D de Destino @fxrobalino
Guerra

Hola cómo están, aquí les traigo el siguiente capítulo, me he demorado porque recientemente mi abuela paterna murió, así que no he estado de ánimo para escribir y lo he estado alargando por un tiempo, pero ya comencé a escribir hace unos días nuevamente y parece que estoy algo inspirado.

De todos modos, comencemos respondiendo algunos Reviews, para x29 las cosas no serán fáciles para la banda, estarán mejor preparados, pero no será sencillo, aun así, tengo una idea que iré explicando en estos capítulos que demostraran eso también, pero principalmente ya estamos en el Grand Line, si bien los Mugiwara se pasearon estando en el East Blue aquí no es tan sencillo.

La verdad el que Koala se uniera al grupo en este punto no estaba en mis planes al comienzo, la incluí un poco más tarde cuando me di cuenta que esta situación era similar a lo que sucede con Doflamingo y por lo tanto los revolucionarios deberían haber participado.

Aun así, ya tengo decidido que va a suceder entre ella y los Mugiwara, pero para la trama en la que nos encontramos, fue un poco complicado decidir en donde colocarla, pero espero resaltar sus fortalezas.

Estoy completamente de acuerdo contigo en que si el resto de la banda no enfrenta a luchadores capaces no podrán empezar a mejorar y alcanzar a su capitán que ya les llevaba una gran diferencia desde el comienzo del fic, lastimosamente no podía cambiar las cosas muy al comienzo, pero planeo incluir algunas sagas pequeñas entre las sagas canon y espero que con eso más algunas cosas más para cambiar lo original de Oda, pues eso haga que la banda por completo mejore.

Y siempre intento hacer que cada una de las peleas sean significativas e intensas, puede que falle por su puesto, pero no sería por falta de intento.

Para Meloncito12, sinceramente no me había puesto a pensar de esa manera, aunque tengo que darte toda la razón, aun así Luffy sigue teniendo un sueño que se considera imposible, igual que Sanji y me parece que esa es el principal punto para que el rubio se halla unido a Luffy.

Por su puesto también creo que al final Sanji si comprendió lo que Zeff quería hacer, es decir vivir su sueño a través del rubio.

Y por eso el partió con Luffy en busca del All Blue, no solo para alcanzar su propio sueño sino también el de Zeff, a mi parecer esos son los dos puntos que lo ligaron al camino que tomó en el canon, en mi caso yo solo me aproveche del pervertido y Makino logro convencerlo.

Para shiro avicii me alegro que estés de regreso, y con un Review para cada capítulo perdido me imaginó, aunque son algo cortos.

En cuanto al primero, si la batalla entre Luffy, Zoro, Smoker y Koala fue genial, me gustó mucho esa parte, no Mr. 3 no murió, aunque si estaba tentado en hacerlo para que Crocodile se asiente aún mejor como un villano, pero Mr. 3 es necesario para más adelante así que quedo como en el canon.

En cuanto a la batalla de Robin y Makino, no creo que la peliverde hubiera podido contra la morena, por su puesto Robin estaba algo asustada y sorprendida por el uso del Rokushiki.

Después de todo Robin está aterrada al ser perseguida por la marina, ella tiene una historia con el CP9, especialmente con Rob Lucci.

Pero de ahí en adelante creo que Robin podría muy bien con la peliverde, especialmente porque tiene mucha más experiencia en batalla y en el uso de sus habilidades.

Pero eso ya se puede dejar a la interpretación supongo, aun así, en el cap. yo demostré que Makino necesito de Pell y Kaya para equiparar las cosas.

Bueno les dejo el cap. esperando que lo disfruten tanto como yo al escribirlo.

Cap17.- Guerra.

Su mirada seguía fija completamente en el casino del que acababan de escapar, incluso tan cerca cómo se encontraba no corría peligro, Crocodile no podía arriesgarse a atacarlo ahora con testigos y con marines recorriendo la ciudad.

Se sentó en una banca cercana y esperó, sabía que Tashigi se aproximaba, especialmente porque estaba seguro los Mugiwara escaparon una vez más.

Monkey D. Luffy era demasiado poderoso para que sus hombres lo venzan o lo apresen, Tashigi tampoco tenía el nivel necesario para enfrentarlo, diablos él no tenía el poder necesario para hacerlo.

Y Mugiwara estaba completamente loco, era un lunático, pero por alguna razón era increíblemente afortunado.

Después de todo, quien hubiera pensado que un usuario podía escapar de una jaula hecha de Kairoseki, si no hubiera sido por la suerte, ese tobogán no habría sido de otro material diferente y por lo tanto el único que hubiera sobrevivido a ese monstruoso ataque era el capitán pirata.

Pero la acción que más representaba su locura, era el haberlo salvado, era enemigos, el uno un pirata y el otro un marine, destinados a pelear hasta la muerte, pero el pirata salvo al marine.

No había mejor muestra de la locura de Mugiwara y aunque dejo que se marchara como un pago por salvarlo, sabía que no podía dejar suelto en el mundo a alguien tan peligroso, se volverían a encontrar y tendría que apresarlo o matarlo a como diera lugar.

Escuchó los pasos rápidos de Tashigi acercándose, pero no la regresó a ver – capitán Smoker los Mugiwara escaparon.

– Lo sé – respondió tomando un encendedor de su chaqueta para poder encender los puros en su boca – sargento mayor Tashigi tengo que partir, pero te quedaras y comandaras a los hombres, quiero que te dirijas a Alubarna y ayudes allí.

– ¿Alubarna? – preguntó la peliazul confundida – ¿allí se dirigen los Mugiwara?

– Allí estará comenzando pronto una guerra – respondió Smoker, Tashigi abrió los ojos y apretó las manos alrededor de su espada – Crocodile ha estado planeando esto desde hace años y ahora por fin está poniéndolo en práctica, así que necesito que te dirijas hacia la capital.

– ¿Apresó a los Mugiwara o ayudó a la armada real? – cuestionó la espadachín.

– Lo dejo a tú criterio, decide que es lo que harás cuando estés allí – respondió el peliblanco.

– ¿A qué se refiere? – preguntó una vez más, confundida especialmente porque se suponía que se debía seguir ciertas pautas y reglas estando en la marina, aunque sabía que eso a Smoker no le importaba en lo más mínimo.

Smoker sopló humo y miró atentamente a su segunda al mando antes de volver a ver hacia la pirámide – llegarán momentos en lo que tendrás que decidir si seguir una orden es lo mejor, te cuestionaras si las decisiones de otros son en verdad justicia o simplemente deseos de poder, sigue tu sentido de justicia sargento – volvió a verla antes de comenzar a caminar hacia donde dejó estacionada su motocicleta – sigue tu instinto y aun si eso choca con las idea de la Marina, tomare toda las responsabilidad.

La peliazul lo miró por un momento con la boca abierta, eso sonó como si su superior supiera de sus conflictos internos.

Notando que se estaba alejando comenzó a correr detrás de él – ¿capitán Smoker a dónde se dirige?

– Tengo algunos asuntos urgentes que atender – respondió sin dar mayor información – regresare al océano, quiero que tengas todo listo y te prepares para recibir comunicaciones en cualquier momento que sea requerido.

La peliazul asintió rápidamente – ¡sí!

Se quedaron en silencio por un momento antes de que Smoker volviera a hablar – quiero que observes atentamente lo que ocurre en este país – Tashigi lo regresó a ver confundida – si sobrevive o desaparece, este tipo de cosas son las que marcan el inicio y el final de una era.

