Super Smash Bros: Battles @brandon369
Byleth vs Bowser

Super Smash Bros: Battles.


Byleth y Sothis vs Bowser.


La academia de oficiales del Monasterio de Garreg Mach, el punto de reunión entre las tres grandes naciones de Fódlan: el Imperio, el Reino y la Alianza. Un lugar sagrado, que también sirve como cede para la Iglesia de Seiros, la religión más importante de todo Fódlan. Un lugar lleno de secretos... El cual estaba bajo ataque.

Los atacantes en esta ocasión resultaban realmente extraños, inusuales por decir menos. Llegaron en misteriosos barcos voladores y comenzaron a bombardear el lugar con… ¿misiles con rostro? Sí, el ataque comenzó de manera inusual, pero la Arzobispa no tardó en responder.

En cuestión de segundos se vieron guerreras montando en Pegasos o jinetes Wyvern liderados por el mismísimo Seteth, atacando los barcos voladores y luchando contra extrañas tortugas con alas.

Sin embargo, esos barcos desplegaron su ejército terrestre sobre la entrada al monasterio. Al igual que todo lo ocurrido aquel día, se trataba de un ejército inusual: tortugas, champiñones enfurecidos, bombas vivientes, esqueletos de tortugas, extraños hombrecitos enmascarados, rocas con rostro, dinosaurios, orugas gigantes, eran solo algunos de los extraños invasores.

Para defenderse, la Iglesia envió a los Caballeros de Seiros e inició una confrontación de proporciones rara vez vistas.

Incluso los estudiantes de la Academia ofrecieron su apoyo: pues Dimitri, heredero al trono del Reino, dirigía a la clase de los Leones Azules en el combate directo. Así mismo, Claude, próximo archiduque de la Alianza, dirigía a la clase de los Ciervos Dorados y acorralaba a sus enemigos con estrategias bien pensadas.

Sin embargo, existía una tercera Casa en Garreg Mach, una clase a la que acudían los nobles del Imperio: Las Águilas Negras. En esos momentos, su representante, Edelgard, se encontraba buscando a su maestro para unirse a la batalla junto con las otras dos casas.

Dicho maestro se llamaba Byleth, un hombre misterioso y de pocas palabras que pasó de ser un mercenario a convertirse en el profesor más destacable de Garreg Mach, a quien asignaban las misiones más peligrosas. Cuando Edelgard finalmente lo encontró, el profesor parecía bastante pensativo, tanto que no se había percatado de su presencia.

-Mi profesor, al fin lo encuentro.- Edelgard, llamó la atención de su maestro, que volteó a verla.- Debemos ir a defender el frente, junto a los demás, están atacando el Monasterio.

-No iremos.- Declaró él.

-¿A qué se refiere, profesor?- Preguntó Edelgard un poco confundida.- Debemos brindarle apoyo a los Leones Azules y los Ciervos Dorados. Dimitri y Claude no podrán sin nosotros.

-Ellos estarán, bien. Tenemos algo más importante de lo que ocuparnos.

-¿Algo más importante?- Cuestionó ella.

-Resulta sospechoso…- Dijo Byleth de manera pensativa. Edelgard comprendió a lo que su maestro se estaba refiriendo, después de todo un hombre inteligente como él seguro habría llegado a la conclusión que ella tenía en mente.

-Veo que usted también se dio cuenta, Profesor. Su perspicacia nunca me decepciona.- Dijo la alumna sonriendo.- Es cierto, el hecho de que hayan escogido precisamente el día del Festival de la Cosecha para atacar puede significar que este ataque es solo una distracción. Pero… ¿Para qué?

-Es probable que busquen acceder a alguno de los lugares restringidos del Monasterio.- Respondió el maestro.

-Ya veo, mientras tienen a todos ocupados peleando en el frente, es posible que otro grupo se haya infiltrado a algún sitio restringido para robar los tesoros de Garreg Mach.- Dedujo Edelgard, mientras que su maestro asentía con una pequeña sonrisa de orgullo.- Reuniré a nuestra clase, ¿a dónde iremos?

