Super Smash Bros: Battles @brandon369
Lucina vs Palutena

Super Smash Bros: Battles.


Lucina vs Palutena.


Como descendiente de un largo linaje de héroes que se originó desde las épocas del Rey Heroico, Lucina sabía que tarde o temprano tendría una gran carga sobre sus hombros. Desde que era una niña pequeña y miraba a su padre con admiración, se dio cuenta que algún día lo sucedería y todo el reino dependería de sus decisiones.

Para su desgracia, lo tuvo que suceder demasiado pronto y en el peor momento. Un gigantesco dragón destruía todo a su paso, un ejército de muertos vivientes arrasaba las aldeas, el mundo era un caos y la muerte era algo de todos los días.

Su padre y el heroico grupo de Custodios que había fundado ya no estaban. Ahora todo dependía de Lucina, sobre ella caía la responsabilidad de guiar a los pocos supervivientes que quedaban y dirigir a una nueva generación de héroes. Las vidas de todos estaban sobre sus hombros y era un peso demasiado grande para quien apenas era una adolescente.

Y aun así, había conseguido una segunda oportunidad, una para cambiarlo todo y evitar las desgracias que había vivido. Todo el mundo, el futuro de la humanidad, dependía de ella y de las decisiones que tome. De cómo estás decisiones puedan hacer cambios para evitar el futuro que ella vivió.

Entonces… ¿Cómo exactamente había llegado a esta situación?

-¡Llama explosiva!

Lucina tuvo que barrerse rápidamente para esquivar una gigantesca explosión de fuego, salvándose de milagro. Pero no tuvo mucho tiempo para descansar o respirar, pues tuvo que levantar su espada Falchion para bloquear el golpe de una especie de báculo. Y de poco le sirvió, porque su oponente hizo girar el báculo a gran velocidad y se las arregló para golpearla en el estómago y mandarla a volar.

Mientras Lucina se levantaba, sujetando su estómago por el dolor, observó a su oponente: Se trataba de una elegante y esbelta mujer de cabello verde, una diosa en todo el sentido de la palabra que flotaba hacía ella con un báculo en sus manos.

¿Cómo fue que acabó en esta situación? Oh, cierto. Todo fue idea de Dark Pit…

Después de pasarse toda la mañana entrenando junto a Dark Pit, ambos decidieron tomar un descanso para comer algo. Al principio, el ángel oscuro devoraba su comida como si no hubiera mañana, pero se detuvo en cuanto la escucho suspirar.

-Hey, Luci. ¿Qué te ocurre ahora?- La pregunta del ángel la saco de sus pensamientos.

-No pasa nada, solo me encuentro un poco pensativa, eso es todo.- Le respondió, aunque Dark Pit no parecía muy convencido.

-Deberías estar un poco más contenta. Al final todo salió de acuerdo a tus planes, la guerra terminó y tu padre derrotó a ese rey loco.- Le dijo Dark Pit con una sonrisa arrogante.- Pensé que estarías festejando o algo así.

-Es cierto que la guerra con Gangrel llegó a su fin más pronto que en mi mundo de origen, pero esto todavía no ha terminado, Dark.- Lucina suspiró melancólicamente.- El imperio de Valm ya está movilizando sus tropas y no tardarán en apoderarse de todo el continente. Es cuestión de tiempo para que mi padre se vea involucrado en la guerra con Walhart y ahí es donde uno de sus aliados lo traicionará, Grima se revelará y todo se irá al demonio a menos que yo lo impida.

-Vamos, mujer. No te haría mal relajarte de vez en cuando.- Le dijo con cierta molestia.- Deberías aprender a disfrutar de las pequeñas victorias.

-No lo entiendes, Dark. Tengo que prepararme, debo estar a la altura del desafió.- Lucina bajó la mirada con cierta tristeza en su rostro.- No pude evitar la muerte de Emmeryn, solamente la retrasé, pero no pude evitarla. Si vuelvo a cometer algún error como ese en la guerra que se avecina, el futuro de Grima será inevitable.

-Oye, estás exagerando un poco. No es como si Emmeryn haya muerto por tú culpa, fue ella misma quien decidió su destino. Cada cual es libre de escoger, no debes cargarlo todo sobre tus hombros.

