Super Smash Bros: Battles @brandon369
Capitán Olimar vs Planta Piraña

Super Smash Bros: Battles.

Capitán Olimar y sus Pikmin vs Planta Piraña.

Día 1: Informe de Misión.

Dicen que los eventos que se repiten una vez, tienden a repetirse nuevamente, con algo que los hace diferentes. En mi caso, eso es verdad, ya estrelle mi nave anteriormente… Más de una vez. Y sin embargo, aquí me tienen de nuevo, tan parecido y tan distinto. ¡Pero esta vez no fue mi culpa!
Una nave desconocida salió de la nada y se estrelló contra mi Dolphin, por lo que caí en picada contra el planeta más cercano. ¿La diferencia en esta ocasión? Ese no era el Planeta de los Pikmin, era algo muy distinto y lleno de sorpresas.
Cuando me desperté, encontré una mala noticia y una buena. La buena noticia era que los Pikmin me habían seguido con su cebolla hasta este inhóspito lugar, el lazo que me une a esas criaturas es demasiado grande. La mala noticia, es que en la caída se separó el componente más importante de mi nave: El componente Turboluminico. Sin esa pieza no podría volver a mi planeta, y ahora está perdido en este mundo inexplorado. ¿Lo peor de todo? Este lugar tenía altas concentraciones de oxigeno en el aire, un químico que es altamente venenoso para mí especie.
No había tiempo que perder, debían recuperar el componente Turboluminico cuanto antes. Por un minuto, comencé a preocuparme, solo tenía 30 días para encontrar el componente, de otra manera es posible que no vuelva a ver a mi querida esposa y mis hijos. Pero no perdí la esperanza, tengo a los Pikmin de mi lado y esas criaturas nunca me han fallado. Con ellos de mi lado, encontraré el componente Turboluminico sin muchos problemas.
Decidí que por el momento, lo mejor sería incrementar el número de mis Pikmin, por lo que saque unos cuantos de la cebolla, de los cinco tipos disponibles que tengo: Rojos, Amarillos, Azules, Blancos y Morados.
Fue ahí que encontré a la primera forma de vida de aquel lugar, y era muy diferente a los Bulbos que acostumbraba. Era una criatura extraña, que parecía ser un extraño hongo viviente, tenía piernas, pero no tenía brazos, aunque por su rostro parecía de muy mal humor. La verdad es que estaba emocionado al conocer una nueva criatura, por lo que lo bauticé como "Honguimonstruo Amargado".
Había grandes cantidades de ellos en el planeta, pero no eran tan peligrosos, por lo que mis Pikmin consiguieron vencer a todos los que se encontraron y los llevaron hasta su cebolla, para incrementar el número de Pikmin. En poco tiempo, ya tenía más de 100 Pikmins de cada tipo.
Pero no eran los únicos en aquel planeta. Encontramos unos monstruos realmente extraños, se trataba de unas peculiares criaturas mordedoras, que caminaban en dos patas y estaban cubiertos de un caparazón: "Caparabichos Caminantes".
Disparar a los Pikmin contra su caparazón era inútil, no podían atravesarlo. Pero no eran enemigos complicados, solo había que lanzar un Pikmin contra su cabeza y se esconderían en el interior de su caparazón, por lo que podrían ser llevados hasta su cebolla sin problema alguno… A no ser que lo golpee directamente. En ese caso, el caparazón comenzará a girar por el suelo, golpeando a cualquier Pikmin… O a mí… Vaya criatura más curiosa, y habían variedades distintas, algunas tenían el caparazón rojo y otros de color verde.
Sin embargo, cuando el día estaba por terminar, fue cuando encontré lo más sorprendente. Era redondo y grande, pero de un color dorado intenso, no había duda: Era una chapa dorada… O al menos, así es como decidí bautizarla. Seguro que ese extraño tesoro valdría mucho dinero en mi planeta y tan solo necesita un Pikmin para su transporte. ¿Acaso este planeta está lleno de tesoros?
Quizá la suerte finalmente me sonríe. Conseguimos transportarlo a la Dolphin justo a tiempo, pues el día terminó y tuvimos que regresar a la nave para evitar a las criaturas nocturnas. Mañana regresaré a explorar el planeta. ¡Recuperaré el componente Turboluminico y conseguiré más tesoros!

Capitán Olimar.

Día 2: Informe de Misión.