-A la catedral.

Sabiendo sobre el complejo subterráneo de Garreg Mach y como había un acceso en la Catedral, el profesor Byleth se reunió con su clase y los guió con cautela. Estaba completamente seguro de que ahí encontrarían algún enemigo que busque infiltrarse y también estaba seguro de que podría frenarlo con ayuda de sus estudiantes.

Es de esta manera que cruzó el puente y finalmente llegó a la Catedral, pero lo que encontró no podía dejarlo más sorprendido. El líder de los enemigos era incluso más extraño de lo que era su ejército… Se trataba de una gigantesca e imponente tortuga humanoide, con afilados colmillos y espinas en su caparazón. Algunos de los estudiantes estaban asustados y otros confundidos.

-¡¿Quiénes son ustedes?! ¡¿Qué es lo que están buscando aquí?!- Preguntó Edelgard sin perder la calma, aun en esta situación tan inusual.

-¡Más cuidado con tus palabras!- Una pequeña criatura con vestimenta de hechicero bajó volando en su escoba hasta quedar junto a la tortuga con espinas.- Este de aquí es el gran Rey Bowser, soberano de los Koopas. Debes dirigirte a él con respeto.

-Wajajajaja, tranquilízate Kamek.- La tortuga que aparentemente se llamaba Bowser dio unos pasos al frente.- Me encargaré de que estos mocosos nunca olviden el nombre de Bowser.

Y para sorpresa de Byleth y sus estudiantes, la tortuga les arrojó una gigantesca bola de fuego que apenas pudieron evadir. Los estudiantes estaban en una mezcla de enojo y miedo, pero Byleth supo que aquel ataque solamente era una advertencia.

-Le voy a enseñar a ese supuesto rey a no atacar a la futura emperatriz.- Los estudiantes estaban a punto de atacar, pero Byleth los detuvo.- ¿Maestro?

-Yo me encargaré de él.- Declaró el profesor con autoridad.- Necesito que ustedes se encarguen de sus aliados, pero tengan cuidado con ellos. Son oponentes desconocidos.

-¿Qué tenemos que hacer, Maestro?

-Ferdinand y Dorothea, necesito que se encarguen de los enemigos de la derecha.- Dijo señalando a sus dos estudiantes.

-No se preocupe, maestro. Como noble que soy, yo, Ferdinand Von Aegir me encargaré de los enemigos.- Expresó el estudiante con orgullo.

-Parece que tendré que soportarte, pero solo porque nuestro querido profe me lo pidió.- Suspiró Dorothea resignada.

-Caspar y Petra, ustedes se encargarán de los enemigos de la izquierda.

-¡Eso es! ¡Ninguno de esos bichos raros podrá escapar mí! ¡Les daré una paliza!- Comenzó a gritar Caspar.

-Esto ser como cacería en Brigid. Yo no defraudar a maestro. ¡Vamos Caspar!- Dijo Petra mientras se llevaba arrastrando a su compañero.

-Linhardt y Bernadetta, necesito que ambos cubran a sus compañeros disparando a la distancia.

-Sí… Me gusta estar a distancia. Tu puedes, Bernie… ¡Ah! ¡Debí quedarme en mi habitación! ¡Estos enemigos me dan miedo!- Se lamentaba Bernadetta bastante nerviosa.

-Cálmate un poco. Mientras hagamos lo que dijo nuestro maestro estaremos bien… Y mientras más pronto acabemos, más pronto podré volver a mi siesta.- Expresó Linhardt con un bostezo.

-Hubert, quiero que tú cubras a Edelgard y se encarguen de los enemigos que están al frente.

-Interesante estrategia, Maestro. Confió en que tenga la situación bajo control.- Declaró Hubert con una mirada un tanto siniestra.

-Mi profesor, ¿seguro que estará bien usted solo contra ese enemigo?- Preguntó Edelgard en un tono de preocupación.

-Sí, pero mantente cerca en caso de que necesité apoyo.