-Tengo que cargarlo todo. Soy la única que puede evitar el fin del mundo, se supone que vine con mi grupo de compañeros, pero no he podido encontrar a ninguno desde que llegué al pasado. Lo más probable es que continúen en el futuro y no hayan podido cruzar. Al final todo depende de mí.- Nuevamente suspiró decepcionada.- Si no te hubiera conocido en aquel bosque, estaría completamente sola.

-Sí, pero me conociste y me diste un buen combate.- El ángel nuevamente le sonrió con arrogancia y de brazos cruzados.- Dije que te ayudaría y no he cambiado de opinión.

-Dark…

-¿Te preocupa no estar a la altura? Entonces la solución es más simple de lo que parece, solamente entrena y vuélvete más fuerte. No seas como esos tontos humanos que esperan que los dioses se lo den todo en bandeja de plata, trabaja para superar tu debilidad.

-Pero Dark, siempre entrenamos juntos y…- Lucina iba a continuar, pero Dark Pit la interrumpió.

-Entonces es hora de subir el nivel del entrenamiento… De hecho, tengo una idea.

-¿Qué es lo que tienes en mente?- Preguntó Lucina con desconfianza.

-Sabes, hay una diosa que tiene como misión "ayudar a los seres humanos y velar por ellos"- Dijo Dark Pit con algo de sarcasmo en un tono de burla.

-¿La diosa para la que trabajas?

-No, ella odia a los humanos. Me refiero a alguien más…

Lucina no se imaginaba el alcance que tenía la idea de Dark Pit, ni tampoco imaginó hasta donde la llevaría. Solo supo que de un momento para el otro, se encontraba en la tierra de los ángeles, donde ningún otro humano había estado anteriormente, donde todos los habitantes eran centuriones de alas y armaduras.

Dark Pit había ido a hablar directamente con la "Diosa de la Luz" y la convenció para que le diera un poco de entrenamiento, el resto es historia. Esta diosa, de la que Lucina nunca antes había oído hablar, se llamaba Palutena y aparentemente le había dejado una buena primera impresión… Por desgracia, esto no evitaba que le lance ataques sumamente devastadores.

-Vamos, Lucina. Levántate, ¿no me digas que caíste solo con eso?- La diosa se le acercaba lentamente, sin perder el porte elegante e imponente.- Pit II me dijo buenas cosas acerca de ti, pero quizá solo fueron exageraciones.

-¡Ya te dije que no me llames "Pit II"!

La batalla en contra de la diosa de la luz se daba en una especie de templo antiguo y estaba siendo observada por distintos centuriones, además de Dark Pit. Cualquiera se hubiera sentido nerviosa por algo como esto, pero su amigo le había dado esta oportunidad para que pueda hacerse más fuerte y ayudar a su padre en la guerra que se avecina. Lucina no pensaba desperdiciar esta oportunidad, se levantó y apuntó su espada en contra de la diosa.

-Es un honor que me haya concedido esta oportunidad, gran diosa.- Le dijo de la forma más respetuosa que pudo.- ¡No pienso caer!

Se levantó de golpe y cargó de frente con un estoque de su espada a máxima velocidad, pero la diosa desapareció justo antes de que el ataque la impactara. Parecía una especie de teletransportación, por lo que Lucina tuvo que voltearse rápidamente y apenas pudo usar su espada para bloquear lo que parecía ser un golpe con alas angelicales.

-Esto está mucho mejor, tienes buenos reflejos.- Le sonrió la diosa.- Pero vamos a ver si puedes acertarme alguno de tus ataques. ¡Antigravedad!

Un brillo mágico recorrió su cuerpo y Lucina decidió atacar antes de que el hechizo muestre sus efectos. Desafortunadamente, no podía hacerlo: Lanzaba sus mejores tajos de espada, pero la velocidad de su oponente se incrementó de manera abismal y esquivaba cada uno de sus cortes como si fuera un juego de niños.

Para frustración de Lucina, su oponente iba tan rápido que apenas y podía verla, todos sus cortes terminaban impactando contra imágenes residuales de la gran diosa.

-¡Llama Explosiva!

El solo hecho de nombrar este ataque, puso a Lucina en guardia, corriendo lo más lejos que pudo para esquivar una devastadora explosión. Pese a su rápida reacción todavía fue alcanzada por la onda expansiva y acabó cayendo de cara contra el suelo.

-Será mejor que te levantes, pues no pienso detenerme. ¡Mirilla Automática!

