D de Destino @fxrobalino
Utopía

Buenas noches para todos, una vez más les traigo el capítulo de esta historia, ya lo tenía escrito hace un tiempo, pero no quería publicarlo hasta tener el de Naruto listo y se me complico un poco ese capítulo.

Espero que les guste este capítulo que ya es prácticamente el inicio de la lucha entre Luffy y Crocodile, aunque no diré más.

Como sea no quiero alargarme mucho así que comenzare a responder Reviews, para x29 se desde el principio que incluir a algunas de las chicas que quiero unir con Luffy son algo complicadas, pero no preocupo mucho, o bueno si me preocupo, pero no por lo que puedes pensar.

Para mí esto es también un reto, buscar modos de incluirlas es interesante, además Koala puede ser la mejor espía del Ejército Revolucionario, pero no olvides que Luffy fue prácticamente la peor astilla en el costado del gobierno mundial desde el inicio gracias a las cosas que hizo y que aun hace, tener a alguien dentro de esa banda pirata seria mucha ayuda para Dragon.

Por el lado de Tashigi, es cierto que la peliazul es una mujer con un fuerte apego a las leyes y todo, pero también es miembro de un grupo militar completamente corrupto.

Muchos piratas están infiltrados e incluso una gran mayoría de los marines de alto rango son como Morgan, solo hay que ver quién es el Almirante de Flota en este mismo momento en el canon.

Por el lado del espacio si ya tengo eso en cuenta y he estado pensando en cómo solucionarlo, no quiero meter una cantidad de gente obscena en un barco pequeño.

Creo que esa fue la principal preocupación en el capítulo anterior y como no quiero alargarme mucho con esto lo dejare allí, de todos modos, una vez más agradezco todos los Reviews que me llegan.

Cap15.- Utopía.

Tuvieron que refugiarse antes de llegar a Yuba gracias a una nueva tormenta de arena, Vivi estaba preocupada por eso ya que no eran comunes en ese lugar, era la primera vez que ella presenciaba una tormenta, especialmente una tan grande, en Yuba.

Se refugiaron por al menos unas tres horas antes de que pudieran volver a salir y ver la ciudad y su estado.

Algo por lo que Vivi estaba tan alarmada como por la tormenta misma, Yuba había pasado de ser un oasis a convertirse en una parte de desierto que lo rodeaba, edificios y casas parcialmente enterradas, palmeras muertas y viento frío es lo que recibieron.

– No puede ser… – murmuró Vivi al borde de las lágrimas.

– ¿No se suponía que esto era un oasis? – preguntó Gin mirando hacia todos lados e intentando encontrar algo de agua.

Vivi asintió mordiéndose el labio, esperaba llegar a un oasis repleto de gente rebelde y se encontró con la misma desolación y destrucción que en Erumalu, lo peor de todo es que habían perdido mucho tiempo caminando hacia allí cuando los rebeldes ya habían cambiado de sede.

Escucharon algo clavándose en la arena, confundidos buscaron el sonido, pero con la soledad del lugar cada sonido parecía esparcirse por todos lados.

Luffy encontró la voz de una sola persona, una persona cansada y vieja pero decidida y fuerte, con un movimiento de su mano todos comenzaron a seguirlo hacia el centro de la ciudad, justo donde anteriormente había un hermoso lago rodeado por palmeras frondosas.

Casi enseguida notaron a una persona retirando arena poco a poco en una sola sección del lago.

Se acercaron lo más que pudieron hasta que el hombre les hablo – son viajeros – murmuró con una voz vieja – deben estar cansados de su viaje por el desierto, como ven Yuba no es lo que solía, pueden descansar en cualquiera de las casas, pero no hay mucho para comer y beber.

Vivi tapando su rostro lo mejor que pudo dio un paso cerca – disculpe, hemos oído que aquí estaba el ejército rebelde…

Enseguida el hombre los regreso a ver con los ojos abiertos del enojo – ¿qué demonios quieren con el ejército rebelde? – preguntó bruscamente, antes de que alguien pudiera responder el viejo ya estaba lanzándoles todo lo que tenía a mano, por suerte la mayoría estaba lo suficientemente lejos para evitar cualquier cosa, Usopp no tuvo tanta suerte y recibió un barril en la cara – ¡no se les ocurra decirme que piensan unírseles!

Después de un minuto entero de ese modo el viejo por fin se cansó y se detuvo, se arrodillo dónde estaba y aspiró aire para poder recobrar el aliento – eso… esos idiotas ya se fueron – tartamudeó acariciando su garganta.

– No puede ser… – dijo Vivi con preocupación.

– La sequía ha hecho que varías tormentas de arena golpeen el pueblo, Yuba se secó por completo y poco a poco está siendo comida por el desierto, todo el mundo se fue, así como el ejército rebelde, se fueron a Katorea donde tenían más posibilidad de conseguir lo que necesitaban.

La peli azul lo regreso a ver abriendo los ojos – ¿Katorea? – preguntó asombrada.

– ¿Qué pasa Vivi-chan? ¿dónde está Katorea? – preguntó Sanji soltando el humo de su cigarrillo.

– ¿Acaso está cerca? – preguntó al mismo tiempo Nojiko.

La princesa negó con la cabeza y regresó a ver al grupo – Katorea es el oasis cerca de Nanohana – respondió para desagrado de todos.

– Katorea es la ciudad donde me perdí y conocí a pestañas – mencionó Chopper con los ojos abiertos, el camello comenzó a balbucear algo así que el reno lo regresó a ver – ¡pestañas dice que estaba transportando provisiones a los rebeldes en Katorea!

Todos se quedaron en silencio por un momento antes de que Gin, Usopp y Sanji comenzaran a patear al camello por no decir esa importante información antes para que no tuvieran que hacer todo el viaje hasta allí.

El grupo se reunió discutiendo lo que deberían hacer mientras el viejo se acercaba lentamente viendo con atención a las mujeres.

– Entonces vinimos hasta aquí para nada – murmuró Zoro.

– Vivi – dijo el viejo caminando hacia la peliazul, la princesa retrocedió un paso preocupada, mientras Makino y Nojiko se colocaban a sus lados listas para defenderse si era necesario – la has llamado Vivi.

– Um yo… – tartamudeó la peliazul.

El viejo avanzo aún más hasta que estaba a un metro de Vivi y sonrió con algunas lágrimas a punto de derramarse – eres Vivi-chan, aun estas con vida, me alegro tanto – se acercó un poco más colocando sus manos sobre los hombros de Vivi – soy yo ¿no me recuerdas? lo entiendo he perdido un poco de peso…

Los ojos de Vivi se abrieron enseguida cuando reconoció el rostro, estaba envejecido, demacrado y desnutrido, pero si se fijaba correctamente aun podía ver a una de las personas que más apreciaba – Toto-ojisama.

El hombre asintió sonriendo y apretó ligeramente su agarre en los hombros de Vivi – yo creo en el Rey, sé que no es el tipo de persona que traicionaría a este país ¿verdad? – por fin las lágrimas corrieron por su rostro y las de Vivi le siguieron – esta rebelión es estúpida, los rebeles son estúpidos, la mayoría de gente de este país aún cree en el Rey, pero su paciencia a llegado hasta el límite, planean darlo todo en el próximo ataque… piensan morir.

Vivi jadeó nuevamente llevándose la mano a la boca como si eso evitaría que gritara – por favor Vivi-chan, detén a esos idiotas.