-Entendido, buena suerte, maestro.- Dicho esto, Edelgard y Hubert se fueron para combatir a los enemigos junto al resto de sus compañeros.

Lo que su estudiante no sabía es que Byleth no estaba solo, de hecho nunca estaba solo, pues tenía en su interior a la diosa Sothis, la cual podía hablarle desde lo más profundo de su mente y le otorgaba algunos poderes bastante útiles. Claro que en estos momentos, dicha diosa estaba bastante confundida.

-Nunca había visto a criaturas como esas. Será mejor que no te confíes, detecto un muy buen nivel de magia proviniendo de esa tortuga.- Le aconsejó la diosa.

Siguiendo el consejo de Sothis, el profesor fue corriendo lo más rápido que pudo y arremetió contra su enemigo con una lanza. No contaba con que Bowser vio venir aquel ataque y detuvo su arma con una sola mano, al tiempo que se reía. Byleth no podía mover su arma debido a la fuerza de la tortuga, por lo que se vio inmovilizado.

-¿Acaso creíste que serías capaz de vencer al gran Bowser? ¡Déjame mostrarte lo equivocado que estás!

Y la tortuga comenzó a arrojar una poderosa ráfaga de fuego que Byleth no pudo esquivar. El profesor tuvo que retroceder al tiempo que soltaba su lanza y tomaba distancia, ese ataque lo había tomado por sorpresa, aunque no lo lastimó tanto como hubiera pensado.

-Te advertí que no te confiarás, tuve que activar el Auxilio de Sothis para salvarte.- Escuchó nuevamente en su cabeza la voz de su compañera.- Está claro que físicamente esa tortuga es más fuerte que tú. Quizá lo mejor sea que lo ataques a distancia.

Asintiendo en silencio, Byleth supo que este oponente era peligroso y debía tomárselo enserio, por lo que sacó una espada. Al ver esto, Bowser no pudo evitar partirse en una carcajada.

-¿Una espada? Wajajajaja, ¿acaso crees que me sentiría intimidado por un espadachín?- Preguntó en tono de burla.

Pero no era una espada cualquiera, se trataba de la Espada de la Creación, empuñada hace siglos por Némesis. Un arma con grandes poderes mágicos y Byleth estaba listo para aprovecharlos, pues mientras Bowser se reía, el profesor extendió su espada cual si fuese un látigo y está golpeó a la tortuga en el hocico, mandándolo a volar contra una pared. Estaba claro que el oponente no se esperaba un ataque como ese.

-No bajes la guardia después de un solo golpe.- Le señaló Sothis.- Tú oponente aún sigue de pie.

Tal y como Sothis decía, su enemigo estaba levantándose después de haber recibido aquel golpe y no parecía muy contento. Un gran rugido fue el primer sonido que aquella peligrosa tortuga soltó al ver a Byleth.

-¡Vas a pagar por eso! ¡Nadie pone en ridículo al gran Bowser!

Enfurecido, el enemigo comenzó a arrojar unos caparazones de tortuga verdes, los cuales Byleth rechazó manipulando su Espada de la Creación como un látigo. Al ver que su ataque no funcionó, comenzó a disparar bolas de fuego, pero el profesor las bloqueó de la misma manera y luego volvió a golpearlo con su espada látigo.

-¿Arroja los caparazones de sus aliados?- Sothis parecía bastante curiosa.- Ciertamente es un enemigo extraño, pero mientras mantengas tu distancia, podrás frenar sus ataques.

Antes de que Bowser pueda recuperarse del último golpe, Byleth comenzó a dispararle con su arco y flechas, aunque esto solo pareció hacerlo enfurecer aún más.

-¡Ya se acabó! ¡Te voy a pulverizar!

Tras rugir nuevamente, Bowser se metió en su caparazón con espinas y comenzó a girar hacía él. Esto tomó a Byleth por sorpresa y por poco no logra esquivarlo a tiempo. Aun así, la tortuga salió de su caparazón y casi agarra al maestro para someterlo con alguna llave, pero el Profesor fue más rápido, arrojándole un hechizo de fuego en la cara. Si bien, esto no le hizo mucho daño, pudo darle el tiempo suficiente para ampliar la distancia con su oponente.