Asintió frunciendo el ceño, estudiando atentamente esas palabras como si fueran un presagio de algo mucho más grande, más grande que ella, más grande que Rainbase, más grande que Arabasta.

En unos cuantos minutos más llegaron al sitio donde se asentaron en la ciudad, Smoker no se demoró mucho en tomar su motocicleta y partir.

Mientras tanto Tashigi tuvo que comenzar su marcha hacia la capital del país, para solucionar un problema enorme, especialmente cuando era causado por un Shichibukai, uno de los piratas que supuestamente estaban adiestrados, o por lo menos amarrados a una correa.

– Sargento mayor, cuales son sus órdenes – preguntó uno de sus hombres.

Tashigi frunció el ceño y volvió a apretar sus manos alrededor de su Shigure – nos estamos moviendo hacia Alubarna, necesito que todos preparen provisiones para el camino por el desierto, que alguien arriende o compre algunos de esos F-Wani para poder cruzar el río Sandora sin problemas.

– ¡Sí! – gritaron todos y comenzaron a moverse rápidamente.

Aunque Tashigi estaba algo nerviosa, después de todo paso de estar en Loguetown atrapando piratas de poca monta y ahora estaban metidos en una guerra causada por uno de los peores piratas que una vez navegaron esos mares.

Esperaba no tener que enfrentarse al Shichibukai ya que no tenían el armamento o las habilidades para hacerlo, pero si tenían que, daría su vida para proteger a los civiles.


Los miembros restantes de los agentes numéricos estaban en sus posiciones esperando la llegada de la princesa y los piratas Mugiwara, Crocodile los había contactado la noche anterior para explicarles de su sorprendente y sorpresivo escape.

También les advirtió sobre el poderoso capitán usuario de una fruta tipo Logia, así que idearon rápidamente un plan, aunque Daz Bones era el único esperando enfrentarse a este pirata, no era un experto ni por asomo, pero tenía conocimiento sobre formas de tocar y hacer daño a los usuarios de tipo Logia.

Después de todo era uno de los mejores asesinos y cazarrecompensas del planeta, algo tenía que aprender en ese tiempo para poder atrapar a sus presas más difíciles.

Un novato atacaría sin pensar, creyendo que al ser intangible no podía recibir ningún daño, pero él le demostraría porque el Grande Line, incluso en el Paraíso, solo los más fuertes sobrevivían.

– La banda es numerosa, tendremos que por lo hemos eliminar cada uno a dos de ellos – mencionó Miss Doublefinger sentada tranquilamente en una roca.

– Sí, puede ser – se quejó Miss Merry Christmas golpeando con furia su pie en el suelo – pero dónde demonios están, llegan tarde, llegan tarde, llegan tarde…

– Vendrán, o no vendrán – murmuró Mr. 2 bailando en su lugar y con voz cantarina – es tan ambiguo.

La mujer gorda y pequeña comenzó a gritar una vez más para callar al Okama, aunque los dos resultaban completamente molestos – a este paso la armada rebelde llegará primero, acaso no querían detener la guerra ¡maldición!

Miss Doublefinger suspiró intentando no gritar al par de chillones, por suerte tenía una vasta experiencia al tener que soportarlos cuando atendía el Spiders Café.

– Siempre existió la posibilidad de que no llegaran a tiempo – explicó la mujer de pelo azul – tuvieron muchos retrasos en Rainbase, especialmente cuando algunos de ellos fueron atrapados por el jefe.

Bon Clay bailó mientras hacía puchero, para desagrado de todos los demás – pero ¿qué sucede si la armada rebelde llega aquí antes? ¿qué vamos a hacer?

– Eso solucionaría muchos de nuestros problemas, una vez la guerra comience ni siquiera la princesa podría detenerlos.

Daz se movió un poco en su lugar y cruzó sus brazos – todo lo que tenemos que hacer es asesinar a quien se nos ordenó, lo demás no importa ¿eso es demasiado difícil para ti feo?

Una vena explotó en la frente de Bon Clay, lo regresó a ver ya listo en una posición de su Kempo y gruñó – ¿quieres probar un poco de mi Kempo?

Bones lo miró también sin pensar siquiera en rechazar la oferta – te voy a matar.

Miss Doublefinger tuvo que meterse entre ambos para que no comenzaran a luchar una vez más – deténganse ustedes dos, no podemos estar peleando en un momento como este.

Miss Merry Christmas comenzó a quejarse al mismo tiempo sobre dolores de espalda, todo eso combinado parecía una comedia, Mr. 4 era el único que no estaba gritando algo simplemente porque el rubio siempre actuaba y hablaba demasiado lento, también tendía a pronunciar las vocales mucho más de lo necesario alargando las palabras.

Fue este último que logro captar el polvo y arena que se acercaban desde el oeste, regresó a ver a su grupo y levantó su mano lentamente – ahííí vieneeen.

Esas palabras detuvieron al resto del grupo, regresaron a ver al rubio antes de seguir su dedo levantado.

Se enfocaron en el polvo al fondo y estaban por quejarse sobre el polvo que levantaban lo caballos y camellos de la armada rebelde, cuando notaron la dirección de la que venía, no venían del sur sino del oeste.

Tuvieron que entrecerrar los ojos por un par de segundos, pero enseguida captaron el grupo de patos que se acercaban a toda velocidad.

La más vieja del grupo se acercó a su compañero y lo golpeó con fuerza haciendo que caiga hacia un lado – ¡por qué no lo dijiste antes maldito Daruma! ¡esos son Súper Patos!

– ¡Todos están puestos capas blancas! – chilló Bon Clay colocando sus manos en sus mejillas – ¿¡cómo vamos a reconocerlos para matar a la princesa Vivi!?

– Y esos patos son los más rápidos de toda Arabasta – dijo Miss Doublefinger preocupada – no podremos alcanzarlos de ninguna manera.

Estaban comenzando a entrar en pánico así que la pelirroja miró a su compañero y lo levantó rápidamente – ¡dispárales rápido!

Mr. 4 tomó una bazuca sobre su hombro y apuntó hacia los patos que se acercaban, pero cuando disparo no salió una bala sino una pelota de béisbol, rebotó un par de veces en la arena y quedo perfectamente posicionada, pero justo cuando la pelota explotó los patos se separaron corriendo hacia distintos lugares.

– ¡Dispárales más! – gritó la vieja.

Mr. 4 apuntó nuevamente y comenzó a disparar pelotas en rápida sucesión, estas explotaban al contacto en lugar de demorarse unos segundos.

Eso hizo que los patos tuvieran que tomar medidas evasivas drásticas para no ser golpeados, eran rápidos, pero bastante delicados, así que un solo golpe de esos y estarían fuera de combate o posiblemente muertos.

Esquivaron algunas bombas más antes de que pudieran retomar el rumbo, salieron disparados primero hacia las puertas sur y oeste, Miss Merry Christmas y Mr. 4 corrieron detrás de los patos que iban hacia la puerta sur mientras Mr. 1 y Miss Doublefinger perseguían a los que se dirigieron hacia la puerta oeste.

Dejando solo a Mr. 2 que poco pudo hacer frente a la velocidad de los patos que lo atacaron.

Por suerte para él era un hombre… mujer… Okama resistente, se levantó lo más rápido que pudo y persiguió a los patos dentro de la ciudad, aunque con la velocidad que poseían lo más probable es que los perdiera con facilidad.

Una vez el lugar estaba completamente solo, cinco cabezas salieron de detrás de una de las rocas.