Después de un minuto de ver al pobre hombre llorar Vivi se acercó poniendo sus manos en sus mejillas – Toto-ojisama – murmuró con una sonrisa – no te preocupes, los detendré, detendré la rebelión.

Toto asintió sonriendo de regresó, se limpió las lágrimas y abrazo a Vivi, dándole un sentido gracias.

Después de eso los llevo a una de las casas más grandes y aun habitables para que pudieran descansar, después de todo, el viaje había sido largo y duro estaba seguro, los dejo comenzar a instalarse y volvió al trabajo.

Luffy notó como se marchaba así que decidió ver que es lo que estaba haciendo, siguió al viejo mientras sus Nakamas limpiaban el polvo de las camas y sabanas para que pudieran usarlas sin problema. Regresaron al centro del lugar y Toto enseguida se puso a cavar – ¿qué es lo que haces? – preguntó con interés.

Toto saltó ligeramente sorprendido por la voz, se regresó a ver encontrando con el muchacho del sobrero de paja que le causaba escalofríos por alguna razón – yo… estoy cavando para intentar encontrar agua.

Inclinó la cabeza hacia un lado confundido, miró el suelo lleno de arena por un segundo antes de volver a ver al hombre – ¿el agua está debajo de la arena?

El viejo asintió lentamente preguntándose porque estaban hablando de eso – muy abajo, pero sí, el agua viene del suelo.

Luffy asintió, aunque siempre pensó que el agua venia del cielo ya que eso ocurría cuando llovía – está bien entonces, hazte a un lado – estaba dispuesto a levantar todo el maldito desierto si eso le permitía obtener agua.

El viejo confundido se apartó, Luffy tomó su lugar rápidamente y miró el sitio con atención, no podía simplemente levantar la arena con aire o les volvería a caer todo encima, así que tenía que irla alejando, fuera del pueblo de preferencia, esperaba estar haciendo esto correctamente porque no tenía energía para desperdiciar.

Estiró sus brazos hacia los lados y los convirtió en aire, controlo ese mismo aire para que se fuera creando una especie de tornado a su alrededor, el viento era lo suficientemente fuerte para levantar la arena suelta, como los pequeños montículos que Toto había hecho con anterioridad. Siguió controlando el aire para que se formara un embudo en la parte de arriba y luego lo curvo hacia un lado y se estiro lo más que pudo, esperaba que eso fuera suficiente para sacar la arena del pueblo.

Luego de eso extendió la pared de viento a su alrededor poco a poco, probando el terreno.

No sabía que tamaño seria el adecuado para el oasis, pero prefirió no hacerlo demasiado grande para no malgastar energía, periferia un lago pequeño, pero con agua hasta sus rodillas a uno demasiado grande con casi nada de agua.

Cuando tuvo un tamaño que le pareció adecuado acelero el movimiento del viento y comenzó a bajar, como si estuviera usando un talado.

Grandes cantidades de arena comenzaron a levantarse dirigiéndose hacia el cono sobre su cabeza y salió disparada hacia un lado, fuera del pueblo, o por lo menos eso esperaba.

Después de unos cuantos segundos se dio cuenta de un problema más, si bien estaba retirando mucha arena, también estaba formando una especie de pared a los lados, paredes que necesitaban retirarse, así que controlo el aire a su alrededor para ir… aplanando los bordes con una ligera caída.

Nunca había usado sus poderes de esta manera, sus ataques no necesitaban de una control tan fino y preciso.

Tampoco los había ocupado por un tiempo tan prolongado, por lo tanto, el sudor enseguida comenzó a perlar su frente y a pesar de que sus brazos estaban convertidos en aire aun así sentía los músculos adoloridos.

Toto a un lado veía todo con la boca abierta, nunca se imaginó que una fruta del diablo se podía ocupar para nada más que la lucha.

Dentro de unos quince minutos retirando arena por toneladas, pero lentamente, Luffy por fin pudo comenzar a sentir la humedad proviniendo del suelo, al principio no fue un cambio significativo, pero cuando ya pasaba los doce metros de profundidad por fin saboreo el agua.

Descendió un poco más antes de detenerse, sentía la humedad en el aire, pero no veía agua propiamente dicha.

Colocó sus manos en la tierra cerrando los ojos para concentrarse y enfocó todos sus sentidos en el agua, por un momento no hubo ningún cambio, pero después de un minuto por fin alcanzo lo que buscaba.

Con un fuerte tirón imaginario comenzó a jalar el agua hacia la superficie, formando moléculas liquidas y al mismo tiempo comenzó a formar una especie de lago, primero la sintió en sus dedos, pero casi enseguida el nivel subió rápidamente, pasando de sus dedos a sus muñecas y siguió subiendo.

Se detuvo cuando el nivel del agua estaba más o menos pos sus codos, un poco más arriba, abrió los ojos y sonrió viendo su reflejo en el líquido, enseguida se sintió mucho mejor, como si no hubiera pasado varios días en el desierto.

Toto con la boca abierta ante lo que había visto, gritó completamente emocionado, lo suficiente fuerte para que la tripulación saliera de la casa.

Abrieron los ojos cuando notaron el pequeño lago, Vivi fue la primera en chillar y lanzarse al agua a nadar, sin importarle mojar su ropa, Sanji la siguió rápidamente en modo amor gritando sobre lo hermosa y sexy que se veía la princesa mojada.

Enseguida el resto de la tripulación estaba en el agua también, festejando y gritando tan alto como Vivi y Toto.

Luffy se quedó quieto recuperando las fuerzas era la primera vez desde que llegaron al país que estaba cerca de una fresca fuente de agua, el ambiente árido era su debilidad y más aún cuando el país entero estaba sufriendo problemas climáticos.

El largo viaje por el desierto tampoco había ayudado ciertamente, pero por lo menos estar allí con el agua hasta las rodillas estaba ayudando a recuperar sus fuerzas lo suficientemente rápido, en unas cuantas horas estaría listo para patear traseros, por su puesto tendría que buscar otra fuente de agua en la siguiente ciudad.

Aun así, estaba esperando con ansias su lucha contra Crocodile. Nami y Nojiko se acercaron a Luffy con sonrisas enormes y lo abrazaron emocionadas.

– Esto es increíble – dijo la peliazul besando ligeramente el cuello del azabache.

– Lastima que tengamos que dormir con todos alrededor o estrías siendo recompensado – susurró Nami haciendo lo mismo que su hermana.

Luffy se rio mientras veía a todos disfrutar del momento, claramente Toto y Vivi eran los que más disfrutaban, se abrazaban, chillaba y lloraban todo al mismo tiempo, el único que los molestaba era Sanji en su modo amor completamente cargado.

Incluso las constantes burlas de Zoro y Gin no estaban haciendo absolutamente nada por el rubio que pronto estaría en el suelo desmayado por la constante pérdida de sangre, a un lado Kaya estaba bailando con Usopp y Makino estaba jugando con Chopper.

Por su puesto la felicidad no podía durar demasiado y el sueño pronto los alcanzo, especialmente a Luffy que se había desgastado usando su Fruta del Diablo de un modo diferente al usual.

Todos se marcharon temblando de frío, pero con sonrisas, listos para dormir, el único que se quedo fue Toto ya que ahora tenía un pequeño lago de donde sacar agua, sabía que Yuba volvería a florecer, sabía que el agua aún estaba allí, enterrada, sí, pero aún estaba allí, solo era cuestión de encontrarla.