-¡Cuidado! ¡Ahí viene de nuevo!- Advirtió Sothis.- ¡Estarás en problemas si te agarra!

Bowser cargaba en embestida lo más rápido que podía, por lo que Byleth se preparó para recibirlo con su Espada de la Creación. Grande fue su sorpresa cuando la tortuga en lugar de continuar cargando hacía él, dio un salto hasta llegar casi al techo de la Catedral y caer en picada con intención de aplastarlo. El profesor apenas y lo esquivó por los pelos.

-Eso estuvo cerca…- Suspiró Sothis.

Pero al ver que ese Bowser nuevamente se lanzó a atacarlo, Byleth no perdió el tiempo y arremetió con varios latigazos seguidos con su Espada de la Creación. Consiguió un golpe crítico y mando a volar a su oponente.

-Eso duele…- Aun cuando intentaba levantarse, la tortuga se veía notablemente lastimada. Era cuestión de tiempo para que caiga derrotada… O al menos, eso creyó Byleth, hasta que su oponente comenzó a gritar.- ¡Kamek! ¡Necesito tu magia!

-¡Déjemelo a mí, amo Bowser!- Riéndose de forma maliciosa, el brujo pasó volando en su escoba cerca de su amo y comenzó a agitar su varita mágica, rociando algunas luces sobre Bowser.

Byleth vio como Edelgard se acercaba a la tortuga para brindar su apoyo, pero antes de que pueda hacer nada, sucedió algo extraño. El tamaño de Bowser comenzó a incrementar en grandes proporciones, sorprendiendo a todos los que se encontraban luchando en la Catedral. En cuestión de segundos, Bowser se había vuelto un monstruo gigantesco, llegando hasta el techo y varias de sus facciones habían cambiado, dándole un aspecto mucho más atemorizante, uno que a Byleth les recordaba a aquellas bestias oscuras que había combatido junto a sus alumnos.

-¡Saluden a Giga Bowser!- Exclamó con un gran rugido.

Byleth intentó disparar flechas para atacarlo, pero estás resultaron inútiles ante el tamaño de su oponente, quien le arrojó una bola de fuego mucho más grande que las anteriores. Apenas tuvo tiempo para recuperarse del ataque, cuando vio a Edelgard atacando a al monstruo gigante, solamente para que este la mande a volar de un manotazo.

-¡Soy invencible!

Mientras que la bestia comenzó a arrojar fuego por toda la catedral, Byleth arremetió contra él con su Espada de la Creación, furioso al ver como atacó a su estudiante. Grande fue su sorpresa, cuando Bowser detuvo su espada sin problema alguno.

-Ahora te mostraré lo que ocurre con aquellos que se entrometen en los planes del gran Bowser.

Sin que pueda hacer nada para evitarlo, Giga Bowser consiguió conectarle un puñetazo a Byleth. Uno tan fuerte que lo sacó volando, atravesando las paredes de la Catedral hasta perderse en el horizonte.

-¡Maestro!- Gritaba Edelgard preocupada y sin poder hacer nada, mientras veía como su profesor desaparecía en el cielo…

Y fue entonces que el tiempo se detuvo y todos se congelaron. Sin que nadie se diera cuenta de ello, el tiempo comenzó a rebobinarse y todo dio marcha atrás.

Si había una habilidad de Sothis que había salvado a Byleth o sus alumnos en más de una ocasión, esa sin duda era el "Pulso Divino". Este poder le permitía a Byleth retroceder en el tiempo y así poder salvar su vida o prevenir malos resultados como el que acababa de pasar con este Bowser. Es así, como había retrocedido exactamente hasta el punto de…

-Eso duele… ¡Kamek! ¡Necesito tu magia!

El adolorido Bowser llamó a su mago para poder transformarse, pero en esta ocasión no iban a tomar a Byleth por sorpresa.