Pestañas, Koala, Luffy, Carue y Vivi espiaron todo por si alguno de los agentes aparecía una vez más o en su defecto había más agentes, pero la costa estaba despejada – bien, la primera parte fue perfecta – dijo la castaña con una sonrisa.

El resto asintió con sonrisas igual de grandes que la de Koala – ahora comencemos con la segunda parte – comentó Luffy – tenemos que apresurarnos ya que los rebeldes están cerca.

– Entonces aquí nos separamos – dijo Koala mirando a Luffy, lastimosamente cada que se encontraban estaban en problemas así que no podía hacer lo que estaba deseando hacer con el azabache desde que le dio esa mordida, por el momento más le valía concentrarse en su misión – y después de esto tú y yo tenemos que discutir algunas cosas Luffy.

El pobre chico comenzó a sudar preocupado, especialmente después de haber recibido sus golpes cuando se reencontraron, dolían tanto como los puños de amor de su Jiji, y eso era decir mucho considerando lo loco que estaba Garp.

Koala se trepó en Pestañas y con un movimiento de su mano se despidió de Luffy y la princesa, ahora solo tenía que buscar al Rey Cobra y asegurar su seguridad, ella era la encargada de eso porque era la más fuerte del grupo y si alguien estaba vigilando al Rey raptado entonces debía ser fuerte.

Ambos se despidieron y Pestañas corrió rápidamente hacia Alubarna, Vivi también trepó rápidamente sobre Carue y Luffy le hizo un gesto para que comenzaran a moverse.

En cuestión de segundos estaban en plena carrera hacia la puerta sur de la ciudad listos para detener por cualquier precio a los rebeldes.

Luffy ya estaba listo para usar Haki, principalmente porque sería mucho más rápido y efectivo, pero no estaba en contra de golpear a este montón de idiotas, principalmente al estúpido que se hacía llamar mejor amigo de Vivi.

Con su velocidad no les tomó mucho tiempo estar entre Alubarna y la enorme nube de arena que representaba a los rebeldes en plena carrera hacia la ciudad.

Carue estaba temblando por el miedo y los nervios mientras Vivi lo acariciaba y mandaba miradas de temor hacia Luffy, el cual ya estaba comenzando a canalizar Haoshoku Haki una vez que alcanzaran su rango comenzarían a caer como moscas, pero por el momento solo estaba haciéndolo parecer mucho más amenazador que de costumbre.

Los gritos de los rebeldes estaban comenzando a escucharse y Luffy estaba listo para soltar su Haki cuando escucho el silbido.

Podía reconocer perfectamente ese sonido ya que su abuelo lo entreno para eso, levantó su mano rápidamente mientras se daba media vuelta y la bala de cañón fue atraída a su mano gracias a su electricidad.

Estaba por darse la vuelta una vez más cuando lo sintió gracias a su Kenbunshoku Haki, regresó a ver hacia el oeste por donde había llegado y tuvo que abrir sus ojos.

No debería sorprenderlo del todo ya que Crocodile era un Shichibukai por una razón, aun así, estaba impresionado frente a la magnitud del poder demostrado, porque acercándose a una velocidad endemoniada estaba la madre de todas las tormentas de arena, tapando el cielo como un dios enojado.

Era tan grande que incluso Alubarna seria tragada, y lo más importante Crocodile estaba en ella, lo podía sentir allí listo para pelear.

La tormenta se acercaba demasiado rápido para preocuparse por los rebeldes, no tuvo tiempo para agarrar a Vivi y prepararse. En cuestión de segundos la tormenta rugió sobre ellos, los rebeldes gritaban impresionados y preocupados, pero siguieron su rumbo, principalmente porque Alubarna era el lugar seguro, pero también con la firme idea de continuar con su tarea.

Sintió el ataque mucho antes de que pudiera verlo entre toda esa arena, retrocedió con rapidez, pero el desierto se levantó en una explosión que creó un cráter y mandó a volar a docenas de rebeldes.

No podía luchar con Vivi en brazos así que no tuvo más remedio que crear una cúpula de electricidad la arena comenzó a solidificarse rápidamente hasta formar una pantalla de vidrio sobre ellos, eso protegería a Vivi de la tormenta, pero si Crocodile atacaba directamente sería como papel frente a una cascada.

Soltó a Vivi y la dejó con Carue, si podía alejar la atención del Shichibukai de la estructura de vidrio entonces estarían bien.

Salió de la protección fácilmente sin destrozarla y atacó enseguida – Arashi, Arashi no… Saishū-tekina handan – gritó con toda su fuerza.

Casi parecía que se abrió una boca enorme en medio de la tormenta de arena cuando el cielo rugió y de él salió disparado un gigantesco rayo, el relámpago producido podría haber dejado ciego a cualquier que lo mirara de frente y el trueno solo causo que la arena saliera disparada hacia todos lados.

Aun así, lo más importante fue que la energía producida hizo algo de daño, pudo sentir la furia y el dolor de Crocodile.

Salió del camino rápidamente cuando una enorme guadaña de arena le cayó encima, se alejó lo más que pudo mientras se envolvía en electricidad y sonrió cuando notó que todo el enfoque del Shichibukai estaba en él.

Se agachó rápidamente y logró esquivar por poco el garfio dorado de Crocodile, con un salto mortal hacia atrás movió su brazo de derecho transformándolo en agua y lo uso como un látigo – Arashi, Arashi no… Mizu hoippu – apuntó precisamente a donde se encontraba el garfio, pero no al arma como tal.

Frunció el ceño cuando la tormenta pareció detenerse y bordear su ataque, escondiendo perfectamente el garfio y por ende a Crocodile.

– Desert Spada – gruñó el Shichibukai, la arena se arremolino en un punto antes de extenderse como levantando el desierto mismo y partiéndolo como si fuera una fruta madura.

Luffy desapareció en un destello esquivando el ataque con lo justo – "estoy en demasiada desventaja, no solo estoy en su campo de juegos, sino que con la tormenta se aseguró de tener todas las ventajas posibles" – pensó el azabache mientras su mente procesaba todo lo que veía, escuchaba y sentía a una velocidad que haría puré el cerebro de cualquier otra persona – Arashi, Arashi no… Railgun.

Su dedo literalmente desapareció bajo el brillo de la electricidad y luego salió disparado como un haz de destrucción.

El ataque cortó la tormenta con facilidad cruzando el cielo hasta llegar a las nubes y siguió su curso. Crocodile siendo el mismo la tormenta sintió toda esa energía como si lo hubiera golpeado directamente.

Gruñó para sí mismo y con un solo pensamiento la arena a su alrededor se detuvo por un segundo antes de atacar a Luffy por todos lados.

El azabache no tuvo más remedio que cubrir su cara y esperar el momento preciso para salir del acoso, el problema era lo extremadamente doloroso que era el recibir cortes por la arena o incluso golpes directos.

Podía incluso sentir como la tormenta absorbía los líquidos de su cuerpo y la humedad a su alrededor.

Después de estar literalmente enterrado en arena por un minuto entero Luffy se cabreo, con un grito extendió sus brazos y una corriente de electricidad en forma de cúpula se desprendió de su cuerpo y repelió la arena por al menos un kilómetro entero.

Eso le dio mucho tiempo para su próximo ataque, a pesar de que la tormenta regresó con celo y aún más fuerte que antes.

Gracias a su paso por Yuba sabía que el agua no solo podía venir desde el cielo, así que se arrodillo y cerró los ojos buscando el agua, era una suerte que no necesitará ser cuidadoso allí en medio del desierto de otro modo lo que estaba intentando hacer sería imposible.