Por lo visto tenía razón, este planeta está repleto de esas chapas doradas. ¡Y están regadas por todo el lugar! Quizá deba recolectarlas también, son ligeras y solo necesito un Pikmin para llevarlas a la nave. Sin embargo, no puedo cantar victoria todavía, si no encuentro el componente Turboluminico, no podré volver a casa con mi familia. Mi pobre esposa debe estar preocupada, pensar que sacrifique mis vacaciones para venir aquí.
Sin darme por vencido, exploré el lugar, recolectando más chapas doradas y enfrentando a las mismas criaturas de ayer. O al menos eso creí, pues encontré una variación de ellos.
Eran más Honguimonstruos Amargados y Caparabichos Caminantes, pero tenían algo distinto: Cada uno tenía un par de alas brotando de su espalda, dotándolos de la capacidad de volar.
Era increíble, no sabía si habían evolucionado para adaptarse a su entorno, lo que si sabía es que eran peligrosos. Me hubiera gustado tener a los Pikmin Alados, pero ellos están más vinculados al trío de Koppai. En compensación, yo tengo la ayuda de los Pikmin Blancos y Morados. Esos enemigos voladores parecían un reto a primera vista, pero en cuanto les arrojé a los Pikmin Amarillos en la espalda, sus alas desaparecieron y cayeron al suelo. Más enemigos para alimentar la cebolla de los Pikmin.
Sin embargo, note que uno de mis Pikmin Amarillos había caído encima de uno de esos bloques flotantes. Tenía curiosidad por ello, pero sin algún compañero que me lancé, no podía llegar. Decidido a experimentar un poco, arrojé a uno de mis Pikmin Morados y me llevé una sorpresa. ¡Más chapas doradas surgieron de esos bloques!
Por lo visto, solo necesitaban ser golpeadas por el peso de mis Pikmin morados y revelarían su contenido. Intenté repetir el proceso con más de esos bloques y no solo encontré chapas doradas, sino también artefactos interesantes. Tales como una extraña flor que parece atraer a mis Pikmin Rojos, o un misterioso hongo con rostro… Creo que le llevaré este último a mí hijo como recuerdo.
Sin embargo, encontramos nuevos enemigos: Eran rápidos, resistentes y saltaban. Pero su mayor cualidad, era su capacidad para arrojarnos un número aparentemente ilimitado de martillos. Eran realmente molestos, así que los bautice como "Saltarsenal Molesto".
Los Pikmin Morados parecían ser la clave para vencerlos. Al arrojarlos, podía parar sus martillos en el aire y luego golpearlos con todo el ejército.
Intenté seguir explorando, pero sin darme cuenta, ya se había hecho de noche, por lo que tuve que volver a la Dolphin. Continuaré mañana.

Capitán Olimar.

Día 3: Informe de Misión.

Ya llevaba tres días en este planeta y aún no tenía rastro del componente Turboluminico, por lo que decidí tomar una ruta alternativa. En esta ocasión, me llevé únicamente a mis Pikmin Azules y nos adentramos a una zona acuática. Me parecía increíble la gran cantidad de agua que hay en este planeta.
Llegamos a lo profundo de un gigantesco cuerpo acuático y para mi sorpresa también estaba lleno de chapas doradas. Muy seguramente el Presidente estará contento una vez que regrese a Hocotate… Si es que recuperó el componente Turboluminico.
Me vendría bien algo de ayuda, pero el Presidente está en sus vacaciones. Louie seguro habría querido venir conmigo, pero aún se está recuperando de nuestro último viaje y todavía está algo inestable. Agradezco al grupo del Capitán Charlie por alimentarlo aún después de que les robó toda su comida. Quizá debería considerar trabajar con los habitantes de Koppai en un futuro. Alph parecía agradable y Brittany era divertida.
Claro que para ello tendría que salir de este planeta, por lo que continuamos explorando hasta que nos topamos con nuevos enemigos.
En esta ocasión, eran extraños peces que venían a comerse a mis Pikmin Azules, aunque eran fáciles de vencer. Los llamé "Bocapez Hambriento".
Los que no eran tan sencillos de vencer eran aquellos moluscos blancos y de varios tentáculos, los "Tentobichos Irregulares". Se movían de forma errática por el agua y necesitaba una gran cantidad de Pikmin para derribarlos.
Este lugar era emocionante, tantas criaturas nuevas que me gustaría analizar. Mi curiosidad está al máximo por clasificar esta gran diversidad de seres, aún cuando intentan matarme. Pero tengo una misión. El día termina, así que vuelvo a la Dolphin.

Capitán Olimar.

Día 4: Informe de Misión.