-¡Déjemelo a mí, am…!- Pero Kamek no pudo continuar, pues fue golpeado por la Espada de la Creación, cayéndose de su escoba. Con eso, Byleth había impedido la transformación de Bowser.

-¡Maestro! ¡Vine a apoyarlo!

Antes de que Bowser pueda ir a socorrer a su aliado, Edelgard llegó corriendo por un costado y lo golpeó con su hacha letal, haciéndolo retroceder adolorido.

-Vamos, no dejes que tus estudiantes hagan todo el trabajo.- Le reclamó Sothis.- Es hora de que hagas uso de mis poderes. ¡Prepárate!

Asintiendo silenciosamente, Byleth comenzó a correr con su Espada de la Creación, mientras sentía como los poderes de Sothis recorrían su cuerpo y le otorgaban la energía que necesitaba.

-¡Terminaré con esto! ¡Ruptura del Cielo!

Bowser no pudo más que ver asombrado como una gran cantidad de energía recorría a Byleth, mientras que su cabello se volvía momentáneamente de color verde. Sothis estaba depositando toda su energía en él, por lo que extendió su espada nuevamente y asestó varios latigazos seguidos con ella, cada uno más poderoso que el anterior. En esta ocasión fue Bowser quien salió disparado fuera de la Catedral hasta perderse en el horizonte.

-¡Retirada! ¡Tenemos que salir de aquí!- Gritaban desesperados los secuaces de la tortuga.

Mientras el cabello de Byleth volvía a la normalidad y este caía exhausto después de usar tanta energía pudo observar que los enemigos escapaban tras ver la derrota de su líder. En está ocasión se habían llevado la victoria.

-Gaste demasiada energía en ese ataque… Creo que voy a volver a dormir un poco.

Byleth no pudo estar más de acuerdo con Sothis, él mismo se encontraba exhausto y apenas podía mantenerse en pie. Estaba por caer, cuando Edelgard llegó a socorrerlo.

-Mi profesor, ¿te encuentras bien?

-Sí, no te preocupes.- Dijo mientras hacía su mayor esfuerzo por mantenerse de pie. Claro, que su estudiante noto esto y le ofreció apoyo.

-Fue una batalla peligrosa, maestro. Me tuviste preocupada por un momento. Aunque al final conseguiste salvar la Catedral.

-No lo hubiera logrado sin ustedes.- Declaró sonriendo.

-Mi profesor, tú eres quien se lleva el crédito de esta misión…- Durante un instante, Byleth pudo notar cierta tristeza en el rostro de su estudiante.- Siempre te preocupas por nosotros, ¿no es así?

-¿Ocurre algo?- Preguntó el maestro.

-Dime maestro…- Aun intentando aparentar lo contrario, Edelgard parecía un poco nerviosa mientras buscaba palabras para formular su pregunta.- Sí el mundo, incluidos tus alumnos, se dividiera en dos facciones y luchase… ¿Qué harías?

-¿Si el mundo se dividiera en facciones?- Aquella pregunta lo tomó por sorpresa, pero no necesitó pensar mucho en su respuesta.- Sí eso ocurriera, me pondría junto a mis estudiantes y los guiaría para que no tropiecen en el camino que hayan escogido.

-¿Sin importar cuál camino hayan decidido tomar?

-Confió en ustedes, sé que no tomarían un mal camino.- Respondió sin dudar.- Estoy seguro que te convertirás en una gran emperatriz.

-Mi profesor…- Edelgard no sabía que responder y aunque parecía tener cierto aire nostálgico en su mirada, la sonrisa en su rostro era de cierta manera reconfortante para Byleth.- Bueno, era solo una hipótesis y… ¿Deberíamos ir a informar sobre la batalla a la Arzobispa?

-Primero vamos a ver cómo están los demás. Luego le informaremos.

De esa manera, terminó la invasión de Bowser a Garreg Mach. Byleth y sus alumnos festejaron su victoria, aunque el verdadero objetivo de aquel ataque permaneció en el misterio.