– Ahora, hay que destilar un poco de agua para esos chicos.


Rainbase era posiblemente la ciudad más grande y poblada de Arabasta, sin contar con la capital Alubarna, la ciudad estaba llena de personas tanto locales como visitantes que llegaban a la ciudad no solo por su opulencia, buena comida y grandes vistas, sino también por su mayor atractivo, los casinos.

Los casinos eran la principal fuente de ingreso en la ciudad, el mayor de todos, una pirámide con un enorme Bananawani en la cima, pertenecía al Shichibukai Crocodile.

Cientos de personas entraban al casino por día y Crocodile hacia bien su papel de anfitrión, paseando por los pasillos alfombrados y saludando a la gente como un respetado ciudadano y más importante, como el legendario héroe de Arabasta.

Pero el casino no solo era una inigualable fuente de ingresos, también era la perfecta tapadera para sus planes.

En lo más profundo del edificio, Crocodile tenía instalaciones secretas y muy bien escondidas desde las que dirigía su organización Baroque Works, con cientos de cazarrecompensas a su disposición y especialmente algunos de los piratas más poderosos que pudo reunir.

Los cuales estaban reunidos en ese momento en una gran mesa esperando la aparición de su famoso y cruel líder – ¡por qué demonios no aparece de una vez! – gritó el Okama del grupo con frustración.

Siguió chillando cualquier cosa que se le pasara por la cabeza mientras, Mr. 4 se reía lentamente, por su lado Miss Merry Christmas golpeaba la mesa y se quejaba de Mr. 2.

Mr. 1 y su compañera Miss Doublefinger eran los más tranquilos del lugar, aunque estaban bastante molestos con los ruidosos del grupo. Regresaron a ver las escaleras cuando escucharon una pequeña risa y se toparon con Nico Robin la que hasta este momento era la que les entregaba sus misiones – parece que se divierten – se burló Robin con una pequeña sonrisa.

– Miss All Sunday – gruñó Daz Bones.

Robin se rio un poco más mientras se acercaba moviendo las caderas de manera hipnótica – gracias por asistir, me alegra que todos pudieran venir hasta la ciudad donde todos sueñan con ganar una fortuna – se movió lentamente hasta estar en una de las cabeceras de la mesa – y les doy la bienvenida al casino más grande de la ciudad Rain Dinners.

– Deja los formalismos, comencemos de una vez – gruñó una vez más Mr. 1.

Robin se encogió de hombros y miró a cada uno de los presentes – como deseen – cruzó sus brazos debajo de su gran busto – pero antes de eso, déjeme presentarles a nuestro patrocinador, el líder de la organización a quien aún no conocen.

Movió una de sus manos hacia una puerta al fondo de la habitación que comenzó a abrirse en ese momento. Todo el mundo abrió los ojos y la boca de la pura sorpresa y también algo de miedo mientras veían acercarse a Crocodile, algunos incluso se pusieron azules del miedo.

– Es momento de comenzar la operación utopía – murmuró Crocodile sentándose en la otra cabecera – es hora de alcanzar el objetivo final de Baroque Works.

– ¿Qué hace un Shichibukai liderando una organización de cazarrecompensas? – preguntó Miss Doublefinger.

– Así que tú eres el jefe – dijo Mr. 1 al mismo tiempo.

Miss Merry Christmas comenzó a balbucear igual que Mr. 2 poniendo cada vez más molesto a Crocodile – ¿hay algún problema con que sea el líder?

Todos se congelaron en su lugar y se pusieron firmes por la simple mirada del famoso y peligroso pirata – nin… ninguna – murmuró Mr. 2, Robin se reía suavemente al frente de todos.

Crocodile miró a cada uno entrecerrando los ojos especialmente ante Miss All Sunday, no confiaba en lo más mínimo en la mujer incluso con todo el servicio o la ayuda que le había dado casi desde que comenzó su plan – no quiero dinero… no quiero fama… no quiero posiciones sociales estúpidas, solo hay una cosa que quiero… – dijo con la voz suave y baja – poder militar.

Todos excepto Robin lo miraron con confusión así que él y su mano derecha comenzaron a describir sus planes y objetivos.

Con cada palabra que se les decía más sorprendidos estaban, habían escuchado rumores sobre armas tan poderosas que podían acabar con el mundo, pero nunca esperaron que en verdad existieran o que se encontraban en un país donde posiblemente existía una.

La mayor parte era bastante aburrida, pero les emocionaba la idea de poder poner a un país en guerra con tan simples movimientos.

Tenían que reconocer que era un plan muy bien trazado y lo más importante, tenían que reconocer la fragilidad de un país supuestamente extremadamente poderoso como Arabasta.

– Cada trabajo que han realizado para Baroque Works ha sido un pequeño paso para completar este plan – murmuró Crocodile, llevo el puro en su mano hacia su boca y le dio una calada – y estas son sus últimas ordenes, las que completaran todo – sonrió mirando fríamente a todos que una vez más temblaron en su lugar – es momento de que el reino conocido como Arabasta llegue a su fin, una vez que terminen sus órdenes, Arabasta desaparecerá en una sola noche y el reino se convertirá en nuestra utopía.

Los agentes quemaron las hojas con sus órdenes sonriendo cada vez más emocionados por realizarlas y comenzar todo ese caos. Pero entonces unos pasos se escucharon suavemente acercándose, Crocodile y Robin fueron los que primero notaron a la persona en las escaleras – solicito que la operación sea retrasada – dijo Mr. 3 con todo el cuerpo vendado gracias a la paliza que le había dado Mugiwara.

Mr. 2 saltó de su asiento listo para pelear y matar a Mr. 3 como se lo habían ordenado, pero Crocodile lo detuvo – jefe he venido a solicitar otra oportunidad, como falle en mi misión tu Mr. 2 fuiste enviado a eliminarme, por eso altere mi curso para llegar al Spiders Café.

– ¿Fallaste en tu misión? – preguntó Crocodile, sabía que Mugiwara y la princesa habían llegado, pero según se le había informado por parte de Mr. 3 mismo era que la mayoría de esos piratas novatos estaban muertos.

Mr. 3 tembló ligeramente cuando Crocodile lo miró, pero inclino la cabeza hacia un lado confundido por la extraña pregunta – bueno deje escapar de los Mugiwara y la princesa – la taza en la mano de Crocodile se rompió por la fuerza con la que la apretó y miró aún más fieramente.

– Me dijiste que mataste a la mayoría – gruñó exudando instinto asesino, incluso Robin que estaba acostumbrada se estremeció – me estás diciendo que todos los Mugiwara aún viven.

Sudando y temblando como una hoja al viento negó con la cabeza, aún más confundido que antes – nunca me comunique con usted jefe, nunca use mi Den, Den Mushi en Little Graden – su voz tembló preocupado por todo lo que estaba ocurriendo, especialmente frente a un Shichibukai.

– ¿Qué? – cuestionó Crocodile recordaba perfectamente la conversación. Se sentó pensando en lo que había pasado, ahora estaba claro que había sido uno de los Mugiwara con quien había hablado, eso también explicaba la desaparición de los Unluckies – ¿entonces te deshiciste de por lo menos algunos de ellos? – preguntó suavemente.

Volvió a sudar profusamente mientras más nervioso se ponía – bu… bueno… había una falla en la información – tartamudeó intentando no hacer sus necesidades en sus pantalones.

