entrante con un salto y sonrió – Basses Côtes.

El Okama no podía esquivar así que levantó los brazos para protegerse del ataque, pero la patada fue lo suficientemente fuerte para doblarle los brazos y golpearlo justo en el esternón.

También salió volando, pero logró recuperarse en el aire y caer de pie, tuvo que volver a protegerse porque el rubio ya estaba sobre él una vez más.

Sus piernas chocaron una contra la otra, el rubio agachándose levemente para que el largo extra del cisne pasara justo por sobre su hombre, jadearon al sentir el cimbrón en sus huesos, pelearon por un momento empujándose lo más fuerte que podían antes de salir volando hacia lados distintos.

Chocaron contra dos edificios destrozando las paredes y por fin se detuvieron, el rubio se levantó usando una mesa como ayuda y escupió algo de sangre.

– Maldición – murmuró caminando lentamente hacia la salida, o la pared derribada sería más preciso, agarrando en todo momento las costillas, parecía que se las había roto al chocar contra algo, había golpeado el suelo, las paredes o incluso recibió las patadas de Bon Clay así que no le sorprendía – ¿qué demonios es este tipo? – se preguntó el mismo al ver a su contrincante levantarse, aunque con algo de dificultad.

– ¡No me jodas! – gritó Bon Clay haciendo un par de poses ridículas – maldito cocinero.

Sanji corrió un vez más hacia el agente y se preparó para golpearlo, pero vio cómo cambiaba su cara al de una hermosa chica de cabello rosa, derrapó un poco para evitar golpear a la belleza y vio cómo cambiaba el rostro una vez más a la del molesto Okama cuando recibió una potente patada en el estómago.

Fue levantado en el aire por la fuerza de la patada, antes de recibir otra que lo enterró en el suelo dolorosamente.

El agente tendía a cambiar en momentos aleatorios, no lo hacía cada que lo atacaba lo que dificultaba la pelea, y lo hacía dudar en atacar con todo, lo peor de todo es que a pesar de saber que detrás de la máscara era el mismo marica desgraciado, no podía atacarlo cuando era el rostro de una mujer la que lo veía.

Bon Clay se rio al ver a Sanji intentando salir del cráter – ya no eres tan puro que intentaste aparentar – se burló acariciando la cabeza de cisne, se preparó nuevamente cuando por fin el rubio se levantó – Mascara Boomerang.

Se quitó el maquillaje verde oscuro de sus ojos y los lanzó, el maquillaje especial que utilizaba era liviano, pero tan duro como el acero y tan filoso como una espada.

Sanji evitó una de las cuchillas voladoras pero la otra pasó cortándole la espalda, dañando completamente el abrigo de su traje, gritó de dolor, pero se recuperó rápido y corrió hacia su enemigo una vez más.

Se había dado cuenta que la extensión de sus ataques aumentó, pero también lo retrasaba ya que se demoraría más en recuperar su postura, eso lo daba el tiempo necesario para atacar y poder causar un daño significativo, aunque tenía que tener cuidado porque tendría que reaccionar en fracciones de segundos.

– Okama Kenpo: Ano Fuyu no Sora no Memoir – saltó bastante alto y comenzó a dar vueltas en el aire.

El cuello del cisne se estiró completamente y el rubio alcanzó a evitarlo en el último segundo recibiendo solamente un pequeño corte en la mejilla.

Se deslizó por el suelo y colocando sus manos en el suelo levantó su pierna por detrás atacando las costillas, Bon Clay ni siquiera hizo el intento de cambiar la imagen por una mujer ya que el rubio no lo estaba viendo.

Logró mover sus brazos para evitar la mayor cantidad de daño, pero el poder era el suficiente para doblar dolorosamente sus brazos y conectar con sus costillas, gritó de dolor y salió volando chocando un par de veces con el suelo, se levantó rápidamente esperando un ataque frontal más, pero Sanji apareció por la espalda – Collier – escuchó con lo justo.

No terminó de darse la vuelta y ya tenía la pierna del pirata clavada en el cuello y lo jalo hasta enterrarlo en el suelo.

– Maldito – se quejó Bon Clay.

– Muuton Shuuto – dijo Sanji dando una vuelta rápido y pateándolo con el taco en toda la quijada.