A varios kilómetros de aquel lugar, el Rey Bowser se encontraba rodeado de sus esbirros, recuperándose de sus heridas. Estaba furioso por haber sido derrotado de esa forma… Pero estaba satisfecho, pues cumplió con su objetivo.

-Veo que tuviste éxito con tu misión.- El rey observaba a un pequeño Koopa bastante parecido a él. Pues se trataba de su hijo, Bowser Jr.

-Pues entrar a ese Sepulcro no fue tan fácil como secuestrar princesas. Pero gracias a mi indudable liderazgo, los Koopalings y yo lo conseguimos.- El pequeño Koopa sacó una bolsa llena de piedras extrañas.- Aquí están las piedras, mi querido padre.

Las "Piedras Emblema", un tesoro oculto en lo profundo del Monasterio de Garreg Mach y uno bastante bien resguardado. ¿Qué era lo que hacían?... Pues a decir verdad, Bowser todavía no lo sabía, pero si tantas personas las buscaban, algo de valor deben tener.

Satisfecho por el desempeño de su hijo, solamente había una cosa que Bowser podía decir:

-¡Ese es mi pequeño dictador!- El Rey de los Koopas estaba realmente orgulloso, le encargó una misión importante a su pequeño y este pudo cumplirla al pie de la letra.

-Es lo menos que debo hacer si llegaré a ser el rey de los Koopas algún día.

-Estoy seguro de que te convertirás en un gran rey del mal, mi pequeño.- Orgulloso, Bowser acarició la cabeza de su hijo.- Ahora vamos a reunirnos con ese Emperador del Fuego. Ya cumplimos con nuestra parte del trato, así que es hora de que él cumpla el suyo.

El rey de los Koopas no conocía del todo la identidad del "Emperador del Fuego", pero su oferta a la hora de formar una alianza resultó ser bastante tentadora. Les dio la información necesaria para infiltrarse en Garreg Mach y a cambio de que robaran las Piedras Emblema les entregaría aquella esmeralda extraña y brillante.

Lo más probable es que el "Emperador del Fuego" desconozca por completo el potencial de la esmeralda que tenía en su poder; pero si la misteriosa criatura que lo contactó tenía razón sobre aquella gema, entonces el Rey de los Koopas obtendría más poder del que podría imaginar cuando las haya reunido todas.

Gracias a ello, Bowser estaba más seguro que nunca: Volvería al Reino de los Hongos y con su nuevo poder sería imparable. Ni siquiera Mario o su hermano de verde tendrían alguna oportunidad contra él. Muy pronto el Reino de los Hongos estaría bajo su control y se casaría con la Princesa Peach. El reinado de Bowser apenas estaba comenzando.


Fin.


Ganador: Byleth y Sothis.


Y aquí está el último capítulo del mes, uno de mis favoritos personales y de los que más quería escribir xD. Al fin tenemos un capítulo con el gran Byleth, el mejor profesor de todo Nintendo. Quizá haya sido mal recibido con su llegada a Ultimate, pero yo estoy muy contento de ver a este personaje en Smash, es por lejos una de mis inclusiones favoritas para los DLC.

En un principio, tenía pensado dejar sin especificar a cuál de las tres casas pertenecía el Byleth de mi historia, pero al final decidí mostrarlo con las Águilas Negras. En parte por propósitos de trama y también porque es mi Casa favorita del juego, en verdad que me gusta esa relación que se forma entre Byleth y Edelgard. También decidí utilizar al Byleth masculino porque encajaba mejor en la trama, y sé que también utilicé al Robin masculino en el capítulo 4… Pero me comprometo a que usaré a la Corrin femenina para equilibrar las cosas xD.

Respecto a Bowser, no hay mucho que decir. Es uno de los villanos más carismáticos y queridos de los videojuegos en general, por lo que fue muy divertido imaginármelo atacando el monasterio junto a su bizarro ejército. Quizá haya sido derrotado, pero aun así consiguió anotarse una pequeña victoria gracias al apoyo de su hijo… Todavía tengo que encontrarle algún oponente a Bowser Jr.