Crocodile sabía que no podía darle tiempo a este pirata para moverse, su rostro se formó entre la arena y literalmente comando a la tormenta para atacar.

Estaba a solo unos metros de distancia cuando notó el ondular de las dunas debajo de él, y entonces vio la primera columna de agua como si fuera una estalagmita intentando atravesarlo.

El rostro desapareció justo un momento antes de ser golpeado, pero Crocodile aún pudo surtir el dolor, maldita su debilidad y maldito Mugiwara que estaba lo suficientemente loco para comer dos Frutas del Diablo del tipo Logia, en el Nuevo Mundo existían leyendas sobre personas que lo hicieron, pero nadie hasta el momento podía confirmar esas historias, parecía que estaba frente a alguien que cumplía con ese tipo de leyendas.

– Arashi, Arashi no… Mizu-dan – ahora que tenía algo de humedad en el aire y las cosas estaban solamente un poco más equiparadas podía usar este tipo de ataque.

Aspiró aire todo lo que pudo antes de escupir una sola bala de agua que parecía ser más una bala de cañón hecha de agua, sonrió cuando pudo ver y sentir como la tormenta temblaba.

Después de unos segundos una especie de hacha gigante se formó justo sobre él, sintió como Crocodile comenzaba a subir la apuesta, ese ataque estaba imbuido con Busoshoku Haki, sabía que los ataques de Crocodile podía absorber la humedad, así que se imaginaba que podía chuparle los líquidos hasta convertirlo en polvo, pero eso más el Haki con el que podía tocarlo, las cosas se ponían aún más peligrosas.

– Desert Spada – gritó Crocodile, al mismo tiempo que comenzaba a tomar forma física por primera vez en esa pelea justo en la espalda de Luffy, sonrió siniestramente y colocó su mano sobre el desierto – Desert Girasole.

Puso mucho más poder del que solía usar contra los piratas bastardos que llegaban a ese país tan cercano a Reverse Mountain.

La arena frente a él se ondulo una vez más y luego se hundió, como si una enorme zanja apareciera en medio, siguió extendiéndose hasta llegar hacia Luffy que estaba más concentrado en el ataque que se le venía encima por el aire.

Por suerte para él estaba usando Kenbunshoku constantemente sabiendo que cualquier descuido podía costarle la vida.

Aun así, no espero que la zanja de repente se expandiera como un círculo creando un orificio de arenas movedizas con una radio de un par de docenas de metros, su única salida era por el aire, pero desde allí el hacha de arena estaba cayendo para cortarlo por la mitad.

Aun así, prefería completamente enfrentarse al hacha a ser enterrado vivo, se inclinó ligeramente antes de saltar lo más alto posible mientras preparaba su siguiente ataque – Arashi, Arashi no… Kami no sabaki – el torbellino de agua relampagueante se enfrentó al hacha gigante con un estruendo que podía pasar fácilmente por una tormenta de rayos.

Si las cosas no estuvieran calentándose en Alubarna con todos gritando, concentrados en matarse unos a otros y por supuesto con la tormenta de arena rugiendo sobre sus cabezas, todos se hubieran detenido para ver qué es lo que causaba ese grito impío.

Luffy aprovechó la tracción que le dio el choque de sus ataques para apartarse del camino lo más rápido y lejos posible.

Lo que no anticipó fue que Crocodile volviera a disolverse en arena y apareciera frente a él su garfio imbuido con Haki no solo lo corto en el hombro y el pectoral derechos, sino que lo mandó a volar hasta chocar contra el desierto, cruzó un par de dunas antes de lograr ponerse en una posición mejor para que sus manos rasgaran la arena deteniendo su avance.

Revisó rápidamente la herida haciendo una mueca, ciertamente dejaría marca, se quitó la capa blanca y la camisa destrozadas y regresó a ver hacia Crocodile que estaba sonriendo como desquiciado.

Podía reconocer que Mugiwara tenía excelentes instintos de pelea, y era extremadamente poderoso, nunca espero ver uno de sus ataques más fuertes ser disuelto de esa manera, aun así, seguía siendo un novato y si bien no había entrenado en mucho tiempo, él seguía siendo un veterano, un pirata con el suficiente poder y lo suficientemente cruel para que el Gobierno Mundial intentará controlarlo y por ello le ofrecieron el puesto de Shichibukai.

Ambos se quedaron viendo atentamente listos para continuar con la batalla mientras la tormenta de arena seguía rugiendo furiosa y comiéndose Alubarna.


Una vez que salieron de la barrera de cristal donde los dejo Luffy, Carue la cargó y salió disparado hacia Alubarna en un intento que sabía perfectamente era fútil para detener a los rebeldes de atacar, o en este caso seguir atacando, al ejército real y a la ciudad misma.

Sabía que Luffy tenía pensado dejar inconscientes a todos los rebeldes, aunque no sabía cómo pensaba hacer eso.

Sin un ejército hubiera sido mucho más sencillo detener y hablar con Kohza, lastimosamente esa tormenta de arena frustró sus planes, miró hacia el cielo por un segundo preguntándose de dónde demonios había salido, Alubarna estaba en un lugar estratégico y las tormentas de arena era como mucho, poco comunes.

Y el único par que ella había presenciado fueron minúsculas comparadas con este monstruo que golpeó la ciudad ahora.

Por suerte para ella los súper patos podrían direccionarse fácilmente incluso en esa clase de ambiente, con Carue a su lado llegaría a la seguridad que representaba Alubarna, pero le preocupaba Luffy.

El pirata completamente solo podría haber caminado hacia cualquier dirección y con una tormenta tan grande como esta terminaría perdido y muerto antes de que pudieran conseguir ayuda y suministros para una búsqueda, eso si alguien estaba lo suficientemente loco como para salir a buscarlo con esas condiciones.

Por el momento no podía concentrarse en eso, así que puso su mente en lo que, si podía, es decir llegar a Alubarna.

Carue estuvo corriendo por unos cuantos minutos más hasta que lograron ver las imponentes paredes y escaleras de la ciudad – eso es Carue ya estamos cerca – alabó Vivi con una sonrisa.

El pato redoblo esfuerzos en su lucha contra la tormenta, lo cual no era nada sencillo cargando a alguien, pero siguió esforzándose.

En cuestión de minutos estaban en las escaleras y con las paredes a ambos lados protegiendolos fue mucho más sencillo de avanzar, llegar a la cima no tomó mucho, pero la cara de Vivi literalmente cayó al ver los cuerpos regados por las calles.

No eran tantos como se imaginaba, posiblemente Chaka ordenó la retirada hacia el palacio cuando llegó la tormenta, principalmente por protección, pero también porque todos los rebeldes intentarían entrar por la puerta sur ahora con mucho más esfuerzo que antes.

– Sigamos – dijo la peliazul en un tono de voz bajo pero decidido.

No avanzaron ni diez metros cuando Carue tuvo que hacerse a un lado para evitar una patada – princesa Vivi que suerte la mía – chilló Mr. 2 girando sobre la punta de su pie izquierdo en una pose de ballet – es momento de que mueras.

Carue se hizo a un lado rápidamente gracias a su velocidad, aun así, ambos abrieron los ojos todo lo que pudieron cuando la… patada, literalmente hizo pedazos la pared de concreto de la casa – qué… qué demonios – susurró Vivi, sabía que los agentes numéricos eran fuertes, pero esto estaba en otra liga.

Bueno por algo era el número dos, aunque con las demostraciones de Mr. 5 y Mr. 3 esperaba algo un poco más… superable.