Estaba furioso, furioso porque una vez más sus planes tenían que ser alterados, se suponía que solo se enfrentaba a Mugiwara no Luffy y a la princesa, pero ahora resultaba que todos habían sobrevivido a Little Garden, era un grupo grande según tenía entendido y eran fuertes, lo suficiente para vencer a sus agentes numéricos.

Mr. 3 aun temblando dibujo rápidamente los rostros de las personas a las que se enfrentó, Mr. 2 los miró y se puso pálido al reconocerlos, después de todo había pasado un tiempo fantástico en ese barco.

– No puedo creerlo, eran mis enemigos, como pudo pasar esto – mencionó Bon Clay golpeado la mesa.

– Ignorando a la mascota y la princesa – dijo Crocodile prendiendo un nuevo puro para intentar relajarse – es un grupo de nueve, lo suficientemente grande y fuerte para preocuparnos, Mr. 2 toma fotos de los que tocaste con esa memoria tuya y…

– Pero jefe, yo puedo acabar con la princesa Vivi y esos pira…

No termino de hablar cuando Crocodile ya estaba frente a él agarrándolo del cuello y levantando en el aire, todo el mundo parpadeó con lo rápido que se había movido, Galdino por otro lado estaba aterrorizado y no podía apartar la mirada de esos pequeños ojos tan parecidos a los de un demonio

Una vena palpitaba en el cuello del Shichibukai mientras apretaba su agarre – ¡cállate maldito bastardo inútil! Mr. Three, en cuanto a habilidades eres inferior a Mr. Four, pero te puse ese nombre porque esperaba que cumplieras con mis órdenes sin importar que medios fueran necesarios – lo acercó a su rostro y apretó una vez más su agarre – estoy decepcionado.

Mr. 3 comenzó a secarse como si fuera una uva en el sol del desierto, el resto de presentes estaban temblando en su lugar ahora no solo aterrados por el instinto asesino casi palpable sino también por el espectáculo que se les presentaba.

Una vez estuvo satisfecho Crocodile soltó a Galdino y se acercó a su silla, Mr. 3 rogaba por agua, pero nadie se atrevió a moverse o mirarlo a los ojos.

Apretó un pequeño botón en la silla y enseguida una trampilla se abrió debajo del hombre completamente seco, todos pudieron oír su gritó de miedo mientras caía a quien sabe dónde.

Temblaron una vez más cuando Crocodile se acercó a la ventana que daba al lago lleno de Bananawani, la tocó suavemente con su garfio y enseguida los animales comenzaron a nadar con una velocidad sorprendente – es hora de comer – murmuró el Shichibukai.

En ese momento comprendieron a donde había caído Mr. 3, apartaron la mirada del hombre acercándose que se sentó una vez más y soltó un suspiro.

Escucharon un nuevo grito de miedo desde el fondo y supieron que uno de los enormes y peligrosos animales se lo había comido – memoricen las caras de estas personas – dijo una vez, tenía fotos de la mitad de la tripulación, pero Mr. 3 había hecho unos buenos dibujos del resto – su objetivo es detener a los Rebeldes, no podemos permitirlo, si no podemos encontrarlos ellos mismo se mostrarán.

Miss All Sunday, usa el Den, Den Mushi he informa a todos que si este grupo es visto los maten, no podemos permitir que la princesa Vivi y Kohza se reúnan.

– Inmediatamente – murmuró Robin caminando hacia un lado para realizar la orden.

– Ahora márchense todos y hagan su parte – cerró los ojos y prendió otro puro para remplazar el que destrozo cuando se acercó a Galdino – causen caos.

Los cinco agentes gritaron sus afirmaciones mientras se levantaban y se marchaban uno por uno, Crocodile regresó a ver a la ventana y sonrió al notar la capa que había usado Mr. 3 flotando en el agua, estaba deseando ver la sangre de Mugiwara no Luffy mezclándose con el agua del mismo modo.


Mientras en el día el desierto podía deshidratar a una persona en cuestión de minutos, en la noche todo daba un giro completo, las noches en el desierto podían ser igual de peligrosas que los días porque hacia tanto frío que podía congelar a una persona.

Eso era algo que Kaya ya sabía al haber pasado varios días en el desierto, eso no quería decir que se estuviera acostumbrado a ello.

Ella había nacido y crecido en una pequeña isla rodeada por mar, por lo tanto, estaba acostumbrada a un clima templado, lo suficientemente caluroso y húmedo para darte cuenta que estabas casi en la playa.

E incluso con ese clima no se podía comparar al calor abrumador y seco de Arabasta, pero si bien el calor era insoportable el frío lo era aún más.

Más aun cuando recién estaban despierta, miró a su alrededor sonriendo hacia las caras de sus Nakamas, no había estado completamente segura de que unirse a esta tripulación había sido lo correcto, pero después de un tiempo viajando con ellos, no lo cambiaría por nada.

Se estremeció una vez más y se abrazó a sí mismo – mejor termino con esto rápido – susurró, las casas habían sido abandonadas por lo tanto solo había dos camas que se habían repartido entre las chicas, los hombres del grupo tuvieron que hacer las suyas propias en el suelo, pero a ninguno parecía preocuparles eso.

Paso con cuidado para no pisar a ninguno y se encamino al baño rápidamente, cuando entro nuevamente a la habitación había un quejido que llamo su atención.

No eran las mentiras que se le ocurrían a Usopp incluso cuando estaba roncando, tampoco los balbuceos pervertidos de Sanji, tampoco eran los extraños entrenamientos de sueño de los que hablaba Zoro para justificar su vagancia.

No, este era un quejido de preocupación, de molestia, sus ojos se dispararon directamente hacia Luffy, Makino les había advertido sobre las pesadillas que solía tener su capitán especialmente cuando estaba durmiendo solo. Cuando encontró el pequeño bulto de su capitán efectivamente este estaba retorciéndose en su lugar y pateando las pocas cobijas que habían conseguido para abrigarse.

Se acercó rápidamente y lo movió para despertarlo, pareció no funcionar ya que solo se quejó más fuerte.

Pero entonces sus ojos se abrieron de golpe y se levantó tan rápido que casi golpea sus cabezas una contra la otra, después de tomarse unos segundos para recuperarse de la sorpresa se acercó a su capitán abrazándolo y consolándolo.

– Fue solo una pesadilla – murmuró acariciando su sudada cabeza.

– Lo… lo sé – respondió Luffy aun respirando erráticamente – pero, aunque lo sé de todos modos es como si… fuera real, como si estuviera envuelto en toda esa trama…

– Como si fuera una vida pasada – susurró Kaya con una sonrisa.

La regresó a ver sorprendido, asintió lentamente aun sorprendido y estudio a la rubia – ¿cómo lo sabes?

– No estoy solo estudiando la medicina para el cuerpo – respondió Kaya aun sonriendo y abrazando a su capitán – también existe la medicina de la mente, he leído sobre casos parecidos al tuyo, gente que tiene sueños sobre lo que parece otra vida, otro mundo.

Sonrió con una disculpa grabada en sus labios y recargo su cabeza en el hombro de Luffy – lastimosamente no se sabe que es lo que causa esto, hay otro tipo de… enfermedades como el desorden de estrés postraumático, que tiene algunas… medicinas por decirlo de un modo, pero para tu caso se han probado muchas cosas, pero ninguna parece funcionar, la gente sigue teniendo esos sueños o pesadillas dependiendo de la persona.

– Me siento mejor cuando duermo con ustedes – dijo Luffy suavemente, abrazando a la rubia.