El día de hoy hice un descubrimiento interesante. Aquellos tubos verdes que están desplegados por todo el planeta, son accesibles. Esto abre un mundo nuevo de posibilidades, me recuerda a aquellas cuevas de tesoros que Louie y yo explorábamos en nuestro segundo viaje.
El interior de los tubos es oscuro, pero recibí otra sorpresa. ¡También está lleno de chapas doradas! A estas alturas, ya tengo suficientes chapas doradas como para pagar la deuda de la compañía y me sobraría bastante. Creo que mi familia se llevará una gran sorpresa con nuestras próximas vacaciones. Podré llevar a mi esposa a donde ella quiera. Pero antes debo encontrar el componente Turboluminico.
Nos adentramos en aquella cueva y no tardamos en descubrir una nueva criatura. Tiene un caparazón, pero este camina en cuatro patas y parece estar muy resguardado en su concha. Como no podría ser de otra manera, los bauticé como "Rondarocas Acorazados". Su coraza era muy resistente, la mayoría de mis Pikmin no podían dañarla. Afortunadamente, los Pikmin Morados eran suficientes para aturdirlos. Del resto solo había que llevarlos a la cebolla Pikmin antes de que consigan recuperarse.
Parecía que ya no quedaba mucho por hacer, pero recibí una transmisión sorpresiva. ¡Por lo visto el componente Turboluminico estaba cerca! Me vi tentado a continuar explorando para encontrarlo, pero desafortunadamente el día había llegado a su final. Mañana lo conseguiré y volveré a ver a mi familia.

Capitán Olimar.

Día 5: Informe de Misión.

El día de hoy fue una completa locura, nos adentramos en el interior de los tubos y finalmente encontramos el componente Turboluminico… Pero justo entonces una criatura colosal salió de un tubo y se lo tragó.
Este enemigo era extraño, muy distinto a los otros que habíamos encontrado. Parecía una especie de planta y devoraba todo a su paso, por lo que lo bautice como "Planta Piraña".
Arroje algunos de mis Pikmin contra su cabeza y el ataque parecía efectivo, pero tras un rato de pelea, la Planta se los sacudió y comenzó a comérselos.
Llamé a todos los Pikmin para planear alguna estrategia, mientras no nos acercáramos estaríamos fuera de su rango de ataque… O al menos eso pensé. ¡Esa planta se estiró de golpe y nos alcanzó! Su golpe me aturdió por un momento, mientras se comía a algunos Pikmin.
Una vez que me recuperé, llamé a los Pikmin con mi silbato, debíamos movernos para esquivarlo. La Planta Piraña no dejaba de atacarnos, por lo que debíamos esquivar constantemente. Lanzaba Pikmin a su cabeza para que lo dañen un poco y los retiraba justo a tiempo para evitar sus mordiscos, por el momento esta estrategia parecía funcionar, venceríamos a ese devorador de Pikmins... Pero entonces cambió su patrón de ataque.
Era sorprendente, pero la Planta Piraña cambió sus colores y comenzó a arrojar bolas de fuego enormes por todos lados. Tuve que moverme de prisa para calmar con mi silbato a los Pikmin supervivientes, el fuego nos estaba acabando, pero ya sabía cómo contraatacar: Comencé a disparar a mis Pikmin Rojos, no importaba cuanto fuego les arrojen, no les haría ningún daño.
Los Pikmin Rojos estaban abrumando a esa Planta Piraña, parecía nuestra victoria… Pero la planta volvió a cambiar sus colores y esta vez disparó una gran nube toxica. Veneno puro para mis Pikmins, que estaba acabando con mi grupo de Rojos, por lo que los retiré cuanto antes.
La criatura parecía cantar victoria, pero yo estaba preparado para esa clase de situaciones. Los Pikmin Blancos son inmunes al veneno, por lo que fueron mi siguiente opción y parecieron funcionar bien, estaban inmovilizando a aquella planta, por lo que arroje a los Pikmin Morados para rematarla.
Sin embargo, la Planta Piraña resulto ser más curioso de lo que pensaba, dispersó a todos mis Pikmins con un soplido bastante fuerte. ¿Acaso está planta tiene pulmones? Me gustaría analizarlo, pero no podía darme ese lujo en este momento, debía reunir a los Pikmin cuanto antes o esa planta los devoraría.
Claro, que no me esperaba su siguiente movimiento. La Planta Piraña, literalmente salió de aquel tubo y comenzó a correr por todas partes usando sus hojas como piernas. Era fascinante, esa planta encontraba formas de adaptarse a todos mis ataques, pero debía concentrarme. La planta continuaba encontrando formas únicas de atacar, pues escupió una gigantesca piedra con espinas y la mantuvo en el aire con su soplido, antes de arrojarla contra nosotros y acabar con un grupo de Pikmin.
La situación parecía desesperada, pero tenía que mantener la cabeza fría, esta batalla estaba a punto de terminar. Al salir de ese tubo, la Planta Piraña había revelado una nueva debilidad: Sus piernas.
Debía atacar las piernas con sus Pikmin Amarillos, mientras que arrojaba a los Morados contra cualquier roca espinosa que esa planta expulse. Logramos que caiga al suelo, pero comenzó a morder por todas partes, comiéndose a los Pikmin cercanos. ¡Debíamos aguantar un poco más!
Los organice con mi silbato, arrojando a Pikmins Rojos y Azules contra su cabeza. Intentaba morderlos y sacudirlos, pero mis Pikmin eran demasiados, parecía que finalmente lo estábamos logrando. La planta lanzó un último rugido… y cayó, finalmente cayó.
La Planta Piraña había sido derrotada y expulsó el componente Turboluminico.
Suspiré aliviado, finalmente lo conseguimos… ¡Pero ya estaba anocheciendo! Usé a mis Pikmin restantes y conseguí llevar el componente justo a tiempo.
De esa manera, mi misión estaba cumplida. Con el componente en mi nave, podía volver a Hocotate o al planeta de los Pikmin cuando quiera. Y regresaría con un montón de tesoros, mi familia estaría bastante alegre… Y sin embargo, ¿por qué no explorar este planeta un poco más? Todavía me quedan 25 días antes de que se me agote el aire y ese curioso lugar está lleno de tesoros y criaturas curiosas. ¡Está decidido! Espero traerle grandes recuerdos a mi familia, dormiré esta noche y continuaré mañana. Me despido hasta el siguiente informe.