Cuando el cazarrecompensas los regresó a ver Carue se puso azul del miedo, era tan cobarde, aunque decidido, como Usopp y Chopper, aun así, se dio la vuelta rápidamente y comenzó a correr lo más rápido que podía.

– No escaparan – gritó Mr. 2 y comenzó a seguirlos mientras bailaba, era impresionantes que pudiera seguirles el ritmo de esa manera, aunque sea ligeramente, por suerte para ellos seguían ganando terreno y la tormenta de arena estaba ayudándolos un poco.

El problema comenzó cuando los cuerpos en el suelo se hicieron más numerosos lo que complicaba la movilidad, pero así mismo encontraron a algunos de los Millions que Koala predijo estarían infiltrados en ambos bandos.

No los hubiera diferenciados de los Rebeldes o el ejército real si no fuera por sus risas al regresar a verla y que comenzarán a adelantarse amenazadoramente.

– Carue busca una manera de escapar – murmuró Vivi sudando ligeramente.

Cuando los Millions los apuntaron con las armas el pato corrió velozmente hacia una de las casas y la trepo con facilidad gracia a su velocidad, estaba por saltar a otra casa cuando recibió una patada y parte del techo fue destrozado.

Cayó pesadamente y aunque la patada posiblemente le había partido un par de costillas logró proteger a Vivi.

– Les dije que no escaparían – se burló Mr. 2 mientras daba vueltas en su lugar – ahora quédense quietos y dejen que los mate.

Pego un salto mortal desde el techo de la casa apuntando la punta de su pie hacia Vivi cuando una mancha negra se interpuso entre ellos, una nueva pierna levantó la del Okama redireccionando su ataque y haciéndolo caer de nuca en el asfalto.

– Oye, oye, no te han dicho que no es bueno para la seguridad realizar esas maniobras tan peligrosas – murmuró Sanji entre Vivi y Mr. 2 – especialmente cuando pones en peligro a una hermosa dama – sonrió mientras cerraba los ojos – "con esto Vivi-chan estará perdidamente enamorada de mi".

Dio media vuelta para ayudar a la princesa, su cigarrillo fue escupido cuando notó a Carue y la princesa alejándose rápidamente – gracias Sanji-san, te lo encargo, voy a detener la guerra – gritó la peliceleste despidiéndose con una mano.

Mr. 2 veía desconcertado y con la cara sangrando mientras el rubio se tiraba al suelo a llorar a lágrima viva – quién demonios es este – se levantó retirando la sangre de su cara y se acercó con cuidado – oye, tú eres ese hombre que me rescató de ahogarme – murmuró emocionado.

Ese comentario solo hizo que Sanji se achicara aún más – ¡no me lo recuerdes! – gritó Sanji mientras se levantaba con los ojos en llamas y atacando al mismo tiempo.

El ataque fue extremadamente rápido, sus piernas estaban muy bien trabajadas gracias a todo ese entrenamiento mortal por el que los hacía pasar Luffy, aun así, Bon Clay logró levantar su propia pierna para detener el ataque, pero sabía que la fuerza podría causarle problemas así que se movió hacia atrás con facilidad y una elasticidad que impresionaría a los mejores guerreros.

Sanji estudio a su contrincante con atención, esa reacción solo podía tenerla un guerrero extremadamente experimentado, lo que quería decir que Mr. 2 no era solamente un payaso Okama, tendría que tener cuidado.

– Tú tienes que ser parte de los Mugiwara – murmuró el Okama – y como Mr. 3 no tenía información sobre ti, entonces debes ser el faltante…

– Mi nombre es Sanji, el cocinero galante – interrumpió el rubio prendiendo un nuevo cigarrillo – y no puedo soportar a los idiotas que no respetan a mis damas hermosas.

– Un cocinero, eso yo también lo puedo hacer – dijo Bon Clay preparándose para pelear – y tú dama huyo de ti no debes saber nada sobre el corazón de una mujer si las haces huir de tal manera.

Una vena explotó en la frente del rubio, podían insultarlo, podían molestarlo, esos idiotas de cabeza de musgo o zombi a medio descomponer podía decir lo que quisieran, pero nadie, nadie podía decir que no conocía el corazón de una dama, él era un caballero, todas las mujeres lo adoraban, y todo era gracias a su extenso conocimiento… especialmente de la anatomía de una mujer.

No permitirá que lo insultaran de este modo tan aberrante – pagarás esas palabras ¡con sangre!

Se disparó rápidamente hacia el Okama que lo esperaba con una sonrisa, una kata de Okama Kempo preparada para ser efectuada, se había hecho amigo de los Mugiwara, pero era un cazarrecompensas y siempre terminaba sus trabajos, siempre.


Usopp y Chopper estaban caminando lo más escondidos posible por entre las casas y comercios de Alubarna, se habían encontrado con algunos grupos de rebeldes y guardias reales que luchaban, pero por suerte pudieron evitar pelear directamente.

Su trabajo era encontrar a los agentes de Baroque Works infiltrados y detenerlo a todos, el problema es que no sabían cómo reconocer a los infiltrados, sabían que los rebeldes ocupaban ropa más normal como la que cualquier residente del país usaba diariamente.

El ejército real tenía un uniforme, pero de allí en más no tenían la más mínima idea sobre qué podía hacer para encontrar a los infiltrados.

– Luffy dijo que podemos dejar inconscientes a todos – comentó el pequeño reno mirando todo sobre la cabeza de Usopp.

– Está loco Chopper, es un monstruo, no puede esperar que nos metamos en ese desastre – mencionó Usopp apuntando hacia las luchas cercanas – cómo podríamos dejar inocentes a todas esas personas, podríamos con una pero enseguida estaríamos siendo atacados por ambos bandos.

Se estremecieron de miedo al pensar en todas esas personas atacandolos – pero incluso si encontramos a los infiltrados tendríamos que dejarlos inconscientes y el resto podría pensar que estamos con uno u otro grupo.

Usopp abrió la boca para responder, pero se detuvo a pensar detenidamente en eso y tenía que darle completamente la razón al reno.

De una u otra manera estarían metidos en problemas y si bien tenían entrenamiento muy bueno eso no quería decir que fueran demonios como su capitán o el trio monstruoso, Makino hubiera servido mejor para este trabajo.

Pegaron un salto y gritaron cuando una bala perdida se clavó junto a la cabeza del narizón – bien, bien maldición intentemos dejar inconscientes a todos.

Chopper cambio rápidamente a Heavy Point y ambos corrieron a la refriega, efectivamente su entrenamiento ayudo mucho con su cometido, pero como se esperaba todos los regresaron a ver mucho más amenazadores y comenzaron a atacarlos, por suerte creyeron que eran un tercer bando y no hicieron grupo contra ellos.

Aun así, los números no estaban con ellos y poco a poco recibieron más golpes, después de un tiempo fueron tirados a un callejón con sus rostros hinchados y llenos de moretones – te lo dije – susurró Usopp medio escupiendo y sin poder pronunciar correctamente las palabras.

– Chopper-san, Usopp-san – gritó Vivi mientras bajaba de Carue e iba a ayudarlos – ¿qué les pasó?

– Estábamos peleando contra esos agentes, eran muchos, todos casi tan fuertes como Crocodile, pero yo el capitán Usopp los enfrentó valientemente, aun así, no pude salir sin lesiones, incluso mi mascota fue apaleada – mintió Usopp como comúnmente hacía, casi parecía una enfermedad crocina con él.

Vivi se les quedo viendo sin estar impresionada, aunque posiblemente si eran muchos agentes contra los que pelearon y por eso estaban en esas condiciones.