Kaya lo regresó a ver y asintió con una sonrisa – entonces supongo que hay que hacer eso – no podía llevar a Luffy a la cama ya que estaba durmiendo con Makino, si bien podían apretarse juntos no sería muy cómodo en ese tipo de cama casi destartalada, incluso solo ella dos parecía que se caerían.

Por lo tanto, abrió las mantas que tapaban a Luffy y se acostó a su lado, el azabache sonrió olvidándose de la pesadilla y se acostó rápidamente, abrazando a la rubia que unos meses antes se hubiera desmayado porque alguien más se acostara con él.

Paso los brazos por la cintura de Kaya y la atrajo más cerca, aspiró el aroma de su cabello y cerró los ojos para poder dormir nuevamente.

Kaya sonrió apretada contra el pecho del azabache, era un poco extraño dormir solo ella con Luffy, Nami por lo menos siempre estaba acaparándolo como la mujer codiciosa que era.

Eso no quería decir que no fuera agradable, pero estar solo ella con Luffy era muy cómodo también, el chico olía delicioso y cuando te rodeaba con sus brazos parecía que te estaba protegiendo de cualquier cosa que pudiera hacerte daño, incluso si solo era un mal sueño.

Cerro los ojos y se quedó dormida rápidamente. La mañana llego y todos se despertaron por el grito atronador que irrumpió su sueño.

Todos se levantaron rápidamente pensando que estaban siendo atacados solo para ver a un rubio iracundo que corría hacia su capitán y Kaya. Luffy por el contrario cuando abrió sus ojos todos sus sentidos le alertaron del peligro, y el que sus ojos captaran el pie acercándose a toda velocidad solo activo sus instintos.

El primero fue proteger a su Nakama en sus brazos, así que dándose media vuelta rápidamente puso a Kaya detrás de él, al mismo tiempo su brazo salo disparado hacia la pierna entrante deteniendo la patada con facilidad a pesar de la increíble fuerza detrás del golpe, con una fluidez y experiencia que sorprendía aun a todos, el brazo izquierdo de Luffy continuo con su ataque.

Su puño se convirtió en aire y con su impulso una fuerte ventisca golpeó con la fuerza de una casa volando a toda velocidad contra el estómago de su atacante.

Sanji abrió los ojos cuando entendió lo que había hecho, especialmente cuando sintió el golpe en su sección media, se quejó y escupió algo de sangre antes de salir volando destrozando la pared de la casa y arrastrándose contra la arena.

Al mismo tiempo Luffy parpadeó cuando escucho el quejido de su Nakama, pensó que era un enemigo el que lo atacaba así que había respondido en consecuencia, enfocó correctamente su mirada en la pared destrozada y efectivamente se encontró con Sanji entre todos esos escombros.

Abrió la boca algo horrorizado y miró al resto de sus Nakamas que también lo veían con los ojos abiertos, pero después de un segundo Zoro y Gin estaban en el suelo riéndose hasta que les dolía el estómago y sus ojos lagrimeaban.

Usopp por su puesto gritó con chica ante la sorpresa y Chopper corría de un lado a otro clamando por un médico – Chopper tu eres el médico – murmuró Nojiko con una expresión en blanco.

El reno se detuvo antes de correr hacia el rubio que se quejaba afuera – ¿por… por qué nos atacó? – preguntó Kaya con los ojos abiertos todo lo que podían y con la cabeza asomando ligeramente detrás del hombro de Luffy.

– Bueno, es un pervertido – dijo Nami como si eso explicara todo, lo que causo más risas por parte de Zoro y Gin.

Makino también se rio ligeramente, mientras Nojiko golpeaba suavemente la cabeza de su hermana – estaban durmiendo juntos, debió haberlos visto cuando se despertó y sus instintos se hicieron cargo – después de todo Sanji ya había atacado al resto de los hombres en la tripulación cuando pensaba que habían hecho algo para mancillar a sus mellorines.

– Esta no es forma de despertarse – se quejó Luffy – me da hambre – y para acompañar sus palabras el estómago de su capitán rugió como Cerbero cuando estaba molesto.

Las chicas por su puesto se rieron de él, y ya que su cocinero no estaba en condiciones de hacer su desayuno fue el turno de Makino para hacerlo, la peliverde podría no ser tan bueno o experta como Sanji, pero su comida seguía siendo deliciosa, más aún ahora que había aprendido un par de trucos del rubio pervertido.

Una vez comidos se prepararon rápidamente para partir nuevamente, Sanji era fuerte así que se recuperó rápido, además estaba acostumbrado con el entrenamiento infernal por el que les hacía pasar su capitán.

Si bien le había golpeado más fuerte, de todos modos, había sido un solo golpe, con algo de descanso estaba listo para continuar alabando a las chicas.

Toto les regalo un par de barriles llenos de agua de Yuba como agradecimiento por la ayuda que le dio Luffy, Vivi se despidió con un abrazo y comenzaron a alejarse del oasis – ¿Vivi donde esta Crocodile en este momento? – preguntó Luffy.

La peliceleste lo regresó a ver algo confundida – en Rainbase tiene su base de operaciones, es dueño del mayor casino de la ciudad.

– Bien, entonces nos ponemos en camino a Rainbase.

Todos abrieron la boca sorprendidos ya que supuestamente buscarían una vez más a los rebeldes – pero… pero Katorea…

– No tenemos tiempo para buscar nuevamente a los rebeldes – comentó Luffy caminando hacia donde apuntó Vivi al explicar sobre la ubicación de Crocodile – además no estamos seguros de que encontrarlos servirá de algo, ellos creen que Crocodile es un héroe y tu una princesa hija de un rey tirano, nuestra mejor opción es buscar la fuente verdadera del problema.

Todos estuvieron de acuerdo excepto Vivi que se molestó, tendrían que buscar a Crocodile en Rainbase, pero sus agentes bien podrían ya estar en Katorea o incluso en el palacio de su padre en Alubarna.

Aun así, tenía que seguir a Luffy ya que no solo él era el único que podía luchar contra Crocodile, sino que él era el capitán de esta tripulación.

Entre Yuba y Rainbase había casi la misma distancia que entre Erumalu y Yuba, pero en este caso no se encontraron con problemas de camino, excepto por alguno que otro animal peligroso.

Llegaron a Rainbase unas tres semanas después cansados y algo sedientos, pero por suerte los barriles de agua que les dio Toto les sirvió.

Rainbase era muy diferente a las otras ciudades que habían visitado en Arabasta, incluso Nanohana que no estaba casi al borde de desaparecer no se parecía, Rainbase tenía palmeras por todos lados, áreas verdes y lagos, la gente claramente tenía dinero y por eso llegaba a la ciudad para apostar.

Pero mientras más se adentraban más se daban cuenta de la extraña atmósfera que rodeaba la ciudad, Luffy, Zoro y Gin fueron los primeros en notar algunas personas viéndoles y luego viendo lo que parecían dibujos o fotos.

– Luffy… – murmuró Gin mirando un grupo particularmente grande.

– Me di cuenta – respondió el azabache – ya nos estaban esperando.

El resto los miró confundidos por un momento, caminaban tranquilamente por la calle principal hacia el centro de la ciudad así que no entendían de que estaban hablando – podemos acabarlos rápidamente aquí – dijo Zoro agarrando una de sus espadas.