En fin, con este capítulo terminamos el "Mes de Combates" y volvemos a las actualizaciones irregulares. Nuevamente agradezco por todo el apoyo que le brindan a esta historia, me inspiran a escribir batallas cada vez más locas y divertidas. Prometo poner mi empeño en traer los mejores capítulos que se me puedan ocurrir hasta que todos los personajes del juego tengan como mínimo un combate. Nada de esto sería posible sin su apoyo, muchísimas gracias.

También quiero agradecer los reviews de:

Fox McCloude: Jaja, me alegra que lo hayas disfrutado pese a no ser fan de ambas franquicias. Ness es de esos personajes con jugabilidad interesante, pero difíciles de utilizar. Aun así, no negarás que es divertido controlar el PK Thunder y spamear los PK Fire (que estaban incluso más rotos en el Smash 64).

M.U.M.M: Afortunadamente Ness no es un niño rata xD. La era oscura de Minecraft es algo que todos queremos olvidar… Pues no fue Robin, pero a cambio tuviste al gran profesor y su amiga imaginaria enfrentando al rey de las tortugas. ¡Vamos a por los 130! ¡Se puede!

Neo Magician 96: Con la de cosas bizarras y perturbadoras que se ha encontrado Ness, creo que puede arreglárselas en el modo supervivencia de Minecraft xD. Toma en cuenta que muchos anuncios de videojuegos se vieron retrasados por la pandemia. A este punto, yo diría que Sakurai ya tiene listos a todos los que faltan del Fighter Pass 2 y solo les está puliendo algunos detalles. Seguro que a Rex le pasa lo mismo que Chrom, era tan pedido que lo incluyeron incluso tras haber pasado su tiempo de gloria. Jajaja, ojala y el Xenoblade Chronicles reciba el mismo trato de Fire Emblem para Smash, con eso de que ambas son Sagas que cambian de protagonista en cada entrega… Me hubiera gustado ver a los Tesoros Sagrados enfrentarse con sus respectivos equipos, pero tampoco está mal que entren juntos de vez en cuando (creo que eso solo había pasado en el KoF 2003). A Ralf seguro que lo meten, el dúo de Ikary Warriors no se han perdido ni un solo torneo y no creo que comiencen ahora.

Y eso sería todo por hoy. Sin nada más que decir, excepto que agradezco todo el apoyo que me brindaron, yo me despido hasta el siguiente capítulo.

1. Mario vs Meta Knight 1856 0 0 2. Zelda vs Jigglypuff 1721 0 0 3. Red vs DK 1378 0 0 4. Chrom vs Capitán Falcon 1964 0 0 5. Canela vs Pichu 1654 0 0 6. Falco vs Duck Hunt 1536 0 0 7. Wario vs Mr Game and Watch 2319 0 0 8. Capitán Olimar vs Planta Piraña 2496 0 0 9. Kirby vs Bayonetta 3300 0 0 10. Samus vs Pikachu 2117 0 0 11. Link vs Zero Suit Samus 2458 0 0 12. Luigi vs Lucario 1813 0 0 13. Ganondorf vs Richter 2517 0 0 14. Fox vs Dark Samus 2371 0 0 15. Terry Bogard vs Greninja 2283 0 0 16. Roy vs Ridley 3543 0 0 17. Ice Climbers vs Charizard 3009 0 0 18. Bayonetta vs Sonic 2869 0 0 19. Snake vs Inkling 3294 0 0 20. Dark Pit vs Lucina 3253 0 0 21. Ryu vs Incineroar 4060 0 0 22. Toon Link vs K Rool 3416 0 0 23. Rosalina vs Wolf 3027 0 0 24. Pit vs Young Link 3022 0 0 25. Pacman vs Megaman 3813 0 0 26. Lucina vs Palutena 2656 0 0 27. Ness vs Steve 2984 0 0 28. Byleth vs Bowser 3986 0 0 29. Banjo y Kazooie vs Yoshi 2988 0 0 30. Simon vs Megaman y Pacman 4024 0 0 31. Min Min vs Wii Fit 3958 0 0 32. Aldeano vs ROB 2742 0 0