– Bueno ya que parecen estar lo suficientemente bien para mentir, porque no me ayudan a llegar al palacio.

El narizón se quejó porque lo acusaran de mentir sin pruebas, aunque Chopper ya estaba aceptando la oferta de Vivi, de todos modos, tendrían que meterse en peleas, pero sería algo más sencillo y no estarían allí pensando inútilmente en cómo demonios hacer para evitar que los infiltrados causarán problemas o cómo atraparlos.

Se levantaron como pudieron y con algo de ayuda por parte de la princesa y Carue comenzaron a recorrer los callejones y calles lo suficientemente libres para poder cruzar sin meterse en problemas.

Cuando Chopper y Usopp se recobraron, aunque sea un poco y pudieron caminar por su cuenta pudieron acelerar su marcha, aun así, era difícil moverse mientras más se acercaban al palacio – los rebeldes ya deben haberse tomado la plaza – murmuró Vivi con algo de aprensión – es el único lugar donde podrían caber tantos de ellos.

– A, maldita tormenta de arena – se quejó Usopp intentando ver algo que no estuviera a más de diez metros por delante – ¿de dónde demonios salió?

Chopper aun en su forma de Heavy Point golpeó a un miembro del ejército real y lo metió en un basurero, se encogió de hombros cuando Vivi lo miró atentamente e impresionada – no veo bien quien nos ataca y Luffy dijo que los dejemos inconscientes a todos porque los infiltrados estarían en ambos bandos.

Vivi asintió lentamente, no le gustaba la idea, pero no sabía cómo demonios podía hacer para separar a los infiltrados de su propia gente.

La tormenta tampoco ayudaba porque al no poder ver demasiado lejos podías confundir a un aliado con un enemigo, eso solo empeoraba sus posibilidades de encontrar a Kohza, esperaba poder llegar al palacio y convencer a Chaka de que la batalla no era la manera de solucionar este problema.

Dieron una vuelta en una esquina y Carue terminó chocando contra un grupo de miembros del ejército real, Vivi estaba por pedirles que los llevaran hacia el palacio cuando notó sus sonrisas, quizá fue lo asquerosas que se veían o quizá fue el pequeño movimiento de la espada, sea lo que sea, alcanzó a dar un paso atrás y su cabello fue lo único que fue cortado.

– ¡Vivi! – gritó Usopp corriendo hacia su amiga.

Carue con enojo se lanzó directo hacia el cazarrecompensas que atacó a la peliazul, Chopper lo ayudó porque eran diez cazarrecompensas – estoy bien – dijo Vivi aún algo tambaleante por la experiencia.

La pelea no duró mucho Chopper y Carue pudieron fácilmente con los inútiles mercenarios de Crocodile – creo que podemos usar esto – dijo Usopp viendo las ropas del ejército real – de ese modo será más sencillo entrar al palacio.

La peliceleste asintió y rápidamente se pusieron las capas encima de su ropa, eso evitaría que otros cazarrecompensas los reconocieran.

Mientras se iban Chopper alcanzó a ver un extraño tatuaje en el hombre de uno de los mercenarios, no le dio mucha importancia y siguió a sus amigos, esperando no encontrarse con más problemas hasta que llegaran el palacio.


Jadeó de dolor viendo su brazo prácticamente disecado, volvió a convertir su brazo en agua y cuando se volvió físico estaba completamente normal, aun así, era extremadamente doloroso que le chuparan los líquidos del cuerpo y lo convirtieran en una momia.

Miró a su alrededor buscando a Crocodile, pero parecía que volvía a esconderse en la tormenta.

Tenía moretones y cortes por todo el cuerpo, su ceja derecha estaba partida lo que dificultaba un poco su visión por la sangre que se escurría, sonrió y lamió una gota de sangre en su labio, Crocodile estaba resultando ser un poderoso rival a pesar de no haber luchado a este nivel en mucho tiempo.

Y por supuesto estaba siendo muy educativo para él también, esta era su primera pelea usando Haki en toda su extensión, ni siquiera con Mihawk podía decir eso ya que no estaba en todos sus cabales.

Aun así, poner su vida en el límite mientras peleaban no solo con las habilidades de sus frutas del diablo, sino también con Haki y su cuerpo físico gracias a este segundo, era vigorizante, cuando te enfrentaban a personas que podían tocarte cualquier descuido por más mínimo que fuera podía causar la muerte.

Retrocedió rápidamente cuando una columna de arena se disparó desde el suelo, su brazo se convirtió en rayo y golpeó el suelo.

La arena explotó hacia todos lados mientras corrientes eléctricas recorrían cada partícula endureciéndola y creando una gigantesca flor de cristal oscuro, Crocodile salió disparado detrás de la estructura su puño tres veces más grande de lo normal gracias a la arena que lo envolvía.

Estiró el brazo y el puño se separó de su cuerpo atacando a Luffy, con un movimiento fluido el azabache creo una guadaña de viento que chocó contra el puño de arena con un estruendo.

Ambos ataques envueltos por Haki lucharon por un segundo antes de que el puño ganará la batalla, eso era algo nuevo para Luffy, y Crocodile lo estaba usando en esa batalla así que no le sorprendía que el Shichibukai tuvieran la habilidad mucho mejor refinada.

Aun así, eso le dio tiempo para alejarse del ataque, su cuerpo se envolvió en electricidad desapareció con un destello de luz y creando un rastro de fulgurita volvió a aparecer frente a Crocodile.

Se movía demasiado rápido, tanto que parecía que el Shichibukai se movía en cámara lenta, y de todas maneras parecían estar muy emparejados, especialmente con la ventaja de campo del hombre. El usuario de la Suna, Suna no Mi estaba tan lastimado como Luffy, tenía la nariz rota, su abrigo había sido desechado hace mucho y su camisa había perdido gran parte del lado izquierdo gracias a un ataque del pirata más joven.

También tenía un horrendo corte en la pierna derecha que supuraba sangre con cada uno de sus movimientos.

La pierna de Luffy se movió a toda velocidad atacando el pecho, pero ni bien lo tocó Crocodile pareció reventar en motas de arena, tuvo que transformar su cuerpo en aire rápidamente porque ya sabía que cada grano de arena podía ser tan filoso como una navaja.

Convertirse en aire era una mala jugada porque la tormenta parecía querer lanzarlos hacia todos lados al mismo tiempo, sintió el ataque que se le venía por la espalda así que se transformó en rayo rápidamente y cayó al suelo a toda velocidad, evitando el ataque y al mismo tiempo causándole daño al Shichibukai, se inclinó hacia atrás cuando una estalagmita de arena se levantó frente a su cara.

Lo que lo sorprendió fue como otra más pequeña salió de la primera, la arena estaba imbuida con Haki así que no serviría de nada transformarse.

Inclinó la cabeza hacia un lado recibiendo un corte en la mejilla, dio un par de vueltas alejándose más, pero las estalagmitas lo seguían incluso formándose sobre el aire gracias a la tormenta.

El ataque continuo no le permitía contraatacar y Luffy tenía no solo la suficiente experiencia sino también era un genio en cuanto a peleas y lucha se trataba, así que sabía perfectamente que Crocodile podía usar esto para su ventaja.

No podía arriesgarse a malgastar energía usando agua, si bien parecía ser lo que más le afectaba no había la suficiente humedad en el lugar.

Cuando uso el viento solamente parecía avivar la tormenta como si fuera una fogata, así que solo quedaban ataques combinados o el rayo, el primero estaba fuera ya que gastaría demasiada energía tal como con el agua.