– No queremos pelear contra Crocodile aquí o avisarle de nuestros números – mencionó Luffy mirando de lado a lado, Bon Clay había pasado jugando en su mayoría dudaba que hubiera visto a todos sus Nakamas con atención, la variable desconocida era Mr. 3, al único al que no había visto era Sanji.

Esperaban que no le hubiera dicho nada a Crocodile, aunque esa podía ser la esperanza de un ciego. En ese momento Usopp chilló una vez más, no le iban a hacer mucho caso sabiendo que lo hacía por cualquier cosa cuando notaron a donde apuntaba, completa coincidencia, maldita perra, justo se toparon con Smoker, Tashigi y un grupo bastante grande de Marines.

– Maldición – gruñó Sanji prácticamente listo para pelear.

– Nos están acorralando – murmuró Gin viendo hacia su espalda y el otro lado, tomó sus tonfas también preparándose.

– ¿Quiénes son esos? – preguntó Nojiko confundida.

– Millions – respondió Vivi pálida y muy preocupada.

Luffy miró hacia las cuatro calles, hacia la izquierda Marines, frente, derecha y espalda lo hombre de Crocodile – Makino hay que hacer dos grupos para confundirlos, cuida de Vivi Crocodile va a intentar apresarla o matarla.

– Bien – respondió la peliverde.

– Entonces avancemos – con una fluidez y velocidad impresionantes los brazos de Luffy se convirtieron en agua y rayo, los cuales lanzo enseguida hacia Smoker y los Marines.

Al mismo tiempo Makino pateó el aire creando una cuchilla de viento que salió disparada hacia los Millions al frente.

Smoker solo pudo cruzar los brazos para soportar el ataque y fue lanzado hacia atrás, pudo escuchar los gritos de dolor de sus hombres ya que el ataque había sido grande, el por su parte gruñó molesto y adolorido, se había convertido rápidamente en humo, pero el agua del ataque había hecho que recibiera un gran daño.

El ataque de Makino por otro lado logro abrirles un gran espacio entre los Millions, camino que cruzaron rápidamente ignorando los gritos de dolor de los cazarrecompensas.

Al frente había un edificio que dividía la calle principal en dos, así que los grupos se separaron, Luffy sabiendo que Smoker lo seguirá a él principalmente dio un salto hacia el techo del edificio y regresó a ver hacia el camino, el Marine ya se le acercaba convertido literalmente en una nube gris.

– ¡White Spark! – gritó Smoker furioso y disparándose hacia Luffy a toda velocidad.

Luffy sonrió y se alejó del ataque, en lugar de continuar peleando comenzó a saltar de edificio en edificio, esperaba poder alejarse de Smoker, pero por el momento tenía que evitar que se concentrara en sus Nakamas.

El peliblanco gruñó con molestia al ver a Mugiwara alejándose y comenzó a darle caza, sabía que no era un cobarde por lo que estaba algo confundido, de todos modos, necesitaba atraparlo y averiguar que quería con Arabasta y cuál era su conexión con Crocodile.


Caminaba lentamente por entre la gente intentando como podía ignorar la sensibilidad de la marca en su cuello, sentía dentro de la ciudad algunas voces fuertes, pero no sabía si alguna de esas, era quien buscaba a no.

Nunca había sido extremadamente buena con el Kenbunshoku Haki, algunos de sus compañeros y en especial su jefe podrían reconocer las voces de cualquiera, incluso si estaban en medio de millones de personas, e incluso podía separar la voz de una persona en particular y reconocerla así no se hubieran encontrado en mucho tiempo.

Aun así, sabía a qué lugar tenía que ir, después de todo era una de las mejores del Ejército Revolucionario, había sido bastante fácil encontrar la información que necesitaba.

Regresó a ver hacia un lado cuando sintió dos voces fuertes comenzar a chocar, sonrió como un depredador cuando se dio cuenta que Luffy había llegado y posiblemente era quien estaba causando tanto alboroto, no sabía que es lo que haría cuando se encontraran, pero estaba deseando ese momento.

Por su puesto también quería averiguar qué demonios estaba ocurriendo en Arabasta, los simples matones de vecindario que había apaleado cuando se topó con algún miembro de Baroque Works, no tenían ninguna información.

Por su puesto podía hacerse una imagen pequeña con todo lo que había escuchado, y el Ejército Revolucionario sabía que Crocodile era el líder de la organización.

Aun así, les faltaba algo, les faltaba la meta final, estaba bastante claro que el Shichibukai no quería solamente apoderarse del país, pero no sabía cuál era la finalidad para ello.

Acelero el paso cuando sintió un par de voces fuertes, y las dos que estaban peleando acercándose. Dio la vuelta en una esquina y se encontró en la entrada del Rain Dinners, el casino más grande de la ciudad, al frente estaban cuatro personas, el tipo de pelo verde con tres espadas era el que poseía la voz más fuerte.

Después había dos chicas, una de cabello naranja y otra de cabello azul, el ultimo era otro hombre con una enorme nariz.

Se acercó intentando no parecer amenazante cuando sintió las dos voces de antes literalmente caerles del cielo, reconoció enseguida a Luffy peleando contra el mismo Marine al que se enfrentó en Loguetown.

Vio a Luffy convertir sus manos en tornados y mandar a volar al marine, luego se regresó hacia el grupo de cuatro y les sonrió.

Fue esa sonrisa la que la hizo detenerse y comenzar a enojarse, el pequeño desgraciado pasando la gran vida mientras ella sufría con esa maldita marca, comenzó a caminar con fuerza y rapidez hacia Luffy dejando que su presencia sea conocida.

El azabache la regresó a ver primero con confusión antes de sonriera emocionado, lo vio abrir la boca para decir algo, pero ella no quería escuchar nada, quería retribución – ¡tú idiota!

Se lanzó hacia el frente sorprendiendo a Luffy y le dio un puñetazo con tal fuerza que el pirata salió volando destrozando un pilar de las gradas que daban paso al puente que al mismo tiempo daba paso al casino propiamente dicho. Zoro, Nami, Nojiko y Usopp jadearon no solo por la fuerza de la mujer sino también porque pudiera tocarlo, eso fue lo más sorprendente.

– ¿Es… nuestra enemiga? – preguntó Nojiko aun con la boca abierta.

Zoro y Nami no reaccionaron aun sorprendidos porque su capitán fuera atacado, por la velocidad con la que la mujer se movía y porque ¡logro tocar a Luffy!

– No creo que podamos contra ella – murmuró Zoro, desde que había conocido a Luffy se había encontrado con algunos oponentes fuertes, pero esta chica le daba la misma sensación que Mihawk alguien que estaba muy por encima de su liga.

– ¡Mugiwara! – gritó Smoker mientras corría hacia ellos.

Usopp chilló una vez más y salió corriendo hacia el casino, siendo seguido por sus tres Nakamas. Pasaron el puente lo más rápido que pudieron y entraron en el opulento casino, el lugar era un lujo, casi parecía que podía volverte rico con solo respirar el aire que se acumulaba en esas paredes.

Pero entonces escucharon un estruendo y una máquina traga monedas salió volando por el aire hasta chocar contra el techo y volver a caer.

Las personas gritaban del miedo, había algunas que estaban heridas alrededor de los escombros que ahora notaban había salido de una de las paredes cercanas – tenemos que correr – dijo Usopp apuntando al puente – ¡se acerca!

Y con eso salió disparado escondiéndose entre las personas, Nami, Nojiko y Zoro lo siguieron empujando a las personas que huían e incluso a los que se quedaban viendo todo como si se tratara de una presentación de algún tipo. Smoker entro en el casino y se encontró enseguida con Mugiwara siendo perseguido por una chica.