El descanso no era una opción. La guerrera tuvo que barrerse para esquivar la explosión de tres proyectiles seguidos, al tiempo que se ponía de pie. La diosa continuaba disparando sus proyectiles y lo único que podía hacer Lucina era bloquearlos con su Falchion, pero eran tan rápidos que no podía perder la concentración.

-¡No pienso quedarme a la defensiva! ¡Es el momento de contraatacar!- Declaró Lucina de forma decidida.

La chica cargó de frente con todas sus energías cortando los proyectiles que le disparaban y cargando un Golpe Crítico en su Falchion. Al ver que se acercaba, la diosa tuvo que reaccionar.

-¡Luz Celestial!

De pronto, un pilar de luz descendió desde el cielo, golpeándola de lleno y frenando su avance. El ataque era realmente doloroso y Lucina sentía como si se quemara, no podía moverse…pero debía sobreponerse a la situación, debía ser capaz de decidir su propio destino.

-¡No puedo detenerme aquí! ¡Impacto Final!

Con el uso de su técnica, Lucina pudo liberarse del ataque y cargar una vez más con movimientos rápidos y elegantes de su espada. Consiguió cargar nuevamente un Golpe Critico y aparentemente tomó por sorpresa a la diosa, quien estaba confiada de que su pilar de luz conseguiría frenarla.

La princesa del futuro atacó con todas sus fuerzas, utilizando la técnica que su madre le había enseñado. Pero aunque tardó en reaccionar por la sorpresa inicial, su oponente consiguió bloquear su espada utilizando su bastón y haciéndolo girar para rechazar todos sus ataques.

-¡Fuego Artificial!

El bastón liberó numerosas explosiones de llamas que hicieron retroceder a Lucina y la hicieron caer contra el suelo una vez más. La diferencia de poder era evidente, ella había arremetido con todas sus fuerzas y la diosa ni se había inmutado… ¿O no? Tras echar un nuevo vistazo, se dio cuenta de que su último ataque había conseguido conectar un pequeño corte que rasgó el vestido de la deidad a la que se enfrenta.

-Conseguiste rozarme, eso no está nada mal.- Le sonrió la diosa.- Estoy ampliamente sorprendida, has superado mis expectativas.

Pese a los halagos, Lucina no lo veía como un gran logro, sino como un recordatorio de su propia debilidad. Mientras que ella se encontraba bastante herida, cansada y apenas se mantenía de pie, lo único que había conseguido hacerle a su oponente fue un pequeño rasguño…

Sabía que esto era tan solo una prueba, que se estaba enfrentando a una verdadera diosa y no esperaba ganarle al primer intento, pero… Esperaba darle un poco más de combate. Después de todo, Grima también era una deidad y, tarde o temprano, ella debería enfrentarse a él para cambiar su futuro.

A diferencia de la Diosas de la Luz, Lucina sabía que Grima no le tendría ninguna clase de compasión y le atacaría con todas sus fuerzas. ¿Cómo esperaba vencerlo siendo tan débil? ¿Qué haría cuando llegue el momento de la verdad? ¿Podría ella cargar con la fe y esperanzas de todos? ¿Podría cambiar su destino? El solo hecho de hacerse esas preguntas la hacía temblar de miedo… Y justo por eso no podía conformarse con su fuerza actual. ¡Necesitaba fortalecerse a como dé lugar!

-Supongo que eso fue suficiente…

-¡Espere! Por favor…- Interrumpió Lucina.

-¿Aun quieres continuar?- Preguntó un tanto confundida.

-No puedo caer hasta haber visto el final de la guerra… ¡Debo ser capaz de luchar! ¡Por mi padre!- De pronto, la hoja de la Falchion comenzó a cargarse en energía de color verde.- ¡Ether!

Lucina se lanzó con todas sus fuerzas en un último ataque, decidió utilizar una de las mejores técnicas que poseía en su arsenal. Depositó toda la energía que le quedaba en ese ataque, pero…

-¡Contraataque!

Lo siguiente que supo fue que golpeó una especie de barrera y toda la fuerza de su Ether se reflejó en su contra: Había perdido el combate.

Le dolía todo su cuerpo y ya no podía levantarse…Y de pronto el dolor se detuvo. Lucina levantó la mirada, solamente para ver a la imponente diosa alumbrándole con su bastón y regenerando todas las heridas que le hizo durante el combate.

-No te sientas mal.- Le dijo la diosa.- Ese último ataque fue mejor de lo que esperaba.