Por suerte encontró otro tipo de ventaja con su rayo, la energía pura que producía quemaba la arena convirtiéndola en vidrio lo que hacía daño y afectaba al control del Shichibukai. Con eso en mente su cuerpo chispeo y de repente fue envuelto en rayos, justo a tiempo para destrozar el ataque que el mayor lanzó por su espalda.

La cúpula de electricidad no solo repelió los ataques entrantes, aunque una estalagmita logró pasar al estar repleta de Busoshoku Haki, por suerte no lo golpeó.

Sintió la voz de Crocodile, apuntó su dedo y disparó un nuevo rayo al mismo tiempo que la cúpula desaparecía. El Shichibukai tuvo que lanzarse a un lado para no ser golpeado por el ataque, pero eso lo dejo abierto, Luffy apareció en un nuevo destello y conectó una poderosa patada en el rostro del pirata más viejo.

Crocodile se revolcó un par de veces contra las dunas de arena antes de que su cuerpo desapareciera como si nunca hubiera tocado el suelo.

Volvió a formarse a un lado de Luffy, el azabache reaccionó rápido y sus puños chocaron con un estruendo, Haki contra Haki, ambos intentaron superarse sin moverse de su lugar.

La presión comenzó a formar un cráter en medio de la arena y la tormenta parecía rodearlos, gravitando a su alrededor.

Crocodile gruñó molesto, molesto con el mismo y con la cucaracha que tenía al frente, nunca esperó encontrar a alguien capaz de usar Haki en Arabasta, ningún pirata recién entrando al Grand Line debería poder usarlo, era un secreto bien guardado entre la gente del mar más peligroso del mundo.

Pero incluso eso no le molestaba tanto como ser igualado por un maldito novato, estaba furioso consigo mismo por permitir que esto sucediera.

El haberse confiado estando en el país de arena estaba pasándole factura en este momento. Lucharon un par de segundos y ambos fueron empujados hacia atrás causando una explosión de arena y rayos por todos lados.

Los dos regresaron a sus posturas rápidamente, Luffy realizó una patada que distorsionó el aire creando una especie de línea de succión.

Más similar al corte formado por una espada que a una cuchilla como lo hacía el Rankyaku, Crocodile apretó los dientes y clavó los pies en la arena, cuando ya había sido arrastrado dos metros decidió contraatacar.

Una enorme mano de arena se levantó frente a él y cayó sobre el espacio creado por Luffy como si estuviera aplastando un insecto.

Por suerte para él funcionó y destrozó ese extraño espacio de succión, lastimosamente perdió el enfoque sobre Luffy que ya estaba sobre el con el puño derecho envuelto en rayos que chirriaban – Arashi, Arashi no… Raiu.

La onda expansiva levantó un gigantesco géiser de arena y mandó a volar a Crocodile hasta que se perdió en la tormenta.

Sabía que la pelea no había terminado especialmente porque la tormenta aún azotaba Alubarna, y de todos modos sabía que no sería tan sencillo terminar con el Shichibukai, aun sin entrenamiento era uno de los peores piratas que se encontrarían.

Con un destello desapareció del lugar buscando a su contrincante para terminar con la tormenta, con la guerra y liberar el país entero.


Respiró con dificultad mientras apretaba con fuerza sus tonfas, estaba golpeado, sudando y sangrando, miró detrás de él a las dos mujeres que lo acompañaban y que estaban en las mismas circunstancias.

Era una sorpresa encontrar a alguien que pudiera hacerle frente a Makino, pero entre la vieja que se había comido la fruta Mogu, Mogu no Mi del tipo Zoan, Mr. 4 que poseía una fuerza física impresionante y una especie de bazuca perro, un arma que se comió una fruta del diablo de todas las cosas, estaban en problemas.

Makino era rápida pero incluso eso no significaba nada cuando ambos podían moverse por entre los túneles creados por Miss Merry Christmas.

Intentaron entrar en los túneles, pero no había servido de nada y solo terminaron apresados y se volvieron un blanco fácil para Mr. 4 y su perro arma. Gin intentó devolver esas bombas con sus tonfas, pero el peso de las pelotas era extremo y no importaba que, siempre explotaban, podía tocarlas o evitarlas de todos modos explotaban al estar cerca de ellos.

Lo único que había equiparado las cosas era la velocidad y precisión de Makino, con algunos Rankyaku bien puestos podían hacer que las bombas exploten antes de tiempo y lejos de ellos.

Aun así Mr. 4 era una bestia con habilidades atléticas sobrehumanas y con la ayuda de la vieja era casi imparable.

Eran un dúo de temer, mucho más fuertes que Mr. 3, lo peor es que posiblemente Mr. 2 y la pareja Mr. 1 y sea quien sea que lo acompañara eran supuestamente más fuertes, Crocodile ciertamente reunió personas muy peligrosas.

Escucharon un estornudo a su derecha, los tres regresaron a ver al perro y saltaron lo más lejos posible al ver las tres pelotas de baseball acercándose.

Mr. 4 aprecio desde uno de los enormes túneles que la mujer topo creo y con una velocidad que, tanto en su forma de ser o de moverse con anterioridad, no demostraba, golpe cada una de las tres pelotas separadas por segundos, y cada una de ellas se dirigió hacia uno de ellos.

Makino salió del camino usando Geppo, se elevó lo suficiente para evitar incluso la nube de humo que causó la explosión.

El problema era que Mr. 4 regresó a las madrigueras de topo enseguida y por lo tanto no pudo contraatacar. Kaya por el contrario no pudo evitar tan fácilmente la bomba, se apartó del camino lo suficientemente rápido, pero fue empujada por el viento y se revolcó en la arena un buen tramo.

Solo se detuvo cuando atrapó su bisturí, salía de unas fundas especiales en sus muñecas creadas por Usopp, y lo clavó en la arena.

Aun así, se deslizó aún más, pero se detuvo con lo justo para no caer en uno de esos orificios, tuvo que contorsionarse cuando Miss Merry Christmas salió del mismo y la atacó con esas enormes uñas similares a cuchillos.

Una vez más intentó contraatacar, pero la mujer desapareció enseguida una vez su ataque fallo.

– Esto es desesperante – gruñó Gin ayudando a Kaya a levantarse, escupió un poco de sangre en la arena y revisó su entorno buscando a ambos agentes – si seguimos a este ritmo no los podremos tocar y nos mataran.

– Tenemos que buscar la manera de detener a Mr. 4 él es el verdadero peligro – comentó Makino haciendo los mimos que Gin, Kaya por el contrario se concentró en regular su respiración, era la primera batalla real, con peligro real en la que estaba, aunque el entrenamiento era una bendición en este momento – esa mascota del demonio también.

– La tormenta no ayuda – menciono la rubia limpiando un poco de sudor de su frente.

Los otros dos estuvieron de acuerdo, era difícil ver los ataques entrantes con tanta arena bloqueando su visión, y si a eso le aumentaban que siempre estaban bajo el suelo, el riesgo era el doble.

Sintieron los temblores en el suelo así que regresaron a ver y notaron enseguida como la arena parecía estar cayendo en un pequeño punto que empezaba a crecer – salten – dijo Makino rápidamente.

Justo a tiempo ya que se abrió un túnel lo suficientemente grande para contenerlos a todos y Mr. 4 los estaba esperando allí.

Pero aun si no los atacó físicamente ya parecía estar preparado para que no cayeran en la trampa, lo vieron mover el bate a toda velocidad y escucharon el sonido metálico, estaban en el aire así que era imposible que esquivaran, Makino podría hacerlo con Geppo, pero los otros dos sufrirían todo el ataque.