Capitán Olimar.

Fin.

Ganador: Capitán Olimar y sus Pikmin.

Y este fue el capítulo. Quizá haya quedado un poco más largo de lo acostumbrado, pero… No saben cómo me divertí escribiéndolo xD. Adoro a Olimar, es un personaje realmente genial y no pude evitar jugar con el concepto de Pikmin en el mundo de Mario.

Sip, Pikmin es una de mis franquicias favoritas de Nintendo y la Planta Piraña tiene lo necesario como para ser un enemigo en esta saga.

Y por supuesto, que mejor oportunidad para meter a uno de los personajes de Smash Bros más inesperados, aunque geniales. Pues al menos a mí todavía me sorprende ver a esa gran planta como DLC en Smash.

Finalmente, agradezco los reiews de Fox McCloude y MightyMitch47. Y concuerdo contigo, amigo. Los personajes de Wario Ware son geniales y el Wario x Mona manda entre los Ships de Nintendo xD.

Bueno, sin más que decir, me despido hasta el siguiente capítulo.

1. Mario vs Meta Knight 1856 0 0 2. Zelda vs Jigglypuff 1721 0 0 3. Red vs DK 1378 0 0 4. Chrom vs Capitán Falcon 1964 0 0 5. Canela vs Pichu 1654 0 0 6. Falco vs Duck Hunt 1536 0 0 7. Wario vs Mr Game and Watch 2319 0 0 8. Capitán Olimar vs Planta Piraña 2496 0 0 9. Kirby vs Bayonetta 3300 0 0 10. Samus vs Pikachu 2117 0 0 11. Link vs Zero Suit Samus 2458 0 0 12. Luigi vs Lucario 1813 0 0 13. Ganondorf vs Richter 2517 0 0 14. Fox vs Dark Samus 2371 0 0 15. Terry Bogard vs Greninja 2283 0 0 16. Roy vs Ridley 3543 0 0 17. Ice Climbers vs Charizard 3009 0 0 18. Bayonetta vs Sonic 2869 0 0 19. Snake vs Inkling 3294 0 0 20. Dark Pit vs Lucina 3253 0 0 21. Ryu vs Incineroar 4060 0 0 22. Toon Link vs K Rool 3416 0 0 23. Rosalina vs Wolf 3027 0 0 24. Pit vs Young Link 3022 0 0 25. Pacman vs Megaman 3813 0 0 26. Lucina vs Palutena 2656 0 0 27. Ness vs Steve 2984 0 0 28. Byleth vs Bowser 3986 0 0 29. Banjo y Kazooie vs Yoshi 2988 0 0 30. Simon vs Megaman y Pacman 4024 0 0 31. Min Min vs Wii Fit 3958 0 0 32. Aldeano vs ROB 2742 0 0