-Lamento haberle causado molestias.- Se disculpó.- Pero le agradezco profundamente por permitirme luchar contra usted. Ver su fuerza de primera mano me hizo darme cuenta de muchas cosas.

-Escucha bien, mi niña. Tienes una misión noble, pero es momento que creas en ella.- Le dijo en tono firme y autoritario.- Los dioses tenemos prohibido intervenir en las guerras de los mortales, no podemos estar ahí para solucionar todos sus problemas.

-Comprendo…

-Pero es justo por eso que los seres humanos tienen la capacidad de tomar sus propias decisiones. Ellos pueden cambiar al mundo con sus decisiones; ya sea llevándolo a la paz, o llevándolo a la destrucción. Cada ser humano es capaz de decidir su propio destino, siempre y cuando tengan la voluntad para hacerlo. ¿Tú tienes esa voluntad, Lucina?

-¡Claro que la tengo!- Declaró con firmeza.

-Si ese es el caso, entonces puedes cambiar tu destino y evitar el cruel futuro del que vienes. Todo depende de tu voluntad.- La diosa hizo una pequeña pausa.- Si de verdad tienes la voluntad para cambiar tu destino, yo puedo brindarte algo de entrenamiento para que tu fuerza respalde tu determinación.

-¿Eso quiere decir que me ayudará a entrenar?- Preguntó extrañada.

-Así es, aunque te advierto que será duro.- Le sonrió la diosa.- Será mejor que descanses un poco, una vez que comience el entrenamiento estarás un tanto ocupada.

Mientras la diosa se retiraba con ese porte digno y elegante, Lucina aprovechó para levantarse, limpiarse el polvo y arreglarse un poco el cabello. Se lo tomaría todo bastante enserio, entrenaría aún más duro que cuando rompía muñecos de entrenamiento, se encontraba más motivada que nunca.

-Eso no estuvo mal, yo creo que le caíste bien.- Dark Pit le sorprendió por la espalda, sonriéndole con arrogancia.

-Dark… Gracias.- Le dijo de repente sorprendiendo al ángel oscuro y avergonzándolo un poco.- Gracias por haberme dado está oportunidad.

Lucina sonrió de manera sincera y comenzó a reír junto a Dark Pit. No pensaba desperdiciar la oportunidad que su amigo le había brindado. Usaría el entrenamiento que la diosa le daría para salvar a su padre una vez que llegué el momento de la verdad. Se fortalecería a como dé lugar y cambiaría su destino. Ya no tenía ninguna duda.

Caminando en el interior de su templo, Palutena, la Diosa de la Luz, se encontraba pensativa. Aquel combate había sido divertido y aquella chica resistió mucho más de lo que se esperaba. Estaba entusiasmada por ayudarle en su entrenamiento, después de todo, entrenar con un ser humano era algo nuevo para ella y seguramente sería distinto de adiestrar a sus Centuriones.

-¡Hey! ¡Finalmente está de vuelta!- Una bola luminosa interrumpió sus pensamientos.

-Espero que estés cómoda, pequeña hada. ¿Cómo está tu amigo?

-Aún no despierta, ¿segura que estará bien?

-Estará bien.- Declaró la diosa.- Ya me encargué de curar todas y cada una de sus heridas, solamente está descansando un poco.

-Toda esta situación es un tanto extraña...

Y vaya que lo era. Quien se encontraba descansando en uno de los cuartos de aguas termales del templo, no era otro que un pequeño niño de ropajes verdes, con no más de doce años de edad, el cual estaba siendo cuidado por su hada acompañante. Según el hada, su nombre era Link, había peleado contra Pit hace unos días y su ángel sirviente lo trajo al templo, siguiendo sus órdenes.

La diosa esbozó una sonrisa. Si aquel muchacho había sido capaz de usar poderes divinos y combatir contra su mejor sirviente, entonces el chico podía tener potencial. Palutena estaba ansiosa por entrenarlo junto a Lucina. Necesitaría prepararlos a ambos para lo que se avecina.

Se acercaba una nueva batalla, una de tal escala que involucraría a todo el universo. Estaba segura de que en está ocasión no podría lidiar con el problema por sí sola, necesitaría la ayuda de humanos valientes y fuertes, como Link o Lucina, para lidiar con esta catástrofe… Solo esperaba que Pit consiga cumplir con la última misión que le encomendó.


Fin.


Ganador: Palutena.