Con eso decidido, se disparó hacia Kaya y la agarró por las muñecas antes de darse la vuelta y lanzarla hacia Gin.

Sus dos Nakamas chocaron en el aire y salieron del camino de las bombas, ella por el contrario sólo alcanzó a retirarse un poco antes de que explotaran, la honda y la nube, el poder de las bombas era la suficientes no solo para aturdirla, sino que la mandaron a volar y chocar dolorosamente contra la arena.

Estaba tan aturdida que no hubiera podido cambiar su posición de ninguna manera, así que cuando su espalda chocó contra la arena todo el aire la abandonó y sabía que al menos un par de costillas se rompieron.

Su visión se puso negra por un momento y podía jurar que murió por unos segundos, aun si eso no era cierto se sentía de esa manera.

Kaya y Gin se levantaron lo más rápido posible, mientras la rubia gruñía por el dolor de su hombro, por suerte no se volvió a dislocar o la situación hubiera sido mucho peor, aun así, dolía como el demonio.

– ¿Dónde está Makino? – preguntó Gin y estudió rápidamente el lugar.

Kaya lo imitó y rápidamente encontró a la peliverde – allí – apuntó al lugar donde Makino comenzaba a levantarse tambaleándose.

Con la ayuda de Gin pudieron comenzar a acercarse, se detuvieron cuando notaron las manos tomando de los pies a su Nakama, aunque no eran dedos los que poseían, sino algunas uñas extremadamente largas y filosas.

Entonces la mujer topo comenzó a arrastrar a Makino de un lado para el otro, lo que empeoró sus costillas.

Gin soltó a Kaya y salió corriendo hacia su Nakama para ayudarla, especialmente cuando notó como era llevada hacia un Mr. 4 preparado para usar su bate como arma y no como herramienta deportiva.

La velocidad ganada gracias al entrenamiento ayudó mucho para ponerse al día, pero tenía que hacerse cargo de Mr. 4 antes de intentar ayudar a Makino o estaría abierto al ataque el mismo. Makino gritó de dolor y levantó los brazos intentando endurecer sus músculos con Tekkai lo más que podía mientras estaba desorientada y adolorida.

Cerró los ojos cuando vio el movimiento del enorme rubio frente a ella, pero cuando esperaba sentir dolor solo escucho un sonido de metal chocando contra metal, lo que la hizo abrirlos una vez más.

Logró llegar con lo justo, pero se sorprendió de la enorme fuerza del agente al detener el bate con una de sus tonfas.

Aun así, pudo redirigir el bate que pasó prácticamente rozando la cabeza de Makino, el pañuelo firmemente amarrado en su nuca salió volando. Mientras eso ocurría pisó la mano de la mujer para poder detenerla y con un movimiento más estaba debajo de los brazos de Mr.4 – Hone burēkā.

La esfera en el extremo de la tonfa pareció vibrar increíblemente rápido y produjo un sonido muy fuerte cuando golpeó en el estómago al agente.

Mr. 4 fue levantando del suelo y se arrastró unos cuantos metros, la mala posición al haber fallado su propio ataque ayuda a que no pudiera colocar correctamente los pies sobre la arena y termine con el rostro en la tierra.

Miss Merry Christmas salió de la arena chillando sobre su mano cuando apareció Kaya por detrás, dio un pequeño saltó y plantó ambos pies en la nuca de la mujer y la lanzó hacia el mismo lugar donde su compañero estaba tirado – gracias – murmuró Makino medio tirada en el suelo.

– No me lo agradezcas aún – respondió Gin mirando a Mr. 4 y apretando su tonfa con fuerza – ese tipo es un verdadero monstruo.

A pesar de su apariencia lo único que sintió cuando golpeó fue musculo, musculo compacto y duro, aflojó su agarre en su arma y fue a parar a la arena, se le había entumecido el brazo entero, fue como golpear una bola de demolición con su mano desnuda.

Estaban en problemas porque dudaba que un hombre como ese terminará derrotado con ese golpe – ¿estás bien? – preguntó Kaya al notar cómo le temblaba la mano.

Gin apretó un par de veces su mano intentando recobrar el sentido del tacto antes de asentir y mirar a los agentes que ya estaban levantándose mientras se quejabas – mi brazo está bien, pero si no hacemos algo y pronto no creo que estemos muy bien cuando terminemos la pelea.


Explicaciones al final del capítulo como siempre, por fin entramos en las batallas, especialmente la tan esperada lucha entre Crocodile y Luffy, en la cual estoy incluyendo algunas ideas extra que me parece son muy posibles y por su puesto demostrarían aún más una cierta superioridad entre los tipo logia con otras frutas.

Decidí ir poniendo partes de la pelea entre el Shichibukai y Luffy y también partes de otras peleas, ya que es un grupo grande y son varias peleas al mismo tiempo así que tenía que hacerlo.

Es más, creo que esta sería la forma en que se harían las peleas grandes para no ignorar a los demás y también darles su tiempo, así como ir mostrando el avance de todos.

Por supuesto hubo algunos cambios con relación al canon, el más grande es que Luffy no se quedó peleando contra Crocodile y por lo tanto el grupo tenía un mayor margen de victoria.

Allí entra el siguiente cambio, en el canon Crocodile llega a Alubarna con tranquilidad mientras los Mugiwara peleaban y junto con Robin se apoderan del palacio real complicando aún más el trabajo de Vivi para que la guerra pare y todo eso, también hiriendo a Chaka y con Cobra raptado para que los llevará al Poneglyph.

Pero aquí como la banda es más grande y Luffy no se quedó a pelear Crocodile está más contra las cuerdas.

Allí es donde introduzco mi cambio y demuestro el poder del hombre, si bien la última pelea entre Luffy y Crocodile fue muy buena creo que no demuestra en verdad el poder del Shichibukai, principalmente porque ya no están en el desierto propiamente dicho el cual es su principal ventaja.

Por eso quería que la pelea se llevaba en el desierto para que Crocodile si tuviera una ventaja.

Así que el Shichibukai creó una tormenta de arena que se comió toda la ciudad, lo que hace aún más difícil las luchas, especialmente la de Luffy, pero todos la tienen más difícil, también la guerra entre los rebeldes y la armada real se complica.

El único inconveniente que tuve en cómo separar a los grupos para que las peleas sean equiparadas, pero que todos tuvieran un trabajo que hacer.

Por su puesto esta es solo la mitad de la guerra y por eso no aparecen Zoro, Nami, Nojiko y Usopp y Chopper aún no están peleando contra alguien de consideración, pero eso se verá en el próximo capítulo, tengo algunas ideas.

Espero que les haya gustado y como siempre por favor dejen sus Reviews, Favorites y Follows, mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Regreso 8839 0 0 2. Comienza el camino 8723 0 0 3. Buggy el payaso 9876 0 0 4. Un día más, una lucha más 11437 0 0 5. Un cocinero 9432 0 0 6. El poder de un Shichibukai 10247 0 0 7. Mi navegante y mi carpintera 12022 0 0 8. Recompensa 9642 0 0 9. Tormenta 9802 0 0 10. Weaskey Peak 9459 0 0 11. Jefe de doctores 13268 0 0 12. Baroque Works 10008 0 0 13. Hiken no Ace 9018 0 0 14. Arabasta un país de cuidado 8560 0 0 15. Utopía 9034 0 0 16. Los pecados de Crocodile 8793 0 0 17. Guerra 8843 0 0 18. Armas ancestrales 10079 0 0 19. La suplica de una Princesa 16204 0 0 20. Adiós a un Nakama 9361 0 0