Abrió los ojos algo sorprendido cuando reconoció el estilo, la chica era muy, muy buena en Karate Gyojin.

Gruñó ignorando a la mujer y se concentró en el pirata – White Snake – su brazo derecho se trasformó en humo y salió disparado hacia Luffy.

El azabache siendo atacado sin cesar por Koala no notó el ataque entrante y recibió un golpe duro y seco en la cara, mandándolo a volar una vez más, chocó contra una mesa de póker partiéndola a la mitad.

– Humitos, tenías que volver a aparecer justo ahora mierda – se quejó levantándose, pateó una mitad de la mesa lejos y se concentró en sus dos adversarios.

– Arashi, Arashi no… Saishū-tekina handan – Koala y Smoker regresaron a ver hacia el techo donde sintieron una enorme acumulación de energía, enseguida vieron el rayo cayéndoles encima así que saltaron hacia los lados.

El ataque hizo temblar el casino, la gente gritó huyendo notando que las cosas se estaban poniendo mucho más peligrosas.

Koala fue mucho más rápida en recuperarse, con una media vuelta que más parecía pertenecer a una bailarina atacó hacia Luffy. El azabache notó la energía en la patada y el viento que estaba causando, era muy parecido al Busoshoku Haki, pero al mismo tiempo era diferente.

Se apartó rápidamente y se impresiono cuando el viento se estampo contra la columna detrás de él dejando una huella como si alguien hubiera enterrado su puño en el cemento.

Entonces fue que lo notó, era igual a la energía que su abuelo le dijo que los expertos en Rokushiki producían y podían tocar a los usuarios de una Logia.

Regresó a ver hacia Koala y abrió los ojos al encontrársela encima y a punto de darle un puñetazo, levantó su guardia rápidamente y gruñó cuando su brazo cimbro por la fuerza del ataque.

Su primera impresión de ella estaba un poco distorsionada gracias a la energía de la tormenta, pero lo que si estaba claro es que Koala era más fuerte que él.

Sus pies se enterraron en el suelo, pero logro soportar el ataque, entonces sintió a Smoker acercándose, logro alejar su rostro con lo justo viendo el ataque de humo pasar por entre él y Koala, dio un saltó lejos pero enseguida estaba siendo atacado nuevamente por el Marine.

Mientras tanto Nami, Usopp, Nojiko y Zoro estaban tapados por una mesa de ruleta – está siendo presionado por esos dos juntos – murmuró Nojiko intentando ver qué pasaba, lastimosamente se movían muy rápido.

– Lo voy a ayudar – gruñó Zoro cansado por lo que estaba pasando, saltó la mesa volcada y corrió hacia el campo de batalla, encontró fácilmente a Luffy que evito una patada súper cargada de esa mujer antes de convertir su pierna en agua y patear lejos a Smoker – no están trabajando juntos, pero a ninguno le interesa nadie más que Luffy – tomó dos de sus espadas y se adelantó – Hirameki.

Con rapidez se colocó frente a Smoker que abrió los ojos al encontrar un nuevo adversario y más aún al verlo tan cerca.

Las espadas cortaron el humo permitiendo a Smoker alejarse mientras Zoro maldecía por lo bajo – Zoro Roronoa, tú también serás apresado – murmuró Smoker con un tono decisivo en su voz.

Abrió la boca para burlarse, pero fue detenido por Luffy – Zoro agáchate – comentó el azabache apareciendo junto a él, pero viendo hacia su espalda.

No lo pensó ni un segundo, cumplió las ordenes de su capitán rápidamente tirándose al suelo, pero levantó la cabeza para ver un extraño viento, muy similar al Rankyaku de Makino pasar por sobre ellos y golpear a Smoker como si un puño lo hubiera hecho.

Se sorprendió enormemente al verlo, una vez más esa mujer hacia algo que no creía posible, estaba confundido y eso le molestaba, necesitaba saber qué demonios estaba pasando – Koala podemos hablarlo – dijo Luffy levantando sus manos en defensa propia pero no para atacar.

– ¡Maldito imbécil ni siquiera sabes por lo que he estado pasando y crees que voy a hablar! – gritó la castaña frunciendo el ceño – ¡ahora quédate quieto y recibe tu castigo!

Estaba desconcertado por la pequeña conversación entre su capitán y la mujer que lo atacaba, era como si se conocieran de antes… no tuvo tiempo de seguir pensándolo cuando Smoker apareció nuevamente con sangre chorreando desde su boca – White Launcher – sus piernas se volvieron humo y se acercó hacia ellos a toda velocidad.

Zoro tuvo que usar sus espadas para detener el Jitte que se acercó peligrosamente hacia Luffy, el cual tenía sus propios problemas intentando detener los veloces ataques de Koala.

Alejó el Jitte y comenzó a canalizar su energía en las dos espadas en sus manos – Rankyaku – gruñó, no era tan fuerte como el ataque de Makino, pero algo era algo, el viento se distorsiono, parecía que Zoro había cortado efectivamente el aire, y un segundo después las dos cuchillas volaron hacia el marine.

El peliblanco se sorprendió al ver un ataque que supuestamente solo podían realizar algunos de los mejores miembros de la Marina.

Se retiró rápidamente, e intentó atacar al pirata, tuvo que retroceder una vez más cuando el ataque le cayó encima una vez más, aunque no era tan fuerte, aun así, corto limpiamente una maquina traga monedas, estaba curioso ¿en dónde había aprendido esa técnica?

Gruñó una vez más al ver al peliblanco retirarse, se dio cuenta enseguida que su ataque tampoco tenía demasiada velocidad, por lo tanto, el marine podía esquivarlos con la suficiente facilidad.

Corrió rápidamente hacia el peliblanco distraído y dio un salto acercándose rápidamente – Karasuma Gari – murmuró y movió sus espadas a tres tiempos.

Smoker se convirtió en humo dejando que las espadas traspasaran sin problemas y sin causar el más mínimo daño, atacó con su Jitte rápidamente, pero Zoro estaba lo suficientemente atento para lograr darse la vuelta y evitar el golpe.

Aun así, gruñó mirando sus espadas, cuando atacaba con la técnica de artes marciales que le enseño Luffy el hombre esquivaba como si fuera un ataque físico, pero cuando realizaba sus ataques normales se convertía en humo ¿cuál era la diferencia? Evitó una vez más un ataque de humo y repitió el Rankyaku.

Fue allí que sintió la diferencia, al crear el Rankyaku se demoraba un poco concentrándose en los movimientos e imprimiendo su fuerza de tal manera que parecía… darle energía al ataque.

Su energía era la que moldeaba el aire convirtiéndola en una cuchilla – eso quiere decir que mi energía… espiritual lo puede herir.

Saltó hacia un lado sorprendido ligeramente cuando Luffy apareció junto a él deteniendo con muchos problemas una patada de Koala, estaba asombrado de ver a su capitán herido, no lo había visto de ese modo desde su pelea con Mihawk.

Smoker se convirtió en humo rodeándolos a todos y de repente todo les cayó encima como si fuera una ola.

Los tres saltaron lo más fuerte que pudieron en tan poco tiempo para evitar el ataque, Nami, Nojiko, Usopp y una Robin recién llegada, miraban todo desde un lado, pero lo suficientemente cerca, esta última sonriendo todo el tiempo, todo ese destrozo no le gustaría a Crocodile, menos aún porque ninguno estaba en condiciones para escuchar el pedido del Shichibukai sobre encontrarlo en la sala VIP.