El capítulo de hoy es uno con los que más me divertí y hasta tuvo continuidad con otros dos capítulos anteriores. Con esto, se podría decir que todos los personajes del Kid Icarus ya tienen sus propios capítulos, mientras que la gran Lucina ya tuvo su segunda batalla. De hecho, este combate fue pedido por ZarBalor25 y ya lo tenía pendiente por un buen tiempo. Espero que te haya gustado, colega.

Pero bueno, continuamos con el "Mes de Combates" con el segundo capítulo consecutivo de Super Smash Bros: Battles. Espero que hayan disfrutado con esta batalla entre dos de los personajes femeninos más queridos de Nintendo. A pesar de la notable diferencia de poderes entre ambas, me pareció interesante enfrentarlas por los conceptos tan opuestos que representan.

Aprovechó también para agradecer los reviews de:

Fox McCloude: Tú lo has dicho, amigo. Un combate nostálgico entre dos de los personajes más clásicos. Qué recuerdos con ese Pacman de Atari, el juego era tan malo que te echabas unas buenas risas cuando jugabas con los amigos xD. El bombardero azul marcó la infancia de muchos en todas sus encarnaciones. En lo personal pasé muchas tardes de diversión con el Megaman X5 para PS1.

M.U.M.M: Pues no, Pacman no es un personaje mudo y ha hablado en múltiples juegos, igual que Kirby xD. Jajaja, y tienen que ingeniárselas para meter ocho de esos "Man" por cada juego. Pues si usamos los colores, Megaman y Sonic se terminarían peleando por el azul.

Neo Magician 96: No hay sonido más aterrador que el "WakaWakaWakaWakaWaka", es capaz de poner azul a cualquiera. Pacman tiene una historia interesante, no muy consistente, pero interesante al fin y al cabo, además de que su familia se expandió bastante y cada miembro protagoniza al menos un juego. Pues si todo aquel que lleve "Man" es un Robot Master, el pobre Megaman debió estar muy confundido en el Marvel vs Capcom con personajes como Iron "Man" o Spider "Man" jajaja. Pues KoF tiene viajes en el tiempo, así que es libre de incluir en su trama a todo tipo de personajes. Aunque está todo muy sorpresivo con el supuesto equipo de Iori con Joe xD. ¿En serio? ¡¿Qué rayos pasa con la Wiki y sus parejas locas?! Es de las cosas más raras que encontré en la Wiki xD. Aunque al final el interés amoroso de Joe es Lilly Kane, mientras que el de Athena es Kyo. ¡Gracias por todo tu apoyo, amigo! En serio me animan reviews como los tuyos y me inspiran a sacar nuevos capítulos.

Y eso es todo por el momento. Sin nada más que decir, me despido hasta la siguiente semana con otro capítulo de esta grandiosa historia.

1. Mario vs Meta Knight 1856 0 0 2. Zelda vs Jigglypuff 1721 0 0 3. Red vs DK 1378 0 0 4. Chrom vs Capitán Falcon 1964 0 0 5. Canela vs Pichu 1654 0 0 6. Falco vs Duck Hunt 1536 0 0 7. Wario vs Mr Game and Watch 2319 0 0 8. Capitán Olimar vs Planta Piraña 2496 0 0 9. Kirby vs Bayonetta 3300 0 0 10. Samus vs Pikachu 2117 0 0 11. Link vs Zero Suit Samus 2458 0 0 12. Luigi vs Lucario 1813 0 0 13. Ganondorf vs Richter 2517 0 0 14. Fox vs Dark Samus 2371 0 0 15. Terry Bogard vs Greninja 2283 0 0 16. Roy vs Ridley 3543 0 0 17. Ice Climbers vs Charizard 3009 0 0 18. Bayonetta vs Sonic 2869 0 0 19. Snake vs Inkling 3294 0 0 20. Dark Pit vs Lucina 3253 0 0 21. Ryu vs Incineroar 4060 0 0 22. Toon Link vs K Rool 3416 0 0 23. Rosalina vs Wolf 3027 0 0 24. Pit vs Young Link 3022 0 0 25. Pacman vs Megaman 3813 0 0 26. Lucina vs Palutena 2656 0 0 27. Ness vs Steve 2984 0 0 28. Byleth vs Bowser 3986 0 0 29. Banjo y Kazooie vs Yoshi 2988 0 0 30. Simon vs Megaman y Pacman 4024 0 0 31. Min Min vs Wii Fit 3958 0 0 32. Aldeano vs ROB 2742 0 0