Fue arrasado por el suelo por unos metros, pero logró colocar sus manos en el suelo e impulsar su cuerpo hacia el aire para colocarse un vez más en posición de pelea, Sanji llegó enseguida y comenzaron a lanzarse ataques en rápida sucesión intentando penetrar las defensas del otro.

Se dieron varios golpes seguidos entre ambos gracias a la cercanía, aunque Bon Clay no pudo usar la extensión y el largo de sus piernas más los cisnes gracias a los mismo.

Con una patada doble al estómago se alejaron chocando contra un par de palmeras, volvieron a levantarse y se miraron escupiendo sangre y con la misma cubriéndoles el rostro, gracias a algún golpe particularmente vicioso.

Corrieron al mismo tiempo, Bon Clay fue el primero en atacar, alargando el cuello del cisne, pero fue demasiado apresurado.

Sanji logro saltar por sobre el ataque dando vuelta sobre sí mismo rápidamente – Concassé – gritó Sanji dejando de girar con su pierna derecha extendida, el talón golpeó con fuerza en la cabeza de Bon Clay el cual escupió saliva y sangre mientras sus ojos se iban a la nuca.

El agente cayó de espalda al suelo y ahí se quedó, mientras Sanji se arrodillaba mirando a su rival al fin vencido.

No había esperado que hubiera gente tan fuerte en el Grand Line, especialmente considerando el entrenamiento infernal que tuvieron que pasar para alcanzar su nivel actual, pero al menos había vencido, ahora solo tenía que buscar a su Vivi-chwan.

Sector Sur de Alubarna, batalla de la calle Polka, Ganador, Sanji.


Explicaciones al final del capítulo como siempre, no me voy a alargar mucho en esta explicación, es uno de los capítulos más largos que he escrito, aunque no el más largo, con 25 páginas de Word.

Decidí dividirlo y poner poco de la batalla entre Luffy y Crocodile, porque hay muchas batallas con un grupo tan amplio como lo es una banda pirata.

Estaba tentado en poner incluso un poco de la guerra como tal, en decir ambos bandos y los tontos amigos de Vivi, a la final me decidí por no hacerlo, después de todo tenemos un montón de peleas mucho más grandes y cosas más interesantes que leer.

Por su puesto está la pelea entre Nami y Nojiko contra Miss Doublefinger, después está la pelea de Zoro vs Daz Bones.

Un poco de la pelea de Luffy, y también tenemos el encuentro entre Vivi y Robin en el palacio que prácticamente se cambio todo de lo del canon, ya que en ese puto Vivi se encuentra con Crocodile y este es el que les explica su verdadera ambición.

Por último, también tenemos el final entre la pelea de Sanji vs Bon Clay, no quería alargarme tanto con las peleas, pero a la final terminaron siendo como mínimo tres capítulos de la guerra como tal, como dije hay muchas peleas individuales en One Piece y por lo tanto necesito alargarme en algo.

Espero que cuando empiece a agregar algunas sagas más pequeñas que yo mismo me estaba inventando, no tenga que hacer las cosas tan largas.

Como máximo quiero hacer un par de capítulos en esas sagas completamente mías.

Sea como sea, espero que les haya gustado el capítulo, espero sus Reviews, Follow y Favorites, Mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Regreso 8839 0 0 2. Comienza el camino 8723 0 0 3. Buggy el payaso 9876 0 0 4. Un día más, una lucha más 11437 0 0 5. Un cocinero 9432 0 0 6. El poder de un Shichibukai 10247 0 0 7. Mi navegante y mi carpintera 12022 0 0 8. Recompensa 9642 0 0 9. Tormenta 9802 0 0 10. Weaskey Peak 9459 0 0 11. Jefe de doctores 13268 0 0 12. Baroque Works 10008 0 0 13. Hiken no Ace 9018 0 0 14. Arabasta un país de cuidado 8560 0 0 15. Utopía 9034 0 0 16. Los pecados de Crocodile 8793 0 0 17. Guerra 8843 0 0 18. Armas ancestrales 10079 0 0 19. La suplica de una Princesa 16204 0 0 20. Adiós a un Nakama 9361 0 0