Luffy y Koala miraron el suelo donde ya estaba comenzando a formarse el usuario de la Moku, Moku no Mi, ambos molestos por diferentes motivos.

Luffy porque Smoker lo estaba siguiendo constantemente sin darle un descanso, Koala porque estaba aplicando un castigo bien merecido y este tipo se estaba entrometiendo con su venganza.

El pirata apunto un único dedo hacia el suelo, chispas parpadearon en la punta y una pequeña esfera azul se formó rápidamente, Koala por su lado llevo su brazo entero hacia atrás y concentro su energía en su puño, una vez estuvieron satisfechos soltaron sus ataques.

El ataque de Luffy era mucho más rápido, literalmente partió el aire cargando toda la zona con energía estática, y sacudió el lugar cuanto toco tierra, Smoker ya se había lanzado hacia un lado.

Por su parte el ataque de la castaña formo un viento oscuro que si bien no era tan rápido como el de Luffy era mucho más fuerte.

La estructura ya estaba algo desgastada por la pelea anterior, cuando recibió estos dos titanes de lleno, toda la pirámide tembló por su fuerza, el suelo simplemente no pudo soportarlo más y termino colapsando.

Smoker, Nami, Nojiko y Usopp cayeron ni bien el suelo se partió abriendo un poso hacia los niveles inferiores.

Luffy, Koala y Zoro vieron eso con los ojos abiertos, y sin poder reaccionar los siguieron hacia el abismo que ellos mismo habían abierto. Robin cerca vio todo eso aun con su sonrisa en la cara, no habían tomado el camino más… directo hacia Crocodile, pero aun así lo estaban haciendo, después de todo los niveles inferiores estaban repletos de trampillas para los infiltrados.

Dio media vuelta y se encamino al ascensor, esto se estaba poniendo interesante así que quería ver como terminaría.

En esos mismos niveles inferiores el grupo que caía llego a un pasillo alfombrado sin absolutamente nada más en él – ¿a… a dónde caímos? – preguntó Usopp adolorido, más aún cuando los otros tres por fin tocaron tierra.

– Creo que estamos unos cuantos pisos debajo de la pirámide – respondió Nami acariciando su trasero.

Luffy se levantó listo para buscar una salida cuando el suelo desapareció una vez más, gritaron y se quejaron ya que en este caso no fue una caída directa, era más como si alguien les hubiera lanzado por una tubería.

Dieron un par de vueltas, un par de saltos pequeños, y también unas cuantas caídas cortas antes de que apareciera la luz.

Volvieron a quejarse, ahora incluso algo mareados gracias al paseo accidentado que tuvieron – ¿es… estamos en una celda? – preguntó Nojiko notando los barrotes frente a su cara.

Se levantaron con cuidado, esperando que el suelo no volviera a desaparecer – creo que voy a exigir un pare a estos trabajos – murmuró Koala acariciando su costado, no era muy recomendable aterrizar sobre tus costillas cuando caías de esta manera.

Poco a poco se fueron recuperando viendo a su alrededor, estaban en una especie de jaula hecha de metal, lo suficientemente amplia para que todos estuvieran… cómodos, si se podía estar cómodo en una prisión, solo había una banca en forma de 'L' apegada a la pared del fondo y la del lado derecho.

Por lo demás, era una jaula simple, excepto porque el material con el que tres personas sabían que estaba hecha la jaula.

Dos de ellos porque era usuarios de Frutas del Diablo y la última porque había trabajo mucho con este material, era prácticamente irrompible, un problema que le preocupaba a cualquier persona que no fuera un usuario, estos por su puesto aún tenía el problema de que producía una voz como la del mar y por lo tanto los debilitaba.

Escucharon una risa ronca llamando la atención de todos, frente a ellos había un escritorio y una silla, un hombre alto con un abrigo ostentoso se levantó y rodeando el escritorio les dio la cara.

– Crocodile – gruñó Luffy al reconocer al hombre.

El Shichibukai sonrió haciéndolo más feo de lo que ya era y miró a cada uno de los presos que había caído en su trampa, se había preocupado cuando hablo con Mr. 3 pero parecía que no había razón para ello, estos novatos se habían entregado en bandeja de plata.

Luffy y Crocodile se quedaron viendo, el uno frunciendo el ceño molesto, el otro sonriendo al ver sus que sus planes no serían detenidos, ahora solo faltaba atrapar a la princesa.


Como siempre las explicaciones al final, la verdad estaba planeando comenzar la batalla entre Luffy y Crocodile aquí, pero la verdad es que esa pequeña pelea me desespero.

Aún estoy pensando en cómo hacerlo, hacerla o incluso retírala por completo, como aún estoy pensando en eso me alargue un poco.

Pero coloco algunas cosas que quería explicar y demostrar, por ejemplo, al inicio con los poderes de Luffy, como es un fruto diferente se usa de una manera diferente a la Gomu, Gomu, los ataques no requieren una concentración prolongada o un uso tan fino y preciso, por lo tanto, el uso de sus poderes de este modo le costaría un poco más de lo normal.

Por su puesto Luffy también venia algo desgastado después de su viaje por el desierto, así que lo veo como algo bastante plausible.

La siguiente escena que quería poner si o si era el reencuentro entre Luffy y Koala, me gustó muchísimo y tengo que decir que cada que se me venía a la cabeza esta lucha que lanzaba a reír.

Después de todo en capítulos anteriores puse la marca que dejo Luffy como una zona erógena que se hizo incluso más sensible como castigo por estar con otra persona.

Al momento de verlo todo ese estrés exploto jajajaja, en esta misma batalla pongo otra pequeña cosa, en el canon los únicos que pueden tocar a los usuarios de Frutas del Diablo tipo Logia, son los que pueden usar Busoshoku Haki.

Por su puesto con las ultimas actualizaciones del manga ahora sabemos que el Haki… evoluciona por decirlo de algún modo.

Lo que queda perfecto para lo que quería hacer, es decir que los usuarios de un arte marcial puedan tocarlo sin necesitar explícitamente del Busoshoku, imprimiendo su energía en el ataque, similar al Busoshoku, pero diferente, como dos caras de una misma moneda.

Y para el final, MUAJAJAJAJA, termine el capítulo justo cuando Luffy y el desgraciado de Crocodile se reúnen.

Como sea espero que les haya gustado y como siempre espero sus Reviews, Favorites y Follows, mata ne.

Anonymous reviews have been disabled. Login to review. 1. Regreso 8839 0 0 2. Comienza el camino 8723 0 0 3. Buggy el payaso 9876 0 0 4. Un día más, una lucha más 11437 0 0 5. Un cocinero 9432 0 0 6. El poder de un Shichibukai 10247 0 0 7. Mi navegante y mi carpintera 12022 0 0 8. Recompensa 9642 0 0 9. Tormenta 9802 0 0 10. Weaskey Peak 9459 0 0 11. Jefe de doctores 13268 0 0 12. Baroque Works 10008 0 0 13. Hiken no Ace 9018 0 0 14. Arabasta un país de cuidado 8560 0 0 15. Utopía 9034 0 0 16. Los pecados de Crocodile 8793 0 0 17. Guerra 8843 0 0 18. Armas ancestrales 10079 0 0 19. La suplica de una Princesa 16204 0 0 20. Adiós a un Nakama 9361 0 0